Autovacuna para el cáncer del Dr. Salvador Capistrán elaborada con antígenos de orina

Cambiar tamaño: A A+ A++

Un grupo de investigadores mexicanos dirigido por el Dr. Salvador Capistrán lleva muchos años elaborando vacunas personalizadas que se elaboran a partir de antígenos de la orina de los propios enfermos y que permiten afrontar múltiples enfermedades, entre ellas el cáncer. Se trata de una terapia que inició hace más de 30 años el también investigador mexicano Maximiliano Ruiz Castañeda tras comprobar que del sedimento de la orina eliminada a través del riñón se obtiene una fracción peptídica que, al aplicarla como si fuera una vacuna, permite reducir la actividad tumoral al mínimo permitiendo mayor éxito en el tratamiento del cáncer. Confirmando que es posible aislar en la orina de los enfermos sustancias de acción específica para cada tipo de neoplasia con las que poder así elaborar vacunas “a la carta” para cada tipo de tumor.

Lo singular es que este tratamiento con antígenos urinarios entronca con las más modernas líneas de investigación: la inmunoterapia contra el cáncer y los anticuerpos monoclonales. Porque lo que Maximiliano Ruiz Castañeda definía como una sustancia propia de una determinada patología es lo que la bioquímica moderna define como determinante antigénico, la parte mínima de una proteína capaz de originar un solo tipo de anticuerpo o anticuerpo monoclonal. Lo que supone que Ruiz Castañeda se habría adelantado ¡más de cuarenta años¡ a los conocimientos de su tiempo. Pues bien, el Dr. Salvador Capistrán, discípulo directo de Ruiz Castañeda, seguiría sus pasos y mejoraría la terapia con antígenos de refuerzo obteniendo en la práctica clínica grandes resultados.

El desarrollo de la vacuna es simple y comienza con la recogida de la orina del paciente que se centrifuga y evapora, se suspende el poso en solución salina, se filtra y luego se diluye para acabar siendo entregada al paciente en cinco frascos que se aplican como autovacuna dos días a la semana. Inyectándosela alternativamente en los brazos durante seis meses. El Dr. Capistrán completa su tratamiento actualmente con la inyección de otras vacunas, unas procedentes de antígenos obtenidos de mujeres embarazadas y otras de enfermos que han superado el tipo de cáncer a tratar.

El sistema permite tratar no sólo el cáncer sino un gran número de enfermedades. De hecho el doctor Ruiz Castañeda encontró inicialmente en la orina antígenos de enfermedades bacterianas, de padecimientos resultantes de anomalías genéticas como el síndrome de Down e, incluso, de dolencias como la esquizofrenia o la epilepsia. Más tarde las investigaciones y aplicaciones posteriores de vacunas han dado resultados positivos en pacientes afectados de alergias y de problemas respiratorios y dermatológicos así como en casi todas las enfermedades consideradas autoinmunes: artritis reumatoide, lupus eritematoso, esclerosis múltiple, espondilitis anquilosante y esclerosis lateral amiotrófica.

El propio Dr. Capistrán lo explicaría en la ponencia que dictó durante el I Congreso Internacional sobre Tratamientos Complementarios y Alternativos en Cáncer que se celebró en su día en Madrid (España) bajo el patrocinio de la revista española Discovery DSALUD.

Reportajes relacionados

Relación de textos publicados en Discovery DSALUD sobre esta temática que puede usted leer y apoyan documentalmente lo que se afirma en el video. Pinche sobre ellos para su lectura.
*Algunos pueden estar accesibles sólo a los suscriptores de la revista.