Cáncer: teoría del Incinerador Biológico

Cambiar tamaño: A A+ A++

¿Y si lo que llamamos cáncer no fuera una enfermedad sino un proceso biológico natural de defensa que aún no hemos logrado entender? Coral Mateo -presidenta de la Sociedad Española de Homeopatía Veterinaria y profesora en la Universidad del País Vasco– ha llegado a ese convencimiento después de muchos años de tratar tumores en perros. Para ella un tumor no es de hecho sino una especie de “cubo de basura” fabricado ex profeso por el organismo con tejido nuevo -neoplasia- que crea cuando agota sus mecanismos habituales de desintoxicación a fin de depositar en su interior los residuos tóxicos que hoy día nos están envenenando de forma masiva para encapsularlos a fin de que no lleguen a la sangre y nos lleven a la enfermedad o a la muerte y luego “incinerar” –metafóricamente hablando- su contenido. Y siendo así destruir los tumores de los enfermos de cáncer es un sinsentido. La solución estaría en ayudar al organismo a desintoxicarse, nutrirse y, obviamente, evitar que vuelva a estar intoxicado.

Evidentemente el organismo -explica Coral Mateo- procura construir los tumores con el menor coste posible y donde menos molesten; por eso los hace aparecer preferiblemente en zonas no vitales y de ahí que mayoritariamente aparezcan en las mamas, el útero, los ovarios o la próstata y nunca, por ejemplo, en el corazón. Otra cosa es que finalmente las toxinas alcancen zonas vitales y sea ya necesario crear los cubos de basura en cualquier sitio.

Coral Mateo agrega que cuando el tumor consigue su objetivo de desintoxicación las demás células cancerosas diseminadas desaparecen una vez ese tumor se seca e involuciona. Ahora bien, si el tumor sigue creciendo porque el paciente continúa haciendo la misma vida, comiendo los mismos alimentos inadecuados/tóxicos y manteniendo los mismos problemas emocionales llega un momento en el que puede invadir otros tejidos y comprometer la vida del enfermo.

Luego, una vez eliminado el material tóxico y cesa la intoxicación el tumor deja de ser alimentando y de crecer secándose y atrofiándose. Y si es muy grande y molesta lo fagocita haciéndolo desaparecer. De lo contrario, deja que se quede inerte y muerto en el mismo sitio.

Una ponencia ciertamente clarificadora que dictó en el III Congreso Internacional sobre Tratamientos Complementarios y Alternativos en Cáncer que se celebró en su día en Madrid (España) bajo el patrocinio de la WORLD ASSOCIATION FOR CANCER RESEARCH (WACR) y la revista española Discovery DSALUD.

Reportajes relacionados

Relación de textos publicados en Discovery DSALUD sobre esta temática que puede usted leer y apoyan documentalmente lo que se afirma en el video. Pinche sobre ellos para su lectura.
*Algunos pueden estar accesibles sólo a los suscriptores de la revista.