Contrastada eficacia del tratamiento del cáncer con Hipertermia

Cambiar tamaño: A A+ A++

El desarrollo de la Hipertermia ha dado lugar a una nueva generación de dispositivos que permiten ya su uso en el tratamiento de tejidos tumorales profundos con un control más preciso y exacto en la administración del calor lo cual aumenta los beneficios y elimina por completo los riesgos. De hecho con los equipos adecuados se puede ya mantener en una zona concreta una temperatura muy elevada (43,5º C) durante una hora sin efectos colaterales. Pues bien, a pesar de su contrastada eficacia sigue siendo una terapia ignorada por la inmensa mayoría de los oncólogos, algo inexplicable porque hasta el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos reconoce su utilidad. De hecho se han documentado ya resultados relevantes en el tratamiento de melanomas y tumores de cabeza, cuello, pechos, cerebro, vejiga, recto, pulmones, esófago, cuello de la matriz, vulva y vagina.

El doctor Raymond Hilu, por ejemplo, usa en España la Hipertermia Regional Profunda en el centro malagueño Las Mariposas mediante la tecnología Synchrotherm por radiofrecuencia para tratar el cáncer asegurando que las altas temperaturas obtenidas con ella dañan irreversiblemente la microcirculación tumoral -especialmente en el caso de las llamadas células en fase S, es decir, en la fase del ciclo de reproducción celular en la que se produce la replicación o síntesis del ADN-, además de aumentar la vasodilatación e incrementar la circulación sanguínea lográndose de paso otros efectos positivos indirectos como la reducción de la acidez extracelular, la mejora del metabolismo, una mayor respuesta inmunológica y una mejor eliminación de desechos tóxicos. Hoy se sabe que cualquier tumor se destruye aumentando simplemente su temperatura interna por encima de 42,5º C ya que se desnaturalizan las proteínas nucleares, de membrana y citoplasmáticas, se provocan cambios en la organización del citoesqueleto, disminuye la síntesis de ARN y ADN y la síntesis de proteínas, se produce peroxidación lipídica y se inhiben las enzimas de reparación celular.

En suma, la Hipertermia es un tratamiento inocuo útil en numerosas patologías, cáncer incluido. Habiéndose constatado su utilidad especialmente cuando se usa conjuntamente con otros tratamientos naturales no iatrogénicos que suban las defensas en lugar de disminuirlas como hacen todos los productos quimioterápicos. Luego, ¿por qué no se utiliza de forma habitual en los sistemas públicos de salud? Porque sus posibilidades son muy numerosas… y no sólo en casos de cáncer. Una ponencia ilustrativa.

Reportajes relacionados

Relación de textos publicados en Discovery DSALUD sobre esta temática que puede usted leer y apoyan documentalmente lo que se afirma en el video. Pinche sobre ellos para su lectura.
*Algunos pueden estar accesibles sólo a los suscriptores de la revista.