REPORTAJES DSALUD NOTICIAS DSALUD
   
    

 
     REPORTAJES
NÚMERO 27 / ABRIL / 2001

OZONOTERAPIA: UNA TÉCNICA CURATIVA CON RESULTADOS ESPECTACULARES


Está demostrado que la Ozonoterapia combate todo tipo de infecciones, ayuda en las enfermedades neurodegenerativas y en las afecciones agudas o crónicas de las articulaciones - incluidas las hernias discales-, que su poder antiviricida es superior a cualquier otro producto, que es un potente bactericida y que tiene propiedades antimicóticas. Y como aumenta la producción de citoquinas (proteínas que modulan el sistema inmunitario) es una terapia importante en los casos de hepatitis y hasta como coadyuvante en terapias oncológicas. Entre otras muchas dolencias. Es incomprensible, por tanto, que no sea una terapia más conocida.

La mayor parte de nuestros lectores habrán visto seguramente muchas veces al popular cantante Michael Jackson con una careta de plástico tapándole medio rostro cuando se da baños de multitud para no respirar directamente el aire viciado de los demás y evitar que éste penetre en su organismo sin ser filtrado. Y de ahí a entender que usa el ozono de forma habitual como terapia hasta resulta lógico. Pero luego hemos sabido que también lo utilizan muchos dirigentes políticos conocidos, artistas y personas célebres –tanto de mediana edad como entrados en años- con el fin de conservar su juventud o retardar el envejecimiento.

Quisimos saber por qué. Y, sobre todo, si se justificaba la fama de esta terapia. Por eso, cuando nos enteramos de que el doctor Eusebio Sala-Planell venía utilizando el ozono desde la década de los ochenta -aunque, como luego nos contara, sus primeras experiencias se remontaran a los setenta- entramos de inmediato en contacto con él.

Supimos así que sus primeras experiencias con el ozono las realizó en el Departamento de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital San Pablo de Barcelona donde ostentó la jefatura del servicio, cargo que por cierto conserva hoy de forma honorífica. E igualmente supimos que en la actualidad ejerce su especialidad en la Fundación Sala-Planell de la Clínica Sagrada Familia de Barcelona donde prosigue sus investigaciones en terapias con ozono. Es más, cuando entramos en contacto acababa de volver de Cuba donde había estado con diversos investigadores de esta terapia ya que se trata de un país donde existe amplia experiencia en cuanto a su aplicación en diversos campos.

-Cuando llevas años con el espíritu dolido por haber tenido que amputar miembros por trastornos circulatorios, recortar talones y dedos de los pies por úlceras crónicas en pacientes diabéticos y, de repente, accedes a un tratamiento que puede evitar parte de esos males, tu apasionamiento hacia esta terapia es definitivo.

Con esta contundencia empezaría explicándonos el eminente angiólogo barcelonésEusebio Sala-Planell su devoción hacia el ozono y por qué lo utiliza en las diversas patologías en las que se ha revelado eficaz. Una eficacia constatada por un estudio multicéntrico realizado conjuntamente entre el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Barcelona. 

¿Y PARA QUÉ ES ÚTIL? 

Supongo que, llegados a este punto, los lectores se estarán preguntando qué pruebas hay de la bondad del ozono. Pues bien, hemos sabido que el tratamiento con ozono en cantidades de 1 mg/kg administrado diariamente durante diez días ha mostrado, por ejemplo, un claro efecto protector en la lesión isquémica inducida en ratas de laboratorio a las que se les había interrumpido el flujo sanguíneo al nivel de la arteria hepática y la vena porta. La terapia con ozono puso de manifiesto su efecto benefactor a través de una disminución manifiesta de los niveles de transaminasas, que no descendió en otras ratas a las que se les había practicado la misma lesión y que fueron tratadas con otras terapias. Los resultados de los estudios bioquímicos e histopatológicos corroboraron que la lesión por la falta de sangre era menor en las ratas ozonizadas.

En cuanto a la causa del efecto benefactor del ozono parece estar asociada a la preservación de los mecanismos antioxidantes endógenos (superóxido dismutasa y glutation peroxidasa), responsables de un menor estrés oxidativo. Ello conduce a la conclusión de que posiblemente el ozono actúe disminuyendo los radicales libres del oxígeno, responsables de la lesión del tejido durante la reperfusión. Por otra parte, los mecanismos por los que se cree actúa el ozono en sus efectos bioquímicos se relacionan con el bloqueo del sistema enzimático xantina/xantina oxidasa, responsable de la regeneración de los radicales libres de oxígeno.

-A finales de la década de los 70 -nos diríael doctor Sala-Planell- tratamos a setenta pacientes en el Servicio de Cirugía Vascular del Hospital de San Pablo afectados de diversas lesiones debidas a falta de irrigación sanguínea en las extremidades sometiéndolos a oxigenación en la cámara hiperbárica del Hospital de la Cruz Roja. Los resultados fueron positivos. Estimulado por ello y pensando que con la mezcla ozono-oxígeno podríamos mejorar los resultados y tratar también otras patologías distintas me trasladé a Alemania para visitar centros asistenciales que lo utilizaban y adquirir los conocimientos y aparatos necesarios para efectuar aquí los tratamientos.

El primer caso que tratamos fue el de una paciente diabética con gangrena de talón infectada e ingresada en el hospital desde hacía un mes que no había mejorado con las terapias clásicas por lo que se había decidido la amputación. Pues bien, a mi regreso de Alemania, y con la paciente ya en quirófano, llegué a un acuerdo con su yerno -un conocido oftalmólogo de Barcelona- y decidimos, en último intento conservador, tratarla con ozono y oxígeno por vía hemática y transcutánea. Bueno, pues aquella mujer salvó su pierna. Y claro, después de algo así uno se hace muchas preguntas...

Hay que decir que el uso médico del ozono es antiguo. De hecho, su historia se remonta a la Primera Guerra Mundial cuando el médico berlinés Wolf empezó a aplicar ozono en heridas sépticas de guerra (abcesos) y observó que, además de conseguir una rápida desinfección, las heridas cicatrizaban mejor. Posteriormente, un investigador llamado Payr presentó sus trabajos sobre los efectos cicatrizantes del ozono en el congreso de la Sociedad de Cirugía de Berlín en 1935. Luego, Auborg amplió el uso del ozono haciendo insuflaciones rectales (a través del ano) para el tratamiento de infecciones vesicales así como en patología intestinal. Precisamente fue él quien descubriría el aumento del potencial oxidativo de la sangre, lo que luego corroborarían los doctores Wening y Albergs. Más tarde, Haüsler inventaría -en los años 50- un aparato que permitía dosificar el gas, algo de gran importancia.

Ya en 1972 se fundaría la Sociedad Médica Germana de Ozonoterapia que empezaría a ser muy activa, siendo a finales de los setenta cuando nuestro interlocutor se desplazaría a Alemania y descubriría sus posibilidades.

-Tengo que decir que Cuba es un país que no tiene los mismos recursos que nosotros -apunta el angiólogo catalán– pero tiene muchos aspectos positivos a tener en cuenta. La gente es amable, abierta, alegre y con alto nivel educativo y cultural. Y, sobre todo, hay mucho interés en la investigación por lo que la Medicina avanza mucho; en particular, medicinas alternativas como la Ozonoterapia. Quizás porque son más económicas que la medicina occidental y se consiguen los mismos -o mejores- resultados. En cambio, aquí las miramos con menosprecio y hay dificultades para encontrar soporte económico para investigarlas más a fondo.

Las palabras del doctor Sala-Planell demuestran que, pese a su formación ortodoxa como médico cirujano especialista en Angiología y Cirugía Vascular, ha sido siempre un profesional abierto a todas las tendencias receptivo a las nuevas aportaciones de las medicinas alternativas.

-Es que yo no puedo desvincular la Medicina de mis experiencias personales –nos diría cuando se lo comentamos-. Cuando alguien tiene el llamado “codo de tenista”, algo que le impedía hasta sostener un vaso de agua, ha estado sometido sin éxito a tratamientos de medicina física e infiltraciones... y resulta que con cinco sesiones de acupuntura ha podido volver a jugar, es obvio que algo cambia en tus convicciones. Y esto no me lo han contado: lo he vivido yo.

Y si has tenido una paciente con herpes zoster agudo, lesiones cutáneas y fuerte dolor y ves que basta una sesión de Ozonoterapia hemática para que mejore en 24 horas de forma espectacular... o ves que dos amigos con hepatitis aguda normalizan con Ozonoterapia sus constantes bioquímicas en 8 o 10 días, lo lógico es pensar que algo extraordinario ha sucedido porque en ninguno de los tres casos se trataba de una somatización de problemática psicológica. Había una analítica reveladora. Así que yo no voy a cerrarme ni aún a aquello que no entiendo.

Desgraciadamente, la actitud abierta de nuestro entrevistado no es general. La sociedad médica occidental se desentiende aún hoy de la Ozonoterapia como tratamiento curativo a pesar de que se la utilice comercialmente en Medicina Estética, como hace con muchas otras terapias alternativas.

-Creo necesario decir todo esto -añadiría nuestro interlocutor- porque la sociedad médica, hoy día, se cierra demasiado a una serie de terapias alternativas muy útiles, ya sea como coadyuvante de la nuestra o como terapia principal. Y la Ozonoterapia es una de ellas.

-¿Y en qué otras dolencias se ha comprobado que es útil la Ozonoterapia?

-En primer lugar, por mi especialidad en Angiología y Cirugía Vascular, me ha interesado el ozono por su modo de acción ya que facilita la liberación de oxígeno en el tejido, sobre todo en los territorios isquémicos, es decir, donde apenas llega la sangre. Su capacidad bactericida, viricida y estimuladora de las defensas cuando hay infección en ellos -especialmente en diabéticos- está demostrada. Además, es de gran utilidad para mejorar la función cerebral en la arterioesclerosis cerebral isquémica senil. Asimismo, es beneficiosa en infecciones ulcerosas, dermatitis mixtas, linfangitis, osteitis, sepsis (infección de la sangre) y neuropatías diabéticas.

-Parece una auténtica panacea...

-La Ozonoterapia no es una panacea pero sí está indicada actualmente en cinco patologías concretas: infecciones, disminución de las defensas, situación de isquemia (falta de irrigación sanguínea), enfermedades neurodegenerativas y afecciones articulares agudas o crónicas, incluyendo hernias discales.

Desde luego, es razonable y éticamente correcto utilizar la Ozonoterapia cuando los tratamientos ortodoxos fallan o cuando estudios documentados demuestran que la Ozonoterapia es mejor. Actualmente los médicos tenemos grandes dificultades para tratar correctamente procesos infecciosos debido a la gran cantidad de bacterias resistentes a los antibióticos. Y los cultivos que pedimos a los laboratorios tardan en sus dictámenes varios días. Ello hace del ozono una terapia razonable por su poder bactericida, tanto en su aplicación hemática como con agua ozonizada, aceite ozonizado -tratamiento subcutáneo- o mediante infiltración en cavidades, bien rectal o vaginal (en vulvovaginitis por cándidas) al igual que a través de bolsa en los casos de osteomielitis crónica, fístulas, sinusitis, infección crónica de oído medio, úlceras tróficas, pie diabético, peritonitis, abcesos, forunculosis...

-Ha mencionado antes que funciona incluso en casos de herpes zoster. Luego actúa sobre los virus...

-En el herpes zoster, como en los casos de hepatitis aguda B y C, mi experiencia con el ozono es corta pero espectacularmente positiva. En mi reciente visita al Centro de Investigación del Ozono de Cuba pude ver un estudio analítico y controles de 80 casos de hepatitis aguda de los que 40 fueron tratados sólo con terapia convencional y los otros 40 con Ozonoterapia más la terapia convencional. Todos fueron ingresados diez días en el hospital. Pues  bien, los 40 pacientes ozonizados remitieron los síntomas y la bioquímica alterada en 10 días mientras en los otros 40 se demoró su curación hasta 4 meses. Es decir, que la Ozonoterapia permite una rápida incorporación a la vida laboral y social. También constituye una alternativa en la hepatitis crónica. Y no es una novedad que el ozono inhibe el crecimiento “in vitro” de las células cancerosas aunque permanece la duda de si tiene ese efecto “in vivo”. Cabe una posibilidad: que el ozono sea capaz de equilibrar el sistema oxidativo acelerado de las células cancerosas mejorando las defensas en pacientes de edad avanzada con neoplasias de lenta evolución.

También se ha comprobado su efectividad en el tratamiento de la artrosis, la artritis, la osteomielitis crónica y las infecciones generalizadas.

En cuanto a los casos de afecciones degenerativas neurológicas, secundarias al proceso oxidativo, como el Parkinson, la demencia senil, la disfunción del nervio óptico, el glaucoma de ángulo abierto, la hipoacusia neurosensorial y las maculopatías los resultados son prometedores. Las investigaciones clínicas del Centro de Investigaciones del Ozono de La Habana, con estudios a doble ciego sobre 60 pacientes con demencia senil, 30 de los cuales fueron tratados con ozono y otros 30 con oxígeno solamente, demostraron una mejoría de los tres parámetros valorados del 83% al 90% en el grupo tratado con ozono.

Con el uso de ozono en disfunciones del nervio óptico, glaucoma de ángulo abierto, cocleo vestibular síndrome y en isquemias cerebrovasculares se obtuvieron mejorías del 50% al 100%. También hay patente mejoría con el tratamiento de ozono en retinopatía macular degenerativa y en retinopatía pigmentaria según los protocolos de ese centro que luego corroboró con investigaciones propias el Hospital Universitario de Siena (Italia), donde tratamientos efectuados por el Departamento de Oftalmología y el Instituto de Fisiología constataron una mejoría clara en dos tercios de los pacientes.

También se está utilizando el ozono como tratamiento coadyuvante de la celulitis basándose en su capacidad para agredir la cadena de ácidos grasos insaturados y transformar las moléculas grasas lipófilas en hidrófilas.

-Lo que no entiendo es que una terapia conocida desde hace tantos años –además de económica- y útil en tan amplio número de enfermedades no esté más divulgada. ¿Tiene quizás efectos secundarios importantes?

-En absoluto. Lo máximo que puede producir el ozono es un mareo semejante al que produce el mal de altura y que desaparece en pocos minutos tras el tratamiento. Y no se han demostrado efectos perniciosos a más largo plazo. Yo, francamente, creo que hay muchos intereses creados alrededor de nuestras terapias occidentales. Aunque también es cierto que es preciso seguir investigando y crear líneas concretas de experimentación para demostrar cómo actúa el ozono con mayor profundidad; porque, en parte, ya lo conocemos. En todo caso, lo más importante es ser receptivo y no cerrarse a nuevos tratamientos y tecnologías. 

EL OZONO EN MEDICINA NATURISTA 

Hay que agregar que el ozono es utilizado también en la Medicina Naturista con muy buenos resultados. El doctor Miguel Pros Casas, licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona y que se especializó en Medicina Natural en Alemania –coautor, por cierto, del Manual de Medicina Natural” editado por Temas de Hoy en su segunda edición- nos habló de su experiencia en ese sentido.

-La Ozonoterapia –empezaría diciéndonos- es una buena medicina, curativa y preventiva. Yo la utilizo en gente muy estresada o que ha padecido infartos de miocardio en su etapa de recuperación. No olvidemos que se trata de un tratamiento de oxigenación adicional de la sangre muy útil en estos casos porque previene un segundo infarto. Ciertamente, los mayores éxitos con la Ozonoterapia los hemos obtenido en el tratamiento de la celulitis inyectándolo por vía subcutánea en la zona afectada. Esta oxigenación provoca la inmediata absorción de la celulitis y su desaparición. Si lo pensamos, también es lógico su resultado porque la celulitis responde a una alteración de la microcirculación que mejora con este tratamiento. A mi juicio es la terapia más indicada porque actúa como drenaje de los capilares que están bloqueados. En el tratamiento de la celulitis el ozono tiene una doble función: mejorar la circulación y disminuir la inflamación.

-Pero, ¿hay suficiente experiencia sobre ello?

-Sí. Y le contaré que mi experiencia personal más espectacular con el ozono se remonta a hace unos diez años. En Cataluña, un grupo de montañeras tuvo una amarga vivencia siendo rescatadas con evidentes señales de congelación en los pies. En su mayoría fueron tratadas con terapias habituales y perdieron los dedos. Sin embargo, una de ellas vino a mi consulta porque había oído decir que nosotros aplicábamos el ozono y quería saber nuestra opinión. Así que iniciamos el tratamiento aplicándole el ozono en los pies improvisando una cámara hecha con una bolsa de plástico en la que inyectábamos el ozono. El tratamiento fue largo y vimos la evolución de la gangrena, que afectaba a los dedos de los pies. Bien, pues ésta fue retrocediendo hasta instalarse exclusivamente en la primera falange que cobró la apariencia de un dedal negro al final de cada dedo. El dedal se fue desprendiendo y el resto de los dedos fueron recuperando su aspecto normal y los tejidos sanaron. Nuestra paciente anda hoy perfectamente y sus secuelas han sido mínimas. Sus compañeras, en cambio, tienen hoy serias dificultades para caminar.

Añadiré que la utilización del ozono es también óptima en los casos de problemas físicos musculares.

-¿Puede ampliarnos esa afirmación?

-Claro. El ozono permite la recuperación de la musculatura sencillamente porque, al recuperar oxígeno, recupera la funcionalidad. En el caso de hernias, por ejemplo, lo he utilizado para crear un cojín protector que permita disminuir la tensión muscular que afecta a la articulación correspondiente herniada. Inyectamos ozono en la zona peri-articular, lo cual tiene una doble función: reduce la inflamación y descomprime la zona afectada. A medida que se va absorbiendo el ozono desaparece la sintomatología. Los enfermos nos llegan con dolor y muchos de ellos rebotados de tratamientos anteriores. Han oído hablar de nuestra terapia y la prueban antes de someterse a una operación quirúrgica. Y mejoran.

-Nos han comentado que usted utiliza con éxito el ozono para tratar la hepatitis C...

-Es verdad. Y no puedo entender –afirma rotundo- cómo no se ha generalizado este tratamiento cuando está plenamente probada su eficacia. Las transaminasas se reducen en menos de cinco semanas así como la inflamación. Y el virus es eliminado, no vuelve a aparecer como en otros tratamientos.

Y estoy tan seguro de lo que afirmo que, a mi juicio, debería acordarse por protocolo que el único tratamiento definitivo de la hepatitis sea el ozono. Es más, debería serlo en la mayoría de los tratamientos víricos.

Debemos añadir que nuestro interlocutor, director del Curhotel Hipócrates de San Feliú de Guixols durante varios años, insistió mucho en que no entendía la escasa divulgación de esta terapia en nuestro país. Y nos comentó sus buenos resultados en infecciones ginecológicas por hongos y otros microorganismos patológicos así como sus beneficios en casos de osteoporosis al lograr una rápida remineralización.

Es más, nos aseguraría que mejora notablemente la calidad de vida en los tratamientos oncológicos por su efecto inmunoestimulante, que inhibe el rápido crecimiento de las células tumorales. También en Geriatría -en general- y en casos de Alzheimer -en particular- ayuda al mejorar la oxigenación cerebral.
Decir, por último, que según Miguel Pros el ozono mejora notablemente las migrañas. Pero su teoría nos pareció a ese respecto tan revolucionaria que hablaremos extensamente de ello en otro artículo. 

 

Dolors Muntané



¿Qué es el ozono? 

El ozono es una forma de alta energía del oxígeno atmosférico (O2). Está constituido por la unión de tres átomos de oxígeno O3. A temperatura ambiente es un gas incoloro de olor característico. En las capas atmosféricas cercanas a la superficie terrestre su concentración es de una parte de O3 por 10 millones de partes de aire. Sin embargo, a 2.000 metros de altura su concentración sólo es de 0,03 –0,04 ppm.

Debido a su gran poder oxidativo y a sus marcadas propiedades desinfectantes se emplea mundialmente para la desinfección y potabilización del agua.
 



Mecanismos de acción de la Ozonoterapia 

La administración de ozono-oxígeno interviene directamente en los procesos metabólicos. El ozono se añade a las cadenas dobles de ácidos grasos insaturados de la pared fosfolípida de la membrana eritrocítica lo cual conduce a la formación de peroxidasa, de importante papel en el metabolismo a través de los sistemas redox, NADH/NAD y GSH/GSSG. La reacción de la peroxidasa con el glutation incrementa la producción de 2.3 DPG (difosfoglicérido) e hidrogeniones facilitando la liberación de oxígeno a partir de la oxihemoglobina, principalmente en territorios isquémicos.

La acción bactericida, fungicida y viricida se da por la capacidad aseptizante del ozono (el lector sabe que se utiliza para desinfección de piscinas y potabilización). Su acción viricida se establece a nivel del ciclo reproductivo del virus interfiriendo su paso a nivel intracelular debido al poder oxidante del ozono.

El ozono puede aplicarse por vía rectal o vaginal (insuflación); con pomada de aceite de ozono (mezcla de aceite de oliva y ozono); con agua de ozono (para tratar inflamaciones bucales rebeldes); mediante una bolsa de plástico, campana de vacío o cámara especial (con lo que la parte enferma recibe un baño gaseoso de ozono; por vía hemática (se saca sangre del enfermo, se ozoniza y se vuelve a inyectar: autohemoterapia); por inyección intraarticular; por inyección intramuscular y por vía subcutánea.



© 2016 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43. e-mail: mk3@dsalud.com
Todos los textos que aparecen en esta web están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y por escrito del editor.

   
Usuario
Contraseña
DSALUD | INICIAR SESIÓN

DSALUD | SUSCRÍBASE
DSALUD LIBROS
FUNDACIÓN PARA LA SALUD GEOAMBIENTAL
LAMBERTS ESPAÑOLA
100 % NATURAL
NATURSANIX
CRYSTAL MIND
SLACKSTONE II
SM
NUTERGIA
SILICIUM
NATURAL POWER TECH
SUN CHLORELLA
RENOVEN
EURO ESPES
DETECTIVES PRIVADOS INDICIOS
CABEZA FERRER