REPORTAJES
NÚMERO 20 / SEPTIEMBRE / 2000
   EL GINSENG Y EL GINKGO BILOBA AUMENTAN LA POTENCIA CEREBRAL


La combinación de dos plantas medicinales tradicionales –el Ginkgo Biloba y el Ginseng- dispara espectacularmente la potencia del cerebro. Al menos, así lo sugiere un estudio en el que se constata que si la primera hace aumentar la concentración y la segunda activa la memoria... la acción conjunta de ambas hace que su efecto sea aún mucho más potente.

Los extractos de ginseng y de gingko biloba se utilizan en China desde hace miles de años en el convencimiento de que aumentan la energía y el rendimiento físico y mental, sobre todo si se toman durante mucho tiempo. Y, de hecho, son numerosos los estudios científicos que corroboran muchas de las propiedades terapéuticas que se les atribuyen.

Es el caso del efectuado recientemente por un equipo de la Universidad de Northumbria -al noroeste de Inglaterra-, uno de cuyos miembros, el Dr. Andrew Scholey, explica los resultados obtenidos: “Hemos podido constatar que una sola dosis de ginkgo biloba mejora la concentración y la rapidez de respuesta. Normalmente, cuando la gente tiene que concentrarse durante mucho tiempo su velocidad de reacción empieza a disminuir pero bastó una sola dosis para que no fuera así.”

La investigación demostró, asimismo, que el ginseng mejora la memoria. “Con varias dosis se produce un notable aumento de la capacidad de las personas para guardar, retener y recuperar información pero una sola dosis es ya suficiente para lograr una mejoría significativa”, asegura el Dr. Scholey.

Ahora bien, la mayor sorpresa se produjo cuando los voluntarios tomaron un compuesto con un 60% de ginseng y un 40% de ginkgo biloba y se les sometió a una prueba en la que debían restar números de 3 o de 7 cifras de una serie de números mayores. Los voluntarios restaron la serie de siete números a la misma velocidad que la de tres, lo que resultó sorprendente. Parece, pues, que la mezcla de ambas sustancias refuerza efectivamente la potencia mental.

Normalmente –explicaría Scholey-, si hacemos las cosas más deprisa perdemos precisión. Y si tratamos de ser más precisos nos lleva más tiempo responder. Luego está claro que estas dos plantas ayudan actuando con una extraordinaria sinergia”.

Este descubrimiento plantea la cuestión de si los estudiantes mejorarían su rendimiento en los exámenes y los profesionales realizarían mejor su trabajo.

“No sabemos hasta qué punto se podrán generalizar estos resultados –concluiría diciendo Scholey-pero no hay razón para suponer que los estudiantes o cualquier otro profesional no vaya a mejorar su rendimiento”

EL GINSENG 

Aunque la primera referencia escrita de esta planta es de tiempos de la dinastía Han (200 a.C), se utiliza al parecer desde hace más 5.000 años. Su nombre latino –Panax Ginseng- denota ya por sí mismo la excelente consideración que de ella tenían los romanos –al igual que los griegos- al considerarla una auténtica panacea o, lo que es lo mismo, “remedio para todas las enfemedades” (el término latino panax deriva del griego panakos).

El ginseng puede ser rojo o blanco, siendo mejor el primero ya que procede de raíces seleccionadas de al menos 6 años. Hoy se puede encontrar listo para consumir en forma de polvo, tintura, raíz seca, pastillas e, incluso, en bebidas energéticas.

La dosis diaria adecuada varía entre 500 mg. y 2 gramos aunque algunos lleguen a recomendar hasta 6 gramos. Lo cierto, sin embargo, es que una cantidad excesiva puede ocasionar nerviosismo, insomnio e, incluso, llegar a ser tóxico.

Actualmente se cultiva en plantaciones naturales de China, Corea, Japón, Estados Unidos, Bulgaria y Rusia. Ahora bien, el cultivado en Estados Unidos –donde se cosechan más 200 toneladas al año- es el Panax Quinquefolium, el de Japón elPanax repens Maxim, el del sudeste asiático el Panax bipinnatifidus Seem y el de las zonas templadas de Asia el Panax pseudoginseng Wall. Y si bien todos tienen efectos terapéuticos indudables, el mejor es el Panax Ginseng originario de las zonas montañosas de Asia oriental.Y, por tanto, el más caro y difícil de conseguir. 

PROPIEDADES TERAPÉUTICAS 

Se cuentan en la literatura naturista tantas presuntas propiedades del ginseng que uno no tiene más remedio que preguntarse hasta qué punto será cierto.

Básicamente se usa la raíz –que suele tener entre 10 y 30 cms. de largo- y es rica en vitaminas B1, B2y C así como en hierro, manganeso y mucílago. Sus principios activos -las saponinas- interaccionan magníficamente con los fosfolípidos desarrollando nuevas estructuras químicas que suponen una relevante mejora en su actividad biológica. De ahí su uso habitual últimamente en productos dermoestéticos ya que se ha demostrado su capacidad para hidratar el cuero cabelludo, mejorar la microcirculación arteriocapilar y dar elasticidad al pelo. Asimismo, hidrata la piel y reduce el espesor de las arrugas.

Pero milenariamente se ha usado sobre todo como reconstituyente en los casos de fatiga física y mental así como en los casos de convalecencia por enfermedad en tanto estimulante del sistema nervioso central. Asimismo, se recomienda en los casos de depresiones, estrés, neurosis, atonía nerviosa, disminución de la libido e impotencia.

Otros terapeutas reflejan su propiedad como normalizador de la tensión arterial y mejora de la diabetes (la ginsenina regulariza el intercambio de hidratos de carbono rebajando el azúcar sanguíneo mediante un aumento de la capacidad de síntesis del glucógeno).

Se asegura, por último, que también atenúa los dolores de las gastritis crónicas, reduce el colesterol malo, mejora la hipoacidez, eleva las defensas del organismo y, sobre todo, mejora la concentración mental. 

FRAUDES 

El ginseng es caro y no muy abundante. No debe extrañarnos, pues, que una reciente investigación publicada en la revista The Lancet demuestre que algunas preparaciones comerciales que se anuncian como elaboradas con ginseng no tengan en realidad ni rastro de ella.

Los investigadores del Instituto Karolinska de Estocolmo analizaron la cantidad de ginseng que contenían 50 productos que se venden sin receta en once países europeos y en seis de las preparaciones no encontraron ni rastro de la sustancia.

En cuanto al resto de los productos, los análisis demostraron que la  concentración de ginseng de 44 de las preparaciones estudiadas variaba entre el 1,9% y el 9%, incluso en productos cuyo prospecto indica que la cantidad de ginseng es de 250 mg. o 500 mg. Es el caso de las marcas Brasiliansk ginseng, Manchurian ginseng, Siberian ginseng y Up your gas

EL GINGKO BILOBA 

El gingko biloba se extrae de las hojas del árbol del gingko, una especie ornamental que crece en climas templados y cuyos principios activos más valorados son los ginkgolidos, no existentes en ninguna otra especie vegetal.

Se trata de un potente antioxidante; es decir, que protege  a las células de la oxidación, causa subyacente de toda degeneración en el organismo. Sus principales agentes son los glicósidos flavonoides y los terpenos lactónicos, elementos que reciben el nombre ya mencionado de ginkcolidos.
En cuanto a las propiedades terapéuticas del gingko biloba cabe decir que son numerosas:

-Es antiinflamatorio.
-Mejora la circulación sanguínea.
-Frena la pérdida progresiva de memoria y de las facultades mentales recuperando sus funciones en muchos casos.
-Restablece las conexiones interneuronales (se cree que como consecuencia de la mejoría de la circulación sanguínea del cerebro).
-Ayuda a eliminar las coágulos.
-Protege las arterias debilitadas de mayores daños.
-Aumenta el metabolismo de la glucosa en el cerebro.
-Previene los microinfartos cerebrales y la degeneración cerebral. Y,
-Mejora la potencia sexual. 

DOSIS ADECUADAS 

La dosis recomendada para la pérdida de memoria es de unos 120 mg. diarios divididos en tres tomas de 40 si bien en casos graves puede doblarse la dosis. En todo caso, es preferible empezar con dosis más pequeñas e ir aumentándola luego si fuera preciso.

La mejoría de la memoria suele producirse a los 5 ó 6 semanas de tratamiento aunque hay que decir que los efectos de la sustancia en el cerebro se notan al cabo de sólo una hora como se ha demostrado con electroencefalogramas. Es más, la sustancia sigue actuando en el cerebro 9 horas después de haberse ingerido.

Asimismo, se ha constatado que es efectivo en casos de Alzheimer e, incluso, de demencia senil aunque en estos casos los efectos empiezan a notarse claramente a los seis meses.

En cuanto a sus posibles efectos secundarios, decir que un pequeño porcentaje se ha quejado tras ingerirla de dolores de estómago o cabeza que se achacan a que su organismo requiere dosis menores de las establecidas. No se conocen casos graves de intoxicación a las dosis mencionadas.

 

José Antonio Campoy
 



© 2014 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43. e-mail: mk3@dsalud.com
Todos los textos que aparecen en esta web están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y por escrito del editor.

   
Usuario
Contraseña


Lamberts Española