REPORTAJES DSALUD NOTICIAS DSALUD
   
    

 
     REPORTAJES
NÚMERO 120 / OCTUBRE / 2009

LA EFICACIA DE LA VACUNA DE LA GRIPE COMÚN, EN ENTREDICHO

 

En todo el mundo existe hoy una auténtica psicosis colectiva en torno a la llegada de la nueva vacuna para la gripe A pero quienes anhelan ponérsela -unos como preventivo y otros por motivos económicos- parecen obviar que toda vacuna conlleva riesgos. Asumibles para quienes creen en su eficacia e inasumibles para quienes dudan de ella y rechazan por tanto la política de vacunaciones masivas. De ahí que antes de plantearse si procede o no ponerse la nueva vacuna para la gripe A -fabricada además por la vía rápida- debe saberse que en realidad la eficacia real de las campañas masivas anuales de vacunación contra la gripe -por mucho que se empeñen algunos en hacer creer lo contrario- está en entredicho.

Las personas medianamente informadas –es decir, una exigua minoría- saben que la vacuna contra la gripe común o estacional es ineficaz e incluso a veces contraproducente. Sin embargo las autoridades sanitarias vuelven cada año en otoño a la carga para que la gente –especialmente los llamados “grupos de riesgo”- se vacune. Cuando hay suficiente información como para no hacerlo. Lo demuestra más allá de cualquier duda que el porcentaje de personas que termina sufriendo la gripe tras vacunarse es prácticamente igual al de los que no se vacunan. Un dato que hace alegar a sus defensores –una y otra vez- “la poca coincidencia entre la vacuna de la gripe y las cepas circulantes de este año". Es decir, que la vacuna se desarrolló con cepas que no eran “las que ese año había en el ambiente”. Una excusa que ya sólo se creen ellos y los ingenuos. Baste recordar que el año pasado en España hubo cientos de miles de casos de gripe. Es más, en algunas regiones –como Madrid- se llegó a calificar oficialmente de epidemia. ¿Y que hace la gente cuando constata eso en sus propias carnes o en las ajenas? Pues volverse a vacunar al año siguiente. Incluidos muchos profesionales de la salud que han dejado ya de pensar por sí mismos de tanto hacer lo que les dicen y limitarse a seguir protocolos.

Y eso que en la literatura científica hay datos suficientes para al menos pensárselo antes. Porque según los metaanálisis –revisiones globales de estudios sobre un mismo tema- realizados sobre este asunto -la mayor parte efectuados por Cochrane Collaboration, organización de prestigio internacional, independiente y sin ánimo de lucro- puede afirmarse que la vacunación contra la gripe estacional:

-No parece ser eficaz en los bebés. En la revisión Vaccines for preventing influenza in healthy children. efectuada por Cochrane Collaboration en el 2008 sobre más de 51 estudios con más de 294.000 niños evaluados se encontró que “en niños menores de dos años la eficacia de las vacunas inactivadas fue similar al placebo” mientras en los niños mayores de dos años “las vacunas inyectables elaboradas con virus inactivados previnieron la gripe en un 59% de los casos. En cambio, ninguna vacuna fue particularmente buena para prevenir enfermedades con síntomas similares a la gripe causados por otro tipo de virus.” Y eso quiere decir que no funcionó en el 41% de los niños. En cuanto a su seguridad los autores del estudio se sorprendieron de que sólo existiera información sobre su impacto en niños menores de dos años. “No es posible analizar la seguridad de las vacunas en los estudios –afirman- debido a la ausencia de estandarización en la información dada pero se encuentra muy poca sobre la seguridad de las vacunas inactivadas, las más comúnmente usadas en jóvenes”.

Otro estudio publicado en octubre de ese mismo año por Archives of Pediatric & Adolescent Medicine con el título Influenza vaccine effectiveness among children 6 to 59 months of age during 2 influenza seasons: a case-cohort study constataría que las vacunas de la gripe administradas a niños no hicieron disminuir las visitas a los médicos ni las hospitalizaciones en las dos últimas temporadas.

-No parece ser eficaz en niños con asma. En una investigación dirigida por C. Christly -titulada Effectiveness of influenza vaccine for the prevention of asthma exacerbations- se evaluó a 800 niños con asma a la mitad de los cuales se les vacunó contra la gripe y a la otra mitad no. Y luego se compararon en ambos grupos las visitas clínicas, las visitas a los servicios de urgencias y las hospitalizaciones por asma. Bueno, pues las conclusiones son claras: “El estudio no ha aportado pruebas de que la vacuna contra la gripe prevenga las exacerbaciones de asma pediátrica.”.
Cabe añadir que de hecho la American Thoracic Society emitió en San Diego en mayo de este año un comunicado que decía: “La vacuna inactivada contra la gripe no impide las hospitalizaciones relacionadas con la gripe en los niños, especialmente aquellos con asma (…) De hecho hay más riesgo de hospitalización entre los niños que reciben la vacuna contra la gripe que entre los que no la reciben”.

-No parece ser eficaz en adultos sanos: En la revisión Vaccines for preventing influenza in healthy adults." The Cochrane Database of Systematic Reviews efectuada en el 2006 sobre 48 informes que incluían a más de 66.000 adultos se concluye: “La vacunación de adultos sanos sólo reduce el riesgo de gripe en un 6% y redujo el número de días de trabajo perdido en menos de un día (0,16 días). No cambia el número de personas que necesitan ir al hospital o tomarse tiempo libre en su trabajo”. El titular del estudio es en sí mismo toda una declaración: “No hay suficiente evidencia de que la vacunación rutinaria para prevenir la gripe en adultos sanos sea eficaz”.

-Aparentemente es útil en el caso de personas mayores que viven en residencias. En la revisión Vaccines for preventing influenza in the elderlyefectuada en el 2006 sobre 64 estudios que abarcaban 98 temporadas de gripe se concluiría que las vacunas contra la gripe previenen un 45% de casos de neumonías, ingresos hospitalarios y muertes relacionadas con la gripe entre las personas de edad avanzada que viven en residencias de ancianos. Sin embargo ese beneficio decrece hasta en un 25% en las personas de edad avanzada que viven fuera de esas residencias cerradas y controladas. Los autores sí parecen aceptar el beneficio de la vacunación en este caso concreto.

…aunque con reparos. Y es que en la revisión publicada en el 2007 Mortality benefits of influenza vaccination in elderly people: an ongoing controversy se denuncian sesgos en los estudios anteriores para obtener resultados favorables. “La base de evidencia que queda –señalan- es insuficiente para indicar la magnitud del beneficio sobre la mortalidad derivado del programa de vacunación en las personas de edad avanzada”. Una impresión que se confirma en el trabajo que en agosto de 2008 se publicó con el título Influenza vaccination and risk of community-acquired pneumonia in immunocompetent elderly people: a population-based, nested case-control study efectuada por el Group Health Center for Health Studies de Seattle donde se dice: “En estudios con datos de fuentes administrativas las personas mayores vacunadas tenían un reducido riesgo de ingreso por neumonía en comparación con las personas mayores no vacunadas. Sin embargo estos resultados podrían haber sido sesgados por las diferencias subyacentes en materia de salud entre los grupos. Además dado que la mayoría de los individuos con neumonía no son tratados sólo en el hospital tales estudios deben incluir los eventos ambulatorios y hospitalarios” ,Y concluyen afirmando: “El efecto de la vacunación contra la gripe por lo que respecta al riesgo de neumonía en personas mayores durante la temporada de gripe podría ser menor que el estimado anteriormente”.

-No se aconseja a las embarazadas. En el caso de las embarazadas conviene extremar aún más las precauciones. Porque es cierto que no existe ninguna prohibición a nivel internacional para la vacunación con virus inactivados durante el primer trimestre siguiendo la línea marcada por las recomendaciones del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) del Centro de Control de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos -“El riesgo que representa para un feto en crecimiento la vacunación de la madre durante el embarazo –dice su texto de recomendaciones sobre inmunización- es principalmente teórico. No existen pruebas de que las mujeres embarazadas corran riesgo alguno al recibir vacunas elaboradas con virus inactivados, vacunas antibacterianas o toxoides. El beneficio de vacunar a las mujeres embarazadas normalmente sobrepasa el riesgo potencial cuando las probabilidades de exposición a una enfermedad son altas, cuando la infección implicaría un riesgo para la madre o para el feto y cuando es poco probable que la vacuna cause daño alguno”. Sin embargo la realidad es que cuando se analizan los datos a fondo parece que tanto optimismo es exagerado o, sencillamente, injustificado. Así, en el estudio Influenza vaccination in pregnancy: current evidence and selected national policies publicado en Lancet Infectious Diseases -que apoya la vacunación en el primer trimestre- se aclara que en realidad no existen datos concluyentes. “Los datos sobre la seguridad de la vacuna contra la influenza en el embarazo –puede leerse en él- son insuficientes pero los pocos estudios publicados no informan de efectos secundarios graves en las mujeres o sus hijos, incluyendo la no existencia de daños en la vacunación en el primer trimestre. Las políticas nacionales difieren ampliamente, sobre todo debido a los limitados datos disponibles; en particular sobre la vacunación en el primer trimestre. La evidencia de exceso de morbilidad durante la influenza estacional apoya la vacunación de las mujeres embarazadas sanas en el segundo o tercer trimestre y las personas con comorbilidades en cualquier trimestre”.
Solo que no todo el mundo es tan “optimista”. Los doctores David M. Ayoub y F. Edward Yazbak decidieron analizar en profundidad los datos y estudios en los que se basó el ACIP para aprobar y recomendar la vacunación en mujeres embarazadas y sus resultados -publicados en el Journal of American Physicians and Surgeons bajo el título Influenza Vaccination During Pregnancy: A Critical Assessment of the Recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP)- deberían hacer reflexionar a las embarazadas. “Hemos revisado –dicen- la política de vacunación contra la gripe del ACIP y los datos que se utilizaron para apoyar sus recomendaciones. Y aunque los datos del ACIP y la literatura actual indican que la infección por influenza rara vez es una amenaza para un embarazo normal no hay ninguna prueba convincente de la eficacia de la vacunación contra la influenza durante ese período crítico. Ningún estudio ha evaluado adecuadamente el riesgo de vacunación contra la gripe durante el embarazo (el subrayado y la negrita son nuestras)y no hay suficientes pruebas de seguridad en animales. El timerosal, un conservante con base de mercurio presente en la mayoría de las formulaciones de vacunas inactivadas, ha sido implicado en trastornos del desarrollo neurológico en humanos, incluidos el autismo, y una amplia gama de toxicidades reproductivas experimentales, incluidos efectos teratogénicos, mutagénicos y muerte fetal. El timerosal está clasificado como un teratógeno humano. La recomendación rutinaria de ACIP de administrar la vacuna contra la gripe durante el embarazo es poco aconsejable y sin apoyo en la literatura científica actual por lo que debería retirarse. El uso del timerosal durante el embarazo debe estar contraindicado”.

Así que teniendo en cuenta que las dos vacunas compradas por el gobierno español –tanto la de GlaxoSmithKlinecomo la de Novartis- contiene timerosal como conservante este capítulo de su trabajo encierra especial importancia. “Muchos organismos –denuncian-, incluyendo la FDA y el CDC, proclaman que el metilmercurio es más tóxico que el etilmercurio (timerosal) pero eso no se sostiene en la literatura científica. Por ejemplo, en un estudio experimental en la especie porcina los investigadores encontraron el etilmercurio significativamente más tóxico que el metilmercurio. Jacquet y Laureys constataron que el etilmercurio cruzó la placenta más fácilmente que el metilmercurio y fue capaz de mutagenicidad (…) De acuerdo con la evidencia incontrovertible de la toxicidad reproductiva experimental del timerosal y sus metabolitos para los limitados estudios disponibles en seguridad humana es sorprendente que la recomendación de la ACIP de administrar la vacuna de la gripe durante el embarazo no haya sido previamente cuestionada. La omisión de estos riesgos conocidos en los prospectos de uno de los principales componentes de la vacuna contra la gripe implicaría que el medicamento está claramente mal etiquetado”-

Ayoub y Yazbak se muestran además muy críticos con la concepción de eficacia y seguridad que la aprobación de la vacunación conlleva. Respecto a su supuesta eficacia señalan: “Las estimaciones citadas por la ACIP no se sostienen en la literatura actual. Black y sus colaboradoresdel Kaiser Permanente Northern CaliforniaHMOjunto con el Vaccine Safety DatalinkWorkgroup, un conglomerado de expertos del CDC y otras instituciones llevaron a cabo un gran estudio para evaluar el impacto de la vacunación de la gripe durante el embarazo y el riesgo de síndrome gripal entre las madres y sus hijos. Se incluyó en la revisión información sobre 49.585 madres y 48.639 niños nacidos vivos en los períodos de noviembre a febrero entre 1997 y 2002 inclusive y no hubo diferencias estadísticamente significativas en las tasas de enfermedad entre las mujeres vacunadas y no vacunadas (4.5/10,000 vs 4.4/10,000) ni en su descendencia. La vacunación tampoco tuvo ningún impacto en las tasas de enfermedad entre las mujeres con asma (3.7/10,000 vs 4.1/10, 000), un subgrupo que los CDC siempre han considerado que están en alto riesgo de sufrir complicaciones por la gripe”.

En cuanto a la seguridad de la vacuna insisten, tras desmenuzar los estudios citados por la ACIP, en que los datos sonabsolutamente insuficientes para garantizar la seguridad de las vacunas a largo plazo.

CONCLUSIONES

Es evidente que con estos datos cualquiera tiene motivos para dudar de la eficacia de las vacunaciones masivas frente a la gripe común o estacional así que ¿cómo no dudar igualmente de la vacuna para la gripe A cuando por las prisas –absolutamente injustificadas- ésta llegará al mercado tras apenas tres o cuatro meses de pruebas?

La carrera para crear una vacuna para el virus de la gripe H1N1 –ha afirmado Arthur Schafer, director del Centro de Ética Profesional y Aplicada de la Universidad de Manitoba en Canadá- podría poner al público en mayor riesgo de enfermedad que la vacuna. Parece que la vacuna se hará llegar al público antes de que se determine correctamente si es segura o, incluso, de si funciona. Cuando la gripe H1N1 no ha demostrado hasta la fecha ser más letal que la gripe estacional. Es más, las vacunas para tratar la gripe estacional no son eficaces y no hay nada que sugiera que una vacuna contra el H1N1 vaya a ser más eficaz”.

Cierto ¿Y si además de no ser eficaces resulta que son peligrosas? De momento así parecen entenderlo las autoridades europeas que tras verse arrastradas inicialmente por los acontecimientos parece que comienzan a reflexionar con algo más de sensatez. De momento elCentro de Prevención y Control de Enfermedades de la Unión Europea (ECDC) decidió recomendar el pasado 1 de septiembre que las gestantes y los niños sean vacunados contra la gripe A más tarde que el resto de los grupos de riesgo. La razón principal es la falta de ensayos clínicos en embarazadas, algo que de por sí no suele ser habitual ante los posibles riesgos para la madre y el feto. Zsuzsanna Jakab, directora del ECDC, declararía en la Comisión de Sanidad Pública del Parlamento Europeo: “Sólo se han probado los efectos de la nueva vacuna en adultos sanos pero aún no en niños y embarazadas. Así que no podrá administrarse en ellos hasta más adelante. Una vez que sepamos cuáles son los efectos de la vacuna en los adultos sanos se empezarán los análisis en embarazadas y niños”.

Bienvenida sea la precaución. Pero nosotros, a la vista de todo lo que puede leerse en este dossier especial, insistimos: vacunarse contra la gripe A no se justifica. Puede ser no sólo inútil sino peligroso.
 



© 2016 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43. e-mail: mk3@dsalud.com
Todos los textos que aparecen en esta web están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y por escrito del editor.

   
Usuario
Contraseña
DSALUD | INICIAR SESIÓN

DSALUD | SUSCRÍBASE
DSALUD LIBROS
FUNDACIÓN PARA LA SALUD GEOAMBIENTAL
LAMBERTS ESPAÑOLA
100 % NATURAL
NATURSANIX
CRYSTAL MIND
SLACKSTONE II
SM
NUTERGIA
SILICIUM
NATURAL POWER TECH
SUN CHLORELLA
RENOVEN
EURO ESPES
DETECTIVES PRIVADOS INDICIOS
CABEZA FERRER