REPORTAJES
NÚMERO 3 / MARZO / 1999
   PELIGROS Y BENEFICIOS DE LAS VACUNAS


Todas las vacunas -incluso las tenidas como más seguras- comportan un riesgo potencial para la salud y por tanto no es admisible que esa decisión se deje en manos de los gobiernos o de los médicos. Antes bien, el ciudadano tiene derecho a estar informado tanto de los beneficios como de los posibles riesgos. Y, por supuesto, tener la última palabra. Algo que, sin embargo, no ocurre siempre.

La falta de información veraz es la causa de que muchas personas acepten vacunarse contra todo aquello que les recomiendan las autoridades, convencidas de que si lo dicen los expertos es lo que hay que hacer. Actitud a la que han contribuido enormemente los medios de comunicación -especialmente cuando surge algún brote infeccioso masivo-, influidos sin duda por las estadísticas proporcionadas por las grandes multinacionales farmacéuticas. Sin embargo, no todo el mundo comparte tan acrítica aceptación. A fin de cuentas, para éstas las vacunas son un negocio. Y una vacunación masiva, un negocio masivo.

Se alega que en tales casos son los propios ciudadanos los que presionan al Gobierno para que ponga en marcha un programa de vacunaciones pero se obvia decir que la gente carece en general de la información necesaria y desconoce los riesgos que ello conlleva.

Pues bien, precisamente para que el ciudadano tenga acceso a una información menos sesgada y, en consecuencia, tome sus decisiones libre y responsablemente, han surgido recientemente varias asociaciones en todo el mundo. Siendo en nuestro país la primera laLiga para la Libertad de Vacunación, con sede en Barcelona, nacida para ofrecer un marco que garantice a las personas el derecho a decidir si quieren o no vacunarse así como para velar por los intereses de los afectados por las vacunas.

Valga como ejemplo de esto último la sentencia judicial que hace escasos meses obligó en Cataluña a los laboratorios Glaxo-Wellcome a indemnizar con 22 millones de pesetas a Alba, una niña de 5 años contagiada de poliomielitis tras serle administrada la vacuna contra esa misma enfermedad, en compensación por la parálisis del brazo izquierdo. La sentencia dio por probada la relación causa-efecto por deducción lógica entre el suministro del fármaco y la enfermedad, aun cuando el juez subrayase que se trataba de "un riesgo de escasísima frecuencia, muy bajo, ínfimo, por lo que en modo alguno neutraliza el beneficio general de las campañas de vacunación permanente”. La madre de Alba, que vacunó a su hija pensando que era obligatorio, dijo que nadie la había mencionado los posibles efectos secundarios.

En definitiva, aunque fuese verdad que el riesgo es pequeño, éste existe; y la simple posibilidad de que se puedan producir efectos secundarios adversos en algunos pacientes es suficiente para insistir en su derecho a elegir y a poder reclamar legalmente en caso de que la vacuna provoque una lesión o la muerte.

EL PAPEL DE LOS PEDIATRAS 

Aún recuerdo el testimonio de un padre contando que el pediatra de su hijo -de pocos meses- le había echado de la consulta cuando "se atrevió" a preguntar sobre las posibles contraindicaciones de la vacuna DTP (Difteria, Tétanos, y Tosferina). Pregunta no tan "descabellada" cuando en EE.UU. y algunos otros países está siendo objeto de un estudio para averiguar su incidencia en la muerte súbita infantil. Me gustaría pensar que esta reacción fue un incidente aislado y quizás en aquella ocasión ese médico tuviera un mal día.

Sea como fuere, el deber de los médicos es informar convenientemente a sus pacientes sobre los posibles riesgos de los tratamientos a seguir y esto incluye las vacunas.

Existe en España y en muchos países desarrollados un servicio de fármaco-vigilancia que pide a todos los médicos que comuniquen los casos en los que se observan efectos secundarios por la administración de fármacos, vacunas incluidas. Sin embargo, la realidad es que este servicio no funciona como debiera y de ahí que sea difícil hacer estudios estadísticos fiables sobre los efectos secundarios de un fármaco sin que todos los médicos españoles cumplan con el requisito de informar.

Por otra parte, en algunos países la presión y el poder de las multinacionales farmacéuticas es tan grande que los gobiernos obligan a la gente a vacunarse. En este sentido, me gustaría mencionar lo que el médico británico Richard Nicholson (editor de la revista Boletín de Ética Medica) explicó durante un congreso celebrado en Octubre de 1997 en el que se analizó la conveniencia de vacunar masivamente o no a los niños británicos según las recomendaciones del Gobierno. Nicholson argumentó entonces que si bien no estaba en contra de las campañas de vacunación, entendía que "es necesario informar a los padres sobre su derecho a decidir si vacunan o no vacunan a sus hijos". Y agregó que algunas familias habían sido obligadas a hacerlo, citando el caso de una familia en el Ulster que había recibido la visita en su domicilio de unos médicos de la sanidad pública que, acompañados por la policía, se presentaron para vacunar por la fuerza a su hijo de la hepatitis B.

Nicholson denunció que este tipo de incidente parecía indicar que la preocupación más importante de algunos médicos británicos es alcanzar una serie de objetivos mínimos en cuanto a número de vacunaciones y, de ese modo, acceder al complemento económico que se concede a los facultativos que "cuidan mejor del bienestar de sus pacientes".

Algo peligroso que podría pasar en España en un futuro no muy lejano si la Seguridad Social pasa a ser gestionada privadamente y se empiezan a exigir “objetivos” y “productividad”, algo poco compatible con la prevención y el cuidado de la salud.

En esta línea, Nicholson denunció también que algunos médicos habían llegado a expulsar de su consulta a las familias que se negaban a vacunar a sus hijos y que algunos incluso habían amenazado a los padres con retirarles la custodia de sus hijos.

LOS MOVIMIENTOS PRO-LIBERTAD DE VACUNACIÓN EN EL MUNDO 

Hay unas 35 asociaciones pro-libertad de vacunación en todo el mundo, la mayoría en Estados Unidos, algunas en Oceanía y el resto en Italia, Francia, Dinamarca, Reino Unido y Bélgica. Y excepto la francesa, fundada en 1954, todas son de reciente creación. Hagamos un breve recorrido por las nueve más importantes.

1) Australian Vaccination Network (Red Australiana de Vacunación)

Se trata de una asociación dedicada a informar de las reacciones adversas de la vacuna MMR (sarampión, paperas y rubeola) que se administra a todos los niños australianos en edad escolar y evitar que se silencien los casos de efectos secundarios negativos, incluidos, entre otros, el autismo.
Tiene un número de teléfono gratuito a disposición de la gente para que informe si en las 48 horas siguientes a una vacunación aparecen algunas de estas manifestaciones:

  • Llantos persistentes.
  • Fiebre por encima de los 40,5º C. que no se explique por otras causas.
  • Anafilaxias (reacción alérgica mortal).
  • Shock.
  • Episodios hipotónicos/hiporeactivos.
  • Igualmente hay que informar si dentro de los 30 días siguientes aparecen:
  • Encefalopatía.
  • Convulsiones.
  • Meningitis séptica.
  • Otras reacciones asociadas.
  • Muerte.

Debemos añadir que ya en Octubre de 1998 esta asociación publicó un libro -Vaccination Roulette- en el que explica por qué muchos padres deciden no vacunar a sus hijos, cómo se fabrican las vacunas, cuáles son las consecuencias de no vacunar a los hijos, cómo se puede garantizar la libertad de elección para que nadie discrimine a los niños a la hora de buscar plaza en un colegio, etc. Paralelamente, el libro dedica un importante espacio a dar recomendaciones para potenciar el sistema inmunológico mediante medicinas complementarias como la homeopatía, la medicina china o la naturopatía. 

2) Campaign Against Fraudulent Medical Research (Campaña contra la investigación médica fraudulenta)

Esta asociación australiana de Nueva Gales del Sur se dedica a difundir su concepto de salud mediante el apoyo a la investigación imparcial, la prevención de las enfermedades, el derecho a decidir libremente sobre los cuidados sanitarios a recibir y la lucha contra las decisiones arbitrarias de la Sanidad Pública. Estos objetivos se concretan ofreciendo a la ciudadanía información sobre:

  • Investigaciones médicas fraudulentas y pruebas incompletas realizadas con muchos fármacos nuevos.
  • Productos químicos de nuevo desarrollo y sus posibles inconvenientes.
  • Los intereses creados de las multinacionales farmacéuticas y la industria química y su influencia desmesurada sobre los gobiernos y la opinión pública.
  • Esta asociación tiene una página en Internet ( http//www.pnc.com.au/~cafmr) con una sección importante sobre los efectos secundarios de las vacunas. 

3) Inmunization Awareness Society (Asociación para la concienciación sobre la vacunación)

Este grupo de Auckland (Nueva Zelanda) fue creado a principios de esta década para informar sobre los riesgos asociados a todas las vacunas sin excepción. Cuenta con un archivo de cientos de artículos médicos y de investigación que ofrecen muchas razones para no vacunarse. En su boletín de Noticias tiene una sección informativa con el sugerente título de ¿Sabías? en la que, con un lenguaje claro y sencillo, se facilita información para el público en general.
Como ejemplo del estilo divulgativo que emplea esta asociación, valga el siguiente ejemplo tomado de un número reciente:

  • ¿Sabías que la leche materna es el mejor estimulante inmunológico para tu bebé durante el primer año de vida y ayuda a protegerle de las infecciones, la diabetes y algunos cánceres?
  • ¿Sabías que las vacunas contienen conservantes, otros virus, mercurio, aluminio, formaldehído y ciertas partículas detestables de animales y suero?
  • ¿Sabías que las vacunas de la tuberculosis, la pertusis y la difteria se introdujeron cuando estas enfermedades estaban erradicadas al 90%?
  • ¿Sabías que durante el brote epidémico de sarampión en EE.UU. en 1991 más de la mitad de las muertes fueron de sujetos vacunados y que la mayoría de las personas tenían problemas inmunológicos? 

4) National Vaccine Information Center (Centro nacional de información sobre vacunas)

Creada en 1982 en Estados Unidos por un grupo de padres cuyos hijos habían muerto o desarrollado lesiones permanentes como consecuencia de la administración de vacunas poseen en sus archivos numerosos casos de niños que han padecido lesiones por esta causa. En algunos casos la asociación consiguió que los tribunales concedieran indemnizaciones a favor de los afectados. 

5) Vaccine Information and Awareness (VIA) (Información y concienciación sobre las vacunas)

Esta organización estadounidense estimula a los padres a que cuestionen, se opongan, estudien e investiguen los riesgos y peligros asociados con las vacunaciones. Además informan al público sobre la existencia de un fondo económico llamado National Vaccine Injury Fund, establecido por el Gobierno en 1986 y que hasta la fecha ha pagado 783 millones de dólares en indemnizaciones por unas 579 muertes de las que 279 fueron por el síndrome de muerte súbita

6) Global Vaccine Awareness League (Liga global para la concienciación sobre las vacunas)

Esta asociación de Mill Valley, California, fue creada por Michelle Helms en 1995 tras la trágica muerte de su hijo 33 horas después de serle administradas las vacunas correspondientes a los 24 meses de edad. Igual que todas las asociaciones de este tipo, su misión es informar a los padres y a los ciudadanos interesados sobre los riesgos de las vacunas y sus efectos secundarios. El resultado de sus estudios prueba que muchas vacunas no sólo no son efectivas sino que pueden tener efectos adversos, incluida la muerte del niño. 

7) Vaccinationsforum

Creada en Dinamarca en Octubre de 1996 con el objetivo primordial de recopilar información sobre los efectos adversos de las vacunas, los hijos de dos de sus fundadores fueron víctimas de ellas. Aunque en Dinamarca la vacunación no es obligatoria, casi todos los pediatras se “olvidan” de informar a los padres de los posibles efectos adversos. 

8) Ligue Nationale Pour La Liberte Des Vaccinations

Fundada en París en 1954, su objetivo es proporcionar un foro de encuentro para los que crean que la prevención de las enfermedades y el cuidado de la salud no tiene por qué depender exclusivamente de las vacunaciones. Ofrecen alternativas más inocuas para prevenir las enfermedades contagiosas. 

9) Justice, Awareness and Basic Support (Justicia, concienciación y apoyos básicos)

Esta asociación británica fue creada en 1994 por un grupo de padres cuyos hijos sufrieron lesiones irreversibles derivadas de la administración de la vacuna MMR (Sarampión/Paperas/Rubeola). Actualmente están a la espera de que su caso contra el Departamento de Sanidad sea visto en los tribunales. Mientras esperan, recogen nuevas evidencias de la alta incidencia de lesiones graves post-administración de vacunas y luchan para que la ley reconozca el derecho a indemnización a las familias que sufren alguno de los efectos secundarios de las vacunas. Están convencidos de que la vacuna MMR presenta más riesgos que ventajas y aspiran a que se retire del mercado, no sólo en Inglaterra sino en el resto de los países. 

CONCIENCIACIÓN CIUDADANA 

En definitiva, es necesario que en el futuro aumente la conciencia ciudadana y se exija a las autoridades que informen sobre los beneficios y posibles perjuicios de las vacunas. Y, sobre todo, recuerde que si decide usted novacunar a su hijo tiene derecho a no ser amenazado, presionado o discriminado.

Robert Goodman

Direcciones útiles:

. Liga para la Libertad de Vacunación. Gran Vía de les Corts Catalanes, 439, 5º, 2ª. 08014 BARCELONA. Teléfono: 93-426 65 59.
. Grupo Génesis. C/ León, 3-1ºB. 28014 MADRID. Teléfono: 91-369 05 46.
. Asociación de afectados por las vacunas de Madrid. Avda. Odón 12, 2ºA. 28670 Villaviciosa de Odón. MADRID. 91-616 29 85. 

Bibliografía recomendada:

Inmunidad o vacunas. De las verdades y de los riesgos. Dr. Xavier Uriarte. Ed. José M. Martorell. BARCELONA.
 



ANTES DE VACUNAR A SUS HIJOS, RESPONDA A ESTE CUESTIONARIO 

El National Vaccine Information Center de Estados Unidos elaboró para los padres que vayan a vacunar a sus hijos un cuestionario con el título "Antes de vacunar a su hijo hay que preguntarse..." que recoge las siguientes preguntas:

  1. ¿Está mi hijo enfermo en este momento?
  2. ¿Ha reaccionado mal a alguna vacuna en el pasado?
  3. ¿Tiene una historia personal o familiar de:
  • - Reacciones a las vacunas.
  • - Convulsiones o trastornos neurológicos.
  • - Alergias importantes.
  • - Trastornos del sistema inmunológico.
  1. ¿Sé si mi hijo tiene un riesgo alto de reacción?
  2. ¿Tengo información completa sobre los efectos secundarios de las vacunas?
  3. ¿Sé como identificar una reacción a una vacuna?
  4. ¿Sé como comunicar/informar sobre la reacción a una vacuna?
  5. ¿Sé el nombre del fabricante de la vacuna y el número de lote? 

Este organismo recuerda también a los padres sus derechos en los siguientes términos:

La vacunación es un procedimiento médico que implica un riesgo de lesión o, incluso, la muerte. Como padre, debe conocer los beneficios y perjuicios de las vacunas para tomar una decisión informada y responsable. En ese sentido, les recordamos que:

  1. Por ley, su médico está obligado a proporcionarle información sobre los riesgos y los beneficios antes de vacunar a su hijo.
  2. Por ley, su médico está obligado a mantener un registro permanente de todas las vacunas administradas, el nombre del fabricante y el número de lote.
  3. Por ley, su médico está obligado a comunicar a las autoridades competentes los efectos secundarios, incluidas lesiones permanentes y muerte, si se producen hasta 30 días después de administrar la vacuna. Y
  4. Si su hijo sufre una lesión cerebral permanente o muere como consecuencia de una reacción adversa, puede usted tener derecho a una indemnización.

 

R. G.



LOS RIESGOS DE LA VACUNACIÓN 

Vacunarse contra algunas enfermedades está considerado hoy en día una actuación social necesaria que incluso se ha hecho obligatoria en casi todos los países. Y ciertamente, en algunas enfermedades -como la viruela o la poliomielitis- su papel ha resultado fundamental para controlarlas. Pero su aplicación no está exenta de riesgos.

En definitiva, vacunarse consiste en introducir en el organismo una cantidad previamente dosificada de virus o bacterias muertas o atenuadas utilizando diversas técnicas con la esperanza de que el cuerpo reaccione frente a ellos produciendo anticuerpos defensivos estables. Con ello se pretende hacer pasar al individuo una enfermedad de manera leve o subclínica -es decir, con pocos o ningún síntoma físico- para que su sistema inmunológico pueda reaccionar y produzca anticuerpos específicos para la enfermedad de que se trate. El problema es que esa reacción, a veces, puede ser excesiva.

Las reacciones vacunales inmediatas, a corto plazo, aparecen en más de un cinco por ciento de las aplicaciones de casi cualquier vacuna. Y pueden ser de tipos muy variados:

  1. General: como consecuencia de la propia inyección de las proteínas que constituyen los agentes infecciosos contra los que se vacuna. Suele cursar con fiebre que aparece a las pocas horas y puede mantenerse durante días, acompañada a veces de convulsiones.
  2. Alergias: como cualquier otra sustancia extraña puede dar lugar a la aparición de erupciones, brotes de asma y, en los casos más graves, choque anafiláctico.  
  3. Afectación neurológica, especialmente del sistema nervioso central, con producción de meningitis y encefalitis.

Pero además de la propia reacción, causada por la introducción en el organismo de la proteína extraña que representan los virus o bacterias muertos o atenuados las vacunas se cultivan en diversos tejidos animales y sueros que están muy frecuentemente infectados por virus, muchos de ellos imposibles de detectar con las técnicas actuales y siempre contaminados por conservantes que van desde el mercurio, el aluminio o el ácido acetil-salicílico hasta antibióticos como la eritromicina.

Actualmente nadie discute el hecho de que la vacuna antipolio oral con virus vivos es causante de la mayor parte de los casos de esta enfermedad que se declaran en todos los países desarrollados pero estudios recientes indican una posible relación entre las vacunaciones masivas y el aumento de casos de diabetes infantil y de enfermedades psiquiátricas como el autismo.

También se está estudiando actualmente su papel a largo plazo en el desarrollo de enfermedades autoinmunes e incluso en la aparición de la esclerosis múltiple.

 

Andrés Rodríguez Alarcón



© 2014 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43. e-mail: mk3@dsalud.com
Todos los textos que aparecen en esta web están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y por escrito del editor.

   
Usuario
Contraseña


Lamberts Española