REPORTAJES DSALUD NOTICIAS DSALUD
   
    

 
     REPORTAJES
NÚMERO 130 / SEPTIEMBRE / 2010

CONGRESO INTERNACIONAL CRÍTICO SOBRE SIDA


El pasado mes de julio se celebró en Viena el congreso SIDA: conocimiento y dogma, acto alternativo a la XVIII Conferencia Internacional que el establishment  celebró en la misma ciudad. Organizado por la Asociación para la Investigación Imparcial condensó en su título las dos perspectivas actuales sobre el tema -la de los críticos rigurosos y la de los oficialistas dogmáticos- contando con la presencia de virólogos, médicos, investigadores independientes y afectados de varios países que abordaron aspectos científicos, epidemiológicos, médicos, terapéuticos, sociales, políticos y religiosos. Las conferencias se complementaron con dos video fórums en torno a dos documentales: SIDA: la duda -del periodista Djamel Tahí- y House of numbers -del director y productor canadiense Brent Leung.

SIDA: conocimiento y dogma. Difícilmente se puede condensar mejor la situación actual en relación con el VIH/SIDA. De una parte, el establishment del SIDA con el apoyo fundamental de la macroindustria farmacéutica y las agencias del aparato sanitario norteamericano; de la otra, diversas corrientes críticas que con matices diferentes se muestran de acuerdo en una cosa fundamental: su rechazo de la teoría oficial. Así pues, conocimiento frente a dogma, críticos honestos frente a dogmáticos secuestrados por intereses de poder.

Y así, con estas pocas palabras significativas se ha denominado el congreso celebrado en Viena durante los días 16 y 17 de julio, justo antes de que en la misma ciudad se iniciara la macroconferencia que cada dos años organiza la Sociedad Internacional del SIDA sufragada por las multinacionales de la farmacia: este año Abbot, Boehringer-Ingelheim, Bristol-Meyer-Squibb, Merck, Glaxo-Smith-Kline, Pfizer yTibotec; es decir, las firmas que están ganando miles de millones de euros con tratamientos y tests. A esta conferencia asisten -con los gastos pagados, claro- miles de “expertos” de todo el mundo dispuestos a corear las consignas de turno y servir de extras en este gran espectáculo mediático. Los organizadores del congreso crítico, evidentemente, no han contado con esa ayuda “desinteresada”. Muy al contrario, han debido enfrentar -como en las anteriores reuniones de Ginebra, Barcelona, Amsterdam y Johannesburgo- enormes problemas económicos, mediáticos y de intendencia. Por ejemplo, la portavoz de la organización, la Dra. Uta Santos-Köenig, nos explica que hubo protestas por parte de los organizadores de la conferencia oficialista cuando se les concedió un espacio público en el Museo de Viena para celebrar su acto“aunque eso sí, en ningún momento preguntaron por los contenidos del encuentro”. Y en la web titulada Negando el SIDA y otras rarezas administrada por el autor del libro Negando el SIDA se refieren a los participantes en el congreso alternativo diciendo que son “peligrosos”. Es posible, pero ¿peligrosos… para quién? Evidentemente ¡para los que se lucran con el negocio del SIDA!

Pues bien, la propuesta de la Asociación para la Investigación Imparcial -organizadora del encuentro- ha sido partir de una serie de preguntas que no pueden ser contestadas desde la visión oficialista: “¿Por qué no ha habido ninguna epidemia de SIDA en Europa o América del Norte a pesar de las repetidas predicciones de los últimos 25 años? ¿Dónde está la vacuna contra el VIH que viene estando ‘a la vuelta de la esquina’desde 1985? ¿Qué ha pasado con las decenas de miles de millones de dólares invertidos en el SIDA en los últimos 25 años? ¿Cómo se las ha arreglado África para duplicar su población en las últimas dos décadas cuando se nos había dicho que el continente estaba abocado a un desastre por causa del SIDA? ¿Cómo se ha convertido Uganda en uno de los países de más rápido crecimiento a pesar de haber sido golpeada más duramente por el SIDA que cualquier otra nación africana? ¿Cómo ha superado la epidemia sin medicamentos para el SIDA? ¿Cómo explican que el descubridor del VIH, el profesor Luc Montagnier, haya declarado que alguien con un buen sistema inmune puede eliminar el VIH en pocas semanas?"

Éstas y otras muchas preguntas muestran hasta qué punto la versión oficial ha fracasado en sus previsiones. Y son el primer indicio para comenzar a analizar desde otro ángulo el problema SIDA… que es lo que ha hecho esta reunión internacional.

Las conferencias tuvieron lugar en el Mumok -el Museo vienés de Arte Moderno-, en la parte trasera del Leopold Museum donde están expuestos los cuadros de Klimt. Un espacio modesto pero suficientemente acogedor en uno de cuyos muros los organizadores colocaron un cartel de 15 metros de largo en el que aparecían los nombres de los ¡más de 2.500 científicos que han firmado una declaración pidiendo que se debata la explicación oficial del SIDA! Durante dos días una quincena de investigadores pasó por la tribuna para abordar los diferentes aspectos de la crítica a la versión oficial del SIDA ante un público compuesto por unas ciento cincuenta personas que siguieron con enorme atención las intervenciones.

Podemos agrupar las aportaciones en tres grandes secciones temáticas: el grueso de los ponentes abordaron temas médicos y terapéuticos, otros lo hicieron desde un punto de vista social y, finalmente, varias ponencias trataron sobre la falta de base científica de la versión oficial. 

ASPECTOS MÉDICOS Y TERAPÉUTICOS 

El médico alemán Claus Köhnlein -coautor del libro Virusmanía: cómo la industria médica inventa epidemias continuamente obteniendo beneficios multimillonarios a nuestra costa- analizó rigurosamente la primera pretendida terapia contra el VIH/SIDA: “El AZT fue aprobado en 1987 y administrado, como ahora sabemos, en dosis demasiado altas de modo que prácticamente todos los que recibieron el medicamento murieron prematuramente de mielosupresión”. Köhnlein explicaría luego que los tratamientos se están prescribiendo sin tener en cuenta los síntomas clínicos de los pacientes.“Más aún -aseguraría-, se está presionando a pacientes VIH positivos completamente sanos para tratamientos profilácticos y recomendándoles quimioterapia de por vida. Estos criterios terapéuticos no han sido verificados mediante estudios a largo plazo controlados con placebo”.

Christian Fiala, ginécologo austríaco, epidemiólogo con años de experiencia en Tailandia y África y uno de los organizadores del congreso, desmontó los habituales argumentos catastróficos que hablan de millones de afectados y muertos en África: “La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó que para mediados de 1991 estarían infectados un millón y medio de ugandeses […] Y se han emitido informes similares repetidamente durante los últimos 25 años. Las predicciones anunciaban el colapso inevitable del país en el que supuestamente se había originado la epidemia mundial. Hoy, sin embargo, se lee muy poco sobre SIDA en Uganda porque todas las predicciones se han demostrado falsas […] La población ha crecido con una tasa anual del 3,4% entre 1991 y 2002 […] estando entre las más altas del mundo. De modo similar, el desarrollo económico ha mostrado un crecimiento constante”. Fiala considera que su deber como médico es examinar los hechos y no aceptar lo que la mayoría diga; en Ciencia no cuentan las mayorías sino los argumentos correctos.

En la misma línea intervendría el que quizás sea el crítico más veterano: Peter Duesberg. Hablamos del retrovirólogo que publicó el primer artículo cuestionando la hipótesis viral del SIDA -en 1987- quien recordó que la OMS había estimado que casi dos millones de sudafricanos iban a morir entre 2000 y 2005 a causa del VIH. Sin embargo “no encontramos cifras específicas de `casos de SIDA´ sudafricanos en los documentos de la OMS pero basándonos en las estadísticas verificables de Sudáfrica y el Banco Mundial constatamos que la población sudafricana había crecido en tres millones de personas entre el 2000 y el 2005 habiendo aumentado de 29 a 49 millones desde los años ochenta… cuando supuestamente empezó la epidemia de SIDA”. Duesberg agregaría que hay “evidencia biológica y estadística de que los medicamentos contra el VIH, incluyendo el ‘exterminador de cadenas de ADN’ AZTy la Nevirapinason causa de enfermedades mortales, algunas incluidas en la definición de SIDA y otras no”. De modo que la restricción de estos productos“podría haber salvado vidas”.

También centrada en África estuvo la intervención del médico homeópata y autor de varios libros sobre partos sin dolor Harry van der Zee quien, tras recordar los ejemplos de aplicación de la Homeopatía en enfermedades epidémicas durante los siglos XIX y XX, habló sobre la aplicación de tratamientos homeopáticos en África desde el 2002 “con resultados consistentes, especialmente con un remedio específico: PC1”. Se trata de un medicamento homeopático que ya se ha utilizado con éxito en Ruanda, Congo, Camerún, Sudáfrica, Swazilandia, Uganda, Malawi, Kenya, República Centroafricana, Etiopía e India cuyos derechos de propiedad los tiene la asociación Amma Resonance Healing Foundation, una organización sin ánimo de lucro. Lo que permite que el tratamiento de los pacientes cueste ¡entre 1 y 2 euros al mes! Y no olvidemos que el Programa Conjunto de la ONU contra el VIH calculó el coste total de los tratamientos contra el VIH en el 2009 en ¡9.000 millones de dólares! Y que una estimación de hace pocos años cifraba el coste en España por paciente y año ¡entre 5.400 y 7.500 euros!  Sin comentarios.

Juliane Sacher explicaría por su parte -con la colaboración de un paciente que relató su experiencia- la aplicación de terapias no agresivas basadas en los últimos descubrimientos inmunológicos y en las teorías sobre la simbiosis celular que el Dr. Heinrich Kremer viene investigando desde hace años.               

ASPECTOS SOCIALES 

Tres periodistas especializados en el tema SIDA que llevan años desarrollando una labor crucial de investigación y que suponen una grieta en el entramado mediático al servicio del establisment hablaron sobre distintos aspectos sociales. John Lauritsen, autor de numerosos artículos y libros analizando el SIDA en el marco del movimiento de liberación gay, considera que la supuesta epidemia “hay que situarla en su contexto: la persecución histórica de hombres homosexuales […] Durante siglos los homosexuales han sido encarcelados, torturados, castrados y asesinados por violar el tabú del Antiguo Testamento. El Engaño SIDA continúa esa persecución mediante una guerra psicológica y el envenenamiento masivo de homosexuales con productos tóxicos”. Lauritsen constató que “la reacción de la comunidad gay -si es que existe tal cosa- ha sido desigual: ira y enorme coraje pero también victimismo y masoquismo. El New York Native, que durante una década sirvió de voz a los disidentes del SIDA, fue destruido por `activistas´ controlados por la farmacia”.

Joan Shenton, productora de la cadena Meditel -especializada en temas de salud y medicina- y realizadora de más de 150 documentales -algunos de ellos con prestigiosos premios- hizo un resumen de su carrera con fragmentos de algunos videos recogidos en SIDA: las voces no escuchadas que produjo en 1986. Shenton ha recogido en sus documentales los planteamientos del Grupo de Perth sobre el no aislamiento del VIH, la histórica conferencia alternativa celebrada en 1992 en Amsterdam o la posición del único Presidente de Gobierno que se ha atrevido a posicionarse frente al enorme aparato de poder del SIDA: el sudafricano Thabo Mbeki.

Neville Hodgkinson, corresponsal médico y científico del Sunday Times y autor del libro SIDA: el fracaso de la ciencia contemporánea, mostraría que “desde los primeros días del SIDA hay científicos que han presentado evidencias cuestionando la especificidad de los tests del VIH y ofreciendo alternativas para explicar el síndrome. Sin embargo, en la mayoría de los casos esas voces se han suprimido de la comunidad científica y médica global que han intentado comparar el cuestionamiento de la teoría viral con la negación del holocausto, como si fuera un crimen contra la humanidad”. Hodgkinson considera que “esos sentimientos y percepciones han corrompido la ciencia del SIDA de tal forma que se ha dañado la vida de millones de personas, incluyendo incontables homosexuales”.

En esta misma línea social intervino el biólogo molecular Marco Ruggiero así como Nancy Turner Banks -autora de SIDA, opio, diamantes e Imperio- quien habló de“la conexión entre el microcampo de energía humano y el macrocampo de flujos de energía políticos y económicos”. Según Banks “la oscura princesa de las finanzas se ha reforzado gracias a instituciones sociales, políticas y económicas, incluyendo al sistema sanitario. Esto se consiguió utilizando los obscenos beneficios del mercado de las drogas pero también de otros activos como los diamantes”. Su libro explica las conexiones“entre las estrategia del libre mercado, la destrucción de las soberanías nacionales por el proceso de globalización y el SIDA (…) Existe un complejo médico-farmacéutico-industrial que fue conquistado hace cien años por los titanes del capitalismo financiero. Y su intención es generar beneficios, no curar enfermedades”.

ASPECTOS CIENTÍFICOS            

El especialista en Microscopía Electrónica Etienne de Harven explicaría por su parte cómo los retrovirus endógenos -es decir, retrovirus de origen humano integrados en las células- son confundidos a la hora de hacer mediciones de carga viral del supuesto VIH en los hospitales. Además estos retrovirus humanos aparecen en las fotografías presentadas por Luc Montagnier en su artículo de 1983 y “confirman que el retrovirus exógeno llamado VIH realmente no existe”.

Como complemento la comunicación presentada por el Dr. Juan Manuel Morillo -investigador español con una larga experiencia de trabajo con la técnica PCR- plantea que esta técnica genética no es específica en el caso del VIH y podría confirmar el origen endógeno de las secuencias genéticas atribuidas a este virus.

Por último tres ponencias cuestionaron el carácter científico de la teoría oficial: la Dra. Uta Santos-König, homeópata, psicoterapeuta y ginecóloga, examinó la teoría oficial a la luz de la teoría del conocimiento científico de Ludwig Fleck que plantea una especie de ciencia holística en la que los conocimientos deben ser interpretados en el seno de un conjunto más amplio. El investigador español Jesús García Blanca cuestionó la exclusividad del conocimiento científico como única forma de aproximación a los fenómenos de la naturaleza y planteó una revisión de la teoría oficial a la luz de los criterios básicos de la ciencia expuestos por autores como Carl Sagan o Mario Bunge concluyendo que la teoría oficial del SIDA no es científica sino una construcción impuesta dogmáticamente contra la que es preciso actuar a nivel político-social y judicial. Por último, el profesor emérito de Química Henry Bauer -que ha dedicado muchos años a analizar los problemas de la ética científica- explicó que “la teoría del VIH/SIDA ha generado tal cantidad de observaciones anómalas que parece condenada: está claro que el VIH no es una infección que se trasmita sexualmente o de cualquier otra forma y que no correlaciona con la incidencia de SIDA”.

Como complemento a las ponencias de los investigadores se produjeron intervenciones de afectados. Como la de Lindsey Nagel quien tomó AZT desde su nacimiento hasta el año y medio sufriendo insoportables dolores y crecimiento atrofiado; cuando su madre contactó con Peter Duesberg y éste le informó del peligro mortal del AZT interrumpieron el tratamiento a pesar de las amenazas de su pediatra que en numerosas ocasiones les advirtió que si lo hacían Lindsay moriría. Sin embargo hoy tiene 19 años y está en perfecto estado de salud. Otras historias surgieron espontáneamente, de entre el público. Varias mujeres contaron desgarradoras experiencias con los tratamientos oficiales, otras hablaron de las presiones de sus médicos, de los problemas con los tests y de cómo habían sobrevivido gracias al hecho de haber abandonado los tratamientos.

Durante el congreso se proyectaron dos documentales: SIDA: la gran duda -uno de los primeros trabajos documentales producido para la cadena ARTE en 1996 por Djamel Tahí y que fue censurado en España en La noche temática por intercesión de Rafael Nájera, presidente en aquel entonces de la Sociedad Intercisciplinar del SIDA y uno de los defensores acérrimos de la versión oficial- y House of numbers -magnífico documental premiado en cinco festivales internacionales en el 2009 en el que el joven director y productor Brent Leung realiza un recorrido históricoy entrevista a los principales representantes tanto de la versión oficial como de las corrientes críticas. El resultado fue tan demoledor que el documental se convirtió en el blanco de numerosos ataques por parte de los oficialistas ya que muestra cómo las propias declaraciones de Montagnier, Gallo, Curran y otros se convierten en los argumentos más contundentes contra sus propios planteamientos.
 

J. G. Blanco
 



© 2016 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43. e-mail: mk3@dsalud.com
Todos los textos que aparecen en esta web están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y por escrito del editor.

   
Usuario
Contraseña
DSALUD | INICIAR SESIÓN

DSALUD | SUSCRÍBASE
DSALUD LIBROS
FUNDACIÓN PARA LA SALUD GEOAMBIENTAL
LAMBERTS ESPAÑOLA
100 % NATURAL
NATURSANIX
CRYSTAL MIND
SLACKSTONE II
SM
NUTERGIA
SILICIUM
NATURAL POWER TECH
SUN CHLORELLA
RENOVEN
EURO ESPES
DETECTIVES PRIVADOS INDICIOS
CABEZA FERRER