REPORTAJES DSALUD NOTICIAS DSALUD
   
    

 
     NOTICIAS
NÚMERO 159 / ABRIL / 2013

NOTICIAS / ABRIL / 2013


La Fundación Vivo Sano pide que se prohíba el bisfenol A en los materiales de uso alimentario

La Fundación Vivo Sano puso en marcha en febrero pasado una iniciativa para que en España se prohíba el uso del bisfenol A en todo producto que esté en contacto con alimentos. Y es que si bien en Europa solo está prohibido aún su uso en biberones Francia acaba de decidir prohibirlo en todo material que esté en contacto con alimentos y Bélgica y Suecia han empezado a dar pasos en el mismo sentido.
La iniciativa se apoya en un amplio informe de 76 páginas elaborado por el director de Hogar sin tóxicos, Carlos de Prada, que cuenta con el aval de Nicolás Olea, catedrático en la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada y miembro del comité de expertos de la Unión Europea sobre disruptores endocrinos en utensilios y prácticas médicas. Informe que recoge la documentación científica disponible sobre los negativos efectos del bisfenol A en el sistema hormonal. “Se trata de un potente disruptor endocrino -explicaría Nicolás Olea- que actúa incluso a dosis muy bajas y está asociado a diabetes, obesidad, infertilidad, cánceres de mama y próstata, problemas cardiovasculares, alteraciones en el desarrollo neurológico y cerebral y trastornos del comportamiento, entre otras patologías. Y llega a nuestro organismo a través de los plásticos y resinas con las que se elaboran los envases de alimentos, las botellas de policarbonato y las latas de conserva. Por eso todos tenemos ya bisfenol A en sangre cuando no debería ser así”. Olea denunciaría luego que “hay cientos de estudios que alertan del problema desde hace décadas; nuestro grupo de trabajo ya documentó en 1995 cómo las células tumorales proliferan en contacto con el bisfenol A proveniente ¡del líquido de cobertura de las latas de conserva!”.
Carlos de Prada anunció por ello que ya han empezado a contactar con todos los grupos políticos del arco parlamentario porque “esto no debe ser una iniciativa partidista ya que estamos hablando de la salud de los ciudadanos y de todos los contaminantes químicos que hay en nuestra comida el bisfenol A es el principal, sus efectos negativos son bien conocidos y es urgente que se dicten normas que garanticen su erradicación”.
Para el director de la Fundación Vivo Sano, Alfredo Suárez, “el hecho de que la Unión Europea ya lo haya prohibido en los biberones da idea de su toxicidad pero esa medida es insuficiente para proteger la salud del conjunto de los consumidores“. Y de ahí, explicaría, que diversas instituciones científicas -nacionales e internacionales- hayan firmado ya un documento de apoyo –entre ellas la World Association for Cancer Research (WACR)- y se haya empezado a recabar la adhesión de científicos españoles y extranjeros a la propuesta. Alfredo Suárez agregaría que la fundación que dirige ha puesto en circulación un vídeo divulgativo en el que se explica qué es el bisfenol A y cómo llega al organismo a fin de concienciar a la población y lograr el respaldo ciudadano.
Hasta aquí la noticia. Nosotros recordamos a nuestros lectores que venimos alertando del peligro del bisfenol A desde hace años. De hecho tres semanas después de publicar en el nº 131 el reportaje Potencial peligro de biberones, chupetes, tetinas, botellas y otros productos de uso masivo –puede leerlo en nuestra web: www.dsalud.com- la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (AESA) emitió un comunicado oficial asegurando que “no había ninguna razón para modificar las dosis máximas de bisfenol A que el organismo puede tolerar” pero luego, sin que transcurriese siquiera mes y medio de ese comunicado, la Unión Europea decidió prohibir en su seno la comercialización de todos los biberones de plástico que lo lleven “por sus posibles efectos perjudiciales para la salud de los niños” según rezaba el nuevo comunicado oficial. Decisión que tomó tras una reunión de su Comité Permanente para la Cadena Alimentaria y la Salud Animal. "Hay estudios -reconoció el Comisario de Salud y Consumo de la Unión Europea, John Dalli- que demuestran que el bisfenol A puede tener efectos negativos en el desarrollo del niño, afectar a su sistema inmune y fomentar la aparición de tumores". En suma, tuvieron que rectificar sobre la marcha dándonos de nuevo la razón aunque en una decisión indignante permitieron que se vendieran hasta junio de 2011 para no perjudicar a los fabricantes aunque pudieran seguir afectando a la salud de cientos de miles de bebés. Así lo dimos a conocer en una noticia que apareció en el nº 134 en la que añadimos que no se habían prohibido sin embargo los plásticos de policarbonato que lo contienen y utiliza la industria en muchos otros productos como chupetes, tetinas, juguetes, botellas de plástico con agua, colas y refrescos, vasos y cubiertos de plástico o envases para guardar comida así como en el revestimiento interior de las latas de conserva y las tapas de los potitos infantiles. Sin olvidar que está presente en los discos compactos, los equipos de seguridad y numerosos otros productos sanitarios.
El lector interesado en ampliar la información puede leer en nuestra web –www.dsalud.com- los artículos que con los títulos ¿Podrá la industria química seguir contaminándonos impunemente?, El enorme peligro de algunos envases de plástico e Injustificable intoxicación masiva de los niños publicamos en los números 63, 112 y 136 respectivamente –además del ya citado Potencial peligro de biberones, chupetes, tetinas, botellas y otros productos de uso masivo del nº 131- así como las noticias que sobre el tema aparecieron en los números 50, 109 y 130.

 

¡Ahora dicen que para adelgazar hay que comer antes de las 15.00 horas!

Un equipo de la Universidad de Murcia acaba de publicar en International Journal of Obesity un estudio con 420 personas de ambos sexos (50%/50%) que intentaban adelgazar llegando a la conclusión de que si se come antes de las 3 de la tarde –15:00 hora española- se logra una pérdida de peso más significativa. Según los “investigadores” –entre quienes estaban la catedrática de Fisiología Marta Garaulet y el doctor José María Ordovás- quienes almorzaron antes de las 3 lograron reducir su peso un 12% –de media- frente al 8% de quienes comieron más tarde; lo que supuso una diferencia de unos cuatro kilos. Según aseguran todos los participantes comían lo mismo, hacían el mismo ejercicio y dormían las mismas horas. Asimismo analizaron algunos de los genes que se han relacionado con la obesidad y el funcionamiento de nuestro reloj interno constatándose que entre quienes suelen comer más tarde es más frecuente tener el alelo menor del 'gen clock' implicado en la activación del ritmo circadiano. Aclarando: "Esta variante genética ya se relacionó en un estudio previo con sujetos más vespertinos, es decir, que suelen acostarse más tarde, dormir peor y tener más tendencia a la obesidad".
Hasta aquí la noticia de un trabajo que parece inconsistente. Porque, ¿en qué quedamos? ¿Se adelgaza si se come antes de las 15:00 o se debe a que genéticamente se está más predispuesto a ello? Y si la causa es genética, ¿por qué no adelgazaron en la misma proporción todos quienes tienen ese alelo… comieran antes o después de las 3? ¿Y por qué algunos de los que no tienen ese alelo adelgazaron más solo por comer después de las 3? Es más, ¿cómo saben esos investigadores lo que realmente comieron los participantes, el ejercicio que hicieron y el tiempo que durmieron? ¿Por qué así se lo pidieron y ellos les aseguraron que les habían hecho caso o porque estaban vigilados las 24 horas del día? Porque es evidente que si quienes se comprometieron a algo no cumplieron su palabra ¡no iban a confesarlo! En fin, hay estudios que carecen del más mínimo rigor y por tanto es mejor desecharlos. Porque lo que sí está demostrado es que para adelgazar sí es conveniente cenar antes de la puesta del sol… o, sencillamente, cenar de forma frugal o no hacerlo.

 

Espermatozoides: el ejercicio aumenta su número, el sedentarismo lo reduce

Los hombres que hacen ejercicio al menos 15 horas a la semana tienen de media un 73% más de espermatozoides que los que no lo hacen o hacen poco; y los que ven televisión, videos o DVDs 20 horas a la semana la mitad de los que dedican menos tiempo. Así se afirma al menos en un estudio sobre el sedentarismo recién publicado en British Journal of Sports Medicine tras analizar la calidad del semen de 189 neoyorquinos de entre 18 y 22 años, la mayoría con peso normal de los que el 75% no fumaba; asimismo se les preguntó sobre posibles problemas de salud –incluidos los sexuales-, su dieta y su nivel de estrés. Solo que el estudio se basó ¡en encuestas! Es decir, se les preguntó cuánto ejercicio hicieron a la semana -y con qué intensidad- en los últimos tres meses y cuánto tiempo dedicaron a ver la tele, videos o DVDs; y lo mismo pasó sobre los demás parámetros luego cabe dudar de la veracidad de los datos. No obstante las diferencias son esta ocasión tan notables que los resultados merecen tenerse en cuenta.

 

Principios activos del té verde y el vino tinto, útiles para prevenir el alzheimer

El extracto purificado de epigalocatequina galato –presente en el té verde- y resveratrol –presente en las uvas y el vino tinto- ayuda a evitar el alzheimer. Así lo indica al menos un nuevo trabajo de la Universidad de Leeds (Reino Unido) coordinado por el profesor de la Facultad de Biología Nigel Hooper que acaba de publicarse en Journal of Biological Chemistry según el cual ello impide el daño neuronal. "Es erróneo creer que el alzheimer es causa natural del envejecimiento –afirma Nigel Hooper-; se trata de una enfermedad que puede curarse”. Explicando luego: “Hemos demostrado por primera vez que la producción de proteínas beta-amiloide se desencadena -en un círculo vicioso mortal- cuando las mismas se adhieren a priones”; añadiendo luego que si ambas sustancias se agregan –al menos in vitro- las neuronas quedan protegidas porque se impide esa unión. De hecho lo constataron in vitro con tejido neuronal -animal y humano- comprobando que el extracto impedía que las neuronas sanas resultaran dañadas. “Supimos que era así –diría- porque la forma de las proteínas se distorsionaba y no podían enlazarse con los priones”.

 

El zinc ayuda a combatir las infecciones

El zinc permite que el sistema inmune ejerza su labor de forma controlada y que la inflamación que se produce en caso de infección no sea excesiva y peligrosa; especialmente en caso de septicemia. Así acaba de constatarlo un equipo de investigadores de la Universidad del Estado de Ohio (Estados Unidos) coordinado por el profesor de Farmacia y Medicina Interna Daren Knoell en un trabajo recientemente publicado en Cell Reports. El sistema inmune no funciona adecuadamente en ausencia de zinc”, afirmaría.
Tal es la noticia que ha sido tan ampliamente difundida como malinterpretada. Nosotros debemos agregar que en realidad el zinc está relacionado con multitud de procesos metabólicos importantes. De hecho es necesaria para la síntesis de ADN, esencial para la síntesis de proteínas, importante para el equilibrio ácido-alcalino de la sangre, ayuda a la formación de insulina, colabora en el desarrollo del esqueleto, el sistema nervioso y el cerebro, está presente en la contractibilidad de los músculos, normaliza la función de la glándula prostática, participa en el desarrollo de los órganos reproductivos, contribuye a la integridad defensiva del plasma, ayuda a disminuir los depósitos de colesterol, favorece la cicatrización de las heridas, ayuda a la digestión de los hidratos de carbono, participa en el metabolismo del fósforo y favorece la liberación de vitamina A de su almacén hepático… entre otras funciones; incluso ayuda en caso de cáncer. Favoreciendo por cierto su absorción la cisteína, aminoácido presente en la carne.
Pues bien, está demostrado que buena parte de la población sufre carencia de zinc así que sepa que las mejores fuentes de este imprescindible mineral son la levadura de cerveza, las ostras, las pipas de calabaza, los huevos, la mostaza molida, el germen de trigo y la carne. Y recuerde que si decide ingerirlo como suplemento son sustancias sinérgicas que deberían ir en el suplemento las vitaminas Ay B6, el calcio, el magnesio, el fósforo, el cobre y la cisteína.
En todo caso si desea más información lea en nuestra web –www.dsalud.com- el reportaje que le dedicamos en el nº 89 con el título El zinc, imprescindible para la vida en el que se explica que además de intervenir en más de 300 reacciones enzimáticas y colaborar en la producción de hormonas y en la división celular es eficaz contra 40 virus distintos.

 

Cada vez más niños sufren la llamada “enfermedad inflamatoria intestinal”

Entre 1996 y 2009 se ha triplicado el número de menores de 18 años que sufre la llamada Enfermedad inflamatoria intestinal –nombre que se emplea para referirse a una serie de problemas que afectan predominantemente al intestino y producen una inflamación crónica que no tiende a la curación (como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa)- según denunció el Dr. Fernando Gomollón -presidente del Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (GETECCU)- durante la reunión de Join the Fight Against IBD recientemente celebrada en Viena (Austria). "La incidencia ha aumentado de 0,97 a 2,8 casos nuevos por cada 100.000 habitantes” explicaría en ella añadiendo que “la media de edad en el momento del diagnóstico es de 12,3 años". Los datos pertenecen al trabajo Spanish Pediatric IBD Retrospective study of Incidence Trends (SPIRIT) que coordinado por el Dr. Javier Martín de Carpi se realizó en España analizando a 2.107 pacientes menores de 18 años con esa enfermedad.
Hasta aquí la noticia. Lo que en esa reunión no se ha analizado sin embargo -cuando es lo que importa- es por qué se producen esas patologías –los “expertos” alegan como excusa que “se desconoce la causa”- y cómo prevenirlas cuando es algo de lo que en la revista nos hemos ocupado en numerosos artículos; las patologías agrupadas en la llamada Enfermedad inflamatoria intestinal tienen en la inmensa mayoría alguna –o algunas- de estas causas: el deterioro de la flora intestinal, la hipermeabilidad de los intestinos, el estreñimiento crónico, alguna úlcera, un déficit nutricional o la presencia de parásitos o microbios patógenos. Lo que puede deberse a una contaminación alimentaria –incluyendo el agua y los alimentos genéticamente modificados- o a la ingesta de sustancias tóxicas: fármacos, pesticidas, aditivos alimentarios, metales pesados…

 

¿Una vacuna inhalada contra el cáncer?

Un equipo del Instituto de Investigación Inserm de París (Francia) coordinado por el español Federico Sandoval -quien trabaja en el Hospital Georges Pompidou- afirma haber desarrollado una “vacuna” que aumenta las defensas y es “útil en cáncer” -al menos en ratones con tumores de pulmón, cuellos y cabeza- que ¡se inhala! El trabajo -se acaba de publicar en Science Traslational Medicine- demuestra que por esa vía el tamaño de los tumores se reduce más y los ratones que inhalan la sustancia en lugar de recibirla inyectada viven algo más de tiempo… solo que todos terminan muriendo. Los investigadores alegan que no constataron “efectos secundarios destacables” aunque el propio Sandoval admitiría que al inhalarla "existe riesgo de toxicidad a nivel del sistema nervioso central".
Se trata, en suma, de una de esas incorrectamente llamadas “vacunas terapéuticas contra el cáncer” que lo que buscan es simplemente estimular la actividad de los linfocitos T CD8+ para que éstos destruyan las células tumorales. Y aunque se ha presentado de nuevo por algunos de los acríticos grandes medios de comunicación como “un importante avance en la curación del cáncer” lo cierto es que tales anuncios se hacen cada año treinta o cuarenta veces y desde hace décadas… pero todo sigue igual: hoy muere por cáncer la misma proporción de gente que hace 40 años. Luego los oncólogos mienten; y ahí están los datos históricos de morbilidad hospitalaria del Instituto Nacional de Estadística (INE) para corroborarlo.

 

La OMS y PNUMA optan por aplazar la inmediata retirada de los disruptores endocrinos

Que los disruptores endocrinos –sustancias químicas que alteran el normal funcionamiento del organismo- son peligrosos para la salud se sabe desde hace ¡décadas! Hay multitud de trabajos científicos que lo han demostrado. De hecho en la revista hemos publicado varios artículos dedicados al tema, entre ellos los dos titulados ¡Estamos todos altamente contaminados! que aparecieron en los números 58 y 59, el que con el título ¿Podrá la industria química seguir contaminándonos impunemente? se publicó en el nº 64 y el de El agua está contaminada por todo tipo de fármacos que salió en el nº 125.
Pues bien, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) –así lo explicaría Achim Steiner, Subsecretario General de este organismo- han decidido “alertar” de su peligro y pedir con "urgencia" una “investigación más completa” sobre cómo esas sustancias químicas pueden alterar el sistema hormonal y afectar al medioambiente. Y eso que el informe presentado es el más completo hecho hasta la fecha y reconoce ya que esos productos químicos pueden, entre otras cosas, aumentar el riesgo de padecer cáncer –sobre todo de mama, próstata y tiroides- y provocar alteraciones en el sistema nervioso de los niños. De ahí que la Dra. María Neira, directora de la OMS para la Salud Pública y Medio Ambiente, haya aseverado por su parte que "se necesita urgentemente más investigación para obtener una imagen más completa de los efectos sobre la salud y el medio ambiente de los disruptores endocrinos".
En otras palabras, tanto Achim Steiner como María Neira intentan alargar todo lo posible el proceso con la excusa de que hace falta investigar más a fin de tener un panorama completo. Es decir, es “urgente” dedicarse a hacer durante muchos años más investigaciones que avalen lo ya demostrado. De esa forma ambos organismos aparentarán estar “preocupados” y “ocupados” dando más años de tiempo a la todopoderosa industria química para que nos siga envenenando con impunidad. Porque ambos organismos reconocen el peligro de los disruptores endocrinos pero en lugar de exigir su prohibición inmediata aplicando el Principio de Precaución -lo que legalmente es posible y se justifica- han optado por proponer más investigaciones; en otras palabras, han optado por proteger a la industria en lugar de proteger a los ciudadanos.

 

El condroitín sulfato, eficaz y seguro en artrosis 

El condroitín sulfato -o sulfato de condroitina- es eficaz en la artrosis al actuar sobre las tres estructuras articulares principalmente afectadas: el cartílago, la membrana sinovial y el hueso subcondral. Y sin efectos secundarios. Así lo corrobora un nuevo estudio coordinado por Marc Hochberg en la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland en Washington (EEUU) que acaba de publicarse en Current Medical Research and Opinion. Según este trabajo es antiinflamatorio y anticatabólico y no sólo reduce el dolor sino que mejora la capacidad funcional de manos, rodillas y cadera.
Hablamos de un glucosaminoglucano sulfatado que se halla presente de forma natural en la mayoría de los tejidos siendo responsable de la elasticidad y resistencia de los conectivos: cartílago, piel, vasos sanguíneos, ligamentos y tendones. Lo singular es que en gran parte de Europa está aprobado como fármaco para la artrosis –está incluido en el grupo M01AX de “Otros antiinflamatorios y antirreumáticos no esteroideos”- cuando en Estados Unidos se vende como mero suplemento nutricional; a fin de cuentas se extrae de cartílagos de animales -bovino, porcino y marino-, mayoritariamente de la tráquea bovina donde su pureza es del 95%.
Hace ahora año y medio nos hicimos eco por cierto de un trabajo –la noticia se publicó en el nº 140- según el cual su ingesta durante 6-12 meses detiene incluso la degeneración artrósica de la rodilla. Así lo constataría un grupo de investigadores canadienses dirigido por Jean-Pierre Pelletier -director de la Unidad de Investigación en Artrosis de la Universidad de Montreal(Canadá)- cuyo trabajo acababa de publicarse en Annals of the Rheumatic Diseases. Asegurándose en él que los pacientes mostraron una reducción significativa de la pérdida de volumen del cartílago articular y una reducción significativa de las lesiones del hueso subcondral.

 

¿Por qué se consiente que el diclofenaco se siga vendiendo?

Año y medio después de que Patricia McGettigan y David Henry publicaran en En PloS Medicine una revisión sobre el riesgo de accidentes cardiovasculares que se deriva del consumo de antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) y constataran que el diclofenaco -antiinflamatorio que puede adquirirse sin receta en nuestro país- es casi igual de peligroso que el Vioxx -que tuvo que retirarse del mercado en 2004 tras calcularse que su ingesta había provocado más de 60.000 muertos sólo en Estados Unidos- las autoridades sanitarias siguen sin hacer nada. Y eso que aquel estudio –publicado en septiembre de 2011 con el título Riesgo Cardiovascular con fármacos antiinflamatorios no esteroideos: revisión sistemática de estudios poblacionales observacionales controlados- indicaba que si el riesgo de posibles efectos cardiovasculares indeseados a dosis bajas en el caso del rofecoxib (Vioxx) era de un 45% en el del diclofenaco era del 40%. Es decir, muy similar. El estudio añadía que el naproxeno y el ibuprofeno presentan en cambio un menor riesgo cardiovascular aunque en el caso del ibuprofeno recomendaba que se incluyesen nuevas advertencias para impedir que los pacientes con alto riesgo de enfermedad cardiovascular tomasen una dosis superior a la máxima recomendada para su uso sin receta (1.200 mg/día). Los autores agregarían que habría asimismo que investigar mejor el etoricoxib porque los datos existentes son limitados.
Lo lamentable es que ya en octubre de 2006 –lea en nuestra web (www.dsalud.com) la noticia que sobre ello apareció en el nº 87- se publicaron dos revisiones de los principales trabajos hechos sobre los antiinflamatorios no esteroideos (AINES) –nada menos que 137- en el Journal of the American Medical Association (JAMA) dejando claro que lo que primó en todos ellos fue ¡la desinformación! De hecho en ellas quedó claro por ejemplo que el riesgo de hemorragia gastrointestinal es alto en los casos de la aspirina, el ibuprofeno y el naproxeno. Además en una de las revisiones -firmada por dos expertos australianos- ya se había llegado a la conclusión de que no sólo el rofecoxib (Vioxx) aumenta el riesgo cardiovascular sino también el diclofenaco (que se comercializa como Voltaren, Voltaren-XR y Cataflam) y la indometacina (comercializada como Indocin). En cuanto al diclofenaco descubrieron que incrementa también el riesgo de infartos un 40% y la indometacina (Indocin) un 30%. Los datos sobre otro antiinflamatorio, el meloxicam (que se comercializa como Movalis, Parocim, Uticox y Mobic) no les permitió obtener conclusiones definitivas aunque también detectaron riesgos coronarios.
Y claro, uno se pregunta: ¿son absolutamente memos –o corruptos- nuestros representantes en el Ministerio de Sanidad? Invitamos al lector a entrar en nuestra web –www.dsalud.com- y leer la numerosa información que hemos publicado sobre los antiinflamatorios, en especial la aparecida en el nº 80 con el título Antiinflamatorios: uno de los negocios más rentables... y vergonzosos.

 

Relacionan el asma infantil con el bisfenol A

Un equipo de científicos del Centro Infantil de Salud Ambiental de la Escuela Mailman de Salud Pública de la Universidad de Columbia (Nueva York, EEUU) ha llegado a la conclusión de que el bisfenol A -ampliamente usado en chupetes, tetinas, juguetes, botellas de plástico de agua, colas y refrescos, vasos y cubiertos de plástico y envases para guardar comida así como en el revestimiento interior de las latas de conserva y las tapas de los potitos infantiles además de estar presente en discos compactos, equipos de seguridad y numerosos productos sanitarios- puede provocar asma en los niños. Así lo acaban de hacer público en un artículo aparecido en Journal of Allergy & Clinical Immunology sobre el que uno de los autores del trabajo, Kathleen Donohue, declararía: "La prevalencia del asma ha aumentado dramáticamente en los últimos 30 años lo que sugiere que algunas exposiciones ambientales aún no descubiertas pueden estar implicadas. Pues bien, nuestro estudio indica que una de ellas puede ser el bisfenol A". Investigaciones anteriores ya demostraron que el bisfenol A puede provocar disfunción sexual, mayor riesgo de desarrollar diabetes y defectos cromosómicos. ¡Y sigue siendo legal!
 



© 2016 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43. e-mail: mk3@dsalud.com
Todos los textos que aparecen en esta web están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y por escrito del editor.

   
Usuario
Contraseña
DSALUD | INICIAR SESIÓN

DSALUD | SUSCRÍBASE
DSALUD LIBROS
FUNDACIÓN PARA LA SALUD GEOAMBIENTAL
LAMBERTS ESPAÑOLA
100 % NATURAL
NATURSANIX
CRYSTAL MIND
SLACKSTONE II
SM
NUTERGIA
SILICIUM
NATURAL POWER TECH
SUN CHLORELLA
RENOVEN
EURO ESPES
DETECTIVES PRIVADOS INDICIOS
CABEZA FERRER