REPORTAJES DSALUD NOTICIAS DSALUD
   
    

 
     CARTAS AL DIRECTOR
NÚMERO 05 / AGOSTO / 1990

151-180


NÚMERO 180. MARZO 2015.

Hola. Leyendo la revista he visto que el Dr. Santiago de la Rosa sugiere un medicamento homeopático para casos de tendinitis, el Solanum Compositum, que según explica da muy buenos resultados, sobre todo a nivel del hombro, pero solo se consigue en Francia ya que aquí lo retiraron. Y en otro momento dijeron ustedes que en su composición está el Solanum malacoxylon y otros medicamentos homeopáticos que por lo que he comprobado son los mismos componentes que lleva el Traumeel aunque varían algunas diluciones. Pues bien, mi pregunta es si el Solanum malacoxylon junto con el Traumeel puede dar los mismos resultados para una tendinitis crónica de tendones peroneos que llevo padeciendo desde hace casi dos años por sobrecargar tanto un pie y forzarlo. Tengo además otra tendinitis y se me ha formado un espolón y una fascitis plantar. Y otra desde que hace muchos años me lesioné el hombro que si bien en su día me curé de vez en cuando me da la lata. En todo caso lo que más me preocupa son los pies. Estoy desesperada y ya no sé qué tomar pues he probado casi de todo: masajes, medicina convencional... Cuando más me duele es cuando ando; me da unos dolores punzantes. Estoy probando con Solanum malacoxylon a la 5CH (5 gránulos 2 veces al día) y Traumeel (3 veces al día) pero quisiera saber si estoy haciendo lo correcto o debo tomar algo más y durante cuánto tiempo. He leído también que el Ledum palustre actúa a nivel de tobillo y pie para este problema y el Causticum para la rigidez y la contractura del tendón, lo mismo que el Guaiacum. Les agradecería muchísimo si me pudieran orientar. En espera de sus noticias se despide cordialmente.

Mª Pilar D.

Vamos a ver, Pilar: los fármacos no curan nada, sean alopáticos, fitoterápicos, dietéticos u homeopáticos, salvo que se trate de una patología causada por un déficit nutricional lo que, desde luego, no parece ser su caso. Solo ayudan aliviando los síntomas y por tanto no va a resolver el problema ingiriéndolos. Hace ya 30 años Philippe Souchard demostró que problemas aparentemente inconexos como las contracturas, la inversión de curvaturas vertebrales, la cifosis, la escoliosis, la artrosis, la tendinitis, las hernias discales, el genu valgo o varo, los pies cavos o planos y ciertos vértigos o cefaleas tienen a menudo un denominador común: la rigidez de los músculos estáticos. No teniendo sentido según él atribuir pues las llamadas enfermedades reumáticas a la debilidad muscular cuando normalmente sucede todo lo contrario, que es el exceso de fuerza y rigidez de los músculos estáticos lo que da lugar a las mismas. Siendo a menudo el ejercicio periódico, continuado e intenso el responsable de la rigidez de los músculos estáticos del cuerpo y ello, a su vez, causa de buena parte de las enfermedades reumáticas que por tanto deberían tratarse mediante estiramientos suaves de los músculos pero de forma global. Así que le sugerimos que busque a alguien especializado en Reeducación Postural Global, terapia de la que hablamos en el nº 49 en un artículo titulado Reeducación Postural Global: tratamiento muy eficaz en las enfermedades reumáticas en el que lo dio a conocer la Dra. Montserrat Palacín, miembro de nuestro Consejo Asesor que pasa consulta en Barcelona (93 487 73 86). Pero, ante todo, ¡desintoxíquese! Porque ya hemos explicado que es la alimentación "moderna" lo que más contribuye a deteriorar la permeabilidad de la mucosa intestinal que luego, en función de la estructura de las moléculas procedentes del intestino, los mecanismos con los que éstas obstaculizan el funcionamiento de la célula, el tipo de enzimas afectadas y las distintas reacciones que generan, es lo que lleva a que se produzca una u otra patología. Lo explica ampliamente el Dr. Jan Seignalet en su conocida obra La Alimentación, la 3ª Medicina que le sugerimos lea o, en su defecto, entre en nuestra web –www.dsalud.com- y revise los artículos que con los títulos ¿Es el ensuciamiento celular la causa de muchos cánceres? y El Régimen Ancestral del Dr. Jan Seignalet aparecieron en los números 78 y 79 respectivamente. Y es que, dicho en pocas palabras, el ensuciamiento celular es la principal causa de la mayoría de las llamadas enfermedades autoinmunes y reumáticas -poliartritis reumatoide, espondilitis anquilosante, enfermedad de Gougerot-Sjögren, lupus eritematoso, esclerodermia, esclerosis múltiple, enfermedad celiaca, miastenia y enfermedad de Basedow-, de las patologías por ensuciamiento -fibromialgia primitiva, tendinitis, artrosis, osteoporosis, gota, cefaleas, depresión nerviosa endógena, esquizofrenia, migrañas, parkinson, alzheimer, diabetes tipo 2, hipoglucemia, hipercolesterolemia, espasmofilia, arterioesclerosis, dispepsia, litiasis biliar, pancreatitis agudas, hemopatías no malignas, leucemias y algunos cánceres- y de las patologías de eliminación -acné, psoriasis, eccemas, queratodermia, ictiosis, colitis, enfermedad de Cröhn, colopatía funcional, bronquitis crónica, asma, otitis, anginas, sinusitis, rinitis alérgica, infecciones repetitivas, la enfermedad de Behçet, conjuntivitis alérgica y aftas-. Y mientras se desintoxica le sugerimos que paralelamente alimente sus tejidos y músculos ingiriendo durante una temporada silicio orgánico, colágeno hidrolizado, vitamina C –entre tres y cinco gramos diarios-, un buen complejo de aminoácidos que incluya al menos lisina, prolina, arginina, carnitina, cisteína y taurina, uno de minerales –con al menos magnesio, cobre, potasio y calcio-, coenzima Q-10, bioflavonoides y un complejo de vitaminas A, B, D, E y H. Siempre de origen natural, no sintético.
 



Sr. Director: ante todo permítame felicitarles por el trabajo que hacen en favor de la salud. Verá, hace meses que eliminé de mi dieta el azúcar, los hidratos de carbono refinados, la leche pasteurizada y la bollería industrial. Y mi pregunta es referente a los lácteos. Yo los ingiero crudos: leche cruda procedente de vacas ecológicas alimentadas con pasto, kéfir de leche cruda y mantequilla cruda. Me lo recomendó mi naturópata. Luego llegó a mis manos un libro del doctor Joseph Mercola -más conocido como "Dr. Mercola" cuya página web es la nº 1 mundial en salud natural- y éste es un defensor a ultranza de los lácteos crudos ecológicos procedentes de vacas alimentadas con pasto y cuyas condiciones de salud son optimas. Dice que la leche cruda está llena de enzimas y proteínas que la ayudan a ser más digerible. ¿Conocen ustedes sus afirmaciones? Asegura que él toma a diario mantequilla y leche cruda y está en perfecto estado de salud porque tomadas moderadamente protege de las enfermedades cardiovasculares gracias a su contenido en acido linoleico conjugado (CLA). De hecho da cabida en su web a casos de personas que se han salvado del cáncer y otras enfermedades gracias a los lácteos crudos ecológicos. Sin embargo ustedes "demonizan" los lácteos. Mi pregunta es pues si la leche y mantequillas ecológicas crudas son buenas para la salud. ¿Son al menos más recomendables que la leche pasteurizada? Un saludo

Miguel Jurado Mora

Si el Dr. Mercola afirma eso nosotros no coincidimos con él. Punto. Los posibles beneficios de los lácteos no compensan los problemas de salud que pueden causar. Crudos o tratados. La leche cruda -por muy ecológica que sea- no debe consumirse jamás; debe someterse antes a termización, pasteurización, ultrapasteurización o esterilización. Y eso en caso de que alguien se empeñe en ingerirla lo que nosotros desaconsejamos abiertamente. Lea en nuestra web -www.dsalud.com- el reportaje que al respecto apareció en el nº 84 con el título ¿Es la leche animal adecuada para el consumo humano? porque su contenido es lo suficientemente explícito. En él explicamos de forma amplia que el consumo de lácteos se ha asociado ya -entre otras patologías- al estreñimiento, las úlceras pépticas, el sangrado gastrointestinal, el síndrome de mala absorción, las fístulas y fisuras anales, la acidosis láctica severa, la colitis ulcerosa, la Enfermedad de Crohn, la diabetes tipo I, la anemia ferropénica, la artritis reumatoidea, la osteoartritis, el asma, el autismo, las cataratas, las patologías coronarias, la esclerosis múltiple, los linfomas, la incontinencia urinaria, la migraña, las infecciones de oídos y garganta, la sinusitis, distintas reacciones alérgicas, la fatiga crónica, los trastornos del sueño, el aumento del riesgo de preeclampsia en mujeres sensibles, la dificultad de aprendizaje en niños y algunos casos de infertilidad femenina así como a cánceres de estómago, mama, ovarios, páncreas, próstata, pulmón y testículos además de a los linfomas. Es más, el conocido doctor T. Colin Campbell llega a afirmar que "la caseína de la leche es el carcinógeno más potente que existe". Pero como vemos por su carta que lo dicho no es suficiente vamos a incidir en ello en próximos reportajes.
 



Estimado Sr. Campoy: descubrí su revista en televisión hace unos años durante un programa de Fernando Sánchez Dragó, me suscribí y desde entonces la espero con verdadero interés. Y empiezo diciéndole que tengo verdadero pánico a que mi carta no sea seleccionada. Verá, cuando a mi hija le detectaron cáncer en el pecho izquierdo hace varios años no nos dijo nada ni a mí ni a su madre. Hacía ya vida independiente conviviendo con su pareja y teniendo pues los problemas propios de toda relación lo mismo que en el trabajo (en una cadena de montaje) y como por entonces me interesé por esa enfermedad y había leído La biopatía del cáncer de Wilhelm Reich pensé que quizás mi hija necesitase una terapia que acabase con sus agobios. Estuvo pues haciendo terapia reichiana y luego Eutonía -la disciplina corporal interdisciplinar creada por Gerda Alexander- pero al final los médicos le sugirieron quitarse los dos pechos, algo a lo que yo me opuse aunque finalmente le quitaron el izquierdo. Entonces me puse en contacto con el doctor Manuel Redón, trainer en Medicina Orgonómica, le expliqué el caso de mi hija y nos envió a los doctores Mª Jesús Clavera Ortíz y F. Javier Martínez Ruíz, expertos en Medicina Psicosomática y Medicina Natural que pasan consulta en Rivas (Madrid). Esto fue hace 12 años pero seguimos en ello. Las recomendaciones que ambos médicos le hicieron fueron las mismas que usted da en la revista y en La Dieta Definitiva. Así que empezó con un tratamiento de limpieza del organismo para eliminar tóxicos -incluidos los de la quimio- mejorando pronto su aspecto y aumentando sus defensas. De hecho en el hospital, al ver las analíticas, se quedaron asombrados... pero es que no les dijimos que seguía un tratamiento alternativo. Y hasta el momento no ha tenido recidivas. Bueno, tuvo una torsión de ovario hace 6 años y se lo quitaron. El caso es que nos hicieron entonces a su madre y a mí unas pruebas de genética y recomendaron a mi hija operarse del pecho derecho –para mí claro "efecto Angelina Jolie"- y tanto ella como su madre estuvieron de acuerdo. Y es que es difícil luchar contra lo establecido. El sistema acaba siempre ganando. De hecho a mí me quitaron la próstata y luego no dio nada; ni en anatomía patológica. Y la vesícula... y tampoco. Estuve ingresado con un dolor insoportable que achacaban al corazón pero el mismo día del alta volví a ingresar y resultó que era una colelitiasis. Así que medicación por un tubo y todo tipo de pruebas: rayos, escáneres, resonancias magnéticas... Una verdadera odisea. De hecho me acordaba de lo que dicen ustedes en la revista y me preguntaba si realmente era necesaria tanta prueba y radiación pero no tenía alternativa. En fin, el caso es que me han encontrado una deleción -les adjunto el informe de Genética- y quisiera saber si puedo habérsela transmitido a mi hija y haber sido eso la causa de su cáncer.

Juan A. Fernán
Valverde de Alcalá (Madrid)

Ante todo debemos decirle que lamentamos sinceramente que el más de centenar de artículos que hemos publicado sobre el cáncer no haya sido suficiente para que no se dejasen arrastrar ustedes por el sistema. En cuanto a su pregunta le diremos que en Genética se llama deleción a la pérdida de un fragmento de ADN en un cromosoma lo que puede deberse a una rotura del mismo o a pérdida del segmento acéntrico si bien en ocasiones pueden ser el resultado de un entrecruzamiento desigual entre cromosomas homólogos o cromátidas hermanas. ¿Y puede haberle transmitido la deleción a su hija? Pues eso puede saberlo ella fácilmente porque se detecta con relativa facilidad mediante la llamada Técnica de Southern. Si quiere saberlo debe someterse a la prueba. Dicho esto reiteramos lo que tantas veces hemos dicho: la genética predispone, no determina. Por tanto que le digan que es usted "portador de gran reordenamiento (delección de exones E1-E2) en el gen BRCA1que se ha asociado en mujeres de su familia con cáncer de mama prematuro agregado a cáncer de ovario" añadiendo que "al tratarse de varón puede existir un riesgo incrementado para el desarrollo del tumor prostático" no implica nada. Lo que normalmente es vital es la epigenética -el entorno- y no la genética. Y usted, por ejemplo, se fuma 30 cigarrillos al día según el informe clínico que nos adjunta pero no dice nada de ello en su carta. Y se insinúa en él que toma algo de fruta pero pocos vegetales. Igualmente se dice que padece o ha padecido usted hipertensión arterial, probable EPOC con nódulo pulmonar, hipertrofia prostática con episodios de infección urinaria y retención aguda de orina, colelitiasis, pancreatitis aguda recidivante de probable origen biliar, lumbociática... Es más, se explica que usted trabaja en un depósito de residuos químicos. Y nos pide ayuda obviando toda esa información. Mire, lo contamos porque ha pedido firmar con pseudónimo y el anonimato de su identidad está garantizado pero no es posible tratar una enfermedad -la que sea-, hay que tratar al enfermo. Y si éste no cuenta más que parte de su estado vital es imposible ayudarle. Lo que usted y su hija han necesitado siempre es un tratamiento integral. Si así lo hubiesen hecho usted no hubiera tenido un problema de salud tras otro y quizás su hija no estuviese en la actual disyuntiva. Tomen pues nota por favor y reaccionen.
 



Hola amigos: muchas gracias por vuestra revista. Realmente es un "regalo". Quisiera solicitar información sobre la alopecia. ¿Hay realmente algún remedio? ¿Se puede revertir el proceso y recuperar cabello? Mi hijo de 23 años sufre una alopecia prematura que yo asocio con el estrés. Está tan obsesionado que no piensa en otra cosa y cuantas más vueltas le da más se le cae el pelo. Ha utilizado ya varios productos y tratamientos pero lo único que ha conseguido es perder el dinero y la esperanza. Su padre también es calvo pero yo me niego a darme por vencida y a asumir sin más que es genético y no tiene solución. En vuestra revista he visto anunciado un producto llamado Alopel -de Laboratorios Catalysis- pero no sé si servirá. En fin, ya sé que no tenéis un consultorio propiamente dicho pero os agradecería mucho una respuesta.

Mª Jesús Castillo

La respuesta a su pregunta la dimos ya en una carta que apareció en el º 160 y no vamos a repetir dada su extensión. Entre pues en nuestra web -www.dsalud.com-, pinche en la sección de Cartas al Director y léala. En cuanto al producto que menciona revitaliza el cabello ayudando a frenar su caída a la vez que estimula el crecimiento de nuevo pelo pero no creemos que resuelva sin más un caso de alopecia.
 



Sr. Director: un cardiólogo al que consulté hace poco me aseguró que la ingesta de agua es absolutamente necesaria para una buena salud -entre 2 y 3 litros diarios al menos- agregando que ingerirla en ciertos momentos maximiza su eficacia. Según me explicó ingerir dos vasos nada más levantarse ayuda a activar los órganos internos, uno media hora antes de cada comida a hacer la digestión, otro antes de bañarse a reducir la presión sanguínea y uno antes de acostarse a evitar los calambres nocturnos en las piernas, los infartos y los derrames cerebrales. Y cuando le dije que yo no bebía agua antes de acostarme para no tener que levantarme de noche a orinar me respondió que eso solo pasa porque retengo líquido y las piernas se me hinchan al acumularse agua en la parte inferior del cuerpo por estar de pie pero que al tumbarme y quedar éstas al mismo nivel de los riñones el organismo puede expulsarla con más facilidad. Me ha parecido de una lógica aplastante y nunca se lo había oído decir a ningún otro cardiólogo por lo que me he permitido contárselo a ustedes a fin de que otros lectores lo sepan. Y gracias por tan valiente y esclarecedora revista.

Pilar Gómez
(Madrid)

Le agradecemos sinceramente que comparta con nosotros la recomendación. Añadiremos solo que la mejor manera de evitar la retención de líquidos es caminar a diario al menos 40 o 50 minutos. Es vital para la salud.
 



Sr. Director: hace unas semanas adquirí en un herbolario Renovén -nombre actual del antiguo Bio-Bac- para dárselo a mi padre porque su salud se estaba deteriorando rápidamente -tiene 92 años- y empezaba a tener problemas de equilibrio y movilidad. Sé que a su edad es normal y así nos lo dijo el médico que le atendió que aun así le hizo una analítica completa y pronto quedó claro que tenía déficits vitamínicos y minerales -especialmente de hierro-, que el número de glóbulos rojos y blancos era mucho menor del debido y, en suma, que empezaba a no asimilar lo que comía (bien y de todo aunque no en mucha cantidad). El caso es que nos preguntamos qué darle y el médico nos sugirió unos complementos pero nosotros optamos por algo más simple: ensaladas, aguacate, papaya, frutos secos y salsa de tomate frita con la carne a diario además de gelatina como postre. Y para elevar sus defensas el Renovén porque aunque habíamos leído que era sobre todo para subirlas en cáncer y otras patologías que afortunadamente no padece nos pareció oportuno. Pues bien, en solo tres meses el cambio ha sido brutal. No se ha hecho ninguna analítica pero poca falta hace porque ha recuperado la energía, apenas se encuentra cansado hasta la noche, ya no se queda dormido en cuanto se sienta ante la tele, come más, su equilibrio ha mejorado notablemente y le apetece salir a pasear porque ya no se marea. Estamos realmente sorprendidos y tan contentos que nos ha parecido que lo menos que podemos hacer es explicárselo a través de ustedes a quienes tengan un problema similar con algún pariente. Es cierto que no es un producto barato pero a nosotros nos lo ha parecido dados los resultados. Afectuosamente,

Carlos Pizarro
(Cáceres)

Publicamos el contenido de su email que a nuestro juicio no requiere comentario alguno. Gracias simplemente por enviárnosla.  
 


 


NÚMERO 179. FEBRERO 2015.

Apreciado Sr. Director: permítame felicitarle efusivamente por su impagable labor de investigación y divulgación así como por su esfuerzo, valentía y honestidad; y le ruego haga extensiva mi admiración y enhorabuena a todo su equipo y colaboradores. Bien, quería comentarles que hace unos meses atendí en Teruel a una mujer de unos 70 años a la que le habían salido en poco tiempo algunas pecas y manchas en escote, cara y cuero cabelludo -las típicas de la edad- y había acudido por ello a un hospital en el que inmediatamente le extirparon varias diciéndole que en breve tendrían los resultados del estudio pero adelantándole que aquello tenía "mala pinta" y debía estar preparada por si había que extirpar todas y recibir algún tipo de "tratamiento fuerte" más específico. Alarmada y asustada la mujer se marchó para relajarse a su apartamento de la playa -era verano aún- adoptando por consejo de su médico muchas precauciones con el sol; entre ellas la de untarse con una crema solar con factor de protección 100 por todo el cuerpo, especialmente en cara, cuello y escote. E hizo eso cuando cualquier persona medianamente informada sabe que muchos de esos productos solares están repletos de tóxicos mutagénicos y disruptores endocrinos además de otros productos químicos igualmente tóxicos. En fin, el caso es que a partir de ese momento empezaron a salirle muchas más manchas y pecas y, finalmente, unos bultos sospechosos en ambos pechos, la frente, el vértice de la cabeza y una sien. Asustada aún más que antes pidió hora rápidamente en el hospital pero todos los médicos con experiencia -salvo el de Urgencias que no estaba para "esas cosas menores"- se encontraban de vacaciones; incluido el suyo de confianza. Y es que ya se sabe que en España más vale no ponerse enfermo en verano porque en los hospitales -especialmente en los públicos- la inmensa mayoría de quienes atienden a los enfermos son estudiantes y recién licenciados sin experiencia. Tal fue la razón de que, en su desesperación y angustia por saber si le ocurría algo grave, me pidiera una cita con urgencia. El caso es que la testé con un dispositivo Mora Nova que detectó los tumores pero indicando que eran benignos; concretamente abscesos provocados por las toxinas inoculadas por algún insecto al picarla. Así que la traté con el aparato neutralizando las vibraciones patológicas de toda la zona afectada, resolví los bloqueos energéticos que tenía y la recomendé que se aplicara localmente cataplasmas de aloe vera y bicarbonato sódico además de tomar Apis-Homaccord -de Heel- y se bebiera 3 veces al día medio vaso de agua de mar isotónica microfiltrada junto con el zumo de medio limón. Bueno, pues a los pocos días los bultos habían desaparecido por completo y las escasas manchas que aún le quedaban continuaban en clara regresión. Y claro, me pregunto qué habría pasado si sus médicos no hubieran estado de vacaciones. ¿Le habrían extirpado los "supuestos tumores" y el resto de las pecas y manchas "sospechosas"? ¿Le habrían propuesto someterse a quimioterapia y/o radioterapia? Por otros casos similares que conozco todo indica que sí. En fin, he decidido contar este caso públicamente para que sus lectores -y muchos de los médicos que me consta les leen- tomen conciencia de que hay métodos más eficaces e inocuos que los que los protocolos imponen en los hospitales tanto a los médicos como a sus pacientes. Un abrazo

Carlos Maudos Martín
(Teruel)

Publicada queda su carta cuyo envío le agradecemos sinceramente.
 



Hola: he leído en la sección de Medicina Ortomolecular de vuestra web que la ingesta de cacao es perjudicial para la alopecia. ¿Podrías indicarme por qué motivo? ¿Y si se trata de cacao puro, crudo y sin aditivos? Un saludo y gracias.

Quique Moya

Ese consejo -entre otros- lo hizo el responsable de la sección, José Ramón Llorente, presidente de la Sociedad Española de Nutrición Ortomolecular y miembro de nuestro Consejo Asesor desde su constitución; y según él se desaconseja el consumo de todas las sustancias excitantes -incluidos el cacao, el café, el tabaco, el chocolate, etc.- porque contribuyen a provocar más estrés y a estimular las glándulas sebáceas y otros componentes del cuero cabelludo. Añadiendo que aunque algunos autores y tratamientos a base de chocolate hablen de las extraordinarias propiedades de este producto para nutrir el cabello, fortalecerlo y reducir así su caída ello se debe exclusivamente a la biotina (vitamina B8) y teobromina que contienen pero obviando que en él hay también cafeína, malidona e hipoxantinas que estimulan hormonas y neurotransmisores. Además la cantidad de biotina que se debe aportar cada día al organismo para que tenga efecto terapéutico real en los casos de alopecia es de al menos 5.000 mcg cuando en cien gramos de chocolate apenas hay 87,3 mcg. Lo que lleva a una pregunta obvia: ¿cuantos kilos diarios de chocolate habría que comer para ayudar a detener así la caída del cabello? Pues más de 57 kilos diarios...
 



Sr. Director: millones de seres humanos enfermizos -en muchos casos niños- son encuadrados en grupos de atención selectiva según sintomatologías descritas, sistematizadas y bautizadas con nombres técnicos y propios por expertos que las presentan como dolencias de causa y curación desconocidas; "maestros opinantes" que gestionan la ciencia dirigida por los financieros de las grandes industrias sanitarias marcando lo que hay que saber o no saber en todo el mundo cual semidioses capaces de desacreditar y condenar a los que no comulguen con sus hostias. Líderes coincidentes en hacer que se malgaste dinero privado, familiar y público para investigar unos males supuestamente misteriosos con los que se aterroriza a la gente de manera que sea tratada de la forma que resulte más lucrativa para unas redes comerciales que distribuyen a comisión prebendas y corrupciones, recursos de tapadera y acostumbramientos agresivos, heroicos, caros y estupefacientes que se justifican con pruebas lacerantes y promesas repetidas en un cuento de nunca acabar. Y es que cuantas más fiestas damos para luchar contra algo que asuste más asustados tenemos. El miedo facilita que la gente sea metida en rediles donde bala, gruñe y muge al margen de posiciones individualistas divergentes de pensadores que, fuera de las fortalezas, son drástica y fácilmente acallados e incluso se exponen a ser considerados como enemigos de las reses que se dicen y se creen protegidas dentro de las empalizadas en que son degolladas en paz y resignación doctrinaria impidiendo que rompan sus cadenas y salgan en estampida por encima de sus ídolos con pies de barro que las tienen entretenidas con drogas, cirugías y convalecencias puntuales, payasos, músicas celestiales y unidades de dolor. No se deja que los cuidadores y cuidados de tal manera puedan discurrir con lógica y pidan que se les den las explicaciones claras que se les ocultan por los expertos conductores del trato de sintomatologías montadas como si fueran enfermedades de verdad, de las que dicen no se conoce la causa, ni forma de prevenirlas, ni de curarlas, mientras los hunden en dependencias medicamentosas y drogas, paliativos, prácticas degenerativas, radiaciones, quimioterapias, antivirales, operaciones lesivas, punciones, biopsias, mutilaciones y trasplantes, maniobras integrativas, euforizantes, distracciones, estupefacientes, morfinismos y otros usos. Cuando parece fácil desmontarlos de sus pedestales preguntándoles: ¿de qué enfermedad es usted experto, señor experto que no sabe ni de qué lo es? ¿De qué enfermedad es usted experto, señor experto, si no sabe ni cómo se evita? ¿De qué enfermedad es usted experto, señor experto, si no sabe cómo se cura? ¿No comprende usted, señor experto, que decirse experto de lo que no se sabe nada contando con que no lo sabe nadie del entorno -o no le dejan saberlo- es una perfecta y correcta definición de caradura, y que en su caso lo es y además con los agravantes de estar causando daños catastróficos a sus congéneres? Para el buen ciudadano es arriesgado ver, oír y, sobre todo, hablar pero, claro, los "sabios" colocados en puntos clave de la comercialización sanitaria, íntimamente infiltrados en los entramados institucionales, no se molestan en dar respuestas.

Juan Prada Bécares
Abogado (Defensa del Derecho a la Vida y la Integridad)

Agradecemos sinceramente sus reflexiones que publicamos sin comentarios ya que coincidimos plenamente con sus palabras.
 



Estimado Sr. Campoy: he leído en el reportaje titulado El exceso de ácido úrico se debe también a la fructosa que publicó en la revista Juan Carlos Mirre quel la apigenina y la vitamina C son buenas para bajar el ácido úrico por lo que desde entonces he intentado hacerme con cápsulas de apigenina en farmacias y herbolarios sin éxito (con la vitamina C ningún problema). Le agradecería pues cualquier información que me ayudara a conseguirla. Le saluda atentamente,

Ángel Barreira Ferreiro
(Lugo)

La cantidad mínima de apigenina que debería tener un producto para ser terapéuticamente eficaz es de 20 a 40 miligramos y los productos que se comercializan en España la contienen en cantidades mínimas que se presentan en unos pocos cientos de microgramos cuando 20 mg son 20.000 microgramos; no valen pues. Puede sin embargo encontrarla en el extranjero; en eBay hay alguno que contiene 40 mg como Apigenina Cosomed pero puede haber más.
 



Hola. Soy lectora de la revista casi desde los inicios y llevo mucho tiempo esperando a que publiquen algún reportaje o artículo referente a la menopausia en el que se hable de algún tratamiento paliativo pues tengo 47 años y hace 5 comencé a tener sofocos de forma muy acusada. Fue entonces cuando descubrí las isoflavonas de soja y estuve tomándolas unos 3 años. Me iban bien pues conseguí que me desaparecieran los síntomas pero más tarde, buscando artículos en números anteriores, leí que ustedes en un principio las recomendaban pero posteriormente publicaron que no eran tan buenas como parecían y tenían riesgos con lo cual dejé de tomarlas y los síntomas, como era de esperar, reaparecieron. Y yo seguía esperando alguna noticia relacionada con el tema pero no aparecía nada publicado. Actualmente estoy con un doctor privado con el que contacté al leer una entrevista que le hicieron y aunque al principio mejoré ahora vuelvo a estar afectada pues sufro insomnio para lo cual estoy tomando melatonina, pasiflora etc., pero ya no me produce el efecto deseado ya que aunque consigo dormir cuatro horas no me es suficiente y el día a día se me hace muy difícil. Todo ello me produce ansiedad, cansancio y angustia. Estoy desesperada pues pasa el tiempo y sigo igual. Me siento impotente y no sé a dónde acudir ni qué hacer. En otros aspectos de mi salud su revista me ayudó mucho. En suma, quiero pedirles algún consejo y que valoren incluir algún texto al respecto pues me consta que al igual que yo muchas mujeres más padecen estos indeseables efectos que merman nuestra calidad de vida. ¡Ah! Se me olvidaba decir que sigo La Dieta Definitiva e intento mantener el pH alcalino (lo mido en la orina). Atentamente, una lectora que no puede pasar ya sin su revista.

Isabel García
(Asturias)

Los dos principales problemas que causa el cese de la producción de estrógenos en la mujer es la pérdida de calcio -lo que aumenta la posibilidad de padecer osteoporosis- y la capacidad del hígado para transformar las grasas -lo que puede provocar obesidad, celulitis y problemas cardiovasculares- por lo que ante todo se debe cuidar la alimentación llevando una dieta equilibrada lo más variada posible a fin de incluir los oligoelementos y sustancias básicas necesarias para el correcto funcionamiento del organismo; como La Dieta Definitiva que ya sigue usted. Dicho esto agregaremos que las isoflavonas de soja son totalmente desaconsejables por las razones que expusimos en el amplio artículo que apareció en el nº 121 de la revista con el titulo La leche de soja y los productos elaborados con soja sin fermentar no son aconsejables -lo tiene en nuestra web: www.dsalud.com- llevándonos a modificar lo dicho antes de conocer los trabajos que en tal texto se detallan. Sí es importante en cambio asegurarse de ingerir alimentos ricos en calcio (salvo los lácteos, entre otras muchas razones porque acidifican el organismo); la alternativa es ingerir conjuntamente Coral-Care con vitamina K2 –también denominada Menaquinona-7 o, de forma abreviada, MK-7. Obviamente las verduras y frutas frescas -no los zumos- son imprescindibles por su contenido en vitaminas, minerales y fibra siendo especialmente recomendables las acerolas, los cítricos, las fresas, los kiwis, la grosella negra, el escaramujo, la papaya y la guayaba por su aporte de vitamina C. E igualmente se recomienda consumir frutas y verduras amarillas –calabaza, zanahoria y melocotón especialmente- porque son ricas en vitamina A que ayuda a mantener las mucosas en buen estado y previenen el cáncer. Y algas ya que no dejan de ser sino verduras acuáticas. Asimismo es imprescindible ingerir alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 -con la llegada del climaterio la mujer deja de producir los cardioprotectores estrógenos y las posibilidades de padecer alguna dolencia cardiovascular aumentan hasta igualarse a las de los hombres-, hierro -es importante controlar su nivel durante la menopausia-, manganeso -mineral imprescindible para los huesos- y magnesio -aproximadamente el 70% del magnesio corporal está localizado en los huesos en combinación con fosfato y bicarbonato y el cuerpo lo necesita tanto que si por cualquier motivo se ve disminuido el organismo lo conserva reduciendo su excreción (abunda en legumbres, limones, pomelos, higos, manzanas, maíz amarillo, almendras, nueces, avellanas, semillas y vegetales de color verde oscuro). Eso sí, es importante asegurarse de ingerir la cantidad adecuada durante la menopausia porque se sabe que mantiene normalizadas las tasas de colesterol, regula el ritmo cardiaco –el déficit de magnesio aumenta el riesgo de padecer accidentes cardiovasculares- y los niveles de azúcar en sangre, participa como cofactor en muchos procesos enzimáticos, favorece la absorción de minerales como el calcio y es esencial para el buen funcionamiento del sistema nervioso y de los músculos. Además se le conoce por algo como el “mineral anti-estrés”. Y finalmente consuma suficientes cereales integrales ya que son ricos en fibra. Evite en cambio los alimentos grasos y los carbohidratos refinados -aumentan los niveles de colesterol y triglicéridos-, la sal, el azúcar, las carnes rojas, las grasas saturadas –y por tanto los embutidos-, el café, el alcohol y los alimentos fritos. Y de vez en cuando haga una dieta a base de arroz integral –sin sal- durante todo el día para eliminar líquidos y evitar la sudoración excesiva. Luego asegúrese de no tener déficit de las vitaminas B6, B9, B12, C y E, de silicio -necesario para mantener la producción de colágeno y el tejido conjuntivo en buen estado-, de boro -mineral que aumenta la actividad del estradiol, hormona sexual femenina que ayuda a minimizar los sofocos, la sudoración, los trastornos urogenitales y la pérdida de masa ósea provocados por el déficit de estrógenos en la menopausia- y de ácido gamma-linolénico -precursor de las prostaglandinas que participan en la producción de estrógenos-. En definitiva, siga una alimentación lo más variada posible en la que primen los vegetales. Obviamente es necesario que complemente la dieta con ejercicio y beba a diario suficiente agua de calidad. En cuanto a su problema de insomnio si la ingesta de 3 miligramos de melatonina al día antes de acostarse no le ayuda averigüe si está durmiendo encima de una zona telúrica patógena o en algún cruce de líneas hartmann; pueden ayudarle a saberlo en la Fundación para la Salud Geoambiental (911 25 67 07).
 



Estimado Sr. Campoy: soy lector habitual desde hace diez años, sigo muy bien la idea naturista que se expone en la revista y necesito orientación sobre dos problemas que me afectan. Tengo 52 años y soy intolerante a la levadura, al trigo y a los lácteos. Además soy deportista -practico el fútbol sala- y no tomo ningún medicamento desde que os conozco. El caso es que desde hace un año tengo roto el menisco externo de la pierna derecha. En la resonancia pone: "Condromalacia grado IV rotuliana. Cuerpo libre condral desprendido de la cresta rotuliana y libre en la bursa suprarrotuliana de 13 x10 x5 mm. Rotura de menisco externo. Quiste de Baker. Los ligamentos y tendones, normales". Durante este tiempo me he dado sesiones de Papimi y he tomado colágeno, plasma de Quinton (hiper e iso), silicio orgánico, Collmar y Lyprinol y he estado bastante bien. De hecho he empezado a ir al gimnasio para fortalecer la pierna y no tengo dolor al hacer los ejercicios pero se me hincha la zona al terminarlo. ¿Debo tomar algo más para ayudar a recuperar el menisco? Otra cosa: desde los 6 años, debido a alguna vacuna o a la anestesia de una operación de hernia inguinal que me realizaron (los médicos no lo tienen claro), padezco una pérdida de audición del 60% en ambos oídos por tener el nervio auditivo debilitado; el oído interno está bien. ¿Hay algo para rehabilitar el nervio auditivo? Hace 4 años probé con Papimi, láser y estimulación con frecuencias pero no he tenido mejoría. Deseándole grandes éxitos y dándole las gracias de antemano reciba un cordial saludo.

Eduardo de Pedro
(Teruel)

Debe valorarse si le ha quedado alguna pequeñita astilla entre los tejidos que sea lo que al mover la rodilla haga que ésta se inflame; sinceramente no encontramos otra explicación salvo que el problema sea puntual y se pase con el tiempo al recuperarse el tejido. En cuanto a la posibilidad de rehabilitar sus nervios auditivos después de tanto tiempo nos parece improbable pero le sugerimos probar con la ingesta de tres de las Sales de Schüssler: Natrium muriaticum (Cloruro de sodio), Kalium phosphoricum (Fosfato de potasio) y Magnesium phosphoricum (Fosfato de magnesio). Una de ellas por la mañana, otra a mediodía y la tercera por la noche (dos comprimidos de cada una disueltos en un poco de agua caliente). Al menos 15 minutos antes de las comidas o una hora después. Evitando durante el tratamiento las grasas saturadas, los estimulantes fuertes y los alimentos fritos o muy condimentados. E ingiera abundantes frutas y verduras. Eso sí, deberá tener paciencia porque el tratamiento debe seguirlo durante unos seis meses al menos.
 



Sr. Director: soy de Paysandú (Uruguay) y tengo una hija de poco más de dos meses a la que cuando nació la pusieron la Vacuna de Bacillus Calmette-Guerin (BCG) para prevenir la tuberculosis y a los dos meses tres vacunas más: la Vacuna Antipoliomielitica Inactivada (PVI), la Vacuna combinada pentavalente DPT-HBV-HIB -para las infecciones causadas por el Corynebacterium diphtheriae, el Clostridium tetani, la Bordetella pertussis, el Haemophilus influenzae tipo b y el virus de la Hepatitis B- y la Vacuna antineumocócica Pnc 13v. Y ya no quiero vacunarla más. ¿Qué me aconsejan? Acá en Uruguay son obligatorias; las vacunas citadas y otras. De hecho si no se les ponen a los hijos uno es llevado ante la justicia y se le trata como a un delincuente irresponsable. ¿Podrían decirme qué puedo hacer? Muchas gracias. Sin otro particular, les saluda atentamente.

Pablo Silva
Paysandú (Uruguay)

Tiene usted razón. En Uruguay existen 10 vacunas obligatorias que se supone previenen 13 patologías infecciosas: tuberculosis, poliomielitis, difteria, tétanos, tos ferina, sarampión, rubéola, paperas, varicela, meningitis, neumonías y las hepatitis A y B. Lo que una vez más demuestra el poder de las multinacionales farmacéuticas y hasta qué punto los gobiernos están condicionados por ellas. Lamentablemente tiene usted pues a nuestro juicio dos opciones: llevar a los tribunales al Ministerio de Sanidad y entrar en una batalla judicial de difícil éxito o buscarse a algún médico concienciado de la verdad que certifique que él ha vacunado a su hija por lo privado... no siendo verdad. Pero deberá averiguar antes si un médico privado puede o no certificarlo en su país. La otra opción es conseguir que ese certificado se lo de un médico de otro país y presentarlo para que se lo validen y no "revacunen" a su hija. Evidentemente lo ideal sería que en un centro público uruguayo le sellasen la vacunación sin ponérsela realmente a su hija pero para eso hace falta conocer a algún profesional de dentro del sistema que sepa la verdad y esté dispuesto a mentir por ética... o por dinero. Lamentablemente esa es la situación en su país. Habrá quien piense que recomendarle a alguien "saltarse la ley" no es de recibo pero lo que de verdad no es de recibo es obligar a los padres a inocular a sus hijos vacunas cuya eficacia jamás se ha constatado -a pesar de las mentiras oficiales- cuando lo único que se sabe seguro de ellas es que son peligrosas. En España nadie -salvo un juez en ocasiones muy puntuales- puede obligar a una persona a vacunarse o a vacunar a sus hijos por mucho calendario oficial de vacunaciones que apoyen y promuevan nuestros organismos sanitarios. Así que aprovechamos para repetirlo por enésima vez: aquí NINGUNA VACUNA ES OBLIGATORIA así que si alguien pretende imponérsela a usted o a sus hijos DENÚNCIELE. Aunque sea médico o alto cargo de una administración sanitaria. Es la ventaja que aun tenemos respecto a otros países como es el caso del lector uruguayo que nos ha escrito.
 



Sr. Director: tengo 58 años y desde que cumplí 32 he padecido numerosas enfermedades. Créame si le digo que en veintiséis años he visitado a más de 15 médicos de distintas especialidades y he tomado todo tipo de fármacos: antibióticos, antivíricos, antifúngicos, antipiréticos, analgésicos, antiinflamatorios, antiácidos, antihistamínicos, tranquilizantes, antidepresivos, antiestresantes, ansiolíticos, antipsicóticos, antihipertensivos, antieméticos, anticoagulantes, antihipercolesterolemiantes y un largo etcétera. Sin que en ningún caso el médico me dijera la causa del problema por el que me recetaba esos medicamentos. Siempre me decían que mi problema era "idiopático", palabreja que significa "de causa u origen desconocido" aunque ahora yo sé lo que realmente implica: que ninguno de los médicos tenía la más remota idea de lo que me pasaba. A pesar de lo cual TODOS -sin excepción- me recetaron fármacos que durante años ingerí sin siquiera leer el prospecto ya que nunca había puesto en duda lo que me decían y sugerían. Y hablo en pasado porque esa situación cambió radicalmente el pasado verano. Era julio, acababa de llegar a la playa de Ribadeo, fui a comprar el periódico y me encontré con el ejemplar de Discovery DSALUD que en ese momento estaba a la venta. Ahora me da casi vergüenza decirlo pero ¡no sabía que la revista existía! Sin duda porque vivo en un pequeño pueblo lucense con apenas kioscos y los que hay venden solo los principales diarios y las revistas de más venta por razones de espacio. No caben todas y tienen que elegir las que exponen. El caso es que la compré, me la leí tumbado al sol y al llegar al chale que tenía alquilado entré en Internet ¡y me pasé los quince días de vacaciones leyendo noticias, reportajes atrasados y "cartas al director" antiguas que me parecieron muy útiles! Cuando regresé de vacaciones me compré su libro La Dieta Definitiva, lo "estudié" a fondo -soy licenciado en Físicas y me precio de ir al fondo de las cosas- y con lo que en él se dice y lo que aprendí antes leyendo los textos de Internet decidí hacerles caso, llevé a la farmacia todas las medicinas que tomaba -catorce al día-, me puse a hacer lo que se indica en el libro a primeros de agosto y mi recuperación ha sido asombrosa. Jamás en estos 26 años me he sentido mejor. No solo estoy en mi peso ideal sino que mi estado de forma es espléndido por primera vez desde que era joven. El caso es que he visto en la portada de enero que hablaban ustedes de la eficacia de la dieta y de la comparación con otras y no me he resistido a escribir para dar mi testimonio: es verdad. Sencillamente es fantástica. De hecho quiero pedirle perdón por no haberle mostrado mi gratitud hasta ahora. Se lo agradezco de corazón.

Santiago López
Becerreá (Lugo)

Le agradecemos muy sinceramente su testimonio que publicamos sin más porque no requiere comentarios.
 


 


NÚMERO 178. ENERO 2015.

Sr. Director: hace seis meses me diagnosticaron un Liquen erosivo en la boca -por biopsia- y un posible Síndrome de boca ardiente recetándoseme una fórmula magistral compuesta por Triamcinoloma Acetibuci (al 0,1%) y Orabase 29,97g que llevo utilizando desde el principio -a disgusto pues no soy partidaria de utilizar químicos- pero tengo bastantes problemas para comer... y molestias sin comer. El caso es que no se cura; mejora algo unos días pero otros empeora. Además tengo una duda: ¿es lo mío una enfermedad autoinmune como me han dicho y son mis defensas las que me atacan? Porque entonces si tomo por ejemplo equinácea para reforzar el sistema inmune el ataque será mayor al reforzarlo. Creo que mi alimentación es bastante sana pues la hago a base de verduras, ensaladas, frutas y carne y pescado en poca cantidad. No tomo bebidas alcohólicas ni gaseosas, no fumo y hago ejercicio moderado todos los días. Y como suplementos tomo Astaxin alternándolo con omega 3, Mincartil (producto de aminoácidos de origen vegetal enriquecido con vitaminas y minerales), ácido hialurónico para la artrosis y, por temporadas, equinácea y vitamina C para subir las defensas. Y no tomo ni antiinflamatorios ni analgésicos. Solo excepcionalmente un antibiótico en casos puntuales y entonces ingiero después probióticos. Es más, me hice retirar las amalgamas dentales hace años e hice las limpiezas de la Dra Hulda Clark. Les agradecería me indicaran qué hacer o a dónde acudir. Un saludo

Chary
(Guadalajara)

La triamcinolona es un corticosteroide -es decir, un antiinflamatorio-, el Orabase un producto que lleva Triamcinolona acetónido -un corticoide inmunosupresor- y lidocaína -un analgésico local- y el Acetibuci lo desconocemos (debe haber escrito usted mal el nombre). Es decir, le han recetado paliativos. No va a curarse con esos productos. En cuanto a lo que le han diagnosticado el llamado Liquen plano oral -nombre correcto de la patología- se considera una enfermedad crónica de carácter inflamatorio, causa desconocida y naturaleza autoinmune en la que los linfocitos T agreden las células basales del epitelio de la mucosa; y como se considera incurable solo se sugieren paliativos -esteroides, corticoides, corticosteroides, retinoides, hidroxicloroquina, inmunosupresores y fototerapia- o un tratamiento quirúrgico. Lo cierto sin embargo es que puede deberse a una reacción alérgica a alguna crema o medicamento que haya usado o ser consecuencia de una infección. En cuanto al Síndrome de boca ardiente o Glosodinia se llama así a una persistente sensación de ardor intrabucal (quemazón en lengua, paladar, encías y/o labios, a menudo con sabor metálico)- muy dolorosa de la que igualmente se desconoce la causa; apareciendo a veces sequedad de la boca, hiposalivación, alteraciones del gusto y olfato y/o parestesia (sensación de hormigueo, adormecimiento o acorchamiento). Ahora bien, su diagnóstico se establece por exclusión, cuando se descarta que no se debe a alcoholismo, a un tratamiento de radio o quimioterapia, a una candidiasis, a una diabetes, a una insuficiencia renal, a una anemia ferropénica, a una avitaminosis, a una enfermedad del sistema inmune -como el Síndrome de Sjögren o el Lupus- o, como ya dijimos antes, a los efectos secundarios de algún medicamento (normalmente a antidepresivos y antihipertensivos). Luego quizás el médico que se lo ha diagnosticado haya simplemente querido "aportar" algo porque debe ser muy incómodo estar recibiendo todos los días pacientes para decirles solo que no saben qué causa su problema de salud y tener que limitarse a recetarles paliativos. Aunque en su caso esa "aportación" se limite a agregar otra posible patología sin etiología ni curación. Nosotros vamos a sugerirle que intente averiguar la posible causa acudiendo a algún profesional que le teste y trate a fondo con un MORA (pregunte por alguien cercano a su domicilio a Carlos Maudos, representante en España del aparato; su correo es c-maudos@mora-biorresonancia.com). Otra posibilidad -alternativa o complementaria- es acudir a alguien experto en el Par Biomagnético y dada la gravedad de su problema le sugerimos acudir dada su amplia experiencia en esa disciplina a la consulta de Juan Carlos Albendea en Madrid: 91 704 57 81. Si se trata de una infección -sea vírica, bacteriana o fúngica- pueden ayudar mucho ambas terapias. Lo mismo que si se somete a un tratamiento con ozono; el Dr. Juan Carlos Pérez Olmedo lo hace en Pontevedra (986 10 10 76) habiendo tratado ya algún caso de Síndrome de boca ardiente aunque solo con mejoría parcial porque los enfermos suelen "impacientarse" y según explica se requieren entre 20 y 30 sesiones de ozono por vía sanguínea, rectal o sublingual. Asimismo la situación mejora con Acupuntura a fin de eliminar el calor del Yang-Ming según nos explica el Dr. Santiago de la Rosa (91 431 35 16). Dicho esto debería usted plantearse una quelación intravenosa para eliminar posibles metales pesados del organismo y seguir una dieta para regenerar su microbiota. Y, sobre todo, acudir a un buen experto en Odontología Neurofocal porque el problema puede estar en la dentadura; hay numerosas clínicas dentales en España formadas en esta disciplina que puede consultar en Internet. Agregaremos que para el Instituto Clark todas las llamadas patologías autoinmunes suelen causarlas parásitos que deben erradicarse si bien el tratamiento debe incluir productos para acabar también con todo virus, bacteria, hongo o protozoo patógeno que pueda estar presente. Se explica ampliamente en el libro Terapia Clark. Salud y prevención para todas las edades, obra escrita por el director del Instituto Clark España, Ignacio Chamorro, que fue prologada por nuestro director, José Antonio Campoy. Concretamente en las páginas 89 a 92. Para lo cual es necesario seguir los protocolos de limpieza que en él se detallan y dejar de ingerir lácteos, cereales con gluten y agua de grifo. Y en el caso del Síndrome de boca ardiente quelar todo posible metal tóxico. Finalmente hay que realizar 3 enjuagues diarios con 2 cucharadas soperas de aceite ozonizado (se deja en la boca 15 minutos y luego se escupe) y otros tres con 2 cucharadas soperas de aceite de coco virgen (se deja en la boca 10 minutos y se escupe). Conviniendo limpiarse los dientes tras las comidas con bicarbonato sódico y aceite de orégano (polvo dental con orégano de clark) y no con pastas de dientes comerciales. Finalmente le indicamos que en Econatura Integral (91 435 16 05) cuentan con un test que puede detectar los desequilibrios internos de su organismo y ayudarle a armonizarlo rápidamente con el tratamiento adecuado. Agregaremos por último que puede ser igualmente útil un producto homeopático: el Hepar Sulfur a la 200 CH (3 gránulos cada dos dias).
Y algo importante: suprima de su alimentación durante una buena temporada de forma radical los lácteos, el trigo, el maíz -casi todo es hoy transgénico-, los azúcares e hidratos de carbono refinados, los embutidos, la grasa saturada, los fritos y el alcohol. Y no use cremas industriales en la zona ni colutorios.
 



Estimado equipo de Discovery DSALUD: soy seguidora de la revista desde hace muchos años y me siento profunda y sinceramente agradecida por vuestro trabajo de denuncia y búsqueda de “la verdad” en algo tan vital como la salud social y personal. En fin, me dirijo a vosotros porque padezco desde hace cuatro meses hipertiroidismo y me siento nerviosa, con palpitaciones y, frecuentemente, con presión en el pecho (donde el corazón). Además me han detectado una insuficiencia mitral ligera (Prolapso ligero + régimen hiperdinámico y dilatación ligera-moderada de la aurícula izquierda). No sé el grado de gravedad real de este diagnóstico y si el hipertiroidismo puede perjudicar seriamente al corazón. Estoy tomando Epamar (2-0-0) y Ansiomed (1-1-0 ) desde hace 3 meses. Y chlorella (2-0-0) desde hace 2 semanas pues me han quitado una amalgama y me dejaron trocitos de ella en la boca (algunos creo que me los tragué). Además me han prescrito Tirodil pero no me lo he tomado por miedo a los efectos secundario. Revisando revistas atrasadas creo que la maca puede ayudar. Y la Q10 al corazón. En suma, ¿qué puedo tomar tanto para curarme del hipertiroidismo como para el corazón? Muchísimas gracias por su atención y su tiempo.

Maria Jíménez García

El Epamar es aceite de pescado y el Ansiomed extracto de grifonia y lúpulo junto con L-triptófano y vitaminas B1, B6, B9, B12; pueden ayudarle pero no van a resolver su problema. En cuanto al Tirodil contiene tiamazol (metimazol) y no nos extraña nada que haya decidido no tomarlo dada la lista de posibles efectos secundarios negativos. En cuanto a la insuficiencia mitral -también conocida como regurgitación mitral- se llama así al reflujo de sangre desde el ventrículo izquierdo hasta la aurícula izquierda durante la sístole; y prolapso al desplazamiento de un órgano de su sitio. Ambos leves en su caso. Pues bien, a pesar de lo que se dice aún no puede asegurarse que se trate de situaciones patológicas y no meras variaciones de lo que se considera "normal". Se han observado con las nuevas técnicas de diagnóstico tantos miles de casos que muchos expertos no lo consideran ya siquiera una patología cuando no hay insuficiencia mitral. Y aun así, cuando ésta es leve, puede provocarla el miedo, la angustia y la ansiedad; por eso le recomendaron el Ansiomed. Como debieron recomendarle el Epamar porque el omega-3 es bueno para los problemas cardiovasculares pero sin tener en cuenta que para ello es mucho mejor el aceite de krill -en cápsulas- o el aceite de lino (lo venden en herbolarios). Por lo que se refiere al hipertiroidismo -hipersecreción por la tiroides de las llamadas hormonas tiroideas -la triyodotironina (T3), la tiroxina (T4) o ambas- todo indica que se debe a un incorrecto funcionamiento de la hipófisis que es la glándula que segrega la tirotropina (TSH) -también denominada hormona estimulante de la tiroides u hormona tirotrópica- cuyos niveles suelen por eso ser altos. Pero antes de hacer nada asegúrese muy bien del diagnóstico. Y si se confirma sepa que lo más habitual es que lo haya provocado el consumo de demasiados alimentos ricos en yodo, algún fármaco, la ingesta de hormonas tiroideas, una infección -normalmente viral- o un tumor en la glándula tiroidea, la hipófisis, los testículos o los ovarios (casos muy raros). Diciéndose cuando no se encuentra ninguna de esas causas que probamente se deba a un "ataque autoinmune" y se sufre lo que se llama Enfermedad de Graves. En cuanto a los síntomas del hipertiroidismo son tantos que los padecen muchos otros enfermos "etiquetados" como afectos de muy diversas patologías: fiebre, fatiga, lentitud física y mental, dificultad para concentrarse, nerviosismo, inquietud, ansiedad, depresión, problemas para conciliar el sueño, pérdida o aumento de peso, deposiciones frecuentes, diarrea, náuseas, vómitos, bocio o nódulos tiroideos, latidos cardíacos irregulares, temblor en las manos, dolor abdominal, intolerancia al calor, aumento del apetito, aumento de la sudoración, menstruación irregular, piel pegajosa, pérdida de cabello, hipertensión arterial, prurito o irritación en los ojos, ojos saltones, piel caliente o enrojecida, debilidad de caderas y hombros... entre otros. ¿Y cuál es nuestra opinión? Pues que en la mayor parte de los casos las posibles causas son éstas: una disfunción causada por un fármaco, una infección y un déficit de yodo y/o selenio y cobre. Respecto a este último mineral diremos que en 1992 un equipo dirigido por el doctor I. Upadhyaya de la Banaras Hindu University (India) publicó en Acta Endocrinológica un trabajo en el que se constató que quienes padecen hipertiroidismo tienen elevados niveles de histamina y de las hormonas T3 y T4 y niveles más bajos de lo normal de monoaminooxidasa y diaminooxidasa, ambas enzimas cupríferas; luego es posible que un déficit de cobre pueda dar lugar a esa patología. Por otra parte se ha comprobado que muchos animales sometidos a dietas carentes de cobre sufren despigmentación en la piel y resulta que en ellos el nivel de tirosinasa -otra enzima de cobre fundamental para la formación de la melanina- es muy bajo. Por lo que al yodo se refiere es rarísimo encontrar exceso del mismo y sí carencias; lo que se resuelve rápidamente tomando -sin peligro alguno- una gota diaria de Solución de Lugol o unas cuantas algas “kombu” con la comida durante unas semanas. Añadiremos que cuando se padece hipertiroidismo los alimentos que ayudan especialmente son la coliflor, la col verde o morada, las coles de Bruselas, los nabos, la mostaza, la yuca, las semillas de soja, los cacahuetes, los piñones y el mijo pero también los cereales integrales, la levadura de cerveza, el germen de trigo y el rábano (en especial el negro). Terminamos indicando que un equipo de la Karadeniz Technical University de Turquía dirigido por el Dr. C. Erem publicó en 2006 en Endocrine un estudio según el cual la jalea real ayuda en la Enfermedad de Graves, hipertiroidismo caracterizado por la presencia de anticuerpos TSHR-Ab en la sangre. Según demostraron con ensayos in vitro sobre linfocitos extraídos de enfermos la jalea real desplaza el equilibrio Th1/Th2 hacia una abundancia de Th1 al tiempo que disminuye la cantidad de anticuerpos TSHR-Ab. Finalizamos agregando que aunque los médicos no lo aceptan los problemas de tiroides puede provocarlos una fuerte intolerancia a algún alimento o sustancia química patógena.
 



Sr. Director: permítame felicitarle por su maravillosa revista. Verá, soy una madre desesperada debido a que mi hija ha sufrido ya tres brotes psicóticos en los dos últimos años. Empezó con 23 años mientras cursaba su carrera universitaria y le recetaron Olanzapina, fármaco que le produce somnolencia, aumento de peso y que supongo terminará a la larga mermando su salud. Cuando el psiquiatra le retiró la medicación tuvo un nuevo episodio psicótico a los seis meses y otro más tres meses después; de éste hace poco. Y el médico nos augura un largo periodo de medicación como medida preventiva. Aparte de Olanzapina estuvo tomando suplementos de omega 3. En fin, he sido siempre reacia a tomar medicamentos y me produce mucho dolor que mi hija tenga hoy que depender de pastillas. Querría pues saber sí hay algo alternativo para esta enfermedad. Muchas gracias.

Carmen Núñez
(Madrid)

La Olanzapina es un antipsicótico atípico aprobado para el tratamiento de la esquizofrenia, las manías y los episodios depresivos asociados con el llamado trastorno bipolar -no para los brotes psicóticos- que se comercializa bajo los nombres de Zyprexa Zydis, Zalasta, Zolafren, Olzapin, Rexapin y Symbyax (éste en combinación con fluoxetina) y se desconoce su mecanismo de acción aunque sí que tiene efecto antagónico sobre los receptores de la serotonina y la dopamina. Y su ingesta puede provocar sequedad bucal, discinesia, acatisia, ambliopía, mareos, sedación, insomnio, hipotensión ortostática, incremento del apetito con ganancia de peso (el 90% engorda), reacciones alérgicas (hinchazón de boca y garganta, picor y exantema) y, en casos excepcionales, el llamado Síndrome neuroléptico maligno. Una auténtica bomba que no se justifica. ¿Y a qué llaman los psiquiatras "brote psicótico"?; pues "a la ruptura de la realidad de forma temporal". Diagnosticándose como personas afectas de esta "patología" a quienes tienen comportamientos inusuales e ideas extrañas, descuidan su apariencia física y el vestir, tienen malos hábitos de higiene, se aíslan socialmente y no acuden a la escuela o al trabajo sin causa razonable; en fin, comportamientos "no habituales" que a los pocos días desembocan en alguna "alucinación" o "delirio". Es decir, lo mismo que un esquizofrénico ya que de hecho lo que diferencia una patología de otra es que la esquizofrenia dura más tiempo; viene a ser como una "psicosis de larga duración" y el "brote psicótico" una manifestación puntual y abrupta (que en cualquier caso puede durar días, semanas o meses). Pues bien, a nuestro juicio el problema puede deberse a un fuerte estrés mantenido en el tiempo que se vive con falta de sueño y mala alimentación, al consumo de alguna droga (lo que incluye las vacunas y los fármacos), a infecciones microbianas, parásitos o tóxicos químicos -sobre todo metales pesados- que hayan podido atravesar la barrera hematoencefálica, a un déficit nutricional, a una afección de origen telúrico (por pozos o vías de agua subterráneas o un cruce de "líneas hartmann" en la cabeza), a contaminación electromagnética (cercanía a líneas por alta tensión o radares, antenas de telefonía, teléfonos móviles, Wi-Fi, Bluetooth, etc.) o al ensuciamiento del espacio intersticial (esto último se explicó ampliamente en el artículo El Régimen Ancestral del Dr. Jan Seignalet que apareció en dos partes en los números 78 y 79). Averigüe pues ante todo si su hija está sometida a contaminación telúrica o electromagnética -pueden ocuparse de ello en la Fundación para la Salud Geoambiental (www.saludgeoambiental.org)- y asegúrese de que descansa suficientemente y hace ejercicio, no toma drogas, fármacos o alcohol, sigue una dieta sana con alimentos ecológicos libres de pesticidas, herbicidas, fungicidas, insecticidas y abonos químicos y bebe agua de calidad. Y, paralelamente, que haga un tratamiento de desintoxicación, alcalinización y oxigenación del organismo mientras sigue un tratamiento ortomolecular que asegure que no tiene déficits nutricionales , especialmente de ácidos grasos omega 3 (le sugerimos leer en nuestra web -www.dsalud.com- el texto que con el título Abordaje ortomolecular de las patologías psiquiátricas apareció en el nº 81). Asegúrese asimismo de que el problema no lo causan sustancias químicas tóxicas, especialmente algún metal pesado como el mercurio (le sugerimos leer el artículo que con el título Cómo eliminar los metales pesados del organismo publicamos en el nº 165). Y, finalmente, intente averiguar la causa concreta acudiendo a alguien experto que maneje un MORA y, paralelamente, a alguien bien formado en el Par Biomagnético. Y si se detectara así algún microbio o parásito que se resistiera a ser eliminado acuda al Instituto Clark para una desparasitación profunda (pregunte por Ignacio Chamorro en el 91 441 12 43). De hecho muchas de las personas afectadas por problemas mentales -especialmente las diagnosticadas de brotes psicóticos y esquizofrenia- están infectadas por un parásito específico, el toxoplasma, presente en las garras y heces de los gatos; así que si tienen alguno en casa ya sabe cuál puede ser la causa.
 


 


NÚMERO 177. DICIEMBRE 2014.

Sr. Director: el Consejo Superior de Deportes -evidentemente amparado por el ministerio correspondiente- está avalando a Novartis -empresa farmacéutica privada- en su campaña Ejercicio por un tubo, aplicación que dicen está dirigida a quienes practican deporte y participan en competiciones (correr, ciclismo o triatlón, etc.) e incluye consejos de calentamiento, estiramientos y nutrición deportiva. Es decir, con el dinero de todos los españoles se apoya a una empresa privada. Y es igual que sea el estado el que aporte el dinero de la campaña o la multinacional farmacéutica: tal apoyo es éticamente reprobable. ¿Por qué los representantes del estado apoyan la publicidad de una empresa privada? ¿Qué pactos o intereses personales o comerciales hay detrás? Para cualquier fisioterapeuta, osteópata, masajista o quiropráctico la documentación que se les ha enviado es un insulto. Es como si a un licenciado en Medicina le hacen llegar la cartilla que utilizó para aprender a leer. La citada documentación no aporta nada nuevo, no aumenta los conocimientos de ningún profesional y se puede encontrar en cualquier libro dedicado al tema; por tanto es un gasto innecesario de difícil justificación. Gasto que se triplicará ya que anuncian tres entregas. Les envío escaneada la documentación que me ha llegado a mí. En fin, creo que sería interesante realizar una investigación periodística a fondo para saber qué hay detrás todo esto, especialmente tratándose de una empresa que fue una de las primeras en comercializar las inútiles vacunas para la gripe A. Un saludo.

Angel Reija Martín

Los acuerdos "discretos" entre las multinacionales farmacéuticas y personajes influyentes de la Administración son vox populi desde hace décadas. Es más, ya en su día explicamos que financian discretamente a casi todos los partidos políticos; nos lo confesó hace años un diputado de Izquierda Unida-Los Verdes mientras almorzábamos con él en el comedor del Congreso de los Diputados. Es más, el estado paga a las farmacéuticas tal burrada de dinero cada año por sus inútiles fármacos que no entendemos cómo la ciudadanía no ha montado ya en cólera ante tamaño despilfarro. De hecho habría que investigar judicialmente todo ello pero nadie quiere dar el primer paso porque casi todos están "pringados".
 



Sr. Director: en enero pasado me operaron de una esfinterotomía debido a una fisura anal y estuve poniéndome una pomada llamada Rectogesic que no me hizo efecto. Tras varios meses medicado con la medicina convencional acudí a la naturista -precisamente al Dr. Navarro sobre el cual publicaron ustedes hace poco un reportaje- pero también sin resultado. El caso es que hace poco me han diagnosticado que lo que tengo es un DACI (dolor anal crónico idiopático) o un Síndrome del Periné Descendente puesto que cuando más me duele la zona anal es cuando hago de vientre. Estoy ya un tanto desesperado con la situación puesto que he perdido mucha calidad de vida. Tengo 56 años y hasta ahora no había tenido problemas serios de salud. ¿Pueden darme algún consejo para este problema? Mañana tengo cita para hacerme una sesión de Par Biomagnético y si esto no da resultado estaba pensando en acudir a la Medicina Ortomolecular o a la Acupuntura. Gracias de antemano y un cordial saludo.

Antonio Parra Molina

Hemos explicado muchas veces que no contestamos directamente las consultas que nos llegan y solo respondemos y publicamos aquellas que tienen interés general tras asesorarnos con alguno -o algunos- de los miembros de nuestro Consejo Asesor. Aclaración que hacemos dada la "premura ("mañana tengo cita para...") que requiere su pregunta. Somos periodistas especializados en salud, no médicos; no tratamos pacientes. Dicho esto le diremos que un Dolor Anal Crónico Idiopático (DACI) significa exactamente lo que la expresión indica: que a usted le duele la zona del ano de forma constante sin que se sepa la causa (que eso significa idiopático: "de origen o causa desconocida"). Luego decir que eso es un "diagnóstico" resulta absurdo. Quien le dijo eso lo que le estaba explicando es que no tiene la más remota idea de lo que le pasa a usted y por tanto no sabe qué hacer para ayudarle. Por lo que al Síndrome del Periné Descendente se refiere se diagnostica así a la persona cuyo perineo -la zona que está entre el ano y los testículos o la vagina- sobresale -"desciende"- por debilidad de los músculos de la pelvis. Y médicamente solo se resuelve con una intervención quirúrgica o, previamente, intentando fortalecer los músculos pélvicos y el pubocoxígeo para lo cual se recomiendan los mismos ejercicios que desarrolló el doctor Arnold Kegel en 1940 para controlar la incontinencia urinaria. Como es prolijo de explicar le facilitamos un enlace en el que puede informarse de ello: http://es.wikipedia.org/wiki/Ejercicios_de_Kegel. Por nuestra parte le sugerimos que consuma algún suplemento con vitamina C, taurina, magnesio y coenzima Q10 así como silicio orgánico (en este último caso le sugerimos el Silicium G5 Siliplant).
 



Estimado Sr. Campoy: somos lectores habituales de la revista desde hace dos años así como de algunos de los libros que ha publicado y desde hace un tiempo estamos acudiendo a las llamadas “medicinas alternativas” para solucionar problemas de salud que, por fortuna, son pasajeros y habituales en el ser humano. Hemos probado así la Homeopatía, la Osteopatía, la Acupuntura y la Reflexoterapia encontrando en ellas solución para una sinusitis crónica, el lumbago, la ansiedad… Además somos cada vez más conscientes de la enorme importancia que la alimentación tiene en la salud y la vida. Educados en la cultura de la sobrealimentación y la ingesta de proteínas animales hemos tratado de adoptar nuevos hábitos alimenticios más acordes con la concienciación que estamos llevando a cabo: ya no tomamos productos lácteos, hemos eliminado de la dieta las carnes rojas y reducido de manera considerable las carnes blancas, compramos huevos de numeración 0, no solemos tomar pescado y cada vez comemos más arroz integral de cultivo ecológico acompañado de vegetales. En su momento leímos con interés su libro La dieta definitiva que durante un tiempo seguimos y tan buen resultado nos dio pero la cuestión es que usted, en un determinado momento, refleja en esa misma obra su preferencia por la dieta vegetariana así que quisiéramos preguntarle: ¿podría darnos algunas pautas para que nuestra dieta vegetariana fuera lo más completa posible? Verá, hemos leído libros y consultado en nuestra tienda de productos ecológicos, en nuestra herboristería y en internet pero en ocasiones encontramos informaciones contradictorias. Somos una familia que está empezando a conocer este mundo y realmente nos resulta complicado saber cómo hacer bien las cosas. Además en mi caso particular -acabo de cumplir 47 años- sufro anemia desde hace ya no sé cuánto tiempo; anemia que mejora tras tomar hierro (Tardyferon) unos meses pero que reaparece en cuanto dejo de tomarlo. Entiendo que comienza a ser una edad compleja. Mi marido, 10 años más joven que yo, goza de buena salud. Disfrutamos de una vida muy ajetreada pues ambos somos profesores en centros educativos y además tenemos una academia a la que dedicamos las fuerzas que aún nos quedan; en definitiva, apenas tenemos tiempo para otras cosas pero somos felices así porque disfrutamos con nuestro trabajo y por ello queremos estar activos, fuertes, vigorosos y con entusiasmo por lo que necesitamos alimentarnos bien. De ahí nuestras dudas. Gracias por adelantado.

Carmen Giral

La Dieta Definitiva tiene como objetivo principal hacer adelgazar rápidamente sin pasar hambre y sin hacer ejercicio; en suma, con muy poco esfuerzo. Además ayuda a resolver muchas patologías. Pero tiene sentido seguirla durante unos meses (depende de lo que se necesite perder); luego, tras hacer brevemente la fase de mantenimiento, hay que volver a alimentarse de forma "normal". De hecho en el libro se dice textualmente lo siguiente al hablar de la carne: "Deberíamos ser ovolacteovegetarianos. La carne de todo animal muerto comienza de inmediato –en mayor o menor grado, en función del tiempo que transcurra desde su muerte– a descomponerse. Y contiene toxinas que nuestro organismo debe luego eliminar. En cualquier caso soy consciente de que mucha gente está dispuesta a adelgazar pero no a hacerse vegetariana. Y de ahí que se incluya ese alimento en la dieta". Está comprobado que un régimen rico en carne favorece la flora de putrefacción mientras un régimen rico en vegetales induce la proliferación de una flora de fermentación. Es más, la proteína animal puede terminar agrediendo la mucosa del intestino delgado provocando a través de la destrucción o deterioro de los enterocitos hiperpermeabilidad intestinal y la filtración de residuos de origen alimentario y bacteriano a la circulación general. Residuos que cuando sobrepasan la capacidad de eliminación de los emuntorios –aparato digestivo, riñones, hígado y piel principalmente– se acumulan ensuciando el espacio intersticial. En suma, lo ideal es consumir frutas crudas -solo en ayunas, de forma moderada y nunca en forma de zumo-, verduras y hortalizas crudas y ecológicas (sin pesticidas), arroz integral, legumbres (de forma moderada), pescados pequeños (los grandes contienen hoy demasiado mercurio) y libres de anisakis, cereales integrales, frutos secos (sin tostar y solo de forma moderada), setas y algas. Y como condimentos aceites de primera presión en frío -de oliva virgen extra, de lino, de coco, de nuez o de comino negro-, especias -las que se quiera pero especialmente cúrcuma, curry, jengibre, canela, cayena (guindilla), pimentón, rúcula, comino negro y azafrán-, pimienta, ajo, limón, perejil y finas hierbas (nada de sal y vinagre). Por lo que a los endulzantes se refiere no se debería tomar ni sacarina, ni sucralosa, ni aspartamo, ni ciclamatos; solo productos elaborados con stevia o xilitol. Bebiendo solo agua de grifo -en caso de ser de buena calidad-, agua mineral de muy baja mineralización, agua destilada y luego dinamizada, horchata de chufa -de forma moderada- e infusiones (ninguna bebida más). Consumiendo todo fresco -nada de conservas- y crudo -o bien ligeramente hecho a la plancha o asado- y de temporada. No preparando jamás ningún alimento a más de 80º para no desnaturalizarlo. Añadiremos que pueden ser aceptables la leche y los derivados lácteos de cabra y oveja pero no los de vaca. En cuanto a su anemia intente resolverla ingiriendo de forma habitual alimentos ricos en hierro como almejas crudas, hígado de cerdo, frutos secos, legumbres, cereales integrales, espárragos, patatas, col, perejil, harina de maíz, yemas de huevo, ostras, cerezas y peras. Y por supuesto -porque provocan su déficit- no abusar -o mejor dejar de ingerir hasta resolver el problema- azúcar, harinas refinadas, té, café, bebidas alcohólicas y grasas saturadas. En cuanto a los déficits de vitaminas y minerales que se dice puede llegar a tener una persona vegetariana le diremos que tal posibilidad se reduce a dos: la vitamina D -que se obtiene tomando el sol y solo sería preciso ingerir en caso de vivir en un lugar sin él (bastan 15 minutos diarios)- y la vitamina B12 que, por cierto, agota en el organismo la ingesta de alcohol y tabaco y numerosos fármacos (como los anticonceptivos, los reductores del colesterol, los anticonvulsivos, los utilizados para favorecer el sueño...).
 



Sr. Director: en el nº 175 les escribió un lector llamado Ernesto Carvajal que mostraba su extrañeza ante el hecho de que en el artículo que sobre la esclerosis múltiple publicó usted en dos partes -números 172 y 173- no se citara un producto natural tan útil como la melena de león. Explicando usted en su respuesta las muchas propiedades que se le reconocen a este hongo pero añadiendo que la de la regenerar la mielina se había constatado solo in vitro y por eso no la incluyó. Pues bien, a mí se me diagnosticó esclerosis múltiple hace 36 años y nada de lo que hice o tomé me procuró bien alguno -más bien al contrario- hasta tomar ese hongo -que por cierto me recetó el Dr. Javier Aizpiri- con el que he logrado una mejoría importante. Bueno, debo decir que tomé simultáneamente MMS (dióxido de cloro). Os lo cuento por si os parece importante y por si le sirve de informacion a otras personas con la misma enfermedad.

Raúl Díaz Prendes
(Gijón)

Las propiedades de la melena de león (Hericium Erinaceus) están ampliamente constatadas como ya dijimos, especialmente como regulador de los niveles de lípidos en sangre y reductor del exceso de glucosa así como su utilidad en los cánceres de esófago y estómago. Es más, se sabe que en animales estimula las células nerviosas mejorando su capacidad cognitiva. Y ya in vitro que estimula el factor de crecimiento nervioso -con células de astrocitoma- y que ayuda em la formación de mielina. Esto último -básico en el caso de la patología que nos ocupa- lo comprobó un equipo coordinado por E. V. Kolotushkina en un trabajo titulado The influence of Hericium erinaceus extract on myelination process in vitro (Influencia in vitro del extracto de Hericium Erinaceus en el proceso de mielinización) publicado en PubMed (Medline) en 2003. Por lo que se refiere a su mejoría nos congratula sinceramente pero usted mismo ignora si el efecto positivo se ha debido a la melena de león o al MMS que ha ingerido conjuntamente. Un producto éste al que hemos dedicado dos extensos artículos; uno publicado en el nº 130 con el titulo El MMS o Solución Mineral Milagrosa y otro en el nº 152 titulado ¿Ayuda el MMS a recuperar niños autistas? Textos en los que dimos a conocer que el MMS no es sino clorito sódico diluido al 28% que al mezclarse con un ácido débil -como el ácido cítrico, el limón o el vinagre- se transforma en dióxido de cloro (CLO2), gas que si se ingiere diluido -en agua o zumo- provoca un potente efecto desinfectante que según Jim Humble elimina todo agente patógeno anaeróbico que vive en terreno ácido sin afectar ni a las bacterias benéficas ni a las células sanas. Y como el dióxido de cloro sólo acaba con los microorganismos cuyo pH es inferior a 7 ello implica en principio que, siendo inocuo, es eficaz para resolver todas las patologías de origen parasitario, bacteriano, vírico o fúngico además del cáncer. Luego al menos en su caso la causa de su esclerosis múltiple podría ser infecciosa.
 



Sr. Campoy: tengo hepatitis C desde hace 40 años -me la contagiaron en una transfusión sanguínea con motivo de una operación de amígdalas- y veo que hace tiempo publicaron un artículo sobre esta enfermedad pero supongo que desde entonces habrá habido novedades y de ahí mi interés. ¿Hay algo hoy que pueda ayudarme? Muchas gracias. Y sigan con la revista: es fantástica.

Francoise Vicent
(Gerona)

Existen varias formas eficaces de tratar la hepatitis C... y todas las demás patologías infecciosas. La primera es la ozonoterapia endovenosa directa, la segunda inyectar vitamina C en la cantidad adecuada y lentamente mediante goteo, la tercera ingerir MMS -producto del que hemos hablado en una respuesta precedente-, la cuarta ingerir plata coloidal, la quinta someterse a un MORA para eliminarlo por biorresonancia y la sexta usar el Par Biomagnético. Siendo útiles asimismo como tratamientos complementarios la ingesta de ácido cítrico, el extracto de semilla de pomelo, el Viusid (Catalisys) y un producto de Microinmunoterapia conocido como 2LCH. De todas estas posibilidades hemos hablado ampliamente en la revista.
 



Estimado Sr. Campoy: tengo osteoporosis y leyendo La Dieta Definitiva comprobé que en ella no se aconseja compensar posibles desequilibrios nutricionales mediante la ingesta de suplementos sino ingiriendo Plasma de Quinton. El caso es que lo compré y me disponía a tomarlo cuando vi que en una de las cartas de la revista se aconseja a una lectora con mi mismo problema el consumo de algunos preparados minerales y vitamínicos lo que me ha dejado muy desorientada. Le escribo porque supongo que habrá una explicación lógica que a mí se me escapa. Atentamente,

Ángela Facal
Perillo-Oleiros (La Coruña)

Ante todo recuérdese que la osteoporosis no la produce normalmente una insuficiente ingesta de calcio sino su utilización por el organismo para equilibrar el pH cuando hay excesiva acidificación al ser el mineral alcalino más abundante en nuestro interior. De ahí que consumir leche y sus derivados sea un tremendo error ya que su consumo acidifica el organismo y es pues más bien causa de osteoporosis. Como se explica en el libro que está usted leyendo si consumir más calcio fuera la solución no sería en los países donde más calcio se consume donde mayor número casos de osteoporosis hay. Lo que contribuye a la pérdida de calcio es la falta de actividad física, las grasas saturadas, el exceso de proteínas, el tabaco, el café, el alcohol, la sal, el azúcar, los productos refinados, todos los alimentos dulces o azucarados (pasteles, helados, bollería, etc.)... y los fármacos. Y el déficit de un mineral muy distinto: el manganeso. Y lo que el libro dice al respecto -lo citamos textualmente- es esto: "En cuanto a la posibilidad de compensar los desequilibrios de minerales en el cuerpo mediante la ingesta de preparados no se lo aconsejo. Eso debe controlarlo un profesional cualificado –y no son muchos los que realmente saben– porque el riesgo de crear un problema intentando arreglar otro es grande. Salvo que tome usted el conocido Plasma de Quinton –que no es sino agua de mar purificada– único producto natural que contiene todos los minerales en la misma proporción que nuestro organismo". Es decir, no se aconseja la ingesta de suplementos para equilibrar posibles desequilibrios minerales salvo que el lector se ponga en manos de un experto en Nutrición Ortomolecular. No hay pues contradicción; nosotros damos a conocer en esta sección muchas sustancias cuya ingesta puede ser beneficiosa para problemas concretos de salud pero, salvo excepciones justificadas, no indicamos ni las dosis ni el tiempo que debe seguirse un posible tratamiento. Eso debe pautarlo un profesional cualificado de forma individualizada y personalizada.
 



Sr. Director: les felicito sinceramente por sus artículos sobre el ébola; una vez más han dado una lección de periodismo. Dicho esto les agradeceré me digan si pueden facilitarme la forma de contactar en Galicia con el Dr. Juan Carlos Pérez Olmedo y si hay alguien también en Madrid ya que tengo allí un amigo interesado en someterse a Ozonoterapia. Un abrazo y adelante con su magnífica labor.

Carlos Teixeira
(Lugo)

El Dr. Pérez Olmedo tiene su consulta en Pontevedra y puede usted localizarle en el 986 10 10 76. Y en Madrid su amigo puede acudir a la consulta de la Dra. Marta Donato cuyo número es el 91 501 85 19.
 


 


NÚMERO 176. NOVIEMBRE 2014.

Sr. Director: me dirijo a ustedes en la confianza de que puedan ayudarme sobre un problema de salud que padezco desde hace aproximadamente 5 años. En 2011 me diagnosticaron Tiroiditis de Hashimoto -una enfermedad autoinmune- y paralelamente empezaron a salirme lesiones en la piel. Son lesiones que pican mucho, escuecen y a veces tengo la sensación de que me "queman" la piel. He visitado ya a distintos especialistas -endocrino, alergólogo, internista, dermatólogo...- pero no he obtenido grandes resultados en el tema de las lesiones cutáneas. El año pasado y éste me hicieron sendas biopsias y me han diagnosticado Prúrigo Nodular. El caso es que en todos estos años me han hecho todo tipo de pruebas y análisis en los que no se aprecia nada significativo que justifique mis lesiones salvo un índice de alergia alto pero sin dar con un tratamiento efectivo. Aclararé que soy alérgica desde que nací. La última visita la hice al Dr. Hernández -del Hospital Clínico de Barcelona-, especialista en enfermedades autoinmunes quien tras examinar todos los análisis y pruebas que le llevé opina que todo se debe a alergia a ácaros y me propone un tratamiento con corticoides y ciclosporina mas suplementos de vitamina D y calcio; tratamiento bastante agresivo durante los dos primeros meses para luego ir bajando poco a poco la dosis. Opima que mi problema es crónico. Quiero resaltar que durante estos años he consultado a médicos convencionales y holísticos así como a expertos en Homeopatía en Mallorca -que es donde vivo- y alguno me ha confesado, tras seguir su tratamiento, estar desorientado o "frustrado" por no conseguir que mejore. Dada la dolencia que padezco, ¿podrían aconsejarme algún médico o centro médico que me pueda ayudar o alguna orientación? El tratamiento que me propone el Dr. Hernández me parece muy agresivo y temo que pueda dañarme otros órganos. Agradezco de antemano su atención y su ayuda. Atentamente,

Elena Gil
(Mallorca)

La Tiroiditis de Hashimoto -también llamada Tiroiditis autoinmune- se diagnostica cuando aparecen en sangre anticuerpos antitiroideos sin que se sepa por qué y no tiene pues tratamiento específico así que en general se recetan corticoides -en su caso además un inmunosupresor como la ciclosporina- y como la mayoría de quienes la padecen terminan desarrollando hipotiroidismo un tratamiento hormonal sustitutorio de por vida. Con los efectos secundarios adversos que ello tiene. Pues bien, ya explicamos en esta misma sección hace tiempo que la mayor parte de las llamadas "enfermedades autoinmunes" -como la suya- se deben a reacciones producidas por intolerancias o alergias -principalmente alimenticias- por lo que debe hacerse ante todo un test para descartar de su dieta todo alimento o producto que le pueda estar perjudicando ya que puede ser la causa o contribuir a su agravamiento. Nuestro consejo es que ayune durante una semana y no tome fármacos ni suplementos de ningún tipo y vea si así sus síntomas desaparecen. Porque si no es así debe usted buscar en los productos de higiene del hogar, en los de uso personal (champús, geles, lacas, colonias, cremas, etc.), en los textiles (telas sintéticas, tintes, etc.) y en posibles focos de infección (ácaros, insectos, materiales tóxicos, etc.) en casa o en el trabajo. Solo que si mejora -lo más probable- es obvio que se trata de algo que ingiere. Y en tal caso debería empezar incorporando -semana a semana- distintos grupos de alimentos para intentar detectar lo que sienta mal. Empiece por las verduras y hortalizas -mejor crudas y asegurándose de que son ecológicas y no contienen pesticidas- aliñadas solo con aceite de primera presión en frío y sal (el vinagre no le sienta bien a mucha gente). Y luego siga con, la carne blanca ecológica, las frutas, las legumbres, los cereales, los pescados y mariscos y los aditivos (edulcorantes, especias, etc.). Bebiendo durante ese tiempo solo agua -preferentemente de manantial y envasada en botella de vidrio- e infusiones (el café también le sienta mal a muchas personas). Y no friendo nunca los alimentos ni cocinándolos a más de 80 grados. Sepa asimismo que a veces es útil el consumo de L-tiroxina natural -en la dosis adecuada- y de MSM (Metilsulfolimetano), compuesto natural azufrado cuyos beneficios para regular la inmunidad son conocidos. Agregaremos finalmente que recientemente se ha asociado la Tiroiditis Autoinmune con un virus por lo que le sugerimos que acuda a un buen experto en el Par Biomagnético –como Juan Carlos Albendea (91 704 57 81)- y se plantee la ingesta de plata coloidal (algo por cierto no permitido en España a pesar de su inocuidad).
 



Sr. Director: padezco desde hace muchos años distintos problemas de salud y de ahí que haya tenido que recurrir a especialistas de todo tipo sin éxito. Lo extraño es que varios han llegado a la conclusión de que todo ello puede deberse a alguna alergia o intolerancia intensa que se manifieste tardíamente y por eso no la relaciono con mis problemas. Me sorprende pero al no haber otra causa aparente acepto que pueda ser así. El problema es que cuando hablo con ellos cada uno me dice que puede deberse a cosas muy distintas así que me he puesto a indagar y soy incapaz de encontrar un texto que recoja todas las posibles causas de intolerancia y/o alergias. ¿Pueden ustedes ayudarme? ¿Tienen esa información? Me sería de mucha ayuda.

Jorge Sánchez
(Sevilla)

No pide usted nada sencillo pero vamos a ofrecerle un resumen lo más completo posible. Las alergias respiratorias suelen deberse a los ácaros del polvo, al polen, a los parásitos presentes en los animales, a hongos, a sustancias presentes en los productos de higiene y los cosméticos, a lacas y tintes textiles, a barnices de muebles, a pinturas y, cómo no, a muy diversos fármacos (vacunas incluidas). Las dermatológicas al sol, a picaduras de insectos, a parásitos animales, al anisakis y a metales como la plata o el níquel así como a las sustancias químicas antes mencionadas. Destacando entre los fármacos que más problemas provocan los analgésicos -en especial la aspirina, el paracetamol y el ibuprofeno-, los antidepresivos -sobre todo los inhibidores de recaptación de la serotonina como la fluoxetina del Prozac-, los antiinflamatorios, los antiepilépticos, los relajantes neuromusculares, los medios de contraste iodados, las vacunas, los aditivos alimentarios -como el Benzoato o el glutamato monosódíco-, químicos tóxicos como el metilmercurio (MeHg), los bifenilos policlorados (PCB), las dioxinas, la aflatoxina, el látex, los pesticidas, las radiaciones electromagnéticas y muchos alimentos entre los que destacan la leche y sus derivados, el gluten, el azúcar blanco, las chuches y caramelos, el chocolate, las salsas, la pastelería y bollería, los patés, los flanes, las gelatinas, la mayonesa, los embutidos, los huevos, el pescado, el marisco, la pizza, la paella, los frutos secos (nueces, almendras, avellanas y cacahuetes sobre todo), la soja, los cereales (trigo, centeno, cebada, avena y arroz), la bechamel, los caldos y las frutas (en especial los zumos). En suma, hay tantas posibilidades en la actualidad que es difícil valorarlo. Dicho lo cual vamos a hablarle de una posibilidad que la inmensa mayoría de los médicos y muchos otros profesionales desconocen, se basa en la Kinesiología y permite testar rápidamente infinidad de productos si se hace bien. Recopile los productos que desee testar -fármacos, alimentos, aditivos, productos de higiene, etc.-, pida a la persona cuyas intolerancias o alergias quiera valorar que se tumbe recta y relajada en una cama -o en el suelo- con la manos pegadas a ambos lados y usando unos zapatos no gastados (para que los tacones y suelas estén bien alineadas y no deformadas por un uso que pueda haberlas desequilibrado), póngase a sus pies, tome con ambas manos los tobillos haciendo simplemente que se apoyen en las palmas y balancéelos suavemente hasta que al chocar los zapatos entre sí estén perfectamente alineados. Y a continuación que alguien que le ayude vaya colocando encima de su pecho los productos a testar uno a uno. Si la persona es intolerante verá al balancear los pies que una de la piernas se acorta. En mayor o menor medida según la intolerancia o alergia sea más o menos acusada. Con lo que luego solo debe apartarlos de su vida. Rápido, sencillo y eficaz cuando se hace bien; aunque algunos digan que tal test no es "científico". La otra posibilidad es hacer lo que indicamos en nuestra respuesta a la carta precedente.
 



Apreciado Sr. Campoy: soy una lectora de 50 años, consulto su revista a menudo y he probado algunos de sus consejos ya que tengo bastantes problemas de salud (migraña crónica desde pequeña -inicialmente de origen hormonal y tensional-, colon irritable desde hace seis años a partir de una sepsis que me provocaron con una prueba médica que casi me manda al otro mundo, lo cual desembocó en una histerectomía de urgencias, -y los "chutes" de antibiótico por vena... 18 días seguidos...- inflamación sistémica como consecuencia, osteopenia y menopausia también por lo mismo...). Mi historia clínica es muy extensa y mi cuerpo ya no responde adecuadamente a prácticamente ninguna medicación, ni complemento alimenticio, ni alimento. Ni siquiera a productos aparentemente sin efectos negativos; como el agua de mar que me recetó una naturópata y que con el tiempo comprobé me producía problemas respiratorios. Bueno, tal vez el cuerpo "habla" y pide o rechaza ciertos productos. A mí me los rechaza casi todos aunque estoy aprendiendo a entenderlo -y sólo lo entiendo yo, créame, volvería locos a los investigadores más prestigiosos- ya que es la única manera de conseguir un poco de equilibrio en mi salud y algo de paz en mi vida. Busco la manera de absorber la mayor cantidad de nutrientes posible y tal vez por ello mi dieta la resumiría en "no mucha cantidad ni muchos días seguidos" ya que de lo contrario cualquier alimento o complemento me sienta mal. Lo cual me obliga a estar pensando en continuas variaciones. Conozco su opinión sobre los lácteos y no tomo leche pero ¡necesito calcio! Bueno, necesito de todo... y vitamina D. El único lácteo que actualmente me sienta bien es el queso Emmental pero como no tolero los productos crudos, ni la soja, ni las verduras, ni los frutos secos (sólo en muy pequeña cantidad), ni ningún complemento alimenticio... pues es poco. Todo ello para decirle que ha salido al mercado la leche de yegua ecológica. Me informé muy bien por parte de los productores (visité la granja) y si hago caso de las promociones este producto, bien tratado, tiene todo lo que necesito. Me gustaría conocer su opinión ya que parece un alimento muy estudiado pero siempre mantengo mis dudas (sobre todo a nivel bacteriano ya que se toma "crudo", sin ningún tratamiento). Para su información le diré que he realizado dos tomas en el formato más puro (congelada) y en dosis adecuada (muy pequeña) pero no lo digiero bien aunque de momento no me inflama el vientre ni me produce diarreas; repito: "de momento". ¿La considera usted un lácteo más y, por tanto, con todas sus contraindicaciones o, por el contrario, podría presentar alguna ventaja? Atentamente,

Mercedes Pérez
(Barcelona)

La verdad es que la mejor respuesta que podemos darle es la misma que ya sugerimos en las dos respuestas anteriores. En cuanto a la leche de yegua vamos a ser concisos: es ideal para los potrillos y potrillas. La proporción de nutrientes de la leche de yegua no es idónea para el ser humano como no la es la de vaca o la de búfala. Y además sus proteínas pueden ser peligrosas. El conocido doctor T. Colin Campbell llega a afirmar en su última obra -Integral (Ed. Sirio)- que "la caseína de la leche es el carcinógeno más potente que existe".
 



Estimado Sr. Campoy: me dirijo a usted para trasladarle una queja sobre la revista. Antes de nada quisiera decirle que soy asiduo lector y consulto muchos artículos en su web. Soy fisioterapeuta y osteópata. Tras acabar la carrera de Fisioterapia inicié mis estudios de Osteopatía y después de 5 años académicos conseguí mi título. Pues bien, la especial situación de la Osteopatía en España hace que hoy coexistan tres tipos de osteópatas en nuestro país: 1) los que han estudiado 5 años en escuelas que se rigen por estándares académicos de nivel europeo (en algunos países de Europa la carrera es oficial e independiente como pasa también en Estados Unidos y Australia donde admiten exclusivamente -o casi- a fisioterapeutas); 2) los que han realizado un Máster Universitario en Osteopatía (2 cursos académicos); y 3) personas que sin conocimientos ni estudios previos en Ciencias de la Salud se matriculan en una academia y en un solo año son "osteópatas". Bueno, pues este tipo de academias son las que se anuncian en su revista. Y perdone pero tales academias son fábricas de intrusos profesionales y pseudo-terapeutas que ponen en peligro la salud de las personas y no están reconocidas en ninguna parte. Usan la palabra "centro universitario" pero no tienen nada que ver con el mundo académico universitario. En España la Osteopatía es competencia de los fisioterapeutas que estamos colegiados y disponemos de un seguro de responsabilidad civil por si realizamos mala praxis. Porque las técnicas osteopáticas no son inocuas, tienen su riesgo. Y estará usted de acuerdo conmigo en que la salud de los pacientes no se puede dejar en manos de cualquiera. ¿O es que una persona que se ha dedicado a la albañilería toda su vida puede después de 9 meses dedicarse a "tratar" a pacientes que sufren de dolor? Espero que tenga en consideración mi queja. Y para concluir quisiera decir que apoyo todas las terapias que sean naturales y beneficiosas para los pacientes pero siempre que sean aplicadas por profesionales de las Ciencias de la Salud que posean título universitario. Es una garantía para el paciente. Un saludo.

Pelayo Zarpoun
(Alicante)

Vamos a ver: la Fisioterapia es una disciplina que permite ayudar en múltiples dolencias -tanto agudas como crónicas- por medio de ejercicios terapéuticos, masajes, calor, frío, luz, agua y electricidad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya la definió en 1958 como "la ciencia del tratamiento a través de medios físicos, ejercicio terapéutico, mesoterapia y electroterapia". Y en España sus estudios -que duran 4 años- están regulados considerándose al fisioterapeuta "profesional sanitario" con formación universitaria cuyas competencias están recogidas en la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias. Explicando la propia Confederación Mundial para la Fisioterapia que su objetivo es "facilitar el desarrollo, mantención y recuperación de la máxima funcionalidad y movilidad" de la persona. Se necesita pues para poder desarrollarla conocer bien las funciones de cada uno de los sistemas del organismo y de ahí que se enseñe a sus practicantes a determinar el grado de afectación y fuerza muscular, a hacer pruebas que determinen las capacidades funcionales del paciente, a medir la amplitud de sus movimientos articulares y, en suma, a valorar su capacidad funcional y vital. Lo que exige conocer a fondo los sistemas metabólico, musculoesquelético, neuromuscular, cardiovascular, endocrino, pulmonar, gastrointestinal y genitourinario. En cuanto a las técnicas que puede usar son muchas aunque destacan la Kinesioterapia, la Manipulación vertebral y de las articulaciones periféricas, la Reeducación Postural Global y otros métodos (el Mézières,el G.D.S., las Cadenas Musculares, etc.). Usando para ello masajes, estiramientos, drenaje linfático, Electroterapia, Ultrasonoterapia, Hipertermia, Hidroterapia, Termoterapia, Mecanoterapia, Magnetoterapia, Crioterapia, Laserterapia, Vibroterapia, Presoterapia, Terapia por Ondas de Choque Radiales, Electro bio-feedback, Cinesiterapia, Helioterapia, Hidrocinesiterapia, Fototerapia, radiaciones no ionizantes y otras posibilidades. Son tantas que en el ámbito de la Fisioterapia se habla ya de "especialidades" de atención primaria, odontológica, traumatológica, oncológica, ortopédica, obstétrica, ginecológica, cardiovascular, respiratoria, psiquiátrica, torácica, reumatológica, neurológica, geriátrica, pediátrica, comunitaria, uroginecológica, ortopédica, deportiva, laboral, ergonómica, plástica y estética, de cuidado crítico, de manipulación de la fascia muscular, de balneoterapia e hidroterapia y hasta de fisioterapia veterinaria, entre otras. La Osteopatía en cambio es una disciplina que centra su atención en la estructura y los problemas mecánicos del cuerpo y se basa en la convicción de que los huesos, los músculos, las articulaciones y el tejido conectivo desempeñan un papel central en el mantenimiento de la salud que básicamente trata la hipermovilidad o hipomovilidad que pueda haber en la columna vertebral, las articulaciones, el sistema nervioso, el sistema muscular, las vísceras y el cráneo para intentar recuperar el equilibrio corporal reactivando sus mecanismos de autocuración con manipulaciones articulares y técnicas de energía muscular, movilización, estiramiento, HVLT y funcionales, entre otras posibilidades. Y basa su práctica en la convicción de que todos los sistemas del cuerpo trabajan conjuntamente, están relacionados y, por tanto, los trastornos en un sistema pueden afectar el funcionamiento de los otros. Es pues una práctica de tipo holístico que se basa en ocho principios: que el cuerpo funciona como una unidad y no como un conjunto de órganos, que la estructura de un órgano influye en su función y viceversa, que el cuerpo posee mecanismos autorreguladores, que el mismo busca pues siempre "autorrepararse", que se puede influir en el interior del cuerpo actuando sobre el exterior, que el correcto fluir de los líquidos corporales es esencial para una buena salud y que los nervios juegan un papel crucial en el control de esos fluidos. Dividiéndose asimismo en distintas especialidades según la parte del cuerpo a tratar y de ahí que se hable básicamente de Osteopatía estructural -dedicada al restablecimiento del aparato músculo-esquelético y de la postura, centrándose en la columna vertebral y en posibles traumatismos-, de Osteopatía craneal -que se centra en los problemas craneales y, por ende, en el sistema nervioso central- y de Osteopatía visceral -centrada en el tratamiento de órganos y vísceras mediante manipulaciones que mejoren el riego sanguíneo-. Y al igual que la Fisioterapia sus estudios están regulados aunque en muchos menos países; destacando entre los que la reconocen ya como disciplina propia Estados Unidos, Reino Unido y Francia, entre otros. En cuanto a sus practicantes en nuestro continente están agrupados en la Federación Europea de Osteópatas. Lo que sí se les ha impuesto en algunos países son ciertas limitaciones. En Francia por ejemplo la legislación solo permite al osteópata utilizar prácticas musculoesqueléticas y miofasciales externas para prevenir o corregir trastornos funcionales pero no patologías orgánicas que requieran de intervención terapéutica médica, farmacológica o quirúrgica. Eso sí, como antes dijimos se enseña en centros universitarios. En cambio en España el título no está reconocido oficialmente y no se considera pues actividad "profesional" al no haberse incluido en el Código de la Sanidad Pública y no tener código propio en la Seguridad Social. De ahí que según la orden del Ministerio de Ciencia e Innovación CIN/2135/2008, de 3 de julio por la que se establecen los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habiliten para el ejercicio de la profesión de fisioterapeuta se establezca que en nuestro país la Osteopatía deben ejercerla los graduados en Fisioterapia. Lo mismo que la Quiropráctica. Es más, hay universidades que incluyen ambas disciplinas en sus planes de estudios y otras que impartan másters. La Universidad de Murcia por ejemplo tiene un máster propio que imparte la Escuela Universitaria de Osteopatía. Y un Doctorado en Osteopatía y Terapia Manual. Y lo mismo la Universidad Pompeu Fabra en colaboración la Escuela de Osteopatía de Barcelona. Hasta la Universidad Autónoma de Barcelona posee programas similares en colaboración con escuelas no reconocidas por el Registro de Osteópatas de España, constituida por cierto como asociación hace ya 21 años -en 1993- y que representa a los practicantes españoles ante la Federación Europea de Osteópatas. Entidad que aglutina a los profesionales y escuelas de Osteopatía que por su nivel académico cumplen con los criterios especificados tanto por la OMS como por la Escuela Española de Formación Osteopática (EFO) cuyo principal objetivo es lograr que en España la Osteopatía sea una profesión regulada con entidad propia y no una especialización de la carrera de Fisioterapia. Añadiremos que el Registro de los Osteópatas de España otorga desde hace años el título de Diplomado en Osteopatía y cuenta actualmente con cerca de 300 miembros. Tal es la situación. En cuanto a su preocupación de que gente sin preparación pueda estar atendiendo a personas cuya salud y su vida puedan estar poniéndose por ello en peligro estamos de acuerdo aunque en buena medida eso pasa en el ámbito del que usted nos habla y en otras muchas disciplinas no farmacológica que no se regulan por parte de los gobiernos a pesar de que todos los partidos políticos reconocen desde hace décadas que hay que hacerlo y al llegar el poder no lo hacen. Por lo que se refiere a su aseveración de que hay academias que son "fábricas de intrusos profesionales y pseudo-terapeutas que ponen en peligro la salud de las personas y no están reconocidas en ninguna parte" y que si bien usan la expresión "centro universitario" "no tienen nada que ver con el mundo académico universitario" le sugerimos que si usted asó lo cree acuda de inmediato a los tribunales y ponga la correspondiente denuncia. Y luego, si le parece bien, nos informa usted del resultado de la misma. Dicho esto añadiremos que ninguna de las academias que se han anunciado en esta revista ofrece cursos de Osteopatía de un año: duran cuatro; quizás sea el hecho de que se trate de cursos "anuales" -como todos- lo que le haya inducido a usted al error. Y no han anunciado nada falso, ilegal o irregular.
 


 


NÚMERO 175. OCTUBRE 2014.

Estimado Sr. Campoy: debo felicitarle por el artículo que ha salido en el número 173 sobre los peligros de las vacunas y los coadyuvantes. Mi especialidad como quelador clínico me lleva desde hace más de 25 años a intentar concienciar a las personas sobre este ámbito que como usted bien sabe no es exclusivo de las vacunas pues afecta a los empastes dentales y las prótesis de titanio (inducen alergia), la alimentación -sobre todo el pescado contaminado por mercurio-, los cereales -muchos de ellos contaminados con arsénico-, etc. En fin, un sinnúmero de condiciones que inducen las patologías que vivimos actualmente y van desde la fibromialgia al llamado síndrome bipolar y la depresión pasando por las enfermedades autoinmunes y el cáncer. De ahí que considere la intoxicación por metales tóxicos y los plásticos -y ello sin hablar del problema de la Nanotecnología- el verdadero mal de nuestro siglo; por encima del SIDA. Y es precisamente por mis conocimientos en la materia y el tiempo que llevo dedicado por lo que aplaudo a su revista con sincero respeto ya que hay que ser tenaz para soportar la avalancha de noticias subrepticias que quieren confundir y desacreditar la verdad. Una vez más enhorabuena por el artículo. Cordiales saludos,

Dr. Marcos Mazzuka P.
Profesor de la Birchman University Delaware (EEUU)

Le agradecemos muy sinceramente sus palabras y la valentía de dar a conocer su parecer en un ámbito tan controlado donde todo aquel que disiente es inmediatamente vilipendiado por los detentadores de la "verdad oficial".
 



Estimado Sr. Campoy: hace años, cuando me encontraba cursando Secundaria -con unos 16 años-, me encantaba comprar su revista; lo hacía porque me hacía entrar un poco más en la ciencia. Cada vez que viajaba iba corriendo al estanco de revistas del aeropuerto, único lugar donde la encontraba en mi isla (La Palma, Canarias) para comprarla y leerla durante el viaje. A día de hoy, con 21 años y habiendo terminado el tercer curso del grado en Medicina en la Universitat Pompeu Fabra – Autónoma de Barcelona he viajado a diferentes lugares de España para seguir formándome; incluso en verano. Pues bien, intentando retomar viejas costumbres estos días he buscado su revista en los diferentes aeropuertos habiéndola encontrado en el de Santiago de Compostela y, para mi sorpresa, en el interior de la misma no encontré aquellos artículos científicos que recordaba sino más bien todo lo contrario: artículos donde se echan por tierra las diferentes técnicas utilizadas en la actualidad para combatir las diferentes patologías que atañen a nuestra especie. Le comentaré varias cosas que como miembro de la comunidad científica, aún no habiendo terminado mi formación, me parecen un sinsentido. Y comenzaré por el artículo ¿Realmente aumentan los casos de varicela al restringirse las vacunas? Habiendo cursado recientemente la asignatura de Microbiología me parece bien que comente que la vacuna contra esta enfermedad no es tan efectiva como se pinta; sin embargo el texto se basa en un listado interminable de efectos secundarios de la vacuna mientras que califican la varicela como una infección leve de vesículas y dolor de cabeza, entre otros. Me llama la atención que a la hora de hablar en él sobre el VZV se utilicen términos coloquiales como dolor de cabeza o malestar general; por otro lado, cuando se habla de la vacuna lo hacen con términos médicos que pueden asustar a los lectores pues una persona que no sabe del tema preferirá tener un dolor de cabeza a una cefalea. Los efectos secundarios que produce la vacuna no son más lesivos que la propia infección del virus; ambas producen un cuadro pseudogripal propio de una infección por virus. No comenta tampoco que en algunos casos la infección da lugar a neumonías, edemas cerebrales o infecciones bacterianas pero vuelve a hacerlo en el caso de la vacuna. Todo ello para culminar con un “¡Serán cretinos!”. Proseguiré con la vacuna del virus del papiloma humano. Hace unos años la OMS publicó: “La OMS reconoce que el cáncer cervicouterino y otras patologías relacionadas con el VPH constituyen un problema de salud pública mundial y recomienda incluir la vacunación sistemática contra el VPH en los programas nacionales de vacunación siempre que: la prevención del cáncer cervicouterino y/o de otras enfermedades relacionadas con el VPH sea una prioridad de salud pública; la introducción de la vacuna sea viable en términos programáticos; sea posible garantizar la financiación sostenible, y se tome en cuenta la costoeficacia de las estrategias de vacunación en el país o región”. Gardasil es una vacuna con las VLPs de L1 de los HPVs 6, 11, 16 y 18, y como ya sabrá existe otra vacuna que solo posee potencial inmunogénico contra los dos últimos pues son los que tienen el potencial oncogénico y cuya prevalencia es más alta: la Cervarix. Las proteínas incluidas en ambas vacunas han demostrado por varios estudios que no son infecciosas ni oncogénicas y que son altamente inmunogénicas. En Australia se realizó un estudio sobre la efectividad de las vacunas entre 2004 y 2008, en el Centro de Salud Sexual de Melbourne, y participaron 36.055 pacientes. Y como puede ver en la imagen que le adjunto se aprecia claramente que en los años posteriores a la implementación de la vacuna el número de verrugas genitales cae en mujeres significativamente. En mujeres menores de 28 años disminuyó más del 25%. Sin embargo, sabiendo que la vacuna es efectiva existen numerosos padres que cuando se les propone vacunar a sus hijas se indignan porque creen que todo es un negocio y que la vacuna les hará daño. Este pensamiento es lo que fomenta su revista. No se habla en ningún momento de las consecuencias que tiene no vacunarse, en la trasmisión de los diferentes serotipos, ni en el potencial oncogénico que tiene una infección por algunos de ellos. Claro está, cuando a un porcentaje de estas pacientes no vacunadas, en su edad adulta, se les detecte una displasia o incluso un carcinoma invasivo entonces se arrepentirán de no haberse vacunado; y no olvide que para que haya cáncer de cérvix ha de haber una infección previa con el HPV. Hablemos ahora de la supuesta "ineficacia del tratamiento quirúrgico en el cáncer". En este artículo lo único que se hace es desmontar el abordaje terapéutico actual de esta patología. Lo primero que comenta es que el cáncer es una enfermedad sistémica y da a entender que su origen no es focal. Recordemos que existen numerosas mutaciones en el DNA de las diferentes células que en el caso de no ser reparado (no es la mayoría de las veces pues contamos con mecanismos celulares para evitarlo como la proteína p53) producirá en la célula un comportamiento aberrante donde escapará de los procesos apoptóticos dando lugar a células inmortales. Esto se produce en una célula que posteriormente se dividirá en un proceso de expansión que podríamos decir que es clonal, dando a lugar a células hijas con el mismo error genético y que a su vez comenzará a acumular más mutaciones. Esto conllevará un aumento del metabolismo del individuo dando lugar a un síndrome tóxico que si que será sistémico (astenia, anorexia y pérdida de peso) pero el origen es una célula. Comenta también que los programas de screening poblacional (mamografías) no tienen ningún sentido pues el abordaje quirúrgico no tiene eficacia. Sin este tipo de programas no se conseguiría tratar los tumores en estadíos de TNM bajos por lo que la supervivencia de las pacientes disminuiría pues recordemos que cuanto antes detectemos un cáncer mejor es el pronóstico. En el artículo se da a entender que incluso aunque detectemos una masa no es necesario someterse a cirugía; y sintiéndolo mucho me parece que metiendo en la cabeza esta idea a las personas está poniendo en grave peligro la salud de las mismas. También pone su revista de manifiesto la “ineficacia de la quimio y radioterapia”. Sinceramente, he visualizado con mis propios ojos cómo tumores enormes se van reduciendo con esta terapia conjunta y cómo con la posterior cirugía la supervivencia de los pacientes aumenta. Para finalizar, pone en portada en uno de sus números que "la vacuna triple vírica puede producir autismo". Bueno, pues yo estoy vacunado de ella y, que sepa, autista no soy. Algunos seguidores de esta idea aluden a que enfermar es algo natural y yo le comentaré algo que me dijo una profesora: “Enfermar es natural pero natural también es morir”. Siento mucho si en algún momento le falto al respeto con esta carta pero sinceramente, según iba leyendo los diferentes artículos de la revista, la decepción iba creciendo. Claro está: me gustaba esta revista cuando estaba en la ESO y no conocía nada para poder juzgar lo que leía pero una vez me he ido informando veo que hay cosas que no debería de publicar. Espero que esta carta le haga reflexionar y en el caso de que me equivoque en alguno de las aportaciones que le hago le pido perdón de antemano pues recuerde que soy un mero estudiante de 3º de Medicina. Atentamente

Sergio R. Barroso

En primer lugar le felicitamos porque demuestra usted tener curiosidad, única facultad que lleva al conocimiento. Y porque mantiene el espíritu crítico de quien busca la verdad; lástima que éste no lo aplique usted a lo que le están "enseñando" ahora en le facultad de Medicina. De hecho nos parece que el "lavado de cerebro" al que se somete en ellas a los estudiantes está magistralmente planificado y diseñado porque pocos se dan cuenta de que terminan creyendo en un paradigma que no se sustenta científicamente. Y no lo decimos nosotros: lo afirman científicos y médicos de primer nivel, varios premios Nobel incluidos como hemos contado en estos años. Textos que evidentemente usted no ha leído. Lo explicamos precisamente el mes pasado (nº 174) en el reportaje titulado ¿Por qué los estudiantes españoles de Medicina solo aceptan la convencional y farmacológica? que esperamos haya leído; reportaje en el que recordábamos los numerosos artículos que hemos publicado y ponen en entredicho gran parte de las bases de la Medicina convencional. Lista que publicamos según su cercanía en el tiempo y es así de extensa: Manipulación, falsificación y censura en las revistas científicas de élite (168), La experimentación con animales es tan cara como inútil y Nuevo varapalo a la credibilidad de la industria farmacéutica (163), ¡El fraude científico es cada vez mayor! (155), Férreo control de la salud mundial por la gran industria farmacéutica (153), El mito de la Medicina basada en la evidencia (147), William Rea: “A los médicos se nos ha ocultado la causa de la mayoría de las enfermedades” (139), La ética médica en el banquillo: del Juramento Hipocrático a la Declaración de Ginebra y Las agencias reguladoras de medicamentos las controla la propia industria farmacéutica (134), La Medicina: ¿ciencia o pseudociencia? (133), Durísimas acusaciones de John Virapen contra la industria farmacéutica (131), La política sanitaria mundial la determina un grupo de agencias estadounidenses (128), ¿La Medicina convencional se basa en la ciencia… o en el engaño? (127), ¿Son realmente independientes las agencias reguladoras de fármacos y alimentos? (121), José Antonio Campoy: “El actual paradigma médico está muerto” (101), Las multinacionales se inventan enfermedades para vender fármacos (84), Investigación médica: nuevos escándalos dejan en entredicho a las revistas científicas (82), Las multinacionales farmacéuticas controlan gran parte de las asociaciones de enfermos (80), La credibilidad de la industria farmacéutica, bajo mínimos (75), Los tratamientos médicos son ya ¡la primera causa de muerte! (65), Revistas científicas: las “biblias” de la clase médica (64), ¿A qué se debe la actual ignorancia médica? ¿A falta de información... o a la censura? (62), ¡Matías Rath: “Son las multinacionales farmacéuticas las que controlan el mundo” y ¿Por qué en España la medicina convencional o farmacológica es la única sufragada por el Estado? (55), Mitos y realidades de la industria farmacéutica (50), La corrupción del sistema sanitario (50), Ghislaine Lanctôt: "El sistema sanitario es una verdadera mafia que crea enfermedades y mata por dinero y poder” y¿Existe la medicina “científica”? (47), El negocio de la enfermedad (46) y Arturo O’Byrne: "La medicina convencional tiene los días contados" (39). Textos que usted no debe haber leído porque si no es difícil de entender su forma de pensar. Y vamos aclararle una cosa importante: TODO lo que se dice en ellos lo afirman profesionales de la salud: médicos, biólogos, farmacéuticos, químicos y expertos en muy distintas disciplinas. Muchos de ellos personalidades de la Medicina que han publicado en las más prestigiosas revistas científicas del mundo, han ocupado altos cargos en organismos nacionales e internacionales y han recibido premios y distinciones de todo tipo, algunos incluso el Premio Nobel. Tales son las personas que ponen en entredicho lo que la mayoría de los médicos acepta de forma acrítica, no nosotros. Lo que en esta revista hacemos es dar cabida en nuestras páginas a sus opiniones mientras otros las censuran. Así que no entre usted en el habitual juego de "matar al mensajero". Nosotros simplemente ejercemos nuestra profesión explicando lo que otros callan por miedo, ignorancia, dinero o presiones. Por lo que respecta a las afirmaciones vertidas en los textos con los que usted manifiesta su desacuerdo solo vamos a responderle esto: lo que se afirma en ellos no lo decimos "nosotros", lo dicen las personas cuyas aseveraciones recogemos. Otra cosa es que las compartamos y así lo manifestemos a veces. Y nos reiteramos en todo lo dicho en ellos. Ni uno solo de sus comentarios al respecto se sostiene. Nos reiteramos en lo dicho sobre la varicela. Y en lo afirmado sobre la vacuna del papiloma humano, asunto al que hemos dedicado también un buen número de reportajes -más de 20- que dados sus comentarios es obvio que tampoco ha leído. Y en ese sentido nos vamos a permitir aconsejarle que no se crea a pies juntillas lo que dicen los laboratorios farmacéuticos sobre sus productos; hoy hay que ser muy ignorante o muy ingenuo para hacerlo. Mire, la propia Ministra de Sanidad cuando se aprobó en España, Elena Salgado, dijo públicamente que la posible eficacia de esa vacuna no podría constatarse hasta dentro de décadas. Lo publicamos nosotros y en esa ocasión casi todos los medios de comunicación. ¿Por qué usted no se ha enterado? Pues porque usted debía estar entonces estudiando en el colegio. En fin, que usted diga que nos escribe "como miembro de la comunidad científica" estando aún estudiando el tercer curso de carrera explica todo...
 



Sr. Director: hace un año inicié el tratamiento para la enfermedad de parkinson con Azilect 1 mg (Rasagilina) y al leer el prospecto me sorprendió leer que el citado medicamento tiene 37 posibles efectos adversos clasificados en muy frecuentes (1 de cada 10 pacientes), frecuentes (1-10 de cada 100 pacientes) y poco frecuentes (1-10 de cada 1.000 pacientes). Consulté a mi médico y me recomendó no leer el prospecto. Sigo tomando el medicamento pero no comprendo cómo a un laboratorio farmacéutico se le autoriza la comercialización de un fármaco con tantos posibles efectos secundarios. En el mundo de la ingeniería industrial, en el que me he desarrollado profesionalmente, es impensable que se permita la comercialización o puesta en servicio de un coche, un avión o un edificio de viviendas con tantos posibles riesgos para los usuarios. Un medicamento es para la salud humana y por tanto requiere un control serio y riguroso antes de su comercialización. En suma, conociendo la postura crítica de su revista acerca de la industria farmacéutica le agradecería me indicara si lo expuesto sobre el Azilect es una práctica habitual en medicamentos "fuertes". Y en el caso de haberse publicado ya un artículo al respecto agradecería me indicaran en qué numero de la revista. Muchas gracias y un saludo

Juan Segura López
(Barcelona)

En esta misma sección de Cartas hemos publicado a lo largo de los años los efectos adversos de muchísimos fármacos en respuesta a numerosas preguntas sobre ellos. Es más, hemos publicado ya tantos reportajes que decidimos agruparlos en nuestra web en un apartado propio titulado El peligro de los fármacos cuyo enlace es éste: www.dsalud.com/index.php?pagina=farmacos. Lo que nos parece intolerable es el consejo de su médico de que no se lea usted el prospecto por lo que vamos a permitirnos darle un consejo no pedido: ¡cambie inmediatamente de médico!
 



Hola. Ante todo quisiera darles la enhorabuena por tan magnífica revista y animarles a que sigan en esta línea aunque sea duro luchar contra corriente. En el número 173 de la revista hay un artículo de Jose Antonio Campoy sobre el tratamiento integral de la esclerosis múltiple en el que se explica que el cerebro sí puede remielinizarse. Excelente artículo en el que se habla de muy diferentes tratamientos pero -lo que me extrañó sobremanera- no de la Micoterapia; concretamente con Melena de León (Hericium erinaceus) ya que tiene un elevado tropismo hacia el sistema nervioso y por eso se recomienda para tratar todo tipo de patologías neurodegenerativas; entre ellas la esclerosis múltiple. Se trata de una seta que tiene la capacidad de regenerar mielina por su elevado contenido en erináceas, moléculas de bajo peso molecular capaces de atravesar la barrera hematoencefálica. Además el extracto de Melena de León posee también la capacidad de estimular la síntesis de la hormona Factor de Crecimiento Nervioso en el hipocampo Solo quería dejar constancia de ello. Un saludo.

Ernesto Carvajal Pabón

Le agradecemos sinceramente su aportación. Verá, sobre ese hongo hablamos someramente en el reportaje que con el título El enorme poder curativo de las setas apareció en el nº 115 explicando que, en efecto, potencia la síntesis del factor de crecimiento neuronal con mejora de la memoria, la sensibilidad de neuropatías periféricas (diabetes) y el retraso en la degeneración retiniana y ayuda a regenerar la capa de mielina. Explicando que su consumo es recomendable en casos de alzheimer, senilidad, ansiedad, depresión, insomnio y, en efecto, esclerosis múltiple. Y que asimismo protege las mucosas del sistema digestivo al ejercer una función reparadora de los epitelios y por eso se recomienda en casos de úlceras, gastritis, hernia de hiato, enfermedad de Cröhn e inflamaciones intestinales. Posteriormente se ha aseverado que la Melena de León -hongo rico en treitol, arabinitol y ácido palmítico muy utilizado por los expertos en Medicina Tradicional China- es antioxidante, antibiótico, modula en sangre el nivel de lípidos reduciendo el de glucosa, estimula las células nerviosas en los animales y mejora la capacidad cognitiva. Y asimismo que es inmunoestimulador, ayuda a reparar tejidos corticales y núcleos subcorticales afectados por falta de oxígeno, mejora las vías reflejas en afecciones neurológicas periféricas, es citotóxico para las células cancerosas y muchas otras propiedades. Ahora bien, la verdad es que la mayor parte de esos efectos se han estudiado in vitro, muy pocos en animales y casi ninguno en humanos donde las investigaciones solo han podido constatar una mejoría cognitiva leve. Por eso se decidió no citar.
 



Hola. Tengo 54 años, me faltan 3 piezas dentales y he pensado en ponerme unos implantes pero no me agradan los metálicos de titanio y zirconio. El primero porque es un metal y el segundo porque es óxido de ese metal y no metal puro. Otra razón es su precio: unos 500 € cada uno. Y ésa es mi consulta: ¿han tratado este tema? Y si no es así, ¿qué pueden decirme? En especial de los implantes de fibras de vidrio (sílex) agregadas con composite (material plástico que puede tener un determinado grado de toxicidad). Sólo conozco un estudio hecho en Finlandia donde se experimentó con cerdos. Me gustaría pues saber si han llegado ya al mercado. Cada vez que pregunto en una clínica me salen con la historia de que sólo hay de titanio o zirconio -lo que es mentira- y ya me he cansado de preguntar.

Jaume Oliver

Solo hemos publicado un artículo y fue en el nº 40, hace ya pues 12 años; cuando empezaron a instalarse los implantes de titanio a los que luego se añadieron los de dióxido de zirconio y los de este metal mezclado con itrio. Y de hecho los más usados siguen siendo los de titanio puro por entenderse que tienen alta estabilidad química así como buenas propiedades de biocompatibilidad y mecánicamente soportan mucha presión. Aunque también los hay ya de titanio en aleación con aluminio -éste lo desaconsejamos por completo- y/o vanadio. Como desaconsejamos los implantes fabricados completamente con óxido de aluminio monocristalino. Por lo que se refiere a la fibra de vidrio sabemos que se usa en los soportes de algunos brackets y en los puentes pero no nos consta que haya implantes de ese material. Lo sentimos.
 



Estimado Director: quisiera consultarle algo que me tiene muy preocupada. He ido al ginecólogo quien decidió que me hiciera una desintometría ósea DXA. La verdad, me la hice por no decirle que no ya que entonces te miran como si estuvieras loca, y me salió que el resultado es compatible con osteopenia en fémur de cuello, fémur total y osteoporosis en columna AP L1-L4. Y salí fatal de la consulta porque me dijo que no tenía solución e iría a más. Me recetó Demilos Colin y Prolie -eso creo leer porque la letra se entiende fatal- cada 6 meses pero ni lo he tomado ni lo pienso tomar. El caso es que he leído en algunos artículos que los cartílagos no se regeneran y en otros que sí. He comprado por ejemplo CondroArtil pero las pastillas son muy grandes y dificultad para tragarlas. En la revista del nº 169 leí asimismo que el Holomega colágeno de Equisalud -contiene vitamina C, L-lisina, L-prolina, etc. - y podría ir bien para mi problema junto con el silicio orgánico de 5ª generación que comercializa Silicium como G5 Siliplant. También leí lo del agua de mar y me han traído unas garrafas de las islas Columbretes, frente a las costas de Castellón, a unos 50 km. de la costa, cuyas aguas son cristalinas y puras. La tomo en una proporción de un vaso de agua de mar por cada cinco de agua de manantial añadiendo el jugo de un limón y un poco de stevia; tres vasos al día. ¿Lo hago bien? También quiero decirles que tengo bastante anemia y estoy tomando hierro (1 vial bebible de 15 ml. al día) Tengo 66 años aunque todos me echan 10 menos a Dios gracias. Quedo a la espera de su amable respuesta. Atentamente.

Mª Teresa Maseda

En resumen, le han hecho a usted una DXA (Absorciometría radiológica de doble energía) y según la misma podría tener -eso significa en realidad "compatible con"- osteopenia en el fémur -es decir, pérdida de densidad en ese hueso que el día de mañana podría conducir a una osteoporosis y es un signo normal del envejecimiento- y osteoporosis en la columna lumbar (L1-L4), es decir, una disminución del tejido óseo en esa zona tanto de las proteínas que constituyen su estructura como de las sales minerales de calcio que contiene. Lo que hace que el hueso de la columna sea menos resistente, más frágil de lo normal. Pues bien, a nuestro juicio la osteoporosis suele deberse a una acidificación del organismo porque para alcalinizarse éste recurre frecuentemente al calcio y de donde lo obtiene más fácilmente es de los huesos. Y recuerde que el cuerpo se acidifica básicamente ingiriendo azúcar, hidratos de carbono refinados, dulces, pasteles, leche -y sus derivados-, harinas, carne roja, alcohol y café al igual que medicamentos como los corticosteroides, las tetraciclinas y los preparados tiroideos. Evítelos, En cambio debe proporcionar al organismo magnesio, silicio, calcio, manganeso, fósforo, vitaminas B6, C y D, calcitonina y colágeno hidrolizado. Por lo que se refiere al calcio le sugerimos que ingiera conjuntamente Coral Natural con vitamina K2 o Menaquinona-7 (de forma abreviada MK-7); comercializa ambos productos 100% Natural. Es asimismo útil la ingesta de algún producto rico en isoflavonas como Menoyn (Ynsadiet) que ya favorece la remineralización ósea. Y, en efecto, son igualmente útiles suplementos como Kalsis (Catalysis), Silicium G5 (Silicium España), CondroArtil (100% Natural) y Holomega colágeno (Equisalud). Recuerde finalmente que muchas veces los problemas de osteoporosis no se deben a un déficit de calcio sino de manganeso; lo dimos a conocer en el artículo que con el título La osteoporosis podría deberse a un déficit de manganeso y no de calcio publicamos en el nº 148. En todo caso lo primero que debe hacer es desintoxicarse y seguir una alimentación a base de frutas -no en forma de zumos y siempre en ayunas-, verduras, hortalizas, legumbres, cereales integrales, frutos secos, setas, algas y aceites. Todo fresco -nada de conservas- y crudo -o bien ligeramente hecho a la plancha o asado- y de temporada. No debe prepararse ningún alimento a más de 80º para no desnaturalizarlo. Como condimentos puede ingerir especias -las que quiera pero especialmente cúrcuma, curry, jengibre, canela, cayena (guindilla), pimentón, rúcula, comino negro y azafrán- así como sal marina yodada, pimienta, ajo, limón, perejil y finas hierbas; en cambio debe olvidarse del vinagre. La ventaja es que se puede comer de todo lo permitido en la cantidad que se quiera -salvo las frutas- de forma razonable. En cuanto a los aceites deben ser de primera presión en frío pero solo de lino, coco, oliva, comino negro y krill; el resto no. Y si puede beba agua mineral de muy baja mineralización e infusiones (salvo café y té negro). Ninguna bebida más salvo el agua de mar que ya toma de forma inteligente. Una última cuestión en la que debemos insistir: elimine de su alimentación la leche y sus derivados; quienes aconsejan tomarlos para prevenir la osteoporosis no saben de lo que hablan.
 


 


NÚMERO 174. SEPTIEMBRE 2014.

Señor Director: a mi cuñada le salieron a los 44 años de forma espontánea y sin darse ningún golpe tres manchas redondas de color morado en la cara anterior de las piernas; dos de ellas en la pierna izquierda y una en la derecha. Acudió al dermatólogo y éste le mandó hacer una biopsia pero aún con esto no le supo dar ningún diagnóstico. Visitó entonces a un internista y éste le diagnosticó granuloma anular que podía deberse a una diabetes -problema que mi cuñada ni padecía en ese momento ni en la actualidad- o tratarse de una patología basada en antecedentes genéticos; solo que tras revisar la historia de la familia hasta tres generaciones atrás quedó claro que no había base para ese diagnostico. En suma, ambos especialistas le prescribieron una pomada con corticoides que fue completamente ineficaz. De eso hace ya trece años y en este tiempo las manchas se han ido agrandando; de hecho las dos de la pierna izquierda se han unido y del color morado han pasado a un tono rojo oscuro; además le ha salido una nueva mancha en la pierna derecha (al palparlas, por cierto, se nota que la superficie que ocupan está "hundida"). El caso es que ha acudido a otro dermatólogo que esta vez le ha diagnosticado “necrosis lipoídica”, patología que según dice no tiene tratamiento. En fin, soy lectora habitual de la revista desde hace siete años y me gustaría saber qué pueden decirme del mal que aqueja a mi cuñada; posible origen, evolución y tratamientos. ¿Hay algún especialista, sea de la medicina alopática o alternativa, que pudiera ayudarle. Le agradezco de antemano su atención y aprovecho la oportunidad para hacerle llegar mi agradecimiento a usted y al equipo que dirige por la excelente labor de docencia y divulgación que están llevando a cabo. Les saluda atentamente,

Mª Carmen Porcel Jiménez
(Granada)

Los médicos llaman granuloma anular a la aparición en la piel de tumoraciones rojizas y pequeñas pápulas que tienen forma de círculo o anillo cuya causa se desconoce aunque a veces aparecen en personas que sufren diabetes o problemas de tiroides (tanto hipoactividad como hiperactividad); normalmente en manos, pies y zonas posteriores de antebrazos y piernas (en casos raros la erupción aparece en todo el cuerpo). Y como se desconoce qué lo provoca suele recomendarse solo el uso de cremas con corticosteroides aunque algunos médicos optan por intentar congelar la zona con nitrógeno líquido y otros usan radiaciones de luz ultravioleta. Llegando los más condicionados por la industria farmacéutica a sugerir el consumo de fármacos que inhiban el sistema inmunitario. Sin embargo a menudo la causa es una infección fúngica o micótica -es decir, por hongos- lo que debe descartarse haciendo un raspado de piel o una biopsia. Ahora bien, la mayoría de los granulomas anulares -que suelen aparecer más en mujeres- desaparecen sin tratamiento antes de dos años y es pues raro que se trate del caso que nos consulta. Añadiremos que hoy se sospecha que el problema puede estar relacionado con un desequilibrio hormonal. En cuanto a la Necrobiosis lipoídica se llama así a la aparición de lesiones de forma irregular y color marrón rojizo, placas amarillentas con pequeños vasos sanguíneos visibles (telangiectasias), atrofia en la parte central y bordes de color violáceo; lesiones que veces se ulceran e incluso dar lugar a un carcinoma de células escamosas. No se parece pues al granuloma anular y no se entiende por tanto diagnósticos tan dispares en el caso de su cuñada. De hecho estas lesiones pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, incluido el cuero cabelludo y provocar alopecia. Y aunque también se ha asociado a la diabetes mellitus -entonces la llaman Necrobiosis lipoídica diabeticorum- lo cierto es que la mayor parte de los diabéticos no la padecen (solo un 0,3%). Si se da en cambio en personas con lupus eritematoso sistémico, enfermedad de Cröhn, tiroiditis, artritis reumatoide, linfomas y otras afecciones. Y como ningún tratamiento es eficaz algunos médicos optan por eliminar la lesión quirúrgicamente y colocar luego un injerto de piel. En suma, se considera una patología que provoca la degeneración del colágeno y a menudo cursa con una lesión estructural de la pared vascular -principalmente arteriolas y capilares- que se engrosa (a lo cual le llaman microangiopatía). En suma, se ignora también la causa y se trata pues igualmente -sin éxito- con corticosteroides, fototerapia, tratamientos antiplaquetarios e inmunomoduladores. Lo que sí se sabe es que la sufren muchas personas afectadas de tabaquismo. En suma, el Granuloma anular no presenta el aspecto graso y color amarillo típico de las placas de la Necrobiosis lipoídica; más parecido tiene de hecho la sarcoidosis. Ahora bien, hay un dato poco conocido e interesante y es que personas con Necrobiosis lipídica a las que se trasplantaron el páncreas y algún riñón se curaron de forma espontánea. ¿Y qué puede causar entonces el problema de su cuñada, y aún más, las dos patologías que le han diagnosticado y otras muchas de diferentes denominaciones y origen igualmente desconocido? Lo habitual es que un problema dérmico se deba a una irradiación solar excesiva o a químicos externos presentes en jabones, detergentes, tintes (para el pelo y la ropa), cosméticos, lacas, pinturas, barnices, tejidos sintéticos, etc., así como a plantas venenosas -como la hiedra o el zumaque-, a tóxicos químicos que pueden proceder de vacunas, fármacos (especialmente los estrogénicos) y aditivos alimentarios (conservantes, colorantes, aromatizantes, saborizantes, emulsionantes, espesantes o gelificantes) así como de pesticidas, herbicidas, fungicidas, insecticidas y abonos químicos. E igualmente puede deberse a alimentos transgénicos, a intolerancias o alergias alimentarias y al contacto con disruptores endocrinos (sustancias que alteran el sistema hormonal); es decir, a plaguicidas y biocidas (contienen chlorpyrifos, diazinon, dichlorvos y carbamatos), envases de plástico (incluidas las botellas), tetrabricks y latas de conserva (contienen ftalatos y BPA), resinas epoxi (BPA) y algunos detergentes… entre otros artículos de uso común. A lo que hay que añadir metaloides como el plomo, el arsénico o el tributilestaño utilizados en la industria al igual que el humo de los motores diesel y el del tabaco. Y, por supuesto, posibles infecciones por priones, virus, bacterias, hongos, áscaris y parásitos o mordeduras de insectos. Es más, muchas "enfermedades" pueden causar problemas dermatológicos; como el lupus eritematoso, la sarcoidosis, la artritis reumatoide, la enfermedad de Cröhn, la tiroiditis crónica o "enfermedad de Hashimoto", los linfomas, la "enfermedad de Kawasaki"... Y que en la piel puede reflejarse todo lo negativo que sucede en el interior del organismo. Pudiendo deberse por tanto las erupciones cutáneas -de todo tipo- a muy distintas alteraciones endocrinas y metabólicas, especialmente a las de carácter digestivo. Nuestro consejo pues -y nos repetimos una vez más- es que su cuñada evite todo producto tóxico y desintoxique, alcalinice y oxigene su organismo. Entre otras cosas porque donde está equilibrado el pH ¡no pueden sobrevivir los gérmenes patógenos! Y mientras que se aplique en la zona afectada -tres veces al día- jalea real diluida (10 gramos por litro de agua).
 



Hola; soy una chica de 22 años que vive en Valencia y llevo un año sin encontrarme bien. Hace algo más de un año empecé a sentirme hinchada a pesar de estar delgada, me cansaba fácilmente, sudaba en exceso, tenía mal olor vaginal me pusiera lo que me pusiera y me salieron bastantes ojeras. El año anterior estuve por la noche de fiesta en Nochevieja en la que tras beber y dormir y comer poco tuve al día siguiente una taquicardia bastante intensa por lo que tuve que ir a Urgencias donde me dieron diazepan. Como al día siguiente se me pasó no le di más importancia pero este verano llevé un ritmo un poco más movido y estresante y tras las fiestas de mi pueblo -no tomo ni he tomado nunca ninguna droga- empezaron a darme taquicardias de nuevo. La cosa es que aparecieron 3 días después de finalizar las fiestas y me daban incluso estando dormida. Estuve así un par de semanas y un mes con vértigos. Desde entonces he ido ya al médico 8 veces y otras 3 a Urgencias; una vez incluso tuvo que venir a mi casa de noche el médico de urgencias y pincharme no se qué. Y lo único que me dicen es que tengo ansiedad. Pero no es cierto: a mí la ansiedad me la producen ellos de la impotencia. Porque les he tenido que suplicar que me hicieran pruebas y lo único que hacían era mandarme al psiquiatra el cual me dio una pastilla que me puso mucho peor; me ardía el cuerpo por dentro y después me dijo que de la cabeza estaba bien y me fuera a casa. La cosa es que ya me han hecho electrocardiogramas, placas de tórax y abdomen, análisis de orina y heces y análisis de sangre y lo único que apareció según ellos es un poco de infección en la orina de uno de los análisis, gases en el abdomen, los linfocitos un poco altos y la glucosa un poco baja pero mi médica me dijo que eso era normal. El caso es que después de las taquicardias y los vértigos -llegué a sentir como si no estuviera donde estaba, una sensación muy extraña- me bajó la tensión durante 2 meses; la baja no me subía de 5 y tenía que desayunar anchoas con sal y jamón para poderme levantar de la cama cuando yo ni tengo anemia ni he tenido antes absolutamente ningún tipo de problema ni con la tensión ni con el azúcar. Mis propios padres y hermanos, al principio, como las pruebas generales que me hicieron salían "normales" también pensaron que sería ansiedad ya que no se explicaban qué otra cosa podía ser. A veces tenía incluso que dormir nada más comerme un plato de fideos porque sentía como si no tuviera energía y me mareaba hasta la luz pero yo sé que no es ansiedad. En fin, tras las taquicardias, los vértigos y la tensión baja y ya que los médicos no me encontraban nada me puse a mirar por internet. Hasta llegué a pensar que tenía "mal de ojo" de la desesperación pero al final inferí que podía ser candidiasis crónica por los síntomas así que me compré el libro de Cala H. Cervera, dejé de comer azúcares, pastas y frutas y mejoré un poco; al menos podía ir a la universidad porque antes no me podía ni mover pero entonces empecé a tener subidas y bajadas de azúcar. La tenía muy alta sobre todo por la mañana y me daban mareos aunque luego se me reguló sola. También empezaron a darme pinchazos por el cuerpo bastante dolorosos y leí que podía ser fibromialgia pero al mes me desaparecieron sin hacer nada. Desde que dejé de tomar azúcares mejoré un poco. Ya no tenía diarreas, solo estreñimiento, y convencí a mi madre para ir a una naturópata que trataba la candidiasis. Llevo ya unos 3 meses yendo y me dijo que mi problema tenía toda la pinta de ser micosis por cándidas. Me dio unas vitaminas, unas pastillas para limpiar el hígado y me dijo que ingiriera agua de mar y siguiera una dieta más rica en proteínas para no perder más peso. Mejoré un poco pero luego me estanqué de nuevo. Entonces pensó que igual eran parásitos y me mandó un purgante con ajo macerado, pastillas de cardo mariano y flores de bach. Al principio no pasaba de 3 gotas de ajo diluidas en agua porque me daban pinchazos en la zona del hígado y el bazo así como dolores de cabeza- parecidos a las resacas y a las migrañas- pero ahora ya puedo tomarme 25 gotas. Solo que al cabo de un tiempo me empezaron a dar dolores en piernas y brazos -por dentro, como si se me inflamaran las venas o arterias- y pensé que serían los tóxicos que liberan los parásitos al ser eliminados. Además empecé a ver borroso a ratos aunque luego se me pasaba pero en el ojo izquierdo me han salido unos puntitos negros que veo con fondos blancos y que se mueven. Me han dicho que puede ser por algún problema con el nervio del ojo pero que al año o así se me irían quitando. También se me inflamaron bastante las anginas; tenía la sensación de tener todo el rato algo en la garganta. De hecho a veces me salieron de ella trocitos blancos pequeños que yo creía que era comida pero me dijeron que eso eran linfocitos y ocurre cuando hay alguna infección pero mi médica, de nuevo, me dijo que eso precisamente me pasaba porque estaba sana. También me ha salido alguna grietilla pequeña en el esmalte de los dientes, me duele bastante la espalda y a veces me noto las venas o arterias azules de las muñecas inflamadas; o sea, se me notan más. En las piernas también. Y a veces, al doblar los dedos, noto de vez en cuando las articulaciones como resecas. Mi naturópata me puso también una máquina en los pies con agua de desintoxicación por iones y me fue bastante bien. Luego me pasó una vez el Zapper y me salieron como mini-varices, o sea, venillas pequeñas en el muslo derecho; y me ha dicho que el mes que viene seguiremos tratando las cándidas pero yo, por los síntomas, creo que tengo todavía parásitos. Actualmente estoy tomando tintura de ajo, propóleo, agua de mar, Flores de Bach, aloe vera, unas gotas de aceite de árbol del té, cardo mariano, sauzgatillo -que se supone me debería regular el sistema hormonal porque la menstruación me duele bastante, me dura poco y tarda mucho en bajar-, centella asiática -para la circulación-, amargo sueco -para limpiar también-, equinácea -para los resfriados-, enzimas digestivas -porque me daban alergia algunas comidas-, ácido caprílico y molibdeno. En fin, ahora estoy bastante mejor; incluso puedo nadar en la piscina sin tener que dormir luego pero a veces me sigue doliendo la cabeza y se me inflaman los ojos, como si se me salieran un poco para afuera. Me dijeron que los nervios provocan a veces que el cuerpo se ponga en actitud defensiva y la sangre vaya del estómago a los músculos y por eso se me "salían" los ojos y veía borroso. Y desde que he vuelto a tomar una cosa que se supone mata parásitos y se llama Ergypar -contiene nogal negro y más cosas- a veces se me dilatan las pupilas, me dan pinchazos por la parte del hígado, me duele la cabeza, me dan espasmos musculares de tanto en tanto y sigo teniendo retortijones aunque cuando me pongo enemas con agua de mar mejoro. El otro día se me agarrotó el antebrazo izquierdo al poner peso en él; supongo que será de la flojera que tengo. Y también se me hinchan de vez en cuando las pantorrillas y me duelen; no sé si será hormonal, de los riñones o de qué. Mi naturópata me ha dicho que la energía de mis riñones la tengo floja. También se me resecan los labios y los ojos, sobre todo por las noches. Y me han hecho ecografía de las mamas porque antes de la regla se me inflamaban mucho -sobre todo uno- y me dolían más que antes de todo esto. Me vieron un quiste de líquido del tamaño de una lenteja que me dijeron que no tenía importancia y seguramente se me quitaría pero que volviera a ir al cabo de un año. También se me inflama a veces la lengua -cuando como cebolla por ejemplo- y me han salido en los labios puntitos blancos pequeños. Muchos. Lo que pasa es que no se aprecian si no te fijas bien. Al principio pensé que podían ser hongos pero luego leí por ahí que eran puntitos de grasa que salían. Supongo que será algún trastorno hormonal causado por los tóxicos de los parásitos, bacterias o lo que sea que tenga porque la regla no se me regula. A veces me duele la cabeza desde la nuca y me dan dolores por brazos y piernas pero esta vez son diferentes; es como si tuviera tirantez por dentro, por venas arterias. Y me duelen los huesos como cuando era pequeña y crecía. También tengo picores en el intestino aunque ya no sé si es por sequedad o parásitos porque tengo bastante mucosidad en las heces y antes también tenía picores en la nariz; incluso tenía olores fuertes y una vez me sangró estando acostada y tiré la sangre por la boca pese a que a mí, antes, jamás me había sangrado. Y me cuesta respirar donde hay humo. Además me he resfriado con fiebre 2 veces. En definitiva, no sé si estoy siguiendo el tratamiento correcto y si lo que me está pasando es normal. ¿Me pueden orientar? Porque aunque desde primeros de junio me encuentro bastante mejor no logro recuperarme del todo. Un saludo y permítanme por favor que firme con pseudónimo para salvaguardar mi identidad.

Esther López
(Madrid)

La verdad, ¡vaya cuadro para tu edad! Mira, es evidente que tantos síntomas distintos sin causa aparente ni conexión indican que hay un problema sistémico. Y aunque te sorprenda -a ti y a muchos lectores- tenemos que decirte que leas la respuesta a la carta anterior porque lo que debes valorar y hacer es exactamente lo mismo. No se trata de tomar unos u otros suplementos -que pueden ayudarte, obviamente- sino de equilibrar tu organismo de forma integral. No hacerlo así implicaría mejorar y empeorar alternativamente sin resolver nunca el problema de fondo. Es el mejor consejo que podemos darte.
 



Estimado Sr. Campoy: tengo el placer de contactar nuevamente con Vd. ya que estoy suscrito a su maravillosa revista y tengo la gran espina de no haber podido conseguir los 70 primeros números al estar agotados. En fin, he pensado que podrían dedicar parte de una página para "contactos" (muy escuetos), tanto con la revista como entre lectores-suscriptores por diversas causas; por ejemplo para preguntar cómo contactar con un especialista del Consejo Asesor, una clínica o un centro terapéutico, cómo adquirir determinado complemento o cómo conseguir una revista atrasada y agotada que algún lector tenga ya ya no le interese. Es más, les sugiero que valoren la posibilidad de repetir los temas más importantes de las primeras setenta revistas de forma intercalada en próximas ediciones. Sin más les reitero mi admiración por el trabajo que hacen. Con todo mi agradecimiento,

Norberto Mederos García
Arucas (Gran Canaria)

Los teléfonos o correos de contacto de los miembros de nuestro Consejo Asesor que se nos ha autorizado a facilitar aparecen desde hace años tras su curriculum en nuestra web; basta pues pinchar en Consejo Asesor para obtenerlos. Para suscribirse, adquirir una revista atrasada aun disponible o comprar los libros de La Dieta Definitiva y los dos tomos de Cáncer: qué es, qué lo causa y cómo tratarlo basta llamar a nuestro teléfono de centralita (91 638 27 28) o enviar un correo a suscripciones@dsalud.com. Los teléfonos de médicos, consultas o centros aparecen en los anuncios que salen en la revista y en los banners de la web; nosotros no los facilitamos salvo en esta sección de forma puntual porque no nos responsabilizamos de lo que otros puedan afirmar. Nos responsabilizamos solo de lo que decimos nosotros. Y no se nos pida que hagamos la labor de hacer una selección de "los mejores médicos y centros a nuestro juicio" porque no vamos a hacerlo. No es nuestra función y no vamos a asumir esa responsabilidad; aunque otros lo hagan porque cobran por ello y no porque realmente piensen que son los "mejores". Allá cada cual con su ética y su conciencia. Queda finalmente por recordar que tanto la revista actualmente a la venta como todas las anteriores -desde el nº 10- están subidas en formato flash a nuestra web -www.dsalud.com- y cualquiera puede visualizarlas si se ha suscrito (solo 36 euros al año). Le agradecemos en cualquier caso tanto su iniciativa como sus amables palabras.
 



Estimado Director: estoy cansada de escuchar en algunos medios de comunicación decir que la ortorexia es un "trastorno obsesivo-compulsivo" que se caracteriza por "una excesiva preocupación por la salud". No sé cómo expresar la indignación que me produce oír algo así. Obviamente se debe al actual momento de confusión social en el que aparecen tantas cosas nuevas que lo viejo y caduco se resiste a morir optando para sobrevivir por el "todo vale". Un escenario convulso en el que algunos han ido más allá y no bastándoles haber transformado las "enfermedades" en un mero negocio apuestan ahora por tratar de "enfermos" a los que simplemente intentan cuidarse sabedores de que vivimos inmersos en un mar de radiaciones electromagnéticas y sustancias químicas tóxicas. Y lo hacen sin el más mínimo escrúpulo. Hablo del mismo grupo de individuos que a día de hoy sigue sin aceptar que hay ya decenas de miles de personas afectadas por electrosensibilidad, sensibilidad química múltiple, fibromialgia, fatiga crónica, esclerosis múltiple o esclerosis lateral amiotrófica (ELA) entre otras graves patologías presuntamente idiopáticas. Personas incapaces de asumir y entender -salvo que se trate de mentirosas compulsivas- que el aire que actualmente respiramos, el agua que bebemos, los alimentos que ingerimos, la ropa que usamos y hasta los productos de "higiene" están plagados de sustancias tóxicas. Personas que para "tranquilizar" a la población han decidido en una maniobra tan astuta y sibilina como maquiavélica y rastrera hacer pasar por enfermos mentales a quienes, conscientes de ello, protestan por la situación y exigen soluciones mientras se protegen. Así que se han inventado la ortorexia, una palabra absurda con la que definen la inexistente "patología" de "una excesiva preocupación por la salud". Siendo uno de los "síntomas" de padecerla ¡mirar bien las etiquetas de los productos en los supermercados! No hay ya duda alguna: es la industria químico-farmacéutica quien maneja en todo el mundo el poder.

Dra. Pilar Muñoz-Calero
 



Sr. Director: soy profesor en una escuela infantil y necesito denunciar públicamente un hecho que me parece sencillamente canallesco; a los profesores se nos está incitando a buscar comportamientos "extraños" en los niños para comunicarlos a nuestros superiores y que se les someta a un test para detectar si padecen el llamado Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). Y yo me niego porque sé que hay más de 15 millones de infantes en el mundo a los que se está medicando porque dicen que sufren esa "enfermedad" cuando he visto muchos casos de ellos en España y son niños absolutamente sanos. Muchos sufren simplemente desnutrición por problemas económicos en sus casas, otros llegan con sueño porque no duermen bien y muchos sufren estrés a causa de problemas familiares. ¿Tienen problemas? Sí. ¿Son enfermos que deben ser tratados con fármacos? ¡NO! ¿Qué está pasando? ¿Nos hemos vuelto locos? Debe hacerse con urgencia un llamamiento a los padres, los profesores y los médicos para que se nieguen a hacer el juego a la industria farmacéutica. La situación empieza a ser muy grave. ¿Por qué los grandes medios de comunicación no se hacen eco de esto y las autoridades sanitarias no evitan tamaño sinsentido? No lo entiendo.

Carlos Rodríguez
(Madrid)

Porque la mayoría de los medios de comunicación no son libres; ni en España ni en casi ningún sitio. Nosotros hemos dedicado varios artículos al tema y todo lo que hemos denunciado en ellos se ha ignorado. Como pasó con el caso del Bio-Bac; todo lo que aseveramos durante casi doce años se ha confirmado pero casi nadie se ha hecho eco y los que han informado de la sentencia la han manipulado de forma vergonzosa. Tal es la lamentable situación actual.
 



Hola. He leído el artículo de Juan Carlos Mirre sobre el ajo y tengo algunas dudas porque actualmente estoy interesado en un producto muy antiguo conocido en sociedades como la coreana que se ha puesto de moda en España. Tengo cáncer -estoy siendo tratado por Han Dong Kyu- y ello me lleva a interesarme por todo producto que sea beneficioso, especialmente si tiene relación con mi enfermedad. Mi duda está en lo que decís sobre el ajo negro; según vosotros a 60º no existe fermentación y afirmáis además que la reacción de Maillard que aparece provoca ciertos problemas. Y al hablar de las propiedades que sobre él se alegan decís textualmente que "no hay un solo trabajo científico que avale tales tonterías"; expresión que a mi juicio es agresiva y no beneficia la defensa de vuestra propuesta. En suma, la descomposición orgánica se produce porque la temperatura aumenta hasta unos 60º merced a la fermentación. Y dudo de que al obtenerse así se produzca la reacción de Maillard porque tengo entendido que la misma tiene lugar en torno a los 130º y la temperatura para la conversión de ajo blanco o morado en negro es de unos 55º. Por otra parte he entrado en http://ajo-negro.net/cualidades y en ella dicen que sí hay estudios -aunque no lo he podido constatar- que avalan sus beneficios. ¿Podéis aclararme mis dudas? Me despido cordialmente.

 Rufino Carretero Rodrigálvarez
(Madrid)

Vamos a ver: la web que usted cita no dice al referirse a la existencia de “estudios” sobre el ajo negro más que esto: “Se comienza a investigar en Japón siendo los protagonistas de la historia dos japoneses, Takamura Tsuruo e Imaniji Hiraya, que después de muchos años desarrollaron este magnífico producto a través de un determinado proceso de cocción con propiedades medicinales para la salud. Es 10 veces más efectivo que el ajo crudo”. Lo cierto sin embargo es que no hay una sola referencia bibliográfica sobre esos supuestos estudios. Todo lo contrario de lo que sucede en el artículo de Juan Carlos Mirre en el que cada afirmación se basa en trabajos publicados haciéndose referencia a los autores de los mismos, las revistas en los que aparecieron y los años en que se publicaron. Y si usted se molesta en poner los nombres de los dos japoneses citados en los buscadores académicos más potentes de internet verá que no hay ni un solo estudio suyo ni que les mencione. Así que si tales investigaciones existen no entendemos por qué los responsables de esa web no los citan. Por otra parte, ¿cómo va a ser el consumo de ajo negro algo habitual en la cultura coreana antigua si en esa misma web se dice que el método lo desarrollaron esos dos japoneses recientemente? “Después de muchos años -se asevera en ella- desarrollaron este magnífico producto". ¿En qué quedamos? ¿Es un invento suyo o una tradición milenaria? En cuanto a la afirmación de que el ajo negro es 10 veces más efectivo que el ajo crudo es sencillamente absurda. ¿Cómo va a ser así si en el ajo negro desaparece la sustancia terapéutica fundamental del ajo crudo: la alicina. Si se molesta en leer atentamente el artículo verá que la alicina es la sustancia que otorga el olor y sabor característico del ajo por lo que no hace falta un análisis químico para comprobar su presencia: nuestra nariz es suficientemente sensible. Y por tanto si no huele a ajo ¡es que no hay alicina! En pocas palabras, el ajo negro no contiene alicina y se trata de ¡su principal componente terapéutico". Luego afirmar que el ajo negro es 10 veces más efectivo que el crudo tiene tanto valor y es tan verdadero como decir que lo es 100 veces o 1.000 veces; se trata de una afirmación hueca no fundamentada en ninguna investigación. Mire, por regla general las propiedades terapéuticas de los alimentos disminuyen -cuando no se pierden por completo- con la cocción (el tomate es por ejemplo una excepción). Y la razón es simple y conocida: cuando un alimento es calentado a más de 45º se produce la destrucción de sus enzimas; y si se llega a 60º muchas proteínas se desnaturalizan perdiéndose las sustancias volátiles -se escapan, oxidan o descomponen- y las grasas se transforman en productos tóxicos. Algo que seguro tiene usted en cuenta usando para freír aceite de oliva virgen extra y no aceite de oliva refinado (es decir, sometido a 60º de temperatura). Añadiremos que a 60º sí hay reacción de Maillard por la sencilla razón de que el ajo blanco se vuelve negro. Son muchas las sustancias que se caramelizan o transforman en carbón a temperaturas inferiores a 130º, máxime si están sometidas a esa temperatura durante 40 días como se hace para obtener ajo negro. En cuanto a la fermentación se trata de un proceso biológico en el que participan microorganismos: la uva en el vino, la manzana en la sidra, la leche en el yogur, etc.; pues bien, no existe referencia científica alguna sobre la fermentación del ajo. Y es que no se debe confundir fermentación con cocción. El ajo negro es simplemente ajo quemado; no hay proceso de fermentación. Terminamos indicándole que la elaboración de ese artículo -como los de todos los que escriben tanto Juan Carlos Mirre como el resto de nuestros colaboradores- es el fruto de muchas horas y días de trabajo y todo lo que se vuelca en él deriva de la lectura y análisis de los trabajos de investigación científica que se referencian en ellos. Las afirmaciones gratuitas no apoyadas en estudios y trabajos son muy numerosas en Internet pero no es el caso de esta revista; basta para comprobarlo leer nuestros artículos. Lo lamentable es que gran parte del público no sepa distinguir los buenos artículos de los malos. En lo que sí tiene usted razón es en criticar que Juan Carlos Mirre dijera en su texto la frase “no hay un solo trabajo científico que avale tales tonterías". Debió haber sido mucho más contundente y haber dicho que todo lo que se ha escrito sobre las supuestas propiedades terapéuticas del ajo negro es mentira y no se apoya científicamente en nada. Evidentemente si usted encuentra un solo estudio serio que avale las propiedades del ajo negro háganoslo llegar y rectificaremos pero dudamos mucho que lo consiga. Y ánimo que el cáncer tratado de manera inteligente se supera.
 


 


NÚMERO 173. JULIO-AGOSTO 2014.

Sr. Director: soy la madre de una niña que tuvo cáncer. Y digo tuvo porque mi hija falleció -si no diría tiene- ya que hoy no hay ningún tratamiento que cure esta enfermedad. Ante lo cual me pregunto cómo es posible que después de tantas décadas de investigación sobre el cáncer no haya aún tratamiento eficaz alguno. ¿No será que no interesa encontrar la cura o darla a conocer si se ha hallado? En estos días se está celebrando precisamente el juicio sobre el famoso Bio-Bac y yo podría decir, como hacen otros, que se trata de un producto que no funciona ya que mi hija falleció tras tomarlo ¡pero no es así! Porque lo cierto es que a mi hija ese producto le ayudo muchísimo. Desgraciadamente no pude comprobar si le hubiese llegado a curar porque hubo gente que, sin conocerlo, decidió retirarlo del mercado sin ningún tipo de consideración. Tuve así que dejar de dar Bio-Bac a mi hija porque se me acabó y no podía adquirir más. Y a partir de ese momento empezó a empeorar a pasos agigantados llegando a producirle la MUERTE. Y pongo muerte en mayúsculas porque a mi hija no la mató el cáncer, la mataron quienes -y tienen nombre y apellidos- decidieron retirar el producto del mercado para proteger otros intereses. Personas a las que solo deseo que un día vivan la misma experiencia que me tocó vivir a mí. Sé muy bien que Bio-Bac no es un medicamento que se vendía poco menos que como "milagroso" como se han dedicado falsamente a pregonar muchos medios de comunicación. Es un producto que, como todos los que nos imponen los médicos, unas veces funciona y otras no. ¿Es por eso una estafa? Porque entonces el tratamiento que le puso el oncólogo a mi hija también es una estafa ya que tampoco la curó; es más, la hizo vivir antes de morir los peores momentos de su vida debido a sus terribles efectos secundarios. ¿El tratamiento con quimioterapia cura? Puedo responder sin dudar a esa pregunta: por desgracia NO. No cura. Es más, antes de recibir quimioterapia hay que firmar un consentimiento en el que se te advierte, entre otras muchas cosas terribles, que a los diez años -o antes- puede provocarte metástasis y otro tipo de tumores. El que no lo crea que pregunte a toda la gente que se ha visto obligada a firmar ese consentimiento ¡porque nadie les dijo nunca que hay tratamientos alternativos! En suma, yo no puedo decir que el Bio-Bac cure el cáncer ¡porque no me dieron la oportunidad de poder comprobarlo con mi hija! Había mejorado muchísimo pero en cuanto le quitaron el Bio-Bac empeoró rápidamente y a continuación recibió uno de los peores y más agresivos tratamientos de quimioterapia que existen ¡aun sabiendo quienes se lo proporcionaron los terribles efectos secundarios que iba a sufrir! Y eso a pesar de que la oncóloga que la trató, considerada una de las "mejores" de España, nos reconoció que en ninguno de los casos con el mismo tumor que el de mi hija que habían tratado -y eran muchos- había funcionado el tratamiento. Pero entonces, ¿por qué lo siguen aplicando? Y, sobre todo, ¿por qué no se nos informó de que había alternativas naturales mucho menos agresivas? Afortunadamente fue entonces cuando conocimos el Bio-Bac por personas que lo estaban tomando y mi hija empezó a ingerirlo. Y a partir de entonces los efectos secundarios de la quimio casi desaparecieron a excepción de la caída del cabello. Tenía una vida casi como la de cualquier niña sana de su edad cuando en el hospital en el que mi hija recibía la quimioterapia vi a niños con el mismo tratamiento y los efectos secundarios eran ¡HORRIBLES! Pido pues que se deje de echar "mierda" a ese producto; es evidente que puede ayudar a muchas personas a curarse o, cuando menos, a tener un recorrido hacia la muerte mucho más digno y mejor que con cualquier otro tratamiento. Y a los familiares de las personas a las que el Bio-Bac no les funcionó quisiera hacerles una pregunta: ¿acaso les funcionó el tratamiento convencional que les dio su oncólogo? Y si la respuesta es no porque desgraciadamente ya no están entre nosotros que piensen que quizás a ellos el Bio-Bac no les funcionó pero a muchas otras personas sí. Me consta. Y tienen derecho a elegir. ¡Que se deje a cada persona decidir libremente ya que se trata de su salud y de su vida! ¡Basta de imposiciones! Me gustaría terminar dando las gracias a D. Fernando Chacón por el tiempo invertido en sus investigaciones y a su hijo Rafael por la lucha que sigue manteniendo para sacar adelante un producto que sin duda puede hacer mucho bien a la humanidad. Y asimismo se lo agradezco a todas esas personas a las que ha salpicado esta lucha y se han tenido que sentar ante un juez por el simple hecho de conocer, trabajar o tener amistad con Rafael Chacón. Doy igualmente las gracias a todos los que sin interés personal alguno, por simple humanidad, nos ayudaron a conseguir Bio-Bac e incluso necesitándolo nos lo cedieron para que mi hija pudiera tomarlo mientras salía de nuevo a la venta... sin pensar que eso iba a requerir muchos años. Finalizo esta carta deseando que quienes retiraron de la venta el Bio-Bac hace doce años condenando al sufrimiento y a la muerte a mi hija y a muchos otros enfermos ¡paguen por ello! Y mi reconocimiento público a todos los que seguís luchando por la dignidad y defendéis la libertad de los enfermos para elegir sin trabas cómo superar sus problemas de salud.

Rocío Gutiérrez

Gracias a usted por compartir sus pensamientos y sus palabras; por nuestra parte nos remitimos a las decenas de textos en los que hemos hablado de este asunto así como al reportaje que aparece en este mismo número sobre lo acaecido en el juicio que acaba de celebrarse.
 



Sr. Director: aunque ya reciben numerosas felicitaciones no quiero dejar pasar la oportunidad de expresarles mi agradecimiento por el apoyo que nos proporcionan a los lectores en el camino de nuestra evolución personal y social. Una vez dicho esto paso a expresarles mi comentario: soy lector de la revista desde el principio y mi comentario tiene que ver precisamente con sus primeras etapas. Entiendo que cuando surgió sus contenidos podían ser demasiado avanzados para la generalidad de la población y al ser una revista totalmente desconocida debía, para poder subsistir, dar un giro importante a su línea editorial. Al menos yo pienso que sus condicionamientos iniciales no son los actuales y a la revista le falta algo. Sé que las terapias físicas y biológicas son una parte importante de la Medicina y las más accesibles y entendibles por el gran público pero considero que la enfermedad es solo una parte del proceso evolutivo del ser humano y puesto que actualmente nos encontramos en un momento crítico de su desarrollo personal y social entiendo que la revista debería incluir esta faceta. Porque, como ya he dicho, las terapias biológicas y energéticas son importantes pero puesto que la enfermedad no es un mero desequilibrio corporal de origen casual (concepto defendido por la medicina convencional) sino que forma parte de un programa integral que tiene que ver con nuestro proceso evolutivo a nivel individual y como grupo social y tiene que ver mucho con nuestras emociones y nuestro plan de vida si solo nos quedamos en la primera parte quizás nos estemos perdiendo lo más importante. Pienso pues que en la revista, tanto en los consejos que se dan en la sección de Cartas al Director como en los artículos, deberían aparecer reflexiones relacionadas con estos principios. Se por experiencia que la gente está deseosa de información que les ayude a entender las circunstancias de sus vidas, los "porqués" de su enfermedad y disponer de una guía que les pueda proporcionar más salud, paz y felicidad. Eso sí, aunque tal es mi deseo cuentan con mi respeto respecto a la decisión que consideren más oportuna para la revista. Les adjunto copia en PDF de un libro que acabo de terminar titulado Una teoría sobre la vida: por qué, cómo y cuándo suceden las cosas que de alguna manera quiere contribuir a que la gente pueda entender los sucesos que diariamente les acontecen y en muchas ocasiones les sobrepasan. Si de alguna manera lo consideran de utilidad tienen mi autorización para usarlo como consideren oportuno. Un saludo

Angel L. Arroyo Montemayor
(Cáceres)

Le agradecemos su sugerencia pero lo que teníamos que contar sobre ello ya está publicado y no tenemos intención de repetirnos. Tendría sentido hacerlo antes de la existencia de Internet y si nosotros no hubiéramos desarrollado una web -www.dsalud.com- en el que todos esos textos están disponibles de forma permanente pero afortunadamente no es el caso. Es más, hemos dado ya a conocer algunas de las obras más significativas en ese ámbito, entre ellas una de las pioneras: La enfermedad como camino del psicólogo Thorwald Dethlefsen y el doctor Rudiger Dahlke (Ed. Debolsillo). Lea asimismo el artículo que con el titulo La curación depende de nosotros, no del médico publicamos en el nº 1 de la revista, el capítulo 3 del Curso de Salud que publicamos en los primeros números y apareció en el nº 4 con ese mismo epígrafe -La enfermedad como camino-, el reportaje Las claves de la enfermedad publicado en el nº 2 y que de forma excepcional reeditamos en el 170 como homenaje a Joaquín Grau con motivo de su fallecimiento, los textos aparecidos en la sección de Salud y Armonía que se publicaron en los números 24 a 30, 32, 34, 36, 39, 43, 46 y 53 a 56 escritos por el Dr. Jorge Carvajal y los artículos de la sección de Crecimiento Personal que escritos por María Pinar Merino aparecieron entre los números 11 y 65. Basta leerlos para entender que, en efecto, la enfermedad tiene una doble lectura porque en muchos casos responde a la somatización de los conflictos humanos a nivel mental y emocional. Ahora bien, aunque ese aspecto es fundamental no es menos cierto que eso es sobre todo así, que es el principal parámetro a tener en cuenta, en una sociedad no contaminada. Porque le aseguramos que hoy día el principal problema está en el aire que respiramos, el agua que bebemos, los alimentos que ingerimos y las radiaciones artificiales que atraviesan nuestros organismos. Y que por mucho que usted intente equilibrarse con técnicas de crecimiento y desarrollo espiritual como su organismo esté invadido de tóxicos no va a encontrar nunca la armonía. Es pues vital que este aspecto se conozca y resuelva. Enseñar yoga por ejemplo nos parece bien pero no pretenda que alguien sediento, hambriento, desnutrido, dolorido, intoxicado y con los órganos afectados -cerebro incluido- esté por la labor de practicarlo. Como usted bien sabe, "mens sana in corpore sano".
 



Sr. Director: en mi niñez –hablo de los años 40, antes de que se inventara la penicilina- tuve una lesión tuberculosa que me dejó cicatrices en el pulmón. El caso es que durante 70 años he estado bien pero ahora tengo algo de tos y he adelgazado 8 kilos. El neumólogo dice que probablemente se me han reactivado las lesiones y me sugiere someterme a un TAC ya que la radiografía no permite confirmar con claridad la existencia de la lesión. Y que si así fuera debería tomar isoniazida, etambutol y demás medicación de esa índole que, como bien saben, puede producir como efecto secundario graves patologías de hígado. Así que me debato en la duda y es eso lo que me impulsa a preguntarles: 1) ¿Es imprescindible hacerse un TAC, pese a su radiación, para saber con certeza si se han reactivado las lesiones o, incluso, si es otro tipo de morbilidad? 2) En caso de que realmente existieran las lesiones, ¿creen que existe en la medicina alternativa alguna terapia realmente eficaz y esperanzadora contra la tuberculosis o sólo remedios de índole menor? 3) En su caso, ¿me recomendarían algún médico en concreto para esta situación? Atentamente,

José Sánchez San Martín
(Madrid)

Hemos explicado varias veces que someterse a una Tomografía Axial Computarizada o TAC tiene riesgos nada despreciables. La radiación que se recibe en poco tiempo es tan alta que aumenta el riesgo de sufrir cáncer; sobre todo leucemia y tumores cerebrales. Y es que un TAC emite entre 10 y 1.000 veces más radiación –depende de la zona del cuerpo irradiada- que una radiografía convencional y ya ésta se considera peligrosa. Por otra parte, inferir que se pueden haber "reactivado" unas cicatrices que usted tuvo en los pulmones hace décadas suena a ciencia-ficción. En cuanto a la medicación que le sugiere el neumólogo que podría tener que tomar usted mismo ya se responde de forma inteligente. ¡Y todo porque tiene algo de tos y ha adelgazado! Realmente kafkiano. Le sugerimos que acuda a la consulta de un buen médico naturista que averigüe qué le pasa de verdad; por ejemplo a la del Dr. Santiago de la Rosa (91 431 35 16) o a la del Dr. Enrique de Juan (91 549 02 11). Y mientras, para tratar una posible infección pulmonar machaque un par de dientes de ajo, mézclelos con aceite de oliva y aplíquese la masa en las plantas de los pies durante unos minutos -un par de veces al día- ya que sus principios activos atraviesan la piel y llegan hasta los capilares sanguíneos de forma casi instantánea; lo explicamos este mismo mes en un amplio reportaje en el que además damos cuenta de que el ajo tiene las mismas propiedades antibióticas que la penicilina sin ninguno de sus efectos secundarios. Y por la noche, a fin de evitar que un olor tan fuerte le impida dormir, haga lo mismo pero con Vicks Vaporub.
 



Sr. Director: me gustaría consultarles sobre el calcio. Verán, padezco Distrofia Muscular progresiva desde los 14 años -ahora tengo 52- y hace tres meses me dijeron que estoy en el límite de padecer osteoporosis por lo que el médico me ha mandado Demilos (1.500 mg de carbonato de calcio y 1.000 UI de vitamina D). Además tomo desde hace diez años una ampolla de Hidroferol Choque que ahora me han aumentado a dos cada 15 días (cuando me rompí la tibia). Afortunadamente aún continúo caminando 50 minutos diarios gracias a la ayuda de mi madre y puedo permanecer de pie mucho tiempo; hasta una hora y más. En fin, me gustaría que hablaran sobre el calcio, la cantidad que se debe tomar, su absorción... Es que no me sienta bien. Y, obviamente, me gustaría saber qué otras alternativas existen. ¿Quizás el calcio homeopático? Desde los treinta años llevo una alimentación basada en la Macrobiótica. Hice el cambio porque la musculatura se ponía muy pesada y dura, cursaba con inflamación y así no podía caminar. Fue un cambio muy bueno para mí. He leído asimismo en uno de sus artículos que sería bueno el cobre. ¿Es así? Añadiré que también tengo hipotiroidismo desde hace unos nueve años; al principio tomaba Thyoroidea Compositum pero ahora llevo dos años tomando 0,25 de Eutirox porque con el otro se eleva el TSH (siempre he tenido bien la T3 y la T4). Asimismo he aumentado el Strumeel 1/1/0 porque vuelvo a tener ligeramente elevada la TSH (5,15 cuando el valor debe ser de 4,95) pero no quiero aumentar el Eutirox. Por lo demás estoy bien pues no tengo problemas añadidos. Tomo varias vitaminas, Q10 (100 mg), 2 perlas de ajo, isoflavonas de soja (100 mg) y 2.800 mg de omega 6 y omega 3. Supongo que con una enfermedad como ésta pensarán que poco se puede hacer pero si me pueden orientar les estaré enormemente agradecida. Reciban un cordial saludo,

Mª Luz Alsasua
(Madrid)

La llamada Distrofia Muscular Progresiva o Distrofia Muscular de Duchenne (DMD) se considera efectivamente una patología genética con un patrón de herencia de tipo recesivo ligado al cromosoma X que provoca la destrucción del músculo estriado afectando primero normalmente a los músculos de la cara y luego a los de las manos, antebrazos, piernas y pies; y por tanto se manifiesta en hombres siendo las mujeres sólo transmisoras de la enfermedad, luego, ¿cómo va usted a padecer esa enfermedad? Aunque haya médicos que entiendan que ese hecho lo que implica es que la enfermedad sí la pueden padecer mujeres pero son "asintomáticas" en su caso es obvio que hay síntomas de "algo" luego, ¿en qué se basa el suyo para decir que usted padece ese problema? Mire, el gen anormal que codifica la proteína distrofina encargada de conectar los filamentos de actina con la matriz extracelular se encuentra en el locus Xp21.2.1 y la distrofia se produce porque hay mutaciones aberrantes en ella haciendo desaparecer las fibras musculares afectadas y apareciendo en su lugar tejido adiposo. Se trata pues de una enfermedad degenerativa que suele comenzar efectivamente en edad infantil y termina con graves limitaciones o la muerte. ¿Y usted lleva con ella 38 años? Le sugerimos que acuda a alguien que averigüe cuál es problema real porque desde luego usted no padece lo que le han dicho; poca gente supera 20 años con la enfermedad porque no hay tratamiento. De hecho solo se recomiendan medidas de apoyo como fisioterapia, psicomotricidad, logopedia o terapias de control orientadas a mejorar la funcionalidad y la calidad de vida. Y si bien actualmente se encuentra en estudio una terapia génica que se está probando en ratones, perros y gatos el gran tamaño del gen afectado dificulta la copia entera del mismo mediante los vectores virales normalmente usados; de ahí que se esté probando la introducción de oligonucleótidos anti-sentido que realicen un empalme alternativo e intentar así corregir el gen. Insistimos pues: acuda a alguien que pueda decirle cuál es su problema porque solo sabiendo la causa del mismo es posible plantear un protocolo de actuación terapéutica. Mejor dentro del sistema sanitario porque las pruebas para ello son muy caras y de ahí que no le demos alternativas en el ámbito privado.
 


 


NÚMERO 172. JUNIO 2014.

Sr. Director: en el nº 170 de la revista publicaron ustedes una carta mía en la que terminé lanzando la siguiente reflexión fruto de mi dura experiencia: ¿Por qué quienes tienen la grandísima responsabilidad de gestionar nuestra salud son incapaces de contrastar lealmente y sumar conocimientos y prácticas para conservar un bien tan básico y escaso como la vida? La contestación a mi carta, cuya publicación agradezco pero que en cualquier caso es exclusiva decisión y responsabilidad de la redacción, supone una declaración de principios en contra de la Quimioterapia en general, posición que comparto como enferma que se sometió a la misma pero avanzan un juicio sobre la inoportunidad de su aplicación en mi caso que, sinceramente, debería ser acompañada de una necesaria aclaración o justificación coherente con la profesionalidad de la que habitualmente hacen gala. Y para ello infieren -es decir, llegan a una conclusión firme en función de alguna información de la que parecen disponer- que los tres médicos que me atendieron -Pérez Olmedo, De la Rosa y Martí Bosch- no pudieron recomendarme el tratamiento de Quimioterapia en ningún caso aun conociendo perfectamente mi enfermedad y la evolución de la misma después de seguir sus tratamientos alternativos durante un año. E infieren también que únicamente estos doctores habrían optado por asumir mi decisión ya que es a mí a quien corresponde decidir en última instancia sobre mi salud y mi vida… ¡Faltaría más! En suma, concluyen poniendo en duda la información que refleja mi carta. ¿Infieren acaso que miento deliberadamente? Pues se equivocan gravemente en el fondo y la forma. Los doctores citados, después de aplicar durante un año los diferentes tratamientos de sus especialidades, con diferentes enfoques, con más o menos dudas de la oportunidad en el tiempo, concluyeron que la Quimioterapia era la única posibilidad a pesar de “mi posición” personal en contra de este tratamiento. Estimaron que se trataba de salvar mi vida en aquel momento y, a partir de ahí, contrarrestar los efectos de la Quimioterapia y ayudarme a superarlos, objetivo plenamente conseguido hasta el día de hoy. Estos profesionales, sí, hicieron gala de un gran respeto hacía mi como persona y paciente además de contrastar lealmente y sumar conocimientos y prácticas para conservar un bien tan básico y escaso como la vida lo cual parece contrariar la línea editorial de la revista que se expresa en este caso con el más puro radicalismo integrista lo que, de verdad, no nos ayuda en nada. Atentamente,

Olga Amoedo Cabrera
(Pontevedra)

Lamentamos que considere nuestra postura del "más puro radicalismo integrista" y, sobre todo, que olvide que usted llegó a esos tres profesionales a través nuestro cuando sus oncólogos entendieron que ya no había nada que hacer tras diagnosticarle un Linfoma Folicular No Hodgkin en estadio IV, quimiorresistente y mortal. Lo cierto es que si nosotros no lleváramos más de una década denunciando lo que pasa y dando a conocer estudios, trabajos y tratamientos que otros ocultan -por miedo o por intereses bastardos- quizás ni usted ni otros muchos hubieran salido adelante. En lo que sí tiene razón es en nuestra contundencia sobre la Quimioterapia que consiste en dar venenos a los enfermos -de todo tipo, naturales y sintéticos- con la esperanza de que las células cancerosas mueran y el paciente sobreviva aunque se destruyan a la vez muchas células sanas. Porque se puede "revestir" el lenguaje para darle al asunto una apariencia más "científica" pero básicamente consiste en eso. Y nosotros entendemos que no se justifica envenenar el organismo para tratar el cáncer. De hecho no existe un solo ensayo que demuestre la eficacia preventiva o curativa de un solo quimioterápico. El propio presidente de la Sociedad Española de Oncología nos dijo hace años en un programa en Telemadrid que ¡claro que los había! Le dijimos que nos pasara las referencias científicas y dijo públicamente que lo haría pero mintió: no nos las ha pasado nunca a pesar de que se lo reclamamos varias veces por correo electrónico recordándole su promesa. Y es obvio que si las hubiera nos las habría pasado. ¿Por qué no lo hizo? Pues porque no existen. En fin, podíamos haber tirado su carta a la papelera ya que nos parece fuera de tono y no es precisamente la de una persona agradecida por haber tenido alternativas al tratamiento quimioterápico convencional pero, contra lo que usted afirma, llevamos años demostrando que nosotros no censuramos ni insultamos a nadie por no pensar de la misma forma.
 



Sr. Director: me pongo en contacto con ustedes para pedirles consejo y ayuda sobre la enfermedad de mi marido. Tiene 59 años y fue fumador durante 30 pero hace 12 lo dejó de la noche a la mañana porque siempre tuvo en mente que le podía perjudicar. El caso es que hace 3 años, a raíz de una neumonía, le hicieron un TAC, descubrieron que tenía fibrosis pulmonar y desde entonces ha ido perdiendo capacidad respiratoria. Hace un mes le hicieron una biopsia pulmonar para confirmar el diagnostico y el resultado fue neumonía intersticial tipo usual. Hay un medicamento para la fibrosis que se llama Pirferidona pero aún no se comercializa en España; parece que da buen resultado y evita que la enfermedad avance. ¿Saben cómo se puede obtener? También existe la opción de entrar en un ensayo clínico pero nos da un poco de miedo. Por otra parte, nos hablan de posible trasplante. Les agradecería muchísimo que nos pudieran indicar alguna terapia alternativa que pueda ir bien para esta enfermedad y el nombre de algún profesional en Barcelona que la trate con buen resultado. Un cordial saludo,

Caterina Massaguer

La Pirfenidona se comercializa en España como Esbriet y se trata de una molécula sintética que inhibe la síntesis de colágeno y la proliferación de fibroblastos disminuyendo los niveles de diversas citoquinas. Y su fabricante ha conseguido que se recomiende para tratar la fibrosis pulmonar idiopática leve o moderada a pesar de que solo "retrasa" su evolución -si es que realmente lo hace- al ser antirradicalar e inhibir la peroxidación de lípidos. Sin embargo puede dar lugar a problemas gastrointestinales -náuseas, diarrea y dispepsia-, fotosensibilidad, urticaria, vértigo, pérdida de peso, fatiga, ictericia, problemas hepático-biliares (incluido fallo hepático), hematológicos -agranulocitosis, leucopenia y neutropenia- y renales. De momento porque acaba de salir al mercado. Estando absolutamente contraindicado con su consumo el tabaco. No se lo aconsejamos pues en absoluto. Mire, se dice que se sufre una enfermedad pulmonar intersticial -entre ellas la neumonía intersticial tipo usual- cuando las vías aéreas inferiores se inflaman y las paredes de los alveolos se fibrosan dificultando la respiración, lo que se achaca a la inhalación de polvo, sustancias orgánicas y microbios patógenos aunque también puede provocarla alérgenos y diversos fármacos así como estar sometido a radiaciones electromagnéticas; diciéndose que es "idiopática" cuando se ignora la causa. A nuestro juicio el problema aparece normalmente sin embargo cuando nuestro sistema de limpieza o drenaje falla y el material tóxico de desecho empantana el espacio acuoso que baña los tejidos intoxicándolo y volviéndolo ácido, carente de oxígeno y deficitario en nutrientes ante lo que sólo pueden pasar dos cosas: que las células de la zona sobrevivan y den lugar a distintas patologías –cáncer incluido- o se mueran; siendo en este segundo caso cuando el organismo las fibrosa o enquista. Es como aparecen los fibromas y los quistes. Es decir, ésa es la causa de los fibromas mamarios, los fibromas uterinos, los fibromas prostáticos, los quistes de ovarios y los quistes mamarios salvo que esa intoxicación/acidificación tenga lugar en los tejidos centrales porque entonces lo que aparece es fibrosis pulmonar, fibrosis renal, fibrosis hepática, quistes renales, quistes hepáticos o quistes pulmonares. Nuestro consejo pues es que su marido desintoxique, alcalinice y oxigene a fondo el organismo –hemos explicado muchas veces cómo hacerlo- asegurándose de no ingerir alimentos, productos o fármacos que lo agredan. Su caso no es idiopático -de origen desconocido- sino muy conocido: los cientos de sustancias químicas tóxicas presentes en los cigarrillos (y las que haya podido consumir con la alimentación y los medicamentos). Sugerimos pues que su marido acuda a un profesional experto en Medicina Naturista y no a uno convencional que se limite a darle paliativos.
 



Estimado Director: escribo por la perplejidad que me ha causado la lectura de un artículo sobre los ácidos grasos omega-3 a fin de conocer vuestra opinión. Se trata de una publicación del Journal of National Cancer Institute en el que se afirma, en base a ciertas experimentaciones, que los omega-3 pueden producir cáncer de próstata cuando éstos se recomiendan a los varones precisamente para los problemas de la próstata. La verdad es que me sorprenden estas contradicciones y la falta de criterios seguros y unánimes en el ámbito de la salud. ¿Cuál es su opinión? Muy agradecido.

A. G.
(Madrid)

Efectivamente, un estudio conjunto de varios investigadores de distintos centros que con el título Plasma Phospholipid Fatty Acids and Prostate Cancer Risk in the SELECT Trial (Ácidos grasos de fosfolípidos de plasma y el riesgo de cáncer de próstata en el estudio SELECT) se publicó "on line" el 10 de julio de 2013 en el Diario del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos asevera haber encontrado una asociación estadística entre los ácidos grasos omega-3 y un mayor riesgo de cáncer de próstata. En el estudio SELECT -siglas en inglés del Estudio del selenio y la vitamina E para prevenir el cáncer- participaron más de 35.000 varones de más de 50 años y entre ellos había datos de 834 hombres que padecían cáncer de próstata que se compararon con los de otros 1.393 del mismo estudio seleccionados al azar. Pues bien, como los primeros tenían un nivel superior de ácidos grasos omega-3 se infirió con los demás datos disponibles que las personas con un nivel más alto de ellos tienen un riesgo un 43% mayor de desarrollar cáncer de próstata y un 71% de desarrollar cáncer de próstata de alto grado. Datos que "corroborarían" los de un estudio efectuado en 2011 por el Fred Hutchison Cancer Center. "Hemos sido capaces de replicar los hallazgos realizados en 2011 y se confirma que los ácidos grasos marinos omega-3 parecen desempeñar un papel en la aparición del cáncer de próstata" –declararía Theodore Brasky, coautor del estudio y profesor del Centro Integral del Cáncer de la Universidad de Ohio (EEUU)... pero añadiendo luego: "Es importante señalar sin embargo que estos resultados no están dirigidos a señalar si los omega-3 juegan un papel perjudicial en el pronóstico del cáncer de próstata". Los investigadores especulan con que quizás los omega-3 afecten negativamente al ADN. Nosotros debemos decir que todo esto no demuestra más que una cosa: que la fiabilidad de este tipo de estudios empieza a ser nula. Y que cada vez más sirven a intereses bastardos. El estudio citado tendría alguna credibilidad si resultara que entre los esquimales, consumidores casi exclusivos de alimentos muy ricos en omega-3 -como los mariscos (especialmente el krill), las morsas y las focas- la incidencia del cáncer de próstata fuera muy alta pero es que ¡no es así en absoluto! Luego ese estudio no merece crédito alguno. Es más, ¡qué casualidad que lo financien centros oncológicos a los que no les gusta nada que se promocionen productos naturales para tratar el cáncer! Mire, el estudio SELECT no explica siquiera qué dietas siguieron sus decenas de miles de participantes así que ni siquiera podemos saber si las personas con cáncer de próstata del mismo tenían altos niveles de omega-3 ¡precisamente porque lo sabían y estaban por eso tomando suplementos!
 



Estimado Director: tengo 68 años y me han extraído las piezas dentales de la parte inferior de la boca por lo que me veo obligada a alimentarme triturando todos los alimentos ya que de otra forma no puedo comer. He dejado pues el pan y la carne -sobre todo grasa- pero sí ingiero pavo, pollo y huevos además de verduras; por supuesto, todo triturado. El caso es que ante este cambio en mi alimentación adelgacé un poco animándome a hacerme en la farmacia de mi barrio un análisis de glucosa y colesterol pensando que las cifras se saldrían del protocolo. ¿El resultado? La glucosa estaba en 95 pero el colesterol en 300 con lo que el farmacéutico me pregunto si comía carne roja, mucha grasa, muchos huevos y algo más que no recuerdo. Y ante mi negativa se quedó asombrado. Luego me dijo que si persiste el problema tendré que medicarme para controlar el exceso de colesterol. El caso es que estoy desorientada y no sé qué hacer. Nunca me he medicado Tengo la suerte de que si me surge algún problema de salud lo resuelvo con la alimentación y, por tanto, no sé cómo se encuentra una persona con ese nivel de colesterol. Yo me encuentro muy bien a pesar de que hace casi tres meses que hice el cambio mientras estoy a la espera de que me solucionen el problema de la boca. Por favor, necesito tomar la decisión más apropiada porque no quiero incorporarme -lo haré mientras pueda- a la cola de la farmacia. Gracias de corazón.

Montse Barbera
(Almería)

Lo explicamos por enésima vez: todas las células necesitan colesterol para mantener saludables sus membranas; tanto la pared celular externa como las membranas que cubren el núcleo, las mitocondrias (unidades de producción de energía) y los lisosomas (sistema digestivo de la célula). El colesterol es vital para el organismo, especialmente para la salud mental. Además si el colesterol está alto en sangre puede deberse a que en el organismo hay déficit de él en algunas zonas y a través del suero sanguíneo se está llevando hacia ellas. La afirmación de que tener en sangre alto el nivel de colesterol total es peligroso no se sostiene; como no se sostiene la afirmación de que puede provocar problemas cardiovasculares o la de que hay "tipos de colesterol" distintos. Es más, el colesterol lo usa el organismo para evitar que uno se desangre taponando las grietas que aparecen en las arterias cuando éstas se deterioran por falta de nutrientes y de ahí que la estrategia adecuada para prevenir problemas cardiovasculares pase por proporcionar al cuerpo los imprescindibles: vitaminas -la C y la B sobre todo-, minerales -especialmente magnesio, cobre, potasio y calcio-, aminoácidos -en especial lisina y prolina-, bioflavonoides y coenzima Q-10. En suma, ¡olvídese de las absurdas recomendaciones actuales sobre el colesterol! Usted no necesita tomar fármaco alguno. Beba simplemente más agua y haga algo de ejercicio; por ejemplo, caminar media hora diaria.
 



Sr. Director: soy especialista en Enfermería y por mi profesión veo a muchos trabajadores que se vacunan solo porque en los telediarios se les dice que hay que hacerlo. El caso es que yo trato a los pacientes según las normas pero les informo de que la vacunación no es un procedimiento tan seguro como se vende y eso me ha hecho tener enfrentamientos con compañeros y médicos. El problema es que no puedo enfrentarme con el sistema más de lo que ya lo hago. Ejerzo pues una penosa enfermería adocenada por los corruptos sistemas públicos pero sigo siendo ese enfermero vocacional que no se cree todos los dogmas pecuniarios de la Sanidad. Afortunadamente pertenezco a una unidad canina de búsqueda y rescate a la que aporto mis conocimientos como experto universitario en Urgencias, Emergencias y Catástrofes así como mis conocimientos en PHTLS (soporte vital en traumatismo pre hospitalario). Trato pues de aunar mis conocimientos sanitarios junto a la labor logística de las misiones que la unidad pueda necesitar en una proyección internacional pero últimamente, ante eventos de esa índole, me he visto relegado a ser la última opción ya que por voluntad propia me niego a ser vacunado para poder ir a una misión internacional de ayuda. Mi pregunta es: ¿puedo librarme de dicha vacunación dentro de la ley? ¿Es moralmente aceptable privar de mi servicio y conocimientos a una población masacrada por negarme a seguir la recomendación de vacunarme solo porque lo dice la OMS (Organización Médica Sinvergüenza)? Gracias.

Javier Calleja Martinez

En España nadie puede obligarle a vacunarse; es ilegal. El problema es que si usted debe desplazarse a otro país puede encontrase con que para dejarle entrar le obliguen a estar vacunado contra alguna o algunas "enfermedades". Se trata de decisiones políticas injustificadas pero como cada país es "soberano" -es un decir- sus gobiernos pueden determinarlo así y usted no poder hacer nada. Bueno, podría acudir a los tribunales de cada país e iniciar en ellos una batalla legal que duraría muchos años por lo que no se lo aconsejamos. En cuanto a si es ético privar de sus servicios a otros por no aceptar vacunarse la respuesta es obvia: SÍ. Una cosa es que usted dispuesto a jugarse la vida por otros de forma altruista y otra jugarse la salud -y quizás la vida- de forma innecesaria e injustificada; máxime si está casado o comprometido y/o tiene hijos. La salud y la vida que tiene ante todo obligación ética de salvaguardar es la suya.
 



Estimado Sr. Campoy: soy suscriptora de la revista desde hace varios años y me gusta toda mucho pero en especial los consejos que dan en Cartas al Director; me parecen geniales. En fin, el caso es que desde hace unos días me encuentro en una encrucijada con un diagnóstico nada bueno. Tengo 72 años, una buena calidad de vida y desde hace mucho sigo una alimentación que va en la línea de La Dieta Definitiva; además soy activa y positiva. Sin embargo hace tres años y medio me detectaron un bulto entre la axila y el músculo dorsal ancho que resultó ser un tumor que me extirparon y radiaron procurando que no afectara a la mama. Al año, después de varias pruebas, me dijeron que ya no tenía que ir más a Oncología, solo a Ginecología. Durante aproximadamente un año tomé Tamoxifeno pero tuve que dejarlo pues las úlceras que me produjo en la zona vulvar y vaginal lo hacía insoportable. El caso es que hace unos dos meses me salieron unos pequeños bultos en la zona de la base del cuello -cerca del escote- y pensando que era algo de la piel acudí al dermatólogo quien me hizo una biopsia por si se trataba de una metástasis en la zona ganglionar debido al anterior problema de 2010. Hechas todas las pruebas el diagnóstico fue de "múltiples adenopatías patológicas en el hueco subclavicular". Y el tratamiento Arimidex -un inhibidor de la aromatasa- durante tres meses. Ahora voy regularmente a un médico naturista y he hablado con él del protocolo de los doctores Banerji. En fin, para no extenderme mucho le diré sin más todo lo que estoy tomando (y ya sé que sobre el Arimidex me dirá que si no he leído el prospecto para ver los efectos adversos y le diré que sí pero es que es difícil estando así reaccionar sin miedo). Yo lo tengo y por eso les pido ayuda y consejo. En suma, tomo todo lo que a continuación detallo: Kunkel Zinc 5CH (15 gotas al levantarme y acostarme), Fragaria vitis 20% (un comprimido tres veces al día) y Holoram Regenat (una cápsula con desayuno y comida). Y del protocolo de los Banerji Hydrastis 200 CH (2 gotas por la mañana en días alternos), Carcinosinum 200CH (2 gotas en días alternos con el anterior remedio), Symphytum 200CH (2 gotas mañana y noche diariamente), Calcárea Carbónica 200 CH (2 gotas mañana y noche 3 veces por semana) y el ya citado Arimidex 1 mg (1 comprimido diario). Muchas gracias.

María Luisa M.

Los médicos llaman adenopatía o linfadenopatía a la inflamación de los ganglios linfáticos (lo que puede acompañarse o no de fiebre), trastorno que cuando se debe a una infección viral bacteria, fúngica parasitaria se denomina adenitis y si ésta alcanza los canales linfáticos linfangitis pero que asimismo puede deberse a una picadura de serpiente, a un tumor, a un problema autoinmune (sarcoidosis, lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoide...), a la ingesta de un fármaco -como la fenitoína, la tioamida o el ácido aminosalicílico entre otros-, a una reacción alérgica... Hablándose de tres "tipos" -folicular, paracortical e histiocitosis sinusal- según su manifestación y localización. Ahora bien, el Arimidex que le han recetado es un inhibidor de la aromatasa -enzima que interviene en la síntesis de estrógenos a partir de precursores androgénicos- al reducir los niveles circulantes de estradiol pero está básicamente indicado en casos de cáncer de mama, luego ¿por qué se lo han dado? ¿"Por si acaso"? No lo entendemos y no se justifica. "Bulto" no es sinónimo de tumor maligno. Sin embargo a usted parecen tratarla -y no inteligentemente- de cáncer. ¿Por qué? De hecho le dijeron que tomara tamoxifeno cuando este fármaco se emplea como terapia complementaria para el cáncer de mama... tras someterse a cirugía y quimioterapia y solo para "reducir" el riesgo de una recidiva. Luego, ¿por qué se lo sugirieron? ¿La tratan de cáncer sin habérselo siquiera diagnosticado? Estamos atónitos. Porque encima su ingesta puede dar lugar a sofocos, accidentes cerebrovasculares, tromboembolismo venoso, trombosis venosa profunda, embolismo pulmonar, hemorragia vaginal, flujo vaginal, prurito vulvar, cambios endometriales (incluyendo hiperplasia y pólipos), irregularidades menstruales, intolerancia gastrointestinal, alopecia, erupción cutánea, cefalea, aturdimiento, retención de fluidos, calambres musculares en las piernas... Mire, los ganglios linfáticos son unas estructuras que filtran la linfa -líquido transparente que recorre los vasos linfáticos- destruyendo microbios -sobre todo bacterias y virus- y toxinas. Forman pues parte del sistema inmunitario y se localizan en las axilas, el cuello, la ingle, el abdomen y el mediastino. Y cuando se encuentran en pleno funcionamiento los linfocitos que actúan en ellos se multiplican rápidamente inflamándose; algo que igualmente sucede si llegan á ellos células cancerosas. Luego lo más probable es que su problema empezara por una infección, por un exceso de toxinas o como reacción a algún fármaco. Nuestro consejo pues -y nos repetimos y repetimos- es que desintoxique, alcalinice y oxigene su organismo. Entre otras cosas porque donde está equilibrado el pH ¡no pueden sobrevivir los gérmenes patógenos! Por lo que se refiere a los productos que cita al final de su carta son homeopáticos y probablemente útiles... si además hace lo que le decimos. En un organismo intoxicado, acidificado y falto de oxígeno ni ésos ni ningún otro va a funcionar. Haga eso y asegúrese de que no padece déficit nutricional alguno. Y de paso plantéese la posibilidad de acudir a un buen experto en el Par Biomagnético.
 


 


NÚMERO 171. MAYO 2014.

Sr. Director: tengo 39 años y tras unos meses con micción frecuente me han diagnosticado después de una ecografía urológica, una flujometría y una uretroscopia HBP I: lóbulo medio incipiente. El tratamiento consiste en tomar durante un año Tamsulosina cuyos efectos secundarios son bajar la tensión y no eyacular. Bien, pues en el reportaje Se demuestra la eficacia anticancerígena de la Calcárea Carbónica que publican ustedes en e1 nº 169 se comenta un trabajo del Dr. MacLaughlin -del Departamento de Fisiología y Biofísica de la Universidad de Georgetown- en el que se menciona la Sabal serrulata como útil en el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata pero he llamado a la universidad y no han encontrado su nombre. Y la web del departamento da "error". Me gustaría pues saber si podéis aconsejarme: ¿opto por la Sabal serrulata o me decanto por las recomendaciones que hacéis en la sección de Cartas del número 168 en cuyo caso no sabría cómo priorizar el tratamiento en cuanto al orden de suplementos entre el zinc, el omega-3, los aminoácidos, el Sabal, el zumo de noni, el goji y el Prostatix? Mi preocupación es si veis normal que a mi edad tenga tal "impronta prostática" -así la definen- y si os parece que el tratamiento que sugerís podría servirme igual que al señor que escribió la carta en la que se intuye que es de mayor edad que yo. Gracias de nuevo por vuestra ayuda y enhorabuena por el trabajo.

Jesús Gómez

La tamsulosina se receta para tratar los síntomas del agrandamiento de la próstata -hiperplasia prostática benigna- que incluye intermitencia, goteo, flujo de orina escaso, vaciado incompleto de la vejiga, dolor y necesidad de orinar con más frecuencia; y pertenece a los llamados bloqueadores alfa que lo que hacen es solo relajar los músculos de la próstata y la vejiga para que la orina fluya más fácilmente. Solo que se trata de un fármaco al que se puede ser alérgico que además interacciona con diversas vitaminas, productos fitoterápicos y suplementos nutricionales pudiendo su ingesta provocar sarpullido, picazón, urticaria, hinchazón de ojos, cara, lengua, labios, garganta, brazos, manos, pies, tobillos y/o pantorrillas, somnolencia -y paradójicamente insomnio-, malestar estomacal, diarrea, mareos, vahídos, sensación de que todo da vueltas, desmayos, debilidad, dolor de espalda, secreción o congestión nasal, dolor o presión en la cara y la garganta, tos, fiebre, escalofríos, visión borrosa, dificultad para eyacular, erección dolorosa del pene de larga duración... Muchos más problemas pues de los que le ha dicho su médico, algunos realmente graves. En cuanto a lo que recomendamos en aquella carta pregunta usted qué toma de todo ello ya que mencionamos que en estos casos ayudan el zinc, los ácidos grasos omega 3, los aminoácidos glicina, alinina y ácido glutámico, el sabal, el goji, el zumo de noni, el Prostatix y las infusiones de Lepidium latifolium o "rompepiedras". Pues perdónenos pero, ¡usted sabrá! Nosotros nos limitamos a decirle que todos esos productos han demostrado eficacia para prevenir y tratar su problema porque está constatado. Lo que no existe es ningún estudio que haya comparado cuál de ellos es más eficaz; nadie lo ha hecho. No podemos pues saberlo. Lo que nos llama la atención es que usted ha obviado la principal recomendación que hicimos para este caso: hacer ejercicio físico moderado, ingerir abundantes frutas y verduras, no consumir comida basura, precocinada o rica en grasas saturadas, evitar las grasas hidrogenadas y reducir al máximo o eliminar de la dieta el azúcar, los hidratos de carbono refinados, las bebidas alcohólicas, gaseosas y estimulantes, los fritos, el café y el tabaco además de dormir suficientemente. Consumiendo a diario tomates, frutos secos y pipas de calabaza (éstas últimas contienen esteroles que reducen la tasa plasmática en la hiperplasia benigna de próstata). Porque la mayor parte de las patologías no se cura ingiriendo productos -aunque ayuden- sino desintoxicando, oxigenando y alcalinizando el organismo. Sí podemos sugerirle en cambio que averigüe si hay alguna infección que pueda estar siendo la causa del problema -o agravarlo- y tratarla; un buen profesional en el Par Biomagnético podría serle útil. En todo caso terminamos sugiriéndole que lea el texto que en este mismo número dedicamos a la Urinoterapia.
 



Estimado Director: soy suscriptor de la revista desde hace bastantes años y me dirijo a vosotros para comentaros dos cosas. En primer lugar, tengo glaucoma y sé de todos los consejos que habéis dado en la revista por lo que sólo quiero comunicar a los lectores que hace 10 meses me enteré por mi oftalmólogo de que la apnea del sueño perjudica al glaucoma por partida doble; por un lado porque la hipoxia deteriora el nervio óptico y, por otra, porque hace que aumente la presión intraocular. Según el oftalmólogo este dato se ha incluido en los protocolos hace apenas tres años y supongo que muchas personas con glaucoma lo ignoran. Además deben saber que para tener apnea del sueño no es necesario estar obeso o ser fumador. Y en segundo lugar, hace unos meses publicasteis la noticia de que tres universidades británicas habían constatado que la ingesta de naringenina paraba el desarrollo de los quistes renales; pues bien, como somos decenas de miles las personas que padecemos este mal ruego investiguéis y publiquéis qué cantidad de ella es necesario tomar. Por mi parte me he enterado de que si tomas naringina la mitad se metaboliza en naringenina. Además solo he encontrado naringina en el mercado norteamericano y no he podido encontrar la noticia en la revista especializada que mencionan en su artículo. Muchas gracias.

Pedro Ledesma
(Tarifa)

Ya en el nº 25 -correspondiente a febrero de 2001- explicamos que achacar todos los casos de glaucoma a la hipertensión ocular porque ésta atrofia el nervio óptico no es correcto. Lea el respecto en nuestra web -www.dsalud.com- el reportaje que apareció con el título Las causas del glaucoma no están claras en el que contábamos que en el 60% de los casos de glaucoma no existe hipertensión ocular por lo que los expertos empezaban a sospechan que la causa real podía estar en la hipoxia cerebral, es decir, en la falta de irrigación sanguínea del cerebro. Y quien así lo aseguraba entonces era el doctor Carlos Vergés, director del Centro Oftalmológico del Instituto Dexeus de Barcelona. Hipoxia que no solo provoca la apnea sino otras muchas causas como hemos ido contando a lo largo de los años. Por lo que todo indica que también el tratamiento del glaucoma pasa por un abordaje integral. Desintoxicando, oxigenando y desacidificando el organismo. Lo que no obsta para que la causa pueda estar en un microbio o parásito patógeno por lo que siempre recomendamos acudir a un buen terapeuta en el Par Biomagnético o tratarse con un Quantum-SCIO. En cuanto a productos útiles en estos casos los dimos a conocer en el reportaje que con el título Cómo tratar ortomolecularmente las dolencias oculares publicamos en el nº 102 en el que se explica la importancia en los casos de glaucoma de los ácidos grasos omega-3, las vitaminas A, C y E además de las del grupo B, la glutation peroxidasa, la rutina, la taurina, la L-lisina, la luteína, la zeaxantina, la quercitina y minerales como el calcio, el magnesio, el zinc y el selenio. Sin olvidar plantas como el mirtilo, la eufrasia y el ginkgo biloba. Por lo que se refiere a la naringina comercializan productos con ella Solaray, Lamberts, Soria Natural y Equisalud; es más, se obtiene tomando igualmente quercitina, bioflavonoide del que procede. Pero no hemos sido nosotros los que hemos publicado la noticia de que detiene el desarrollo de los quistes renales. Ignoramos si es así.
 



Estimado Sr. Campoy: en agosto de 2010 a mi marido, que entonces tenía 56 años, le dio un infarto agudo de miocardio. Nunca ha bebido ni fumado y siempre ha hecho deporte. Por suerte, le salvaron la vida; le pusieron un stend y gracias a Dios no se ha vuelto a repetir. Tiene el corazón al 35%. El caso es que al cabo de 3 meses del infarto empezó a haber sangre en la orina, se asustó y consultó al urólogo. Como tomaba un anticoagulante -el Clophidrogel- le dijeron que podía ser algún efecto secundario del fármaco y le sometieron a una ecografía con contraste y una cistoscopia pero todo salió bien. Sin embargo la sangre seguía apareciendo en la orina. Al año del infarto le dijeron que dejara el anticoagulante y la sangre desapareció pero como estos médicos no paran y al hacerle la cistoscopia vieron en el líquido que analizaron células atípicas le sometieron luego a una biopsia que también salió bien. Así pasamos 2011 pero a mediados de 2012 empezó a tener de nuevo sangre en la orina. Volvió al urólogo, le hicieron una ecografía en noviembre de 2012 y le vieron 2 tumores superficiales de vejiga. Le operaron pues en febrero de 2013 y al cabo de 3 semanas volvía a haber sangre en la orina. Le hicieron un tratamiento que según dicen, son unas vacunas, pero no dio resultado y lo pararon. Le volvieron a hacer una cistoscopia en julio y vieron que el tumor había vuelto a aparecer. Total, que le operaron en septiembre y otra vez en febrero de este año y, según ellos, ya está limpio. Ahora han empezado otra vez con las vacunas porque según nos dijo el médico esta vez le van a ir bien. He de decirle que estoy hasta la coronilla de médicos, pruebas, etc. Ya no creo en nada ni en nadie porque todo es una mentira, un negocio y un engaño pero sí confío en los productos naturales por lo que me gustaría me recomendaran algo para el corazón y el cáncer de vejiga. Muchas gracias por su tiempo.

Mª Teresa Bosch Galbany
Cerdanyola del Vallés (Barcelona)

Mire usted, el Clopidogrel puede dar lugar a hemorragias de distinta gravedad en muy diferentes lugares del cuerpo; lo reconoce el propio prospecto. Y además diarrea, dolor abdominal, dispepsia, trombocitopenia, leucopenia, eosinofilia, cefalea, parestesias, mareos, úlcera gástrica y duodenal, gastritis, vómitos, náuseas, estreñimiento, flatulencia, rash, prurito, hematuria, disminución del recuento de neutrófilos, disminución del recuento de plaquetas, neutropenia, vértigo, púrpura trombótica trombocitopénica, anemia aplásica, pancitopenia, agranulocitosis, trombocitopenia grave, granulocitopenia, anemia, enfermedad del suero, reacciones anafilácticas, alucinaciones, confusión, alteraciones del gusto, vasculitis, hipotensión, broncoespasmo, pneumonitis intersticial, pancreatitis, colitis, estomatitis, insuficiencia hepática aguda, hepatitis, resultados anormales en las pruebas de la función hepática, dermatitis bullosa, angioedema, rash eritematoso, urticaria, eczemas, liquen plano, artritis, artralgia, mialgias, glomerulonefritis, aumento de la creatinina sérica y fiebre. Es pues inconcebible que un médico acepte que su paciente pueda sufrir tantos problemas solo para "prevenir" otro posible infarto cuando hay sustancias naturales que logran lo mismo sin efectos secundarios como hemos explicado ya varias veces en esta misma sección. Son los casos del chocolate negro -bastan dos cucharaditas diarias de chocolate puro, es decir, hecho con extracto seco de granos de cacao-, los huevos enteros -sus proteínas retrasan la coagulación sanguínea y demoran la conversión del fibrinógeno en fibrina, base estructural de los coágulos de sangre- y la ingesta de ácidos grasos esenciales omega 3 (en especial el aceite de krill NKO). Que el chocolate negro reduce la posibilidad de sufrir trombos lo constató un equipo de investigadores de la Universidad de California hace ya más de diez años constatando que bastan 25 gramos para que en apenas unas horas el nivel de agregación plaquetaria en sangre disminuya y, por tanto, el riesgo de sufrir un coágulo. Posteriormente una investigación efectuada por el Dr. Christian Heiss que se publicaría en Journal of the American College of Cardiology constataría que el consumo diario de cacao puro logra que haya en sangre el doble de células angiogénicas encargadas de reparar los vasos sanguíneos cuyo deterioro puede dar lugar al desarrollo de patologías cardiovasculares. Y Norman Hollenberg, tras investigar durante 15 años a centenares de personas mayores, afirmaría en International Journal of Medical Sciences su convencimiento de que el cacao previene las patologías cardiovasculares, el cáncer y la diabetes no sólo por su riqueza en bioflavonoides sino merced a su alto contenido en epicatequinas, tipo de flavonoides entre cuyas propiedades está el de elevar los niveles de óxido nítrico en sangre algo que ayuda a relajar los vasos sanguíneos y mejorar el flujo sanguíneo. Agregaremos que la coenzima Q-10 es indispensable para mantener sano el corazón; de hecho la mayoría de los pacientes con problemas cardiacos tienen déficit de ella. Déficit que puede producir disfunciones mitocondriales y cardiacas; en cambio si a los músculos del corazón se les administra un complemento de Q-10 aumenta significativamente la producción energética en las mitocondrias, se revitalizan las células necesitadas de energía, se fortalece el corazón y disminuye el esfuerzo necesario para hacer circular la sangre. En pocas palabras, la Q-10 mejora la función mecánica del corazón dotando a las células del combustible necesario para funcionar eficazmente. Es más, hay estudios que demuestran que impide que el colesterol malo obstruya las arterias y que da buenos resultados en el tratamiento de la presión arterial alta, las arritmias, la angina de pecho y el colapso de la válvula mitral. Hasta se ha comprobado que tiene la propiedad de proteger el corazón durante periodos de astenia o privación de oxígeno. Que su marido pruebe con Quinol-10 de 100% Natural que la contiene en forma de ubiquinol y no de ubiquinona. Asimismo recordamos que la Solución de Lugol –que combina yodo elemental o diyodo con un yodo iónico como el yoduro de potasio- fue utilizada por miles de médicos durante más de un siglo para el tratamiento de distintos problemas cardíacos. B. West publicó de hecho un artículo en 2006 sobre su experiencia clínica en casos de fibrilación atrial y arritmia mediante el uso de protocolos basados en la suplementación con yodo y los enfermos mejoraron sin que hubiera efectos colaterales. De hecho el fármaco más utilizado hoy para las arritmias es la amiodarona que no es sino un compuesto orgánico sintético del que el 37% es ¡yodo! (y que como casi todos los medicamentos sintéticos provoca numerosos efectos secundarios indeseables). Como es igualmente útil la estrofantina de la que hablamos en el nº 148 (lea en nuestra web –www.dsalud.com- el artículo ¿Es realmente la obstrucción coronaria la principal causa de los infartos?). Por otra parte, ya hemos explicado también que cuando las arterias se dañan el colesterol aparece para evitar que uno se desangre: son los “parches” que el organismo usa para taponar las grietas que aparecen cuando las mismas se deterioran por falta de nutrientes. Por tanto la estrategia adecuada para prevenir problemas cardiovasculares pasa por proporcionar al cuerpo los nutrientes imprescindibles. Sobre todo vitamina C pero también aminoácidos como la lisina, la prolina, la arginina, la carnitina, la cisteína y la taurina, minerales como el magnesio, el cobre, el potasio y el calcio, la ya citada coenzima Q-10, el inositol, picnogenoles (un tipo de bioflavonoides), betacaroteno (provitamina A), vitaminas D, E y H (biotina) y algunas del grupo B (especialmente las B1, B2, B3, B5, B6, B9 y B12). En suma, que su marido se compre un buen multinutriente e ingiera a diario vitamina C, preferentemente en forma de ascorbato. Ahora bien, no tome cacao ni aceite de krill si va a seguir tomando anticoagulantes sintéticos porque son incompatibles. En todo caso lo idóneo sería que acudiera a un cardiólogo que a su vez sea experto en Medicina Natural por lo que le sugerimos al Dr. Taher Abbas (93 456 96 34). En cuanto al "cáncer de vejiga", ¿por qué infiere que lo tiene su marido? No todos los tumores son malignos. En todo caso si así fuera lo que debe hacer escapa a lo que pudiéramos sugerirle en unas líneas. Debería acudir a algún experto en el tema así que nos permitimos sugerirle que acuda a la consulta del Dr. Santiago de la Rosa (91 431 35 16) o a la del Dr. Alberto Martí Bosch (91 435 56 13).
 



Sr. Director: nuestra sociedad está sometida actualmente a una contaminación multifactorial brutal como ya denunciamos en 2008 junto con el grupo de expertos de Domosalud en el Manifiesto de Barcelona. Pues bien, el reciente congreso de The American Academy of Environmental Medicine reconoce que todos estamos expuestos a enfermedades ambientales causadas por agentes químicos, físicos, biológicos y/o psicológicos. Y es que según la Environmental Protection Agency (EPA) hemos generado más de 4 millones de compuestos químicos -de los que se comercializan más de 100.000- sin que sepamos los posibles efectos negativos del 90% de ellos. Casi 700 de esas sustancias químicas están presentes en el agua “potable”. Y se reconoce que el 50% de los químicos en la atmósfera los ha generado el ser humano. Además muchos de ellos se añaden deliberada e innecesariamente a los alimentos. Los datos son significativos: solo en 1987 la industria americana vertió 11.000 millones de kilos de químicos tóxicos que terminaron en el aire, el agua y los alimentos. De hecho actualmente un 5% de la población sufre ya de Sensibilidad Química Múltiple, casi 350.000 en España. Y otro 15% presenta “mecanismos de respuesta excesiva frente a algunos estímulos químicos o ambientales” (lo que se llama eufemísticamente "sensibilización"). Se admite ya que hay un 15% de "enfermedades emergentes": sensibilidad química múltiple, electrosensibilidad, fibromialgia, fatiga crónica... Eso significa unos 6 millones de afectados por estos problemas... solo en España. Es más, se estima que alrededor del 20% de las enfermedades de los países industrializados se debe actualmente a factores medioambientales. La situación es tan grave que la radiación electromagnética que nos rodea se ha incrementado en los últimos diez años ¡un millón de veces! llegando la cifra a cien millones en el último siglo. A esto se suma la contaminación por metales pesados, en particular mercurio y plomo, que favorecen los casos de electrosensibilidad. Según los mapas epidemiológicos europeos el 98% de los cánceres se deben a factores ambientales; del 85% al 96% en el caso de los niños. Siendo las posibles causas genéticas apenas un 5-10%. Y no debe preocuparnos solo el cáncer porque los tóxicos son responsables de otras muchas patologías: alzheimer, parkinson, esclerosis múltiple, autismo, hiperactividad, estrés, asma, ansiedad, insomnio y depresión, entre otras. Todo ello sin olvidar la significativa invasión de los plásticos, presentes hoy en los alimentos, la decoración, el mobiliario, los juguetes, el vestido, el calzado... Entorno plastificado que emite tóxicos e incrementa los campos eléctricos y las cargas electrostáticas en casas y oficinas impidiendo la descarga a tierra de nuestros cuerpos, algo vital para sobrevivir en un medio electrificado. Por eso cada hay más “edificios enfermos" en los que respiramos a diario un auténtico “cóctel electroquímico”.

Carlos Martínez Requejo
Portavoz y vicepresidente de Domosalud

Somos muy conscientes del problema porque llevamos años denunciándolo; de hecho hemos publicado numerosos textos en la revista sobre el particular. En todo caso le agradecemos la aportación de estos datos recientes y publicamos su carta para conocimiento de nuestros lectores.
 



Apreciado Sr. Campoy: tengo una hija a la que le quitaron media tiroides -por un nódulo benigno que se podía ver y tocar- hace 12 años. Y ahora, en una revisión rutinaria, le han encontrado otro más pequeño: de 10 a 15 milímetros. No se nota y le han dado hora para el especialista. ¿Nos podrían decir si es bueno o no sacarlo y qué podría tomar? Tiene 40 años, no fuma ni bebe, no tiene ninguna enfermedad, está en su peso y no toma medicamento alguno. Aprovecho asimismo para hablarle de otro problema, esta vez de mi marido: tiene 73 años, no fuma ni bebe, está en su peso, no tiene ninguna enfermedad y no toma medicamentos pero desde hace 2 meses le dan mareos. Unas 30 o 40 veces al día, incluso estando en la cama; más a menudo por la tarde. Le hicieron radiografías de pecho, electrocardiogramas, análisis de sangre y orina, le midieron la tensión ocular, andar en línea recta... y todo sale bien. No tiene vértigo y no se le mueven las cosas, sólo son mareos -unos más fuertes que otros- que le duran entre 4 y 5 segundos. Si nos pueden orientar les estaríamos muy agradecidos.

Mª Pilar Rodríguez
Vic (Barcelona)

Y si a su hija no le molesta ni le duele el nódulo y no le afecta al funcionamiento del organismo, ¿por qué se lo va a sacar? ¿"Por si acaso"? Porque ya le adelantamos que se diagnostican como "malignos" 1 de cada 20.000 y con el tamaño que tiene lo más inteligente es no tocarlo. En cuanto a su marido vemos que le han sometido a numerosas pruebas antes de ver si es un problema de cervicales o de oídos como el sentido común sugiere. Le sugerimos pues que acuda a un buen otorrino a que le revise los oídos o a un buen osteópata o quiropráctico.
 



Estimados amigos: ignoro por qué pero se me están desgastando las encías y los dientes hasta el punto de que ya no puedo ingerir cítricos y necesito utilizar un colutorio de esos que son levemente anestesiantes (Desensin). ¿Hay algo que pueda ayudarme? Un fuerte abrazo y gracias

José Manuel Villanueva

Ante todo descarte que no se trata de una infección que haya dado lugar a una gingivitis -las encías se enrojecen, inflaman y sangran fácilmente-, a una periodontitis o piorrea -las encías se alejan de los dientes y forman espacios o bolsas que se infectan y pueden destruir el hueso y el tejido conjuntivo que mantiene a los dientes en su lugar- o a una sobrecarga oclusal -habitual entre quienes sufren bruxismo-. Y que no se debe al tabaco. O a algún medicamento porque hay centenares de ellos que reducen el flujo de la saliva -básica para proteger la boca- y otros que hacen crecer el tejido de las encías. Todo ello debe valorarlo un periodoncista, es decir, un especialista en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de las encías. Él le dirá si hay infección y en ese caso qué tomar aunque puede empezar probando con plata coloidal y/o bicarbonato sódico por si hubiera algún hongo. En todo caso sepa que lo más corriente, la causa más común del problema que nos plantea, es el uso de cepillos demasiado duros y un cepillado demasiado intenso. Eso provoca el desgaste o abrasión de los dientes y encías. Use pues un cepillo con cerdas suaves y cepíllese con intensidad moderada. El exceso de celo socialmente impuesto sobre la higiene dental ha llevado a una creencia errónea y muchas personas utilizan cepillos demasiado duros y con demasiada fuerza que terminan provocando hipersensibilidad dental y retracción gingival. Tan sencillo como eso. La placa es una sustancia bastante blanda y sencilla de eliminar. Obviamente si el problema es grave igual hay que hacer una gingivoplastia, poner un injerto de mucosa sobre la zona afectada. En cuanto al hueso existe un tratamiento para regenerarlo llamado Regeneración tisular guiada pero no siempre funciona.
 


 


NÚMERO 170. ABRIL 2014.

Sr. Director: tengo 68 años y a veces el colesterol alto por lo que decidí tomar productos naturales y omega 3 para bajar su nivel aunque sin lograrlo del todo. En noviembre estaba en 300 mg y ahora estoy en 189 mg/dl. Y los triglicéridos en 54 mg. El caso es que tengo la revista nº 131 que explica lo malas que pueden ser las estatinas y no quiero tomármelas aunque cuando voy al médico para hacerme los análisis me recetan siempre Simvastatina o Atorvastatina Cinfa. ¿Pueden orientarme? ¿Qué puedo hacer o tomar que sea natural y controle mi colesterol? Tengo mucha confianza en sus respuestas ya que en enero de 2011 mi marido les hizo una consulta y el resultado fue bueno. Me despido de ustedes dándole las gracias anticipadas.

Teresa Vidal
Vilafranca del Penedés (Barcelona)

Su carta ve la luz justo después de haber publicado el pasado mes el reportaje No está demostrado que un nivel alto de colesterol sea negativo para la salud que complementaba los artículos publicados en los números 90, 91 y 131 titulados La injustificable demonización del colesterol, ¿Causan las estatinas recetadas para bajar el colesterol las enfermedades neurodegenerativas? y Las estatinas, además de peligrosas, no sirven para prevenir patologías así como numerosas noticias en las que hemos explicado de forma exhaustiva el asunto del colesterol por lo que entendemos que sus dudas ya habrán desaparecido. Si no los leyó hágalo ahora entrando en nuestra web: www.dsalud.com. En cualquier caso y por si alguien no adquirió el ejemplar del pasado mes reiteramos lo principal: la división entre "colesterol bueno" y "colesterol malo" es irreal porque solo existe un tipo de colesterol. Las siglas HDL, LDL e IDL hacen simplemente referencia a las lipoproteínas que lo transportan hasta las células, tejidos y órganos; haciendo referencia las siglas HDL a las "lipoproteínas de alta densidad" que son las que suministran el colesterol y otras grasas a los órganos principales -como el hígado, el páncreas o las glándulas suprarrenales-, las LDL a las "lipoproteínas de baja densidad" que suministran el colesterol y las grasas desde el hígado a las demás células del cuerpo y las IDL a las "lipoproteínas de densidad intermedia" que abastecen de colesterol y grasas al cerebro. Porque todas las células necesitan colesterol para mantener saludables sus membranas; tanto la pared celular externa como las membranas que cubren el núcleo, las mitocondrias (unidades de producción de energía) y los lisosomas (sistema digestivo de la célula). El colesterol es, en suma, vital para el organismo; especialmente para la salud mental. De hecho el cerebro representa sólo el 2% de la masa corporal y sin embargo contiene el 25% de todo el colesterol del organismo lo que se debe a que las neuronas lo necesitan tanto para el transporte de las señales por los axones en la sinapsis como para el crecimiento y reparación de las vainas de mielina que recubren las fibras nerviosas. Es más, si el colesterol está alto en sangre puede deberse a que en el organismo hay déficit de él en algunas zonas y a través del suero sanguíneo se está llevando hacia ellas. Y de ahí que en los análisis aparezca que hay exceso en sangre. Luego las estatinas agravarían el problema en lugar de ayudar. Resumiendo: no se sostiene la afirmación de que tener en sangre altos los niveles de colesterol total y LDL es peligroso para la salud. Como tampoco se sostiene la afirmación de que pueden provocar problemas cardiovasculares por mucho personaje mediático que la industria contrate para intentar convencer a las personas más desinformadas y lograr que compren sus productos. Lo reiteramos una vez más: no ingiera grasas parcialmente hidrogenadas ni "trans", controle la ingesta de grasas saturadas animales, no fría los alimentos y, sobre todo, elimine de su dieta los azúcares, los hidratos de carbono refinados y los lácteos; incluyendo esos que dicen que son muy sanos porque ayudan a bajar el colesterol. Y consuma grasas vegetales de primera presión en frío sin problema alguno que ésas sí que son sanas; especialmente los aceites de lino, coco, comino negro y oliva. En suma, ¡olvídese de las absurdas recomendaciones sobre el colesterol!
 



Sr. Director: tengo un hijo de 3 años al que cuando tenía uno le diagnosticaron Artritis poliarticular extendida idiopática juvenil con ANA positivo. Desde ese momento se le empezó a tratar con ibuprofeno, Metoject (metotrexate) y corticoides oral. También ha entrado cinco veces a quirófano para hacerle infiltraciones de corticoides. Y a pesar de llevar dos años con el tratamiento se le siguen inflamando las articulaciones por lo que ahora se ha pasado a darle Arava (leflunomida) y estamos a la espera de otra infiltración. Hemos probado ya otros tratamientos alternativos pero no nos han funcionado. Nos gustaría, en suma, saber si conocen algo alternativo que funcione bien para la artritis infantil. Gracias.

Lidia Agüera

Los médicos llaman Artritis Idiopática Juvenil a la artritis inflamatoria crónica que aparece en menores de 16 años cuando dura más de 6 semanas y no se sabe la causa -eso significa "idiopática"- habiéndose excluido otras patologías. Y se considera una "enfermedad inflamatoria autoinmune" siendo más habitual que la padezcan personas que han sufrido alguna infección -especialmente por la Borrelia burdogferi, el virus de la rubéola y el parvovirus B19, entre otros patógenos- o están sometidos a radiaciones electromagnéticas (naturales o artificiales). Soliendo haber sobreproducción de interleucinas (IL-6, IL-1 y FNTa) y linfocitos que estimulan mediadores de inflamación en otras células -como los monocitos, los fibroblastos y los condrocitos- y la activación de complejos inmunes circulantes así como alteración en la interacción Th1/Th2. Patología que los médicos han subdividido en Artritis idiopática juvenil oligoarticular, Artritis idiopática juvenil poliarticular factor reumatoide negativo (seronegativa), Artritis idiopática juvenil poliarticular factor reumatoide positivo (seropositiva) -el caso de su hijo, dolencia en la que suelen estar más afectadas las articulaciones de manos y muñecas-, Artritis idiopática juvenil sistémica, Artritis relacionada a entesitis, Artritis psoriásica... ¡y otras por definir! En cuanto a las siglas ANA corresponden a Anticuerpos antinucleares que no son sino anticuerpos que básicamente atacan el núcleo celular; diciéndose que se es "positivo" cuando su concentración es alta. En cuanto al tratamiento los médicos se limitan a dar paliativos porque ignoran la causa del problema: antiinflamatorios no esteroideos (AINE), corticosteroides -incluyendo infiltraciones en las articulaciones con corticoides de acción prolongada, especialmente el hexacetónido de triamcinolona-, metotrexato, sulfasalazina, ciclosporina, leflunomida, los llamados fármacos anti -TNF (factor de necrosis tumoral) y, en último extremo, cirugía. Pues bien, a nuestro juicio debe usted averiguar ante todo si su hijo está o no afectado por alguna geopatía natural o sometido a radiaciones electromagnéticas artificiales; y si fuera así resuelva el problema lo antes posible. A continuación averigüe si está infectado por algún virus, bacteria u hongo patógeno; lo más rápido es acudir a un buen terapeuta que domine tanto el Par Biomagnético como el Mora (le sugerimos que acuda en Madrid al centro Renacimiento: 91 704 57 81). Paralelamente compruebe si no sufre contaminación química (tóxicos presentes en productos de limpieza, higiene, alimentos en conserva, etc.) y, si fuera el caso, sométanle a quelación. Y averigüe asimismo si el problema está en una intolerancia o alergia alimentaria (lo más frecuente es a los cereales -sobre todo al trigo-, los frutos secos, la leche y sus derivados), a un déficit nutricional -es fundamental el silicio- o a una flora intestinal deteriorada. De hecho la causa de gran parte de las patologías para las que hoy no se encuentra explicación es el ensuciamiento celular. Ya hemos explicado que la mucosa del intestino delgado -de gran superficie (100 metros cuadrados) y extrema delgadez (0,025 milímetros)- puede volverse hiperpermeable cuando es sometida a la agresión de distintos agentes -como algunos estafilococos, colibacilos, estreptococos, etc.-, a algunos medicamentos -antiinflamatorios no esteroideos, salicilatos y corticoides- y a ciertos alimentos difícilmente digeribles, especialmente los cereales refinados y los lácteos. Es pues la alimentación "moderna" lo que más contribuye a deteriorar la permeabilidad de la mucosa. Siendo en función de la estructura de las moléculas procedentes del intestino, los mecanismos con los que éstas obstaculizan el funcionamiento de la célula, el tipo de enzimas afectadas y las distintas reacciones que generan lo que lleva a que se produzca un tipo u otro de patología. En pocas palabras, el ensuciamiento celular es la principal causa de la mayoría de las llamadas enfermedades autoinmunes y reumáticas -poliartritis reumatoide, espondilitis anquilosante, enfermedad de Gougerot-Sjögren, lupus eritematoso, esclerodermia, esclerosis múltiple, enfermedad celiaca, miastenia y enfermedad de Basedow-, de las patologías por ensuciamiento -fibromialgia primitiva, tendinitis, artrosis, osteoporosis, gota, cefaleas, depresión nerviosa endógena, esquizofrenia, migrañas, parkinson, alzheimer, diabetes tipo 2, hipoglucemia, hipercolesterolemia, espasmofilia, arterioesclerosis, dispepsia, litiasis biliar, pancreatitis agudas, hemopatías no malignas, leucemias y algunos cánceres- y de las patologías de eliminación -acné, psoriasis, eccemas, queratodermia, ictiosis, colitis, enfermedad de Cröhn, colopatía funcional, bronquitis crónica, asma, otitis, anginas, sinusitis, rinitis alérgica, infecciones repetitivas, la enfermedad de Behçet, conjuntivitis alérgica y aftas-. Así lo explicaría ampliamente el Dr. Jan Seignalet en su conocida obra La Alimentación, la 3ª Medicina que le sugerimos lea o, en su defecto, entre en nuestra web –www.dsalud.com- y revise los artículos que con los títulos ¿Es el ensuciamiento celular la causa de muchos cánceres? y El Régimen Ancestral del Dr. Jan Seignalet aparecieron en los números 78 y 79 respectivamente. Haga todo lo que le sugerimos para saber la causa -no hay más remedio que hacerlo así- porque podría resolver un problema que para los médicos -y se equivocan- no tiene solución. Está en juego la salud de su hijo. Ánimo.
 



Sr Director: hace unos dos años me diagnosticaron un linfoma retroperitoneal bajo un falso cólico nefrítico. El diagnóstico fue para comenzar a pensar si quimio o terapias alternativas o, como quiere denominarlas ahora la Organización Médica Colegial (OMC) Terapias Médicas No Convencionales (TMNC). El caso es que tuvimos la suerte de localizar la posible causa: una geopatía en mi propia vivienda. Concretamente una veta de agua y un problema con la red Hartmann en mi dormitorio según constató un geobiólogo, Javier Goyanes, muy escrupuloso en su trabajo y que me recomendó uno de los médicos del Consejo Asesor de Discovery DSALUD, el Dr. Santiago de la Rosa. Bien, pues después de dos largos años de lucha podemos decir que le hemos ganado la primera batalla a aquel linfoma. Acabo de someterme a un autotrasplante autólogo -de mis propias células madre- después de que los últimos PET y la biopsia de médula ósea dieran resultado negativo. Queda todavía una larga lucha para que esta situación se consolide pero ya sabemos cómo ganarla. Y utilizo el plural porque este recorrido lo hemos hecho juntos muchos: yo misma -absolutamente convencida de superar la enfermedad desde el primer momento-, mi familia y amigos -que crearon en mi entorno un colchón emocional-, los profesionales de una magnífica Sanidad Pública que pusieron a mi disposición todos los medios y técnicas de la medicina convencional y un grupo de doctores que consiguieron transformar mi organismo en el mejor instrumento contra el cáncer y crear el medio necesario para la máxima eficacia y menor daño de la tóxica quimioterapia: siete sesiones de R-Chop + TIC y tres de 2ª línea IFE en siete meses. La única consecuencia a día de hoy ha sido la pérdida de pelo, una infección por virus en una herida provocada por una biopsia y, por supuesto, todas las alteraciones analíticas propias del tratamiento. Y, por fin, un trasplante autólogo con alta a las tres semanas sin ningún síntoma ni mayor problema. Me siento afortunada y una privilegiada por haber podido aprovecharme de la Quimioterapia, cuando el avance de la enfermedad la hizo necesaria, y de la técnica del autotransplante cuando aquella hizo su trabajo. Me siento pues afortunada y una privilegiada por haber tenido la oportunidad de conocer y beneficiarme de diversas medicinas alternativas “no oficiales” como la Homeopatía, la Ozonoterapia, la Biorresonancia, la Medicina Ortomolecular y la vacuna autóloga que han tenido un papel que difícilmente podrá ser valorado para poner esta experiencia a disposición de otras personas. Lamentablemente porque el cerrado sistema de la medicina oficial ha impedido que mis hematólogas “supiesen” de estos tratamientos que me apliqué sistemáticamente en mis estancias fuera del hospital. No podían ni querían saber; algunas con resignación y cierta comprensión y otras con virulencia y desprecio. De hecho esos fueron los peores momentos en el proceso de curación de mi enfermedad. Tengo en cualquier caso que resaltar la importancia de la fase inicial en la que opté por tratarme solo con las medicinas alternativas confiando en el control del linfoma antes de recurrir a la quimioterapia destacando especialmente la actitud de tres profesionales como los doctores Santiago De la Rosa y Juan Carlos Pérez Olmedo inicialmente y luego del Dr. Alberto Martí Bosch que no dudaron en recomendarme la Quimioterapia cuando la evolución de la enfermedad lo aconsejó y, por el contrario, la de las hematólogas que calificaban estas técnicas como hierbas o casi brujería y que me estaban radicalmente prohibidas. Fueron momentos muy difíciles, física, emocional y psicológicamente. Yo sé que no hay milagros. Existen unas técnicas muy desarrolladas y eficaces en la medicina oficial de las que podemos disponer en la Sanidad Pública y unas terapias alternativas que de manera natural intentan fortalecer y autorreparar el propio cuerpo, negadas por la medicina oficial pero que pueden ser extraordinariamente útiles para los enfermos de cáncer. En mi caso queda aún mucho trabajo por hacer y para seguir adelante cuento con el consejo y apoyo profesional de esos tres doctores y del equipo de hematólogas de la Sanidad Pública cuyos nombres no cito por no romper ese hermético círculo de la “medicina oficial”. Si como paciente puedo conjugar y sumar positivamente ambas líneas de trabajo, ¿por qué quienes tienen la grandísima responsabilidad de gestionar nuestra salud son incapaces de contrastar lealmente y sumar conocimientos y prácticas para conservar un bien tan básico y escaso como la vida?

Olga Amoedo Cabrera
(Pontevedra)

Nos congratula que esté afrontado tan bien su problema de salud y le deseamos toda la suerte del mundo. Y dejamos constancia de lo que hace aunque nos veamos obligados a manifestar que a nuestro juicio la quimioterapia a la que ha decidido someterse no es oportuna; es más, inferimos que los tres excelentes profesionales que la han tratado y a quienes conocemos bien pueden no haberle puesto pegas si usted les sugirió someterse a ella pero eso no implica que se la hayan "recomendado"; nos consta que ninguno de ellos es partidario de ella. Ahora bien, se trata de profesionales respetuosos con los pacientes que habrán optado por asumir su decisión puesto que se trata de su salud y su vida y, por tanto, quien debe decidir en última instancia. Gracias en cualquier caso por compartir su experiencia y suerte; de corazón.
 



Estimado Director: ante todo quiero felicitaros por el estupendo trabajo que realizáis cada mes. Leo la revista casi desde el principio y sé que habéis publicado muchos artículos sobre el peligro de las radiaciones electromagnéticas, tema que me preocupa porque tengo niños que utilizan Wi-Fi y también en el trabajo donde estoy en un espacio de 2 metros por uno con Wi-Fi, ordenador... y ahora en vez de teléfono con cable un inalámbrico. Y ahí está el problema: la exposición prolongada a despertadores enchufados a la red -ahora tengo uno con pilas-, los teléfonos inalámbricos e incluso los escucha-bebés que se ponen en las mesillas por la noche cuando los hijos son pequeños me provocan dolores de cabeza, unos extraños dolores en los dientes -como si fueran descargas eléctricas-, náuseas y a saber cuántos problemas más. Bueno, pues la llegada a mi lugar de trabajo de un teléfono DECT ha significado al cabo de una semana la vuelta de unos insoportables dolores de cabeza que ya habían -más o menos- remitido. Y aquí está mi otro problema: ¿cómo demostrar la causa-efecto? ¿Cómo demostrar que algunos aparatos -como el Wi-Fi y otros- me provocan estos problemas? Ya me hicieron pruebas que salieron "bien": resonancia, electroencefalograma, etc. Cuando le expliqué al neurólogo mi problema con las ondas su respuesta fue suspirar y mirar al techo con cara de desesperado, como si yo estuviera loca. Ahora en mi trabajo están precisamente pidiendo a cada departamento los riesgos laborales y he expuesto este problema que todo el mundo se toma a cachondeo. Me piden un certificado médico como que tengo ese problema pero evidentemente NADIE va a hacer ese certificado y menos el neurólogo puesto que es imposible demostrar que los dolores de cabeza son consecuencia de las ondas electromagnéticas. Es decir, mi cuerpo y yo lo sabemos pero como en un juicio lo tendría que demostrar... Es triste pero antes que quitar el Wi-Fi de las oficinas me quitarían a mí de encima. Mucho más sencillo. No sé, quizás pueda conseguir que me quiten al menos el inalámbrico. Mis preguntas son: ¿cómo se miden las ondas? ¿Es sencillo? Al menos para saber qué radiación tengo en mi súper-mini-despacho. 2) En vuestra revista se han anunciado muchas veces unos "parches" anti-ondas electromagnéticas -en este momento no me acuerdo de su nombre- que se "pegan" a los teléfonos o se llevan puestos. ¿Son realmente eficaces? No recuerdo si habéis escrito algún artículo sobre esos "escudos" anti-ondas pero como he conservado casi todos los números de la revista si es el caso os agradecería me indicaseis en cuál salió. Muchísimas gracias.

Ana Quirós

Hoy hay sofisticados aparatos que permiten medir tanto las radiaciones electromagnéticas de alta frecuencia –es el caso de las que emiten las antenas, los Wi Fi y los teléfonos móviles- como las de baja frecuencia –lo son las de las torres de alta tensión y los centros de transformación-. Hablamos de ello en el nº 116 en un reportaje titulado Dispositivos para saber en qué medida nuestro entorno está contaminado electromagnéticamente dedicado a los que en España comercializa Gigahertz Solutions. Ahora bien, son caros: alrededor de 3.000 euros uno bueno. Más vale pues encargar el trabajo a alguien experto por lo que te sugerimos que entres en la web de la Fundación para la Salud Geoambiental (www.saludgeoambiental.org) y pidas presupuesto. Respecto a los dispositivos que protegen de las ondas electromagnéticas hemos hablado igualmente de varios; aparecieron con los títulos Cómo reducir los efectos nocivos de teléfonos móviles, ordenadores y televisores, Crean un dispositivo eficaz para protegerse de la radiación de los teléfonos móviles, Un nuevo dispositivo demuestra que protege de las radiaciones de los móviles y Desarrollan un eficaz dispositivo antirradiación en los números 36, 70, 110 y 155 respectivamente. Te sugerimos probar con el Chi-e-Harmonizer que en España comercializa Aguavital y cuya eficacia probó un equipo dirigido por el profesor José Luis Bardasano, presidente de la Fundación Europea de Bioelectromagnetismo y Ciencias de la Salud. Por lo que se refiere a las radiaciones en tu trabajo sabemos bien lo difícil que es concienciar a la gente de su peligrosidad aunque sí sería posible ganar el juicio porque hay expertos que podrían testificar o acudir como peritos ante el juzgado. El problema es que sería un proceso judicial largo y caro.
 



Sr. Campoy: hace tiempo leí en la revista que las cándidas se eliminan con la ingesta de simple bicarbonato sódico. Bueno, pues he seguido un tratamiento con medicina natural pero sigo sin encontrarme bien. Me gustaría saber la cantidad de bicarbonato que tengo que tomar y durante cuánto tiempo. El homeópata me dijo también que padezco estrés oxidativo y riesgo de padecer pancreatitis. Ahora estoy tomando Vita.Vit siempre tengo mala conciencia. Soy intolerante al gluten, a la lactosa y a la soja por lo que llevo años sin tomarlos; por lo demás procuro que mi alimentación sea sana. Espero su respuesta. Gracias.

Mª Ángeles T. G.

¿Dónde se le ha manifestado la candidiasis? ¿En la piel? ¿En las uñas? ¿En manos y pies? ¿En las axilas? ¿En la boca? ¿En la garganta? ¿En el esófago? ¿En el aparato digestivo? ¿En la vejiga urinaria? ¿En la vagina? ¿Es superficial? ¿Quizás diseminada o sistémica? No es usted muy explícita. Mire, todos tenemos cándidas. Conviven con nosotros sin problema salvo que se altere su hábitat y empiecen a crecer en exceso pues en tal caso sí hay que controlarlas. ¿Y cuál puede ser la causa? Pues lo más normal es que se deba a un excesivo consumo de azúcares -incluidas las frutas y los hidratos de carbono refinados- y levaduras así como de alimentos envasados (en especial los enlatados) y ahumados. Aunque asimismo puede provocar el problema la ingesta de antibióticos, anticonceptivos, inmunodepresores y quimioterápicos; especialmente si las defensas están bajas. Médicamente la candidiasis se trata con antimicóticos (anfotericina B, caspofungina, voriconazol, clotrimazol, nistatina, fluconazol, ketoconazol, gluconato de clorhexidina...) que a menudo hacen desarrollar resistencia a los mismos agravando el problema. Así que ante todo elimine de la dieta los alimentos que lleven azúcares -salvo el xilitol y el eritritol que sí puede tomarlos-, los carbohidratos (pan, pasta, galletas, bollería, pasteles, dulces, arroz blanco, jarabes, siropes, miel, etc.), las bebidas alcohólicas -incluidas la cerveza y el vino-, la leche, la mayonesa, la nata, los quesos curados, los productos fermentados, el vinagre, los encurtidos, las carnes ahumadas, desecadas, crudas o preservadas con otros procesos, los pescados ahumados, el chucrut y otras verduras fermentadas, el miso, la salsa de soja, el tamari, el tempeh, el umeboshi, los cubitos de caldo, los extractos de levadura, el chile, el curry, los frutos secos -en especial los cacahuetes-, las setas y los champiñones. Son buenos en cambio los vegetales frescos y los germinados; especialmente ajo, cebolla, cebolleta, puerro, brócoli, aloe vera, pipas de calabaza, jengibre, canela, tomillo, equinácea y romero. Compruebe también si tiene carencia de hierro o zinc pues eso predispone a padecer micosis. Sepa además que son útiles el bicarbonato sódico, las vitaminas B6, B9 (ácido fólico) y C, el ácido caprílico y el ácido pantoténico. En suma, reequilibre su organismo. Le sugerimos que ayune 3 o 4 días tomando una cucharada de bicarbonato sódico diluida en agua templada 4 veces diarias. Póngase asimismo un enema diario con litro y medio de agua caliente -sin que queme- a la que deberá añadir dos o tres cucharadas del mismo bicarbonato (compre en la farmacia una bolsa de plástico que se vende ex profeso para ello). Y si su problema es vaginal compre una pera de agua para irrigar la vagina interiormente con agua y bicarbonato sódico. Machaque asimismo 2-3 dientes de ajo una vez al día junto a un cuarto de cebolla, macere la mezcla con limón unas horas y luego ingiera la mezcla sola, en ensalada o como prefiera. Y haga eso a diario durante el ayuno. A partir del cuarto/quinto día empiece ya a alimentarse "normalmente" pero exclusivamente a base de verduras, pescado fresco y carne blanca durante una semana. Y luego, durante un mes, evite ingerir el resto de los alimentos mencionados. Asimismo le sugerimos que se someta a un tratamiento con el Par Biomagnético. Obviamente si el problema es tópico puede recurrir al ozono, a la plata coloidal o al "humilde" vinagre.
 


 


NÚMERO 169. MARZO 2014.

Sr. Director: ante todo quisiera agradeceros el trabajo que hacéis divulgando temas que hoy día suelen ser tabú debido a la presión que ejercen los medios y los lobbies. En fin, escribo para compartir cómo conseguí revertir una colitis ulcerativa. Veréis, de joven siempre tuve problemas respiratorios, asma y muchos mocos. Era un niño activo pero con barriga al que le extirparon las vegetaciones nasales y al cual le quitaron mucho moco de detrás del tímpano. Con 19 años -pesaba 98 kg y media 1,85- estaba afrontando mi segundo curso de Ingeniería con mucho estrés y comía lo que quería; me encantaba la pasta y tomaba verduras para merendar si me apetecía o un paquete de galletas. Mi estado de salud era aparentemente normal pero al poco tiempo empecé a tener unos dolores horribles en la barriga y a dejar de ir al baño. Tras siete días sin defecar empecé a tener diarrea y a sangrar. A diario. Todo líquido con sangre. Visité muchos médicos pero en todos los casos la conversación era la misma: "¿Qué le pasa?" Que tengo diarrea y sangro por el culo. Debe ser una almorrana o una fisura. Tómese este jarabe laxante, siga una dieta blanda y dese esta pomada". El caso es que hacía eso y a las dos semanas estaba que me moría porque la cosa empeoraba. La sangre no paraba a pesar de seguir a rajatabla lo que el médico decía. Fui a un cirujano de pago, me metió un tubo por el ano y me dijo que me tenían que ingresar de inmediato. "Su tratamiento -me dijo- será dieta absoluta. Eso significa que nada, absolutamente nada, puede entrar por la boca. Todo por vena". Tras 8 días sin comer ni beber parecía un cadáver viviente. Perdí unos 20 kilos. Entonces me llevaron al hospital y me hicieron una colonoscopia. "Tiene usted colitis ulcerosa; 40 centímetros en la parte baja del colon; con úlceras. Es una enfermedad crónica e incurable que le acompañará toda su vida". Imaginaos mi cara con 19 años y que te digan eso. Bueno, doctor -le dije-, ¿y qué puedo hacer? "Tómese todos los días 3 de estas pastillas (Claversal) y si se encuentra muy mal póngase un enema". Así que me puse a investigar sobre la colitis ulcerosa y me dije: ¡pero si es tan sólo una rozadura como las que te haces al caerte! ¿Cómo se pueden estar hoy haciendo hasta trasplantes de cara y no se sabe curar una "rozadura interna"? El caso es que me resigné y seguí un año con las pastillas del médico, los enemas y la dieta blanda pero no mejoraba y cada vez estaba más flaco ya que no podía hacer ejercicio y no dejaba de sangrar. Desesperado volví al médico para decirle que no estaba funcionando y me dijo: "Lo que le pasa es que tiene una enfermedad autoinmune. Su cuerpo se ataca a sí mismo y la única forma de que mejore es con medicamentos biológicos que bajen las defensas y adormezcan su sistema inmunitario. Y si aún así no mejorase la última solución es eliminar la parte del colon que tiene heridas". No entendía nada. ¿Por qué mi propio cuerpo se iba a auto-atacar? Además, ¿quitarme un trozo de colon iba a mejorar mi situación? ¿Y por qué disminuir la actividad del sistema inmunitario? En la escuela de Ingeniería se me estaba enseñando que todos los problemas tienen solución y que si quieres obtener resultados distintos no puedes hacer siempre lo mismo. Así que busqué a alguien que me ayudase. Pregunté a amigos y familiares, vi que mi caso era más común de lo que pensaba y finalmente me recomendaron un médico de medicina holística que al parecer buscaba soluciones a las enfermedades. Fui y resulta que el médico era un extranjero que casi no hablaba español; de hecho tenía con él una chica traduciéndole. Le expliqué cual había sido mi diagnóstico: úlcera con pólipos en la parte baja del colon. Y se puso a hablar en su idioma con la traductora. Entonces me dio una dieta que eliminaba el azúcar refinado, el trigo y los lácteos y a continuación me dijo que comiera solo verduras crudas, frutas de temporada, carne y pescado al vapor, arroz hervido, almendras, nueces, coco, huevos y aceite de oliva. Y que bebiera solo agua. Y luego me recomendó unos suplementos nutricionales: glutamina, concentrado de ñame (Wild Yam), enzimas digestivas y Gamma oryzanol. Dejé la medicación que estaba tomando y seguí sus consejos. Y pronto me di cuenta de que casi todo lo que comía antes eran productos lácteos, trigo y azúcar; así que como no podía ingerir trigo eliminé las galletas, el pan, las madalenas, las rosquilletas, etc., y lo sustituí por tortitas de arroz y verduras. Como no podía tomar lácteos eliminé la leche, los yogures, los quesos y demás y tomé solo agua. Y como no podía tomar azúcar eliminé los bizcochos, los refrescos y otros productos y los sustituí por fruta. Bueno, pues en solo una semana habían desaparecido la sangre y los dolores y al mes estaba notablemente mejor. Y el tratamiento apenas me había costado 100 euros. Investigando luego un poco más he visto que la dieta tiene todo su sentido porque elimina alimentos de los cuales no estamos preparados para digerir o irritan el intestino. Y los alimentos crudos me proporcionaban además de vitaminas y minerales fibra alimentaria de gran calidad. Es lógico pensar que nuestro aparato digestivo está más preparado para digerir productos en su estado natural que procesados. De hecho a ese razonamiento han llegado médicos, biólogos, bioquímicos, antropólogos y dietistas de diferentes épocas como William Davis, Jean Seignalet, Robb Wolf, Elaine gottshall, Catherine Kousmine, Loren Cordain... A continuación me puse a investigar sobre los suplementos y cuál era su función: la glutamina es necesaria para crear las células del intestino delgado, el ñame (Wild Yam) es un remedio natural a base de un tubérculo para problemas intestinales que depura el organismo y ayuda a eliminar toxinas, las enzimas digestivas contribuyen a la correcta digestión de alimentos y el gamma oryzanol protege las mucosas gástricas. Los médicos en cambio inhiben el mecanismo natural de defensa del cuerpo, cosa que puede provocar la disminución en la capacidad de combatir infecciones. Es obvio que dieta y medicinas son dos campos separados e independientes; por eso se complementan. Quien quiera saber la manera más barata de conseguir esos suplementos puede mandarme un correo a la dirección que les facilito al igual que una web para quien quiera conocer la dieta ancestral.

Jordi Idroj

Le agradecemos su carta y nos congratula que se haya recuperado de esa dolencia, "incurable" para los médicos convencionales porque sus conocimientos sobre Nutrición son nulos ya que no reciben al respecto ninguna formación en las facultades de Medicina. Solo que hubiera podido resolver el problema mucho antes si llevara más años leyendo nuestra revista o se hubiera molestado simplemente en revisar lo que llevamos publicado en nuestra web: www.dsalud.com. Es más, hubiera bastado con que siguiera La Dieta Definitiva que como hemos explicado muchas veces no es una simple dieta para adelgazar sino que es útil en multitud de patologías, especialmente las de origen digestivo (es decir, la inmensa mayoría); y que funciona sin necesidad de tomar suplemento alguno aunque éstos puedan ser útiles en ocasiones. En cuanto a los autores que cita el trabajo más interesante y documentado es sin duda el del doctor Jan Seignalet a quien dedicamos dos extensos artículos cuando se publicó en español su obra La alimentación, la 3ª Medicina (RBA Integral); aparecieron con los títulos ¿Es el ensuciamiento celular la causa de muchos cánceres? y El Régimen Ancestral del Dr. Jan Seignalet (y II) en los números 78 y 79 respectivamente. Es más, en ese último número publicamos una entrevista con la persona que tradujo esa obra, Claude Lagarde, doctor en Farmacia, biólogo especializado en nutrientes esenciales y fundador de Laboratorios Nutergia -además de miembro de nuestro Consejo Asesor- para quien la contaminación, el estrés y una inadecuada nutrición son las principales causas de la mayor parte de las enfermedades crónicas. Aseverando que esos tres factores dan lugar a unas carencias de oligoelementos que provocan debilidad celular y pérdidas enzimáticas lo que genera una excesiva producción de radicales libres que atacan las membranas liberando éstas ácidos grasos en exceso y ello origina la liberación masiva de prostaglandinas E2 mediante una reacción inflamatoria causante de diversas patologías; el artículo apareció en el nº 79 con el título Claude Lagarde: “Para estar sano basta desintoxicar el organismo y proporcionarle los nutrientes adecuados”. Y todo ello sin olvidar los numerosos textos que hemos dedicado el asunto. Obviamos pues proporcionar el correo y la web que nos envía porque nuestros lectores tienen información contrastada y fiable más que suficiente para afrontar con éxito la colitis ulcerosa así como el 95% de las llamadas "enfermedades".
 



Sr. Director: estoy leyendo el libro La Dieta Definitiva y tengo algunas observaciones que hacer y varias dudas que plantear. En él se aconseja por una parte no beber agua mineralizada porque los minerales presentes en ella son inorgánicos y el cuerpo no los asimila pero se permite beber agua de mar que está también llena de minerales y tampoco son asimilables, ¿no? En cuanto a los aceites usted no aconseja el de coco pero yo he leído sobre él que es el único con el que se debería cocinar puesto que es el único que no se oxida al calentar. Se dice además que ayuda a perder peso y a evitar enfermedades cardiovasculares y problemas de tiroides; como el hipotiroidismo tan extendido hoy entre las mujeres. Se asevera asimismo que el coco es prácticamente el único alimento que contiene ácidos grasos de cadena corta que, al contrario que el resto de las grasas, no necesitan ni enzimas pancreáticas ni bilis para su digestión por lo que resulta ideal para las personas a las que se ha extirpado la vesícula biliar y tiene dificultades para digerir las grasas o, en general, para personas con problemas digestivos o de hígado. En los hospitales los ácidos grasos de cadena corta se incorporan de hecho generalmente a pacientes que requieren una alimentación especial. El aceite de coco es también rico en ácido laúrico de propiedades antivíricas. Y los ácidos grasos de cadena media abundantes en los cocos se digieren más fácilmente y son utilizados de manera diferente por el cuerpo que las demás grasas. Es más, mientras las otras grasas se almacenan en las células de cuerpo los ácidos grasos de cadena media del aceite de coco se envían directamente al hígado donde se convierte inmediatamente en energía. ¿Por qué usted no lo aconseja pues? La verdad es que he leído sobre él cosas contradictorias. Unos dicen que contiene mucha grasa saturada y se debe evitar porque no es sana y otras que se usa en muchos países por sus muchas virtudes. En fin, en su libro afronta usted la pérdida de peso y pienso que quizás sea una de las mejores teorías que hay en la actualidad. Es más, estoy bastante o muy de acuerdo. En todo caso hay otra alimentación muy efectiva que usted ni toca y suele ir bien aunque a veces parece extraña y de difícil comprensión: la Macrobiótica. Aunque quienes la siguen suelen estar demasiado delgados, para mí porque sufren de deshidratación. Pero por lo demás parece una alimentación muy valiosa. Quizás aburrida y algo difícil pero con efectos sorprendentes.

Txema
(Badalona)

La mayor parte de los minerales presentes en las llamadas "aguas minerales" son inorgánicos y por tanto no asimilables; de ahí que el organismo los acumule a menudo dando lugar a la formación de piedras o cálculos. Por eso se consideran mejores las aguas de "muy baja mineralización". En cambio los minerales del agua de mar proceden de la flora marina -son pues orgánicos-, están en forma coloidal y son asimilables. Por lo que se refiere a la Macrobiótica no es sino una filosofía que propugna que nuestra alimentación debe basarse primordialmente en productos integrales, orgánicos y naturales que deben combinarse atendiendo a sus cualidades yin y yang y hacerlo atendiendo al estado de ánimo y al estado físico. Y no se habla de ella como no se habla de otras muchas propuestas dietéticas ya que el objetivo de la obra no es valorar lo que se postula por otras personas o escuelas sino dar a conocer un planteamiento propio. Lo que no obsta para que en buena medida la filosofía macrobiótica esté presente en la que sustenta La Dieta Definitiva. En cuanto al aceite de coco en el libro no se habla de él aunque se incluye su nombre entre los que parecen hacer subir en sangre el nivel de LDL; y no se dice más porque apenas se comercializa en Europa y su consumo es insignificante. Dicho esto agregaremos que lo que usted plantea sobre él es cierto: el llamado aceite de coco se conoce también como manteca de coco porque se trata de una sustancia grasa con un 90% de ácidos saturados -extraídos al prensarse en frío la pulpa- que solo se encuentra de forma líquida a partir de los 25º grados centígrados ya que por debajo se solidifica aunque ese hecho no altere sus propiedades y sí su color: es blanco en estado sólido y ligeramente amarillo en estado líquido. Y hace medio siglo se pensó que no debía ser sano porque al estar básicamente compuesto de grasas saturadas -como las de la mantequilla- su consumo debía provocar obesidad y exceso de colesterol en sangre pudiendo dar lugar a problemas cardiovasculares. Hoy se sabe que no es así y tiene las propiedades beneficiosas que usted describe. Y otras menos conocidas porque como en este mismo número explicamos en un recuadro del reportaje Las estatinas no ayudan a prevenir el alzheimer es útil en caso de patologías cerebrales. Es más, tiene contrastadas propiedades anticancerígenas como explicaremos en un próximo artículo. Y por cierto, además del ácido laúrico que usted menciona contiene otros ácidos grasos: caproico, caprílico, cáprico, mirístico, palmítico, palmitoléico, esteárico, oleico, linoleico y araquídico. Gracias por su aportación.
 



Antes de nada quiero felicitaros por la revista y por la gran labor de divulgación e investigación que hacéis. Veréis, tengo 44 años y actualmente estoy estudiando Kinesiología -además de otras terapias naturales por lo cual todos estos temas me apasionan- me operaron de escoliosis a los 16 años -sin secuelas serias-, soy alérgica al polen -en tratamiento con Acupuntura y Reishi- y voy a empezar La Dieta Definitiva aunque no tengo sobrepeso (mido 1,68 y peso 66 kg) porque la revista me ha enseñado que para una buena salud lo más importante es la alimentación y esta dieta, tras leerla detenidamente, habla de la necesidad de depurar el organismo, de saber combinar los alimentos y, en fin, es un auténtico compendio sobre nutrición. Pero tengo algunas preguntas sobre los suplementos alimenticios o herbales: ¿cuáles para ustedes serían los imprescindibles en función de la edad? Por poner un ejemplo: el Sr. Fernando Sánchez Dragó dijo en una entrevista que él toma diariamente entre 25 y 30 suplementos diarios y, la verdad, me resulta difícil distinguir los más importantes (que si la gran importancia del magnesio, la plata coloidal, el aceite omega 3, la Q10, etc.). ¿Existe alguna prueba diagnóstica y precisa que identifique lo que realmente necesitamos? Sin más, se despide una persona agradecida.

Carmen

Si usted sigue una alimentación variada y en suficiente cantidad no tiene que tomar ningún suplemento estando sana. No es necesario. Otra cosa sería que tuviera algún problema de salud debido a un déficit nutricional porque en tal caso sí debería complementar la dieta en función de la carencia. Solo que eso lo hemos explicado de forma muy extensa en la sección de Nutrición Ortomolecular que hemos publicado a lo largo de muchos años y nuestros suscriptores tienen a su disposición en nuestra web: www.dsalud.com. De lo único que debe estar segura es de hacer una alimentación que permita al organismo tener un pH de 7,35-7,45. En ese equilibrio está la clave de la salud.
 



Estimado Sr. Campoy: tengo 48 años y vengo tomando “colágeno hidrolizado” de la marca Colnatur desde hace unos meses y como tenía curiosidad sobre la procedencia del mismo hice indagaciones llegando a una “conclusión” que espero sea errónea. El razonamiento es el siguiente: si el colágeno hidrolizado lo elaboran con materia prima de origen animal -principalmente cerdo- y el 100% de ellos son alimentados con maíz “transgénico”, ¿estoy tomando “colágeno transgénico” con las consecuencias que ello conlleva? ¿Debería pues tomar colágeno procedente de cerdos alimentados con maíz no transgénico”... en caso de que exista dicho tipo de colágeno en el mercado? Y si es así, ¿podría indicarme alguna marca que cumpla esta premisa? Muchas gracias.

Rafael Hunge Carrasco

El colágeno hidrolizado es colágeno animal que ha sido procesado y dividido en partes más pequeñas mediante unas enzimas para facilitar la digestión y absorción por el intestino de sus aminoácidos; de hecho sólo mediante este proceso –llamado “hidrólisis” y que puede ser química o enzimática- el colágeno puede ser absorbido por nuestro organismo ya que las fibras de colágeno sin procesar son moléculas muy grandes y extremadamente pesadas. Colágeno hidrolizado que estimula la regeneración de los cartílagos y evita el desgaste de las articulaciones. De hecho se trata de la proteína más abundante del cuerpo y proporciona estructura a los tendones, tejidos cartilaginosos, huesos y tejidos conectores. Lo explicamos en el extenso artículo que con el título El desgaste de las articulaciones se evita y mejora con colágeno hidrolizado apareció en el nº 79 (léalo en nuestra web: www.dsalud.com). En cuanto a su pregunta concreta debemos decirle que el colágeno puede obtenerse de cerdos pero también de otros animales, incluidos los marinos. Incluso se está investigando su producción desde proteínas recombinantes producidas en plantas solo que introduciendo genes humanos en maíz transgénico; lo investiga el Dr. Kan Wang en la Universidad Estatal de Iowa (EEUU). ¿Y es peligroso el colágeno procedente de cerdos alimentados con maíz transgénico? Pues la respuesta depende... del científico al que se le pregunte. Unos dicen qué sí y otros lo niegan. Así que si tiene dudas tome algún producto en el que el colágeno se obtenga de pescados; por ejemplo el Holomega Colágeno de Equisalud que además contiene vitamina C, L-lisina, L-prolina, estearato de magnesio, hialuronato sódico y condroitina sulfato. Ahora bien, no se olvide de que el silicio es parte importante de las estructuras que componen el tejido conjuntivo -y por tanto del colágeno, la elastina, los proteoglicanos y las glucoproteínas estructurantes- determinando su integridad a varios niveles; de hecho actúa como cimentador de los tejidos por su ubicuidad -está contenido en todos ellos- y resistencia así como por los enlaces que es capaz de crear en huesos, tendones, ligamentos y cartílagos. Luego un aporte adecuado de silicio orgánico asegura una buena salud osteoarticular, fortalece las articulaciones y previene su degeneración además de fortalecer y flexibilizar los huesos disminuyendo su porosidad e incrementando la fijación de los minerales en ellos. Lo explicamos en los artículos que con los títulos El silicio orgánico: un oligoelemento esencial para la salud y El silicio orgánico de 5ª generación y su incontestable utilidad terapéutica aparecieron en los números 59 y 98 respectivamente. En España el llamado Silicio Orgánico de 5ª Generación desarrollado por el científico francés Loïc Le Ribault lo comercializa Silicium España como Silicium G5 Siliplant.
 



Sr. Director: me dirijo a ustedes con la esperanza de llamar su atención sobre el Síndrome de Ehlers-Danlos (SED), patología incurable que forma parte de las llamadas "enfermedades raras"; y especialmente sobre el tipo IV, apenas conocido incluso por los especialistas. Para explicarlo de manera muy resumida es una enfermedad que afecta a la síntesis de colágeno que termina llevando de forma progresiva a su déficit afectando a las paredes de los vasos sanguíneos y a los principales órganos vitales. La progresiva pérdida de colágeno hace que algunos órganos -pulmones, colon y útero- y las arterias se tornen extremadamente frágiles originando roturas que sólo se solucionan con cirugías arriesgadas. Tengo un familiar muy cercano afectado que ya ha sufrido rotura de pulmones con neumotórax repetitivos y recientemente rotura de colon que precisa de una colostomía que se supone reversible. En mi opinión la prevención con suplementos junto a una dieta adecuada podría ayudar a mantener esos órganos, digamos que "entre algodones", y tener menos complicaciones. Quisiera saber si nos pueden orientar con los consejos de algún médico naturista, homeópata o incluso terapeuta de las emociones que haya estudiado este síndrome tan abandonado por la investigación oficial. Son muchos los afectados y familiares que buscamos desesperados por todas partes. Esperando una respuesta que pueda arrojar algo de luz le agradezco sinceramente su atención. Un saludo.

Paloma Pintos Moreu

Quizás el mayor experto en la patología por la que nos pregunta sea el Dr. Harry Dietz, profesor de Medicina, Genética y Biología Molecular en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y Director del Centro Smilow para la Investigación del Síndrome de Marfan que actualmente dirige un proyecto de investigación sobre el Síndrome de Ehlers-Danlos Vascular y el Síndrome de Loeys-Dietz en el que se ha inferido que el problema puede estar relacionado con el déficit de una proteína del tejido conectivo que hace que las células se comporten anormalmente y liberen enzimas que dañan los tejidos pero hasta el momento no han propuesto solución alguna. Por eso todos los tratamientos oficialmente propuestos son paliativos, especialmente de tipo analgésico. Por nuestra parte agregaremos -por lo leído en esos textos- que la causa podría igualmente estar en algo que impida sintetizar el colágeno. Le sugerimos pues que su familiar desintoxique a fondo su organismo, beba solo agua de manantial de baja mineralización, respire aire puro, haga algo de ejercicio a diario, tome el sol, ingiera solo alimentos –preferiblemente crudos- alcalinos ricos en nutrientes (nunca tratados químicamente, procesados o enlatados), deseche la comida precocinada y frita así como las grasas “trans”, cuide su flora intestinal, no ingiera fármacos, evite las radiaciones electromagnéticas y se ponga en manos de un buen experto en Medicina Ortomolecular. Y mientras ingiera colágeno hidrolizado ya que estimula la regeneración de los cartílagos y evita el desgaste de las articulaciones; recuerde que el colágeno es la proteína más abundante del cuerpo y proporciona estructura a los tendones, tejidos cartilaginosos, huesos y tejidos conectores. Lea al respecto la respuesta que hemos dado a la carta que precede a la suya.
 



Queridos amigos: soy suscriptora de la revista desde hace varios años y hay algo que me intriga. En mi familia usamos desde siempre la Homeopatía para solucionar pequeñas dolencias (resfriados, hongos...) y sin embargo no he leído en ella ningún artículo sobre la Homeopatía, sus fundamentos, utilidad, etc., máxime cuando el año pasado se dio a conocer un "libro blanco" sobre ella en España. También he observado una sospechosa campaña de difamación contra la Homeopatía a raíz de los cambios legislativos que promueve el Ministerio de Sanidad; y digo "sospechosa" porque se repiten exactamente los mismos argumentos en la revista QUO, el programa de televisión El Intermedio y otros. ¿Les ha llamado también a ustedes la atención? Creo que sería interesante un reportaje sobre el tema pues ustedes me parecen muy fiables. Reciban un cordial saludo.

María José Sánchez Santamaría

En este mismo número nos hacemos eco de la polémica y entrevistamos al Dr. Santiago de la Rosa sobre ella; como nos hemos ocupado ya en otras ocasiones. Es más, hemos dedicado a esa disciplina e incluso a la eficacia de productos homeopáticos concretos numerosos artículos que están a su disposición en nuestra web: www.dsalud.com. Basta buscarlos. Es el caso de la Calcárea carbónica a la que también en este mismo número dedicamos un extenso reportaje. Lo que no habrá encontrado son anuncios de empresas que comercialicen productos homeopáticos. ¿La razón? "Vetaron" la revista desde que salió a la calle a pesar de que somos uno de los pocos medios que defendemos su eficacia. Especialmente al principio aunque ahora solo podrían hacer publicidad institucional ya que al tener la consideración de fármacos no pueden anunciarse alegando propiedades terapéuticas. Lo prohíbe la ley. No busque usted pues en nuestra revista publicidad de productos homeopáticos -ni siquiera los de Boiron o Phinter Heel- porque no existe.
 



Estimado Sr. Campoy: poseo un herbolario y estoy pues en la línea de la revista pero tengo un hijo de 16 años que es diabético desde hace 3. El caso es que yo tengo 41, estoy embarazada de dos meses y mi pregunta es si las células madre podrán pronto regenerar el páncreas o es aún una quimera. ¿Podrían además informarme de los últimos avances en este tema? Cualquier ayuda me vendría bien pues mi hijo está tan descompensado que ya estuvo en coma tres días aunque gracias a Dios sin aparentes secuelas. En fin, me gustaría que me recomendasen alguna empresa fiable para que guarden el cordón umbilical de mi próximo hijo. Asimismo me gustaría que me recomendasen algún suplemento para mi estado pues tengo los ojos muy delicados y en el anterior embarazo perdí mucha visión. Un cordial saludo.

Conchi Ramos
(Granada)

En principio todas las empresas que se dedican a guardar cordones umbilicales son de fiar. Ahora bien, aunque se afirma que la regeneración del páncreas podría ser posible en el futuro insuflando mediante leucoféresis (infusión intravenosa) células madre como ya hizo un grupo de científicos de las universidades de Sao Paulo (Brasil) y Northwestern (EEUU) que lo probó en varias personas -el trabajo se publicó en 2007 en Journal of the American Medical Association (JAMA)- aun no está claro si la mejoría fue real o se debió a que ello aumenta los niveles de péptidos C -moléculas de aminoácidos precursoras de la insulina que se usan como indicadores para evaluar el estado de los diabéticos- o de verdad mejoró la función de las células beta que son las encargadas de producir la insulina. Además esos pacientes se sometieron a dieta e hicieron ejercicio tras el autotrasplante. Cabe agregar que para evitar un posible rechazo recibieron dosis diarias de un inmunosupresor - ciclofosfamida-- a fin de reducir sus niveles de leucocitos lo que les hizo padecer náuseas, vómitos, fiebre, caída del pelo y, en algunos casos, neumonía, cuadros de toxicidad y diversas infecciones. ¿Y dejaron de necesitar insulina? Pues una veintena logró prescindir de ella al menos un año (tres de ellos 2 años, cuatro 3 años y uno 4 años) pero salvo doce que pudieron dejar por completo la insulina los otros ocho necesitaron nuevos trasplantes. Varios años después, sin embargo, las dudas sobre si podría ayudar a regenerar el páncreas hacerle llegar células madre persisten. Por nuestra parte podemos decirle varias cosas: la primera, que se ha demostrado que el comino negro ¡regenera las células beta dañadas del páncreas para que vuelvan a producir insulina!; lo publicamos en un reportaje que aparece en este mismo número. Y lo mismo hace la capsaicina -principio activo de algunos frutos picantes- como explicamos en el artículo ¿Se ha encontrado la solución a la diabetes? que apareció en el nº 103 donde contamos que un grupo de científicos había constatado que bastó inyectarla en ratones diabéticos para que en menos de 24 horas sus páncreas empezaran a producir insulina con normalidad. Además en el nº 64 publicamos otro artículo titulado Cómo tratar ortomolecularmente la diabetes que puede consultar en nuestra web -www.dsalud.com- con amplia información sobre cómo afrontar esta patología. Dicho esto le aconsejamos que su hijo se alimente ante todo siguiendo las normas de La Dieta Definitiva –es ideal para diabéticos- y se plantee un buen tratamiento ortomolecular que incluya -en las proporciones adecuadas- vitaminas B6, B8, C y E, cromo, cobre, manganeso, magnesio y zinc. Debe pues eliminar todas las comidas acidificantes y, por tanto, los cereales, las legumbres, el azúcar blanco, los hidratos de carbono refinados, las bebidas alcohólicas (incluido el vino y la cerveza), el café, el té, las colas, el chocolate, las bebidas estimulantes, la grasa saturada animal y la leche y sus derivados. Y, desde luego, no freír nunca los alimentos. Asimismo es muy útil un tratamiento con plantas adaptógenas; lea usted para comprobarlo el reportaje que apareció en el nº 88 con el título Sorprendentes resultados de la Medicina Sistémica en casos de diabetes y pie diabético (los productos de Medicina Sistémica para tratar la diabetes los comercializa en España Plantanet: 96 350 41 48). Y el titulado La canela, el auténtico “oro” del antiguo Ceilán aparecido en el nº 105 donde se explica que además de antibacteriana, antiinflamatoria, antioxidante y útil en el tratamiento de distintas dolencias respiratorias y facilitar la digestión la canela hace disminuir los niveles de azúcar en sangre además de activar los receptores de la insulina en personas aquejadas por la diabetes tipo II. E incluso el publicado en el nº 119 titulado Sorprendente eficacia de la Acupuntura y la Fitoterapia en la diabetes y las úlceras diabéticas. Le serán de utilidad. Finalizamos indicándole que hay asimismo en el mercado un producto para la diabetes de Laboratorios Catalysis que ayuda: Diamel.
 



Estimado Director: soy suscriptora de su fantástica revista la cual leo con avidez por su interés divulgativo. Verá, una amiga mía de 50 años padece epilepsia y lleva tomando Lamotrigina aurobindo 200 mg -una por la mañana y otra por la noche- bastantes años pero al hacerlo siente mareos, dolor de cabeza y que se le hinchan los ojos llegando a andar descontroladamente y quedando casi sin poder hablar... pero nunca se lo ha dicho al médico. Éste le pregunta cómo está y siempre le contesta que "bien". Con lo que el neurólogo que la trata le responde siempre: “Pues sigue tomando lo mismo”. Y así hasta la próxima consulta. A mí me da pena porque por la mañana no puede hacer nada y por la noche duerme mal. Se despierta con dolor de cabeza y vientre sintiéndose fatal. Lo curioso es que un día se le olvidó tomar la pastilla de la mañana y estuvo mejor así que ahora no se la toma por la mañana y ha mejorado bastante pero teme que el médico se irrite con ella por haber tomado esa decisión. Yo le he aconsejado que pida al médico un cambio de medicación pero no sabemos cómo reaccionará. ¿Usted qué opina? Tengo además otra consulta personal: padezco hipotiroidismo y tomo Tiroxina 50 mg pero leí en el libro de una nutróloga que la maca puede ser sustituta de esa hormona y empecé tomando la mitad de la dosis de tiroxina y a la vez maca pero al hacerme los análisis han salido muy mal así que he vuelto a tomar los 50 mg. de tiroxina. Mi pregunta es: ¿hay otra alternativa? Tengo 73 años y soy vegetariana; bueno, más bien macrobiótica. Gracias anticipadas y un saludo cordial.

Mª Luisa Navarro Fernández
Roquetas de Mar (Almería)

Mire usted, la Lamotrigina Aurobindo puede producir tal cantidad de efectos adversos que es incomprensible que alguien acepte tomarse ese fármaco. Puede provocar erupciones y enrojecimiento en la piel, úlceras y dolor en la boca o en los ojos, fiebre, síntomas parecidos a la gripe, sopor, hinchazón de cara, inflamación de las glándulas de cuello, axilas e ingles (linfadenopatía), sangrado, dedos azulados, dolor de garganta, infecciones recurrentes, alteraciones en los huesos -incluyendo osteopenia, osteoporosis y fracturas-, dolor de cabeza, sensación de mareo, sueño o somnolencia, torpeza y pérdida de coordinación (ataxia), visión doble y/o borrosa, náuseas, vómitos, irritabilidad, agresividad, nistagmo (movimientos de ojos rápidos e incontrolables), espasmos, temblores, dificultad para dormir, diarrea, boca seca, cansancio, dolor en la espalda y en las articulaciones así como en otras zonas del cuerpo, picor de ojos con secreción y legañas en los párpados (conjuntivitis), ampollas graves y sangrado en labios, ojos, boca, nariz y área genital (síndrome de Stevens Johnson), alucinaciones, confusión, agitación, inestabilidad, movimientos corporales incontrolables (tics), espasmos musculares que afectan a los ojos, cabeza y torso (coreoatetosis), otros movimientos inusuales como sacudidas, espasmos o agarrotamientos, necrólisis epidérmica tóxica, cambios en la función del hígado, anemia, leucopenia, neutropenia, agranulocitosis, trombocitopenia, pancitopenia, anemia aplásica, alteración en la coagulación de la sangre que puede causar sangrado o aparición inesperada de moratones (coagulación intravascular diseminada), agravamiento del parkinson y hasta reacciones alérgicas graves que pueden llevar a la muerte. Hay que ser muy inconsciente para tomarse ese fármaco. ¿Que si debería dejarlo? ¿Usted qué opina después de lo que le hemos dicho? A nuestro juicio lo que debería hacer es ¡mandar a ese médico al cuerno! En cuanto a su caso debemos decirle que la levotiroxina es una hormona sintética similar a la hormona natural tiroxina y su ingesta no va a resolver su problema. Lo que debería hacer es intentar regular su tiroides. Y para ello debe eliminar el alcohol, el café, las grasas saturadas animales, las harinas refinadas, los azúcares, las crucíferas (col, repollo, coles de bruselas…) y los productos de soja; y reducir al máximo la ingesta de proteínas animales. En cambio son beneficiosos los cereales integrales, las frutas y verduras (en especial el ajo, la cebolla, los rábanos, las acelgas, las espinacas, los berros, las remolachas y las algas marinas) así como las avellanas, los pescados azules, el germen de trigo y la levadura de cerveza. Siendo muy útil la ingesta de un complejo de vitaminas (que contenga al menos las A, B2, B3, B6 , B12, C y E, el 5-hidroxil-triptófano (L-5HTP), el ácido gamma-amino-butírico (GABA), los compuestos azufrados, la D-fenilalanina, la L-Tiroxina, la S-adenosil-L-metionina (SAM) y los minerales yodo, zinc, potasio, magnesio, hierro, sílice, manganeso y cromo. Es decir, son muchas las opciones así que lo más aconsejable es ponerse en manos de un profesional en nutrición ortomolecular. En todo caso si quiere probar qué tal le va tome una temporada –tras dejar el fármaco- un buen complejo vitamínico, una gota diaria de Solución de Lugol, gugulón y levadura de cerveza.
 


 


NÚMERO 168. FEBRERO 2014.

Sr. Director: hace un año me diagnosticaron una hiperplasia benigna de próstata que me trataron con Cardura (doxazosina) sin que haya mejorado en absoluto; al contrario, ha crecido de tamaño y los problemas van a más empezando a tener dificultades serias para orinar por lo que ahora me proponen una recesión transuretral; es decir, operarme quirúrgicamente. Y aunque no estoy por la labor me dicen que ya no hay otra solución. ¿Es así? Es más, me gustaría saber si ustedes conocen algo que hubiera podido evitar llegar a esta situación. Les he conocido hace poco tiempo, me encanta su seriedad y quisiera saberlo. Atentamente,

Juan Carlos López
(Madrid)

Cuando la glándula prostática aumenta de tamaño –algo que se achaca a una subida del nivel de estrógenos en relación a la testosterona que inflama la zona- la uretra se comprime dificultando que la orina fluya desde la vejiga. Y ello da lugar a retenciones de orina o bien al reflujo de ésta hacia los riñones provocando la necesidad de orinar frecuentemente. Pudiendo bloquearse por completo el sistema urinario si la inflamación es excesiva. Un problema tan común hoy que se calcula que, en mayor o menor medida, afecta a más de la mitad de los hombres de entre 60 y 70 años y al 90% de quienes tienen más edad. En cuanto a lo que le mandaron para tratar su problema se trata de un alfa bloqueante –lo mismo que la terazosina, la alfuzosina, la tamsulosina y la silodosina- que lo que hace es relajar la musculatura lisa de la próstata y el cuello de la vejiga para que la orina pueda fluir. La otra opción farmacológica –que no han probado con usted- es un inhibidor de la 5α-reductasa –como finasteride y dutasteride- que suelen usarse junto con los alfa bloqueadores. En cuanto a la recesión transuretral de próstata se trata de extirpar quirúrgicamente parte del tejido de la misma a través de la uretra –endoscópicamente- aunque hoy se utilizan también otros métodos: la electrovaporización, la ablación con láser, la termoterapia de microondas, la ablación térmica con Holmium, la inyección de etanol y otros. Considerándose las más “novedosas” la ablación con un láser YAG y la vaporización fotoselectiva con un láser de luz verde que se inserta en el interior de la próstata. Que su problema requiera ya esa solución debe decírselo obviamente su médico. En cuanto a si sabemos cómo prevenir y/o mejorar el problema cuando éste empieza a aparecer es evidente que sí. En tales casos lo que hay que hacer es ejercicio físico moderado -lo mejor es caminar a diario a buen paso-, ingerir abundantes frutas y verduras, no consumir comida basura, precocinada o rica en grasas saturadas, evitar las grasas hidrogenadas y reducir al máximo o eliminar de la dieta el azúcar, los hidratos de carbono refinados, las bebidas alcohólicas, gaseosas y estimulantes, los fritos, el café y el tabaco además de dormir suficientemente. Hay asimismo que consumir a diario tomates, frutos secos y pipas de calabaza (éstas últimas contienen esteroles que reducen la tasa plasmática en la hiperplasia benigna de próstata). En cuanto a los suplementos son útiles el zinc -la sustancia más importante para la salud de la próstata-, los ácidos grasos omega 3 y los aminoácidos glicina, alinina y ácido glutámico. Asimismo se aconseja tomar sabal –también llamada palmerita o palmito de sierra- pues son numerosos los estudios que indican que reduce eficazmente el crecimiento de la próstata y la sintomatología al reducir la producción y actividad de la dihidrotestosterona. Es útil asimismo la ingesta de bayas de goji, el zumo de noni y las infusiones de la planta Lepidium latifolium, popularmente conocida como rompepiedras. Y otro producto natural que ha demostrado notable eficacia es Prostatix que no es sino una fórmula con plantas medicinales adaptógenas cuya ingesta permite disminuir el tamaño de la próstata e incluso aumentar los niveles de testosterona mejorando el interés y desempeño sexual sin efectos secundarios adversos (en España la comercializa Naturmed: www.naturmed.com). Esperamos haberle ayudado.
 



Estimados señores: ante todo quisiera felicitarles por su publicación y agradecerles que nos aporten un punto de vista distinto al oficial. Y a continuación paso a comentarles mi caso: tengo 41 años y siempre he sido una persona sana -sigo muchas de las recomendaciones del libro La Dieta Definitiva- y deportista -en el más amplio sentido de la palabra-. Sin embargo últimamente he empezado a sufrir problemas con las articulaciones. Hace diez años me rompí el menisco de la rodilla derecha practicando deporte y hace año y medio el de la izquierda habiéndome sometido en ambos casos a una intervención quirúrgica mediante artroscopia para reparar los daños. Lo hice con la intención de poder volver a jugar al fútbol y hacer un poco más de deporte pero desde la última intervención -en julio de 2012- eso no ha sido posible; es más, actualmente tengo problemas para poder simplemente salir a correr de vez en cuando. Las rodillas se me inflaman, me duelen y las noto bastante calientes; unas veces la derecha y otras la izquierda. Y me ocurre lo mismo con los dedos de las manos: se me hinchan, me duelen y se me ponen rojos. He acudido al médico de cabecera que me ha solicitado una analítica con la intención de comprobar si puede haber origen reumatoide y me ha dado alto el valor de la Antiestreptolisina O (279 cuando lo máximo aconsejable es 200). Mi doctora me ha comentado que aunque el valor está elevado no es significativo, que está relacionado con la presencia de la bacteria del estreptococo y me comenta que puede haberse debido a que en el momento en que me hice la analítica estuviera con un proceso infeccioso aún sin haber sido consciente de ello y por eso haber salido alterado. Como los síntomas persisten y desconfiando que pueda ser algo reumatoide como consecuencia de la presencia del estreptococo he empezado a tomar por mi cuenta plata coloidal pero me gustaría conocer su opinión y saber si hay algún producto o terapia más indicado para tratar esta patología. Muchas gracias de antemano y un saludo.

Pablo C. P.

Los médicos han dejado de usar el nombre de reumatismo porque era un auténtico cajón de sastre en el que se englobaban diversos problemas de salud en las articulaciones, los huesos, los riñones, la piel, los pulmones y hasta el corazón; aunque la palabra se centrara sobre todo en la artritis y el llamado "reumatismo de partes blandas". Solo que la artritis y el reumatismo abarcan en realidad dos centenares de condiciones diferentes; desde la artrosis hasta la espondilitis anquilosante pasando por la bursitis, la tendinitis, la capsulitis, la tenosinovitis, la miositis, la artritis reumatoide y psoriásica, el lupus, la fiebre reumática, la arteritis de células gigantes... Cuando lo único que tienen a menudo en común es el dolor crónico, en ocasiones intermitente. Y en casi todos los casos se tratan básicamente con analgésicos y anti-inflamatorios no esteroideos (AINEs). Mire, la causa real de muchas de las patologías para las que hoy no se encuentra explicación es el ensuciamiento celular que en gran parte se debe al hecho de que la mucosa del intestino delgado -de gran superficie (100 metros cuadrados) y extrema delgadez (0,025 milímetros)- puede volverse hiperpermeable cuando es sometida a la agresión de distintos agentes -como algunos estafilococos, colibacilos, estreptococos, etc.-, algunos medicamentos -antiinflamatorios no esteroideos, salicilatos y corticoides- y ciertos alimentos difícilmente digeribles, especialmente los cereales refinados y los lácteos. Es pues la alimentación "moderna" lo que más contribuye a deteriorar la permeabilidad de la mucosa. Siendo en función de la estructura de las moléculas procedentes del intestino, los mecanismos con los que éstas obstaculizan el funcionamiento de la célula, el tipo de enzimas afectadas y las distintas reacciones que generan lo que lleva a que se produzca un tipo u otro de patología. Puede sin embargo afirmarse que el ensuciamiento celular es la principal causa de la mayoría de las enfermedades autoinmunes y reumáticas -poliartritis reumatoide, espondilitis anquilosante, enfermedad de Gougerot-Sjögren, lupus eritematoso, esclerodermia, esclerosis múltiple, enfermedad celiaca, miastenia, enfermedad de Basedow-, las patologías por ensuciamiento -fibromialgia primitiva, tendinitis, artrosis, osteoporosis, gota, cefaleas, depresión nerviosa endógena, esquizofrenia, migrañas, parkinson, alzheimer, diabetes tipo 2, hipoglucemia, hipercolesterolemia, espasmofilia, arterioesclerosis, dispepsia, litiasis biliar, pancreatitis agudas, hemopatías no malignas, leucemias y algunos cánceres- y las patologías por eliminación -acné, psoriasis, eccemas, queratodermia, ictiosis, colitis, enfermedad de Cröhn, colopatía funcional, bronquitis crónica, asma, otitis, anginas, sinusitis, rinitis alérgica, infecciones repetitivas, la enfermedad de Behçet, conjuntivitis alérgica y aftas-. En suma, y por increíble que pueda parecer, todas esas disfunciones y patologías las causaría el ensuciamiento celular y pueden prevenirse, detener su avance e incluso revertirse en muchos casos siguiendo el Régimen Ancestral, Original o Hipotóxico que propuso el Dr. Jan Seignalet en su conocida obra La Alimentación, la 3ª Medicina. Le sugerimos que lea en nuestra web –www.dsalud.com- los dos artículos que con los títulos ¿Es el ensuciamiento celular la causa de muchos cánceres? y El Régimen Ancestral del Dr. Jan Seignalet aparecieron en los números 78 y 79. Lo singular es que lo que el Dr. Seignalet propone apenas difiere de lo que se plantea en el libro La Dieta Definitiva, publicada con anterioridad y de fundamentos similares que usted explica conocer pero seguir solo parcialmente. Nuestro consejo pues es que la siga a rajatabla al menos un par de meses y ante todo desintoxique y alcalinice su organismo, descarte de la dieta todo alimento que le pueda estar perjudicando -debe hacerse tanto un test de alergia como de intolerancia alimentarias-, beba a diario mucha agua de calidad -tres litros al menos, preferentemente agua de manantial de muy baja mineralización-, elimine cualquier fármaco que pueda estar ingiriendo y se deshaga de todo posible microbio patógeno -virus, bacteria u hongo- acudiendo a un buen terapeuta en el Par Biomagnético y tomando plata coloidal. En suma, lo idóneo es que siga una dieta basada principalmente en verduras y hortalizas y en su caso restrinja al máximo los zumos de frutas -contienen demasiada fructosa- así como la carne y los frutos secos -demasiado ricos en proteínas- pues su problema podría deberse también a acumulación de ácido úrico en tejidos y articulaciones.
 



Hola. Estoy suscrito online a la revista, me encantan vuestros artículos y he comprado el libro La Dieta Definitiva que me ha dado unos resultados espectaculares, muy por encima de las expectativas que tenía. Mi problema es que encuentro información sobre cómo alimentarse en estados de ansiedad y suplementos que tomar pero mi caso es por desgracia diferente: debido a un ataque de ansiedad bastante fuerte que me impedía incluso trabajar se me recetó Alprazolam y al menos empecé a ser persona. El problema es que yo no sabía ni me dijeron que creaba dependencia; lo pasé fatal intentando dejarlo pero lo conseguí. He de decir que probé Sofrología como aconsejáis en la web y me fue muy bien pero tuve que dejarla por problemas económicos así como la Medicina Ortomolecular porque no me daba resultado y además me creó un problema de arenillas en el riñón; posiblemente por la vitamina C en forma de ácido ascórbico (según me dijo un médico de urgencias). El caso es que se me volvió a repetir el ataque de ansiedad y, desesperado, empecé a tomar otra vez Alprazolam porque lo necesitaba y entonces se desató el infierno. Dejó de hacerme efecto fuera cual fuera la dosis pero tampoco podía dejarlo porque me causaba más ansiedad aun. Había desarrollado una especie de depresión y ansiedad todo en uno y desesperado busqué ayuda psiquiátrica. Empecé con Paroxetina que no me dejaba dormir pero que al mes hizo que empezara a ver la luz y seguí con Clonacepan para cambiar de benzodiacepina. Ni que decir tiene que el Clonacepán tampoco me hacía nada pero me lo tomaba de 2 g en 2 g cada 8 horas hasta que la Paroxetina me hiciera efecto. Y finalmente me hizo efecto pero no solo el que debería sino varios secundarios desagradables. Luego, cuando recuperé -dos meses más tarde- el ánimo suficiente, quise quitarme el antidepresivo y lo conseguí tras pasar tres semanas de auténtico infierno. Solo me quedaba el Clonacepán. Medio miligramo en dos tomas tenían la culpa de dejar de tomar medicación pero me ha sido imposible. Llegué a estar con solo medio al día pero me envalentoné, me lo quité de golpe y pasé por la peor semana de mi vida. Actualmente sigo con 0,5 mg por la mañana y 0,25 por la tarde; voy pues quitándolo poco a poco -aunque me es muy difícil- pero la verdad es que la recaída me dejó tocado. No me dio ningún ataque de ansiedad pero mi cabeza iba a mil por hora con tics nerviosos, dolores de tripa, desánimo y quizás depresión. Ningún profesional me sabe decir nada. Sólo que primero tome antidepresivos y cuando éstos me hagan efecto deje los ansiolíticos y luego los antidepresivos. Pero yo no estoy deprimido: ¡estoy enganchado! Tomo valeriana, tila, hipérico (Stopdep se llama el suplemento alimenticio, 1 al día) pero nada de vitaminas que me dejaron muy amargo con las arenillas en el riñón. Sé que no tienen consulta médica pero el tema de la deshabituación de este tipo de medicamentos no lo he visto tratado en la revista y estoy algo desesperado. No sé ni qué me pasa, ni por qué, ni cómo salir de ello; ni siquiera si algún día saldré. Solo sé que cada día tengo menos fuerzas para seguir luchando. Sigo bajando la dosis cada semana -1/8 de pastilla de medio miligramo de Clonacepán- pero queda más de un mes para terminar y mi moral está ya muy minada. ¿Podríais aconsejarme algo para poder paliar los efectos del Clonacepan y la ansiedad? O si no algún profesional en Zaragoza que pueda ayudarme con todo esto a la vez. No veo salida a mi situación. Un saludo a todos y gracias por la labor de divulgación que hacéis. Un saludo.

Jesús

Nuestra sugerencia es que evite ante todo cualquier sustancia que produzca excitación nerviosa, realice actividades al aire libre con regularidad, descanse de forma adecuada y suficiente de noche, se desintoxique a fondo y elimine de su alimentación el café y cualquier otra sustancia con cafeína así como el té con teína -estresan las cápsulas suprarrenales incidiendo directamente en la respuesta del sistema nervioso-, el tabaco y el alcohol -aumentan la secreción de adrenalina por lo que también alteran la función de las cápsulas suprarrenales-, los azúcares e hidratos de carbono refinados -irritan el sistema nervioso- y la grasa animal saturada (carne grasa, embutidos, quesos, mantequilla, margarinas, etc.) –acidifican el organismo y ensucian el espacio intersticial-. En cambio es buena idea consumir hidratos de carbono complejos no refinados -favorecen la síntesis del triptófano que luego se transforma en serotonina, transmisor de conocida actividad sedante-, los aguacates –son ricos en ácidos grasos esenciales omega-6, fosfolípidos, vitamina E, hierro y vitamina B6-, las almendras –favorecen el equilibrio del sistema nervioso-, los anacardos –son ricos en magnesio y vitaminas B1 y B2 cuya carencia produce nerviosismo e irritabilidad-, los cereales integrales -aportan hidratos de carbono y vitaminas del grupo B indispensables para el buen funcionamiento del sistema nervioso-, las espinacas, berzas, hojas de remolacha y brécol -por su riqueza en ácido fólico y otras vitaminas y minerales-, los garbanzos -aportan proteínas, hidratos de carbono y vitaminas del grupo B de forma bastante equilibrada-, las nueces y el germen de trigo -equilibran y tonifican el sistema nervioso-, la miel -ejerce un suave efecto sedante-, la jalea real -nutre y tonifica el sistema nervioso combatiendo la astenia y el cansancio-, la lechuga –contiene vitamina U de acción sedante-, la lecitina de soja –contiene fosfolípidos que forman parte de la membrana de las neuronas y facilita la transmisión de los impulsos nerviosos-, la levadura de cerveza -tonificante y revitalizante-, las nueces de brasil –son ricas en vitamina B1, necesaria para la estabilidad del sistema nervioso-, los piñones -contienen vitamina B1, hierro y proteínas siendo muy nutritivos y tonificantes-, los plátanos -ricos en vitamina B6, hidratos de carbono, potasio y magnesio cuya carencia favorece la ansiedad-, el polen –se trata de un concentrado de nutrientes con efectos tonificantes y revitalizantes- y el yogur -contiene bacterias que aumentan la producción de factores vitamínicos del grupo B, indispensables para el sistema nervioso-. En pocas palabras, elimine los alimentos antes citados y consuma durante una buena temporada frutas, verduras, legumbres, cereales integrales, frutos secos, miel y jalea real, germen de trigo, levadura de cerveza, huevos, marisco, pescado, jamón ibérico curado y carne blanca; ahora bien, hágase antes un doble test de alergia e intolerancia alimentarias para ver si hay algún nutriente que pueda estar provocándole una reacción autoinmune a fin de eliminarlo de la lista. Asimismo le aconsejamos que averigüe si está parasitado o infectado (que se lo teste un buen profesional del Par Biomagnético), si su cerebro está contaminado con algún metal pesado -por ejemplo con un MORA- y si es así sométase a una desintoxicación y quelación profundas o si está sometido a contaminación telúrica o electromagnética en su casa y/o lugar de trabajo. Y si necesita hablar con algún médico en Zaragoza le sugerimos que llame al Dr. Mariano Bueno (976 22 11 33). No olvide por último que el hipérico está totalmente contraindicado cuando se toman simultáneamente antidepresivos.
 



Estimado Sr. Director: soy lector de su revista desde los inicios y ante todo quiero felicitarles y animarles a seguir con la magnífica y valiente labor que hacen y que poco a poco está ayudando a abrir los ojos a gran parte de la sociedad en un tema tan importante y complejo como es la salud. Bien, el motivo de la presente tiene relación con la noticia sobre la migraña publicada en el nº 166 de la revista. Me indigna leer cosas como ésas que tratan de convencer a la gente de que la migraña no tiene cura. Es una pena que la Sociedad Española de Neurología esté tan influenciada por la poderosa industria farmacéutica y no haga pruebas clínicas con la Acupuntura porque no harían falta décadas para demostrar que es mucho más eficaz que los medicamentos meramente paliativos que se suele dar a las personas que la padecen. Me dedico desde hace 24 años al mundo de la salud con terapias como el masaje, la Reflexología y la Acupuntura y debo decir a sus lectores que la migraña se cura o, en el peor de los casos, sus síntomas se reducen significativamente llegándose a pasar de dos o tres crisis semanales a una sola mensual. Primero las empecé a tratar con Reflexología y aunque los resultados eran buenos desde que la combino con Acupuntura han pasado a ser excepcionales. Es muy gratificante ver la cara de los pacientes -algunos llevaban más de veinte años sufriéndolas- cuando los ataques se van espaciando en el tiempo y su intensidad suavizando lo que suele ocurrir a partir de la cuarta o quinta sesión. Les cuesta creérselo pues su médico les había convencido de que debían resignarse. “Tendrás que aprender a convivir con tu enfermedad” es su frase favorita. Es evidente que quien hoy se dedica a formar a nuestros médicos es la industria farmacéutica y a ésta no le interesa que se dejen de vender sus medicamentos. Quiero animar pues a sus lectores a que no se resignen y busquen un buen profesional en su zona para que les trate porque merece la pena.

Miquel Ruiz Lorente
(Lleida)

Nos congratula que obtenga tan buenos resultados con ambas terapias pero a nuestro juicio siguen siendo soluciones paliativas por eficaces que resulten en comparación con los tratamientos convencionales. Nosotros entendemos que la causa puede estar en muy distintos factores pero los más habituales son la ingesta de fármacos, un problema de cervicales –y entonces conviene acudir a un buen osteópata, a un quiropráctico, a un fisioterapeuta o a un experto en Reeducación Postural Global-, una vasoconstricción de las arterias craneales, una hiperexcitabilidad de la corteza cerebral que active las terminaciones del nervio trigémino, una disfunción hormonal por exceso de estrógenos circulantes en sangre, un problema de intoxicación -normalmente por algún metal pesado y lo que procede es una quelación-, un problema geopático o electromagnético (gas radón, corrientes de agua subterránea o radiaciones electromagnéticas artificiales (líneas de alta tensión, transformadores, radares, Wi-Fi, antenas, móviles...), un mal funcionamiento hepático, una infección microbiana -y en tal caso el Par Biomagnético puede ayudar-, cambios bruscos de la presión atmosférica (lea en nuestra web –www.dsalud.com- el artículo que con el título Los increíbles efectos del ruido en la salud apareció en el nº 34) y, sobre todo, una intolerancia alimentaria (lea el texto La causa de numerosas patologías se debe a procesos de histaminosis alimentaria aparecido en el nº 121) siendo los alimentos que más dan lugar a migrañas el queso, el chocolate, el café, la fruta y las bebidas alcohólicas (sobre todo el vino tinto por la presencia en él de sulfitos); algo, por cierto, que habitualmente se debe a un déficit del nivel de la enzima Diaminooxidasa (DAO) como explicamos en la noticia que con el título Aseguran que la migraña es de origen digestivo en la gran mayoría de los casos apareció en el nº 165. Sin olvidar que puede asimismo deberse a beber menos agua de la necesaria y a un déficit nutricional (son los casos del magnesio, el cobre y los aceites grasos esenciales omega-3). Terminamos indicando que en raras ocasiones se debe a bloqueos energéticos que pueden efectivamente tratarse con Acupuntura y, especialmente, con Terapia Neural. Ayudando asimismo en ocasiones la ingesta de melatonina cuando hay un grave desajuste en los horarios de sueño que agrava el problema.
 



Estimado Director: me gustaría decir a Fulgencio Gomez, que en una carta que publicaron ustedes en el nº 166 preguntaba dónde podía conseguir en España trigo que no dañe a los humanos, que hay una tienda en Vitoria que vende pan y harina de trigo de la variedad candeal no modificados genéticamente. Es de un productor que proporciona un análisis genético del trigo para demostrarlo. Su web es www.ecocandeal.es y en ella viene la dirección, el teléfono, la carta de panes, etc. Un saludo

Alex del Cura

Le agradecemos sinceramente la información que damos a conocer sin problema en la revista por su evidente interés para otros muchos lectores.
 



Apreciado Sr. Campoy: cuando mi marido tiene síntomas de resfriado añade al agua que bebe un poco de bicarbonato y le va muy bien; descubrió que desaparecía así hasta la comezón de invierno que padeció desde siempre y no resolvía a pesar de las innumerables cremas, pomadas y geles que le recetaron y usó durante años. La pregunta es pues si el bicarbonato puede tomarse regularmente sin consecuencias, aunque sea en pequeñas cantidades, ya que los picores le duran todo el invierno. Y de paso aconséjenme sobre cómo mejorar de forma natural la alopecia que padezco, fruto de un hipotiroidismo importante y que la medicina oficial me ha tratado con Complidermol, Aspolvit, Placentrix y otros productos similares sin ningún éxito. Gracias anticipadas por su amabilidad.

G. Barea

En su momento explicamos que basta echar en un litro de agua un poco de bicarbonato sódico- la puntita de una cucharilla pequeña- para alcalinizarla permitiendo ello ayudar a desacidificar el organismo además de ayudarle en la digestión. Y no hay problema en tomarlo en tan pequeña cantidad a lo largo del tiempo; siempre pues que no se ingiera en demasía para no provocar un posible desequilibrio de la bomba sodio-potasio. Por lo que se refiere a la alopecia hemos respondido a una pregunta similar hace apenas siete meses -salió en el nº 160- por lo que a ella nos remitimos ya que no podemos estar dando una y otra vez respuesta a las mismas preguntas.
 



Sr Director: hace años me operaron de varicocele pero se me han reproducido. También tengo varices en las piernas -alguna vena muy marcada con bolsas claras- y hemorroides. Además se me duermen porque no tengo buena circulación. Incluso de vez en cuando sufro en ellas dolor interno de difícil conciliación. El caso es que no logro mejorar con nada y poco a poco mi problema va empeorando. Hasta afecta a mi vida sexual, algo que a mi parecer debe estar relacionado aunque en la Fundación Puigvert me aseguren que una cosa no tiene nada que ver con la otra. ¿Hay alguna solución? Muchas gracias.

N. Texmari

Varicocele es el nombre que recibe en el caso de los varones la dilatación de las venas del cordón espermático que drena la sangre de los testículos y puede provocar atrofia testicular (y de ahí que se opere siendo la recidiva mucho más habitual de lo que se reconoce, normalmente porque no se ligaron bien las venas paralelas inguinales, colaterales retroperitoneales y colaterales transescrotales) y en el caso de las mujeres la dilatación de la vena ovárica dando ello lugar a varices uterinas, vaginales, vulvares, rectales o anales así como en las piernas. Achacándose en general el problema a que las válvulas de la zona están dañadas, a menudo porque las estructuras adyacentes las comprimen -es más habitual tras varios partos-, a alguna infección que haya inflamado largo tiempo la zona, a alguna intervención quirúrgica o a un tumor. La verdad es que se ignora. Hasta hace poco simplemente se operaban pero hoy lo más eficaz parece la embolización, procedimiento no quirúrgico por el que se introduce un pequeño catéter a través la región inguinal -basta anestesia local- que se lleva por las venas gonadales -ováricas- hasta el varicocele y se colocan unos diminutos hilos de aleación metálica que bloquean el flujo sanguíneo para disminuir la presión de las venas dilatadas; en poco más de una hora. Y por supuesto que el varicocele puede afectar a la función sexual. ¿Alguna sugerencia? La misma que ante cualquier dolencia física: equilibrar el organismo y hacer lo que hemos recomendado en respuestas anteriores para otras patologías. Y algo importante: evite la ropa que comprima la zona. Dicho esto añadiremos que una de las Sales de Schuller, la Calcium fluoratum, Calcarea fluorica o Fluoruro de calcio, ayuda en estos casos porque actúa como regulador del grado de tensión de los tejidos de forma que los ablanda si están endurecidos -como en el caso de las cicatrices- o los reafirma si están laxos -como ocurre con las varices y las hemorroides-; está pues indicada en casos de pérdida de elasticidad de los vasos sanguíneos. Y hay algunas plantas igualmente indicadas: el Naranjo amargo y el Limonero (Citrus aurantium y Citrus limonum) -son ricos en flavonoides de acción protectora capilar y venotónica-, el Ginkgo Biloba -es vasoprotector-capilarotropo, venotónico y vasodilatador arterial-, el Castaño de Indias -tonifica las paredes venosas además de ser antiinflamatorio-, el Hamamelis -estimula la circulación venosa-, el Meliloto -activa la circulación venosa, fluidifica la sangre y estimula la circulación linfática-, el Ruscus -mejora la circulación venosa y fortalece las paredes de los capilares- y la Vid roja (Vitis vinifera) -desinfectante urinario además de vasodilatadora.
 


 


NÚMERO 167. ENERO 2014.

Estimado Sr. Campoy: quisiera ante todo felicitarle y darle las gracias a usted y a su equipo por la fantástica labor que están realizando y que tanto ayuda a mejorar la calidad de vida de muchas personas. En fin, me pongo en contacto con ustedes porque recientemente me detectaron altos niveles de mercurio, posiblemente debido a las amalgamas que tengo desde hace más de 15 años ya que no soy gran consumidora de pescado. El caso es que hablé con una doctora que me propuso un tratamiento de desintoxicación de año y medio cuyo importe alcanzaría aproximadamente unos 3.500 euros y luego con distintas clínicas para comparar tratamientos y precios -entre ellas la de la Fundación Alborada de la que ustedes hablan en algunos de sus artículos- constatando que no todos los centros siguen el mismo protocolo para la desintoxicación de mercurio y la extracción de amalgamas. La doctora a la que acudí en primer lugar me propuso un tratamiento muy estricto que debería seguir con rigor y cuyas pautas principales eran seguir una dieta en la que sólo podría consumir productos orgánicos, beber agua purificada no envasada en plástico -actualmente bebo agua destilada-, tomar vitaminas para estar bien nutrida y luego, pasado algún tiempo y ya limpios el hígado y los riñones, extraerme las amalgamas e iniciar un tratamiento de desintoxicación. Para lo cual tendría que someterme a una serie de pruebas a lo largo del año con visitas de control cada 6 semanas. El problema es que actualmente resido en Londres y hay un evidente problema de distancia. Me encuentro en suma con la tesitura de no saber cuál sería el mejor tratamiento y por eso les agradecería mucho su orientación; para mí es de suma importancia. Sin más, expreso de nuevo mi admiración por su trabajo al tiempo que deseo que su publicación se expanda y llegue cada día a más lectores; yo pongo mi granito de arena recomendando su revista siempre que tengo ocasión. Un afectuoso y cordial saludo.

Sandra Diegues
(Londres)

Los tratamientos para eliminar el mercurio del organismo –que se suele acumular en los riñones, el cerebro y los nervios provocando fatiga crónica, hipertensión arterial, alteraciones cognitivas y de la memoria, disfunciones en los neurotransmisores, infecciones recidivantes, alteraciones del sistema inmune, cambios olfativos y gustativos, desórdenes neuromusculares, anemia, alteraciones cardiovasculares, infertilidad, problemas digestivos, candidiasis y otras patologías (el envenenamiento por mercurio se denomina hidrargirismo o mercurialismo y da asimismo lugar a la llamada enfermedad de Minamata)- pueden variar en función del terapeuta porque hay muchas posibilidades. Lo contamos de hecho en el reportaje titulado Cómo eliminar los metales pesados del organismo que apareció en el nº 165 puede leerlo en nuestra web: www.dsalud.com- en el que explicamos que hay varias sustancias quelantes que son útiles: el Ácido alfa lipoico, el Ácido dimercaptosuccínico (DMSA por sus siglas en inglés), el Dimercaptopropanol-sulfonato (DMPS por sus siglas en inglés), la Penicilamina, el cilantro (Coriandrum sativum), la Chlorella pyrenoidosa, el Metilsulfonilmetano (MSM por sus siglas sin inglés) y sus derivados (el DMSO y el DMS) ayudando además a ello –por distintas razones- la vitamina E, el ácido orótico o vitamina B13, los carotenos, el selenio, la coenzima Q10, los ácidos grasos esenciales, el sulforafano, el vinagre de manzana, el centeno, el arroz integral y los alimentos ricos en pectinas, histidina y glutation. Dimos asimismo más información de este problema en el artículo que apareció en el nº 54 con el título Las amalgamas de mercurio son peligrosas recordando en él que la propia Food and Drug Administration (FDA) terminaría reconociendo en junio de 2008 tras décadas de ocultación e informaciones contradictorias e interesadas -tanto por parte de esa agencia como de los odontólogos- que "las amalgamas dentales que contienen mercurio pueden tener efectos neurotóxicos sobre el sistema nervioso durante el desarrollo de los niños y los fetos" (así podía leerse ya sin ambages en la web de la FDA). Y la asunción de que es así se tomó tras llegar a un acuerdo con varias asociaciones norteamericanas que habían acudido a la justicia para exigir su retirada por entender que el mercurio de las amalgamas es causa de numerosas enfermedades, algo que la FDA y los dentistas se pasaron décadas negando con la manida excusa de que “no había pruebas científicas de su peligrosidad”. Ahora bien, ante todo debe quitarse las amalgamas con alguien que sepa hacerlo para no correr el riego de intoxicarse con la extracción. Y obviamente no estamos en condiciones de decirle quién puede hacerlo correctamente y sin peligro… en Inglaterra.
 



Estimado señor Campoy: tengo 48 años y a los 30 se me diagnosticó un liquen escleroso atrófico en el pene -también llamado “balanitis xerótica obliterante”- que me ocasiona un fuerte dolor cuando tengo relaciones sexuales; y como usted sabrá los médicos clasifican esta dolencia dentro del grupo de enfermedades o trastornos “autoinmunes”. Pues bien, el tratamiento prescrito por los dermatólogos a los que he acudido ha sido siempre el mismo: distintas variedades de corticoides. Siendo el clobetasol el que mejor resultado me daba. Y hablo en pasado porque parece que mi cuerpo se ha acostumbrado a él y cada vez que lo uso -no más de tres semanas seguidas- el efecto es menor. El caso es que he leído en la revista que los problemas de autoinmunidad pueden deberse, entre otras causas, a parásitos dentro del organismo. Y tal es el motivo de mi consulta: ¿podría un tratamiento con el Par Biomagnético o con plata coloidal ser eficaces en mi caso? Y en caso negativo, ¿podrían indicarme alguna terapia alternativa que pueda ir bien para el problema que tengo o el nombre de algún profesional que lo trate con buen resultado? Muchísimas gracias.

Rafael
(Cádiz)

El liquen escleroso y atrófico es en efecto una enfermedad de la piel de causa desconocida pero que afecta preferentemente a mujeres de mediana edad tras la menopausia y en menor medida a jóvenes y varones apareciendo normalmente en la región anal y genital y raramente en mamas, tronco, extremidades y cuero cabelludo; caracterizándose por el desarrollo de pápulas y placas blanquecinas -parecidas a cicatrices- que con frecuencia presentan áreas de equimosis. Los médicos definen el problema como hiperqueratosis ortoqueratósica, atrofia epidérmica con desaparición de las crestas epidérmicas interpapilares y degeneración hidrópica de la capa basal. Y suele cursar con picor, sangrado, ampollas, molestias al orinar –a eso se llama disuria- y dolor al mantener relaciones sexuales -lo que recibe el nombre de dispareunia- pudiendo provocar fimosis en los hombres por falta de elasticidad en la piel que dificulte la retracción del prepucio. De hecho la lesión que afecta al glande recibe la denominación de balanitis xerótica, si afecta al prepucio balanitis obliterans y si afecta a ambas –que es su caso- balanitis xerótica obliterante. Pudiendo en algunos casos degenerar y dar lugar a un carcinoma espinocelular. El tratamiento convencional consiste simplemente en la administración de cremas o ungüentos con corticoides solo que su uso prolongado puede causar enrojecimiento y adelgazamiento de la piel, estrías en las áreas donde se aplique la crema y hongos en la vagina. Y cuando ello no funciona hidroxicloroquina, PUVA y, en casos severos, ciclosporina. Otra posibilidad es usar cremas ricas en vitamina A –como los retinoides- o la aplicación en la zona de rayos ultravioletas. Asimismo hay quien propone el uso de tacrolimús, fármaco inmunosupresor que disminuye la actividad del sistema inmune y se aprobó para evitar el rechazo de órganos trasplantados (riñón, hígado y corazón), lo que evidentemente nos parece matar moscas a cañonazos. Y es que algunos médicos creen que puede deberse a un sistema inmunitario demasiado activo así como otros piensan que puede deberse a disfunciones hormonales. Y, como siempre pasa, hay quienes creen que puede ser una patología “hereditaria”. En lo que sí parece haber consenso es en que no es contagioso. Pues bien, en el caso de los hombres una posible solución cuando solo afecta al prepucio es la circuncisión -eliminar quirúrgicamente el trozo de piel que recubre el pene- pero lamentablemente no es su caso; en cambio en el caso de las féminas la extirpación de las manchas de liquen escleroso de los genitales no suele ser eficaz porque suelen reaparecer. ¿Existen pues alternativas? Es posible. A fin de cuentas hablamos de una patología localizada que básicamente se caracteriza porque la zona se inflama y el sistema inmune la ataca (básicamente con linfocitos T). Luego ha de haber alguna sustancia o microbio –aunque no sea contagioso-que provoca esa reacción. ¿Quizás un liquen y de ahí su nombre? El liquen es un organismo que surge de la simbiosis entre un hongo micobionte y un alga o cianobacteria llamada ficobionte. Y hay muchos tipos: desde los más simples donde hongo y alga se unen de forma casual a los más complejos donde el micobionte y el ficobionte dan lugar a un talo morfológicamente muy diferente a aquel que forman por separado y donde el alga se encuentra formando una capa bajo la protección del hongo. Líquenes que son excepcionalmente resistentes a las condiciones ambientales adversas y capaces por ello de colonizar muy diversos ecosistemas. Nuestro consejo pues –no pierde nada por intentarlo- es que evite la humedad en la zona y aplique en ella a diario bicarbonato sódico mezclado con vinagre y jugo de ajo alternándolo con aceite de orégano; y que paralelamente consuma a lo largo del día vitaminas A –en forma de betacaroteno, no de retinol- y C así como ajo -excelente antimicótico-, limón, aloe vera, agua de mar, licuados vegetales y plata coloidal. Evite en cambio ingerir azúcares, carbohidratos refinados, lácteos –salvo yogur-, colas y otras bebidas con gas así como fritos y grasas saturadas y “trans”. Y otra cosa: el problema puede deberse asimismo a algún alergeno así que sustituya todo lo que use hoy y esté en contacto con la zona: ropa interior, pijama, jabón, gel, champú… Otra alternativa a probar es el Zapper, aparato inventado por la doctora Hulda Clark del que ya hemos hablado en numerosas ocasiones.
 



Sr. Director: antes de nada enhorabuena por tan fantástica revista. Hace casi dos años que os leo y estoy encantada. En fin, tengo 36 años y desde hace casi uno padezco problemas digestivos. Me hincho con facilidad y me cuesta bastante bajar dos kilos que vienen y van sin que me explique el porqué. Todo empezó cuando los problemas de mi negocio se hicieron insostenibles y tuvimos que cerrar después de cinco años de lucha a lo que se añadieron problemas de pareja que se agravaron con ese episodio laboral; a ello hay que sumar la educación y alimentación de un hijo de 3 años. Además en cuanto a la salud yo pienso como vosotros y mi marido todo lo contrario; de hecho cuando lee algún artículo vuestro se pone "malo". Tiene la venda incrustada en los ojos y ello hace que sea complicado ponerse de acuerdo en algunos temas; afortunadamente ahora está más calmado. Yo soy monitora deportiva así que hago ejercicio una media de 18 horas semanales. Y en cuanto a la alimentación como bastante sano, natural y casero, con muchas verduras, frutas, cereales integrales, legumbres, frutos secos, semillas, huevos -dos veces por semana-, carne y pescado siendo un 60% de todo ello ecológico. No consumo ni trigo, ni lácteos, ni azúcar -la repostería la hago con stevia/fructosa/maltitol-, ni sal, ni bebidas que no sean agua de mar, agua de mineralización muy débil e infusiones. Mi única debilidad es el chocolate negro con stevia -tomo una onza al día- y patatas chip -una bolsa a la semana como mucho-. Cada día hago además 20 minutos de auto-reiki para relajarme. Por otra parte voy muy bien al baño y dos o tres veces al año me hago una limpieza hepática seguida de 3 a 5 días de ayuno al igual que una desparasitación herbal. Y un día a la semana ingiero solo fruta. Como suplementos tomo fucus, té rojo, cola de caballo, alcachofa, carbonato de magnesio y levadura de cerveza. Bueno, pues aún así tengo algo de celulitis, retención de líquidos, venitas y alguna variz que no duele pero mi problema, sobre todo, es basta que haga algún exceso -comidas familiares en las cuales tomo para compensar chitosán y judía vaina- para hincharme y sentirme incomoda. De hecho en tales casos subo rápido de peso y me cuesta más de un día volver a la normalidad así que he pensado en hacerme un test de intolerancia alimentaria ya que no se qué más puedo hacer. Me da la impresión a veces de que cuanto más me cuido peor me siento. Por otra parte, ¿qué test es más fiable? ¿El del ADN, el de sangre o el de los puntos de acupuntura? Y otra cosa: ¿es mejor el agua embotellada de mineralización muy débil o la obtenida por ósmosis? Ya sé que habéis publicado sobre el agua varios artículos pero tanta información me hace dudar de lo mejor. ¿Alguna recomendación extra? Y una última cosa: ¿qué opináis del green coffee? Termino proponiéndoos que habléis de las propiedades del aceite de coco: es muy bueno. Gracias por vuestra atención. Un saludo.

Eva
(Huesca)

Su alimentación es correcta si lo que busca es mantenerse pero si lo que pretende es adelgazar se está equivocando. Y dado lo que come necesitaríamos mucho espacio para aclarárselo así que vamos a limitarnos a sugerirle que lea el libro La Dieta Definitiva en el que encontrará respuestas a todas sus dudas. Aunque ya le adelantamos que no podrá adelgazar ingiriendo chocolate, patatas chip, frutos secos, cereales, legumbres y repostería por mucho que elabore ésta última con edulcorantes. Demasiados carbohidratos y alimentos lipido-glucídicos. ¿Qué además se hace un test de intolerancia alimentaria? Miel sobre hojuelas. Cualquiera de los que menciona –y otros que no menciona- le vale; aunque quizás el más fiable sea el que puede hacerse por biorresonancia con un MORA. En cuanto al agua la mejor a nuestro juicio es la de manantial de muy baja mineralización que no venga envasada en plástico. Por lo que se refiere al Green coffee que se comercializa como “producto adelgazante” seremos claros: ni ése es ni ningún otro producto adelgaza; lo único que permite adelgazar es ayunar una larga temporada o seguir una dieta adecuada y sin riesgo para la salud como la del libro que ya le hemos sugerido leer. Y de hecho el 99% de las dietas para adelgazar que se postulan por medio mundo no lo hacen por muy famosas que algunas se hayan hecho a base de marketing. No son sino un negocio más que se aprovecha de la gente desesperada y que terminan “obligando” a quienes la siguen a consumir productos de todo tipo –normalmente caros- que se supone “coadyuvan” a ello. Con La Dieta Definitiva adelgaza cualquiera que la sigue a rajatabla sin poner en riesgo su salud, sin pasar hambre y sin tener que comprar nada. Agregaremos en cuanto al aceite de coco que el 90% de sus ácidos grasos son saturados y de ahí que se emplee básicamente en la elaboración de bollería industrial, aperitivos, comida preparada o coberturas de chocolate para helados así como en jabones, cremas, champús y acondicionadores para el pelo; y hasta para fabricar biodiesel y producir resinas. Por tanto aunque se obtenga prensado en frío -sin refinar- y no se haya hidrogenado, blanqueado o desodorizado ni contenga ingredientes modificados genéticamente sus propiedades saludables y terapéuticas no son ni de lejos comparables a las del aceite de oliva virgen extra o al aceite de lino; aunque contenga omega-6.
 



Muy Sres. míos: soy española residente en el extranjero y aprovechando una breve estancia en Madrid he decidido llamar su atención sobre un asunto de interés a fin de que lo investiguen: por circunstancias excepcionales tengo evidencias de que una terrible deshidratación de las vías aéreas producida por diversos factores medioambientales agresivos, (contaminación química, virus, clima extremo y otros) está siendo mal diagnosticada de manera generalizada entre la población por inadecuación de las pruebas médicas, incapaces de observar lo que está ocurriendo en los segmentos más pequeños y profundos del árbol respiratorio. Por increíble que pueda parecerle a un profano en Medicina se estudia y trata el exceso de secreciones de las vías respiratorias pero no su insuficiencia, sequedad, deshidratación o hiposecreción aunque también se da. Y los angustiosos síntomas respiratorios y generales que produce un intenso resecamiento del aparato respiratorio -dificultad para respirar, dolor y opresión pectoral, fatiga, malestar general y otros muchos- son malinterpretados de diversas maneras. De hecho en una persona con factores de riesgo o alguna patología preexistente puede desencadenar un empeoramiento y desembocar en un accidente cardiovascular o una insuficiencia respiratoria severa que cargarán con la culpa de todos los síntomas. Otros posibles chivos expiatorios son un virus misterioso, alergia a algo desconocido o empeoramiento de un asma latente. El caso es que a una persona presuntamente sana pueden decirle que no tiene ningún problema orgánico y que sus síntomas son psicosomáticos y deberse a ansiedad, un ataque de pánico o depresión. Y cualquiera comprende las graves consecuencias que ese mal diagnóstico puede ocasionar tanto para la salud orgánica como mental del afectado. Este segundo caso de diagnóstico psicológico se está dando mucho en la Medicina ocupacional donde para ciertos sectores poderosos es más conveniente hacer creer que un trabajador está enfermo a causa de sus problemas familiares y personales y pasárselo al departamento de Psiquiatría de la Seguridad Social que reconocer que tiene el aparato respiratorio destrozado por las sustancias nefastas que respira en su trabajo y tener que indemnizarle a costa de mutuas y fondos sociales para enfermedades relacionadas con el trabajo. Hablamos de un problema que se manifiesta aún más entre las mujeres que, por tener menos agua en los tejidos y los bronquios más pequeños que los hombres, son más vulnerables a ese trastorno. Y como las mujeres tienen fama de depresivas es más fácil contentarlas con consignas psicológicas y no exigen segundas opiniones y más pruebas clínicas. En fin, tengo la absoluta convicción de que algunas personas que sufren en realidad cuadros agudos en las vías aéreas que dan lugar a una intensa ansiedad respiratoria están siendo calificadas como afectadas de ansiedad psicológica y mental. Y cuando eso sucede al enfermo se le somete a tratamientos mentales intensivos siendo muy posible que algunos no sobrevivan a tal disparate. Nunca se podrá saber la verdad de estos casos que se ocultan de puertas adentro y bajo secreto profesional. Por otra parte resulta muy conveniente para poderosos sectores -industrias químicas y otras- un sistema de diagnóstico médico pervertido que desvía convenientemente la atención sobre los efectos de las sustancias químicas en el medio ambiente y, en cambio, promueve la psiquiatrización de la Medicina impulsando a prescribir psicofármacos para cualquier cosa en lugar de reconocer la existencia de un trastorno respiratorio de origen medioambiental que se puede aliviar bastante con agua y medicamentos que cuestan pocos euros al mes. Aquí ganan muchos… excepto los enfermos. Llevo tres décadas intentando llamar la atención de quienes tienen los conocimientos y la obligación de investigar este tema para que se tomen las medidas necesarias que eviten el maltrato de los enfermos por parte de tantos médicos desinformados pero en vano porque nadie tiene ganas de husmear en tan inconveniente asunto en el que existen poderosos intereses corporativos y económicos. Tampoco se han atrevido con él distintos medios de comunicación por las mismas razones. Cuando ningún periodista de investigación acostumbrado a lidiar con los entresijos de la maraña de intereses económicos que mueve el mundo debería sorprenderse de saber que en este tema ha habido intervenciones deliberadas para congelar, aplacar y echar sobre él una cortina de humo. Adjunto a la presente una hoja escrita por mí que resume los aspectos más destacados del problema que ruego revisen con atención. Y existe mucha más información que me encantaría facilitarles si desean profundizar en el tema. Estoy convencida de que puede servirles como núcleo de un artículo de gran alcance que alerte a muchos enfermos sobre la forma en que se manipula la información que se le da a las masas -y a la profesión médica- en la dirección que más conviene al dinero y al poder; de todo lo cual tienen en esa revista multitud de pruebas. Bueno, pues aquí tienen una más. Atentamente,

Mercedes Rodríguez Escudero
Almere (Países Bajos)

Le agradecemos su carta que es suficientemente amplia y explícita como para que cualquiera que la haya leído sea consciente de un problema como el que nos ha planteado con tan buen criterio y sentido común. Y no nos hacemos eco del diagrama que adjunta ya que es demasiado grande y no procede en esta sección ni incorporamos los demás comentarios por obvias razones de espacio. Sepa en cualquier caso que estamos completamente de acuerdo con usted en todo lo que plantea en su carta. De hecho vamos a hacer llegar una copia tanto al Dr. William Rea -Director Ejecutivo de la Academia Americana de Medicina Ambiental- como al Dr. Peter Ohnsorge –Director de la Academia Europea de Medicina- que precisamente acaban de asistir en Madrid -los pasados días 22, 23 y 24 de noviembre- al VII Congreso Internacional de Medicina Ambiental que presidió la Dra. Pilar Muñoz-Calero, presidenta del congreso y de la Fundación Alborada.
 


 


NÚMERO 166. DICIEMBRE 2013.

Estimado Director: me dirijo a usted por los recientes artículos publicados en la revista sobre el trigo. Han puesto la "pieza" que faltaba a mi sentir. Veo lo que hacen los genetistas –Monsanto y demás- y me siento abrumado ante los daños que están ocasionando. Nosotros hacemos pan desde hace más de 80 años -ya empieza a colaborar la tercera generación- con el amor y la conciencia que heredamos de nuestro padre y me siento impotente ante la actual "prostitución" del pan. Sabemos que las grandes empresas de pan pre-cocido congelado compran la harina por barcos a precios que los panaderos artesanos jamás podremos alcanzar; de hecho sus robotizadas líneas de fabricación son capaces de hacer un millón de barras al día trabajando solo 6 o 7 personas. Y es obvio que quienes lo compran ignoran que se trata de pan pre-cocido congelado fijándose solo en el precio sin valorar su calidad. Y sin entender que con los precios de venta de ese pan industrial se destruye además a quienes, como nosotros, lo fabricamos con procesos naturales y masa madre sin utilizar prácticamente máquinas y empleando a muchas personas. De hecho me gustaría saber si la congelación tras ser precocido no afecta a los nutrientes del pan y si éstos, al descongelarse y volverse a cocer, no pierden propiedades. En fin, no estoy dispuesto a claudicar ante la barbarie industrial de ese tipo de empresas que con su inconsciencia e ignorancia están ayudando a destruir nuestro hogar (la Tierra) y nuestra profesión. Sé que mi única arma es la conciencia y el amor, hacer el pan con harinas ecológicas sin casi maquinas, con masa madre, cociéndolo sobre piedra y utilizando vehículos eléctricos para distribuirlo desde mi panadería hasta los pequeños despachos de pan. Sin embargo ahora, al hacerme saber ustedes en los dos artículos que aparecieron en los números 163 y 164 con el título La intolerancia al pan y a los productos hechos con trigo es cada vez mayor, me han dejado desorientado porque me pregunto si también las harinas con las que trabajo dañan a mis clientes al saber que el trigo que se cultivaba hace solo 50 años apenas se comercializa ya y el actual trigo hexaploide es tan distinto que es incapaz de crecer en estado salvaje y probablemente por eso son cada vez más las personas que no toleran ni el pan ni sus derivados. Les pido pues ayuda. ¿Pueden indicarme algún trigo que no dañe a los seres humanos y si se puede conseguir en España? Gracias por su trabajo y por ser instrumentos para una mayor compresión de lo que nos rodea. Un fuerte abrazo.

Fulgencio Gómez

En primer lugar le felicitamos por tomarse con tanta filosofía la información que hemos dado a conocer teniendo en cuenta su personal situación. En cuanto al pan industrial es evidente que no tiene en modo alguno la calidad del que se hace como ustedes explican. De hecho lo contamos en un reportaje anterior que quizás usted no leyera y que apareció en el nº 157 con el título ¿Qué ingerimos realmente cuando compramos pan? En él explicamos claramente que la mayor parte de los productos que compramos como “pan” –barras, baguettes, hogazas, chapatas, pan de molde, integral, etc- en panaderías, tiendas de ultramarinos, supermercados y gasolineras no sólo carecen de las propiedades nutritivas esperadas -son menos ricos en proteínas, minerales y vitaminas del que usted fabrica con masa madre y de modo artesanal- sino que apenas contienen fibra por lo que provocan estreñimiento cuando no dañan los intestinos y el colon o causan problemas de intolerancia o alergia. Y es que buena parte se hace con levadura industrial refinada, blanqueantes -como el dióxido de cloro-, propilenglicol, aceite de coco –pura grasa saturada-, propionato de calcio -antibacteriano y fungicida que destruye enzimas-, aluminio –tóxico para el cerebro-, bromato de potasio –prohibido en Europa-, cloruro de amonio, tartrato, cloruro de amilasa, emulgentes, conservantes, potenciadores del sabor… Por eso a las pocas horas está duro y resulta indigerible. Y pusimos algunos ejemplos bien gráficos como el experimento efectuado por Roger Williams para averiguar las diferencias nutricionales entre el pan blanco y el integral para lo que dividió a sus ratas de laboratorio en dos grupos alimentando a unas sólo con pan blanco y a las otras con pan integral. ¿El resultado? Dos de cada tres de las alimentadas con pan blanco había muerto a los 90 días estando las demás muy enfermas mientras que las alimentadas con pan integral vivieron largo tiempo. En fin, lo cierto es que cada vez hay más casos de problemas estomacales, intestinales, úlceras, procesos inflamatorios, intolerancias, alergias… tras consumir pan industrial. Además se sabe que en el caso de las personas sensibles hasta los aditivos aprobados legalmente pueden ser dañinos. Y son muchos como ya explicamos. Como conservantes el E-226 (sulfito cálcico), el E-227 (sulfito ácido de calcio) y el E-228 (sulfito ácido de potasio) sospechándose que los tres pueden irritar el tubo digestivo y provocar dolores de cabeza, náuseas, vómitos, alergia, irritación de los bronquios y asma; asimismo se utiliza el E-236 (ácido fórmico) hoy prohibido en varios países por sospecharse que es tóxico para los riñones y cancerígeno. Como antioxidantes se usan el E 320 (butilhidroxianisol), sustancia sintética procedente del petróleo especialmente desaconsejada en niños, ancianos, embarazadas y mujeres en lactancia que se sospecha puede provocar hiperactividad, asma, urticaria, insomnio, aumento del colesterol en sangre, problemas de metabolismo en el hígado, adormecimiento y hasta tumores cancerígenos. También de origen petrolífero se usa el E -321 (Butilhidroxitolueno) que ha sido relacionado con reacciones cutáneas y problemas en el sistema reproductivo y sanguíneo. Como regulador de la acidez encontramos el E-341 (ortofosfato de calcio) que ha sido relacionado con problemas digestivos. Como estabilizadores se usan el E-450 (difosfato disódico) -se ha asociado a una mala asimilación de minerales y a problemas digestivos-, el E-516 (sulfato de calcio) -usado también para preparar escayolas, yeso, cemento e insecticidas puede provocar obstrucción intestinal-, el E-520 (sulfato de aluminio) y el E-541 (fosfato ácido de aluminio y sodio) –estos dos últimos productos contienen aluminio, conocido neurotóxico, el segundo de los cuales puede además provocar reacciones cutáneas e irritar las mucosas. Y como emulsionantes el E-442 (fosfátido de amonio) -derivado de grasas alimenticias que a veces procede de oleaginosas transgénicas-, el E-471 (mono y diglicéridos de ácidos grasos) que puede provocar una mala asimilación de ácidos grasos esenciales y afectar al hígado, los riñones, los testículos y el útero- y el E-510 (cloruro de amonio) -además de en levaduras se utiliza en la industria para la fabricación de pilas, barnices y explosivos y puede provocar náuseas, vómitos, reacciones cutáneas y efectos nocivos-. Y casi todo ello se lo suele uno encontrar en el pan precocido congelado. Sin olvidar que al perder humedad pierde elasticidad y sabor y además se reseca y endurece mucho antes; es corriente que hasta la corteza se vuelve blanda y chiclosa. En suma, el pan industrial –como la bollería- tiene en general muy mala calidad. Y no sólo por los aditivos y demás sino por su rápido proceso de elaboración. Fíjese que el pan semicongelado es tan malo para la salud que en países como Francia a los establecimientos donde sólo se cuece el pan porque se lo llevan semicongelado ¡no se les permite llamarse panaderías! Y eso sin tener en cuenta el tipo de trigo actual que ya es de por sí difícilmente metabolizable por el ser humano como hemos explicado de forma amplia. En fin, respondiendo a su última pregunta añadiremos que aunque es bastante difícil de encontrar es aún posible elaborar pan con triticum monococcum o trigo diploide (14 cromosomas) que es el trigo más primitivo ya que se cultiva minoritariamente en Francia, Bulgaria, Turquía y algunos otros países pero carecemos de la relación de empresas que lo comercializan. Su otra opción es hacer pan con trigo sarraceno o alforfón mezclado en proporciones variables con el degenerado trigo moderno hexaploide. Le sugerimos pues que investigue ambas posibilidades ya que está usted en el sector y le será más sencillo averiguarlo que a nosotros.
 



Estimado Director: tengo 51 años y hace tres me diagnosticaron bocio nodular (3 nódulos en el tiroides). Mi endocrina me ha estado controlando mediante analíticas periódicas pero como en la última el valor de la tiroglobulina salió muy elevado me aconsejó operarme -de hecho llevo ya en lista de espera tres meses- para extirpar los nódulos y, posiblemente, la totalidad del tiroides. El problema es que la doctora me ha dicho que si me extirpan totalmente la tiroides debo medicarme hormonalmente de por vida y eso no me hace mucha gracia dados la cantidad de efectos secundarios que según he leído ello conlleva. ¿Existe alguna solución distinta a la quirúrgica o en mi caso la única es la operación? Y en caso afirmativo, ¿podrían indicarme algún profesional al que acudir? Muchísimas gracias.

Mari Carmen Rodríguez
Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Ya explicamos en su día que se llama Bocio coloideo nodular o Bocio endémico al aumento de tamaño de la glándula tiroides y que suele ocasionarlo un déficit de yodo. De hecho se piensa que se produce para intentar producir más hormona tiroidea y compensar la insuficiencia (solo que a veces en demasía y entonces al exceso de secreción se le llama tirotoxicosis y al problema bocio nodular tóxico). Debería pues bastar ingerir yodo y tirosina -aminoácido que al combinarse con el yodo da lugar a la Tiroxina o Tetrayodotironina (T4)- para resolver el problema. Le sugerimos que tome a diario un poco de sal yodada con las comidas e ingiera paralelamente unas cápsulas de L-Tirosina, vitamina B6 y magnesio. Y si la sal le sienta mal ingiera entonces alimentos ricos en yodo como las cebollas, los rábanos, las algas kelp, el fucus y el marisco así como plátanos y peras. Elimine además de su dieta durante unos meses la ingesta de mostaza, repollo, nabos, nueces, yuca, alubias de soja y coles. Asimismo debe averiguar si tiene algún otro déficit nutricional, si hay un problema de acumulación de tóxicos y, sobre todo, si sufre alguna infección bacteriana porque puede ser también la causa (se lo pueden testar y tratar con el Par Biomagnético, uno de cuyos profesionales con más experiencia es Juan Carlos Albendea: 91 704 57 81). Aunque en su caso, dado el tamaño del bocio y de que quieren operarla ya, la mejor opción sea probablemente ingerir la llamada Solución de Lugol -bebida hidroalcohólica que contiene un 5% de diyodo y un 10% de yoduro de potasio que puede encontrar en farmacias y herbolarios (eso sí, no se le ocurra ingerir más de una gota diluida en un vaso de agua al día)- además de tirosina. Sepa para finalizar que el bocio aparece también en algunas mujeres durante la perimenopausia cuando han tomado isoflavonas de soja; téngalo en cuenta.
 



Sr. Director: hace unos días recibí la presente carta de la que me gustaría se hiciera eco: “Estimado Sr./Sra.: desde el Departamento de Salud del Gobierno Vasco nos ponemos en contacto con usted para informarle de que a partir del próximo 23 de septiembre y hasta el 8 de noviembre se desarrollará la campaña de vacunación contra la gripe en Euskadi. La prevención es el mejor tratamiento del que disponemos y en este caso la vacunación antigripal es una medida de eficacia demostrada que nos permite disminuir la probabilidad de enfermar, limitar la importancia de sus síntomas y prevenir sus posibles complicaciones. Como sabe la gripe suele ser una enfermedad benigna pero prevenirla resulta fundamental ya que la gripe en personas mayores o en personas con determinadas enfermedades crónicas puede complicarse y ocasionar consecuencias graves. Por ello, siguiendo las recomendaciones de Osakidetza, le animo a que se vacune. Tan sólo debe solicitar una cita para ello en su centro de salud o ambulatorio sin pasar por su médico de familia. Aprovecho la ocasión para agradecerle su confianza en Osakidetza y reiterarle que en el Servicio Vasco de Salud seguiremos trabajando por y para las personas. Jon Darpón Sierra Consejero de Salud del Gobierno Vasco.” ¿Qué opinan? A mí me ha parecido vomitiva. Y me resulta sospechosa la cicatería sanitaria en tantos asuntos y la esplendidez en la vacunación, incluso con “campaña de ánimo”. Yo tengo dos amigos que se vacunaron el año pasado y no lo van a volver a hacer porque pasaron una post-vacunación en estado lamentable. Un abrazo.

Emilio Rodríguez Tagarro
Santa María de Getxo (Vizcaya)

Tiene usted razón: es vomitivo. De hecho en este mismo número damos cuenta en la sección de Noticias de que el presidente de la Organización Médica Colegial, Juan José Rodríguez Sendín, ha reconocido públicamente que entre los propios médicos hay ya posiciones contrapuestas muy marcadas respecto a las vacunas y son muchos los que han decidido no vacunarse de la gripe rechazando que se les exija hacerlo por ética y “para dar ejemplo” ya que las justificaciones de tal exigencia no cuentan con la evidencia necesaria". Nosotros ya lo hemos denunciado muchas veces: la vacuna de la gripe –distinta cada año- no solo no es eficaz sino peligrosa. De hecho lo son TODAS LAS VACUNAS.
 



Sr. Campoy: un sobrino mío ha nacido con una mancha en la cara, un angioma tipo “vino de Oporto”. La tiene delante la oreja derecha bajando parte por el cuello. Los pediatras dicen que no tiene secuelas, que sólo es algo estético y que a partir de los dos meses se puede empezar un tratamiento láser para eliminarla. Qué opinan ustedes de ello? ¿Cuál es la causa de que algunos niños nazcan con estas manchas y cuál sería a su parecer el mejor tratamiento? Un abrazo.

Ana
(Barcelona)

Lamentablemente la causa de los angiomas se desconoce; tanto la de los hemangiomas -incluyendo los llamados clásicamente “angioma fresa” o tuberoso y el angioma cavernoso- como la de las malformaciones vasculares que incluyen el nevus flameus o “mancha salmón” y la “mancha vino de oporto”. Tratándose ésta última –que es por la que pregunta- de una malformación vascular de coloración roja o rojo-azulada que suele localizarse en la cara y el cuello pero también en piernas y brazos y ya con menor frecuencia en boca y nariz; pudiendo ser muy pequeños o cubrir gran parte de la cara o el cuerpo. Se trata pues de una neoplasia o tumor benigno de los vasos sanguíneos que puede desaparecer sin tratamiento pero también crecer súbitamente y ulcerarse, infectarse, sangrar y alterar las estructuras vecinas. Y hasta hoy se trata con corticoides, abrasión, rayos X, aplicación de nitrógeno líquido, cirugía plástica, láser y, recientemente, con Propranolol, betabloqueante no selectivo usado principalmente en el tratamiento de la hipertensión que bloquea la acción de la epinefrina tanto en los receptores adrenérgicos β1 como en los receptores adrenérgicos β2 y que a altas dosis posee fuerte actividad estabilizadora de las membranas. En suma, aunque nos gustaría ofrecerle explicaciones y soluciones alternativas no conocemos desgraciadamente ninguna. Lo sentimos.
 



Estimado Sr. Campoy: tengo una amiga de 14 años con una grave escoliosis –la columna vertebral desviada lateralmente casi 50 grados- y la familia está desesperada porque no parece haber nada que pueda ayudarla de verdad. Dicen que es idiopática –es decir, de causa o etiología desconocida- porque se ha descartado que se deba a una pierna más corta, a vértebras en cuña o a otras malformaciones óseas que pudieran justificarlo aunque al parecer también puede deberse a problemas en los nervios y/o músculos oculomotores, a una tortícolis congénita y a otras causas; hasta a un trauma emocional debido a abusos en la infancia. Y lo peor es que según los médicos la torsión puede llegar hasta los 100 grados en pocos meses por lo que quieren operarla lo antes posible. ¿Qué opinan ustedes?

Carmen Quintanilla
(Barcelona)

Se dice que la escoliosis puede deberse a un problema genético, a un golpe traumático, a una malformación muscular u ósea provocada por una infección –es el caso de la polio- o a un déficit nutricional acusado en un momento determinado. Y se clasifica su gravedad en función del ángulo de curvatura. Cuando éste es menor de 25-30 grados y el niño aún está creciendo lo que se aconseja es ponerle un corsé ortopédico nocturno para intentar evitar que la curvatura vaya a más. Y se recurre a la cirugía cuando la curvatura supera ya los 45 grados y sigue empeorando a fin de fusionar dos o más huesos de la columna y, si se entiende que procede, colocar una placa de metal o un implante permanente que ayude a mantener la columna derecha tras la cirugía. Lo que los expertos recomiendan en cualquier caso es hacer ejercicios que ayuden a mantener los huesos y músculos fuertes: caminar, correr, hacer gimnasia, practicar deportes… Pues bien, la doctora Montserrat Palacín –miembro de nuestro Consejo Asesor que pasa consulta en Barcelona (93 487 73 86)- difiere en aspectos importantes de lo que en general se está haciendo. Para empezar entiende que la escoliosis debe tratarse en cuanto empieza a manifestarse sin esperar a que el problema se agrave colocando al enfermo un corsé las 24 horas del día y no solo de noche y sometiéndole a sesiones periódicas de Reeducación Postural Global, método de rehabilitación creado por el fisioterapeuta francés Philppe Souchard según el cual es falso que en la escoliosis haya debilidad muscular y de ahí que entienda que los ejercicios para reforzarlos sean ¡contraproducentes! (lea en nuestra web –www.dsalud.com- el artículo que apareció en el nº 49 con el título Reeducacion Postural Global: un tratamiento muy eficaz en las enfermedades reumáticas) Según explicaría –y así lo ha constatado en su práctica diaria la Dra. Palacín- los músculos esqueléticos -en su mayor parte estáticos- tienen en realidad tendencia hacia la rigidez, hipertonía y acortamiento, algo que aumenta con la edad, el entrenamiento físico y todo tipo de lesiones y agresiones. Por eso la vida profesional de los deportistas es tan corta: el entrenamiento continuo termina llevando a la rigidez muscular al mermar la capacidad contráctil produciendo de forma lenta y progresiva una pérdida de recorrido de las miofibrillas y aumentando el grado de penetración de la actina y la miosina que forman -entre otras proteínas- la sarcómera, unidad contráctil del músculo. De hecho la tendencia de los músculos estáticos hacia la rigidez progresiva constituye a su juicio el denominador común de la mayoría de los problemas del aparato locomotor y lo que hay que hacer en tales casos es plantearse un método de alargamiento global y simultáneo de las cadenas de coordinación motora. Lo que puede afrontarse con los ejercicios propios de la Reeducación Postural Global. Otra buena alternativa es la Quiropráctica cuya eficacia dependerá de cuál sea la causa real del problema. Por nuestra parte debemos añadir que al igual que en la mayor parte de las demás patologías la escoliosis puede provocarla una infección pero, sobre todo, la acidificación del organismo y un déficit nutricional. Ésta es la causa más probable de la escoliosis. Y la razón de que se dé sobre todo en niños con una alimentación rica en alimentos acidificantes: azúcar, pizzas, hamburguesas, bollería industrial, galletas, donuts, caramelos, chocolatinas, pasteles, dulces, chuches, bombones, helados, palomitas, lácteos, grasas animales saturadas (chorizo, salchichón, salami, bacon, lomo curado…), grasas “trans”, aditivos alimentarios (conservantes, colorantes, espesantes, aromatizantes, acidificantes, potenciadores del sabor y edulcorantes), conservas en lata, mantequilla, margarina, aceites no vegetales de primera presión en frío, patés, carnes rojas, colas y bebidas con gas, platos preparados o precocinados, alimentos fritos, agua clorada… Una lista interminable de productos que termina intoxicando al organismo acidificándolo e impidiendo su correcto funcionamiento. Luego ante cualquier patología –escoliosis incluida- lo primero que hay que hacer es ¡modificar la alimentación! Todo lo demás puede ser también importante pero secundario.
 


 


NÚMERO 165. NOVIEMBRE 2013.

Estimado director: quisiera formularle tres preguntas: 1) Cómo puedo detectar si el nuevo contador de la luz que me han instalado transmite sus datos a la central mediante el sistema WiFi, es decir, cómo saber si emite radiación electromagnética que perjudica a los usuarios de la vivienda. La pared del cabecero de mi cama es la misma donde se instaló el contador y por tanto sólo me separa un tabique de la posible contaminación electromagnética. 2) En el número 161 de la revista, en la sección de Noticias, se habla del posible beneficio del cobre para prevenir la artrosis pero al mismo tiempo se hace hincapié en que no debe tomarse salvo patología concreta. Mi duda consiste en saber si puedo ingerir como preventivo cobre coloidal dados los antecedentes familiares cercanos de la citada enfermedad aunque en la actualidad no la padezco. 3) En un número anterior -que no puedo concretar- comentaban ustedes en la sección de Cartas al Director dos métodos contra las pulgas de los perros; uno de ellos consistía en un aparato de la doctora Hulda Clark y el otro era basado en sustancias naturales; bueno, pues he intentado encontrar la información en números anteriores pero no lo he conseguido. Reciban un cordial saludo.

Juan Rodríguez

Respecto a su primera pregunta la respuesta es obvia: debe hacer que un técnico lo averigüe usando los dispositivos adecuados; no hay otra forma. Le sugerimos pues que contacte con la Fundación para la Salud Geoambiental (www.saludgeoambiental.org). Por lo que se refiere a su pregunta sobre el cobre ya explicamos en la sección de Medicina Ortomolecular del nº 23 -correspondiente a diciembre del 2000- que se trata de un mineral que está presente en casi todos los tejidos corporales y participa activamente en la síntesis de la hemoglobina, los glóbulos rojos y la absorción del hierro además de ayudar en la pigmentación del cabello y la piel, ser esencial para la correcta utilización de la vitamina C, estar presente en la síntesis de determinadas sustancias esenciales en la formación de las vainas protectoras de mielina que envuelven las fibras nerviosas, participar en la formación y mantenimiento de los huesos, intervenir en la formación del ARN, evitar la excesiva coagulación sanguínea, colaborar en el buen funcionamiento de la glándula tiroides, participar en el mantenimiento óptimo de los niveles de colesterol y conocérsele actividad anticancerígena, antidegenerativa y antirreumática. Encontrándose básicamente en las alubias secas, los guisantes, el trigo integral, las ciruelas pasas, el hígado de vaca y ternera, las gambas y la mayor parte de los mariscos absorbiéndose en el estómago y el intestino delgado y siendo excretado por las heces y la bilis y, en menor medida, por la orina. En el organismo está especialmente concentrado en el hígado, los riñones, el corazón, el cerebro y, en menor proporción, en huesos y músculos. Pues bien, si se lleva una dieta equilibrada con una ingesta adecuada de vegetales frescos y granos integrales no es necesario tomar suplementos salvo en patologías muy determinadas y siempre bajo el control de un profesional que guíe la forma y dosificación a prescribir. Ahora bien, el cobre en su forma aminoquelada es raro que produzca efectos adversos aunque se ingiera en dosis ortomoleculares pero no sucede lo mismo con el sulfato de cobre que en dosis superiores a 10 mg diarios puede provocar náuseas, vómitos, dolores musculares y, en ocasiones, alteraciones que pueden incluso conducir a estados de coma y muerte debidos a acidosis metabólica y pancreatitis. Por otra parte un exceso de cobre puede hacer descender el nivel de zinc favoreciendo la pérdida de cabello, insomnio, menstruaciones irregulares y depresión. Agregaremos que sus principales nutrientes sinérgicos son el zinc, el ácido fólico, el hierro, el cobalto y la vitamina B12. ¿Y puede tomarse como preventivo en forma coloidal? Sin duda pero es difícil encontrarlo porque su fabricación no es tan sencilla como la de la plata coloidal. En cuanto a su pregunta sobre las pulgas la respuesta apareció en el nº 137 y lo que sugerimos es dar a comer diariamente al perro levadura de cerveza y durante unos días un complejo de vitaminas B. Y para evitar el contagio mezclar 80 centímetros cúbicos de aceite de oliva con 20 gotitas de aceite esencial de lavanda, echar todo en una taza de agua y masajear con esa solución al perro. Por lo que a las garrapatas se refiere use eso mismo o vaselina. La otra alternativa es usar el Zapper (el aparato que inventó la Dra. Hulda Clark y puede adquirir en www.drclark.es).
 



Sr Director: tengo 65 años y soy asiduo lector de la revista desde que salió. Verá, en el número 106 publicaron ustedes una carta que dice cómo aliviar y bajar la tensión ocular a base de vitamina C y ácido lipoico pero no me aclaro bien sobre la cantidad, las dosis, cuántas veces al día y durante cuánto tiempo. Y tengo muchas dudas respecto a la marca de los suplementos. La carta la escribió Ramón López Pérez y me gustaría saber si es posible contactar con él para que me explique bien el tratamiento. Les adjunto mi teléfono fijo, el móvil y mi correo electrónico. Gracias y un saludo

Alberto Martin San Juan
(Madrid)

No respondemos individualmente cartas o correos pues hemos explicado a menudo que no tenemos consultorio médico y esta sección tiene mero carácter informativo y orientativo. Y las cartas que se publican –no todas porque es imposible dado su alto número- tienen como objetivo dar pautas generales que puedan servir a quienes las mandan… y a quienes las leen. Insistimos pues: no tenemos ni un servicio de atención médica ni un consultorio gratuito. En cuanto a su pregunta le sugerimos tomar la vitamina C de acción retardada que se comercializa como Super Bio C Buffered -de la casa Solaray- ya que ni tiene la acidez del ácido ascórbico ni lleva ninguno de los alimentos alergenos más importantes -levadura, leche, trigo, soja, maíz, gluten, huevos, azúcar y nueces-, ni colorantes o conservantes artificiales. En cuanto al ácido alfa lipoico tome 1,2 mg en cada toma pero en su forma RLA. En suma, debe ingerir conjuntamente un gramo de vitamina C con 1,2 gramos de ácido lipoico (2 cápsulas de 600 mg) tres veces al día si padece tensión ocular pero sólo durante un par de semanas. Eso sí, recuerde que la dosis máxima de vitamina C diaria sugerida por la FDA es de 60 mg… una memez porque hasta una pastilla corriente de Redoxon en la farmacia contiene 1.000 mg y el propio Ministerio de Sanidad, consciente de ello, hace la vista gorda.
 



Apreciado Sr. Campoy: tengo entendido que el estearato de magnesio es un antiapelmazante perjudicial para la salud pero que sin embargo se incluye en la mayoría de los complementos nutricionales. Me gustaría pues que me recomendara una vitamina C de calidad que no lo contenga así como saber su opinión sobre el tan nombrado producto adelgazante Carbuloss. He leído asimismo que algunos estudios relacionan la toma de levotiroxina con el cáncer de pulmón y me gustaría saber si hay alguna veracidad en esa información. Muchas gracias.

G. Barea

El estearato de magnesio se forma al incorporarse al ácido esteárico un ion de magnesio y se metaboliza fácilmente en ácido oleico, la grasa monoinsaturada del aceite de oliva; y, en efecto, tiene propiedades lubricantes y antiapelmazantes y por eso se usa en la fabricación de numerosos productos, pastillas de vitaminas incluidas; de hecho se encuentra en el 95% de los suplementos que se comercializan hoy. Y en grandes dosis sí podría dañar la piel y el hígado pero lo cierto es que se encuentra de forma natural en muchos alimentos de amplio consumo: carne, pescado, huevos, lácteos y sus derivados, granos, cacao, coco... La décima parte de los ácidos grasos del cacao por ejemplo es ácido esteárico por lo que una simple barra de chocolate contiene 5 gramos (5.000 mg). En cambio una pastilla o una cápsula viene a contener entre 10 y 20 mg de ácido esteárico. Muchas se deben pues tomar para llegar al nivel de un simple trozo de chocolate. Por lo que se refiere al Carbuloss es otro más de esos productos cuya ingesta se supone “bloquea la absorción de los hidratos de carbono, estimula el metabolismo y reduce el apetito” –eso aseveran sus fabricantes- cuando lo único que realmente logra es adelgazar la cuenta corriente de quienes ingenuamente aún se creen que uno va a poder adelgazar simplemente tomando pastillas en lugar de cambiando de hábitos. Y como en nuestra sociedad hay muchos ignorantes bienintencionados las empresas que venden productos para adelgazar se siguen enriqueciendo década tras década. En cuanto a la levotiroxina es una hormona de origen sintético que se supone puede sustituir las funciones de la hormona tiroidea natural pero puede provocar taquicardia, palpitaciones, dolor pectoral y de cabeza, calambres, debilidad muscular, temblores, intranquilidad, insomnio, sudoración excesiva, alteraciones de la menstruación, pérdida de peso y diarrea. Por eso a tanta gente tras tomarla le duelen los músculos de los brazos y las piernas. ¿Provoca además cáncer de pulmón? Honestamente, eso lo ignoramos. No tenemos datos fiables de esa posibilidad.
 



Sr. Director: a mi hermano, de 47 años -varios de ellos sometido a diálisis-, le han trasplantado finalmente un riñón donado por mi madre y me ha pedido que os escriba para conocer vuestra opinión sobre su caso. La verdad es que el gesto de mi madre le devolvió la vida pero conforme pasa el tiempo mi impresión es que está poco a poco enfermando. Quizás porque tiene que tomar de por vida Advagraf y CellCept para el rechazo y omeprazol como protector de estómago. Está muy cansado, ya ha tenido que ser operado de cataratas por culpa de esos medicamentos y está empezando a aparecer la osteoporosis. Los nefrólogos le han dicho que no se le ocurra tomar medicinas o suplementos naturales porque están completamente contraindicados con su tratamiento. ¿Es así? Yo dudo que eso sea tan genérico y solo será peligroso con algún complemento en concreto. ¿Cuál es vuestra opinión? ¿Por qué está contraindicado? Por otra parte, ¿podría cambiar el omeprazol por algo menos nocivo? Gracias

María L. M.

Advagraf es un inmunosupresor cuyo principio activo es el tacrolimus y comercializa Astellas Pharma GmbH que se usa para evitar el rechazo de hígados, corazones y riñones trasplantados al inhibir la activación de las células T y la proliferación de los linfocitos B dependiente de las células T auxiliares así como la formación de linfocinas. Estando especialmente contraindicado con el hipérico o Hierba de San Juan porque puede disminuir su concentración en sangre infiriéndose por ello que podría interaccionar con otros productos fitoterapéuticos. Y aparte de sus numerosas interacciones su ingesta puede provocar alteración isquémica de las arterias coronarias, taquicardia, anemia, leucopenia, trombocitopenia, leucocitosis, análisis de hematíes anormal, temblor, dolor de cabeza, convulsiones, alteración de la consciencia, parestesia, disestesia, neuropatía periférica, mareo, dificultad para la escritura, alteración del sistema nervioso, visión borrosa, fotofobia, alteración ocular, acúfenos, disnea, alteración del parénquima pulmonar, derrame pleural, faringitis, resfriado, congestión nasal, inflamación, diarrea, náuseas, trastorno inflamatorio gastrointestinal, perforación y úlcera gastrointestinal, hemorragia gastrointestinal, estomatitis y úlceras, ascitis, vómitos, dolor gastrointestinal y abdominal, hinchazón y distensión, diarrea, fallo renal, oliguria, necrosis tubular renal, nefropatía tóxica, alteración urinaria, problemas en la vejiga y la uretra, prurito, rash, alopecia, acné, aumento de la sudoración, artralgia, calambres musculares, dolor en extremidades y espalda, hiperglucemia, diabetes mellitus, hiperpotasemia, hipomagnesemia, hipofosfatemia, hipopotasemia, hipocalcemia, hiponatremia, sobrecarga de líquidos, hiperuricemia, disminución del apetito, anorexia, acidosis metabólica, hiperlipemia, hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia, nefropatía asociada a virus BK, leucoencefalopatía multifocal progresiva, neoplasias, HTA, hemorragias, accidentes tromboembólicos e isquémicos, alteración vascular periférica o hipotensora, astenia, fiebre, edema, dolor, malestar, aumento de la fosfatasa alcalina sérica, aumento de peso, reacción alérgica, alteración la de función de las enzimas hepáticas, colectasis, ictericia, daño hepatocelular, hepatitis, colangitis, insomnio, ansiedad, confusión, depresión, alteración de humor, pesadillas, alucinación, alteración mental y otras más. Por lo que se refiere al CellCept cuyo principio activo es el micofenolato mofetilo y comercializa Roche Farma se utiliza para lo mismo y puede provocar diarrea, disminución de la cantidad de glóbulos blancos y/o glóbulos rojos en la sangre, infección, vómitos, hipersensibilidad (como anafilaxis, angioedema), fiebre, cansancio, insomnio, dolor abdominal, dolor torácico, dolores articulares, dolores musculares, dolor al orinar, cefalea, síntomas gripales, hinchazón, acné, herpes labiales, herpes zoster, crecimiento de la piel, pérdida del pelo, erupción cutánea, picor, problemas de riñón, estreñimiento, náuseas, indigestión, inflamación del páncreas, hemorragia e inflamación del estómago, problemas de hígado, inflamación del colon, pérdida de apetito, flatulencia, encías hinchadas, úlceras bucales, convulsiones, temblor, vértigo, depresión, somnolencia, entumecimiento, espasmos musculares, ansiedad, cambios en la capacidad intelectual o el estado de ánimo, pérdida de peso, gota, altos niveles de azúcar en sangre, hemorragia, cardenales, cambios en la presión arterial, latido anormal del corazón, dilatación de los vasos sanguíneos, neumonía, bronquitis, dificultad respiratoria, tos, líquido en la cavidad pulmonar/torácica, problemas en los senos nasales y otros. Todo ello reconocido por los propios fabricantes. ¿Se explica usted ahora el “cansancio” de su hermano? Mire, el asunto es delicado: los “expertos” -obviamente formados por la industria farmacéutica- ni se plantean la posibilidad de dejar de dar inmunosupresores a los pacientes trasplantados. Aun sabiendo que pueden terminar muriendo a causa de esos fármacos. Tienen “miedo” de que un paciente muera por no dárselos y prefieren que se muera dándoselos porque eso les evita a ellos problemas. No quieren jugarse la carrera. Y sin embargo en el caso de su hermano la probabilidad de que su organismo rechace el órgano donado por su propia madre es muy pequeño. Luego si está empeorando a gran velocidad debería replantearse si no será mejor dejar de envenenarse con tales fármacos y arriesgarse a un rechazo. Porque si éste no se produce y se desintoxica a fondo quizás pudiera vivir muchos años con buena calidad de vida en lugar de unos pocos sufriendo. Obviamente se trata de su salud y su vida y la decisión debería ser pues exclusivamente suya.
 



Estimado Sr. Campoy: quería hacerle una consulta respecto al artículo publicado en dos partes sobre los efectos negativos del trigo moderno. Se trata de un texto muy interesante y elaborado pero, sinceramente, desesperanzador ya que según se dice en él no hay hoy casi ningún sitio en el que actualmente se pueda encontrar pan hecho con el trigo antiguo. Es decir, que no se puede tomar ningún tipo de pan -ya sea espelta, kamut o integral- porque todos están hechos con el tipo de grano nuevo. El caso es que me está tratando un amigo naturópata que, analizando mi iris, me dijo que tenía unos puntos de celiaquía por lo cual me hicieron las pruebas para ver si en sangre se observaba algo dado que no tengo los síntomas normales de un celíaco y la prueba dio negativo. Mi pregunta pues es la siguiente: ¿es sano el pan para celíacos? Porque cuando uno lee todos los elementos que llevan -tanto las barras como los sandwich- se echa a temblar. Me gustaría que hablasen de ello pues cada vez hay más personas con celiaquía. Yo no tomo generalmente pan corriente en las comidas pero compraba espelta o kamut para el desayuno y ahora parece que ni ésos están libres de efectos negativos. ¡Ah! Y les recuerdo que sigo esperando que publiquen algo sobre Urinoterapia como me aseguraron harían en la respuesta que dieron a mi carta del pasado nº 123. Gracias por sus artículos tan profundos y bien elaborados. Cada vez se van dando a conocer más “descubrimientos” de los que llevan ustedes hablando mucho tiempo. Saludos a todo su equipo.

E. de Castro

Los celíacos son intolerantes al gluten pero ahora sabemos que la intolerancia no se limita a esa proteína sino ¡al propio trigo! Por tanto la mayoría de los ciudadanos somos ya intolerantes a él… ¡contenga o no gluten! Sea o no integral. Por eso hay cada vez más gente que no tolera ni el pan ni sus derivados; obviamente nos referimos a los que contienen trigo, no otros cereales -centeno, cebada, avena, espelta, mijo, maíz, arroz...- ya que de los demás aún no tenemos suficientes datos aunque se sepa que también hay personas claramente intolerantes a algunos de ellos. En cuanto a la Urinoterapia lo prometido es deuda y publicaremos un texto en breve.
 



Apreciado Sr. Campoy: tengo 38 años y hace cinco me diagnosticaron endometriosis celular (tejido endometrio en pulmón y bronquios). En 2000 empecé con episodios de inestabilidad y náuseas -con o sin menstruación- y en 2003 acompañados de dolores durante el periodo (como desgarros musculares en la parte superior del cuerpo). A raíz del diagnostico me ofrecieron dos alternativas: extirpación de ovarios y matriz o unos inyectables cada cuatro semanas para provocar una menopausia y así evitar que la endometriosis afectara a otros órganos (pues cuando la mujer deja de ovular está inactiva). Me recomendaron inyectarlas durante 10 o 15 años y opté por esta segunda opción ya que me gustaría más adelante ser madre. El caso es que después de tres años siguiendo el tratamiento sufro de ansiedad y dolores de cabeza y si bien la inestabilidad sigue presente he mejorado mucho. Así que, de acuerdo con el ginecólogo, llevo cuatro meses sin tratamiento. Yo, por mi parte, estoy desde hace dos meses con Medicina Quántica y de momento no he obtenido resultados. Probé asimismo con Acupuntura y moxas sin buen fin. En agosto pasado me bajó el periodo y la inestabilidad se ha incrementado hasta el punto de que me priva de ir a trabajar. Le agradecería su consejo sobre qué hacer pues me resulta bastante duro el día a día. En espera de su pronta respuesta le agradezco por la magnífica labor que hace con su equipo para tenernos informados con tanta exactitud. Un cordial saludo.

Àurea Corral Martín

Ya explicamos en esta misma sección –en el nº 158 correspondiente a marzo de este año- que lo primero que hay que hacer ante una endometriosis -que consiste en la aparición de tejido endometrial, es decir, el que reviste internamente el útero y se expulsa durante la menstruación en zonas y órganos adyacentes (ovarios, trompas de Falopio e intestinos entre otros lugares del interior del abdomen) provocando en muchos casos intensos dolores y hasta infertilidad es desintoxicar el organismo, eliminar los bloqueos físicos y energéticos (con Acupuntura, Homotoxicología o Neuralterapia), alimentar el cuerpo correctamente, reequilibrarlo energéticamente y elevar sus defensas naturales. Dicho lo cual le sugerimos que lea en nuestra web –www.dsalud.com- el artículo que con el título Tratamientos eficaces para la endometriosis publicamos en el nº 66. La finada Hulda Clark mantenía por su parte que la endometriosis se debe a la presencia en el útero de las afectadas del parásito Fasciolopsis Buskii siendo la combinación de éste con algún metal o contaminante químico lo que la provoca siempre que el sistema inmune esté débil. Y, por consiguiente, afirmaba que basta eliminar el parásito para resolver el problema. Los productos necesarios para el tratamiento y cómo seguirlo se hallan en www.drclark.es. Agregaremos que la Medicina Tradicional China trata la endometriosis con Inyectopuntura y Moxibustión para corregir los desequilibrios energéticos actuando básicamente sobre los que controlan la cavidad pelviana y el útero (la Inyectopuntura consiste básicamente en aprovechar los puntos de acupuntura para inyectar en ellos determinados componentes activos de plantas que, en el caso de la endometriosis, pretenden ayudar a mejorar la circulación de la sangre en la cavidad pelviana). También es a veces útil la Homeopatía. Y hay investigadores para los que la causa de la endometriosis está en una alteración de las funciones hormonales producidas por la Cándida Albicans. Y la solución estaría en combatir la candidiasis; por ejemplo, con el Par Biomagnético o con simple bicarbonato sódico. En suma, la causa de la endometriosis se ignora pero se sabe que no se desarrolla cuando el sistema inmune está en óptimas condiciones. Por tanto toda mujer que note los primeros síntomas debe potenciar su sistema inmune para lo que hay numerosas posibilidades si bien la más inteligente es hacer una alimentación adecuada rica en frutas y verduras frescas de temporada, legumbres, pescado, marisco, carne blanca y abundante fibra evitando siempre los alimentos fritos, las grasas saturadas, los hidratos de carbono refinados –especialmente el azúcar-, las bebidas alcohólicas, el café y toda otra sustancia tóxica. No olvidando, por supuesto, hacer algo de ejercicio físico diariamente. 

 


 


NÚMERO 164. OCTUBRE 2013.

Estimado Sr. Campoy: me gustaría dar a conocer lo que me sucedió hace unos años por si le sirve a alguien que se halle en las mismas condiciones en que se encontraba mi marido en 2009 y se atreva a enfrentarse con los protocolos médicos actuales. Ese año a mi marido le diagnosticaron una "neoformación maligna epidermoide intraoral" y al preguntarle al maxilofacial que nos atendió qué tratamiento debía seguir éste nos dijo que lo único que se podía hacer era extirpar media mandíbula, parte de la lengua y los ganglios linfáticos; añadiendo que ello no garantizaba su supervivencia. Bueno, pues como éramos lectores de su revista le respondimos que íbamos a intentar la curación por otros medios y nos fuimos de la consulta. Contactamos entonces en Barcelona con el Dr. Camerino quien le mandó un tratamiento alternativo y dos ciclos con un producto del que ustedes ya habían hablado: el Ukrain. Sin embargo en aquellos momentos nuestra situación económica no nos permitió afrontar su coste y el cáncer se extendió por toda la mandíbula. A pesar de lo cual los médicos que le atendieron en Granada cuando decidimos pedir una segunda opinión estaban extrañadísimos de que los síntomas no tuvieran el grado que se esperaba. Claro que sin que ellos lo supieran mi marido tomaba Renovén, arabinoxilano y, en fin, todo lo que entendimos que a nivel alternativo le podía ayudar. El caso es que en septiembre nos dijeron que su estado era letal, nos convocaron en una sala en la que estaban reunidos todos los maxilofaciales del Hospital de Granada y como si de un jurado se tratase me acusaron de su estado por no dejar que le mutilaran, que todo era culpa mía al no haber hecho caso de sus recomendaciones y que ya sólo quedaba someterle a cuidados paliativos y, si aceptaba, a unos cuantos ciclos de Radioterapia. Agregando que si no aceptaba sería yo la culpable de su fallecimiento. Entonces buscamos ayuda económica y pedimos en Austria el Ukrain. Una vez llegó logramos que un ATS se lo inyectara en vena –se sometió a un solo ciclo de 21 días- y como llegados a este punto la familia se me había echado encima convencí a mi marido para que se dejara dar Radioterapia. Bueno, pues en enero de 2010 el cáncer había remitido; sólo le quedaban los efectos secundarios de la radioterapia, entre ellos la pérdida de las glándulas salivares. Por lo demás, ¡a día de hoy sigue perfectamente! Cuando le llevo a revisión -más por satisfacción personal que por otra cosa- el médico achaca su recuperación a la terapia que le dieron y, claro, yo me río para mis adentros. ¡Qué pena que no quieran salirse de sus esquemas y protocolos establecidos y se dediquen a mutilar -tanto física como mentalmente- a tantísima gente a la que dejan con una lamentable calidad de vida! Cuando he contado todo esto a personas con cáncer a las que desde entonces he conocido compruebo que muchas parecen dispuestas a plantearse alternativas a las oncológicas pero sus familias acaban convenciéndoles de que es mejor seguir el consejo de los oncólogos. Y al final he visto, impotente, cómo la mayoría acabó muriendo. Ante lo que me pregunto: ¿hasta cuándo vamos a seguir teniendo en un pedestal a los oncólogos cuando la mayoría ni siquiera se interesa en averiguar por qué enfermos graves que se negaron a seguir sus tratamientos convencionales terminaron superando el cáncer sin cirugía ni quimioterapia? Muchas gracias por su revista y por el bien que está haciendo a tantísima gente.

Ana López Alonso

Desde que Discovery DSALUD vio la luz hace casi quince años han muerto en España mientras eran tratados con los tratamientos “oficiales” en clínicas y hospitales más de 1.500.000 de españoles. Insistimos: más de ¡MILLÓN Y MEDIO! Sin contar a los que los oncólogos mandaron a morir a sus casas. Tal es la cruda realidad que venimos denunciando desde hace años sin que nuestros representantes políticos, médicos, oncólogos y profesionales del periodismo lo asuman. Y eso que se trata de cifras oficiales. Quien lo dude no tiene más que entrar en la web del Instituto Nacional de Estadística (INE) -www.ine.es-, comprobar la morbilidad hospitalaria por cáncer y constatar que en España mueren en nuestros centros a causa de esa patología más de 100.00 españoles al año (basándose en la serie histórica se calcula que en 2013 morirán más de 110.000). ¡Y no pasa nada! Al contrario, los grandes medios de comunicación hacen demagogia haciéndose eco de la muerte de todo enfermo que se haya negado a someterse a los protocolos oficiales pero ocultan de forma canalla y criminal que ¡quienes lo hacen mueren de forma masiva! En fin, le felicitamos sinceramente a usted y a su marido por su valentía agradeciéndoles que nos hayan hecho llegar esta carta.
 



Sr. Campoy: tengo setenta años y llevo toda la vida tosiendo; más o menos desde que tenía diez. Primero me trataron solo con jarabes para la tos pero hará veinte años me la diagnosticaron como “tos alérgica y crónica” y me recetaron Actitiol pero también recurrí a jarabes de la medicina natural. Luego, como padecí catarros muy fuertes -con crisis de tos- el otorrino me mandó -hace ahora cinco años- Viberol y Dextavegil. Los tomé un par de veces durante tres inviernos pero no mejoré. Finalmente tomo desde hace dos años Metal Vibroextract de Laboratorios Equisalud por recomendación de un especialista naturópata y ese producto me ha rebajado mucho la tos y la intensidad de los catarros. Bueno, pues me gustaría conocer vuestra opinión porque en noviembre de 2012, tras sufrir un catarro que me dejó un gusto muy amargo en la boca durante un mes, perdí el olfato y no huelo absolutamente nada. Es más, he perdido también el sabor al comer y solo distingo entre amargo, dulce y ácido a nivel general. El naturópata me dijo hace cinco meses que la causa estaría probablemente en el aparato digestivo y me mandó tomar durante un mes cardo mariano y alcachofera y al mes siguiente rábano negro. Y el zumo de un limón a diario tomado en ayunas lo que sigo haciendo. Sin embargo no he obtenido resultado alguno y continúo sin oler y casi sin gusto. He consultado con un otorrino y me ha mandado Avamys durante tres meses pero ya me ha adelantado que mi caso tiene difícil recuperación; de ahí mi consulta: ¿pueden darme alternativas? Muchas gracias y enhorabuena por la revista. Me gusta mucho.

R. A. M.
(Valencia)

El primer producto que según nos dice le mandaron es Actitiol y se trata de un antihistamínico lo que permite inferir que el médico coligió que su problema es de tipo alérgico. Luego le mandaron Viberol -un antiséptico- y Dextavegil -un corticoide con propiedades antiinflamatorias e inmunosupresoras- por lo que quien se lo recetó infería que podía tratarse de una infección. Y ahora, años después, le mandan Avamys cuyo principio activo es el fluorato de fluticasona y se usa para tratar los síntomas de la rinitis alérgica: inflamación de las fosas nasales, secreción, taponamiento, picor y estornudos. No para la tos. En pocas palabras, los profesionales a los que usted ha recurrido durante décadas infieren que su problema lo causa una infección o una alergia. Y en lugar de indagar la causa –o causas- se han limitado a darle fármacos sintomáticos, meramente paliativos. Pero es que la mayoría de los médicos ¡no sabe hacer otra cosa! En cuanto al hecho de que haya perdido también buena parte del sentido del gusto todo indica que es consecuencia de la pérdida del sentido olfatorio. De hecho la mayor parte de las veces lo provoca un simple resfriado común, la gripe, una infección nasal, pólipos nasales, una sinusitis, una faringitis, una infección de las glándulas salivales, fumar (especialmente en pipa), sequedad de la boca, encías inflamadas o hinchadas (gingivitis) y numerosos fármacos; como los antitiroideos, el captopril, la griseofulvina, el litio, la penicilamina, la procarbazina, la rifampicina y varios fármacos para el cáncer. En suma, el olfato y el gusto están relacionados y lo que hay que hacer es buscar la causa de ambos problemas… pero no para ingerir meros paliativos. Y las causas más probables son cuatro: una alergia (normalmente alimentaria pero no exclusivamente), una infección (vírica, bacteriana o fúngica), un déficit de zinc o de vitamina B12 –por lo que le sugerimos desde ya que tome suplementos de ambos- o una acidificación del organismo –para lo que deberá desintoxicarse a fondo –hemos explicado numerosas veces cómo- e ingerir solo alimentos alcalinizantes durante una buena temporada, preferentemente verduras, hortalizas, legumbres, semillas, frutos secos y frutas enteras (éstas con moderación, enteras -no en forma de zumo- y básicamente en ayunas durante el desayuno). También es útil la ingesta de calcio, potasio, magnesio y bicarbonato sódico; si hace esto último ayudará a su organismo a alcalinizarse y los posibles patógenos no podrán multiplicarse por lo que terminará deshaciéndose de ellos. Obviamente puede ayudar a su cuerpo ingiriendo a la vez dos potentes anti-infecciosos como la plata coloidal y el limón (haga primero gárgaras con ellos un par de minutos antes de ingerirlos). La otra posibilidad es acudir a un experto en Moraterapia (pregunte en el 978 601 501 si hay algún experto en ese dispositivo cerca de su domicilio).Y por supuesto y ante todo hágase un análisis que le detecte posibles intolerancias y/o alergias alimentarias; pregunte en el Laboratorio del Dr. Jesús Calderón (964 22 02 16) por el centro o médico más cercano a su domicilio donde puedan hacérselo. Agregaremos que hay una Sal de Schüssler que puede irle muy bien: la Magnesium phosphoricum, Magnesia phosphorica o Fosfato de magnesio que de las tres formas se denomina. ¡Ah! Y algo muy importante: no fume ni ingiera colas ni gaseosas.
 



Sr. Campoy: mi marido tiene Síndrome de Tourette (tics) y nuestro hijo Alan -de 6 años- al parecer lo ha heredado. Hasta hace aproximadamente cuatro meses no se le había manifestado pero ha empezado a tener tics en cara, hombros, ojos y, sobre todo, fónicos (hace ruidos con la voz). Por lo que he podido saber a través de Internet la enfermedad no tiene cura pero confío en que al menos se pueda hacer más llevadera. Le llevé a un naturópata de Benicarló y le estoy dando omega-3; también he leído que va bien darle fosfatidilserina, colina e inositol. Como puede observar todo me parece poco. En suma, quisiera que me dieran su opinión: ¿son eficaces esos productos? Y de ser así, ¿con qué dosis habría que tomarlos? ¿Hay además otros que puedan ser útiles? Espero que me puedan ayudar o decirme si conocen a alguien que pueda hacerlo. Gracias en cualquier caso por leer mi carta. Les agradecería mucho su ayuda.

Susana Jiménez

Médicamente se llama Síndrome de Tourette a la patología -debe su nombre al neurólogo francés Georges Gilles de la Tourette (1854-1907) que fue quien la consideró una “enfermedad” distinta de otras- que se caracteriza por sufrir tics -transitorios o crónicos- en ojos (parpadeos constantes), boca, nariz o cara así como tos continua y/o carraspeo cuya causa se desconoce aunque no afecta negativamente ni a la inteligencia ni a la esperanza de vida. Y suele aparecer en niños calculándose que la sufre hoy entre el 0,4% y el 3,8% de los menores de entre 5 y 18 años, algo inaudito que demuestra que se trata de una enfermedad propia de nuestra “avanzada” –es un decir- civilización. Y que sufren tres veces más los varones. Lo que sí está constatado es que a menudo quienes la padecen presentan anormalidades en los ganglios basales, los lóbulos frontales y la corteza cerebral así como en los circuitos de interconexión de esas zonas y en los neurotransmisores (dopamina, serotonina y norepinefrina). Lo que puede corroborarse con una resonancia magnética (IRM), una tomografía computarizada (TC), un escáner electroencefalográfico y distintas pruebas de sangre. Siendo muchos quienes además padecen el llamado Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) o el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). En cuanto a los medicamentos actuales que se sugieren son solo paliativos y en general peligrosos dados sus efectos secundarios. De hecho algunos psiquiatras –tienen que justificar sus honorarios- recetan para reducir la frecuencia e intensidad de los tics neurolépticos -haloperidol y pimocida- obviando que su ingesta puede provocar discinesia, rigidez muscular, babeo, temblores, falta de expresión facial, movimiento lento y desasosiego. Lo que a su vez tratan con otros fármacos que provocan nuevos efectos secundarios negativos: fatiga, depresión, ansiedad, aumento de peso, dificultad para pensar… Sugiriéndose también a veces ingerir clonidina a pesar de que se trata de un antihipertensivo que puede dar lugar a fatiga, sequedad bucal, irritabilidad, mareos, dolores de cabeza e insomnio. Y muchos otros fármacos igualmente inútiles y tóxicos: flufenacina, clonazepam, metilfenidato, pemolina, dextroanfetamina, fluoxetina, clomipramina, sertralina, paroxetina, atomoxetina... Y como paliativos naturales e inocuos ejercicios de respiración que aumenten la producción de dopamina, serotonina, norepinefrina y otros neurotransmisores que mejoren la neurorecepción y el flujo sanguíneo cerebral (en cantidad y calidad). Últimamente se considera además que el problema es hereditario en un 10% de los casos por mor de algunos genes defectuosos pero sigue siendo una explicación especulativa que no tiene en cuenta la epigenética. Cabe añadir que muchos niños mejoran al crecer llegando a desaparecer el problema por completo en la adolescencia… cuando no se les ha intoxicado con fármacos. En pocas palabras, hablamos de una patología de la que se desconoce –oficialmente- la causa y por tanto los médicos no saben curar. Pregunta asimismo si ingerir omega-3, fosfatidilserina, colina e inositol pueden ayudar a su hijo y la respuesta es afirmativa… pero no es ésa la solución. Mire, todo indica que esta enfermedad- y la mayor parte de las patologías neurodegenerativas, parkinson y alzheimer incluidos- se deben a tóxicos y/o microbios patógenos. Tóxicos químicos que pueden proceder de vacunas, fármacos (especialmente los estrogénicos) y aditivos alimentarios (conservantes, colorantes, aromatizantes, saborizantes, emulsionantes, espesantes o gelificantes) así como de pesticidas, herbicidas, fungicidas, insecticidas y abonos químicos. Sin olvidar los alimentos transgénicos y los disruptores endocrinos (sustancias que alteran el sistema hormonal); es decir, de plaguicidas y biocidas (contienen chlorpyrifos, diazinon, dichlorvos y carbamatos), envases de plástico (incluidas las botellas), tetrabricks y latas de conserva (contienen ftalatos y BPA), resinas epoxi (BPA) y algunos detergentes… entre otros artículos de uso común. A lo que hay que añadir metaloides como el plomo, el arsénico o el tributilestaño utilizados en la industria al igual que el humo de los motores diesel y el del tabaco. Y, por supuesto, posibles infecciones por priones, virus, bacterias, hongos, áscaris y parásitos. En otras palabras, son muchas las sustancias y microbios patógenos que pueden alterar hoy nuestro organismo dando lugar a todo tipo de patologías… incluidas las que afectan al cerebro y el sistema nervioso central porque muchas atraviesan la barrera hematoencefálica. Lo hemos explicado en numerosísimos artículos a lo largo de estos años de los que le sugerimos leer cuanto menos en nuestra web –www.dsalud.com- los titulados ¿Tiene usted parásitos intestinales?, Enorme importancia de la nutrición en el tratamiento del autismo, Martin Pall: “La fatiga crónica y la fibromialgia pueden tratarse de forma natural”, ¿Es la mala salud intestinal la causa del autismo y otras patologías neurológicas? que aparecieron en los números 106, 111, 134 y 145 respectivamente. Lea asimismo los artículos que hemos agrupado en los epígrafes Enfermedades mentales (www.dsalud.com/index.php?pagina=enfermedades_mentales) y Medicina Ambiental (www.dsalud.com/index.php?pagina=medicina_ambiental); sabrá así cuáles pueden ser las posibles causas y cómo afrontar el problema. Que, en general y como casi siempre, pasa por desintoxicar y desacidificar el organismo equilibrando su pH, desinfectarlo, eliminar los bloqueos físicos y energéticos, alimentarse correctamente, reequilibrarlo energéticamente y elevar las defensas.
 



Estimado Sr. Campoy: tengo una hermana de 42 años que padece una esquizofrenia paranoide que se le presentó en la treintena. Está muy enferma y embotijada de medicamentos. Soy ocho años mayor que ella y sufro mucho viéndola tan mal. Se golpea la cabeza con las manos para sacar de ella las voces de personas que dice oír y la chantajean y le hacen ecos. Ha tomado de todo: psicóticos, antidepresivos, tranquilizantes… por recetas de médicos particulares que se pasan mucho dando pastillas. Se le han hecho pruebas genéticas para saber qué fármacos darle porque metaboliza muy pronto la medicación. Está hinchada, gorda, deforme y con mucha pigmentación en la cara. Tomó también Sycrest y otros fármacos pero no mejora nada. Ahora está siendo tratada en un centro de salud mental con Sinogan, Quetiapina y Sertralina y además le ponen mensualmente una inyección de Clopixol acufase pero tampoco mejora. Dice que se va a suicidar pues no aguanta el volumen tan alto de esas voces. La dan terribles dolores de cabeza y le producen fuertes temblores por las mañanas y taquicardia. Tiene miedo a las voces oyendo diálogos absurdos entre hombres y mujeres que se repiten constantemente. Es una enfermedad muy torturadora y está que no puede más. Por eso les escribo pidiéndoles ayuda y puedan decirme qué inyecciones son ésas y qué efectos secundarios tienen porque no le valen para nada. ¿Hay remedio en alguna parte del mundo para esta enfermedad? En mi familia no hay nadie que la padezca. No existen pues antecedentes. Hoy se estudia mucho sobre el cáncer o el alzheimer (que padece mi madre desde los 50 años y ahora está en la fase final en una residencia a los 76) pero los enfermos de esquizofrenia parecen estar en el olvido. Por otra parte quisiera consultarles cómo eliminar de mi cuerpo la radiación porque tras la cantidad de escáneres, mamografías y demás pruebas que me han hecho -como 3.000 radiografías- temo acabar con cáncer. Y ya aprovecho para comentarle cuánta mentira hay en los herbolarios y tiendas de dietética: son muy caras y poco veraces. Asimismo estoy de acuerdo con usted sobre las cremas hidratantes: son una farsa y una máquina de hacer dinero. También quiero hacerme la liposucción en vientre y piernas pero me parece una técnica muy invasiva, así que, ¿puede decirme qué hay de verdad en la Presoterapia y en qué consiste? Para terminar quiero decirle que muchos médicos sabrán de Medicina pero poco de salud. En espera de una rápida respuesta les felicito por la magnífica labor y valentía con que transmiten la información en la revista que recomiendo a mis amistades y familia. Y por favor, no pongan mi nombre si publican la carta, solo la provincia.

E. P.
(Asturias)

Lo único que se sabe realmente de la esquizofrenia es que en el cerebro de quien la sufre hay déficit de endorfinas y dopamina pero sobre la causa o posibles causas sólo hay especulaciones ya que hoy la mayoría de los expertos descartan que sea un problema genético. Y ya explicamos en su día en esta misma sección que a nuestro entender las causas pueden ser varias. La primera de ellas un parásito, el toxoplasma, que se suele hallar en las garras y en las heces de los gatos; tal posibilidad la planteó E. Fuller Torrey –psiquiatra del Stanley Medical Research Institute en Bethesda- y posteriormente fue apoyada por otros científicos, entre ellos el virólogo Robert Yolken -profesor del John Hopkins University Medical Center de Baltimore- y Stephen Buka -investigador de la Escuela de Salud Pública de Harvard-. Por tanto procedería someter a su hermana a una desparasitación. De hecho así lo pensaba también la Dra. Hulda R. Clark como explicamos en el artículo que apareció en el nº 106 con el título ¿Tiene usted parásitos intestinales? y completamos en los números 108 y 109 con otro titulado Parásitos: causa de muchas patologías que dimos por su longitud en dos partes. En ellos aparece cómo hacerlo aunque también puede optar por probar con el Par Biomagnético. Otra posibilidad es que haya un déficit acusado en el cerebro de ácidos grasos omega 3. Lo explicamos de forma extensa en el artículo titulado Ácido Eicosapentaenoico: eficaz y seguro antidepresivo natural que también apareció en el 106. Dicho esto hay que recordar que la alimentación es absolutamente fundamental en estos casos. Lea el artículo El Régimen Ancestral del Dr. Jan Seignalet que apareció en dos partes en los números 78 y 79 donde éste explica que buena parte de las llamadas enfermedades –incluidas las cerebrales- se deben al “ensuciamiento” de las células y, por tanto, propone seguir una dieta –que no difiere de La Dieta Definitiva, publicada con anterioridad a la suya pero que tiene fundamentos muy similares- y desintoxicar a fondo el organismo. Porque también podría haber provocado el problema alguna sustancia tóxica que haya ingerido y atravesara la barrera hematoencefálica; bien a través de una vacuna, un fármaco, un alimento o algún otro producto tóxico (pesticidas, aditivos alimentarios, tintes…). Cabe agregar que otra causa puede ser un déficit nutricional y en tal caso lo que procede es seguir un tratamiento ortomolecular por lo que le sugerimos que lea las líneas básicas a seguir en el texto que con el título Abordaje ortomolecular de las patologías psiquiátricas apareció en el nº 81. En cuanto a la radiación le sugerimos que lea el texto que publicamos en el nº 155 con el título Desarrollan un eficaz dispositivo antirradiación. Y por lo que se refiere a la Presoterapia se trata de un dispositivo que comprime mecánicamente las piernas y ayuda a activar el sistema venoso y linfático dándole a la sangre el impulso necesario para un rápido retorno al corazón lo que acelera los procesos de reabsorción de toxinas y mejora la oxigenación de los tejidos; ayuda pero no va a resolver su problema.
 


 


NÚMERO 163. SEPTIEMBRE 2013.

Estimado Sr. Campoy: tengo 62 años, a los 40 me diagnosticaron osteoporosis en la cadera izquierda con un 28% de descalcificación y a partir de ese momento fui tratada con calcio. Nueve años después me llegó la menopausia y me trataron con calcitonina, estrógenos, parches, etc., y en cada revisión ginecológica aparecían nódulos que gracias a Dios fueron remitiendo espontáneamente sin intervención. Luego, para “mejorarme” dado mi perfil de nódulos y osteoporosis, me trataron durante cinco años con raloxifeno (Evista) y eso desembocó en un “ictus” A.I.T. pasajero. Entonces me recetaron Adiro100 y en poco tiempo me apareció una úlcera de estómago. Como no tenía ninguna lesión física -según demostraron los TAC de carótidas- un amigo endocrino me aconsejó que no tomara más fármacos porque en su opinión la úlcera me la produjeron éstos así que dejé de ingerirlos. La verdad es que fue toda una odisea decir a los médicos que había decidido no tomar ni Adiro ni ningún otro antiagregante “bajo mi responsabilidad”. El caso es que han pasado 6 años y no tengo secuelas pero mis huesos son muy finos. Tras operarme de la mano por artroplastia de resección del escafoide me dijeron que nunca dejara de tomar calcio y así lo hago pero mi duda, después de ver un artículo en nº 160 de su revista, es que no sé si debo combinarlo con magnesio. Tomo desde hace 3 años dos pastillas de cloruro de magnesio y calcio con vitamina D pero no sé si con esto solo los huesos lo asimilan. Por último les pido consejo sobre una enfermedad que padezco desde hace 10 años: Bronquiectasia. Es una enfermedad irreversible que hace que cuando tengo un enfriamiento empiece por escalofríos, fiebre de más de 38º, dolor en el pecho y cansancio. Me hicieron la prueba de la saliva, una broncoscopia y análisis de ADN para descartar fibrosis quística y afortunadamente dio negativo. Sólo mejoro tomando 15 días antibiótico (ciprofloxacino). El caso es que cuando pasa el episodio estoy perfectamente y de ahí que piense si no será algo de tipo asmático o alérgico ya que en mi casa, en el campo, la calefacción es de gasóleo. También tomo leche de avena, kéfir y todo lo que nos aconseja para tener una vida “saludable” aunque no siempre lo consigo. ¿Me podrían aconsejar sobre cómo superar mis enfermedades? Finalizo indicando que después de un mes de continuas neumonías fui a tratarme con el Par Biomagnético –acudí a Juan Carlos Albendea- y en una sola sesión mejoré bastante. Es una técnica realmente eficaz pero no resuelve todos mis problemas. Les agradezco de antemano su respuesta y les felicito por su revista, consejos y valentía.

Concha
(Ávila)

El raloxifeno disminuye la reabsorción ósea y por eso se dice que favorece el aumento de masa ósea pero entre otros muchos problemas puede en efecto provocar un ictus. Hizo pues bien en dejar de tomarlo al igual que el Adiro que, en efecto, puede provocar úlceras (especialmente si se toma en ayunas). Por lo que se refiere al calcio para que su suplementación fuera realmente eficaz debería ingerirse conjuntamente con un complejo que contenga magnesio, zinc, cobre, manganeso, silicio, boro, vitaminas D y K2, lisina, antocianinas y proantocianidinas. En cuanto a la Bronquiectasia los médicos llaman así a la dilatación anormal e irreversible -localizada o generalizada- del árbol bronquial que lleva el aire desde la tráquea hasta los alvéolos pulmonares y se cree que puede ser congénita o adquirida pudiendo aparecer tras una neumonía en la infancia, una tuberculosis, complicaciones con el sarampión, una infección y/o inflamación bronquial o un absceso pulmonar. Los expertos la dividen en unilateral o bilateral y la subdividen según la forma (cilíndrica, varicosa o sacular). Lo único seguro es que a nivel microscópico las paredes bronquiales muestran signos de inflamación crónica y secreción y pérdida de cilios así como destrucción y desaparición extensas de áreas intersticiales y alveolares adyacentes que pueden fibrosar la zona. Y médicamente se trata en efecto con antibióticos y fisioterapia. Hizo pues bien al optar por el Par Biomagnético pero le sugerimos que además consuma plata coloidal durante un tiempo. Una cucharada sopera tres o cuatro veces al día (sale muy caro si compra frascos pero muy barato si adquiere un fabricador de plata coloidal). Y hágase un análisis que le detecte posibles intolerancias y/o alergias alimentarias; pregunte en el Laboratorio del Dr. Jesús Calderón el (964 22 02 16) por el centro o médico más cercano a su domicilio donde puedan hacérselo. Agregaremos para finalizar que debería desintoxicarse a fondo y eliminar de su alimentación los fármacos, las sustancias tóxicas, los lácteos, el trigo, los azúcares e hidratos de carbono refinados (pan, bollería, dulces, pasteles, etc.) y la grasa animal saturada (carne grasa, embutidos, quesos, mantequilla, margarinas, etc.) porque acidifican el organismo y ensucian el espacio intersticial. Y cuando eso sucede el cuerpo se ve a menudo obligado a contrarrestarlo obteniendo calcio de los huesos.
 



Estimado Sr. Campoy: quiero felicitarle por los reportajes sobre el agua de mar. Verá, he estado investigando y me gustaría hacerles una pregunta: ¿sería correcto utilizar un litro de agua mineral y 9 gramos de sal marina de calidad para obtener agua de mar isotónica? Lo pregunto porque entre la contaminación de nuestras aguas y las actuales dificultades económicas seria una magnífica opción. De paso les animo a ofrecernos una entrevista con el Dr. Ángel Gracia que tanto ha investigado y estudiado sobre el agua de mar. Termino con una segunda consulta: pensaba comprar un dispensador de ozono para purificar el agua de casa pero entiendo que lo correcto sería comprar también un filtro que permita eliminar el cloro, el plomo, el cobre, los pesticidas, herbicidas y demás sustancias nocivas que contiene hoy el agua potable. ¿Eliminan esos componentes los aparatos de ozono? Tengo entendido que no. Gracias y enhorabuena por hacer un trabajo tan sobresaliente.

Nataniel Roscón

Haciendo lo que usted propone se obtiene una solución salina isotónica pero no una solución coloidal; el agua de mar no se puede “reconstituir”. En cuanto a los tóxicos del agua el ozono no los elimina; para eso debe usar filtros, destilarla o someterla a un proceso de ósmosis inversa pero teniendo en cuenta que entonces se encontrará con un agua “desestructurada” por lo que antes de beberla debería volver a “estructurarla” y a “cargarla de información”. Le invitamos a leer en nuestra web –www.dsalud.com- el artículo que con el título ¿Es mejor beber agua destilada que agua mineral? publicamos en el nº 97. En él ya contamos que en el mercado hay tres tipos de filtros: mecánicos, de resinas de intercambio iónico y de carbón activado. Son similares solo que los mecánicos filtran algunos de los metales pesados y los de carbón activado no y, en cambio, éstos filtran algunos pesticidas, disolventes y trihalometanos (THM) y los primeros no. Los de resinas de intercambio iónico sólo ablandan el agua y eliminan algunos metales pesados. De los tres tipos los mejores son pues los de carbón activado ya que eliminan del agua la arena, el mal olor, el cloro y la mayoría de los contaminantes orgánicos como los pesticidas, los herbicidas, el benceno, los trihalometanos (THM) y los policlorobifenilos (PCB) además de las partículas usuales de aluvión de forma parcial. Ahora bien, sólo se justifican si por razones económicas no puede accederse a otras posibilidades. Nos referimos a los dispositivos de ósmosis inversa, mucho más útiles que los filtros de carbón activado ya que hacen lo mismo que ellos pero además eliminan contaminantes inorgánicos como el arsénico, el boro, el cadmio, el calcio, el cromo, el cobre, el plomo, la plata, el manganeso, el mercurio, los sulfatos, los cloruros, el sodio, el selenio y el zinc (no así el cloro) además de los contaminantes radioactivos estroncio 90 y radio 226 y 228, un contaminante orgánico como el tanino e, incluso, la mayor parte de las microalgas, bacterias, hongos y mohos presentes en el agua. El problema es que se desperdicia entre el 80% y el 90% del agua y su precio oscila entre los 200 y 3.300 euros. Diferencia de precios que en modo alguno se justifica aunque los fabricantes intenten hacerlo creer. Algunos –no todos- también eliminan el hierro, los nitratos, los sulfuros, los fluoruros y los virus. En cuanto a las destiladoras caseras –las puede conseguir por unos 240 euros- hacen lo mismo que los dispositivos de ósmosis inversa sólo que además eliminan del agua el hierro, los nitratos, los sulfuros, los fluoruros y los virus. Eso sí, asegúrese de que su interior sea de acero inoxidable. Pero insistimos: antes de beber agua destilada o tratada por ósmosis inversa debe “reenergetizarla” y “reinformarla” antes de consumirla. Que el agua destilada o tratada por ósmosis inversa en dispositivos mecánicos se desestructura lo demuestran las microfotografías que de ese agua congelada hizo el investigador japonés Masaru Emoto; son suficientemente explícitas como para seguir teniendo dudas al respecto. ¿Y cómo hacerlo? Pues vertiendo el agua desestructurada de un recipiente a otro desde una altura de al menos medio metro 7 u 8 veces seguidas; de esa manera el prana o energía que existe en el agua se reactiva según constató Emoto. Otra posibilidad –complementaria a la anterior en nuestra opinión- es dinamizarla –como se hace en Homeopatía-, es decir, agitándola fuertemente antes de beberla. Igualmente útil es exponer el agua desestructurada a música armónica (la de Mozart es ideal). E, incluso, poner la jarra de cristal o el termo encima de una fotografía simbólica –tanto de un delfín o una cascada como de la flor de la manzanilla, por poner sólo unos ejemplos- como también demostró Masaru Emoto (le sugerimos que lea en nuestra web –www.dsalud.com- el artículo que publicamos al respecto en el nº 52). Es más, Emoto ha demostrado que hasta las palabras y pensamientos ejercen influencia constatable en el agua. Y que por eso pegar una etiqueta en la jarra con una palabra clave –Dios, Amor, Armonía, Salud, etc- o pronunciarla en voz alta delante de ella con sentimiento permite cargar de información el agua. Y si a alguien esto le parece magia infantil sin fundamento científico que se lea –y, sobre todo, que vea las fotografías- los libros de Masaru Emoto titulados Los mensajes del agua y El poder curativo del agua publicados en español por la editorial La liebre de Marzo; dejará de sonreír irónicamente. Sepa asimismo que otra buena forma de cargar de información el agua una vez estructurada es echar en la jarra en la que la conserve una simple gota del producto cuyas propiedades le interesen -limón, ajo, cebolla, cardo mariano, romero, té...- agitándola luego con fuerza 10 o 15 segundos. Agregaremos para finalizar que cuando el agua hierve los cristales líquidos en forma de clatratos que contiene se pierden por lo que sugerimos a quienes opten por tomar agua destilada de forma constante que ingieran también con cierta frecuencia zumos de frutas y/o verduras. Una última sugerencia: puede estructurarse y cargarse de información el agua destilada o sometida a un proceso de ósmosis inversa echando una sola ampolla de Quinton Hypertonic por cada 5 litros, remover y guardar luego el agua en frigorífico unas 4 horas a 4º C.
 



Hola. Llevo 15 años sufriendo ansiedad y además he sufrido ataques de pánico a los que hago frente con un comprimido de Alprazolam. Tras varios tratamientos prescritos por psiquiatras tomo a diario desde hace unos años -por las mañanas- un comprimido de Alapryl. He intentado hacer frente a este problema buscando otras soluciones para evitar la medicación y hoy tomo asimismo un comprimido diario de Rodiola y otro de Hypericum así como tres de Magabsorb. Además hago meditaciones (mediante ejercicios de respiración y toma de conciencia corporal) y recibo terapia para sincronizar los hemisferios cerebrales desde hace unos tres meses por parte de un profesional de la Psicología. El caso es que me he planteado la posibilidad de ir a un acupuntor para conseguir dejar del todo la medicación (Alprazolam y Alapryl). ¿Cuál es opinión? Un cordial saludo.

José Luis

Mire usted, el Alprazolam puede producir entre otras cosas confusión, desorientación, depresión, disminución de la libido, ataxia, alteración del equilibrio, coordinación anormal, alteración de la memoria, disartria, alteración de la atención, hipersomnia, letargia, mareos, cefaleas, visión borrosa, estreñimiento, boca seca, náuseas, fatiga, irritabilidad y otros síntomas. Y el Lapryl neutropenia, linfocitosis, eosinofilia, somnolencia, cefaleas, apatía, retraso psicomotor, desorientación, confusión, embotamiento afectivo, euforia, disartria, depresión, síncope, mareos, ataxia, reacciones paradójicas, trastornos del sueño, parestesias, diplopia, alteraciones de la audición, taquicardia, bradicardia, hipotensión, trastornos respiratorios, estreñimiento, aumento de la salivación, dificultad para tragar, vómitos, molestias gástricas, sequedad de boca, altos niveles de la fosfatasa alcalina y la ASAT, alteraciones de la libido, trastornos genitourinarios, fatiga, trastornos musculares, alteraciones del apetito, manifestaciones alérgicas, debilidad muscular, intranquilidad, agitación, irritabilidad, agresividad, delirio, ataques de ira, pesadillas, alucinaciones, psicosis, comportamientos inadecuados y otras alteraciones de la conducta. Así que si usted aún rige mentalmente nos parece un milagro. ¿Nuestro consejo? ¡Deje de una vez esos fármacos y busque la causa de sus ataques de pánico y ansiedad! Ya hemos explicado otras veces que la ansiedad puede deberse a muy diferentes factores. Puede ser un problema psicológico activado por algún trauma, sufrido bien durante su embarazo, bien durante la niñez (anterior a los siete años normalmente aunque haya quien no descarte posibles traumas anteriores a la concepción, aspecto en el que no vamos a entrar), y en tal caso lo mejor sería acudir a un experto en Anatheóresis. Ahora bien, entienda que la ansiedad auténtica cursa con síntomas muy intensos al punto de que la persona siente a menudo en realidad angustia. Estado de ánimo que suele ir acompañado de reacciones de tipo neurovegetativo como tensión muscular, sudoración profusa, palidez, estimulación de las glándulas secretoras, cambios en la secuencia respiratoria, aumento de la presión arterial y del ritmo cardiaco, etc. Porque la ansiedad sin más es una emoción ligada a la propia existencia del hombre que nos acompaña durante toda nuestra evolución. En todo caso, e independientemente de la causa, debe usted ante todo evitar toda sustancia que produzca excitación nerviosa, realizar actividades al aire libre con regularidad, descansar de forma adecuada y suficiente de noche, desintoxicarse a fondo y eliminar de su alimentación el café y cualquier otra sustancia con cafeína así como el té con teína -estresan las cápsulas suprarrenales incidiendo directamente en la respuesta del sistema nervioso-, el tabaco y el alcohol -aumentan la secreción de adrenalina por lo que también alteran la función de las cápsulas suprarrenales-, los azúcares e hidratos de carbono refinados -irritan el sistema nervioso- y la grasa animal saturada (carne grasa, embutidos, quesos, mantequilla, margarinas, etc.) –acidifican el organismo y ensucian el espacio intersticial-. En cambio es buena idea consumir hidratos de carbono complejos no refinados -favorecen la síntesis del triptófano que luego se transforma en serotonina, transmisor de conocida actividad sedante-, los aguacates –son ricos en ácidos grasos esenciales omega-6, fosfolípidos, vitamina E, hierro y vitamina B6-, las almendras –favorecen el equilibrio del sistema nervioso-, los anacardos –son ricos en magnesio y vitaminas B1 y B2 cuya carencia produce nerviosismo e irritabilidad-, los cereales integrales -aportan hidratos de carbono y vitaminas del grupo B indispensables para el buen funcionamiento del sistema nervioso-, las espinacas, berzas, hojas de remolacha y brécol -por su riqueza en ácido fólico y otras vitaminas y minerales-, los garbanzos -aportan proteínas, hidratos de carbono y vitaminas del grupo B de forma bastante equilibrada-, las nueces y el germen de trigo -equilibran y tonifican el sistema nervioso-, la miel -ejerce un suave efecto sedante-, la jalea real -nutre y tonifica el sistema nervioso combatiendo la astenia y el cansancio-, la lechuga –contiene vitamina U de acción sedante-, la lecitina de soja –contiene fosfolípidos que forman parte de la membrana de las neuronas y facilita la transmisión de los impulsos nerviosos-, la levadura de cerveza -tonificante y revitalizante-, la nuez de brasil –es rica en vitamina B1 necesaria para la estabilidad del sistema nervioso-, los piñones -contienen vitamina B1, hierro y proteínas siendo muy nutritivos y tonificantes-, los plátanos -ricos en vitamina B6, hidratos de carbono, potasio y magnesio cuya carencia favorece la ansiedad-, el polen –se trata de un concentrado de nutrientes con efectos tonificantes y revitalizantes- y el yogur -contiene bacterias que aumentan la producción de factores vitamínicos del grupo B, indispensables para el sistema nervioso-. En fin, se lo podemos decir de otra manera: elimine los alimentos antes citados y consuma básicamente durante una buena temporada frutas, verduras, legumbres, cereales integrales, frutos secos, miel y jalea real, germen de trigo, levadura de cerveza, huevos, marisco, pescado, jamón ibérico curado y carne blanca. El resto de los alimentos ni los pruebe. En cuanto a la posibilidad de una adecuada suplementación ortomolecular debería asegurarse de que no tiene carencias de las vitaminas B1, B3, B5, B6, B9, B12 y C, calcio, magnesio, fósforo, selenio, inositol, GABA (ácido gammaaminobutírico), L-5 HTP (5-hidroxitriptófano), omega 3, glicina y taurina. Un buen experto en Nutrición Ortomolecular podría ayudarle (puede contactar por ejemplo con D. José Ramón Llorente en el 96 392 41 66). Igualmente ayuda de forma eficaz la ingesta de algunas plantas adaptógenas: el ginseng, el eleuterococo, la uña de gato y la maca. Todo ello le ayudará pero le aconsejamos que paralelamente descarte otras posibles causas. Empiece averiguando si está usted parasitado o si hay alguna bacteria, virus u hongo que le esté afectando a nivel neurológico; esto es importante. Que se lo testen con el Par Biomagnético –puede usted acudir a D. Juan Carlos Albendea (91 704 57 81) o al Dr. Santiago de la Rosa (91 431 35 16)-. Averigüe asimismo si su cerebro está contaminado con algún o algunos metales pesados. Y si así se detectara sométase a una desintoxicación y quelación profundas. Mire igualmente si está sometido a contaminación telúrica o electromagnética en su casa y/o lugar de trabajo –se lo pueden mirar los expertos de la Fundación para la Salud Geoambiental (www.saludgeoambiental.org)-. Y hágase un doble test de alergia e intolerancia alimentarias para ver si hay algún nutriente que pueda estar haciéndole daño -en el laboratorio del Dr. Jesús Calderón (96 422 02 16) pueden informarle del lugar más cercano a su domicilio que puede encargarse de ello-. Pueden parecerle muchas cosas pero hablamos de un problema que arrastra usted desde hace años y es hora de resolverlo de una vez por todas. Y es posible hacerlo.
 



Sr. Director: tengo 22 años y hace ahora uno visité a un fisioterapeuta por problemas cervicales que arrastraba tras un accidente de coche y una caída de caballo. El caso es que avisé de mis problemas cervicales pero me manipularon la zona acarreándome todo un listado de problemas que a día de hoy siguen sin tener ni nombre ni solución. He visitado ya a más de ocho especialistas (neurólogos, fisiólogos, osteópatas, reumatólogos, neurocirujanos…) y centros del país -tanto de la Sanidad pública como privada- con el gasto económico que eso conlleva y en ellas han ido diagnosticándome varias dolencias: Síndrome de Barre-Lieou, Síndrome de Meniere, alteración de las vértebras cervicales, dorsales y lumbares, etc. Mis síntomas a día de hoy son dolor cervical y de todo el cráneo, pérdida de movilidad y control de los dedos anular y meñique de la mano derecha, zumbidos fuertes en el oído derecho, náuseas… Me han recetado por ello varios medicamentos y además he visitado acupuntores, terapeutas sacro-craneales, terapeutas de Reiki y Par Biomagnético y si bien he mejorado un poco siguen los síntomas. Ya no puedo trabajar ni estudiar. Me he sentido incomprendida, poco escuchada y he presenciado casos de falta de cooperación y desacreditación entre miembros de la comunidad médica que me han ido pasando de una consulta a otra como una pelota. Y aún no sé ni qué me ocurre realmente ni qué soluciones hay. Siento que el sistema sanitario está mal estructurado y que muchos médicos han perdido la ilusión de ayudar en la sanación de un paciente. En fin, solamente quería compartir mi experiencia y hacer un llamamiento a una Sanidad que trabaje en conjunción y recuerde siempre por qué está ahí. Por supuesto les estaría muy agradecida si además pudieran orientarme.

Ona Planas

Se dice que alguien tiene el Síndrome de Barre-Lieou si sufre todos o varios de estos síntomas: dolor en cara, cuello, oídos, dientes, cabeza, brazos, hombros y/o pecho, sensación de adormecimiento en la cara, presión en los globos oculares, ronquera o pérdida de la voz, congestión nasal, tinitus, lagrimeo, visión borrosa, vértigo y fatiga severa; y se achaca a la debilidad de los ligamentos de las vértebras cervicales. Y se dice que alguien sufre el Síndrome de Ménière si sufre acúfenos o tinitus (zumbidos en los oídos), hipoacusia, náuseas, vértigos y mareos que se achacan a una dilatación del canal endolinfático coclear por aumento de la presión y volumen de la endolinfa causada por bloqueo del acueducto del caracol en el oído. En pocas palabras, los expertos a los que usted ha acudido piensan de manera distinta y mientras unos creen que la causa está en el oído otros piensan que se debe a un debilitamiento de los ligamentos de las vértebras cervicales y otros a algún problema con las propias vértebras. Y puede ser cualquiera de ellas ya que según sus propias palabras todo apunta a que el origen estuvo en los golpes traumáticos acaecidos con el accidente de coche y la caída de un caballo. Problema que puede haber agravado – o no- la manipulación a la que ya ha sido sometida por fisiólogos, osteópatas y terapeutas sacro-craneales. Nuestra sugerencia es que pruebe con dos terapias que si no la mejoraran al menos sabría que no van a dañarla: la Reeducación Postural Global (lea en nuestra web –www.dsalud.com- el artículo que apareció en el nº 49 con el título Reeducacion Postural Global: un tratamiento muy eficaz en las enfermedades reumáticas) y la Quiropráctica (lea el reportaje del nº 28 titulado La Quiropráctica y los problemas de espalda). En el primer caso una de las profesionales con mayor experiencia es la Dra. Montserrat Palacín –miembro de nuestro Consejo Asesor- que pasa consulta en Barcelona (93 487 73 86) y en el segundo tiene usted una lista de los profesionales que trabajan en España en la web www.quiropractica-aeq.com. Dicho esto vamos a sugerirle que acuda para que valoren su caso a la Clínica Ruber de Madrid (91 402 61 00) donde trabaja el Dr. Ángel Portela, traumatólogo y uno de los mejores expertos de nuestro país en el tratamiento de problemas vertebrales con ozono (lea en el nº 27 el artículo titulado Ozonoterapia: una técnica curativa con resultados espectaculares y en el nº 34 el titulado El ozono resuelve las hernias sin cirugía además de la mayor parte de las patologías de la columna vertebral). Añadiremos que debería usted eliminar por completo de su alimentación –al menos mientras el problema no se resuelva- los lácteos y los hidratos de carbono refinados; especialmente el trigo y todo lo que lo contenga. Suerte y ánimo.
 



Sr. Director: leo la revista mes tras mes desde hace siete años y a pesar de que según usted La Dieta Definitiva no sólo sirve para adelgazar sino para mejorar en numerosas patologías nunca di crédito a esa afirmación. Lo confieso. Sin embargo en enero pasado acudí al médico ya que el último año descuidé mucho mi alimentación y me dijo que debía perder peso rápidamente porque estaba obeso e intoxicado. La verdad es que yo solo sentía ligeros problemas digestivos e hinchazón que achacaba a los gases y, a veces, estreñimiento. Bueno, también cansancio, dolor muscular y problemas para respirar y dormir cuando me “pasaba” comiendo y bebiendo. Y es curioso cómo nos auto-engañamos porque yo no me veía “gordo” y resulta que me enteré entonces de que todos los demás de mi entorno sí. En fin, si tuviera pareja –tengo 35 años y llevo sin compañía femenina desde hace dos- quizás ella me lo hubiera hecho ver. El caso es que mido 1,72 y en enero pesaba 88 kilos pero pensé simplemente que estaba “fuerte” porque procuro hacer ejercicio a diario desde joven. Sin embargo el médico me “asustó” tanto tras ver mis análisis de sangre y orina que decidí hacer algo. Y lo que hice fue acudir a un médico nutricionista que me puso un estricto régimen hipocalórico y me recetó estatinas. Régimen que empecé a finales de enero –en las navidades me pasé, lo reconozco- y seguí solo hasta finales de marzo; poco más de dos meses por tanto. Lo dejé porque en ese tiempo pasé auténtica “hambre” y aún así no logré adelgazar más que tres kilos que encima recuperé ¡a la semana siguiente! Aunque lo peor es que empezó a dolerme el hígado, mi piel se puso amarillenta, empecé a ser intolerante al pan y la pasta y mi memoria empezó a fallarme. Busqué entonces en su web textos atrasados y me encontré con tres artículos largos que en su momento leí solo por encima en los números 90, 91 y 131 titulados La injustificable demonización del colesterol, ¿Causan las estatinas recetadas para bajar el colesterol las enfermedades neurodegenerativas? y Las estatinas, además de peligrosas, no sirven para prevenir patologías así como numerosas noticias. Y me di cuenta de que pensaba que por comprar la revista ya creía estar informado… y no es así. Porque no fue hasta releer de nuevo esos textos que me di cuenta de la burrada que es tomar estatinas. De hecho se lo dije enfadado a mi médico al que terminé mandando “al cuerno”. En fin, solo quiero que sepa que a primeros de abril me compré su libro, he seguido sus indicaciones hasta hoy –escribo esta carta el 10 de julio- y en estos tres meses he perdido sin pasar hambre ni ansiedad alguna ¡17 kilos! He pasado de 88 a 71 de forma para mí asombrosa (¡y para qué decirle mi familia y mis amigos!). Y lo más importante: todos mis síntomas –absolutamente todos- han desaparecido y mis analíticas –me las dieron ayer tarde- son “perfectas”. Todo está “dentro de la normalidad” que dicen los médicos. En suma, quiero solo darle las gracias y dejar por escrito mi testimonio para que otros lectores sepan que no exagera usted nada al decir lo que se consigue siguiendo las instrucciones de La Dieta Definitiva. Un fuerte abrazo de quien desde hoy se considera ya su amigo.

Jordi Soriano
(Barcelona)

Gracias por sus amables palabras y su testimonio. Obviamente nos congratula que también a usted le haya servido el libro. Lo lamentable es que el médico al que usted acudió ignore aún –cuando lo reconoce hasta la FDA- los numerosísimos efectos negativos que las estatinas pueden provocar en los consumidores como hemos denunciado muchas veces. Es más, nos parece auténticamente deleznable que se sigan comercializando.
 


 


NÚMERO 162. JULIO-AGOSTO 2013.

Sr. Director: tengo 45 años, tuve un accidente a los 25 y desde entonces el latigazo cervical que sufrí ha ido degenerando en una hernia discal entre C5 y C6 que es ya de gran tamaño y presiona levemente la médula -sin mielomalacia- así como la raíz nerviosa del brazo izquierdo y el nervio radial por lo cual sufro dolores y ha llegado a dormírseme media mano izquierda. Con acupuntura he superado los dolores pero he perdido algo de fuerza en alguna posición del brazo izquierdo. Tengo sensación de pinchazo en la espalda, a veces en la zona C5-C6 pero otras llega hasta media espalda, siempre en la parte izquierda. Un médico en Marbella me ha recomendado no operarme salvo que pierda sensibilidad y fuerza en las piernas. Y además me dice que en caso de operarme lo haga usando la técnica de inyectar en el disco intervertebral una sustancia llamada Discogel que al parecer carece de efectos secundarios y disuelve el cuerpo pulposo del disco creando así un vacío que absorbe la hernia haciéndola muy pequeña y, por tanto, liberando la presión que ejerce sobre la médula y las raíces nerviosas. Mis preguntas son: ¿se puede convivir con una hernia como ésta y hacer vida normal o me arriesgo a una mayor degeneración con la edad? ¿Sería recomendable operarme ahora que soy joven? ¿Tiene esta técnica efectos secundarios o es mejor que la de incrustar un trozo de hueso entre las vértebras y fijarlo con tornillos que inmovilicen parte de las cervicales? Les adjunto archivos gráficos de la hernia y el tratamiento. Mido 170, peso 69 kg y no padezco otra enfermedad pues únicamente soy alérgico a los ácaros; me trato con Nasonex 1 vez al día (desde hace 20 años). Mi dieta incluye mucha verdura, pescado y pollo o pavo dos veces por semana, huevos y algo de pasta. No fumo y solo tomo cerveza o vino en las reuniones (una vez al mes), tomo un par de cafés solos americanos al día, camino a diario un par de kilómetros y emocionalmente me mantengo lo más equilibrado que puedo –tengo dos niñas con mi esposa- y soy en general bastante feliz aunque puntualmente me saquen de mis casillas. Nada fuera de lo normal. Gracias.

Paco Q.

Mire, se llama hernia de disco –o discal- al desplazamiento de una vértebra hacia la raíz nerviosa que es así presionada provocando dolor al inflamarse el periostio, las articulaciones, la duramadre, el anillo fibroso, el ligamento vertebral longitudinal posterior y los músculos lumbares de la columna; y entre otras cosas puede ser la causa de patologías tan corrientes como el lumbago o la ciática. Es más, puede dar lugar incluso a lesiones neurológicas. Si se deforma porque se produce una fisura en el tejido conectivo del anillo fibroso –en sus fibras colágenas- se le llama protrusión; si éstas se rompen –normalmente sin atravesar el ligamento longitudinal anterior o posterior- prolapso; si el núcleo pulposo atraviesa el anillo fibroso y el ligamento longitudinal extrusión; y si se rompe el segmento extruido –habiendo a veces desplazamiento del fragmento libre al canal espinal- secuestro. Y la causa puede estar en algún golpe traumático –lo que le han dicho a usted-, en un esfuerzo, movimiento o torsión brusca –habituales en determinados trabajos o deportes-, en una mala postura mantenida en el tiempo durante el trabajo y hasta en un calzado inadecuado pero a nuestro juicio la principal es un debilitamiento de los tejidos y músculos de la espalda (por la edad, por la falta de ejercicio, por una deficiente alimentación que lleve a una carencia de algunos nutrientes o por déficit de líquidos ya que todos deberíamos beber al menos dos litros diarios de agua de buena calidad). Hernia de disco que al igual que la compresión o pinzamiento del nervio ciático puede dar lugar a una lumbalgia -que se acompaña de dolor, sensación de hormigueo o dificultad para el movimiento de la pierna del mismo lado- o a una ciática -si afecta al nervio lumbar (L5) o ciático (S1) provocando dolor y debilidad así como parestesia local-. El tratamiento más habitual consiste en traccionar a diario la zona lumbar por medio de un equipo o correa portátil –durante al menos 3 meses- para intentar que las vértebras se separen lo suficiente como para no ejercer presión sobre los discos y éstos puedan recuperarse de manera natural al mejorar así la irrigación sanguínea. Otros expertos optan por tumbar al paciente en una camilla giratoria y ponerle lentamente en vertical hasta que cuelgue de los tobillos a fin de separar así las vértebras gracias a la simple fuerza de la gravedad y el espacio intervertebral se llene de agua y se oxigene. En todo caso la mayoría de los traumatólogos opta por operar quirúrgicamente a fin de extraer el disco dañado o parte de él -a eso se le llama hacer una disquectomía- y unir las vértebras afectadas para que no se muevan con injertos de hueso o implantes, tornillos y varillas (lo que recibe el nombre de artroplastia). Las otras posibilidades son hacer una nucleoplastia -desecar el disco mediante radiofrecuencias- o una coblación –extirpar la lámina (parte del hueso de la vértebra) para aliviar la presión de los nervios raquídeos. Y salvo excepciones no nos parece precisamente una buena idea. Lo más eficaz suele ser inyectar ozono en la zona. Lo explicaría detalladamente el Dr. Ángel Portela -especialista en Ortopedia y Traumatología que trabaja en la madrileña Clínica Ruber- en el reportaje que con el título El ozono resuelve las hernias sin cirugía apareció en el nº 34 y puede usted leer en nuestra web: www.dsalud.com. En cuanto al DiscoGel no es sino un compuesto de etanol gelificado con etilcelulosa y un agente de contraste (tungsteno) para el tratamiento percutáneo no invasivo de las hernias discales que suele aplicarse de forma ambulatoria con anestesia local pero no es más que un potente antiinflamatorio y analgésico; no suele pues resolver el problema. Nuestra sugerencia es que averigüe hablando con un experto –al antes citado es uno de los pioneros en España de la técnica pero hay ya muchos otros traumatólogos que la utilizan- si en su caso el ozono puede resolver el problema. Y si le dicen que no sería eficaz pruebe acudiendo a algún experto en Reeducación Postural Global, terapia de la que hablamos en el nº 49 en un artículo titulado Reeducación Postural Global: un tratamiento muy eficaz en las enfermedades reumáticas en el que explicamos que hace ya más de 25 años el francés Philippe Souchard demostró que problemas aparentemente inconexos como las contracturas, la inversión de curvaturas vertebrales, la cifosis, la escoliosis, la artrosis, la tendinitis, las hernias discales, el genu valgo o varo, los pies cavos o planos y ciertos vértigos o cefaleas tienen a menudo un denominador común: la rigidez de los músculos estáticos, No teniendo sentido según él atribuir pues las llamadas enfermedades reumáticas a la debilidad muscular cuando normalmente sucede todo lo contrario, que es el exceso de fuerza y rigidez de los músculos estáticos lo que da lugar a las mismas. Siendo a veces el ejercicio periódico, continuado e intenso el responsable de la rigidez de los músculos estáticos del cuerpo y ello, a su vez, causa de buena parte de las enfermedades reumáticas que por tanto deberían tratarse mediante estiramientos suaves de los músculos pero de forma global. Le sugerimos pues que busque a alguien especializado en esta terapia o, en su defecto, contacte con la Dra. Montserrat Palacín –miembro de nuestro Consejo Asesor- que pasa consulta en Barcelona (93 487 73 86). Como asimismo le sugerimos que paralelamente alimente sus tejidos y músculos ingiriendo durante una temporada colágeno hidrolizado, vitamina C –entre tres y cinco gramos diarios-, un buen complejo de aminoácidos -que incluya al menos lisina, prolina, arginina, carnitina, cisteína y taurina-, uno de minerales –con al menos magnesio, cobre, potasio y calcio-, coenzima Q-10, bioflavonoides y un complejo de vitaminas A, B, D, E y H. Siempre de origen natural, no sintético. Por lo que se refiere al fármaco que toma para su alergia a los ácaros piense que el principio activo de Nasonex es el furoato de mometasona, un corticoide antiinflamatorio que se usa a nivel local para mejorar los síntomas en casos de rinitis de tipo alérgico que cursen con obstrucción nasal (congestión), prurito y estornudos y debería usted intentar no tomarlo por costumbre sino solo cuando lo necesita. Aunque no parece ser su caso se trata de un fármaco al que mucha gente es intolerante –e incluso alérgica- que puede provocar broncoespasmos y disneas severas.
 



Estimado Director: quería comentarle un problema que no he visto tratado en la revista y padecemos muchos. Me refiero a la “estenosis de canal” por desplazamiento parcial (hacia dentro) de una de las vértebras de la columna que provoca el pinzamiento de alguno de los nervios que van a las piernas y hace que sólo se pueda andar unos cientos de metros. Los médicos desconocen cómo se produce y la única solución que dan es abrir, romper parte de la vértebra y poner una chapa metálica con cuatro imponentes tornillos en una complicadísima operación que en algunos casos produce mejoría pero que, al parecer, en la mayoría de los casos no elimina los dolores y limitaciones e incluso provoca con el tiempo que otras vértebras adjuntas sigan el mismo camino y necesiten más operaciones del mismo calibre. Soy bastante creativo y he estado pensando en otras posibles soluciones. ¿No se podría hacer volver la vértebra a su estado de normalidad utilizando algún potente imán desde fuera del cuerpo mientras el paciente está sujeto a una silla o a una cama? Se podría traccionar o tirar de la vértebra hacia fuera mediante un pequeño enganche, grapa metálica o similar sujeto a la esquina de la vértebra para que vaya actuando o tirando de ella poco a poco y de forma natural a lo largo del tiempo necesario. Sin prisa pero sin pausa. Pienso que moverla unos pocos milímetros podría ser suficiente. ¿Qué les parece?

Miguel N. Cuesta
(Valencia)

Se llama estenosis raquídea o estenosis de columna al estrechamiento del canal espinal que, en un momento determinado, empieza a presionar bien la médula, bien las raíces nerviosas provocando dolor -a veces muy intenso- así como entumecimiento, debilidad y sensaciones de quemazón, hormigueo y pinchazos en los brazos. Estrechamiento que habitualmente se debe a un proceso de calcificación de los ligamentos de la columna que engrosan y se endurecen pudiendo unas veces alargarse anormalmente o dar lugar a ostoefitos (espolones) o a hernias discales; o bien a una espondilolistesis (deslizamiento de una vértebra sobre otra). Y todo indica pues que no es más que otro nombre para definir un problema cuya causa tiene que ser similar a la que provocan las hernias discales; la diferencia es que en este caso el problema se desarrolla más lentamente y que quienes lo padecen pueden sentir también el hormigueo o el dolor en nalgas y piernas -especialmente cuando caminan- así como debilidad. Y al uso de analgésicos, antiinflamatorios no esteroideos, corticosteroides, reposo y fisioterapia los médicos solo agregan como solución operar quirúrgicamente para ensanchar el canal raquídeo recortando o realineando las zonas afectadas que provocan la presión; con resultado incierto. Bastando a menudo quitar las láminas de las vértebras para que los nervios tengan mayor espacio (a eso se llama Laminectomía descomprensiva). Fusionando luego o no las vértebras con tornillos o barras o quitando parte del disco. En otras ocasiones solo se quita el foramen (zona por la que las raíces nerviosas salen del canal raquídeo) –a ese se llama Foratectomía-, la carilla articular o faceta –lo que recibe el nombre de Foratectomía medial-, algún disco que se sustituye por un pequeño tapón de hueso –Discectomía y Fusión cervical anterior le llaman a esto- o parte de alguna vértebra y los discos adyacentes sustituyéndolos bien por un injerto óseo, bien por placas y tornillos metálicos –esto recibe el nombre de Corpectomía cervical-. Si luego se decide reconstruir de forma más extensa la zona se habla de Laminoplastia.
Agregaremos que si los nervios están ya dañados se podría seguir teniendo entumecimiento y dolor sin notar mejoría alguna tras cualquiera de esas intervenciones. Y en cualquier caso el proceso degenerativo continuaría produciéndose. ¿Qué debería hacer entonces? Pues vamos a aconsejarle que haga exactamente lo mismo que sugerimos al anterior lector. Añadiendo que en su caso le vendría bien hacer además un ayuno terapéutico durante varios días (lea el reportaje que sobre ello publicamos en este mismo número para saber por qué). En cuanto a su propuesta nos va a perdonar pero no creemos que funcione. Su problema es mecánico pero no el origen del mismo. Suele deberse al deterioro del organismo por envejecimiento… o acidificación. Requiere pues un tratamiento integral y no local.
 



Sr. Director: he leído en la revista un artículo sobre la leche de soja en el que se dice que ni ésta ni los productos elaborados con soja sin fermentar son aconsejables pero que sí lo es la lecitina de soja. El caso es que he estado años tomando leche de soja –concretamente Vive soy de Pascual- y la he suprimido radicalmente sustituyéndola por leche de avena. Sin embargo hay algunas cosas que no tengo claras. Por ejemplo, ¿por qué es desaconsejable la lecitina de soja al hacer La Dieta Definitiva? Y si es así, ¿debo suprimir también mientras la siga los productos farmacéuticos o de herbolario que la incluyan en su composición? ¿Y los brotes tiernos de soja? ¿Se pueden tomar? De hecho, como experiencia, había puesto en remojo algunas semillas de herbolario -no transgénicas- para que germinaran. ¿Los suprimo? A fin de cuentas los germinados no son productos fermentados. ¿Y qué me dice de la soja tomada como legumbre y cocida? Gracias anticipadas y un afectuoso saludo.

Fernando

La lecitina es una sustancia natural presente en nuestras membranas celulares y en la bilis que juega un importante papel en el metabolismo de la grasas, aporta elasticidad, protege de los radicales libres y facilita la nutrición celular siendo esencial para la estructura de los tejidos nerviosos y para el correcto funcionamiento de las glándulas y del cerebro. Y puede ingerirse directamente con la alimentación pero cuando ello no sucede se encarga de fabricarla el hígado a partir de los huevos, los aceites no refinados y prensados en frío, los frutos secos –especialmente las nueces de Brasil-, los cereales integrales o el germen de trigo. Y una vez ingerida parte se transforma en colina, vitamina del grupo B básica para la formación de la acetilcolina que es el principal neurotransmisor cerebral en la transmisión de impulsos nerviosos. Su consumo es asimismo interesante en caso de problemas hepáticos pues al facilitar la metabolización de las grasas impide que éstas se depositen en el hígado dando lugar a una esteanosis. Asimismo ayuda a proteger los órganos y las arterias de la acumulación de la grasa y por eso en muchas dietas de adelgazamiento se recomienda tomar unas cucharaditas de lecitina de soja. De ahí que se añada a numerosos productos, desde los embutidos hasta los pasteles. ¿Y por qué no se aconseja mientras se hace La Dieta Definitiva? Pues porque es un alimento lipido-glucídico -solo tiene un 8% de carbohidratos pero es que el resto es pura grasa que se asimila por ello rápidamente- y, sobre todo, porque contiene un alto nivel de fosfatos y purinas lo que puede afectar a los riñones y elevar el ácido úrico. Y la mayor parte de quienes necesitan adelgazar ya tienen muy elevados los niveles de triglicéridos y ácido úrico y su consumo habitual puede terminar llevándoles a sufrir cálculos y afecciones renales, ataques de gota y problemas artríticos. Además es desaconsejable en casos de gastritis, úlceras, diarrea y otros problemas intestinales, dolencias habituales entre las personas con sobrepeso u obesidad. En cuanto a la presencia de lecitina de soja en otros productos no se preocupe porque la cantidad en ellos no es importante. Por lo demás nosotros hemos desaconsejado la ingesta de leche de soja y tofu aclarando en cambio que los productos fermentados de soja -el miso, el tempeh, la salsa de soja y el natto- sí se pueden ingerir aunque con moderación porque si no también son dañinos. Por lo que se refiere a las semillas contienen un 35% de carbohidratos y por eso no se permite su consumo mientras se sigue la dieta. En cambio en los brotes tiernos de soja la cantidad de carbohidratos no llega al 5% y sí pueden ingerirse. Si quiere más información lea en nuestra web –www.dsalud.com- los artículos que con los títulos La leche de soja y los productos elaborados con soja sin fermentar no son aconsejables y Las propiedades de la lecitina de soja aparecieron –respectivamente- en los números 121 y 123.
 



Estimado Director: en primer lugar quiero felicitarle por su prestigiosa y valiente revista de la que soy suscriptor desde hace tiempo y después pedirle que me aconseje. Hace unos quince días me salió un abultamiento -doloroso al tacto- debajo de la mandíbula inferior derecha. Fui al dentista, me examinó la zona y me dijo que era una piedra en la glándula salival submaxilar derecha y debería tomar antibióticos (Augmentine) durante al menos cinco días así como antiinflamatorios durante cierto tiempo pero no me dijo ni cuánto ni la marca. Le dije que no quería tomar medicamentos -el Augmentine lo tomé hace unos años y me dio diarrea -y me respondió que entonces no me curaría nunca. Así que dígame: ¿hay algún medio natural de curar esta enfermedad sin tener que acudir a los antibióticos y a los antiinflamatorios? Por otra parte quería decirle que tengo piedras de oxalato cálcico en los riñones y la vesícula biliar y por más agua que bebo no me las quito de encima. ¿Tendrá la misma causa la piedra de la mandíbula y la de los riñones? ¿Puede perjudicarme la ingesta de algún alimento? He oído hablar de una infusión que se llama chanca piedra. ¿La conoce? Y otra cosa: si toda inflamación indica que hay infección, ¿cómo puedo saber si es así en mi caso? Dándole por anticipado gracias por su ayuda me despido con un fuerte abrazo

J. L.

Su problema ha sido bautizado como Sialolitiasis, nombre que recibe la aparición en la glándula salival -normalmente a nivel submandibular- de todo cálculo o piedra que básicamente está compuesto de calcio. A menudo el organismo lo termina expulsando de forma espontánea sin tratamiento pero otras veces hay que extirparlo recomendándose antes beber dos litros de agua diarios e ingerir alimentos ácidos que provoquen una fuerte salivación así como masajear las glándulas. No precisa usted pues ingerir ni antibióticos ni antiinflamatorios aunque se lo diga su dentista. Añade usted que tiene además oxalato cálcico en los riñones y la vesícula biliar y se pregunta si la causa de la piedra de la mandíbula puede ser la misma. Y la respuesta es afirmativa. Ahora bien sepa que aunque es cierto que toda sustancia rica en calcio es potencialmente productora de cálculos ello no implica que los provoque necesariamente. Eso sólo suele ocurrir cuando la persona ingiere poca agua y sigue una dieta con un fuerte contenido de bases xánticas, alcaloides entre los que destacan la cafeína, la teobromina y la teofilina. Nuestra sugerencia en todo caso es que restrinja drásticamente el consumo de proteínas animales y la sal, elimine todas las comidas acidificantes -y por tanto los cereales, las legumbres, el azúcar blanco, los hidratos de carbono refinados, las bebidas alcohólicas (incluido el vino y la cerveza), el café, el té, las colas, el chocolate, las bebidas estimulantes, la grasa saturada animal y la leche y sus derivados-, deje de tomar durante un tiempo espinacas, remolachas, acelgas y escarolas. no fría durante una temporada los alimentos, ingiera un suplemento que contenga quercitina, vitaminas B6, C, D, E y K y minerales de hierro, magnesio y zinc y tome tres conocidos productos homeopáticos útiles en estos casos: Calcárea Carbónica y Licopodium –ambas a la 30CH- y Berberis a la 7CH; una sola vez al día durante dos semanas. En cuanto a las plantas útiles para ayudar a eliminar arenilla y cálculos destacan la Lepidium Latifolium o rompepiedras, la zarzaparrilla, la cola de caballo, el diente de león, la ulmaria, la milenrama, el ortosifón, el abedul y el pino. Todo ello sin olvidar que hay un producto natural e inocuo en farmacias sumamente útil del que ya hablamos en el nº 44 con el título Las sorprendentes propiedades terapéuticas del agua dialítica; nos referimos al Slackstone II. Tiene pues opciones suficientes para afrontar su problema.
 



Estimado Sr. Campoy: tengo una hija de 20 meses que tiene la piel atópica y no he conseguido encontrar en sus revistas ningún artículo dedicado a este tema aunque está a la orden del día ya que cada vez lo sufren más personas. Como podrá imaginar he buceado en cientos de páginas de internet para encontrar tratamientos naturales sin éxito. La única solución rápida son las cremas con corticoides pero sé por experiencia que quitan el eczema rápido pero luego vuelve a salir otro brote; a mi juicio peor que el anterior. Hemos probado ya con varias cremas muy caras -sin parabenos ni perfumes- de venta en farmacias, aceite de almendras, geles sin jabón, harina de avena y hasta una crema que hace una conocida amiga mía a base de caléndula y espliego. Y nos ha resultado imposible eliminar el problema. También cuidamos mucho su alimentación; los cereales se los damos integrales y la leche, como ya es mayor, he dejado de dársela en polvo para empezar a proporcionarle leche fresca de cabra. Agregaré que come bastante bien la fruta y la verdura. En fin, ¿conoce algo eficaz para tratar la dermatitis atópica sin corticoides? Le agradezco de antemano su respuesta y le felicito por la revista. Un saludo.

Eva López Cabellos

La Dermatitis atópica suele provocarla una reacción de alergia o intolerancia del organismo a algún alimento o producto por mucho que algunos “expertos” digan que lo genera “un trastorno funcional de las glándulas sebáceas. Incluso se ha especulado con que la causa puede ser genética pero tal hipótesis no se justifica. Inicialmente la dolencia se conocía como Prúrigo de Besnier y como eccema constitucional pero hoy la han rebautizado como Neurodermatitis diseminada. Caracterizándose por picor continuo y pequeñas ampollas que supuran y forman costras con enrojecimiento o inflamación a su alrededor. A veces incluso aparece pus y sangrado del oído. Y los médicos la tratan normalmente con corticoides tópicos, inhibidores de la calcineurina y antibióticos. A nuestro juicio sin embargo la causa más habitual es la ingesta de algún alimento y ello puede detectarse porque en tal caso hay en sangre altas cantidades de inmunoglobulinas E. Siendo los alimentos más implicados los tomates y, sobre todo, la leche de vaca y sus derivados. Ha hecho pues muy bien en suprimirla. Pero también puede deberse a la presencia en la cuna o cama de ácaros, epitelio de animales o al polen de determinadas plantas (como el cenizo o la flor del olivo). E incluso a productos de higiene o limpieza. No use pues detergentes, suavizantes o aromatizantes químicos en su ropa, toallas, servilletas o ropa de cama. Y que no duerma o descanse en sábanas o mantas sintéticas. Mientras pruebe a ayudarle con Blue Cap, crema de Laboratorios Catalysis.
 



Sr. Director: soy asiduo lector de la revista y aprovecho para felicitarle por ella, siempre interesante, instructiva y amena. Verá, he conocido el hongo Ganoderma lucidum a través de un amigo y parece ser que posee numerosas propiedades; entre ellas 150 antioxidantes. El caso es que lo estoy consumiendo desde hace varios meses pero desconozco realmente sus propiedades curativas o preventivas y sus contraindicaciones si es que existen; y como tengo intención de consumirlo a largo plazo me gustaría que me informaran respecto a la conveniencia de su consumo y de los posibles riesgos. Muchas gracias por su colaboración. Un afectuoso saludo.

Juan Ballesté

El Ganoderma lucidum no es sino la seta conocida como Reishi de la que hemos hablado en varias ocasiones. Lea en nuestra web –www.dsalud.com- los artículos que con los títulos Los hongos Shiitake, Reishi, Maitake y Kombucha, eficaces en el tratamiento del cáncer y El enorme poder curativo de las setas aparecieron en los números 79 y 115 respectivamente.
 



Sr. Director: me gustaría saber que opinan del cigarrillo electrónico. He consultado en su página web pero no he encontrado nada. Compro la revista mensualmente pero no puedo acceder a todo su contenido porque no tengo dinero para suscribirme. Un saludo y muchas gracias

Julia

Hablamos de ellos en la sección de Noticias del nº 132. Los cigarrillos electrónicos llevan una batería y una recarga -con o sin nicotina- en los que se introducen diversas sustancias -los fabricantes no explican cuáles-, entre ellas “aromas” (vainilla, menta, tabaco...). Pues bien, ya en el 2009 la FDA analizó varias marcas y encontró sustancias cancerígenas -además de la nicotina llevan nitrosamina- y tóxicas -como el dietilenglicol-. Y hace ahora dos años y medio se acusó a sus fabricantes de “realizar afirmaciones no probadas” y “recurrir a prácticas de fabricación inadecuadas". De hecho la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) manifestó públicamente hace casi 5 años que no hay evidencia alguna ni de la seguridad ni de la eficacia de esos cigarrillos. Nuestro consejo es pues simple: no inhale sustancias sin saber siquiera cuáles son y si son inocuas o peligrosas.
 


 


NÚMERO 161. JUNIO 2013.

Estimados amigos: soy una entusiasta de la revista desde hace años y procuro darla a conocer siempre que puedo. Y eso que no recuerdo haber estado nunca enferma pues de hecho mi primer contacto con la medicina alopática fue a raíz de los fuertes sofocos que tuve en la menopausia. Tomé Agreal -con sus consiguientes efectos secundarios-, llevé al laboratorio a juicio y aún sigo esperando la resolución. Sin embargo desde hace tres meses una faringitis no me deja en paz. Me he tratado con homeopatía -Causticum 1000CH, Argentum nutricum 30CH y Thuya occidentalis 30CH pero como pasaba el tiempo y no notaba mejoría empecé con Avamys –dos pulverizaciones por las noches- y Mucosan Retard –una por las mañanas-. Y como remedios naturales gárgaras de agua con sal o miel –indistintamente- y Buccopolis 3 veces al día. Pero no mejoro. Hay noches en las que el carraspeo me pone tan nerviosa que no puedo ni siquiera dormir; algún día suelto he tomado por eso media pastilla de Stilnox. El caso es que pasa el tiempo, sigo igual y por eso he pensado en que quizás vosotros podáis ayudarme. Soy por cierto practicante de yoga y de meditación. Gracias y ánimo para seguir adelante con vuestro trabajo.

Junkal
Irún (Guipúzcoa)

El Mucosan Retard tiene numerosos efectos secundarios lo mismo que el Stilnox. Lea sus prospectos. Y la ingesta de éste produce de hecho “inflamación alérgica que se puede localizar en pies, manos, garganta, labios y vías respiratorias (angioedema)”. Ante todo debe pues averiguar la causa su irritación de garganta. Deje de tomar fármacos para empezar y acuda a un experto en el Par Biomagnético para ver si lo provoca algún microbio patógeno. Compruebe asimismo si la causa está en algún producto de higiene personal o doméstico. ¿Ha cambiado usted hace poco de champú –o de peluquería-, tinte para el pelo, laca, pasta dentífrica, jabón o suavizante para la ropa, friegasuelos, productos para la madera, etc? ¿O ha comprado quizás uno de esos “ambientadores” para casa o el coche hechos con productos sintéticos y tóxicos que tanto gustan y se venden? ¿Ha puesto hace poco nuevas plantas en su hogar? ¿Ingiere desde hace poco algún producto alimentario nuevo? Valore todas las posibilidades. Y mientras haga gárgaras con agua, limón y bicarbonato sódico. Y si le es posible también -tres o cuatro veces al día- con plata coloidal (muy caro si compra frascos, muy barato si antes adquirió un fabricador de plata coloidal).
 



Sr. Campoy: desearía saber si conocen algún dispositivo seguro y eficaz que anule las radiaciones electromagnéticas de los nuevos contadores de la luz (telegestión) que están instalando las compañías eléctricas. He oído que el papel de aluminio puede resultar útil. ¿Es cierto? Atentamente,

Maria Roser Ruiz i Gol
Puig-Reig (Barcelona)

La instalación de los nuevos contadores de la luz va muy lenta y además tanto Iberdrola como Endesa –quizás previendo resistencia popular- han empezado a instalarlos vía cable. Lo que sí puede haber es alguna instalación cercana a la que se manda toda esa información y en la que haya instalado una antena para poder enviar desde allí la información correspondiente a la lectura de los vecinos de varios bloques. Solo que en tal caso hablaríamos de un mensaje al mes y la radiación no sería en absoluto preocupante. Ahora bien, puede haber contadores con antena propia que funcionen por Wi-Fi porque sabemos que existen aunque sean aun pocos. Y no hay dispositivo que pueda impedir su irradiación como no la hay para impedir que nos afecten los Wi-Fi instalados en sus ordenadores por los vecinos... salvo aislando nuestra casa u oficina (de lo que por ejemplo se ocupa la Fundación para la Salud Geoambiental (www.saludgeoambiental.org). En cuanto a si puede aislarse un contador con papel de aluminio la respuesta es afirmativa. Si usted lo envuelve –incluyendo la antena- con dos o tres capas de papel de aluminio lo aísla. Lo mismo que si hace eso con un móvil. Compruébelo. Solo que entonces el móvil y el contador dejarán de emitir y recibir. Y si tal cosa ocurre la empresa de electricidad le mandará un inspector para ver qué pasa porque creerán que el contador se ha estropeado…
 



Sr. Director: tengo 52 años, fui deportista profesional y siempre cuidé mi alimentación y mi estilo de vida aunque ahora me doy cuenta de que no fue así del todo puesto que hubo una época aún reciente en la que lo más importante era el deporte y al final éste me ha ocasionado problemas físicos. Como una cadera artrósica por la que ya en el 2006 me quisieron intervenir para colocarme una prótesis, algo a lo que no accedí; de hecho está en su sitio aunque con molestias a pesar de los factores de crecimiento que me infiltraron hace dos años. El problema es que desde que me diagnosticaron lo de la cadera he tenido ya cuatro episodios de fibrilación auricular. Lo extraño es que todas las pruebas ecográficas han dado normales y no presento ni dislipemias, ni glucemia alterada, ni hipertensión. Uno de los cardiólogos incluso me dijo que mi corazón estaba mejor que el de él. Aún así hace 2 años, a raíz de uno de esos episodios, me quisieron medicar con Trangorex, a lo que no accedí. Y recientemente, ante un nuevo episodio, me hablan ya de anticoagularme y medicarme de forma permanente con Ritmonorm a lo cual también me he negado. Hasta me han hablado de hacerme una ablación. Yo les explico que esos episodios suelen ocurrirme tras una temporada de estrés, angustia o preocupación por alguna causa y generalmente de noche cuando me acuesto y tras haber ingerido durante algún tiempo un par de cervezas diarias. Llevo una dieta con muchos alimentos crudos y verduras sin carnes rojas, lácteos y azúcares. Mis analíticas están bien y en el último electrocardiograma que me hicieron me comentaron "que tenía una línea muy guapa". Estoy tomando solo R66 -de Reckeweg- y espino blanco junto con Composor 5 -de Soria Natural-. Me gustaría que me asesorasen. Un cordial saludo

O. M. A.
(Oviedo)

Hay que averiguar la causa de lo que le provoca ese problema y un ecocardiograma no es suficiente para valorar si tiene un problema físico. No somos partidarios normalmente de ello pero su cardiólogo debería plantearse encargarle una tomografía axial computarizada (TAC). Dicho esto agregaremos que la mayor parte de los casos de fibrilación auricular se da en personas con obesidad, hipertensión, insuficiencia cardiaca congestiva o una valvulopatía. Y suele ser eficaz a veces una cardioversión eléctrica -la aplicación de un choque eléctrico- cuando el factor principal es la insuficiencia cardiaca aguda o la hipotensión pero implica riesgo de tromboembolia salvo que antes se tomen anticoagulantes siendo el más eficaz la heparina (aunque no debe hacerse tras un accidente cerebrovascular embólico porque la zona cerebral dañada tiene tendencia a la hemorragia). El tratamiento habitual es la cirugía si hay un problema físico identificado o una ablación por radiofrecuencia y, cuando procede, la instalación de un marcapasos. Pero como quiera que en su caso el corazón parece estar bien su médico debería valorar si tiene problemas en los pulmones, sarcoidosis, un problema digestivo -el consumo de excesivo alcohol puede por cierto provocarlo- o alguna infección microbiana o parasitaria (esto último se lo se puede testar un experto en el Par Biomagnético). En cuanto a la sugerencia de que tome anticoagulantes se debe a que cuando la sangre no se expulsa completamente fuera de las cámaras cardiacas ésta puede acumularse y dar lugar a un coágulo que provoque un ictus pero es mejor prevenir esa posibilidad tomando a diario una cápsula de aceite de krill. Nuestra sugerencia es que valore la posibilidad de desplazarse hasta Barcelona para consultar al cardiólogo español Taher Abbas (93 456 96 34).
 



Apreciado Sr. Campoy: gracias por su reciente respuesta que me ha orientado mucho. Olvidé sin embargo mencionarle que estoy a 300/320 de colesterol desde hace años -como la mayoría de mi familia paterna- y no consigo bajarlo con dietas bajas en grasa. Siempre me he negado a medicarme pero ahora el médico me ha recetado Armolipid asegurándome que no tiene los efectos secundarios de las estatinas. ¿Es cierto? Para finalizar quisiera que me diera un consejo para aliviar de forma natural las frecuentes irritaciones vaginales que padece mi madre. Muchísimas gracias.

G. Barea

Armolipid es un complemento alimenticio compuesto de sustancias de origen natural -ácido fólico, coenzima Q10, astaxantina, policosanoles y extracto de levadura roja- por lo que no tiene en efecto efectos secundarios negativos. Ahora bien, entienda esto: el colesterol alto no se debe a la ingesta de grasas sino generalmente a una incorrecta combinación alimentaria. Siga usted La Dieta Definitiva a rajatabla dos o tres meses y su nivel de colesterol se normalizará sin la menor duda. Aunque ya le adelantamos que si los niveles de triglicéridos y ácido úrico son normales no debería usted preocuparse. Por lo que se refiere al problema de su madre le aconsejamos que trate su problema con ozono; lea en nuestra web –www.dsalud.com- el artículo que con el título Tratamiento eficaz de las infecciones vaginales resistentes publicamos en el nº 36.
 



Estimado Sr. Campoy: quiero agradecerle a usted y a su revista el trabajo y dedicación que hacen en pro de un concepto de la medicina en el que se prioriza como objetivo principal la recuperación de la salud indicándose en ya muchas ocasiones dónde están los intereses normalmente económicos que obstaculizan ese objetivo. Cuestión que de una u otra forma nos interesa a todos. Y ahora quisiera comentarle de seguido los dos tipos de problemas de salud que me aquejan agradeciéndole me orientara. Tengo 56 años y recientemente me hice una revisión urológica (analíticas, TAC, etc.) en los que se me han detectado los siguientes valores: Antígeno Específico de la Próstata: 6,38 ng/mL. Antígeno Prostático Específico Libre: 0,63 ng/mL. Ratio: 0,10. Leucocitos en orina y confirmados en sedimento. Cultivo negativo. Datos que sugieren una irritación de la próstata que podría deberse a una infección. Solo que si la había desapareció porque en una analítica de orina posterior no se detectó. Ahora estoy pendiente de un nuevo análisis de sangre para comprobar si los valores de PSA han vuelto a ser normales pero para ello debo esperar entre 2 y 3 meses al menos que es el tiempo que puede tomar el que los valores vuelvan a ser normales una vez desaparecida la infección. Pero si no fuese así, es decir si no se hubiesen normalizado los valores del PSA, el urólogo me recomienda hacer una biopsia de la próstata, prueba que creo recordar leí en algún momento en su revista no es muy recomendable por su carácter invasivo y no demasiado resolutivo. ¿Qué puedo hacer si se diera dicho caso, es decir, si la PSA no se hubiese normalizado? El tratamiento que me puso el urólogo es el siguiente: Tamsulosina 0,4 mg (1 al día de forma permanente), Brufen Retard 800 mg (1 al día durante 2 meses) y Omeprazol 20 mg (1 al día durante 2 meses). Medicamentos todos con bastantes efectos secundarios lo que me preocupa sobre todo en el caso de la Tamsulosina ya que debería ingerirla de forma permanente por lo que entiendo que es un paliativo. Le agradecería me comentara algo al respecto y qué opciones a esa medicación existen -si las hubiera- con una filosofía más curativa que paliativa. También le agradecería me indicara algún centro donde hicieran con la mayor fiabilidad posible pruebas sobre intolerancias alimentarias, alergias e intoxicaciones. A ser posible en Málaga. Saludos.

Diego

Mire, hemos respondido problemas como el que nos plantea en varias ocasiones. Y la respuesta no va a variar: la prueba del PSA para valorar los niveles de Antígeno Prostático Específico no sirve para nada porque no es de fiar (lea el reportaje que con el título Ponen en duda que la prueba del PSA prostático sirva para algo publicamos en el nº 117). Y si usted no tiene síntoma alguno no debería hacer nada. Bueno, sí: dejar de tomar los fármacos que le han recetado porque su consumo no se justifica… salvo que usted haya omitido información. El Brufen Retard 800 mg es un analgésico y usted no nos dice que tenga dolor. Se trata de ibuprofeno y éste puede provocar reacciones adversas gastrointestinales, cardiovasculares, renales, neurológicas, hematológicas, dermatológicas e hipersensibilidad; es más, hay pacientes a los que les ha producido reacción alérgica inespecífica y anafilaxia, reactividad del tracto respiratorio -comprendiendo asma, agravación del asma, broncospasmo o disnea- y alteraciones cutáneas variadas incluyendo rash de varios tipos, prurito, urticaria, púrpura, angioedema y dermatosis bullosas (incluso necrólisis epidérmica y eritema multiforme). Pero las reacciones adversas que se presentan con más frecuencia son la aparición de náuseas, vómitos, diarrea, dispepsia, dolor abdominal, melenas, hematemesis, estomatitis ulcerosa y hemorragia digestiva así como -aunque con menor frecuencia- gastritis, úlcera duodenal, úlcera gástrica y perforación. La Tamsulosina se receta por su parte para la Hiperplasia prostática benigna –o sea, un anormal agrandamiento de la próstata-, problema que suele incluir dificultad y/o dolor para orinar así como necesidad de hacerlo con frecuencia que cursa con intermitencia, goteo, debilidad en el flujo y vaciado incompleto de la vejiga… y tampoco nos dice usted que sufra tales síntomas. Luego, ¿por qué tomarlo siendo un bloqueante alfa adrenérgico cuya ingesta le puede provocar somnolencia, insomnio, secreción o congestión nasal, debilidad general, diarrea, sarpullido, picazón, urticaria, dolor de espalda, dolor o presión en la cara, dolor de garganta y cabeza, tos, fiebre, escalofríos, visión borrosa, hinchazón de ojos, cara, lengua, labios, garganta, brazos, manos, pies, tobillos o pantorrillas y hasta dificultad para eyacular y erección del pene de larga duración y dolorosa? En cuanto al Omeprazol es un protector gástrico y se lo mandan para protegerle de los efectos negativos de los otros dos fármacos ¡por lo que no lo necesita si no se los toma! Si usted sufriera fiebre alta, escalofríos, malestar general, lumbalgias, molestias al orinar y retención de orina entonces quizás sí pudiera padecer una “simple” prostatitis –inflamación de la próstata cuya causa suele ser una infección bacteriana que normalmente se adquiere vía contacto sexual siendo los gérmenes más comunes que la provocan la Escherichia coli, la Klebsiella pneumoniae, el Proteus mirabilis, la Pseudomona aeruginosa y el Staphilococus aureus- y entonces bastaría ingerir un antibiótico de amplio espectro entre seis y ocho semanas pero es que tampoco relata usted ninguno de los síntomas mencionados. Luego, ¿en qué se basa su urólogo para sugerir que el nivel elevado de antígenos detectados en la inconsistente prueba del PSA puede deberse a una infección? Mire, nuestra sugerencia es que ingiera durante unos días plata coloidal –que es inocua- y que alguien le trate con el Par Biomagnético. Y de paso que desintoxique, alcalinice y oxigene su organismo. Y si no se encuentra bien evite el sedentarismo, ingiera abundantes verduras y no consuma comida basura, precocinada o rica en grasas saturadas evitando las grasas hidrogenadas y reduciendo al máximo el azúcar, los hidratos de carbono refinados, las bebidas alcohólicas, gaseosas y estimulantes, los fritos, el café y el tabaco además de dormir suficientemente. Por lo que se refiere a su pregunta de dónde puede hacerse un análisis que le detecte posibles intolerancias y alergias alimentarias le diremos que son muchos ya los laboratorios que hacen esos análisis tanto en sangre como en orina; entre ellos el Laboratorio del Dr. Jesús Calderón sito en Castellón que se anuncia desde hace años en nuestra revista y tiene médicos colaboradores por toda España por lo que le sugerimos pregunte en el 964 22 02 16 por el más cercano a su domicilio.
 



Estimado señor Campoy: en primer lugar quiero darle las gracias por su valiente revista que nos enseña tantas cosas. Y ahora permítame, aún a riesgo de extenderme un poco, que le cuente algo de mí. Soy médico, licenciada por la Universidad de Murcia en 1979 y aunque la Medicina fue desde siempre mi vocación ya durante la carrera comprendí que de la manera en que se nos enseñaba no podríamos curar realmente a nadie. Es cierto que tuve la suerte de conocer en mi adolescencia a un maestro, amigo de mi padre, que era naturista y de tener un profesor de Farmacología que nos decía que de dos fármacos se podían estudiar las interacciones medicamentosas en el organismo pero que de más de dos era imposible. El caso es que con diecisiete años decidí no volver a tomar más medicamentos convencionales y una vez acabé los estudios de Medicina opté, a pesar de ser una estudiante brillante, por no entrar en el sistema de salud y dedicarme a la enseñanza para ganarme la vida y poder formarme en disciplinas terapéuticas más sensatas. Lo que no fue fácil en aquellos tiempos en provincias. Además con veinticuatro años estaba casada y con un hijo y pronto tuve otros dos -a los que por supuesto no vacuné a pesar de las críticas de su pediatra, amigo mío- pero no abandoné mi propósito. Estudié Homeopatía Unicista en la escuela mexicana del Dr. Proceso Sánchez Ortega y con Gloria Alcover Homeopatía Pluralista, Espagiria, Naturismo así como cura por ayuno. Y posteriormente Nutrición Ortomolecular, Homotoxicología y Microinmunoterapia. Finalmente, cuando me consideré preparada, abrí la consulta particular que actualmente tengo en Murcia. Y vuelvo a darle las gracias porque gracias a su revista conocí luego otras terapias; como la del Par Biomagnético, en la que me formé entre 2009 y 2010 con el Dr. Isaac Goiz, habiendo asimismo conocido a D. Juan Carlos Albendea a quien luego tuve el placer de acompañar en su periplo para tratar gratuitamente a personas humildes en los campamentos saharauis y formar a médicos en esta terapia durante la Semana Santa del año pasado. Asimismo he conocido gracias a su revista las posibilidades terapéuticas del SMM y es a ese respecto que quisiera formularles algunas preguntas: el clorito sódico que he encontrado tiene una riqueza del 80%. En este caso, ¿es necesario corregir el peso según la riqueza? ¿Pueden las impurezas que presenta suponer un cierto riesgo para la salud? ¿Se puede encontrar un clorito sódico más puro? Y a propósito de las terapias oxidativas: ¿qué opina del tratamiento con peróxido de hidrógeno? ¿Es similar al SMM? Los mexicanos han comercializado un producto llamado Oxytam que según dicen es peróxido puro cuyo precio es sensiblemente superior al del agua oxigenada de grado alimentario que, para ellos, es tóxica. Muchas gracias y reciba un cordial saludo.

Mª José Martínez Albarracín

Si el clorito sódico está más concentrado lo que debe hacer es diluirlo; el problema no es ése sino qué lleva el otro 20% del líquido que ha encontrado porque puede contener clorato –un blanqueante- en una proporción superior al 1% y eso es tóxico. Debe ser clorito sódico para uso alimentario, el que se usa para potabilizar agua. En cuanto a la ingesta de peróxido de hidrógeno (H2O2) o “agua oxigenada” de grado alimentario al 3% (10 volúmenes) no es tóxica a la cantidad adecuada. Todo lo contrario. Pueden ingerirse diariamente entre 10 y 20 gotas diluidas en un vaso grande de agua mineral siendo muy positivo para la salud. La que no puede ingerirse es la que se usa para limpiar y desinfectar heridas que se vende en farmacias porque llevan estabilizantes químicos como la acetanilida, el fenol, la estannita sódica o el fosfato tetrasódico, productos muy tóxicos. Como muy tóxica es el agua oxigenada grado esteticista que se emplea en peluquerías para aclarar el cabello pues contiene estabilizantes como la lejía. En cuanto al Oxytam del que le han hablado no es “peróxido puro” sino “oxígeno líquido” cuya eficacia es similar a la de la simple ozonización del agua.
 



Apreciados amigos: mi hija mayor fue puntualmente vacunada desde bebé y siempre enfermaba tras las vacunas. Eso cuando yo era tan "buena" madre como ignorante, claro. Cuidándola mucho su salud es hoy normalita. En cambio su hermana pequeña no ha sido vacunada nunca; y jamás ha tomado una sola medicina. Me negué a ello tras ver las consecuencias en su hermana y aún no ha enfermado a sus 15 años. Quizá por haberle evitado siempre medicinas y vacunas. Decidí que a mí nadie me va a meter el miedo en el cuerpo con las "imprescindibles" vacunas si su hidratación, alimentación, estilo de vida e higiene eran óptimos. Pero no ha sido nada fácil evitar vacunas, medicinas, radiografías, pruebas clínicas, analíticas y demás parafernalia médica y social: la destrozaron en un parto dos meses prematuro. Por pura voluntad médica y en contra de la mía me rompieron el saco amniótico sin previo aviso. A posteriori los pediatras me prohibieron darle leche materna y agua durante 9 meses y luego se negaron a atenderla por falta de vacunación así que yo sola fui su pediatra. Después tuve que plantar cara durante 14 años a dos administraciones autonómicas que me avisaban con asustantes cartas de mi "dejadez" como madre negligente por faltas reiteradas de vacunaciones. También escuché cómo sus profesores -curso tras curso- me reprochaban que yo era la única madre "rarita" que no la dejaba engullir el cátering escolar diario y recogía a mi hija a mediodía para llevarla a casa a comer un guiso casero con frutas frescas, ensaladas, verduras, legumbres, agua fresca, pescados, huevos, carnes seleccionadas, etc. Siempre seleccionando lo mejor para mis hijas. A eso súmenle la familia al completo ridiculizando mis ideas higienistas, incluyendo a algunos primos médicos, mientras yo luchaba sola y en silencio durante años protegiendo a mis hijas de tanta atrocidad y disparate. Llevamos todos en casa 14 años sin visitar a un sólo médico y rechazamos analíticas y otras pruebas. Todo. Hasta la Radiología. Y visitar hospitales por si acaso. Lo curioso es que las vacunas se suelen administrar hoy en las escuelas cuando una escuela es un centro de enseñanza, ¿no? ¿O acaso es un centro de vacunaciones? Además si un padre opta por vacunar a sus hijos no ha de alegar nada pero si se niega ha de exponer las razones de tamaña decisión… ¡porque las piden! Expuestos quedan así los "negligentes" padres a lo que las administraciones autonómicas decidan sobre el asunto. Y ello puede conllevar muy graves consecuencias, incluyendo al menor. Yo también decidí no llorar antes de recibir la bofetada, no aceptar el miedo a pandemias, epidemias, virus, bacterias y enfermedades varias. Y decidí ser libre y hacer hijas libres porque quien nace está hecho para la vida, no para la enfermedad. Somos una familia todo lo libres que nos dejan ser. Y luché consiguiendo una descendencia lo más pura posible respetando su biología desde que estudié teorías celulares. Hoy mi hija vacunada paga las consecuencias con grandes esfuerzos. Y mi hija no vacunada lidera su clase, decide, va y viene, es pura alegría y salud; y todo ello por ser tan sólo muy normal. ¿Cómo? Prohibiendo simplemente las agresiones a su biología con higienismo, eligiendo lo mejor para ellas. Sr. Campoy, tiene usted encima una gran lupa muy poderosa: van a por usted pues sus verdades escuecen como hemorroides rebeldes. Usted destila libertad y valentía; ellos sólo dan pena. Mucho ánimo y mil gracias por su inestimable ayuda desde hace 12 años que es desde cuando les leo mensualmente. Hacen ustedes mucho bien. Y muy bien hecho, que no es lo mismo. Siga así de libre por favor.

Adela Pérez
(Barcelona)

Le agradecemos sus palabras de ánimo y de advertencia… que no echamos en saco roto porque sabemos bien cómo se las gasta la industria farmacéutica. En cuanto a su dignidad y valor somos nosotros quienes la felicitamos por su coraje y determinación durante tantos años. En todo caso suponemos que no está usted en contra de todas las pruebas diagnósticas sino solo de las invasivas, ineficaces o innecesarias ni de todos los médicos sino solo de los que, consciente o inconscientemente, hacen el juego a la industria. Porque es evidente que hay médicos magníficos que tratan al ser humano de forma holística y procuran reequilibrar los organismos de quienes enferman con métodos, productos y terapias naturales e inocuas. Eso sí, son aún una exigua minoría.
 


 


NÚMERO 160. MAYO 2013

Sr. Director: soy seguidora de su revista y siempre pensé que no tomaría ningún medicamento pero ahora estoy tomando Eutirox 50 por tener Hipotiroidismo de Hashimoto. He intentado suplirlo con productos naturales pero no debo haber encontrado el profesional adecuado porque no mejoro. En la respuesta a una carta del nº 158 ustedes recomiendan a alguien en situación similar que deje de tomar la hormona pero no dicen cómo sustituirla. ¿Podrían decirme cómo o indicarme un buen profesional cerca de Barcelona? Muchas gracias.

Ana
(Barcelona)

La llamada Tiroiditis de Hashimoto o Tiroiditis autoinmune se determina porque al analizar la sangre aparecen anticuerpos antitiroideos. Y no existe tratamiento específico pero como la mayoría de quienes la padecen terminan desarrollando hipotiroidismo se les suele prescribir un tratamiento hormonal sustitutorio de por vida con los efectos secundarios que ello supone. La levotiroxina -principio activo de Eutirox- que le han recomendado es de hecho una hormona sintética similar a la hormona natural tiroxina. Y no va a resolver en absoluto su problema. La verdad es que muchas de las llamadas enfermedades autoinmunes se deben en realidad a reacciones producidas por intolerancias o alergias alimenticias por lo que debe hacerse ante todo un test para descartar de su dieta todo alimento que le pueda estar perjudicando ya que puede ser la causa o contribuir a su agravamiento. Podría asimismo consumir durante un par de semanas dos gramos diarios de Aceite de Krill NKO para luego pasar a tomar sólo uno. Evite además -por cierto, no fría nunca los alimentos- el consumo de tabaco, café, alcohol, leche y derivados, grasas saturadas, azúcares y harinas refinadas. Y prefiera las proteínas vegetales a las animales. Son asimismo útiles los cereales integrales, la levadura de cerveza, el germen de trigo y el rábano (en especial el negro). Finalmente sepa que es útil el consumo de L-tiroxina natural -en la dosis adecuada- y de MSM (Metilsulfolimetano), compuesto natural azufrado cuyos beneficios para regular la inmunidad son conocidos (entre 200 y 500 mg diarios). Hasta aquí el tratamiento natural. Debemos no obstante añadir que recientemente se ha asociado la Tiroiditis autoinmune con un virus por lo que le sugerimos que acuda a un buen experto en el Par Biomagnético –como Juan Carlos Albendea (91 704 57 81)- y se plantee la ingesta de plata coloidal (algo no permitido en España a pesar de su inocuidad).
 



Sr. Director: soy asiduo lector de la revista, he asistido a todos sus congresos sobre el cáncer, hago La Dieta Definitiva, poseo los dos tomos del libro Cáncer, qué es, qué lo causa y cómo tratarlo y siento verdadera admiración por lo que hace. Y ahora voy al grano: hay una sustancia llamada anilina o dimetilanilina, hidrocarburo aromático que se usa en el caucho y los barnices -pertenece a la familia del benceno, el fenol, la hidroquinona y la naftalina, algunos de los cuales se usan en los pesticidas- que afecta a la médula ósea disminuyendo el sistema inmunitario. Se sabe de hecho -desde 1895- que muchos de los operarios que trabajan con tintura de anilina acaban desarrollando cáncer de próstata o de vejiga por lo que una agencia filial de la FDA y la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer recomiendan que la exposición diaria a ella no exceda de 10 mg por m3 para exposiciones prolongadas y de 20 mg por m3 para exposiciones puntuales. Pues bien, el investigador Alfred Nickel asevera que la anilina y sus derivados son venenosos, neurotóxicos y cancerígenos así que, ¿sabiendo eso alguien estaría dispuesto a dejarse inyectar esa sustancia por vena? Quiero imaginar que la respuesta sería ¡no! Sin embargo, por desgracia para todos nosotros, nos la estamos dejando inyectar por vena ya que la dimetilanilina está presente ¡en todos los anestésicos dentales! Como la lidocaína, la prilocaína y todos los terminados en -caína. La FDA hace de hecho una advertencia muy reveladora sobre la crema EMLA para la piel que contiene lidocaína y prilocaína y que en su etiqueta advierte: “Se sabe que los metabolitos de la lidocaína y la prilocaína son cancerígenos en animales”. Luego, ¿hasta qué punto son peligrosas las cantidades que nos inyectan en una anestesia dental? Y la respuesta es que son muy peligrosas. La FDA y la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer dicen que la recomendación para una exposición puntual es de 20 mg por metro cúbico y como en un simple empaste nos inyectan entre 50 y 60 mg de anilina eso representa entre 2,5 y 4 veces más del límite máximo permitido. Y si esto parece ya exagerado, ¿qué pasa con una extracción dental? Que en una sola extracción nos inyectan 140 mg lo cual está entre 4 y 7 veces por encima del límite de seguridad. Así que literalmente nos están envenenando cada vez que nos ponen un anestésico dental. Una simple comparación: el tabaco contiene 102 mcg de anilina por cigarrillo por lo que un solo centímetro cúbico de anestésico equivaldría a fumar 20 cigarrillos durante 13 años. Alfred Nickel agrega que la cantidad de anilina que se inyecta en una anestesia dental excede de largo la exposición diaria recomendada y es probable que esa exposición contribuya pues al desarrollo de cánceres. Aseverando que durante más de 25 años se han estado obteniendo pruebas en laboratorio de la toxicidad que se produce en los tejidos humanos debido a los anestésicos dentales. Todo lo que apunto está extraído del libro Lo que los dentistas no nos dicen de Bryan Hubbard editado por Contrapunto-Terapias verdes. En fin, creo que merecería la pena dedicarle un reportaje a este tema ya que parece muy relevante. Por último me gustaría saber si en Europa existen odontólogos que usen anestésicos diferentes a la lidocaína como ya hacen en Estados Unidos donde se usa el Demerol o el Propofol. Atentamente,

M. B.

La lidocaína o xilocaína, la prilocaína, la dibucaína, la mepivacaína, la etidocaína y la bupivacaína son amino amidas que en efecto se usan como anestésicos pero también para tratar arritmias ventriculares –no las atriales- e isquemias agudas así como para retardar la eyaculación precoz mediante sprays o cremas. Algunas dando lugar a la aparición de la peligrosa dimetilanilina. Se sabe de hecho desde hace más de dos décadas que tales anestésicos locales pueden afectar negativamente al sistema nervioso central y que ello depende de la concentración plasmática (la lidocaína, por ejemplo, es anticonvulsionante si la dosis está entre 2 y 4 mcg/ml pero puede provocar convulsiones si la tasa plasmática sobrepasa los 10 mcg/ml). Siendo los signos de toxicidad neurológica somnolencia, cefaleas, vértigo, sensación de ebriedad, aturdimiento, adormecimiento de la lengua, sensación de flotar, nistagmus, acúfenos, diplopía, excitación psicomotriz, rigidez muscular, hipoxemia, trastornos del ritmo, fasciculaciones periorales pequeñas, contracciones musculares y convulsiones pudiéndose llegar al paro respiratorio y/o cardiaco, la depresión cardiovascular, el coma y hasta la muerte por hipoxia (falta de oxígeno). De ahí que su uso en niños recomiende hacerse con muchísima precaución. Asimismo pueden afectar al sistema cardiocirculatorio, bien por efecto directo, bien por colapso secundario a hipoxia ligada a toxicidad cerebral e inadecuada ventilación. Y es que esos anestésicos inhiben los canales rápidos de sodio por lo que puede producir taquicardia o fibrilación. La bupivacaína también actúa modificando la entrada de otros iones -como el calcio y potasio- modificando el potencial transmembrana. De hecho la toxicidad cardíaca de la bupivacaína es 15 veces superior a la de la lidocaína y 6,7 veces mayor que la de la ropivacaína. Es pues verdad: su toxicidad está suficientemente constatada. La propia FDA reconoce que los metabolitos de la lidocaína y la prilocaína han demostrado ser cancerígenos en animales. Stockton Suzin, en su obra Peligros de los anestésicos dentales, afirmaría por su parte en 2004 que el uso generalizado de anilina ​en los anestésicos locales debía ser reevaluado. El problema es que las investigaciones sobre esto se han hecho sobre todo en la última década y multitud de dentistas las desconocen. Además mientras no encuentren alternativas no dejarán de usarlos. Por lo que se refiere al Demerol, Dolantina o Dolosal son los nombres comerciales de la meperidina, opioide sintético -como la metadona- de propiedades semejantes a la morfina pero de más rápida aparición y más corta duración que puede producir náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento, somnolencia, desorientación, sudoración, euforia, cefaleas, cambios de humor, espasmos laríngeos, parada cardiaca, visión borrosa, convulsiones, edema, prurito y taquicardia… entre otros efectos negativos. En cuanto al principio activo de Propofol es un disopropilfenol, anestésico intravenoso de corta duración que se cree actúa sobre el sistema gabaminérgico cerebral -aunque en realidad su mecanismo de acción se desconoce- que puede provocar amnesia, mioclonías, reacciones alérgicas, depresión cardiorrespiratoria y hasta una parada cardiorrespiratoria si se administra con algún antidepresivo (según la autopsia Michael Jackson lo tenía en su cuerpo cuando se le encontró muerto). Así que como ve la sustitución no es tan sencilla y el problema tiene difícil solución pero bien está que informemos de ello a nuestros lectores.
 



Estimado Director: tengo 65 años y casi toda mi vida he sufrido depresiones y falta de autoestima. Soy la más pequeña de tres hermanos, dos de ellos varones mucho mayores que nunca se alegraron de mi llegada y jamás me ayudaron con los tremendos problemas que tuve con mi ex marido y mis dos hijos. Mi sistema nervioso ha estado pues “tocado” siempre debido al estrés emocional ocasionado por un matrimonio terrible (violencia verbal, violencia psicológica y violencia física sin llegar a lesiones). Hasta me hice practicar dos abortos por ser incapaz de dar a mis hijos la felicidad y estabilidad necesarias de las que yo carecía. Ellos se llevaban mal (son muy distintos) y eran adolescentes difíciles siendo nula la ayuda de su padre que, por venganza al haber solicitado primero la separación y luego el divorcio, nunca me lo perdonó sintiéndome culpable toda la vida por ello. Me llevo bien con uno pero hace años que el otro no quiere tratarme opinando de mí duramente como si yo fuese la culpable del fracaso del matrimonio y de mis reacciones bruscas, llenas de desesperación por su comportamiento, que me llevaron más de una vez a perder la poca paciencia de que disponía pegándoles con una zapatilla. Nunca dejé de trabajar y cumplir con mis obligaciones -me separé a los 30 años y desde entonces jamás he podido tener una relación estable con nadie- pero la culpabilidad me persigue al ver que la familia no está unida y solamente nos vemos de vez en cuando (uno de mis hijos y yo). Por otra parte siempre tuve el cabello muy fino pero cuando las relaciones entre mi marido y yo empezaron a ser tóxicas me apareció alopecia, problema que continúa hoy aunque he visitado a montones de dermatólogos que hasta me han pinchado directamente en el cuero cabelludo. De joven siempre estuve muy estreñida pero hace bastantes años que dejé de tener ese problema al cambiar la alimentación ya que hoy tomo más legumbres, cereales integrales y verduras evitando todo tipo de lácteos y carbohidratos refinados. También me quité las amalgamas tóxicas que llevaba en algunas muelas y me pusieron composite. En fin, me gustaría recobrar la salud de mi cabello y mi autoestima pero no sé donde ir a hacerme un chequeo diferente a los que hace la medicina alopática. No tomo ningún medicamento químico desde hace años, solo alguna vez un suplemento natural de algas o vitamina E. Me gustaría saber en suma qué desequilibrio tengo en mi organismo para poder corregirlo de una vez por todas y por eso he pensado en ustedes como última opción antes de abandonar definitivamente. Para terminar quisiera decirles que tengo prolapso uterino de 2º grado. El diagnóstico me lo dieron en el 2009 porque me di cuenta de que me salía por la vagina lo que después me dijeron era la vejiga. Entonces tenía a mi anciana madre en el hospital recién operada, murió al poco tiempo y yo volví a sumirme en otra depresión de la que estoy mejor aunque siempre me acompaña una tristeza interior que ha impedido que terminara la carrera que empecé y otros estudios por falta de estabilidad emocional. Me cuesta mucho casi siempre acabar lo que empiezo pues el entusiasmo inicial pronto se convierte en apatía y aunque paso temporadas con más ánimo viajando y haciendo ejercicio no es una situación continúa sino con muchos altibajos no teniendo ganas de relacionarme con gente; y es que en el fondo me siento un poco sola. No me dan fecha para la operación (debe ir para largo) y además un ginecólogo me comentó que seguramente me extirparían los ovarios porque ya no los necesito a lo que le contesté que aún había ovulación o algo por el estilo todos los meses porque observo a veces un aumento del deseo sexual y un olor característico en la orina. Tengo miedo de que si me operan me hagan lo que quieran "por mi bien", como si fuera una mujer inútil; porque aunque hace mucho que no mantengo relaciones sexuales no pierdo la esperanza de encontrar a un compañero para acompañarnos mutuamente, reír, ser cómplices con la mirada, sentarnos a contemplar el mar, andar por los caminos de Galicia que tanto amo (siempre en solitario). Ustedes son pues mi última esperanza y espero que puedan orientarme para poder saber qué ocurre en mi organismo y así poder equilibrarlo y armonizarme. Les doy mil gracias por un equipo tan comprometido como el suyo. Un gran abrazo.

Mª Rosa
(Valencia)

La alopecia o calvicie suele clasificarse en multitud de grupos -según su origen y manifestaciones- siendo la forma más frecuente la androgénica que provoca la acción de las hormonas masculinas o andrógenos sobre el folículo piloso y de ahí que se dé sobre todo en varones. Asimismo se denomina areata a aquella en que la pérdida del pelo no es definitiva y se circunscribe comúnmente a un área, universal a la que abarca a todo el cuero cabelludo y cicatricial a la causada por destrucción total del folículo piloso y es irreversible. Pudiendo deberse a causas genéticas, a la ingesta de un medicamento, a la infección de una muela, a una infección cutánea, a déficits nutricionales, a algunas enfermedades de la piel o a un traumatismo físico así como a un fuerte estrés o a un trauma emocional… lo que parece ser su caso. Agregaremos que en raras ocasiones la causa puede estar en una cicatriz que interrumpa la conexión energética -en tal caso habrá que acudir a un especialista en Terapia Neural-, un cambio hormonal intenso, enfermedades como la tiña, la sífilis, la psoriasis, el lupus eritematoso y la lepra, un exceso de vitamina A o déficits de zinc, cobre, hierro sílice o proteínas (un simple análisis de sangre puede detectarlo). De hecho es corriente que tras un parto -sobre todo al finalizar el periodo de lactancia- se produzca en muchas mujeres una alteración hormonal que sumada a una carencia de algunos minerales lleve a la pérdida de cabello, problema que suele tardar en resolverse entre dos y cuatro meses y, en raras ocasiones, hasta un año. Siendo normalmente en tales casos la solución más rápida seguir una alimentación libre de tabaco, alcohol, café, té negro, azúcares, hidratos de carbono refinados (y por tanto de pan, pasta, galletas, bollería, tartas, dulces, pasteles…), grasas saturadas, lácteos, cacao, colas, frituras y productos cárnicos e ingerir en cambio aguacates, plátanos, almendras, anacardos, nueces, piñones, cereales integrales, espinacas, berzas, hojas de remolacha, brécol, garbanzos, germen de trigo, jalea real, lechuga, lecitina de soja, levadura de cerveza, malta no torrefactada y polen. Y si quiere adelantar la solución tome un complejo con vitaminas A y C –mejor en forma de ascorbato cálcico-así como las del complejo B -asegurándose de que lleva especialmente la B8 o Biotina y la B10 o PABA-, silicio orgánico, zinc, azufre y ácido gammalinoleico. Algo que le será igualmente útil para su depresión aunque en tal caso debería asegurarse además de ingerir una cápsula diaria de triptófano, una de calcio –le sugerimos Coral Care- con vitamina K7, un gramo de magnesio en ayunas -mejor en forma de cloruro de magnesio-, una cápsula de GABA, otra de L-5 HTP (5-hidroxitriptófano), una más de selenio y otra de fósforo además de dos aminoácidos: glicina y taurina. Y, muy especialmente, ácidos grasos esenciales omega-3 e hipérico. Lo idóneo sería pues ponerse en manos de un buen experto en Medicina Ortomolecular. En cuanto al prolapso uterino -deslizamiento del útero desde su posición normal hacia el área vaginal- suele deberse a un debilitamiento de los músculos, ligamentos y otras estructuras que sostienen el útero en la pelvis y aparte de poder haberlo provocado unos partos difíciles puede causarlo la falta de estrógenos tras la menopausia, la obesidad, un estreñimiento prolongado o un tumor pélvico (algo no frecuente). Y lo suyo es bajar de peso si se tiene de más, evitar hacer esfuerzos y levantar objetos pesados, no toser de forma crónica (hay pues que dejar el tabaco) y seguir las mismas normas dietéticas antes señaladas. A veces se recomienda colocar dentro de la vagina un dispositivo de caucho o plástico en forma de rosca –se le lama pesario- que sostenga el útero –de forma temporal o permanente- pero suele dar lugar a irritación, úlceras y flujo maloliente de la vagina además de dificultar una relación sexual normal. La cirugía no debería hacerse salvo que el problema sea grave. Nosotros le sugerimos que siga las indicaciones antes mencionadas y haga ejercicios específicos para reforzar la musculatura de la zona. Pregunte en todo caso si no se justifica en su situación una fijación sacroespinosa. La histerectomía vaginal es algo muy radical que puede dar lugar a estreñimiento, hemorroides, infecciones urinarias y ulceraciones del cuello uterino y las paredes vaginales. Dicho esto intente superar su resquemor y sus miedos. Usted no tiene “obligaciones” más que consigo misma; con los demás –hablamos de adultos- su única “obligación” es no causarles daños de forma consciente e intencionada. Luego, si además quiere ayudar, lo decide de forma voluntaria y altruista.
 



Estimado Sr. Campoy: permítame ante todo darle la enhorabuena por la valentía de su proyecto y por ofrecer a la población la posibilidad de encontrar alternativas a la medicina comercial. Y ahora quisiera comentarle mi problema para que me orientara: tengo 40 años, llevo año y medio con prostatitis crónica (orino con alta frecuencia y tengo molestias en la zona del periné) y en mi última revisión el PSA era de 4,5 (anteriormente había estado en torno a 3) por lo que lógicamente me enviaron a hacerme una biopsia (el único tratamiento que me recetó el urólogo fue un par de ciclos de 15 días de antibióticos pero no funcionó). He rechazado la biopsia y ahora estoy con un tratamiento homeopático más fitoterapia además de seguir de las indicaciones y consejos que aparecen en su revista pero los síntomas siguen sin mejorar. ¿Merece la pena seguir tratando la prostatitis como si fuera infecciosa con tratamientos diferentes a los que ya he probad o debería hacerme alguna prueba alternativa a la biopsia para detectar un posible cáncer de próstata y, si es positivo, tratarlo? Muchas gracias.

Óscar Alcaraz

La prostatitis –inflamación de la próstata que se caracteriza por fiebre alta, escalofríos, malestar general, lumbalgias, molestias al orinar y retención de orina- la causa una infección bacteriana –que normalmente se adquiere vía contacto sexual- y el nivel de PSA en plasma suele estar elevado. Siendo los gérmenes más comunes que la provocan la Escherichia coli, la Klebsiella pneumoniae, el Proteus mirabilis, la Pseudomona aeruginosa y el Staphilococus aureus, entre otros. Y se resuelve normalmente ingiriendo antibióticos entre seis y ocho semanas. Dice usted que en su caso no ha funcionado pero lo que no nos dice es si puede haberse estado tratando con antibióticos… y paralelamente seguir infectándose una y otra vez porque sigue acudiendo usted al “lugar” de contagio. Nuestra sugerencia es que evite re-contagiarse, ingiera durante unos días plata coloidal y que alguien le trate con el Par Biomagnético. Y de paso que desintoxique, alcalinice y oxigene su organismo porque donde está equilibrado el pH ¡no pueden sobrevivir los gérmenes patógenos! Por lo que se refiere a la prueba del PSA para valorar los niveles de Antígeno Prostático Específico ya hemos dicho varias veces que no es de fiar (lea en nuestra web –www.dsalud.com- el reportaje que con el título Ponen en duda que la prueba del PSA prostático sirva para algo publicamos en el nº 117).
 



Estimado equipo de Discovery DSALUD: tengo 33 años y a los 21 me extirparon ambos ovarios (anexectomia bilateral) porque tenía unos teratomas dependientes de ellos que estaban muy infectados en el momento de la intervención siendo imposible salvar ni un ápice de tejido ovárico. Siguiendo el protocolo habitual se me recetó la terapia hormonal sustitutoria (THS) que no era de mi agrado porque conocía los peligros que entrañaba pero ante la insistencia de todos los ginecólogos consultados la seguí durante dos años. No me produjo efectos secundarios visibles pero sé que no me sentaba bien; internamente me sentía mutante, enrarecida. Cuando luego encontré en internet un comunicado del Ministerio de Sanidad alertando de que varios estudios desaconsejan la terapia por sus efectos nocivos ya que los riesgos sobre la salud que entraña son mayores que los supuestos beneficios no lo pensé dos veces y me decidí a dejar el tratamiento. Durante estos años he tomado pues regularmente suplementos con fitoestrógenos aunque no llevé una vida demasiado saludable (estrés, tabaco, alcohol, poco ejercicio...). El caso es que este año me he hecho una densitometría ósea y tengo osteopenia, en niveles cercanos a la osteoporosis. Según mi ginecóloga es la consecuencia de haber interrumpido la terapia hormonal sustitutoria y me ha recetado un bifosfonato (Fosavance) pero he leído en vuestra revista que puede producir necrosis maxilo-facial. Sé que es un tratamiento muy fuerte y desconfío bastante de que sea apropiado, sobre todo porque supongo que tendría que tomarlo durante mucho tiempo. Tengo en suma miedo de seguir el tratamiento… y miedo de no seguirlo por si se me siguen debilitando los huesos. He cambiado todos mis hábitos nocivos (tabaco, café, alcohol, estrés…), hago ejercicio a diario, tomo el sol y adapté la dieta a mi situación (no tomo lácteos y sí algas, sésamo, ortiga, verduras y legumbres) pero no sé si eso será suficiente. Me gustaría que un buen profesional me asesorara, alguien capaz de ser crítico con el discurso médico oficial y que domine el campo de la Ginecología, las hormonas y los huesos y además tenga una visión holística del ser humano y de la salud. ¿Pueden recomendarme a alguno? Vivo en Galicia pero podría desplazarme a donde sea preciso. Reciban todo mi agradecimiento por anticipado. Y aprovecho para felicitarles por el estupendo trabajo de investigación y divulgación que vienen desarrollando. Muchas gracias y ánimo.

Ruth Collazo

Mire, que seguir la llamada Terapia Hormonal Sustitutoria es un craso error lo venimos denunciando desde hace muchos años. ¡Desde mucho antes de que los organismos oficiales empezaran a darse por enterados! Es más, ya en el nº 69 explicamos que según un informe del Instituto Catalán de Farmacología que dirige Joan Ramon Laporte la Terapia Hormonal Sustitutiva (THS) provoca en España más de 16.000 casos de cáncer de mama al año mientras otras 6.000 mujeres sufrieron un ictus y 8.000 tromboembolismo pulmonar por idéntico motivo. Asegurando los autores del trabajo que nunca se ha demostrado que esa terapia sea útil o beneficiosa y que, en cambio, sí están demostrados sus graves efectos negativos. Laporte denunció asimismo que desde los años 60 se sabe que los estrógenos aumentan el riesgo de cáncer de útero y desde los años 70 el de mama a pesar de lo cual su uso resurgió con fuerza con el desarrollo de nuevas formas de administración a través de parches -patentados por una empresa farmacéutica- y plantear ésta la hipótesis jamás demostrada de que también ayudan a reducir el colesterol. En cuanto a su alternativa, los fitoestrógenos -compuestos derivados de plantas que han demostrado comportarse como estrógenos débiles-, se afirma que actúan beneficiosamente sobre el esqueleto, el sistema cardiovascular y el sistema nervioso central además de aliviar los sofocos y la sequedad vaginal; especialmente las isoflavonas presentes en una gran variedad de plantas -cereales, legumbres y hortalizas- si bien la soja parece ser su fuente más abundante (lea al respecto en nuestra web –www.dsalud.com- el texto que con el título El consumo de soja reduce los riesgos de infarto, osteoporosis, colesterol y cáncer así como los trastornos de la menopausia publicamos en el nº 13 de la revista y, sobre todo, el texto titulado Cómo afrontar la menopausia que apareció en la sección de Medicina Ortomolecular del nº 42). En éste último ya explicamos que aunque la menopausia no es más que el cese en la mujer de la producción de estrógenos ello conlleva cambios en la estructura o función de distintos tejidos de su cuerpo. Como los huesos o el hígado, por citar sólo dos ejemplos. De hecho a causa del cambio de los niveles hormonales éstos pierden calcio en mayor cantidad por lo que si no se ingieren las necesidades mínimas de ese mineral a través de la dieta aumentan exponencialmente las posibilidades de padecer osteoporosis. En cuanto al hígado se ha contrastado que con el descenso de los niveles de estrógeno en sangre se modifica su capacidad de transformar las grasas y ello puede provocar obesidad, celulitis y problemas cardiovasculares. Por tanto debe cuidar ante todo… la alimentación. Llevando una dieta equilibrada lo más variada posible a fin de incluir los oligoelementos y sustancias básicas necesarias para el correcto funcionamiento del organismo. Dicho esto agregaremos que las isoflavonas de soja pueden ayudar -pero si no se abusa de ellas- así como los alimentos ricos en calcio -semillas de sésamo, frutos secos, nabos, brécol, col seca, repollo, berzas, grelos, acelgas, espinacas y legumbres- al igual que las espinas de los pescados pequeños (boquerones, anchoas, sardinas, etc.). La alternativa –nada de lácteos, que acidifican el organismo- es ingerir conjuntamente Coral-Care con vitamina K2 –también denominada Menaquinona-7 o, de forma abreviada, MK-7. Obviamente las verduras y frutas frescas son imprescindibles por su contenido en vitaminas, minerales y fibra siendo especialmente recomendables las acerolas, los cítricos, las fresas, los kiwis, la grosella negra, el escaramujo, la papaya y la guayaba por su aporte de vitamina C. E igualmente se recomienda consumir frutas y verduras amarillas –calabaza, zanahoria y melocotón especialmente- porque son ricas en vitamina A que ayuda a mantener las mucosas en buen estado y previenen el cáncer. Y algas ya que no dejan de ser sino verduras acuáticas. Asimismo es imprescindible ingerir alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 -con la llegada del climaterio la mujer deja de producir los cardioprotectores estrógenos y las posibilidades de padecer alguna dolencia cardiovascular aumentan hasta igualarse a las de los hombres-, hierro -es importante controlar su nivel durante la menopausia-, magnesio -aproximadamente el 70% del magnesio corporal está localizado en los huesos en combinación con fosfato y bicarbonato y el cuerpo lo necesita tanto que si por cualquier motivo se ve disminuido el organismo lo conserva reduciendo su excreción (abunda en legumbres, limones, pomelos, higos, manzanas, maíz amarillo, almendras, nueces, avellanas, semillas y vegetales de color verde oscuro). Eso sí, es importante asegurarse de ingerir la cantidad adecuada durante la menopausia porque se sabe que mantiene normalizadas las tasas de colesterol, regula el ritmo cardiaco –el déficit de magnesio aumenta el riesgo de padecer accidentes cardiovasculares- y los niveles de azúcar en sangre, participa como cofactor en muchos procesos enzimáticos, favorece la absorción de minerales como el calcio y es esencial para el buen funcionamiento del sistema nervioso y de los músculos. Además se le conoce por algo como el “mineral anti-estrés”. Y finalmente consuma cereales integrales ya que son ricos en fibra. Evite en cambio los alimentos grasos y los carbohidratos refinados -aumentan los niveles de colesterol y triglicéridos-, la sal, el azúcar, las carnes rojas, las grasas saturadas –y por tanto los embutidos-, el café, el alcohol y los alimentos fritos. Y de vez en cuando haga una dieta a base de arroz –sin sal- durante todo el día para eliminar líquidos y evitar la sudoración excesiva. Luego asegúrese de no tener déficit de las vitaminas B6, B9, B12, C y E, de silicio -necesario para mantener la producción de colágeno y el tejido conjuntivo en buen estado-, de boro -mineral que aumenta la actividad del estradiol, hormona sexual femenina que ayuda a minimizar los sofocos, la sudoración, los trastornos urogenitales y la pérdida de masa ósea provocados por el déficit de estrógenos en la menopausia- y de ácido gamma-linolénico -precursor de las prostaglandinas que participan en la producción de estrógenos-. En definitiva, siga una alimentación lo más variada posible en la que primen los vegetales. Obviamente es necesario que complemente la dieta con ejercicio y beba a diario suficiente agua de calidad.
 



Estimado Sr. Campoy: hace sólo cuatro meses que conozco su revista pero leerla me abrió los ojos a muchas cosas que ignoraba y me ha enseñado mucho. El caso es que el artículo sobre los componentes de las vacunas me ha dejado preocupada pues tengo un niño de nueve años que, aparte de las tradicionales vacunas, lleva tres años poniéndose otra para la alergia a los ácaros todos los meses. En el prospecto dice “Diater liofilizado es un tratamiento liofilizado estéril constituido por extractos alergénicos a los que está sensibilizado el paciente, con diluyente de recomposición y absorbidos en hidróxido de aluminio para garantizar la liberación lenta en el organismo”. Me puse en contacto con su médico para dejar de ponerle la vacuna y me dijo que no había ningún problema pero ahora me preocupa que pueda tener aluminio en su organismo. ¿Hay alguna manera de desintoxicarlo? Por otra parte quiero hablarle de un problema que tengo desde hace ya más de 30 años -ahora tengo 50- y es que siempre he padecido de migrañas que aparecen con los cambios climáticos. Si el cielo está despejado y de repente se nubla -o al revés- empiezo a sentir un peso en la cabeza, me molesta la luz, me lloran los ojos y necesito tenerlos cerrados. Hasta me molestan los ruidos y los movimientos. ¿Por qué me sucede con los cambios climáticos? ¿Hay alguna manera de prevenirlos? Cuando me iba a bajar la regla también me aparecían las migrañas pero ahora que ya no la tengo también las sigo padeciendo. El problema es que no se me pasa simplemente con dormir, necesito además tomar un antiinflamatorio y un calmante. Y otra cosa: ¿podrían publicar una lista de todos los aditivos, conservantes, etc., de los alimentos? En algunos productos sólo ponen un número; y si ya la publicaron por favor díganme en qué revista. Muchas gracias por su investigación.

Rita N. D.
(Pontevedra)

Lo reiteramos por enésima vez: ninguna vacuna ha demostrado jamás su presunta eficacia preventiva en un ensayo clínico serio independiente y controlado pero sí están constatados sus posibles efectos secundarios, algunos de ellos muy graves. Lamentamos pues que no conociera antes nuestra revista aunque nos congratula que su hijo haya dejado la vacuna de marras. En cuanto a si su hijo puede estar o no intoxicado por aluminio lo ignoramos porque no nos ha dado el nombre de la vacuna aunque infiramos que es de Laboratorios Diater y en su web no proporcionan esa información. En cuanto a sus migrañas hay que buscar la causa ya que puede deberse a muchas razones aunque las más habituales sean bien un problema de cervicales –y entonces debe acudir a un buen osteópata, a un quiropráctico, a un fisioterapeuta o a un experto en Reeducación Postural Global-, bien una intolerancia alimentaria (lea en nuestra web –www.dsalud.com- el artículo que con el título La causa de numerosas patologías se debe a procesos de histaminosis alimentaria publicamos en el nº 121). Aunque debemos decir que por los síntomas que describe usted todo indica que puede tratarse de un problema ¡en los oídos! (lea para entenderlo el texto titulado Los increíbles efectos del ruido en la salud publicado en el nº 34). Por lo que se refiere a los aditivos autorizados y utilizados por la industria alimentaria –aromatizantes, colorantes, conservantes, antioxidantes, acidulantes, edulcorantes, espesantes, saborizantes y emulsionantes- sepa que en Europa se identifican con la letra E seguida de tres o cuatro dígitos y se distribuyen en series. En cambio los que no han sido aceptados de manera general en todos los países miembros pero lo están en España comienzan por la letra H seguida de cuatro dígitos. Pues bien, los colorantes pertenecen a la serie que empieza por 1, los conservantes están fundamentalmente en la serie 2, los antioxidantes y reguladores del PH pertenecen básicamente a la serie 3, los estabilizantes, emulsionantes, espesantes y gelificantes se hallan en la serie 4 y los edulcorantes forman la serie 9.
 



Sr. Director: hace aproximadamente un año, debido a un esfuerzo bastante estresante, me dio como una arritmia. Al cardiólogo no le pareció nada importante; es más, me dijo que no tenía nada. Al cabo de 3-4 meses sin embargo se repitió con más fuerza; episodios que siempre acaecen alrededor de las 2 de la madrugada y orinando cada 10-15 minutos. Fui al hospital y en el servicio de Urgencias me diagnosticaron fibrilación auricular derecha, me mandaron tomar Adiro 100 mg y me remitieron al cardiólogo que me dio la misma respuesta: no tiene usted nada. Pero me dijo que siguiera tomando el Adiro y además me recetó Apocard 100 mg para que me tomara 2 comprimidos en caso de que se reprodujera el episodio. No conforme con eso acudí a cardiólogos particulares -de cuyos informes les adjunto copias- porque me iba muy mal. El Adiro ya no lo tomo y lo que me mandó el último cardiólogo, Bisoprolol y Apocard, me ponían malísimo. Se lo comenté a mi médico de cabecera y éste me mandó medio comprimido de Atenolol mañana y noche. Mejoré pero el malestar, los mareos, el dolor de cabeza y la diarrea siguen. Así que siguiendo algunas directrices de su magnífica e ilustradora revista he empezado a tomar cacao desgrasado en el desayuno; bueno, 2 cucharadas de cacao, 2 de salvado de avena fino y una manzana o pera rallada que hiervo todo en dos vasos de agua. Lo comento porque a lo mejor no debería hacerlo así. En suma, me gustaría algún consejo para salir de este infierno y seguir un tratamiento natural con lugol, espino blanco, coenzima Q10… o lo que ustedes crean conveniente. Y gracias anticipadas por la respuesta y por su quehacer diario.

Celedonio Álvarez Pérez
Oia (Pontevedra)

Inferimos que no tiene usted ningún problema “mecánico” en el corazón –es de suponer que si lo tuviera se lo habrían detectado- por lo que nuestro consejo es que acuda a un médico preparado que busque la causa de lo que le pasa, algo que nosotros no podemos colegir ya que no nos proporciona los datos necesarios. ¿O cree realmente que alguien puede saber la causa de lo que le pasa sin saber su edad, su peso, su estilo de vida, cuánto o cómo duerme, si fuma o bebe, lo que come, si hace ejercicio, si está sometido a radiaciones, si tiene algún déficit nutricional, si está intoxicado, si… Es imposible. Lea en cualquier caso el artículo que con el título ¿Es el déficit de magnesio causa de patologías cardiovasculares? publicamos en este número porque puede ayudarle. Y si finalmente opta por descubrir lo que puede estar pasándole acuda a la Clínica Euroespes que dirige en La Coruña el Dr. Ramón Cacabelos (981 78 05 05) o, en su defecto, valore desplazarse hasta Barcelona y consultar con el cardiólogo español Taher Abbas (93 456 96 34).
 



Sr. Director: tengo una hija de 5 meses -se llama Emma- a la que afilié a una mutua (ASISA) para que no volviera a pasarme lo que en la Seguridad Social cuando estando embarazada quisieron ponerme la vacuna del tétanos y yo me negué provocando con ello que la matrona me preguntara si tampoco iba a vacunar a mi bebé y al decirle que no ella respondiera que por culpa de madres como yo cada vez había más enfermedades. El caso es que esa vez dejé correr el tema pero en esta ocasión la mutua citada me entregó un listado con las clínicas y doctores que podía elegir y finalmente opté -un poco al azar- por la Fundació Hospital de Nens de Barcelona. He estado allí tres veces; la primera de urgencias y las dos siguientes por voluntad propia. El caso es que en la primera visita rutinaria me asignaron al doctor Juan Ferrer de Paula -no lo elegí pues- y todo fue muy bien. Su trato fue agradable y por eso decidí volver a él en una segunda visita… solo que en ésta tuvo lugar un hecho gravísimo que me parece intolerable. Todo iba normal cuando de pronto me dijo: ¿Has vacunado ya a tu hija? Pregunta a la que respondí: “No. Es muy pequeña, he estado informándome sobre las vacunas y he tomado la decisión de no vacunarla". Pues bien, a partir de ese momento empezó a decir toda una retahíla de barbaridades, agregó que no iba a atender más a mi bebé y que me buscara otro pediatra; y a continuación me dijo que me habían hecho un lavado de cerebro, que estaba muy mal informada y que estaba demostrando que me importaba muy poco la vida de mi hija porque mi decisión de no vacunarla la podía llevar a la muerte y no era pues una buena madre. Todo eso en un tono muy enojado y delante de las enfermeras que había allí. Completamente descolocada por su tono y actitud le respondí que, por el contrario, estaba muy bien informada, que esa decisión me correspondía en exclusiva y que a nadie le importaba más la salud y la vida de mi hija que a mí ante lo cual me mandó callar para decir, entre risas irónicas, que él era medico y sabia más que yo que no tenía ni idea de nada; tratándome en suma de idiota. Ante tal actitud y echa un manojo de nervios empecé a vestir a mi hija mientras él seguía diciendo barbaridades con las enfermeras como “¡Ya estoy hasta los cojones, otra con el mismo rollo!” Salí pues de la consulta con los ojos anegados en lágrimas, echa un manojo de nervios y con mi hija semidesnuda a la que terminé de vestir en la sala de espera. Es mi primer bebé -solo tiene 5 meses-, sé muy bien lo que es ser madre y el amor que se siente hacia un hijo y me indigna que alguien tan despreciable se haya atrevido a cuestionarlo y a negarse encima a atender más a mi bebé. ¡Y se hace llamar "médico! Un saludo muy cordial.

Laura Martin

Tiene usted razón. Si el comportamiento de ese médico fue tal y como narra -y nosotros la creemos- resulta intolerable. Pero debemos decirle que no nos extraña en absoluto porque hay decenas de miles más que reaccionan exactamente igual. Especialmente porque desde que cualquiera tiene acceso a través de Internet a fuentes antes accesibles sólo a unos cuantos se están encontrando con pacientes cada vez mejor informados y formados que empiezan a hacer cada vez más preguntas incómodas –en el ámbito de las vacunas y en otros muchos- y eso les irrita profundamente; en ocasiones con razón porque la información que a veces uno se encuentra en la red es lamentable pero en otras muchas sin ella porque es correcta. Y es que lo que muchos no soportan –especialmente cuantos más años tienen- es tener que dar explicaciones, tener que justificar lo que dicen o hacen. Sencillamente porque están habituados a decir, hacer y recetar lo que les place sin tener que dar explicaciones a nadie. Por eso entre los médicos -junto a galenos sencillos encantadores, amables, cercanos y bien preparados- se halla el mayor número de individuos fatuos, arrogantes, prepotentes y soberbios que uno puede encontrar en cualquier profesión. Algo que por cierto suele ocultar casi siempre un claro sentimiento de inferioridad y un grado de ignorancia insufrible. El problema en todo caso es que la mayoría de los médicos son –y hay honrosas excepciones- personas que accedieron a su título y condición tras haberse “empollado” o “memorizado” multitud de “verdades” oficialmente establecidas sin que jamás se las hayan cuestionado. Aceptaron lo que les contaron en las facultades de Medicina sin que la mayoría se cuestionara jamás si lo que les obligaban a aprender de memoria era o no correcto. Como aceptaron luego lo que se dice en las “biblias médicas” –las conocidas revistas “cien-ti-fi-cas” (pronúnciese esta palabra de forma lenta y con voz ampulosa)- obviando que las financian los laboratorios farmacéuticos y que muchos de éstos han sido llevados a los tribunales numerosas veces acusados de prácticas ilegales que incluyen sobornos, compras de voluntades, artículos inventados, ensayos manipulados y, como resultado de prácticas vergonzosas, la desgracia y muerte de millones de personas. Como aceptan lo que les dicen la OMS y otros organismos internacionales hoy controlados por esas mismas multinacionales. En suma, claro que hay millones de personas en el mundo a las que se ha lavado el cerebro; solo que la mayoría son médicos. Siendo por desgracia aun muy pocos los que habiéndose dado cuenta de ello han decidido rebelarse y formarse por su cuenta. En definitiva, hay que darles tiempo para que puedan ser “desprogramados” así que tendremos que seguir siendo con ellos “pacientes”.
 


 


NÚMERO 159. ABRIL 2013.

Hola. Soy fiel seguidora de la revista y puesto que confío en su criterio, integridad e independencia me atrevo a hacerles una breve consulta: tengo que operarme de cataratas y no sé cuál es el mejor método, el menos agresivo y de mejor recuperación: si la Facoemulsificación o el Fento Faco laser Catalyst. Les agradecería me dieran su opinión y, si pueden, el nombre de un oftalmólogo/a o clínica de confianza. Gracias.

Carmen Rivero

La facoemulsificación se desarrolló hace ya más de 20 años y consiste en romper el cristalino mediante ultrasonidos, extraer el tejido opacificado a través de una pequeñísima incisión y colocar en su lugar una lente intraocular para compensar la pérdida de poder de refracción del ojo. Se trata de una intervención sencilla que se realiza con anestesia local y dura unos 15 minutos por ojo no necesitándose puntos de sutura lo que permite reincorporarse a la vida normal en 48 horas. Y el Fento Faco laser Catalyst es un aparato que en lugar de ultrasonidos utiliza el láser. De hecho hay ya cuatro láseres de este tipo en el mercado: los desarrollados por Alcon Laboratories, LensAR, Corporación OptiMedica y Technolas Perfect Vision GmbH. Parecen una buena opción solo que al ser su uso más reciente hay menos experiencia. La facoemulsificación en cambio está muy testada y sus resultados son buenos si quien la ejecuta sabe hacer bien su trabajo. Y en España hay muchos oftalmólogos que la practican desde 1990 por lo que es más fácil encontrar uno que lo haga con garantías; lo que no podemos es recomendarle a ninguno porque no nos ha dicho dónde vive usted pero no le será difícil encontrar un buen profesional.
 



Sr. Director: soy madre de un joven de 18 años con Síndrome de Asperger y me parece muy interesante el enfoque dado a sus artículos sobre las enfermedades del espectro autista. Gracias a ellos he aprendido mucho, sobre todo en cuanto a la alimentación (que recomiendo prueben las personas aquejadas por este problema). En esta ocasión me dirijo a ustedes para que me digan si en Madrid hay algún laboratorio que realice análisis de metales pesados. Gracias.

Antonia Amoedo Lopez
(Madrid)

Muchos laboratorios hacen ese análisis tanto en sangre como en orina. Entre ellos el Laboratorio del Dr. Jesús Calderón sito en Castellón que se anuncia desde hace años en nuestra revista y tiene médicos colaboradores por toda España. Pregunte pues en el teléfono 964 22 02 16 por el más cercano a su domicilio aunque ya le adelantamos que entre ellos está en Madrid el Dr. Santiago de la Rosa (91 431 35 16).
 



Sr. Director: me ha parecido interesante y esclarecedor el artículo publicado en el nº 158 sobre las propiedades terapéuticas del ozono y me gustaría poder acudir a alguien de confianza. Ustedes mencionan a tres personas en ese artículo, una en Pontevedra, otra en Madrid y la tercera en Murcia por lo que infiero que lo han hecho para que haya referencia en norte, centro y sur de la península. Mi problema es que soy muy mayor -82 años- y no se manejar el ordenador ni tengo Internet por lo que les agradecería facilitaran sus teléfonos. Y digo “sus” porque aunque yo vivo en Madrid supongo que habrá lectores en otras zonas de España a los que les vendrán bien los demás. ¿Me hacen ese favor?

Alberto Martín Castillo
(Madrid)

El teléfono de la Clínica Ozonoterapia Salud de Pontevedra que dirige el Dr. Juan Carlos Pérez Olmedo es el 986 10 10 76, el del Centro de Tratamiento e Investigación con Ozono (CITOZON) de Madrid en el que trabaja la doctora Marta Donato el 91 501 85 19 y el de la Clínica Integrare de Murcia que coordina el Dr. José Rodríguez Fernández el 968 29 00 30.
 



Estimado Sr. Campoy: en primer lugar quiero felicitarle por su extraordinaria revista con la que nos ha hecho ver la salud desde otro punto de vista. También nos ha hecho pensar y dudar, algo muy positivo. Y ahora paso a plantearle mi preocupación y a pedirles opinión y consejo: tengo un hermano de 45 años que hace unos días me dijo que tenía un bulto en la cara, delante de la oreja izquierda, de unos 2 cm; duro y móvil. La familia le animó a que consultara a su médico por si acaso aunque a él le parecía que hacía mucho tiempo que lo tenía ahí y nunca le había dado ninguna importancia a pesar de que hace como unos meses o un año lo tuvo un poco inflamado. El caso es que finalmente fue a su médico y éste le envió a ver al otorrino quien le dijo que estaba situado en la glándula parótida y que aunque no parecía un quiste ni un bulto de grasa iba a pedir una ecografía y a pinchárselo para extraer su contenido y analizarlo. Y precisamente ahí es donde pensé en hacerles esta consulta ya que nos preocupa bastante que tengan que pincharlo. No sé si habría otra forma de averiguar qué es aunque desgraciadamente para eso ya no estoy a tiempo porque se lo pincharon ayer y nos dijeron que en unos días le darían el resultado. A pesar de ello me gustaría conocer su opinión al respecto y preguntarle en el supuesto caso -Dios no lo quiera- de que fuese algo malo qué nos aconseja hacer. Le agradecería muchísimo una pronta respuesta porque en el desgraciado caso de que así fuera ya sabe cómo van estas cosas: inician sus protocolos e inmediatamente te dicen que hay que operar, que firmes esto y aquello y uno, preso del pánico, se deja llevar como un cordero hacia el matadero (he leído que ese tipo de operación es muy delicada porque puede causar una parálisis facial y también hay que poner después radioterapia y quimioterapia, algo que por desgracia ya vimos con mi padre y es terrible). Por eso me gustaría que nos aconsejara a tiempo para hacer las cosas bien y no tomar decisiones equivocadas de las que luego podríamos arrepentirnos; y todo por no saber qué hacer. Le ruego nos aconseje como si se tratara de un hermano suyo pues para nosotros es muy valiosa su opinión. Una última pregunta: en su revista hablan mucho del Renovén y dicen que se puede encontrar en cualquier herbolario o farmacia pero yo he preguntado en dos y no sólo no lo tienen sino que desconocen su existencia; ni saben para qué sirve ni nada. ¿Cuál puede ser el motivo? ¿Cree que podría ser beneficioso para mi padre que fue operado en julio de un meningioma atípico? Aparte de estar un poco mareado se encuentra más o menos bien pero no le dieron ninguna esperanza de vida porque apenas le pudieron quitar una pequeña parte en la operación. Quedo a la espera de su contestación y otra vez gracias por tan maravillosa revista. Muchas gracias.

María
(Asturias)

Vamos a ver, María: entendemos perfectamente su preocupación pero quien debe estar dispuesto a atender nuestras sugerencias no es usted… sino su hermano. Y es de suponer que si a él le importara realmente nuestra opinión nos la habría pedido, algo que no ha hecho. Por tanto aunque usted se convenciera de lo que le dijéramos dudamos mucho que su hermano vaya a hacerle caso. Nosotros recibimos a diario consultas parecidas de personas que nos preguntan qué podrían hacer familiares o amigos cercanos a los que se ha detectado una patología grave y hemos optado por no responderlas dada la cantidad de ellas que nos llegan y el espacio limitado de esta sección que es mensual y solo puede acoger unas cuantas consultas. Porque aunque entendemos su preocupación por esas personas allegadas y su deseo de ayudarlas en la gran mayoría de los casos tienen sus propias convicciones y creencias y terminan haciendo lo que creen mejor para ellas. Y nosotros lo entendemos y asumimos. Somos conscientes de que el grado de información y conocimiento de nuestros lectores habituales no tiene nada que ver con el de la inmensa mayoría de la población -médicos incluidos- pero también de que ese superior grado de consciencia no es transmisible. Mire, la información lleva a la formación, ésta al conocimiento, su práctica a la experiencia y ésta a la sabiduría. Luego se trata de un proceso que lleva su tiempo y que empieza por poseer una correcta y adecuada información. Porque si ésta es incorrecta todo lo que se procese con ella dará lugar a conocimientos y actuaciones erróneas. En pocas palabras: quien pose información incorrecta no puede modificar sus convicciones; antes debe entender que lo que le habían contado es falso. Y eso la mayoría de las personas lo rechaza; se rebelan, piensan que se les está intentando “imponer” una “verdad” que choca abiertamente con lo que siempre han creído y se resisten a ello. Tenemos ya mucha experiencia en ese sentido. Por eso en casos graves solo respondemos en principio a quien personalmente solicita consejo o ayuda, no a los familiares o amigos que se creen en la obligación de darles alternativas porque saben que se están equivocando (salvo que el afectado sea un niño o alguien incapacitado). Por otra parte, todo lo que nosotros sabemos sobre cáncer lo hemos publicado y se encuentra en nuestra web –www.dsalud.com- y en los dos tomos del libro Cáncer: qué es, qué lo causa y cómo tratarlo que cualquiera puede leer. Y asimismo hemos dado los nombres de algunos de los médicos que pueden atender a todo aquel que no acepta someterse a los tratamientos convencionales –cirugía, radioterapia y quimioterapia- porque sabe que no han demostrado jamás su eficacia; y es que ¿cuántas veces hemos dicho que en España mueren cada año más de 100.000 personas –sólo en los hospitales, sin contar a quienes fallecen en sus casas- mientras son así tratados por los oncólogos? Mire, si su hermano terminara optando por no acudir a un oncólogo a que le extirpe el tumor –cirugía-, se lo queme –radioterapia- o le envenene la zona –quimioterapia- sugiérale que lea lo que llevamos publicado y que valore -dado dónde está localizado su tumor- acudir a la consulta del Dr. Juan Carlos Pérez Olmedo en Pontevedra (986 10 10 76).
 



Sr. Director: me pongo en contacto con usted, primero, para agradecerle su contestación en el nº 121 a mi carta y, segundo, porque creo que podría ayudar a una lectora del nº 157 que firma como M. Yo tuve la mayoría de esos síntomas precisamente sobre esa edad aunque empecé varios años antes y se fueron agravando hasta que se hicieron tan insoportables que tuve que acudir al médico y también me lo achacaron a la ansiedad, depresión, pre-menopausia.... A todo menos a lo que era. Pasé 5 años de calvario por culpa de los diagnósticos fáciles -por decirlo suavemente- y hoy, con la ayuda de la medicina alternativa, voy superando el gran estado de nervios en el que vivía. ¡Tenía apnea del sueño! Y es que los ronquidos no son los únicos síntomas pues de hecho ¡yo no roncaba! Hoy necesito una CPAP para dormir. En suma, creo que esa lectora debería hacerse una polisomnografía por si acaso. No pretendo equiparar mi sugerencia a los consejos que dan ustedes pero pienso que las experiencias personales pueden servir muchas veces a los demás. Agradeciéndoles una vez más la labor que hacen se despide…

G. García

Publicada queda su carta que le agradecemos; esperemos que sea de utilidad a esa lectora.
 



Sr. Director: soy gerente de Horno Arguiñano, pequeña panadería de Logroño (La Rioja), y le escribo en relación al artículo que publicaron en febrero pasado sobre el pan para darles la razón en casi todo –se hace publicidad engañosa, no se dan los valores nutricionales, falta información…- pero también debo decir que con ese artículo se puede hacer mucho daño a las pequeñas panaderías que, como la nuestra, elabora pan diariamente con masas madres de cultivo (mmc) y largas fermentaciones en cajones de madera. Nosotros cuidamos verdaderamente la calidad de los panes pues estamos en contacto diario con los clientes. Los hacemos con los cinco sentidos. De hecho trabajamos sólo con mano de obra cualificada pues casi todo lo elaboramos a mano y de ahí que tengamos el certificado de Artesanía de La Rioja. En definitiva, en España hay panaderos que elaboramos “pan artesano” y lo vendemos en despachos homologados por Sanidad -y no en gasolineras- donde todos quienes trabajan poseen el carné de manipulador de alimentos y a los que nos va bien sin necesidad de contratar a personajes famosos porque nuestra publicidad es el trabajo del día a día bien hecho. Así que a mi juicio habría que buscar alguna fórmula para diferenciar las panaderías que fabrican el pan artesanalmente y las que venden productos congelados o semicocidos; por ejemplo con un distintivo como se hace en Francia. ¿No cree? Un cordial saludo.

Eduardo Villar
(Logroño)

Estamos de acuerdo con usted: la Administración debería obligar a todos los fabricantes –artesanales o industriales- a informar al público de la calidad de su pan teniendo bien a la vista -como por ejemplo se hace con los huevos- sus características. Pero esa petición/exigencia deberían hacerla las organizaciones de consumidores –a quienes sugerimos se dirija usted para hacerles la proposición- y los fabricantes artesanos que son quienes se favorecerían de ello además de los consumidores. Porque es evidente que a la gran mayoría de los fabricantes de productos industriales no les interesa en modo alguno. Especialmente porque como en ese texto denunciamos buena parte del pan se hace con levadura industrial refinada, blanqueantes -como el dióxido de cloro-, propilenglicol, aceite de coco –pura grasa saturada-, propionato de calcio -antibacteriano y fungicida que destruye enzimas-, aluminio –tóxico para el cerebro-, bromato de potasio –prohibido en Europa-, cloruro de amonio, tartrato, cloruro de amilasa, emulgentes, conservantes, potenciadores del sabor… Y al consumidor todo esto se le oculta.
 



Sr. Campoy: me dirijo a usted con la esperanza de que pueda ayudarme porque estoy viviendo un pequeño infierno. Tengo 52 años y hace tres me extirparon el útero y los ovarios porque tenía grandes hemorragias -a causa de varios miomas- y desde entonces sufro fuertes dolores abdominales, gases y otras molestias. Me han hecho múltiples pruebas pero no aparece nada por lo que los digestivos y ginecólogos han llegado a la conclusión de que pueden ser adherencias abdominales post-quirúrgicas o bridas. He probado varios tratamientos con medicamentos que no mejoran la sintomatología e igualmente opté por la Acupuntura y la Osteopatía sin éxito. Los médicos dicen que mi problema no tiene solución porque si quitan las adherencias pueden salir otras nuevas y sería peor. Me gustaría que me dieran su opinión y me informaran de si existe algún tipo de terapia o tratamiento y si conoce a algún médico de confianza con el que contactar. Sin más, les felicito por su revista y les envío un cordial saludo.

 Manuela Alonso
 (Granada)

Ante todo debe usted exigir que le confirmen si tiene o no adherencias abdominales; si es posible, endoscópicamente. No puede ponerse a tratamiento sin saber qué le pasa realmente. Exija que le den un diagnóstico por escrito. Luego, si el problema se confirma –es una vergüenza que no se advierta a los enfermos de que este efecto secundario es posible antes de aceptar someterse a una intervención como la que usted sufrió- debe saber que la “solución” es normalmente quirúrgica. Mire, cuando se corta un tejido queda una herida que el organismo se ocupa de cicatrizar, es decir, de cerrar creando nuevo tejido. Solo que a veces ese tejido crece demasiado y une dos zonas que no deberían estar “pegadas”; es más, puede seguir creciendo con el tiempo y volverse además duro. Siendo a ese tejido a lo que se llama adherencia o brida. Pues bien, si las adherencias están en el abdomen y afectan a los intestinos pueden dar lugar a espasmos o retortijones, dolor, hinchazón abdominal, gases, estreñimiento, náuseas o vómitos –el cuerpo intenta expulsar por la boca lo que no puede expulsar por el ano- e incluso bloquear –en mayor o menor medida- los intestinos. ¿La solución? Solo una: quitar las adherencias quirúrgicamente aún sabiendo que pueden aparecer de nuevo por lo que conviene colocar una “barrera” a fin de intentar evitarlo para lo cual se utilizan productos “antiadherentes” de eficacia aún limitada. Estando entre los más utilizados el Seprafilm -compuesto de acido hialurónico y carboximetilcelulosa que produce una membrana transparente que se reabsorbe a los 7 días es quizás la mejor opción por el momento aunque no es idónea en los procedimientos laparoscópicos-, Interceed -reduce la incidencia y extensión de adherencias nuevas y recurrentes tanto en cirugía abierta como laparoscópica-, Spraygel –se trata de un spray con glicolpolietileno que permite cubrir los defectos serosos- y Adept -lleva icodextrina al 4% y es un antiadherencial que parece ser efectivo aunque está aún poco testado.- Debe pues valorar operarse. Mientras siga una dieta blanda evitando todo aquello que pueda inflamar los tejidos, especialmente los alimentos a los que sea intolerante o alérgica así como el estrés. Y, por cierto, sepa que aunque la causa de que aparezcan adherencias es todavía objeto de discusión se ha constatado que puede provocarlas el talco que a veces se pone a los guantes de látex que se utilizan en las intervenciones para que éstos no se peguen.
 



Estimado Director: tengo una duda sobre la elaboración de microdosis a partir de plantas o medicamentos. Me refiero al artículo que sobre este tema publicaron en el nº 108 -correspondiente a septiembre de 2008- con el título El tratamiento con microdosis, una alternativa sorprendentemente eficaz en el que se dice que para preparar la solución base se han de verter en un recipiente de 20 ml dos tercios de alcohol y un tercio de agua mineral y en el que contiene el producto final dos tercios de agua mineral y un tercio de alcohol. Asimismo se explica que en caso de no querer utilizar alcohol se puede prescindir de él. Pues bien, la pregunta es: si no se usa alcohol, ¿los tres tercios del contenido de los recipientes, en ambos casos, deben ser de agua mineral o la cantidad correspondiente al alcohol no se sustituye y solamente se vierte un tercio de agua mineral en el recipiente de la solución base y dos tercios en el segundo recipiente? Quisiera saber asimismo si la microdosis en la que sólo se utiliza agua ha de conservarse refrigerada. Gracias por su tiempo y atención.

Guillermo Vázquez

Hemos consultado al doctor Miguel Quel Benedicto, médico con formación en Psiquiatría y máster en Medicina Naturista, Homeopatía y Acupuntura además de experto en el tema y nos explica que la cantidad total de líquido comprende la suma de agua y alcohol. Y que en caso de no utilizar alcohol la cantidad de agua total debe de ser el equivalente a la suma del alcohol y agua siendo en este caso importante la conservación en nevera pues las posibilidades de que se contamine son altas. Nos dice asimismo que si se emplea un extracto fluido que lleve alcohol éste hace las veces de primer vehículo y, en consecuencia, se añade al segundo directamente 1 ml del extracto fluido por cada 10 ml de líquido en el segundo vehículo o bien la dosis recomendada para 24 horas. En el caso de un medicamento la dosis es la pauta para 24 horas añadida al segundo vehículo. Si se trata de un aceite esencial se emplea una gota del mismo por cada 10 ml del segundo vehículo. Cuando lo que empleamos es una tintura que también contiene alcohol se prepara añadiendo la dosis diaria recomendada en el primer vehículo y de ahí se extrae 1 ml por cada 10 ml del segundo vehículo, al que se añade. Teniendo en cuenta que si no se añade alcohol la diferencia entre el primer y el segundo vehículo desaparece y en consecuencia solo atendemos a la cantidad de diluciones que efectuamos, que en todos los casos descritos es una salvo en el caso de las tinturas y dobles alcoholaturas que son dos. Cabe añadir que la diferencia entre la preparación de una tintura o una doble alcoholatura y un extracto fluido o seco es que en las primeras se emplea planta fresca -que es siempre más potente- y en las segundas planta seca. En caso de que haya alguna razón de peso por la que no se debe utilizar nada de alcohol debe recordarse que las formas fluidas en herbolaria suelen emplearlo con la salvedad de los aceites esenciales. Si es ése el caso tal vez sea interesante utilizar un extracto seco (recordando que hay que saber si la fracción que queremos emplear es hidrosoluble). Como puede ver el tema no es tan sencillo así que si le queda alguna duda le sugerimos que contacte directamente con el Dr. Quel cuyo email es quel@comv.es
 



Sr. Director: felicidades por el magnífico y valioso trabajo que realizan cada mes. Quería preguntarles cuando verá la luz el tercer libro de la saga Cáncer, qué es, qué lo causa y cómo tratarlo. Me consta que muchos lectores tenemos enormes esperanzas puestas en lo que pueda llegar a dar a la humanidad el contenido de ese tercer tomo, que de verdad marque un antes y un después en cómo se debe superar el cáncer y otras enfermedades. Ustedes contestaron hace un par de años a una lectora algo así como que con un poco de paciencia podían explicar cómo afrontar y superar todas las enfermedades. Yo espero que el esperado tercer tomo sobre el cáncer vaya enfocado en esa línea. Asimismo me gustaría que a través de vuestra labor periodística e investigadora, que os permite tener una visión integradora, profunda y variada de todos los productos y terapias naturales punteras que existen para superar el cáncer, podáis elaborar una especie de decálogo holístico que sirva de "guía objetiva" para enfermos, familiares o personas interesadas en actuar para prevenirla. Es decir, ya no se trata de recoger la información que un médico, naturópata, etc., pueda aportar sobre el tratamiento del cáncer sino explicar con pelos y señales qué terapias o productos consideráis más adecuadas, más efectivas y más recomendables en los distintos casos de cáncer. Me parece una buena opción porque vosotros mismos habéis reflejado muchas veces vuestra decepción porque muchos de los profesionales de la salud no quieren escuchar los descubrimientos o la metodología de su compañero a pesar de que éste teniendo buenos resultados en la lucha para superar el cáncer. En definitiva, sería reflejar y poner en orden todo ese cajón de sastre que son los éxitos que va consiguiendo cada profesional de la salud pero que en cambio no acaba de incorporar a su trabajo lo que su colega utiliza con éxito. Y yo creo que podemos afirmar que no hay un solo profesional de la salud que tenga una información más profunda e integradora sobre el cáncer que vosotros debido a lo que habéis investigado, trabajado y estudiado en estos más de 14 años de existencia de Discovery DSALUD. Por último me gustaría saber si en los últimos dos años ha cambiado vuestra visión sobre cómo afrontar y superar el cáncer. ¿Cuál es vuestra actual opinión hoy para superarlo? Gracias.

Daniel
(Huelva)

No hemos olvidado nuestra promesa pero lamentablemente nos falta tiempo. Tiempo y la aclaración de algunas cuestiones básicas que no terminamos de dilucidar. Verá, por increíble que pueda parecer a estas alturas hay en el ámbito de la Biología, la Química, la Genómica, la Proteómica y la Medicina convicciones y postulados sobre los que se basa toda la “ciencia médica” que en realidad están –o deberían estar- en entredicho. Columnas sobre las que se asientan los conocimientos médicos y en los que se basan los tratamientos –no solo alopáticos sino también los alternativos- que si se resquebrajan harán tambalear todo el edificio. Y en los últimos años nos hemos encontrado con numerosas informaciones contradictorias pero, sobre todo, con datos que ponen en entredicho mucho de lo que hasta ahora se considera poco menos que “dogma de fe”. Y en intentar resolver esas dudas estamos. Podríamos ponerle muchos ejemplos. Es el caso de las vitaminas donde es incongruente que haya cientos de estudios que avalen su eficacia terapéutica ingeridas como suplemento y otros tantos que no hayan encontrado la más mínima utilidad. Hoy sabemos que en muchos casos los estudios que niegan su eficacia se hicieron de forma interesada y manipuladora dando a los voluntarios dosis ridículas o durante insuficiente tiempo; y que en otros los grupos de voluntarios no eran parejos pues en uno la gente estaba más sana que en el otro. El tipo de manipulaciones que hoy se hacen es enorme y muchas de ellas las hemos denunciado en distintos artículos. Hasta hemos denunciado que muchos ensayos y estudios han sido íntegramente inventados a pesar de lo cual aparecieron en revistas científicas de renombre que se supone ejercen un estricto control sobre lo que publican. Claro que el rigor -y el crédito- de las llamadas revistas científicas es hoy muy discutible. Como en su momento contamos un reciente estudio reveló que entre 1975 y mayo de 2012 tuvieron que retractarse de lo dicho en ¡2.047 artículos! Y hace poco dimos a conocer cómo una comisión de investigación encargada por Barak Obama constató que en 2010 se realizaron ¡50.000 ensayos clínicos! financiados por 18 departamentos o agencias federales estadounidenses y ninguno de ellos pudo aportar información sobre el número de personas involucradas o dar detalles del desarrollo de los experimentos; ni siquiera de los fondos empleados o del lugar en el que se realizaban. Luego, ¿en qué se basa la actual Medicina? ¿En estudios creíbles o en datos manipulados para hacer creer cosas en realidad no demostradas? Tómese el caso de las vacunas: hemos denunciado muchas veces que ninguna ha demostrado jamás su presunta eficacia preventiva en un ensayo clínico serio independiente y controlado y, sin embargo, sí están constatados sus posibles efectos secundarios, algunos de ellos muy graves. Así que, ¿cómo se explica que los médicos las avalen? ¿Y cómo se explica que acepten recetar fármacos meramente paliativos que sin embargo son capaces de provocar gravísimos efectos secundarios? Hace cuatro años el Journal of the American Medical Association (JAMA) publicó un artículo en el que se reconocía abiertamente que los tratamientos médicos son hoy ya la tercera causa de muerte en Estados Unidos y que solo en Estados Unidos los medicamentos con receta provocan cada año la muerte de más de cien mil personas siendo la cuarta causa de muerte tras las enfermedades del corazón, el cáncer y los accidentes cerebrovasculares. ¿Le parece a alguien razonable? Otro simple ejemplo: la creencia de que las estatinas evitan los trombos. Un equipo internacional de investigadores coordinado por Kazem Rahimi en el Centro George para Innovación del Cuidado de la Salud de la Universidad de Oxford (Reino Unido) publicó hace poco en PLoS Medicine un trabajo en el que, tras analizar los datos del ensayo Júpiter -que fue el que concluyó que la rosuvastatina reduce a la mitad el riesgo de tromboembolismo venoso en adultos aparentemente sanos-, se infiere que si las estatinas tienen algún efecto para prevenir la trombosis venosa es en realidad muy pequeño... ¡si es que lo tiene! ¡Y a pesar de ello los médicos las recetan a pesar de sus constatados riesgos para la salud! Y podríamos seguir dando ejemplos durante folios y folios. Siendo por cierto en el ámbito del cáncer donde más mentiras encontramos. En suma, no publicaremos una obra como la prometida hasta no estar seguros de que su contenido es fiable. Y de momento no publicaremos tampoco el tercer tomo de nuestro libro Cáncer, qué es, qué lo causa y cómo tratarlo porque a pesar del enorme trabajo desarrollado para sacarlos… ¡apenas se venden! ¡Cuando hay más de medio millón de españoles en estos momentos que sufren cáncer y los tratamientos convencionales no han demostrado su presunta eficacia como demuestran las 100.000 personas que cada año mueren en España tras seguirlos! En fin, seguiremos desarrollando nuestra labor pero como ya hemos manifestado alguna que otra vez los resultados siguen siendo descorazonadores.
 


 


NÚMERO 158. MARZO 2013.

Sr. Director: soy asiduo lector de la revista, compré hace un año su libro La Dieta Definitiva y ante todo le felicito por el simple pero importante consejo de consumir la fruta sola y en ayunas. Y hablando de fruta me gustaría consultarle sobre el aguacate; ya sé que no está incluido en su dieta pero no tengo problemas de sobrepeso y me gusta consumirlo. Sé que se trata de una fruta pero he leído en algunas publicaciones –en La antidieta por ejemplo- que puede combinarse con carbohidratos complejos como el pan o arroz y también en ensaladas y verduras. Me gustaría que me confirmase si dichas combinaciones son correctas ya que las frutas no combinan bien con ninguno de esos alimentos. Suelo prepararme el sándwich con aguacate y otros ingredientes de origen vegetal. Gracias y saludos cordiales 

Javier Fontán

El aguacate es un alimento lipido-glucídico –es decir, contiene tanto hidratos de carbono como grasa- y por eso no puede tomarse mientras se sigue La Dieta Definitiva. Y es que si bien es antioxidante y un alimento muy completo -posee vitaminas A, B1, B2, B3, E, proteínas y minerales- es también muy rico en aceites vegetales y tiene pues un gran contenido calórico. En pocas palabras, engorda por sí mismo. Así que si le gusta mezclarlo –sabiendo que abusar puede llevarle a engordar- con pan, arroz, verduras y ensaladas... adelante siempre que esté maduro. No le va hacer daño la “mezcla”. De hecho da un toque de sabor especial, sobre todo a las ensaladas. Pero entiéndase que no es conveniente hacerlo si se quiere adelgazar y que si lo hace a menudo y no hace suficiente ejercicio terminará engordando.
 



Estimado Director: me decido a escribirle por un asunto que creo que puede ser de interés general. Me refiero a la biodisponibilidad y asimilación de los minerales ya que lo último que tengo en cuanto a referencias es la información aportada por una web llamada Energy con diversos productos a base de plantas y minerales en forma coloidal y en ella se indica que hay tres formas de presentación de los minerales: la clásica en forma de dolomita con una absorción muy baja -del 4 ó 5%-, una más moderna en forma de quelatos con un índice de absorción del 45% y la forma coloidal con un índice del 90% que es la que ellos proponen ya que a las cualidades de absorción se añade una ventaja y es la de que elimina del organismo el mineral inorgánico acumulado que da lugar a muchas enfermedades. Mis preguntas son dos: la primera, qué grado de credibilidad tienen tales planteamientos. Y la segunda, y por poner un ejemplo, si la toma de plata en forma coloidal me puede ayudar a eliminar la plata inorgánica acumulada en mi organismo sin recurrir, por ejemplo, a una quelación con EDTA. Me despido esperando que las preguntas sean de su interés y le animo a seguir formándonos con rigor y sentido común. Un saludo cordial.

Vicente González
(Valladolid)

Los minerales son sustancias inorgánicas que los organismos animales –ser humano incluido- no pueden asimilar sin la previa transformación que de ellos hacen los vegetales. Son éstos los que transforman los minerales inorgánicos en orgánicos y por eso sólo podemos adquirirlos ingiriendo vegetales o agua de mar (en ésta los mismos proceden de la flora marina y no de las rocas como algunos piensan). Y se clasifican estructural, química y morfológicamente de varias maneras. Una de las cuales habla de minerales en estado libre, puro o nativo -sin combinar o formar compuestos químicos como por ejemplo el oro, la plata o el azufre-, en forma de sulfuros –como la pirita, la galena, la blenda o el cinabrio-, de sulfosales -combinación de minerales como el plomo, la plata o el cobre combinados con azufre o algún otro mineral como el arsénico, el bismuto o el antimonio de los que son ejemplos la pirargirita o la proustita-, de óxidos -combinaciones de oxígeno con otros elementos de los que podemos mencionar el oligisto, el corindón, la casiterita o la bauxita-, de haluros -compuestos de un halógeno con elementos como el cloro, el flúor, el yodo o el bromo de los que son ejemplos la sal común o la halita-, de carbonatos -sales derivadas de la combinación de ácido carbónico con metales de los que podemos mencionar la calcita, la azurita, el mármol o la malaquita-, de nitratos -sales derivadas del ácido nítrico como el nitrato sódico, el salitre o el nitrato potásico-, de boratos -constituidos por sales minerales o ésteres del ácido bórico como el bórax y la rasorita-, de fosfatos, arseniatos o vanadatos -sales o ésteres del ácido fosfórico, arsénico y vanadio como la apatita, la turquesa y la piromorfita-, de sulfatos -sales o ésteres del ácido sulfúrico como el yeso, la anhidrita o la barita-, de cromatos, volframatos y molibdatos -compuestos de cromo, molibeno o wolframio como la wolframita y la crocoita-, de silicatos -sales de ácido silícico como el sílice, el feldespato, la mica, el cuarzo, el piroxeno, el talco o la arcilla- y radioactivos –como la uraninita, la torianita y la torita-. En todo caso por lo que a nuestra salud se refiere lo que interesa saber es que nosotros los adquirimos ingiriendo agua de mar –donde se hallan en estado coloidal-, vegetales (frutas, frutos, semillas, verduras y legumbres) o animales –donde ya son asimilables porque éstos los obtuvieron de las plantas-. Unos en mayor cantidad que otros. De ahí que se hable de macrominerales o macroelementos –son los que el organismo necesita en mayor cantidad y se miden en gramos-, microminerales o microelementos -se necesitan en menor cantidad y se miden en miligramos- y oligoelementos o elementos traza -que se precisan en cantidades ínfimas y se miden pues en microgramos (millonésimas de gramo)-. Entre los primeros están el sodio, el potasio, el calcio, el fósforo, el magnesio, el cloro y el azufre, entre los segundos el hierro, el flúor, el yodo, el manganeso, el cobalto, el cobre, el zinc y el silicio y en el grupo de los oligoelementos los demás: el estroncio, el rubidio, el bromo, el plomo, el aluminio, el boro, el cadmio, el selenio, el bario, el arsénico, el estaño, el mercurio, el molibdeno, el vanadio, el titanio, el níquel, el antimonio, el cromo, el cobalto, el bismuto, el circonio, el estroncio, el germanio, el oro, la plata, el plutonio, el talio, etc. Siendo la función de muchos de los últimos en el organismo bastante desconocida aún. En cuanto a la dolomita que usted menciona se trata de un mineral inorgánico compuesto de carbonato de calcio y magnesio que se usa sobre todo en la fabricación de materiales refractarios en la metalurgia y la fabricación de cerámica, pinturas y vidrio y carece de sentido usarla como fuente de magnesio asimilable. Los quelatos -también llamados complejos de iones metálicos- son estructuras químicas en las que un ion como el calcio (Ca2+) o el cobre (Cu2+) se unen a un sustrato… ¡y se usan para alimentar plantas y no animales o personas! En pocas palabras: los minerales que usted necesita debe obtenerlos de forma orgánica, es decir, ingiriendo vegetales, animales o agua de mar. Cabe agregar que se llama sustancia coloidal en el caso que nos ocupa a las partículas no perceptibles a simple vista que se hallan dispersas en una sustancia y cuya dimensión oscila entre 0,001 y 10 micras (la micra es la millonésima parte de un metro)… y lo importante a nuestro juicio es su origen, no el hecho de que sea coloidal. Aunque en el caso de la plata o el oro por ejemplo eso sea secundario si se ingieren como microbicidas ya que actúan por contacto. Finalmente añadiremos que ignoramos quién le ha dicho que ingerir plata coloidal le puede ayudar a eliminar la plata inorgánica acumulada en su organismo pero es manifiestamente falso. Para eliminarla debe usted recurrir a agentes quelantes naturales. Los mejores son –hablando en general- el ajo, la cebolla, las crucíferas –muy ricas en sulforafano-, los vegetales de hoja verde y las algas –ricas en clorofila-, el salvado, el centeno, el arroz integral, el cilantro, al ácido lipoico, la vitamina C, el ácido orótico o vitamina B13 -se halla sobre todo en el suero de leche y en algunas raíces comestibles-, el MSM (metil sulfanil metano) -forma orgánica del azufre-, la catalasa y minerales como el calcio y el zinc. Y si finalmente optara por una quelación con EDTA -hemos hablado de esta técnica terapéutica ampliamente usada en numerosos países, sobre todo en Estados Unidos, en el artículo que con el título Quelación intravenosa: la terapia más efectiva para combatir la arteriosclerosis apareció en el nº 22 y que puede leerse en nuestra web: www.dsalud.com- sépase que si bien en España la utilizan aún pocos médicos sí lo hace el Dr. José Luis Castillo-Recarte (91 532 89 32), miembro por cierto de nuestro Consejo Asesor.
 



Sr. Director: he leído el artículo que publican en el nº 155 de su magnífica revista referente al flúor y quisiera que me sacaran de dudas: en Oligoterapia catalítica se recomienda flúor para tratar la hiperlaxitud ligamentaria pero la lectura de su texto me ha hecho cuestionarme si bajo esa forma tal oligoelemento resulta o no nocivo. Si fuera tan amable de contestarme se lo agradecería. Por otra parte, ¿qué opciones hay para esa patología? Muchas gracias por la educación que nos llega a través del valiente y esmerado trabajo de usted y de su equipo.

Isabel Cruz
(Granada)

Son efectivamente muchas las empresas que venden productos con fluoruro de sodio para tratar la Hiperlaxitud ligamentaria a la vez que la Enfermedad de Paget, la osteoporosis, el raquitismo, la artrosis y alteraciones de la columna como la cifosis, la lordosis o la escoliosis así como para prevenir la caries dental pero ignoramos por qué ya que ninguna lo explica. Quizás porque se asegura que estimula la formación de hueso cuando hay una concentración adecuada de calcio, fosfato y vitamina D pero lo cierto es que el flúor también inhibe enzimas, deprime los procesos respiratorios tisulares e interfiere negativamente en la coagulación. De hecho se sabe que una presencia excesiva de flúor en el organismo da lugar a problemas reumáticos –como sinovitis de las articulaciones en las piernas-, osteosclerosis, exostosis, calcificación de ligamentos, tendones e inserciones musculares y molestias gastrointestinales como dolor epigástrico, náuseas, vómitos y hemorragia además de hipocalcemia e hipoglucemia. Así que no le aconsejamos ingerirlo. En cuanto al Síndrome de Hiperlaxitud Ligamentaria –también denominado Síndrome de Hipermovilidad Articular, Síndrome de Hipermovilidad y Síndrome de Hiperlaxitud Familiar que muchos profesionales consideran la misma enfermedad que el llamado Síndrome de Ehlers-Danlos- es una patología multisistémica del tejido conectivo que se considera hereditaria y es similar al Síndrome de Marfan y a la llamada Osteogénesis Imperfecta. Y se llama así a una flexibilidad de las articulaciones, músculos, cartílagos y tendones mucho mayor de lo normal que provoca dolores en el aparato locomotor (articulares, bursitis, tendinitis, subluxaciones articulares, dolor de espalda, etc.) y problemas en diferentes tejidos y órganos como prolapso uterino o rectal, hernias abdominales, venas varicosas, piel delgada y frágil con estrías, fragilidad capilar, mala cicatrización, prolapso de la válvula mitral… Quizás los tres científicos que más han investigado sobre esta patología sean el médico estadounidense Victor McKusick –fallecido en 2008- quien asegura que es una enfermedad hereditaria-, el Dr. Rodney Grahame -reumatólogo británico y profesor del University College Hospital de Londres (Reino Unido) que es autor de obras como Hipermovilidad de las articulaciones y Síndrome de hiperlaxitud./ Reconocimiento y tratamiento para fisioterapeutas así como coautor de Hiperlaxitud, fibromialgia y dolor crónico quien en el año 2000 publicó junto a los doctores Hakim y Child Criterios Revisados de Brighton para el diagnóstico del Síndrome de Hiperlaxitud Ligamentaria, principal instrumento hoy de diagnóstico de esta patología- y el Dr. Harry Dietz -profesor de Medicina, Genética y Biología Molecular en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y Director del Centro Smilow para la Investigación del Síndrome de Marfan que actualmente dirige un proyecto de investigación sobre el Síndrome de Ehlers-Danlos Vascular y el Síndrome de Loeys-Dietz en el que ya han inferido que el problema puede estar relacionado con el déficit de una proteína del tejido conectivo que hace que las células se comporten anormalmente y liberen enzimas que dañan los tejidos. Sin que hasta el momento se haya propuesto aún solución alguna. Por eso todos los tratamientos oficialmente propuestos son paliativos, especialmente de tipo analgésico. Cabe agregar por nuestra parte -por lo leído en esos textos- que la causa podría igualmente estar en algo que impida sintetizar el colágeno. Le sugerimos pues que ante todo desintoxique a fondo su organismo, beba agua de manantial de baja mineralización, respire aire puro, haga algo de ejercicio a diario, tome el sol, ingiera solo alimentos –preferiblemente crudos- alcalinos ricos en nutrientes (nunca tratados químicamente, procesados o enlatados), deseche la comida precocinada y frita así como las grasas “trans”, cuide su flora intestinal, no ingiera fármacos, evite las radiaciones electromagnéticas y se ponga en manos de un buen experto en Medicina Ortomolecular. Y mientras ingiera colágeno hidrolizado ya que estimula la regeneración de los cartílagos y evita el desgaste de las articulaciones; recuerde que el colágeno es la proteína más abundante del cuerpo y proporciona estructura a los tendones, tejidos cartilaginosos, huesos y tejidos conectores. Lea al respecto en nuestra web -www.dsalud.com- el extenso artículo que con el título El desgaste de las articulaciones se evita y mejora con colágeno hidrolizado publicamos en el nº 79. Y el titulado Las enfermedades articulares que apareció en la sección de Medicina Ortomolecular del nº 44.
 



Amigos de Discovery DSALUD: a pesar de tener lupus sistémico, hipotiroidismo, la Enfermedad de Hashimoto y fibrosis pulmonar he conseguido llegar a los 65 años con una calidad de vida aceptable y digna gracias a la Homeopatía pues casi cualquier medicina "oficial" empeoraba mi estado. Sólo me veo obligada a tomar desde hace 35 años una pastilla diaria de Levothroid de 100 mcgs. Los síntomas que más me incomodan son un frío enorme todo el tiempo -incluso en las noches de verano y en cualquier establecimiento con refrigeración- por no hablar de los muchos sofocos que sufro desde la menopausia y que jamás han cedido por lo que nunca tengo la temperatura adecuada, como si mi “termostato” corporal no funcionara. Ahora me han diagnosticado un engrosamiento de endometrio y un pequeño pólipo y me gustaría saber si puedo tratármelo de forma natural pues me “amenazan” con operarme si aumenta de tamaño. Para resumir, deseo que me orienten sobre la manera de mejorar mi temperatura corporal, cómo tratar de forma natural un pólipo de endometrio y si los implantes dentales de titanio -tengo cuatro- pueden ser causa de mis dolencias. Para finalizar me gustaría saber si conocen algún nutriente que sustituya al medicamento Kayadol (grageas de 35 gr. de aceite insaponificable de germen de maíz) del Laboratorio Syntex Latino retirado del mercado hace años; mejoraba espectacularmente las encías piorreicas y la movilidad dental a muy bajo precio. Muchísimas gracias y enhorabuena por la revista.

G. Barea
(Barcelona)

Lo primero que hay que hacer ante una endometriosis -que consiste en la aparición de tejido endometrial, es decir, el que reviste internamente el útero y se expulsa durante la menstruación en zonas y órganos adyacentes (ovarios, trompas de Falopio e intestinos entre otros lugares del interior del abdomen) provocando en muchos casos intensos dolores y hasta infertilidad es desintoxicar el organismo, eliminar los bloqueos físicos y energéticos (con Acupuntura, Homotoxicología o Neuralterapia), alimentar el cuerpo correctamente, reequilibrarlo energéticamente y elevar sus defensas naturales. Dicho lo cual le sugerimos que lea en nuestra web –www.dsalud.com- el artículo que con el título Tratamientos eficaces para la endometriosis publicamos en el nº 66. La finada Hulda Clark mantenía por su parte que la endometriosis se debe a la presencia en el útero de las afectadas del parásito Fasciolopsis Buskii siendo la combinación de éste con algún metal o contaminante químico lo que la provoca siempre que el sistema inmune esté débil. Y, por consiguiente, afirmaba que basta eliminar el parásito para resolver el problema. Los productos necesarios para el tratamiento y cómo seguirlo se hallan en www.drclark.es. Agregaremos que la Medicina Tradicional China trata la endometriosis con Inyectopuntura y Moxibustión para corregir los desequilibrios energéticos actuando básicamente sobre los que controlan la cavidad pelviana y el útero (la Inyectopuntura consiste básicamente en aprovechar los puntos de acupuntura para inyectar en ellos determinados componentes activos de plantas que, en el caso de la endometriosis, pretenden ayudar a mejorar la circulación de la sangre en la cavidad pelviana). También es a veces útil la Homeopatía. Y hay investigadores para los que la causa de la endometriosis está en una alteración de las funciones hormonales producidas por la Cándida Albicans. Y la solución estaría en combatir la candidiasis; por ejemplo, con el Par Biomagnético o con simple bicarbonato sódico. En suma, la causa de la endometriosis se ignora pero se sabe que no se desarrolla cuando el sistema inmune está en óptimas condiciones. Por tanto toda mujer que note los primeros síntomas debe potenciar su sistema inmune para lo que hay numerosas posibilidades si bien la más inteligente es hacer una alimentación adecuada rica en frutas y verduras frescas de temporada, legumbres, pescado, marisco, carne blanca y abundante fibra evitando siempre los alimentos fritos, las grasas saturadas, los hidratos de carbono refinados –especialmente el azúcar-, las bebidas alcohólicas, el café y toda otra sustancia tóxica. No olvidando, por supuesto, hacer algo de ejercicio físico diariamente. Dicho esto recordamos que hace unos años nos escribió un ginecólogo colombiano desde Cali recordando que hay algunas compresas y tampones de baja calidad en cuyo proceso se utilizan químicos abrasivos que tienden a producir allí donde se aplican inflamación, irritación, escozor, alergias, vulvitis, flujos vaginales, inflamación del cuello uterino y endometriosis pudiendo además estar facilitando la expansión de las cándidas o del virus del papiloma humano. En cuanto al Levothroid que usted toma desde hace 35 años, ¿es consciente de que puede ser causa de algunos de sus problemas de salud? Suponemos que después de tanto tiempo usted ya no se lee el prospecto y que si lo hizo algún día ha olvidado lo que pone en él pero tomar tanto tiempo un tratamiento a base de hormonas tiroideas es una auténtica barbaridad. A fin de cuentas su ingesta puede provocar trastornos en la sangre y el sistema linfático –como leucopenia-, problemas cardiovasculares -dolor anginoso, palpitaciones, taquicardia y arritmias-, inflamación de pies y tobillos, dificultad respiratoria, fatiga, trastornos del metabolismo y la nutrición, trastornos mentales, trastornos del sistema nervioso central y periférico -entre ellos insomnio, temblores, excitabilidad, nerviosismo, debilidad muscular, calambres, dolor de cabeza rubor, sudoración e intolerancia al calor-, trastornos vasculares –incluida embolia cerebral-, trastornos gastrointestinales –entre ellos vómitos y diarrea., trastornos de los huesos - a dosis normales en tratamientos a largo plazo se puede producir una disminución de la densidad mineral ósea e hipercalcemia, fiebre, reacciones alérgicas -como erupción cutánea y urticaria- y trastornos menstruales. ¿Qué tiene usted sofocos y el termostato corporal desajustado? ¿Y no le parece raro habida cuenta de que tomando ese fármaco se supone que los debería evitar? Nuestro consejo es que, para empezar, deje de ingerirlo lo antes posible. Poco a poco para que el cuerpo se habitúe. En cuanto a los pólipos endometriales son frecuentes –especialmente en la época de la menopausia- y se desarrollan cuando hay niveles prolongadamente altos de estrógenos con ausencia o disminución de la actividad progestativa. Lo mejor que puede hacer con él es ¡no tocarlo! Limítese a insuflar en el útero ozono (lea el reportaje que sobre el asunto aparece en este mismo número de la revista). Por lo que se refiere a los implantes de titanio los odontólogos lo consideran un material inocuo -de hecho se encuentra en pinturas, cosméticos, protectores solares, vitaminas, dentífricos, colorantes alimentarios, suplementos nutricionales…- pero lo cierto es que ya hemos explicado en esta misma sección no hace mucho que pueden ser peligrosas. Lo demostró en 2009 un estudio con ratas financiado por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos y efectuado por un equipo dirigido por Robert Schiestl, profesor de Patología, Radioterapia y Ciencias de la Salud Ambiental en el Jonsson Comprehensive Cancer Center de la Universidad de California en Los Ángeles. Hasta entonces las nanopartículas de dióxido de titanio se consideraban no tóxicas porque no incitaban reacción físico-química aparente pero hoy se sabe que causan estrés oxidativo y pueden conducir a la muerte celular al dañar el ADN. Por tanto no estamos en condiciones de negar que esos implantes no sean causa de algunos de sus problemas... pero tampoco de afirmarlo. Eso sí, nos permitimos recordar que en el artículo titulado Nueva denuncia del peligro de los móviles, antenas de telefonía, Wi-Fi y otros dispositivos que publicamos en el nº 131 y puede leer en nuestra web –www.dsalud.com- el conocido ex alto cargo de la industria farmacéutica John Virapen advirtió que tanto los rellenos de amalgama, metal y oro así como los implantes de titanio en los dientes pueden sufrir el impacto del uso de teléfonos móviles y antenas porque todo metal dentro del cuerpo absorbe las microondas y las reemite -generalmente en una longitud casi idéntica- pudiendo llegar a calentar esa zona del cuerpo. En cuanto al Kayadol para tratar la piorrea puede sustituirlo lavándose los dientes con una mezcla de limón y bicarbonato sódico.
 



Sr. Director: necesito su consejo. Tengo 81 años aunque según mis amigos no aparento más de 70 a pesar de que tengo un fémur de titanio y un húmero reconstruido por accidentes fortuitos de los que me recuperé totalmente; de hecho hago gimnasia cada día. Y me encontraría perfectamente si no fuera porque desde hace casi un año se me seca la boca, sobre todo por la tarde. El caso es que fui a una reumatóloga que me hizo unas pruebas y descartó la Enfermedad de Shogren pero como las fosfatasas alcalinas están muy altas me hicieron una gammagrafía ratificando que tengo la Enfermedad de Paget. Le expliqué que hace ya 10 años me la diagnosticaron y me recetaron Fosamax y que como me sentó muy mal y conocía bien sus efectos secundarios me negaba a tomarlo. Me contestó que eso no podía ser así y que ella misma se lo daba a su madre. En vista de que nuestras opiniones eran tan opuestas nos despedimos amigablemente y ya no he ido a ningún otro médico; eso sí, llevo en mi billetero el recorte de la revista en la que hablaron ustedes de los bifosfonatos. En fin, dicen que el Paget está localizado en el sacro y al levantarme por la mañana siento un pequeño dolor que irradia hacia las piernas pero con la gimnasia se me quita. El problema es que mi marido está preocupado e insiste en que vaya a otros reumatólogos pero yo estoy convencida de que es perder el tiempo pues siempre termino discutiendo con los médicos. Ya me pasó con el colesterol que normalmente lo tengo entre 240 y 250 y no quiero tomar nada pues, como digo, me encuentro muy bien. Tengo su libro La Dieta Definitiva y no lo sigo para adelgazar porque mi peso es perfecto y como de todo pero me ha sido muy útil. Por eso para desayunar ingiero solo fruta –o dulce o ácida-; sobre todo un kiwi, una naranja, una mandarina y un pomelo. Y me ha ido muy bien pues tenía estreñimiento y me lo ha solucionado. También como un plátano después de la gimnasia. A veces me gustaría hacer una semana de ayuno pero me siento incapaz de eso y a la vez hacer gimnasia. En fin, perdone esta carta tan larga pero necesito que me ayude a encontrar a algún médico que haya estudiado la Enfermedad de Paget y no recete medicamentos con efectos secundarios… si es que existe. Gracias anticipadas y sigan luchando por una medicina alejada de las multinacionales. Atentamente,

Lina

Un nivel de fosfatasa alcalina superior al normal puede deberse a un problema de anemia, a una obstrucción biliar, a un problema hepático –incluida una hepatitis-, a hiperparatiroidismo, a tener leucemia o un cáncer óseos osteoblástic, a osteomalacia, a padecer raquitismo y a la enfermedad de Paget pero también aparece cuando se padece una patología ósea y cuando el organismo está consolidando una fractura. Y una gammagrafía permite constatar si hay un tumor óseo, una mineralización ósea aumentada, exceso de vascularización y flujo sanguíneo o una denervación simpática. En cuanto a la Enfermedad de Paget -u Osteítis deformante- se llama a la deformidad ósea que se caracteriza por la destrucción y posterior regeneración anormal del hueso que suele ser más grande pero débil y lleno de vasos sanguíneos nuevos desconociéndose su causa aunque se especula con una posible causa genética o una infección viral sufrida en la infancia o la juventud. No parece pues ser su caso. Y de hecho si hace gimnasia a diario y no le duele nada lo que debería hacer es… lo que hace: no ir al médico porque no hay necesidad de ello. A fin de cuentas el Fosamax que inteligentemente usted se niega a ingerir es un bisfosfonato que dicen previene la pérdida de hueso y el riesgo de fracturas óseas –algo muy discutible- cuya ingesta puede provocarle –y esto no es discutible porque lo reconocen los propios fabricantes- reacciones alérgicas como urticaria, erupción cutánea, picor, enrojecimiento de la piel, hinchazón de la cara, labios, lengua y garganta, náuseas, vómitos, calambres, espasmos musculares, sensación de hormigueo en los dedos o alrededor de la boca, visión borrosa, dolor o enrojecimiento en el ojo, dolor abdominal, sensación incómoda en el estómago o eructos, estreñimiento, sensación de estómago lleno o hinchado, diarrea, flatulencia, ardor, dificultad para tragar, úlcera de esófago, heces negras, estrechamiento de la garganta, dolor óseo, muscular o articular, fiebre, mareos, hinchazón de las articulaciones, manos o piernas y disminuciones leves y transitorias de los niveles de calcio y fosfato en sangre. Y todo ello para “prevenir” algo que no tiene por qué producirse si usted simplemente se alimenta bien y hace algo de ejercicio. Realmente kafkiano. En cuanto al pequeño dolor que siente e irradia hacia las piernas y se le quita haciendo gimnasia nos permitimos sugerirle que consulte con un experto en Reeducación Postural Global o con un buen quiropráctico; cualquiera de ellos podrá ayudarle sin tener que tomar fármacos iatrogénicos.
 



Estimado Director: quisiera saber si hay algún producto natural para paliar la micosis fungoide que me ha sido diagnosticada mediante biopsia. Voy a comenzar en breve un tratamiento con rayos uva (puva) y la ingesta de Oxsoralen cápsulas. Atentamente.

Joaquín Cadelo

El principio activo del Oxsoralen es el metoxaleno y se receta tanto para tratar el vitíligo idiopático no asociado a destrucción de melanocitos como para repigmentar la piel y tratar la psoriasis. Y puede provocarle prurito, eritema, cefaleas, mareos, náuseas, diarrea, astenia, cataratas y hasta cáncer de piel; y en tratamientos prolongados fototoxicidad, despigmentación de la piel, arrugas prematuras, dolor dérmico, hirsutismo y lesiones precancerosas. Por consiguiente no entendemos por qué le recetan ese fármaco salvo que el médico piense que puede ser una psoriasis y no una micosis fungoide. De hecho el tratamiento con rayos uva (puva) se indica para la psoriasis. Luego, ¿en qué quedamos? Mire, el nombre de micosis fungoide es engañoso porque parece describir una enfermedad fúngica -es decir, producida por hongos- y no es así sino más bien un tipo de linfoma no-Hodgkin que se presenta con placas delgadas -tipo máculas o pápulas- que pican o con pequeños tumores; lesiones que pueden diseminarse a los ganglios linfáticos y otros órganos. Y se desconoce qué la causa si bien se descarta que sea genética; se sospecha de un retrovirus, el VLTH-1, pero no se ha constatado. Y se confunde con la psoriasis, sobre todo en la primera fase. Por eso se pide una biopsia… solo que un positivo no es nunca suficiente y se recomienda hacer más de una. Corroborando el posible diagnóstico con pruebas bioquímicas y evaluando si están o no afectados los ganglios linfáticos. ¿El tratamiento más inmediato si realmente es una micosis fungoide? Tomar el sol y/o seguir un tratamiento con luz ultravioleta. Solo que si el problema está avanzado pueden sugerirle usar esteroides -tópicos y sistémicos-, quimioterapia, radioterapia –general o superficial localizada-, bexaroteno, rexinoides, interferón, algún inhibidor de la histona deacetilasa... En suma, ante todo debe conseguir que su médico se aclare. Porque el tratamiento que pudiéramos sugerirle depende de lo acertado del diagnóstico.
 


 


NÚMERO 157. FEBRERO 2013.

Estimado Sr. Campoy: permítame felicitarle por la publicación en el nº 155 del artículo Las claves biológicas de una vida larga y sana en el que hablan de diferentes sustancias capaces de actuar sobre la telomerasa -enzima encargada de reparar los telómeros- a fin de impedir que se acorten. Tengo en cualquier caso una duda: en él se explica que hay un suplemento nutricional denominado TA-65 que según quienes lo comercializan protege la replicación de las células del sistema inmune y ustedes, tras darlo a conocer, añaden que como su componente principal es el extracto de raíces secas del Astragalus membranaceus es más interesante comprar sin más extracto de astrágalo al ser mucho más económico. Y aquí viene mi duda porque tengo entendido que su consumo puede ser peligroso. ¿Es así? ¿Puede confirmárnoslo o desmentirlo? Y gracias por la fantástica labor que hacen…

Javier Garcés
(Toledo)

A la dosis adecuada el extracto de astrágalo (que contiene flavonoides, polisacáridos –entre ellos el astragalán-, saponinas triterpénicas, astramembraninas, soyasapogenoles, aminoácidos y trazas de minerales) es inocuo salvo que se sea alérgico a él -como a cualquier otra sustancia aunque no es muy habitual- o se padezca una patología autoinmune; lo más que suele provocar es una leve molestia gastrointestinal. Ahora bien, si se va a consumir de forma habitual debe saberse que al ser moderadamente anticoagulante puede potenciar la acción de la warfarina y el sintrom. Por eso debe asimismo tenerse en cuenta en caso de tener que someterse a una operación quirúrgica. Además puede contrarrestar los efectos de los hipoglicemiantes orales e interactuar con algunos beta-bloqueantes y algunos de los descongestionantes que se prescriben en casos de gripe. Obviamente lo inteligente es no tomar ese tipo de fármacos. Si se toma en forma de decocción lo suyo es echar en agua entre 10 y 30 gramos de raíz seca y dejar hervir unos diez minutos; bebiendo como máximo tres tazas al día. Si lo que se ingieren son cápsulas –cada una de las cuales suele contener 500 mg- bastan dos tomas de 3 cápsulas al día (una sola toma de 2 cápsulas en el caso de los niños).
 



Estimado Director: estoy de acuerdo con los consejos de la revista y la opinión de los numerosos expertos y profesionales que están en contra de cualquier tipo de vacuna pero me asaltan un par de dudas: ¿cómo habría que proceder ante la mordedura de un perro, un mono u otro animal para prevenir la rabia u otra patología? Y una segunda pregunta: ¿hay algún tratamiento eficaz alternativo al alopático en el caso de cortes o heridas para prevenir el tétanos? No conozco gran cosa de esas enfermedades por lo que les agradeceré respuesta a ambas cuestiones, seguramente de interés para otros lectores. Atentamente,

Juan José Rodríguez

Mire, el tétanos es una patología infecciosa que provoca un bacilo llamado Clostridium tetani presente en sedimentos marinos, metales en oxidación -clavos, anzuelos, cuchillas oxidadas…- y las heces e intestinos de numerosos animales -incluidos pollos, vacas, ovejas, caballos, perros, ratas u conejillos de indias- que si bien es resistente a conocidos desinfectantes como el fenol, el formol o el etanol sucumbe ante el peróxido de hidrógeno; es decir, ante la simple agua oxigenada. Y su incidencia es hoy de 0'03 casos por cada 100.000 habitantes luego la sufren en España ¡12 personas al año! Así que dígame, ¿cree usted que se justifica ponerse la vacuna de marras? Si se hace usted una herida ¡límpiela bien con agua oxigenada! En cuanto a la rabia la ocasiona un virus -un Rhabdoviridae del género Lyssavirus tipo 1- que puede provocar una encefalitis aguda grave contagiándose normalmente por la mordedura de algún mamífero –doméstico o salvaje- que esté infectado -perros, gatos, zorros, hurones, mapaches, lobos, mangostas o murciélagos- o a través de una herida abierta que entre en contacto con la saliva del animal. Lo que no se suele explicar es que no ha habido ¡ni un solo caso en España desde hace casi 40 años!; así que tranquilo. Y si ocurriese algún incidente que realmente le preocupe acuda a alguien experto en el Par Biomagnético que pueda detectarle la posible infección y anular el microbio si estuviese presente.
 



Sr. Director: enhorabuena por el artículo sobre el flúor. Verá, antes bebía Agua de Ribes porque en la etiqueta no pone que lleve flúor pero en la tabla que ustedes publicaron se dice que sí. Por otra parte estaba dando a mi hijo Vichy Catalán así que imagínese mi sorpresa cuando vi en la tabla que contiene 7,3 mg de flúor por litro cuando tampoco lo pone en la etiqueta. ¿Cómo es posible? Ahora en casa bebemos Agua de Bezoya y ya no nos fiamos así que dígannos si es verdad que al menos ésta no contiene flúor. Me gustaría asimismo saber si hay en el mercado algún filtro eficaz para eliminar el flúor. Y saber si las “bebidas ecológicas” se hacen con agua sin flúor. ¿Cómo saberlo? Tampoco entiendo que la pasta de dientes sin flúor sea 6 veces más cara que la corriente con flúor del súper? ¿Es que son productos para ricos? Añadiré que a mi hijo de 4 años le obligan en el colegio a beber agua del grifo a no ser que lleve un informe médico. ¡De vergüenza! En fin, al menos nos tranquiliza el hecho de no haberlo vacunado nunca. Y gracias por su trabajo.

Rebeca
(Barcelona)

Las cantidades de flúor que aparecen en las distintas aguas minerales naturales españolas que figuran en el recuadro de nuestro reportaje fueron extraídas de las propias etiquetas o de las web oficiales de los fabricantes y reflejadas por el autor de la compilación en su propia web (que se especifica claramente). Habiendo datos de muy diferentes años: desde 1990 a 2009. ¿Pueden haber cambiado en ese tiempo las cantidades de flúor que incorporan? Pues es posible pero, sinceramente, lo dudamos; como comprenderá no hemos ido a comprobar personalmente ese trabajo limitándonos a hacernos eco de él al no haber sido nunca –que sepamos- cuestionado.
 



Estimado Sr. Campoy: le escribo con la esperanza de que puedan orientarme respecto a una serie de síntomas que padezco y me impiden hacer vida normal. Tengo 44 años, hace unos meses comencé a tener hemorragias muy fuertes a nivel menstrual y a partir de ahí aparecieron paulatinamente una serie de síntomas que se han incrementado y ya no sé qué hacer pues vivo un auténtico infierno. Me levanto por las mañanas con temblores y dolor de cabeza y a medida que van pasando los minutos siento una presión terrible que me recorre toda la columna hasta la cabeza. Y al tomarme la tensión veo que la tengo alta.
Además tengo visión borrosa durante casi todo el día, dolores musculares muy intensos, rigidez corporal, como una sensación de descargas eléctricas por toda la espalda, mareos, desorientación, vómitos, angustia, palpitaciones irregulares que me producen un dolor horrible en el pecho que se extiende por el cuello, somnolencia, cansancio e insomnio. Todo lo cual me está creando una angustia y un aislamiento desesperante. Hace siete años me ocurrió algo similar y tras un largo peregrinar de médico en médico y pruebas de todo tipo -Holther, ecocardiogramas, radiografías, analíticas, escáneres, etc.- me diagnosticaron ¡ansiedad! Pasé dos años horribles y empecé a investigar por mi cuenta para encontrar una solución a mi problema ya que la medicina tradicional solo me ofrecía ingerir ansiolíticos y antidepresivos así como acudir a un psicólogo y eso no me solucionó absolutamente nada; al contrario, cada vez estaba peor. El caso es que encontré un método de medicina natural y deporte llamado Linden gracias al cual los síntomas, una vez supe y entendí lo que me pasaba, fueron desapareciendo paulatinamente. Hasta el punto de convertirme en una mujer completamente renovada y sin ningún padecimiento. Hacía deporte todos los días, estaba pletórica de felicidad, enérgica, sana e inmensamente feliz. Pues bien, ahora vuelvo a padecer lo mismo pero con mayor asiduidad y los síntomas son más fuertes y mas desesperantes. He empezado a leer de nuevo el método Linden que tanto me ayudó hace siete años y además tomo isoflavonas de soja y espino blanco –éste para las arritmias- pero ya llevo unos cuantos meses y los síntomas son cada vez son más intensos. ¿Es posible que todo ello se deba a desarreglos hormonales, a que esté entrando en la pre-menopausia? ¿Pueden orientarme? ¿Qué puedo hacer o dónde ir? ¿Hay alguna terapia eficaz? Y sobre todo, ¿cómo saber qué me ocurre para así poder ponerle remedio? Estoy sufriendo muchísimo y temo entrar en una depresión porque así no puedo vivir, afrontar mi trabajo, cuidar de mi hijo, atender a mi pareja, a mi familia, mis amigos y hacer una vida normal. Le envío un fuerte abrazo y espero con ansia su respuesta.

M.

¿Pueden los síntomas que describe deberse a desarreglos hormonales? Pues quizás en parte pero habría que averiguar en tal caso qué se las provoca porque según usted misma es la segunda vez que le pasa con siete años de diferencia y eso ya es raro. ¿Puede deberse a la “ansiedad”? Desde luego es una buena “salida” cuando tras tantas pruebas diagnósticas el médico no encuentra nada y no sabe qué decirle pero parece más razonable pensar que son todos esos síntomas los que le provocan la ansiedad y no ésta la que provoca tantos síntomas. ¿Qué el método Linden –uno de tantos que en realidad se apoyan sobre todo en el marketing- le funcionó hace siete años? Quizás fuera eso lo que le ayudara… o quizás no. También pudo su recuperación coincidir en el tiempo con su práctica porque es evidente que alimentarse bien, hacer ejercicio y aprender a relajarse siempre ayuda. Mire, los síntomas que describe cuadran con los que provoca estar sometido a una fuerte irradiación electromagnética. Así que nuestra sugerencia es que ante todo averigüe si puede ser así, si está usted sometida cuando duerme a radiaciones telúricas naturales, lo hace encima de un cruce de líneas Hartmann o si la causa está en radiaciones electromagnéticas artificiales procedentes de líneas de alta tensión, una subestación eléctrica, un centro de transformación, un radar, una antena repetidora de telefonía, Wi-Fi, Wimax, WLAN, el uso habitual de móviles o inalámbricos… Busque una empresa que pueda decírselo con garantía porque si así fuera y eliminara la causa los síntomas desaparecerían. Le sugerimos contactar con la Fundación para la Salud Geoambiental (www.saludgeoambiental.org). Piense que hasta sus desarreglos hormonales puede provocarlos una irradiación continuada. Obviamente también podría deberse todo a una infección generalizada, a una parasitación, a una intoxicación química –sin olvidar la farmacológica, especialmente por lo que se refiere a algunos anticonceptivos, ansiolíticos, antidepresivos y antiinflamatorios- o al déficit de algunos nutrientes pero eso debe valorarlo alguien con experiencia en todo ello que difícilmente va usted a encontrar en un centro público. Nos permitimos por ello sugerirle que consulte a un buen médico naturista; y si no conoce a ninguno le sugerimos contactar al Dr. Santiago de la Rosa (91 431 35 16).
 



Hola, he leído en vuestra web los artículos sobre la plata coloidal y me gustaría saber si es también eficaz contra la leishmaniosis teniendo en cuenta que no se trata ni de un virus ni de una bacteria sino de un protozoo. Me consta que es un potente antibiótico eficaz contra diversos microorganismos pero, ¿es igualmente útil ante los protozoos? Yo misma uso la plata coloidal y, efectivamente, funciona pero ignoro si será útil para combatir la leishmaniosis que sufre mi perro. Quedo a la espera de vuestra respuesta.

Carol

La leishmaniosis –que puede afectar también a humanos- suele tratarse con fármacos basados en antimonio pentavalente como el Pentostam (estibogluconato sódico) y, cuando éste no funciona, con isotionato de pentamidina, anfotericina B o Miltefosina pero suelen ayudar sólo de forma sintomática; en cambio la plata coloidal puede ser también eficaz en casos de protozoos unicelulares como los que provocan esa patología infecciosa. De hecho es útil frente a casi todas las especies patógenas de bacterias y hongos, numerosos virus y gran parte de los microbios patógenos unicelulares como los protozoos y algunos parásitos. Incluso ante algunos tan conocidos como el estreptococo pyogenes, el estafilococo aureus, el gonococo neisseria gonorrhea, el bacilo gardnerella vaginalis o la salmonella typhimurium y hongos como la candida albicans además de muchos otros microbios patógenos entéricos.

 


Apreciado Director: en enero de 2011 fui irradiado para extirpar un cáncer de cavum terminando las sesiones a finales de febrero. En marzo me hicieron una resonancia magnética y me aseguraron que lo habían extirpado pero en agosto me dijeron que tenía una recidiva en el epineuro derecho y me volvieron a irradiar además de darme quimioterapia. Finalmente, el 29 de febrero de 2012 me dijeron que el tumor había desaparecido. El caso es que tras todos esos episodios he sufrido diversos efectos secundarios siendo el peor una neuralgia del trigémino derecho que me da muchos dolores. Mi pregunta es si me pueden ayudar a buscar un buen centro especializado en dolor pues he ido ya a dos sin que hayan podido resolver mi problema. Actualmente tomo Fortecortín -en días alternos-, Hidroaltesona, Lyrica y Carbamazepina pero no me quitan el dolor. Si pueden ayudarme se lo agradecería. Atentamente,

Luis Buey (Madrid)

El trigémino es el nervio craneal que transmite al cerebro los datos de la presión, la temperatura y el dolor además de ser responsable de los músculos de la masticación; y en general se infiere que si duele se debe a que algún vaso sanguíneo lo comprime -especialmente la arteria cerebelar superior-, compresión que puede dañar su vaina protectora de mielina y dar lugar a un mal funcionamiento del nervio. Produciendo fuerte dolor cualquier estimulación de toda región inervada por él además de dificultar su capacidad de inhibir la señal dolorosa. Ahora bien, también podría estar provocado por un herpes, un aneurisma, un tumor, un cisto aracnoideo, un golpe traumático e, incluso, ser el origen un piercing lingual; sufriéndolo a veces asimismo quienes padecen esclerosis múltiple. El tratamiento convencional propuesto es la cirugía -para aliviar la presión sobre el nervio o bien para dañarlo selectivamente de modo que se interrumpan las señales que parten de él hacia el cerebro (utilizando un bisturí de rayos gamma u otro dispositivo radioquirúrgico)- y, sobre todo, la ingesta de anticonvulsivos -como la carbamazepina, la oxcarbazepina, el topiramato, la fenitoína o la gabapentina- que en ocasiones se potencian con baclofeno o clonazepam. Usándose cuando nada de ello funciona opioides como la metadona o derivados de la morfina como la dolantina; algunos médicos hasta sugieren ingerir antidepresivos como la nortriptilina. Nosotros añadiremos que la neuralgia del trigémino puede causarla igualmente una intoxicación por fármacos -especialmente los que contienen mercurio-, una infección o una alteración bioenergética. De ahí que nos permitamos sugerirle que le chequeen con el Par Biomagnético y que pruebe con cualquiera de las terapias de las que hemos hablado en estos años que han obtenido buenos resultados en casos como el suyo y cuya eficacia depende de la causa concreta de su problema que, como podrá suponer, no podemos conocer. Nos referimos a los artículos que hemos publicado –los puede encontrar en nuestra web: www.dsalud.com- con los títulos Nace una nueva terapia: la sauna de infrarrojos Photon Dome (nº 50), Las sorprendentes posibilidades curativas del PAPIMI (nº 70), El Neuralter: múltiples frecuencias para tratar múltiples patologías (nº 72), Quantum Milta: singular dispositivo útil en numerosas patologías (nº 138) y Tratamiento del parkinson con Auriculoterapia (nº 144). Añadiremos que ya en la sección de Noticias del nº 74 dimos a conocer que los dolores de todas las neuropatías (diabética, postherpética, del trigémino, quirúrgicas…) mejoran en mayor o medida -o se resuelven- con Magnetoterapia; explicando que la adecuada colocación de unos simples imanes estratégicamente situados en la cabeza permite crear un campo electromagnético que estimula las neuronas en la corteza motriz y aliviar los dolores de origen neurológico, incluso de los crónicos que no responden a las terapias farmacológicas habituales. Así lo constató un equipo de neurólogos del Hospital Universitario de Assiut en Egipto tras probarlo en medio centenar de pacientes que sufrían dolor bien a causa de un infarto cerebral, bien por neuralgia del nervio trigémino, que previamente habían sido tratados sin éxito con analgésicos, antidepresivos y anticonvulsivos. Una sesión diaria de estimulación magnética durante 5 días fue suficiente para que el dolor se redujera a la mitad de forma duradera. Finalizamos indicándole que es asimismo útil la aplicación en la zona de capsaicina en forma de parche, crema, aceite o ungüento. Le sugerimos en todo caso que contacte en Madrid con Julio Alonso, director del Centro Itaka, que probablemente pueda ayudarle (91 521 51 85).
 



Apreciados señores: he intentado encontrar en números pasados algún artículo sobre el Arnold Chiari pero sólo he hallado un ligero comentario en la revista nº 138 y no sé si habrán publicado algo más que no haya sabido encontrar; si fuera así les agradecería mucho me dijeran cuándo y dónde. Y si es un tema no tratado aún me gustaría saber si está previsto hacerlo en un futuro no lejano. Verán, hace tiempo se me diagnosticó Arnold Chiari y Siringomielia diciéndome que en principio no hiciera nada ya que los síntomas no eran importantes. Sin embargo con el paso de los años mi salud se ha ido deteriorando y ahora padezco mareos, vértigos e inestabilidad que hasta ahora había achacado únicamente a los oídos pues los tengo delicados (uno de ellos operado). ¿Pueden orientarme? Dicho esto me gustaría hacer también un comentario sobre su página web. Anteriormente podía encontrar los artículos atrasados más fácilmente pero ahora, a pesar de ser suscriptora, no lo consigo de igual manera. Y tampoco puedo bajarme información de ella. En su momento se me comunicó que es por los derechos de autor pero a mi juicio estaría muy bien que además de poder leer un determinado artículo uno lo pudiera guardar en su ordenador e imprimirlo. De hecho no me es posible guardar ya todo lo que han publicado en casa -demasiadas revistas acumuladas- por lo que parte las he terminado llevando a una biblioteca o a algún hospital. Pero claro, informaciones que en un tiempo anterior no me interesaron de forma especial ahora puede convenirme tenerlas y de ahí mi sugerencia anterior. Gracias por su atención y reciban mi más cordial saludo.

Montse (Barcelona)

No hemos hablado de ninguna de ambas patologías porque al afectar a muy pocas personas su interés general es menor. En todo caso podemos decir que médicamente se llama Malformación de Chiari al descenso por el agujero occipital mayor del cráneo de parte del cerebelo –a veces baja por completo- que comprime así el tronco encefálico; lo que a veces se acompaña de hidrocefalia, es decir, de un aumento del líquido cefalorraquídeo en el interior de la bóveda craneal. Y la razón suele estar en que el espacio que ocupa el cerebelo es menor de lo normal achacándose a un fallo del desarrollo embrionario cuya causa aun se discute aunque mayoritariamente se considera de origen genético -una mutación anómala- o debido a un déficit de nutrientes -especialmente vitaminas- durante la gestación por parte de la madre si bien se sabe que el problema puede asimismo surgir a causa de un traumatismo o de una infección que produzca un drenaje excesivo de líquido cefalorraquídeo desde las regiones lumbares o torácicas hacia el encéfalo siendo ello lo que empuja al cerebelo hacia abajo (en este caso se habla de una Chiari adquirida o secundaria). Es más, actualmente se habla de 6 tipos distintos en función de la severidad de los síntomas y las partes del encéfalo que se prolongan en la cavidad espinal. Hablamos en suma de un problema que sobre todo provoca dolor de cabeza -especialmente en el área occipital- que es más intenso al toser, agacharse o hacer esfuerzos físicos. Dolor que a menudo es el único síntoma que padece la mayoría de los enfermos aunque otros pueden padecer numerosos problemas: disfagia, hipo, ronquera, síncope, asfixia, ausencia del reflejo del vómito, parálisis de las cuerdas vocales, apnea, espasticidad atrófica, incontinencia, debilidad muscular, hemiparesia, cuadriparesia, hipotonía, atrofia, temblores, parestesia, hiperestesia, disestesia, falta de sentido de la posición espacial, problemas de temperatura, pérdida del equilibrio, torpeza, hiporreflexia, arreflexia, ataxia, hiperreflexia, dismetría, clono, signo de Babinski, presión ocular, fotofobia, falta de agudeza visual, paresias de los músculos extraoculares, nistagmo, vértigos, ruido de fondo, sensación de presión en el oído, escoliosis, dolor esquelético axial… y muchos otros. Afortunadamente en la inmensa mayoría de los pacientes estos problemas no se presentan, solo aparece dolor y de ahí que el tratamiento habitual se limite a recetar analgésicos, especialmente indometacina. Siendo la cirugía la única solución si el problema va a más y lo que se intenta con ella es simplemente dar más espacio al cerebelo para aliviar así la presión. ¿Cómo? Pues normalmente abriendo un orificio en la parte posterior de la base del cráneo y retirar una porción de éste y, a veces, de la columna (en ocasiones se eliminan asimismo porciones anómalas del cerebelo mediante un electrocauterio). La otra posibilidad es hacer una laminectomía espinal que consiste en extirpar parte del canal espinal –la lámina- para aumentar su diámetro y descomprimir así la médula y las raíces nerviosas creando de paso más espacio para normalizar el flujo del líquido cefalorraquídeo. Si además el paciente sufre siringomielia se abre la médula espinal y se inserta un catéter en la siringe para desviar el flujo de ese líquido. Agregaremos que este tipo de operaciones tiene éxito en unos casos pero no en otros siendo difícil determinar cuándo será útil. En estos momentos el Instituto Nacional de Enfermedades Neurológicas (NINDS) –órgano adscrito al Instituto Nacional de Salud (NIH) de Estados Unidos- lleva a cabo varias investigaciones sobre esta malformación en sus instalaciones de Bethesda (Maryland, EEUU) con el objetivo de identificar los genes responsables de la malformación. Asimismo busca métodos quirúrgicos alternativos no invasivos para la siringomielia a fin de lograr corregir el flujo anormal del líquido cefalorraquídeo sin cortar la médula. Y aclaremos que se llama siringomielia a la existencia de un quiste dentro de la médula espinal que se conoce como siringe o syrinx que al expandirse o alargarse puede destruir el centro de la médula espinal y ser causa de dolores, debilidad y rigidez en espalda, hombros, brazos y piernas, cefaleas y pérdida de la capacidad de sentir calor o frío extremos. En suma, hablamos de un problema “mecánico” que una vez manifestado solo puede resolverse mecánicamente, es decir, quirúrgicamente. Lo que no obsta para que a veces se obtengan excelentes resultados con dispositivos como el Quantum MILTA, aparato del que hablamos en el nº 138 en un artículo que apareció con el titulo Quantum Milta: singular dispositivo útil en numerosas patologías -puede leerlo en nuestra web: www.dsalud.com-, texto en el que Javier Barrón -Vicedecano del Colegio de Fisioterapeutas de Cantabria, presidente de la Sociedad Científica de la Convergencia Europea de Biorresonancia y Medicina Cuántica, colaborador del Instituto de Investigación de Enfermedades Raras del Instituto Carlos III y ponente de un documento conjunto con médicos, investigadores y sociedades científicas sobre la Enfermedad de Arnold Chiari- explicó las posibilidades terapéuticas en ella del uso conjunto de la Osteopatía Craneal y ese dispositivo. En cuanto a su “queja” por no poder descargarse en su ordenador nuestros textos nos va a perdonar, pero ¿qué le cuesta leerlo en la web sabiendo que la misma es de acceso gratuito en un 95% y está siempre disponible? ¿Y para qué necesita imprimirlos –comodidad aparte- si además de en el ordenador puede leerlos en su propia televisión –siempre obviamente que la misma tenga acceso a Internet-, en una tableta, en un ordenador portátil o en un móvil? Mire, la verdad es que nuestros artículos se piratean ya de forma descarada y sin citarnos cuando todos tienen derechos de autor; derechos que sus autores -muchos y variados- nos exigen a nosotros que protejamos. Cuesta mucho tiempo y dinero investigar y escribir textos como los que publicamos y no estamos dispuestos a que el trabajo de sus autores -además del nuestro- no se reconozca y compense. El día en el que nadie tenga que abonar la casa, la luz, la electricidad, el gas, la calefacción, la comida, la ropa, los colegios, los impuestos y demás necesidades de la vida diaria trabajaremos gratis; mientras, no. En resumen, tenemos una obligación ética y profesional con los autores de los textos que publicamos y no vamos a hacer dejación de nuestras responsabilidades. Estamos seguros de que lo entiende.
 



Sr. Director: quiero darle mis más sinceras gracias por su trabajo pero, sobre todo, por haber escrito su obra La Dieta Definitiva. Debo decirle que llevo leyendo la revista desde hace diez años y a pesar de que mes tras mes vi que se publicitaba su libro y usted lo recomienda no sólo para adelgazar sino para tratar numerosas enfermedades nunca le di demasiada credibilidad; sinceramente, pensé que en este caso concreto no era usted suficientemente objetivo. Pues bien, en marzo de 2011 empecé a sufrir diversos síntomas –problemas digestivos, gases, hinchazón abdominal, estreñimiento, mareos, vértigo, debilidad, cansancio anormal, dolor muscular, problemas para dormir y otros síntomas “menores”- sin causa aparente y a engordar sin comer más que antes. Al punto de que sin apenas darme cuenta llegué al principio del verano a los 68 kilos y solo mido 1,66. La verdad es que antes estaba “rellenita” pero me encontraba bien de salud porque solo tenía 42 años. El caso es que me quise poner el bañador a mediados de junio para ir cogiendo color en la terraza de casa… ¡y no entraba en él! Obviamente decidí ponerme a régimen de inmediato y acudí a un endocrino ya que quería saber por qué empezaba a tener tantas molestias pero éste no encontró nada anormal en las analíticas y no le pareció demasiado mal lo que comía. En fin, no me voy a enrollar pero seguí sus indicaciones, empecé una dieta hipocalórica restrictiva, hice ejercicio a diario ¡y a los seis meses había engordado cinco kilos más! Pasé las navidades de 2011 cabreada, me desfogué comiendo lo que no debía y en enero del año pasado pesaba ya 78 kilos. Decidí entonces reaccionar y durante seis meses probé de todo: que si el Biomanán, que si la dieta del pomelo, que si la de la alcachofa, que si la de Montignac... ¿El resultado? Que en junio del pasado verano seguía pesando lo mismo y encima mi estado de salud era peor. Bueno, pues a finales de agosto de 2012 me encontré en una fiesta playera con un antiguo amigo médico especializado en nutrición pero que no pasa consulta –trabaja en una empresa de ingeniería- al que no veía hacía años y al que le costó reconocerme y le expliqué lo que me pasaba. ¿Y sabe, para mi asombro, qué me sugirió? ¡Que hiciera La Dieta Definitiva! Le dije entonces que era lectora de la revista y sabía de ella pero que no la había seguido porque pensé que no podía ser verdad lo que se contaba. Y es que eso de adelgazar pudiendo comer todo lo que uno quiera y sin tener que hacer ejercicio me sonaba a cuento chino, la verdad. En fin, me convenció –él estaba muy delgado y yo lo recordaba más grueso-, compré el libro ese mismo mes, lo leí y empecé a seguir la dieta el 2 de septiembre pasado (el uno era mi cumpleaños y decidí celebrarlo). Y resulta que hoy, siete de enero de 2013, en solo cuatro meses, peso 60. ¡Dieciocho kilos menos sin haber pasado hambre en ningún momento! Y todos los síntomas de malestar, cansancio, insomnio y demás han desaparecido sin tomar un solo fármaco. ¡Es realmente increíble! En suma, le cuento todo esto para que lo sepan los lectores pero también para decirle que debería usted promocionar mucho más su libro porque es infinitamente más eficaz de lo que cuenta y es una pena que muchos lectores no lo sepan. Muchísimas gracias

Carolina Monsalve
(Madrid)

Nos congratula sinceramente que le haya sido útil y le agradecemos su carta que esperamos sirva de referencia a otras personas pero, ¿de veras cree que hablar más y mejor de la dieta puede ayudar cuando con lo que ya se dice usted misma decidió no hacer caso porque no le parecía creíble? Nos tememos que no pero sí sabemos que la experiencia de otros es en cambio importante. De hecho es el boca a boca lo que la ha llevado a ir ya por la 16ª edición sin anunciar en ningún otro medio. Gracias en cualquier caso por su sugerencia y, sobre todo, por contarnos su experiencia.
 


 


NÚMERO 156. ENERO 2013.

Estimado Director: he leído recientemente el artículo que publicaron sobre la Garnicia Cambogia –muy rica en ácido hidroxicítrico- y como soy persona dada al sobrepeso y con apetito "despierto" me gustaría hacerles una consulta. Tengo 66 años, peso 100 kilos, mido 1' 68 y soy portador de un implante valvular aórtico mecánico desde hace 3 años. Tratado con Lacerol Retard (120 mg) me retiraron el Sintrom hace 5 meses y como anticoagulante uso Hibor (3.500 UI) a diario. Además soy hipertenso y sigo un tratamiento con Sutril (10 mg) y Amlodipimo (5 mg) por las mañanas y Acuprel por la noche. Y como colofón tomo Lansoprazol (30 mg) ya que tengo desde los 20 años una hernia de hiato. Actualmente me estoy recuperando de una anemia ferropénica motivada por un fármaco de tres componentes, el Exforgehct (85 mg/160 mg/12'5 mg) -que lleva amlodipino/valsartán/hidroclorotiazida-, de los que el valsartán y la hidroclorotiazida me dejaron los hematíes a un valor de conteo de 3 millones… y lo que no me había ocurrido nunca: ahora no asimilo el hierro por vía oral. Por eso se me ha suministrado ya por vía venosa 10 sesiones de Venofer (2 ampollas) en 250 c.c. de suero biológico en 1 hora; cada 15 días aproximadamente. En fin, ¡no me privo de nada como podrán ver! No soy alérgico a ningún medicamento (hasta la fecha) salvo lo mencionado con el Exforgehct. Mi pregunta, en suma, es si puedo tomar la Garnicia Cambogia sin que afecte a nada de lo expuesto ni a sus tratamientos. Y, al tiempo, si el producto que he localizado y les envío en fichero adjunto es de composición fiable y no perjudicial. Les agradecería inmensamente si tuvieran a bien responderme con el consejo más favorable. Atentamente,

Andrés Gómez

Mire, no vamos a andarnos con rodeos porque no nos caracterizamos por ser “políticamente correctos”. ¿Pesa usted 100 kilos midiendo 1,68, está fuertemente medicado y lo que le interesa saber es si la Garnicia Cambogia –de la que por cierto hablamos en febrero de 2008, hace casi ya cuatro años- le puede venir bien? Nos va a perdonar pero o usted no lee habitualmente nuestra revista o, si lo hace, no ha entendido nada. Su “problema” –o problemas- de salud no se van a resolver tomando productos, sean éstos fármacos iatrogénicos como los que usted ingiere o productos naturales. Su problema se resuelve afrontando sus malos hábitos de vida. Así que adelgace, desintoxíquese, respire aire puro, haga ejercicio, beba agua de manantial de baja mineralización y no de grifo, aliméntese de forma sana, ecológica y adecuada, aíslese de posibles radiaciones electromagnéticas, tómese la vida con calma y duerma suficientemente, asegúrese de que no tiene déficit de nutrientes y deje de tomar productos que le están perjudicando. Lo que implica no fumar, no beber alcohol y no ingerir drogas (incluidos los fármacos y todos los aditivos presentes en la comida enlatada y preparada). O hace usted eso o jamás recuperará la salud. Deje de poner “parches” a su problema y afróntelo con seriedad que con 66 años es hora de dejarse de excusas. Y sentimos ser tan contundentes pero creencias como la suya –similar a las de otros muchos lectores- no se justifican. Entiéndase de una vez: ¡los fármacos no curan nada! Y sustituirlos por productos naturales en casos como el suyo ¡tampoco! Sea usted sensato y tome las riendas de su vida con responsabilidad y sentido común. Y solo luego, una vez desintoxicado, adelgazado y habiendo adquirido hábitos de vida inteligentes, plantéese complementar ello con terapias o productos inocuos. ¡Suerte!
 



Sr. Director: sufro desde hace varios años un problema en las rodillas que el médico me ha diagnosticado como “condromalacia”. Lo singular es que lo padeció mi madre y lo está empezando a sufrir mi hija adolescente. ¿Es una enfermedad hereditaria? ¿Hay algún tratamiento eficaz? Porque el médico solo nos ofrece soluciones paliativas y no sabemos qué hacer. ¿Sabe por favor de alguien o algo que pueda ayudarnos? Agradeciéndole de antemano su respuesta le saluda.

Carmen García
(Bilbao)

La condromalacia rotuliana o patelar es una dolencia habitual en muchos deportistas, especialmente entre ciclistas, alpinistas, karatecas, tenistas, remeros, bailarines, corredores o jugadores de rugby, fútbol, baloncesto, hockey... Siendo la causa habitual una fricción continuada entre la rótula y la articulación del fémur al mover la rodilla. Obviamente si el problema está en una fase inicial –en tal caso se denomina Síndrome patelofemoral- puede solucionarse más fácilmente. Lamentablemente algunos profesionales usan ese término para cualquier dolor de rodilla; aún más, al pensarse hasta no hace mucho que la causa estaba siempre en un reblandecimiento del cartílago muchos traumatólogos hablan hoy de condromalacia para describir todo cartílago anormal en cualquier parte del cuerpo; de ahí que se hable hasta de condromalacia de tobillo. Así que ante todo conviene asegurarse de que el diagnóstico es correcto porque lo cierto es que el dolor en la rodilla puede deberse a muy diversas razones -una neuritis, una bursitis, un estrechamiento ileotibial, una desalineación, acumulación de líquido sinovial, inestabilidad en el núcleo…- por causa de algún golpe, una carga mecánica o fisiológica excesiva, un esfuerzo intenso y continuado de la misma, irritación de las terminales nerviosas de la zona, el sobrepeso y la obesidad, una sinovitis prolongada, un mal alineamiento del mecanismo extensor, una pronación del pie, una rótula demasiado alta, una subluxación o, en efecto, una anomalía congénita. Hablando los médicos de grado 1 cuando existe edema y el cartílago rotuliano está reblandecido, de grado 2 si además hay fibrilación o alteración en la superficie del cartílago, de grado 3 si hay fisuras que alcanzan las capas más profundas, de grado 4 si existe ulceración y se agravan las fisuras y de grado 5 si hay eburnación –nombre que recibe el aumento patológico de la densidad de un hueso o de un cartílago- y la ulceración llega al hueso subcondral que puede entonces hipertrofiarse. El tratamiento idóneo dependerá pues de la causa y del grado de afectación del problema. Así, si la causa está en un estrechamiento de la banda ileotibial lo suyo es intentar rehabilitar los ligamentos, si está irritada la rama infrapatelar del nervio safeno infiltrar ácido hialurónico, si la causa es postural seguir un tratamiento de fisioterapia o buscar un experto en Reeducación Postural Global… Obviamente si el cartílago está dañado deben extraerse los trocitos quirúrgicamente (no es necesario “abrir” para ello). En su caso, por lo que nos dice, el problema puede ser genético pero también deberse a otras razones que no podemos valorar porque no conocemos sus antecedentes. Debe consultar a un profesional bien formado. Añadiremos en todo caso que desde nuestro punto de vista es muy posible que ese problema lo cause un exceso de ácido úrico pues de hecho puede provocar la destrucción de los cartílagos y los huesos. Así que le aconsejamos que si es su caso –compruébelo con un análisis de sangre- desintoxique y alcalinice el organismo, elimine todos los alimentos ricos en purinas -la levadura de cerveza, los mariscos, las carnes rojas (en especial los extractos de carnes, los sesos, las mollejas y el hígado), algunos pescados (como las anchoas, las sardinas, los arenques y la caballa), los espárragos, la coliflor, las legumbres, las setas, los champiñones y las espinacas- así como todos los alimentos ricos en fructosa -el azúcar blanco, los zumos de frutas (tanto naturales como industriales), los refrescos azucarados (incluidas las colas y gaseosas), los productos azucarados en conserva y precocinados y los hidratos de carbono refinados (pasteles, tartas, dulces, bollería y helados incluidos)-. No ingiera tampoco leche –es a menudo inflamatoria- ni huevos -contienen ácido araquidónico- descartando asimismo los pimientos, berenjenas, patatas y tomates porque contienen solanina, sustancia capaz de producir reacciones alérgicas y empeorar los casos de enfermedad articular. En cambio le conviene ingerir coles, sésamo, alfalfa, germen de trigo y, sobre todo, alimentos ricos en apigenina (apio, ajo, cebolla, perejil, manzanilla y tomillo). Siendo asimismo útil la ingesta de enzimas proteolíticas, bioflavonoides, selenio, vitaminas A, B2, B3, B9, C (ésta en forma de ascorbato potásico o cálcico) y E, zinc, cobre, manganeso, SOD (superóxido dismutasa), sulfato de glucosamina y sulfato de condroitina. Obviamente una vez el ácido úrico esté en sangre en valores normales y haya eliminado de su organismo todos los depósitos de cristales pásese a una alimentación normal. Lo que puede tardar hasta un año o más si el problema es importante.
 



Sr. Director: ante todo quiero felicitarles por la gran labor que están realizando lo que, tal como está el sistema, es complicado. Por mi parte quiero aportar mi grano de arena contando una experiencia propia vivida hace casi 5 años a fin de ayudar a que otras personas se informen bien antes de tomar una decisión. El saber es poder y es pues algo que no interesa ni a los políticos ni a la gran industria farmacéutica. Verán, hace ahora 4 años y medio mis dos hermanos murieron de cáncer en un intervalo de 3 meses tras haber sufrido un auténtico calvario (debido más a los tratamientos recibidos por cierto que a la propia enfermedad). Y lo sé bien porque durante el proceso viví prácticamente las 24 horas con ellos. He estado decenas de veces en hospitales, he hablado con médicos, cirujanos y enfermeras y mi conclusión es que todo lo que rodea al cáncer es una farsa. He constatado que ante una enfermedad grave -sea del tipo que sea- tanto la reacción del paciente como de la los familiares suele ser de pánico; y que cuando no se tiene ni idea del asunto uno opta por fiarse totalmente de los médicos. Pues bien, en el caso de mis hermanos los médicos dijeron que las operaciones a las que fueron sometidos habían sido “un éxito” y se les había “cogido a tiempo” aunque luego, como precaución, decidieron administrarles quimioterapia. El caso es que los primeros ciclos los soportaron bien pero a medida que fueron aumentando las dosis y las sesiones aquello empezó a no cuadrarme. Fue entonces cuando decidí informarme sobre esta enfermedad en particular y sobre la salud en general. Los médicos me dirían que la efectividad de sus tratamientos es alta, en torno al 70%-80%, pero a medida que fui investigando me di cuenta de que es mentira. Porque ese porcentaje no es el de curación sino el de una mínima respuesta aunque ellos saben que luego la enfermedad crece a un ritmo vertiginoso. Lo vi con mis propios ojos, tanto en mis hermanos como en los pacientes que compartieron planta con ellos. Tras recibir todos los ciclos de tratamiento les volvían a dar más ciclos; y así hasta que llegaban a un punto en el que comentaban que “ya no había nada que hacer”. Lo singular es que para esos médicos da igual lo que uno coma, dónde viva o cuál sea su estado anímico. Ellos se limitan a aplicar su protocolo y no quieren que se hable de nada más. De hecho si se les habla de métodos alternativos la respuesta es siempre la misma: no sirven para nada. En cambio no tienen reparo en hablar el tiempo que haga falta con los representantes de las compañías farmacéuticas que se hartan de visitarlos en sus despachos para venderles productos que no sólo no curan sino que empeoran la calidad de vida de los pacientes. Hoy tengo claro tras leer numerosos libros y hablar con médicos, cirujanos y familiares de otros pacientes de la gran farsa que hay establecida. Se está haciendo sufrir a miles de personas para nada; bueno, sí, para enriquecer a unos pocos. Y es que la enfermedad da más dinero que la salud. Así que me permito sugerir a quienes están pasando hoy por una situación de esta índole que se informen primero de las alternativas y luego tomen su decisión. Deberíamos todos estar más y mejor informados y hacernos responsables de nuestra salud. Hoy me fío más de un organismo como el nuestro que ha ido evolucionando durante miles de años que de unos señores que no son más que títeres de la industria, que creen saberlo todo sobre el cuerpo humano pero al final se limitan a recetar medicamentos que no sirven ni para curar una simple gripe. No podemos pues mirar más hacia otro lado cuando miles de personas están agonizando en nombre de la Medicina… sólo para enriquecer a otros. ¿Qué tipo de profesionales son los oncólogos cuando siguen dando quimioterapia a personas que están ya encamadas y sufriendo todo tipo de penurias? ¡Porque no veas el cabreo que cogen si se les sugiere paralizar el tratamiento aún sabiendo lo mal que lo están pasando con él los pacientes! Insto a la gente a que compruebe por sí mismo todo esto y a que busquen alternativas para dar lo esencial al organismo. Para empezar recomendaría la lectura del libro La Dieta Definitiva y seguir lo que en él se dice. Y luego, a medida que se vayan cambiando los hábitos alimenticios, comprobar el cambio. Lo que no tiene sentido es maltratar durante años el cuerpo con malos hábitos y pretender resolverlo todo luego tomando todo tipo de medicamentos. Y luego sugiero recurrir a las medicinas alternativas que sean eficaces. Para finalizar me gustaría hacerles una pregunta: ¿se puede con el Par Biomagnético acabar con todo tipo de virus? He ido a dos sesiones, pregunté si se podía eliminar con él el herpes zoster y se me contestó que no. ¡Y enhorabuena por todo lo que están haciendo! Una sociedad bien informada no se manipula tan fácilmente así que su trabajo no tiene precio y cada vez somos más quienes les seguimos.

Oscar Castro Guardado
Cangas do Morrazo (Pontevedra)

Agradecemos sinceramente su testimonio y lamentamos mucho la muerte de sus hermanos pero evidentemente nada de lo que nos cuenta es nuevo para nosotros. Lo hemos denunciado hasta la saciedad. Hemos explicado una y otra vez que los tratamientos convencionales para el cáncer son un simple negocio y que no hay un solo tratamiento oncológico que haya demostrado científicamente su eficacia a la hora de curar esa “enfermedad”. Y hemos dado a conocer numerosísima información sobre las posibilidades alternativas que hay para afrontarla y que mayoritariamente están recogidas en los dos tomos del libro Cáncer: qué es, qué lo causa y cómo tratarlo que se puede adquirir en librerías y a través del 91 638 27 28 en el que aparecen los tratamientos más eficaces que existen así como los nombres, direcciones, teléfonos, e-mails y webs de los médicos a los que se puede acudir. En cuanto a si con el Par Biomagnético es posible eliminar el Herpes Zoster le respuesta es afirmativa… si quien le trata domina la terapia. En todo caso hay un antivírico en el mercado que puede ayudarle: el VIUSID de Laboratorios Catalysis. Siendo asimismo muy eficaz cuando la infección es cutánea la aplicación de arcilla, limón, agua oxigenada y/o plata coloidal. Si en cambio el virus afecta a nivel interno lo idóneo es ingerir conjuntamente vitamina C, ácido alfa lipoico, zinc, L-arginina y L-lisina.
 



Estimado Sr. Campoy: he leído con atención el reportaje sobre la plata coloidal pero por más que busco y pregunto nadie sabe decirme las dosis adecuadas para cada infección o tratamiento lo cual me frustra ya que ni siquiera los fabricantes del producto han sabido decírmelo remitiéndome a artículos en inglés que no he encontrado. ¿Podrían ustedes indicarme qué dosis -aunque sea genéricamente- hay que tomar? Porque comprar plata coloidal y no saber cómo ni cuánto hay que usar no me parece razonable. Y muchas gracias por todo.

Javier M.

Si la plata coloidal es para uso tópico basta impregnar la zona con el spray que suelen incorporar los frascos que se comercializan con ella; varias veces al día. En cambio si se trata de ingerirla la dosis es de una cucharada sopera tras veces al día media hora antes de las principales comidas. En cuanto a las infecciones oculares lo idóneo es 1 gotita 3 veces al día y en las infecciones nasales de 1 a 3 gotas 3 veces al día. Al menos es lo que la Dra. Hulda R. Clark recomendaba según nos manifestó en su día D. Ignacio Chamorro, director en España del Instituto Clark (www.institutoclark.com), que como ya contamos comercializa un sencillo fabricador de uso casero denominado Silver Smart que permite elaborar plata coloidal con un contenido de entre 10 y 30 partículas por millón.
 



Hola. Les escribo para pedir consejo sobre el problema psiquiátrico que sufre mi madre. Mi propia historia, ligada a la de ella, es bastante trágica porque me crié desde los seis meses en un colegio de acogida -el Hogar de Nazaret- en el que estuve hasta los 18 años porque mi madre –eso decían- estaba “loca”. Pero a esa edad me fui a vivir con ella y desde entonces he vivido momentos angustiosos porque resulta que ¡la ingresan siempre contra su voluntad! Hoy, a mis 23 años, pienso que pasa algo raro. Porque cada vez que he hablado con su psiquiatra me ha dicho que tenía una cosa diferente. Primero dijo –y así lo pone en un certificado- que sufre Esquizofrenia paranoide. Luego que no era eso, que tenía un Trastorno esquizoafectivo. Y ahora, al cabo de unos años, le cambia el tratamiento porque dice que lo que tiene es un Trastorno bipolar. El caso es que a mí ese tema me afectó mucho porque como la consideraba “loca” tuve con ella muchas peleas; e intenté alejarme hablando mal de ella. Quizás, en el fondo, porque tenía miedo de que yo pudiera enloquecer y me aislaran como hicieron con ella. El caso es que con el tiempo, tras haberla tratado tan mal por lo que decían los médicos y el entorno familiar, terminé entendiendo que lo que se estaba haciendo con ella no era justo. Empecé a sospechar porque no me parecía lógico que a mi madre se le diagnosticara primero una enfermedad y luego, con los años, se la fuera cambiando el diagnóstico. Además debo reconocer que mi comportamiento era en realidad más “irracional” que el de mi madre que nunca ha parecido una “enferma mental”. De hecho yo también tuve alucinaciones parecidas a las suyas (veía a San Pedro, etc.) Pero eso era todo. Eran mucho peores los efectos de los medicamentos que la daban –hasta la hinchaban- y que yo mismo le obligué a tomar. Así que me puse en contacto con quienes llevan la web trinityatierra donde me dijeron que tenía que sacarla de ese estado y dejar de darle sus pastillas, algo que me costó un poco digerir. Finalmente decidí dejar en manos de mi madre la elección de tomarlas o no y el caso es que desde hace tres meses no las toma y está mucho mejor. No ve nada raro, no tiene alucinaciones y parece una persona completamente normal estando mucho más sana. De hecho antes estaba siempre tan drogada que no se podía ni mover. Y es que yo la drogaba a la fuerza creyendo que le hacía un bien… y porque me obligaban los psiquiatras. Ni siquiera se podía lavar o vestir, tenía diarreas, perdía mucho la consciencia. En cambio ahora puede comer, vestirse, ducharse, salir y está más sana. No tengo pues ya duda alguna de que todo ha sido un engaño, una estafa. En fin, el motivo por el que les escribo es mi miedo al psiquiatra. Antes, cuando le desobedecía, mandaba a un policía a casa que se la llevaba al psiquiátrico de donde salía a menudo con cardenales y sonámbula. La psicóloga Carmen Campos -del Ambulatorio Sector Sur- me sugirió que evitara que a mi madre la ingresaran en el hospital porque según un estudio los enfermos psiquiátricos viven menos cuando se les ingresa. El problema es que yo no puedo hacer nada si la policía viene a casa y se lleva a mi madre a la fuerza. Y esa es la ayuda que pido: ¿qué puedo hacer para evitar que mi madre tenga que ir obligatoriamente al psiquiátrico? ¿Cómo impido que la obliguen a tomarse tantas pastillas y la pinchen todos los meses? No me he atrevido hasta ahora a cuestionar al médico porque si me meto con ellos igual soy el siguiente de su lista como “enfermo mental”. En la web antes citada me dijeron que ustedes nos ayudarían. ¡Ah! Olvidaba decir que también sospeché de los psiquiatras porque según dice mi madre a ella la ingresó su hermana ¡que la llevó directamente al manicomio sin saber nada ni de Psiquiatría ni de Medicina! En suma, no me creo ya ni que padezca esquizofrenia. Sin más que añadir me despido con un fuerte abrazo en espera de sus noticias.

Miguel Ángel Rodríguez Saavedra
(Córdoba)

Lo que nos cuenta es suficientemente indignante, grave y complejo como para que nuestro consejo no pueda ser otro que el de sugerirle ponerse en contacto con un buen abogado. Porque lo que narra implica delitos muy claros como coacciones, lesiones, delito contra la salud pública y hasta secuestro. Es más, le animamos a hacerlo. Nos permitimos pues sugerirle que entre en contacto con el bufete de D. Fernando Osuna cuyo número es el 954 27 74 40 al que ya hemos puesto en antecedente de los hechos.
 



Sr. Director: el 28 de diciembre de 2011 fui ingresado en un hospital por necrosis en el tercer y cuarto dedo del pie izquierdo dándome el alta el 25 de enero de 2012. Sin embargo el 26 de agosto pasado y el 6 de noviembre se me cayeron los dos dedos afectados. El caso es que he perdido la estabilidad y tengo problemas para caminar por miedo a caerme. Además cuando estoy nervioso me quedo como bloqueado de las piernas durante un momento. Asimismo tengo problemas para bajar una cuesta muy pendiente o para bajar un escalón alto de la acera (para subir no tengo problema). Y soy diabético. Mi pregunta es simple: ¿qué médico me puede curar de los problemas que he comentado para recuperar la estabilidad y poder caminar bien? Tengo 58 años y ando con bastón. Atentamente,

Juan Manuel Falcón Carrillo
(Málaga)

Su problema de estabilidad es “mecánico” y por tanto solo va a poder ayudarle un ortopeda que le fabrique un zapato a medida que compense la falta de sus dos dedos; busque pues a algún buen profesional en su ciudad. En cuanto a su diabetes –no aclara usted si es o no insulinodependiente- hemos explicado qué hacer en varias ocasiones. En el nº 64 publicamos por ejemplo un artículo titulado Cómo tratar ortomolecularmente la diabetes que puede consultar en nuestra web: www.dsalud.com. En él tiene usted amplia información sobre cómo afrontar esa patología. En cualquier caso le aconsejamos que ante todo se alimente siguiendo las normas de La Dieta Definitiva –es ideal para diabéticos- y se plantee un buen tratamiento ortomolecular que incluya -en las proporciones adecuadas- vitaminas B6, B8, C y E, cromo, cobre, manganeso, magnesio y zinc. Debe pues eliminar todas las comidas acidificantes y, por tanto, los cereales, las legumbres, el azúcar blanco, los hidratos de carbono refinados, las bebidas alcohólicas (incluido el vino y la cerveza), el café, el té, las colas, el chocolate, las bebidas estimulantes, la grasa saturada animal y la leche y sus derivados. Y, desde luego, no freír nunca los alimentos. Asimismo es muy útil un tratamiento con plantas adaptógenas; lea usted para comprobarlo el reportaje que apareció en el número 88 con el título Sorprendentes resultados de la Medicina Sistémica en casos de diabetes y pie diabético (los productos para tratar la diabetes puede conseguirlos en España en el 96 350 41 48). E igualmente le invitamos a leer el artículo ¿Se ha encontrado la solución a la diabetes? que publicamos en el nº 103 donde contábamos que un grupo de científicos ha constatado que basta inyectar capsaicina -principio activo de algunos frutos picantes- en ratones diabéticos para que en menos de 24 horas sus páncreas empezaran a producir insulina con normalidad. Y el titulado La canela, el auténtico “oro” del antiguo Ceilán aparecido en el nº 105 donde se explica que además de antibacteriana, antiinflamatoria, antioxidante y útil en el tratamiento de distintas dolencias respiratorias y facilitar la digestión la canela hace disminuir los niveles de azúcar en sangre además de activar los receptores de la insulina en personas aquejadas por la diabetes tipo II. E incluso el publicado en el nº 119 titulado Sorprendente eficacia de la Acupuntura y la Fitoterapia en la diabetes y las úlceras diabéticas. Le serán de utilidad. Finalizamos indicándole que hay en el mercado un producto para la diabetes de Laboratorios Catalysis que funciona muy bien: Diamel.
 



Apreciado Director: fui una niña completamente sana durante mi primer año de edad; claro que hasta entonces me alimentaron sólo con leche materna. Pero a partir de ahí empecé a tener gran cantidad de mucosidad que, al acumularse, me ocasionó problemas bronquiales y me administraron fuertes tratamientos de antibióticos con tetraciclina, cloranfenicol y cortisona empeorado progresivamente (a nadie se le ocurrió cambiarme la alimentación) hasta que me diagnosticaron una “bronquitis asmática crónica” que perduró toda mi infancia al igual que dichos tratamientos que se me aplicaron de forma continuada mientras mi salud se iba deteriorando paulatinamente. Durante la adolescencia los problemas bronquiales remitieron dando paso a una etapa de síntomas casi continuos en la piel: eccemas, hongos, dermatosis y vesículas supurantes que me fueron tratadas con cortisona. Tratamientos que abandoné por mi cuenta a los 24 años cuando fui consciente de sus efectos. En la actualidad tengo 44 años y no ingiero medicinas químicas pero sufro problemas crónicos de tipo digestivo (estoy diagnosticada de colon irritable) y cutáneo (dermatitis en cara y cuero cabelludo). Desde la infancia manifiesto además hipersensibilidad a los metales (el contacto con ellos me provoca fuertes reacciones cutáneas). Y hace cuatro años una leve herida me provocó una gran hemorragia que costó superar pues no cedía con ninguno de los tratamientos habituales. La causa resultó ser una trombocitosis con recuento plaquetario superior a 800.000 U/g Hb, alteración de la función de agregación plaquetaria y factor Von Willebrand que provocan anulación de la capacidad de coagulación sanguínea y, al mismo tiempo, el riesgo opuesto (tendencia a trombosis por exceso de plaquetas). Rehusé el tratamiento que me ofreció la medicina convencional (sustancias de intenso efecto aplicadas en la médula) y he realizado tratamientos de homeopatía y medicina natural sin resultado. Sospechando que la causa de estas alteraciones pudiese venir de una intoxicación por metales pesados y otras sustancias efectué procesos de limpieza que me he visto obligada a detener porque me han provocado infecciones renales y urinarias así como fuertes eccemas en la piel. En la actualidad me veo en la necesidad de limpiar mi organismo de la carga tóxica acumulada a lo largo de los años pero con un seguimiento profesional que permita controlar al mismo tiempo la función renal evitando daños mayores en los riñones, supongo que de por sí bastante afectados. Le agradezco cualquier recomendación que me pueda ofrecer.

Lucía Jiménez Jiménez
(Murcia)

Por lo que nos cuenta todo parece indicar que sus problemas empezaron por una clara intolerancia o alergia alimentaria –muy probablemente a la leche de vaca ya que sus problemas empezaron cuando su madre dejó de darla de mamar- que debieron agravar las vacunas que sin duda le pusieron en la infancia y que como hemos denunciado reiteradamente contienen sustancias peligrosas como el timerosal o el escualeno así como los fármacos por usted mencionados. Es más, todo lo acaecido después con su salud debe tener origen en las mismas causas. De hecho la ingesta de tetraciclina puede dar lugar a trastornos de la sangre (anemia hemolítica, trombocitopenia, neutropenia y eosinofilia), trastornos del sistema nervioso con dolor de cabeza, trastornos gastrointestinales como glosodinia, náuseas, vómitos, faringitis aguda, gastroenteritis, colitis no infecciosa y estomatitis, trastornos de la piel como rash maculopapular y eritematoso y fotosensibilidad además de hipersensibilidad dental al calor. Por lo que se refiere al cloranfenicol puede dar lugar a náuseas, vómitos, diarrea, cefaleas, depresión, estomatitis, anemia aplásica, anemia hipoplástica, granulocitopenia, trombocitopenia, confusión, delirio, neuropatía periférica, comezón, edema angioneurótico, taquipnea, distensión abdominal y cianosis. En cuanto a la cortisona puede producir numerosos efectos secundarios severos: náuseas, hiperglucemia, resistencia a la insulina, diabetes mellitus, osteoporosis, ansiedad, irritabilidad, insomnio, depresión, gastritis, colitis, hipertensión, ictus, disfunción eréctil, hipogonadismo, hipotiroidismo, lesiones digestivas perforantes, accidentes tromboembólicos, shocks, hinchazón general, hinchazón en extremidades inferiores (retención de fluidos), amenorrea, retinopatía, debilidad muscular, aumento de glucemia y mala cicatrización. En fin, casi nada. Dada su situación lo idóneo es pues ponerse en manos de alguien que la indique un tratamiento global lo más completo posible que incluya test de alergia e intolerancia alimentarias y medicamentosas a fin de eliminar de su vida todo lo que la perjudica, una desintoxicación integral -con quelación incluida para eliminar metales pesados-, un adecuado tratamiento ortomolecular y una dieta adaptada a su condición y necesidades así como, si fuera necesario, un tratamiento para anular los efectos de las vacunas. Sin olvidar una terapia de rearmonización energética como la que se logra con un MORA. Así que ya que está dispuesta a hacer lo necesario y someterse a un adecuado seguimiento profesional le sugerimos que contacte con el Dr. José Rodríguez Fernández en el 96 829 00 30).
 



Sr. Director: mi padre tiene 69 años -aparenta menos- y es bastante deportista pero desde 1999 tiene taquicardias. Comenzaron a los pocos meses de dejar la práctica del ciclismo, cosa que comentó a los cardiólogos que le vieron posteriormente sin obtener ningún comentario al respecto por parte de ellos. Los especialistas le hicieron muchas pruebas pero veían todo normal no encontrando ninguna explicación así que se limitaron a recetarle el betabloqueante Emconcor (una pastilla de 2,5 mg al día) que empezó entonces a tomar. Luego, por iniciativa propia, mi padre se hizo una prueba de esfuerzo dando una frecuencia máxima de 190 pulsaciones por minuto. Sin embargo al año de comenzar a tomar Emconcor notó que a veces tenía menos pulsaciones por minuto de las habituales (50 en reposo) así que lo consultó al médico y éste le rebajó la dosis a media pastilla diaria con los resultados esperados. Mi padre también le comentó a una cardióloga que había comprobado que al comer chocolate negro le disminuían las taquicardias pero esa sabelotodo no se interesó lo más mínimo por esa observación. Ni siquiera le miró mientras le hablaba, sólo sonrió prepotentemente como si le hubieran dicho que los elefantes vuelan. Otro hecho que él ha constatado es que al hacer ejercicio desaparecen automáticamente sus taquicardias. No tiene más que hacer algo de footing y la arritmia desaparece instantáneamente. Esto último también le ocurre a un deportista joven que conozco que también está tomando Emconcor cuyo cardiólogo le aconsejó seguir con el deporte por el hecho de que le normalizaba el ritmo cardiaco. El caso es que a raíz de todo esto he descubierto que las taquicardias son más habituales en la gente de lo que yo pensaba. Hace un tiempo hablé con un nutricionista que trabaja con un equipo de ciclismo y me comentó que es habitual que los ciclistas profesionales tengan arritmias una vez dejada la profesión por lo que les recetan Emconcor y esencia de espino blanco (mi padre nunca llegó a tomar espino blanco). Hasta que en enero de 2012 mi padre decidió dejar de tomar la media pastilla para comprobar qué pasaba y al ver que no le empeoraban las taquicardias siguió así. Es más, volvió a coger la costumbre de hacer footing (10 kilómetros al día durante 3 o 4 días a la semana) y vio que le iba bien. Sin embargo en septiembre pasado notó que le subía de nuevo la frecuencia de las arritmias y volvió a tomarse la media pastilla; hasta el día de hoy. Recientemente un cardiólogo le quiso recetar Sintrom porque según él la arritmia puede provocarla la presencia de trombos en la sangre -cosa que ninguno de los cardiólogos hasta el momento le había dicho- pero mi padre se negó a tomarlo. En fin, hace un tiempo leímos en varios ejemplares de su revista que la coenzima Q-10 puede mejorar las arritmias y por ello comenzó a tomarla; concretamente una cápsula diaria que contiene 43 mg de Q-10, 300 mg de citrus bioflavonoides, 20 mg de vitamina E... Pero observó que le daban más taquicardias a raíz de ello, cosa que me sorprendió. La dejó y la volvió a tomar en varias ocasiones para descartar otras causas o la casualidad pero comprobó que la ingesta de Q-10 siempre aumentaba sus arritmias por lo que abandonó su ingesta. Hasta que hace poco leímos -también en su revista- que la Q-10 puede provocar taquicardias como efecto secundario. ¿Me podrían aclarar pues un poco este tema? Por si es de interés les diré que suele también tomar diariamente vitamina C y omega-3. Y, por cierto, recientemente hablaban ustedes de la falta de yodo como causa de arritmias así que mi padre ha pensando en probar con la Solución Lugol. Les agradecería que me orientaran un poco en el tema general de este tipo de taquicardias pues parece que uno va dando palos de ciego sin llegar a conocer la causa real. Muchas gracias.

José Antonio Pardos

El Emconcor -cuyo principio activo es el bisoprolol fumarato pero que también contiene hidrógeno fosfato de calcio anhidro, almidón de maíz, celulosa microcristalina, crospovidona, hipromelosa, sílice coloidal anhidra, estearato de magnesio, dióxido de titanio (E 171), macrogol 400, dimeticona, óxido de hierro amarillo (E 172) y óxido de hierro rojo (E 172)- puede provocar sensación de frío en manos y piernas o su entumecimiento, problemas gastrointestinales -náuseas, vómitos, diarrea o estreñimiento-, cansancio, mareos, dolor de cabeza, calambres, debilidad muscular, disminución o alteración del pulso, bajadas de presión arterial, alteraciones del sueño, dificultad para respirar, pesadillas, picores, enrojecimiento de la piel, pérdida de potencia sexual, pérdida de audición, disminución del lagrimeo y conjuntivitis pudiendo empeorar la psoriasis. Y el Sintrom disminuye la capacidad de coagulación de la sangre y, por tanto, puede ser peligroso si no se controla correctamente; una dosis excesiva puede producir hemorragias y una dosis deficiente trombosis y/o embolias. El espino blanco en cambio es efectivamente útil en los casos de arritmias, taquicardia, fibrilación auricular, coronariopatías, arteriosclerosis, espasmos vasculares, vértigos y prevención de trastornos coronarios disminuyendo el estrés y facilitando el sueño al dilatar los músculos que rodean los principales vasos sanguíneos; además ayuda a regular la tensión arterial y favorece el riego sanguíneo en el cerebro oxigenándolo. Y al tener propiedades sedantes es además adecuado para combatir trastornos nerviosos como la ansiedad, el estrés o procesos de depresión leve. Eso sí, no debe tomarse conjuntamente con digitálicos pues puede potenciar sus efectos. En cuanto al chocolate negro ya explicamos en su día que el hecho de que reduce la posibilidad de sufrir trombos lo constató un equipo de investigadores de la Universidad de California (EEUU) hace ya más de diez años y así lo dimos en conocer en la sección de Noticias del nº 34. Éstos constataron que bastan 25 gramos para que en apenas unas horas el nivel de agregación plaquetaria en sangre disminuya y, por tanto, el riesgo de sufrir un coágulo. Posteriormente una investigación efectuada por el Dr. Christian Heiss –médico del Heinrich-Heine University- que se publicaría en Journal of the American College of Cardiology constataría que el consumo diario de cacao puro logra que haya en sangre el doble de células angiogénicas encargadas de reparar los vasos sanguíneos cuyo deterioro puede dar lugar al desarrollo de patologías cardiovasculares. En ese ensayo –aleatorizado y a doble ciego- los participantes ingirieron dos veces al día durante un mes una bebida hecha con cacao rica en flavonoides y otra igualmente de cacao pero con niveles inferiores de los mismos. Constatándose que entre quienes ingirieron el cacao más puro mejoraba la función de los vasos sanguíneos en un 47% y se reducía significativamente la presión arterial sistólica (estudios anteriores ya habían sugerido que el cacao relaja las paredes de los vasos sanguíneos). Y más recientemente Norman Hollenberg -miembro de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard (EEUU)-, tras investigar durante 15 años a centenares de personas mayores de diferentes culturas, afirmaría en un artículo publicado en International Journal of Medical Sciences su convencimiento de que el cacao previene las patologías cardiovasculares, el cáncer y la diabetes no sólo por su riqueza en bioflavonoides sino merced a su alto contenido en epicatequinas, tipo de flavonoides entre cuyas propiedades está el de elevar los niveles de óxido nítrico en sangre algo que ayuda a relajar los vasos sanguíneos y mejorar el flujo sanguíneo. Por lo que se refiere a la coenzima Q-10 debemos decir que es indispensable para mantener sano el corazón; de hecho la mayoría de los pacientes con problemas cardiacos tienen deficiencia de coenzima Q-10. Los investigadores explican que cuando las células del corazón no contienen suficiente la producción de energía baja y se producen disfunciones mitocondriales y cardiacas; en cambio si a los músculos del corazón se les administra un complemento de Q-10 aumenta significativamente la producción energética en las mitocondrias, se revitalizan las células necesitadas de energía, se fortalece el corazón y disminuye el esfuerzo necesario para hacer circular la sangre. En pocas palabras, la Q-10 mejora la función mecánica del corazón dotando a las células del combustible necesario para funcionar eficazmente. Es más, hay estudios que demuestran que impide que el colesterol malo obstruya las arterias y que da buenos resultados en el tratamiento de la presión arterial alta, las arritmias, la angina de pecho y el colapso de la válvula mitral. Hasta se ha comprobado que tiene la propiedad de proteger el corazón durante periodos de astenia o privación de oxígeno. ¿Cómo explicar pues que a su padre le provoque taquicardia? Sinceramente, lo ignoramos. ¿No se deberá a alguno de los otros principios activos que -según usted mismo nos cuenta- tiene el producto que toma? Que su padre pruebe con Quinol-10 de 100% Natural que la contiene en forma de ubiquinol y no de ubiquinona. Finalmente recordamos que la Solución de Lugol –que combina yodo elemental o diyodo con un yodo iónico como el yoduro de potasio- fue utilizada por miles de médicos durante más de un siglo para el tratamiento de distintos problemas cardíacos. B. West publicó de hecho un artículo en 2006 sobre su experiencia clínica en casos de fibrilación atrial y arritmia mediante el uso de protocolos basados en la suplementación con yodo y los enfermos mejoraron sin que hubiera efectos colaterales. De hecho el fármaco más utilizado hoy para las arritmias es la amiodarona que no es sino un compuesto orgánico sintético del que el 37% es ¡yodo! (y que como casi todos los medicamentos sintéticos provoca numerosos efectos secundarios indeseables). Y es igualmente útil la estrofantina de la que hablamos en el nº 148 (lea en nuestra web –www.dsalud.com- el artículo que sobre ella publicamos con el título ¿Es realmente la obstrucción coronaria la principal causa de los infartos?). En cuanto a qué provoca las arritmias hay que decir que en algunos casos se trata de un defecto congénito pero que en otros puede provocarlas una presión arterial alta, un espacio intersticial sucio, un bloqueo cardíaco o auriculoventricular, una cardiopatía reumática, una glándula tiroides hiperactiva (hipertiroidismo) o el llamado Síndrome de Wolff-Parkinson-White. La mayor parte, empero, las causa un déficit de yodo, el estrés, la cafeína, la cocaína, el tabaco, el alcohol, las bebidas gaseosas, la mala alimentación, desequilibrios en la química sanguínea -como un nivel anormal de potasio-, una miocardiopatía, una glándula tiroides hiperactiva y varios medicamentos, especialmente los analgésicos, las anfetaminas, los betabloqueantes, los psicotrópicos, los simpaticomiméticos y hasta ¡algunos antiarrítmicos! Siendo solo especialmente preocupante si hay palidez y sudoración, alteración de pulso, dolor torácico, dificultad para respirar, sensación de mareo y vértigos o desmayos. Dicho lo cual debe saberse que la mayoría de quienes sufren arritmias pueden llevar una vida normal y activa sin necesidad de tratamiento alguno. Suele bastar con que cambien sus hábitos de vida inadecuados, se desintoxiquen, se alimenten bien y adelgacen si sufren sobrepeso u obesidad.
 


 


NÚMERO 155. DICIEMBRE 2012.

Sr. Director: circula por Internet un email en el que un profesor llamado Vicente Tortosa Pérez que trabaja en la Universidad de Almería (España) -concretamente en la Unidad de Extensión Universitaria adscrita al Vicerrectorado de Servicios Generales con sede en Camino del Pozuelo s/n de Cuenca- advierte de que un grupo de investigadores de la Universidad de Princeton (Nueva jersey, EEUU) ha descubierto algo aterrador. Según se explica en él estuvieron alimentando durante varios meses a dos grupos de ratones, uno con comida guardada en una heladera o freezer (nevera) y otro con comida guardada también en un freezer pero con varios imanes decorativos pegados en su puerta. La idea era ver cómo afectaban las radiaciones electromagnéticas de los imanes a los alimentos y tras rigurosos estudios clínicos constataron que los que consumieron la comida irradiada por imanes tenía un 87% más de probabilidades de contraer cáncer. Asimismo se asegura que adherir imanes a cualquier electrodoméstico conectado a la corriente eléctrica hace aumentar su consumo porque incrementa la fuerza electromagnética del campo eléctrico. En suma, que poner imanes en la nevera puede ser letal por lo que se sugiere quitarlos y tenerlos además lejos de cualquier alimento. Mi pregunta es obvia: ¿es verdad?

Carlos Jiménez
(Madrid)

Se trata de uno de tantos bulos o hoax. Para empezar no hay en la Universidad de Almería ningún profesor con ese nombre y apellidos aunque sí una persona en la ciudad que no tiene nada que ver ni con la universidad ni con el email que comentamos. Por otra parte la Universidad de Almería no tiene ningún departamento en Cuenca y por consiguiente ningún vicerrectorado. Lo que hay en el Camino de Pozuelo -y no “del” Pozuelo- de Cuenca es el vicerrectorado del Campus de Cuenca y Extensión Universitaria de la Universidad de Castilla-La Mancha. Y ningún almeriense habla de “heladera” o “freezer” sino de “nevera”, “frigorífico” o “congelador”. Cabe añadir que en la Universidad de Princeton no se ha hecho nunca un estudio sobre la posible influencia en alimentos de unos imanes colocados en la puerta de una nevera. Claro que un imán no genera “radiación electromagnética” sino un simple “campo magnético”. Y eso de que un imán pequeño puede aumentar el consumo eléctrico de un electrodoméstico si se coloca sobre él no se lo cree más que alguien lego en la materia. Esperamos haber satisfecho su curiosidad.
 



Sr. Director: mi consulta es muy breve. He leído que comer ortigas puede ser incompatible con algunos fármacos y yo estoy tomando Dumirox (50 mg) y Rivotril (0,5 mg). ¿Son estos medicamentos incompatibles con la ingesta de ortigas? Es todo.

Francesc Prims
(Barcelona)

En efecto, las ortigas son incompatibles con ambos fármacos que, por otra parte, son puro veneno (léase los prospectos y comprobará que sus posibles efectos secundarios son un auténtico catálogo de horrores). El Dumirox es un inhibidor selectivo de la recaptación de la serotonina (ISRS) y las ortigas tienen serotonina. Y el Rivotril es una benzodiazepina de efectos anticonvulsivos que fue diseñada como presunto preventivo de los ataques epilépticos aunque hoy día se receta para tratar la ansiedad, la depresión, el THDA, los mareos y el estrés (siendo igual de inútil y peligrosa en todos los casos). Las ortigas en cambio contienen de forma natural inhibidores de la COX-1 y la COX-2 y, por tanto, son antiinflamatorias.
 



Sr. Director: he estado unos días tomando agua de mar mezclando un vaso de la misma con dos de agua mineral pero me produce una fuerte diarrea y sensación de aturdimiento. ¿Es normal? ¿Se debe a que me estoy depurando? ¿Es quizás excesiva la dosis? Quiero seguir tomándola pero necesito conocer ese dato.

Alicia Oltra
(Barcelona)

¿Agua de mar? Pues mire, depende de dónde la haya obtenido. Si utilizó ampollas comercializadas como Plasma de Quinton puede usted estar segura de que el agua no está contaminada y la causa de su diarrea no es ésa. Si la obtuvo usted de otra fuente o la extrajo directamente del mar sin haberla dejado decantar adecuadamente puede estar contaminada. Nosotros lo ignoramos. Lo más importante pues es asegurarse ante todo de que no está contaminada. Porque una cosa es extraer agua de mar de un lugar razonablemente limpio de contaminación y otra extraerla de cualquier lugar sin tener en cuenta eso. Y dudamos de que donde usted vive haya muchos lugares donde extraerla con tranquilidad. Lo hemos explicado claramente en nuestros artículos. En cuanto a la dosis eso depende de nuevo del tipo de agua de mar, de su singularidad personal y de su estado físico. Hay quien se bebe uno o dos vasos al día y le sienta bien y quien se toma un par de sorbos y sufre diarrea y/o hipertensión. En todo caso lo razonable es ingerir sólo unos 40-50 ml diarios de forma continuada.
 



Estimado Sr. Campoy: hace ya tres años que descubrí Discovery DSALUD y desde entonces espero cada mes su aparición en el kiosco. El caso es que a mi esposa le han diagnosticado una distonía que denominan Blefaroespasmo bilateral. Tiene 62 años y tres hijos pero el segundo embarazo fue gemelar con alguna complicación al final y como consecuencia uno de los bebés nació muerto. Por lo demás no ha tenido problemas de salud a lo largo de su vida salvo algún periodo de gripe o similar. Sin embargo a mediados de 2011 comenzó a notar molestias en los ojos y cansancio al ver la tele lo que atribuyó a un exceso de sequedad por lo que intentó solucionarlo aplicándose suero fisiológico sin resultado. Como las molestias fueron creciendo decidimos acudir a nuestro médico de familia que diagnosticó el problema como doloroso y de fotofobia; y con las mismas nos remitió al oftalmólogo de zona que se limitó a comprobar que veía bien para, a renglón seguido, enviarnos al oftalmólogo de nuestro hospital de referencia: el Hospital Universitario Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes. El examen de este especialista determinó un “Blefaroespasmo bilateral, intensa grasa en borde libre con lágrima muy grasa y córnea sin queratoplastia; no cede el blefaroespasmo con anestesia. Blefaritis posterior + ojo seco evaporativo y blefaroespasmo bilateral. Tratamiento: Estila toallitas 3 veces al día, Hyabak protector a demanda y Tobradex (una gota cada 6 horas durante 4 semanas). Si no existe mejoría enviar al neurólogo (valorar toxina botulínica)”. Todo ello, como podrá imaginar, nos sonaba a chino. Y aunque alguna explicación se nos dio no quedamos suficientemente satisfechos por lo que requerimos una segunda opinión en otro hospital próximo (La Paz). Allí primero nos atendió el oftalmólogo de zona en el ambulatorio donde se le explicó la dificultad que mi esposa tenia para mantener los ojos abiertos; y luego se le comentó que antes de la aparición de esos síntomas había vivido un periodo prolongado de estrés como consecuencia de la enfermedad de su padre (cáncer de colon-pulmón con 90 años y cuidando de él) hasta que falleció a finales de febrero de 2011. El oftalmólogo le propuso un tratamiento a base de higiene en los párpados, un colirio y un gel oftálmico. Además solicitaba al MAP que gestionara una valoración del Blefaroespasmo (parpados) y otra del neurólogo. Nos remitieron pues al neurólogo de zona que mantendría el diagnóstico y le prescribió un tratamiento a base de toxina botulínica cuya primera dosis recibió el 2 de diciembre de 2011 en la consulta de Neurología-Espasticidad del Hospital Universitario La Paz. En esa visita se nos hablaría de la toxina, de su nivel de eficacia y de sus escasos efectos secundarios citándola para tres meses después a fin de darle una segunda dosis. Mi esposa acudiría para recibir la segunda dosis el 24 de febrero de 2012 sin apenas haber notado mejoría. Ante lo que se nos indicó que hasta encontrar la dosis adecuada los resultados no llegarían. La historia se volvería a repetir con una tercera inyectada el 22 de junio de este año y una cuarta dosis el 28 de septiembre aunque tras los escasos resultados de la tercera ya se nos dijo que solicitásemos una nueva consulta con el oftalmólogo especializado en párpados para que hiciera su propia valoración y aportase otras alternativas a la toxina (pastillas, cirugía etc.). Así que con el fin de mejorar nuestro conocimiento sobre esta patología nos afiliamos a ALDE (Asociación de Lucha contra la Distonía de España) cuyo personal atendería nuestras dudas. Pues bien, en ese intermedio del proceso y ayudados por la información de su revista acudimos a la consulta del Centro ITAKA de Madrid donde dieron a mi esposa diez sesiones de acupuntura, un tratamiento homeopático y una dieta sin gluten y sin lactosa durante 3 meses sin que hasta ese momento notara tampoco mejoría. Posteriormente circunstancias familiares nos hicieron cambiar de domicilio y tuvimos que cancelar el tratamiento. En fin, se nos ha asegurado en varias ocasiones que no se conocen ni las causas ni las soluciones de esta patología. ¿Es así? Le agradeceríamos, si es posible, que nos aportara algo de luz. Debido a la situación familiar a la que me refería nuestra residencia habitual es muy probable que esté pronto en las inmediaciones de Barcelona por lo que en el caso de que nos indique acudir a algún profesional preferiríamos que éste estuviera en la zona. Gracias por su ayuda y un cordial saludo.

Andrés Cea Serna
Alcobendas (Madrid)

Médicamente se llama Blefaroespasmo a la contracción espasmódica involuntaria y repetitiva del músculo orbicular –el que está alrededor del ojo- provocando movimientos anormales –a eso se llama distonía-; y se dice que es bilateral cuando afecta a los dos ojos. Contracción que a veces viene acompañada de movimientos involuntarios de cuello, cabeza o boca que sólo desaparecen mientras se duerme. Y puede derivar en alteraciones como ojo seco o visión borrosa o doble. ¿Y a qué se debe? Pues está constatado que a veces lo provoca una alteración neurológica funcional en el sistema nervioso central, en otras la falta de lubricación de la superficie ocular siendo eso lo que provoca que aumente el parpadeo en un intento de distribuir uniformemente la lágrima y en algunas más los efectos secundarios de diversos medicamentos. En cuanto a la toxina botulínica se inyecta para relajar temporalmente los músculos y evitar que se contraigan; es pues un tratamiento meramente paliativo y a menudo ineficaz. En los casos más severos los espasmos pueden ser frecuentes e invalidantes porque los ojos permanecen cerrados la mayor parte del tiempo y entonces algunos oftalmólogos optan por hacer lo que se denomina miectomía del músculo orbicular y de la musculatura depresora que consiste en extraer quirúrgicamente -de forma parcial o total- fibras de uno de los músculos del párpado superior para intentar evitar que se siga cerrando espasmódicamente. Ahora bien, el blefaroespasmo puede ser asimismo consecuencia de una conjuntivitis, del llamado Síndrome de Sjögren o de otra alteración inflamatoria pero, sobre todo, de una blefaritis, nombre que recibe la inflamación del párpado -justo donde están las pestañas- a causa de una dermatitis seborreica que afecte también a las glándulas del párpado (entonces se llama blefaritis seborreica) o por la presencia de bacterias -normalmente estafilococos- que den lugar a la infección que conocemos como orzuelos (cuyos síntomas son dolor, hinchazón, picor intenso, irritación de la conjuntiva y ojo seco por falta de lubricación). Nuestro consejo es pues que se limpie bien a diario la zona de los párpados –procurando no tocar los ojos- con un algodón bien empapado en agua oxigenada y/o zumo de limón (tres o cuatro veces diarias durante una semana) y que luego se aplique en la zona plata coloidal (nunca iónica). Debe asimismo seguir una alimentación equilibrada asegurándose de que no tiene deficiencias nutricionales. Evitando ante todo los medicamentos –colirios farmacológicos incluidos-, el alcohol, el tabaco, la leche y sus derivados, los hidratos de carbono refinados (pan, pasta, bollería, dulces, pasteles, etc.), las grasas saturadas y “trans” y la comida frita. Aumente en cambio la ingesta de vegetales amarillos y rojos por su concentración en carotenos. Son especialmente útiles la acerola, los cítricos, las grosellas y arándanos -rojos y negros- y las hortalizas en general -ajos, cebollas, rábanos, tomates y zanahorias en particular- así como el pescado azul. En cuanto a posibles suplementos le sugerimos muy especialmente tomar a diario cloruro de magnesio y apoyarlo con cápsulas de aceite de krill, un compuesto que lleve glutatión, ginkgo biloba, quercitina, luteína, zeaxantina, rutina, zinc y selenio y, por último, un multivitamínico así como un complejo de vitaminas del grupo B. Es asimismo útil aplicarse en los ojos una cataplasma hecha de dos conocidas plantas: la eufrasia y el mirtilo. No estando de más que se someta a un tratamiento con el Par Biomagnético. Y si esto no diera resultado –que nos extrañaría- plantéese consultar su caso con el Dr. Arturo Solís, oftalmólogo mexicano creador del QIAPI1 –producto del que hablamos en el nº 143- cuyo email es comagua2000@yahoo.com
 



Sr. Director: el 15 de marzo de 2010 fui operada de pseudoartrosis y me pusieron la proteína ósea BMP2. Sufrí muchas complicaciones, movilización del implante 3 veces con infección fistula del LCR. Tengo dañado el nervio con inflamación residual y una sacroileitis por sobrepeso debido al material. Son ya en total 6 operaciones y me gustaría recibir información porque estoy segura de que todas las complicaciones se deben a dicha proteína. Muchas gracias.

Belén Martínez

Los médicos llaman Pseudoartrosis a la fractura ósea que no se consolida habiendo transcurrido tiempo suficiente para ello; situación que si se prolonga mucho rebautizan como Pseudoartrosis atrófica recalcitrante. En cuanto a la proteína ósea 2 –abreviadamente BMP2- pertenece a la súper-familia de proteínas TGF-beta y juega un papel importante en el desarrollo del hueso y el cartílago. Implicada en la ruta de señalización hedgehog así como en la interacción citoquina-receptor de citoquina es osteogénica e induce la diferenciación de los osteoblastos en diversos tipos celulares. Pues bien, implantada en una esponja de colágeno induce la formación de hueso nuevo. Y esa es la técnica que han intentado con usted sin éxito. Nosotros vamos a sugerirle, para empezar, que elimine de su dieta el café, el alcohol y el tabaco porque producen un desequilibrio negativo en los niveles de calcio, las bebidas de cola porque son muy ricas en fósforo, azúcares y cafeína y si bien el fósforo es necesario para los huesos una ingesta elevada bloquea la absorción del calcio, que evite la sal ya que es responsable de la eliminación urinaria de calcio, que elimine los antiácidos basados en aluminio porque causan pérdida de masa ósea, que tenga en cuenta que los corticosteroides, las tetraciclinas y los preparados tiroideos pueden ser responsables de la pérdida de calcio y que recuerde que la actividad física es fundamental tanto para mantener como para restaurar la densidad ósea; actividad moderada pero mantenida en el tiempo. Consuma en cambio alfalfa –es remineralizante por su equilibrado contenido en calcio, fósforo y magnesio y además contiene vitamina K, sustancia que potencia la actividad de la vitamina D y mejora la disposición del calcio-, piña –contiene manganeso, sustancia que participa en el metabolismo óseo-, almendras, brécol, coles de bruselas, semillas de girasol, cacahuetes, nueces, higos, cebollas, alubias secas, hortalizas, cereales, granos de sésamo, sardinas y salmón –todos ellos son alimentos ricos en calcio biodisponible, en algunos casos hasta ocho veces más que la leche-, tofu -proporciona isoflavonas cuyos efectos estrogénicos favorecen la mineralización ósea y previenen la osteoporosis- y verduras crudas -por su contenido en vitaminas, minerales y fitonutrientes-, especialmente nabos. En cuanto a posibles suplementos sepa que además del calcio es importante asegurarse de que no le falte magnesio -actúa equilibrando el suministro de calcio evitando que éste sea eliminado y además su deficiencia conlleva una reducción de la concentración sanguínea de la forma más activa de la vitamina D-, zinc, cobre y manganeso -un déficit de cualquiera de estos tres minerales tiene una acción negativa sobre la salud ósea-, boro -mineral indispensable en la activación de algunas hormonas cuya acción es regular la formación de masa ósea-, vitamina K -sin suficiente cantidad de esta vitamina no se puede formar osteocalcina, proteína no colágena que está presente en la matriz del hueso alrededor de cuya estructura se fija el calcio-, vitamina D -facilita la absorción del calcio a nivel gastrointestinal y moviliza los minerales de otras zonas del organismo dirigiéndolos hacia los huesos-, antocianinas y proantocianidinas -flavonoides necesarios para que el organismo forme estructuras colágenas que estabilicen la masa ósea-, silicio -indispensable para la absorción del calcio- y lisina -aminoácido necesario para el transporte y la absorción del calcio-. En otras palabras, siga la dieta adecuada y pida a un buen experto en Nutrición Ortomolecular que le sugiera un tratamiento lo más completo posible. Lamentablemente a los médicos no les ha explicado sobre todo esto casi nada en las facultades de Medicina. Le sugerimos que pregunte por algún experto en la Asociación Española de Nutrición Ortomolecular llamando al 96 392 54 55.
 



Estimado Sr. Campoy: escribo para solidarizarme y felicitar por su valor a Ernesto Carvajal Pabón que nos contó en esta sección el caso de su madre así como a todas las personas que alzan su voz para manifestar claramente el pésimo estado de algunas instituciones sanitarias y el nulo grado de humanidad de algunos médicos. Me gustaría asimismo alabar la gran labor que realiza esta magnífica revista permitiendo la libre expresión de sus lectores. Además, ¡qué más quisiera más de una universidad, academia o institución en mostrar siquiera la mitad de los hermosos conocimientos que nos hace llegar cada mes! Yo personalmente realizo mis propias pesquisas e investigaciones sobre salud, naturopatía y medicinas naturales y puedo constatar por experiencia propia la gran efectividad de los métodos naturales. Así como puedo afirmar que el 85% de los alimentos que encontramos en los supermercados son no ya innecesarios sino perjudiciales para nuestro organismo (eso sí, beneficiosos para las grandes empresas). El problema de todo esto es que las personas de “a pie” siguen sin abrir sus ojos a estas cosas y en el peor de los casos incluso no les importa. Me parece tan triste que cuando alguien fuma y se le advierte de lo que hace responda De algo hay que morir, ¿no? Porque esto me hace preguntar: ¿tan poco aprecian y valoran algunas personas su vida? En fin, me gustaría decirles a ustedes y a sus lectores que acabo de escribir un libro titulado Hola Tierra… ¿podremos ayudarte? que cualquiera puede descargarse gratuitamente escribiendo en Google lo siguiente: Hola tierra bubok. Me despido con una genial frase de Jimmi Hendrix: “Cuando el poder del amor supere al amor por el poder el mundo hallará la paz”.

Víctor Jiménez Sepúlveda
Vitoria (Álava)

 



Estimado Director: soy lectura habitual de la revista y alguien muy satisfecha de todo lo que aprendió leyendo La Dieta Definitiva. En esta ocasión os escribo para ver si me podéis ayudar con lo siguiente: mi abuela padece Xerostomía desde hace once años -ahora tiene 81- y quisiera saber si hay algún tratamiento natural que pueda ayudarla porque hemos estado en varios hospitales y en todos nos dijeron que no hay tratamiento. Probamos con acupuntura pero no funcionó. Y he hecho una búsqueda en vuestra web pero no he encontrado nada. ¿Conocéis a alguien que pueda darle algún tratamiento o al menos pueda aliviar su dolor? Está sufriendo mucho a diario y son ya muchos años. Saludos cordiales,

Gemma Eugenio

Xerostomía es el nombre que dan los médicos a la sensación subjetiva de sequedad de la boca. Pudiendo objetivarse si realmente se detecta una disminución del flujo de saliva tanto en reposo como con estímulo lo que para poder valorar hay que hacer una sialometría. Debemos decirle en cualquier caso que asegura sufrirla casi una de cada dos personas de más de 60 años, porcentaje que llega al 90% entre los pacientes hospitalizados. Y se achaca a muy diversas causas; como una disminución de estímulos o la pérdida de dientes -en ambos casos al ser menor la información aferente hay menor producción de saliva-, el estrés, la ansiedad, la depresión, sufrir anorexia nerviosa, alteraciones de las vías eferentes vegetativas que inervan las glándulas, una infección, el tabaquismo, el alcoholismo, el consumo de drogas, la deshidratación, un problema de inmunodeficiencia, una disfunción del sistema nervioso, la ingesta de diuréticos, padecer diabetes mellitus, la destrucción del parénquima salival, sufrir una enfermedad autoinmune -como el síndrome de Sjögren, la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico, la esclerodermia o la dermatomiositis-, haber recibido quimioterapia y/o radioterapia, una obstrucción de los conductos de drenaje… Y, por supuesto, puede deberse al deterioro del organismo por envejecimiento. Pero la causa más frecuente es la ingesta de fármacos, especialmente los antihipertensivos, los antidepresivos tricíclicos, los antiparkinsonianos, las fenotiacinas, las benzodiacepinas, los anticolinérgicos, los antihipertensivos, los antihistamínicos, los antipsicóticos y los diuréticos. Tratándose de un problema que puede provocar la alteración del sentido del gusto con apreciación de sabores desagradables, ardor y dolor bucal, dificultad para formar el bolo alimenticio, masticar y deglutir, dificultad en el uso de la prótesis dental, halitosis, fisuras en la lengua, candidiasis oral, erosiones bucales, caries, faringitis, laringitis, dificultad para expectorar y alteraciones gastrointestinales como dispepsia y estreñimiento. Y lo que los médicos sugieren habitualmente es estimular la secreción de saliva masticando enérgicamente zanahorias o alimentos ácidos o amargos, beber agua a sorbos o mascar chicles sin azúcar. Igualmente proponen usar sustitutos salivales como las llamadas soluciones acuosoiónicas y de carboximetilcelulosa o bien preparaciones ricas en enzimas. Recetando los más osados fármacos como la pilocarpina, la anetoletritiona, el betanecol, la carbacolina, la neostigmina o la distigmina, todos ellos ineficaces y con efectos secundarios inasumibles. Sepa asimismo que la producción de saliva se produce básicamente durante el día y de ello se encargan las glándulas parótida y submaxilar en un 80%-90% siendo el 99,5% agua y el resto iones cloruro -que activan la amilasa salival o ptialina-, bicarbonatos y fosfatos -que neutralizan el pH de los alimentos ácidos y la corrosión bacteriana-, mucina -glicoproteína que produce la viscosidad necesaria para las funciones lubricantes y la formación del bolo alimenticio-, lisozima -sustancia natural antimicrobiana-, enzimas -como la ptialina, amilasa que hidroliza el almidón parcialmente en la boca-, estaterina -además de antibacteriana y antifúngica inhibe la precipitación de fosfato cálcico al unirse a los cristales de hidroxiapatita-, las inmunoglobulinas transferrina y lactoferrina y una sustancia llamada opiorfina seis veces más potente que la morfina para calmar el dolor. Pues bien, nuestro consejo es que ante todo deje de ingerir fármacos si los está tomando: son la principal causa de este problema. Y luego que elimine de su dieta los alimentos salados, la leche y sus derivados -quesos incluidos-, el azúcar, los hidratos de carbono refinados, las sodas, las colas, las bebidas azucaradas, el café, el té rojo, el alcohol y el tabaco. Siga además hasta que se resuelva el problema una dieta a base de frutas -de forma moderada pero no en forma de zumos-, verduras, hortalizas, huevos, pescado, marisco, jamón york, carne blanca e infusiones. Beba asimismo mucha agua de baja mineralización a diario (entre 2,5 y 3 litros diarios al menos). Y finalmente ingiriera cada día durante un par de meses un preparado que contenga a partes iguales carbonatos de potasio, magnesio y calcio.
 



Estimado Director: ante todo le felicito por tan magnífica revista. La leo desde hace años y aun recuerdo cuando leí lo que publicaron sobre la Simvastatina porque me entró una angustia tremenda ya que llevaba 20 años tomándola. Ese mismo día dejé de ingerirla. El caso es que cuido mucho la alimentación pero el colesterol no me baja de 300. Tengo arritmias y tomo Emconcor. Así que tengo que luchar con médicos y familiares por el tema de no tomar la medicación del colesterol. No sé si estoy equivocada pero creí entender leyendo la revista que el colesterol no tiene importancia y sí las consecuencias de la Simvastatina… pero al mismo tiempo veo en ella publicidad para bajar el colesterol. Es más, en la última revista, al hablar de las propiedades del kéfir se dice que es anticolesterolemiante. Estoy tomando en la actualidad un producto que contiene -entre otros principios- levadura roja, berberis, etc., y nada. Además he tomado otros productos y ninguno me hizo efecto. ¿Hago bien? Debo añadir que el colesterol bueno o HDL está muy bajo. ¿Debo preocuparme? Le agradecería en el alma que me ayudara pues no sé qué hacer al estar de por medio el corazón. ¿Hay algo realmente efectivo? De antemano le agradezco su atención y en espera de sus noticias le saluda,

María P. García
(Bilbao)

El Emconcor es un betabloqueante que se limita a reducir la frecuencia de los latidos del corazón y que además de numerosas interacciones y contraindicaciones puede provocar náuseas, vómitos, mareos, dolor de cabeza, cansancio, diarrea y/o estreñimiento, debilidad muscular, calambres, alteraciones del pulso, bajada de la presión arterial, alteraciones del sueño, dificultad para respirar, pesadillas, picores, enrojecimiento de la piel, disfunción eréctil, pérdida de audición, rinitis, sensación de frío en manos y piernas, entumecimiento y disminución del lagrimeo... ¿De verdad cree que se justifica ingerirlo? Por otra parte, ¿por qué relaciona su nivel de colesterol con la arritmia? Mire, si quiere nivelar su nivel de colesterol -que no reducirlo porque el verdadero nivel de riesgo de padecer un problema cardiovascular está en el exceso de triglicéridos y en un déficit de nutrientes -lo que no sabemos si es su caso porque no nos da datos- siga simplemente una temporada La Dieta Definitiva. Resolverá su problema sin más. Eso sí, tiene usted razón cuando no entiende por qué hay empresas que comercializan productos alabando su condición de anticolesterolemiantes -incluso en nuestra revista- si el exceso de colesterol no es por sí mismo un factor de riesgo. Nosotros tampoco pero no nos dedicamos a censurar las convicciones de los demás. Puede que lo hagan porque no piensen como nosotros... o porque aunque piensen como nosotros saben que su producto reduce el nivel de colesterol en sangre y así se lo dicen a quienes creen que eso es algo a valorar y tener en cuenta. Es decir, dejan que los demás decidan según su propio criterio. Lo que no impide que nosotros digamos una y otra vez desde hace años lo que pensamos al respecto. Por lo que se refiere a su arritmia le sugerimos ante todo que descarte que no se la provoca una infección pues la causa puede ser tanto el Estafilococus auerus como el Rubeola virus; un buen experto en el Par Biomagnético puede decírselo y resolver el problema rápidamente si se tratara de ello. Cabe recordarle asimismo que en su día ya explicamos que las arritmias parecen deberse en ocasiones a un déficit de yodo por lo que le sugerimos que pruebe a ingerir la llamada Solución de Lugol (lea en nuestra web -www.dsalud.com- el artículo que con el título El corazón, mucho más que una bomba de sangre publicamos en el nº 144). Y si le sorprende quizás le anime saber que el fármaco más utilizado hoy para las arritmias es la amiodarona, un compuesto orgánico sintético del que el 37% es ¡yodo! Solo que en su caso, como pasa con casi todos los medicamentos, su ingesta provoca numerosos efectos secundarios indeseables. En cambio ese problema no lo tendrá ingiriendo la Solución de Lugol en las dosis adecuadas. Complete todo esto con un buen tratamiento ortomolecular y verá cómo mejora.
 



Sr. Director: padezco desde hace bastantes años un virus genito-urinario (con vesículas en el pene, en los testículos e incluso debajo de la lengua) que hace cinco me provocó un cáncer. Soy lector de su revista desde el nº 90 y trato de seguir sus consejos y recomendaciones en lo posible. Desayuno fruta y zumo de limón, tomo vitamina C, germen de trigo, té verde, cocino con cúrcuma y jengibre, tomo espárragos, ensaladas de lechuga, tomate y cebolla, gazpacho a menudo y desde el reportaje sobre la apigenina procuro comer a diario perejil, apio y tomillo. He probado para eliminar el virus el ajo y el aceite virgen antes de acostarme, el extracto de semillas de pomelo y la plata coloidal pero tengo un problema: a los tres o cuatro días de empezar a tomarla en ayunas -como se indicaba en el artículo- empieza mi cuerpo a mejorar pero entonces tengo una polución nocturna y el tratamiento pierde efectividad. Voy rotando por dichos remedios pero en cuanto mejoro me sucede eso y el virus vuelve a proliferar, bajan mis defensas y el cáncer avanza. No sé si existe alguna solución para no tener poluciones y así poder acabar con el virus. He visto en su revista el anuncio del Varizapper pero tengo otro problema: soy parado de larga duración y mi economía es muy precaria. He mirado en Internet -en la ciudad donde compro en el herbolario pues vivo en un pueblo pequeño- pero no he visto su precio para calcular si me lo puedo permitir aunque también creo que elimina las bacterias “buenas” del organismo y es necesario tomar abundantes probióticos. ¿Y si empiezo a usarlo y tengo una polución nocturna y todo se me va al traste otra vez? Desearía algún consejo pues este año he adelgazado, siento mucho el frío, he cogido más resfriados y por ello estoy preocupado y con la moral por los suelos. He preguntado en el herbolario por algo para subir las defensas y me han enseñado dos productos: Defensiste e Inmuvital ¿Merece la pena que haga el esfuerzo económico y los tome? ¿Y cuál sería mejor? También me gustaría comentarle dos noticias que he leído en prensa hace poco tiempo y que podría ser interesante analizaran en su revista. La primera es que han curado una infección con dosis muy altas de vitamina B3 inyectada. La segunda es que la toma de cerveza reveló el aumento de neutrófilos en el organismo lo cual indica la importancia de las vitaminas del grupo B en las defensas del cuerpo humano cuando siempre se resalta ese papel en la vitamina C. Muchas gracias.

A. J. M.
(Asturias)

No entendemos la relación entre sus poluciones nocturnas y el virus que según usted le afecta. En todo caso siga con la terapia que está haciendo y para acabar con el virus opte por una de estas soluciones: cómprese un aparato para fabricar plata coloidal e ingiera ésta durante una temporada, sométase al Par Biomagnético -pero asegurándose de que lo hace un buen terapeuta- o busque a algún buen profesional que utilice un MORA. De cualquiera de las tres maneras podrá acabar con el virus que le preocupa. Y si tiene aún problemas en la zona genital aplíquese en ella ozono y lávela con plata coloidal y/o bicarbonato sódico.
 


 


NÚMERO 154. NOVIEMBRE 2012.

Sr. Campoy: tengo 63 años y hace 6 me diagnosticaron asma bronquial. Hasta entonces no había tenido problemas respiratorios y tampoco nadie en mi familia. El caso es que llevo 25 años aplicándome Timoftol por problemas de glaucoma y tomo desde hace 5 por recomendación del neumólogo Xalatán y una inhalación -mañana y noche- de Rilast así como una pastilla de Singulair. Me hacen revisiones periódicas -incluidas espirometrías- y así voy aguantando pero por no sé qué motivos tengo esporádicamente crisis que me obligan a aplicarme Salbutamol hasta que se me pasa. El problema es que me estoy quedando sin voz aun cuando después de la inhalación me enjuago con agua y bicarbonato. Acudí a algunas sesiones de acupuntura pero lo dejé porque no obtenía resultados. Luego leí en su revista que el té verde tiene un componente broncodilatador así que desde hace tiempo me tomo 2 diarios reduciendo el consumo de café. Y en ayunas me tomo un vaso de zumo de naranja con limón. Sigo sin embargo sin mejorar. Hoy soy ya dependiente del inhalador porque si no me lo aplico respiro con dificultad. En fin, me gustaría que me dieran su opinión y me recomendaran algún tratamiento alternativo que pudiera ser más eficaz y, sobre todo, que pudiera resolver mi problema porque las medicinas, como bien dicen en su revista, sólo palian el problema y provocan efectos secundarios. ¿Me pueden ayudar? Gracias de antemano.

José López Guerrero
(Badalona)

Vamos a ver: dice usted que lleva aplicándose en los ojos Timoftol para tratar su glaucoma desde hace ¡25 años! La pregunta es pues obvia: ¿se ha leído usted alguna vez el prospecto de ese colirio? Porque tiempo ha tenido y si la respuesta es afirmativa debe saber ya que en él se dice textualmente que “puede absorberse a través del ojo llegando a sangre” y “producir los mismos efectos adversos que con la administración de otros fármacos betabloqueantes orales”. Asimismo se le advierte que tenga cuidado si decide usarlo en caso de ser alérgico al timolol, a otros betabloqueantes o a cualquiera de sus excipientes, si padece o ha padecido ciertas enfermedades cardíacas tales como bradicardia sinusal, bloqueo aurículo-ventricular, insuficiencia cardiaca, shock cardiogénico, distrofia corneal, rinitis alérgica grave e hiperreactividad bronquial, si está tomando medicamentos betabloqueantes o antidepresivos inhibidores de la monoaminooxidasa, si padece enfermedad del seno, angina de Prinzmetal, feocromocitoma no tratado, acidosis metabólica, trastornos circulatorios periféricos graves (enfermedad de Raynaud), tensión arterial baja, diabetes, hipertiroidismo y si alguna vez ha sufrido enfermedad pulmonar obstructiva crónica grave o asma bronquial. Estando además contraindicado si usa lentes de contacto. En cuanto a sus posibles efectos adversos son también “poca cosa”: solo puede provocarle enfermedad inflamatoria con fiebre, debilidad, dolor en las articulaciones y lesiones en la piel, dolor de cabeza, mareos, depresión, insomnio, pesadillas, pérdida de memoria, sensación de hormigueo, aumento en los síntomas y signos de miastenia gravis, disminución de la libido, accidente cerebrovascular, irritación ocular, inflamación de los párpados, inflamación de la córnea, disminución de la sensibilidad corneal, ojos secos, cambios refractivos, párpado superior caído, visión doble, desprendimiento coroideo (después de la cirugía de filtración), ruidos en los oídos, ritmo cardiaco lento, desmayo, presión arterial baja, dolor torácico, palpitaciones, hinchazón, ritmo cardiaco irregular, insuficiencia cardíaca congestiva, bloqueo cardíaco, parada cardiaca, isquemia cerebral, dolor o molestias en una extremidad al comenzar a caminar, manos y pies fríos, dificultad en la respiración, problemas al respirar (predominante en pacientes con enfermedad broncoespástica pre-existente), tos, náuseas, digestión pesada, diarrea, boca seca, pérdida de pelo, erupción cutánea psoriasiforme o exacerbación de psoriasis, enfermedad de Peyronie, cansancio y fatiga. Y eso que con la administración de timolol por otras vías se han descrito más efectos adversos que también podrían producirse con su administración por vía oftálmica (luego en el prospecto no se detallan todos). El Xalatan, por su parte, puede producirle cambio de color de los ojos, enrojecimiento de los mismos, oscurecimiento, engrosamiento, alargamiento y aumento del número de pestañas y del vello del párpado, irritación ocular, escozor, sensación de arenilla en el ojo, picor, dolor y sensación de cuerpo extraño, inflamación del borde del párpado, dolor en el ojo, lesiones puntiformes en la capa epitelial del ojo, hinchazón de los párpados, ojo seco, inflamación de la córnea, visión borrosa, inflamación de la conjuntiva, enrojecimiento de la piel, hinchazón de algunas de las partes del ojo o zonas próximas (iris, mácula, córnea y órbita ocular), agravamiento de la angina de pecho, dolor de pecho, dolor de cabeza, sensación de mareo, palpitaciones, dolor muscular, dolor articular, asma, empeoramiento del asma y dificultad en la respiración. Por lo que se refiere al Rilast le puede provocar palpitaciones, taquicardia, arritmias cardiacas, fibrilación auricular, taquicardia supraventricular, extrasístoles, angina de pecho, supresión adrenal, retraso del crecimiento, disminución de la densidad mineral ósea, cataratas, , náuseas, exantema, urticaria, prurito, dermatitis, angioedema, reacción anafiláctica, infecciones orofaríngeas por cándidas, hipocalemia, hiperglucemia, calambres musculares, cefalea, temblores, mareos, alteración del gusto, agitación, inquietud, nerviosismo, alteraciones del sueño, depresión, alteraciones del comportamiento (principalmente en niños), hematomas, variaciones en la presión arterial, glaucoma , irritación de garganta, tos, ronquera y broncoespasmo. En cuanto al Singulair que le han recetado para tratar el asma que probablemente los otros fármacos le han causado puede a su vez provocarle dolor abdominal, dolor de cabeza, mayor posibilidad de hemorragia, reacciones alérgicas que incluyen erupción cutánea, hinchazón de la cara, labios, lengua y/o garganta que puede causar dificultad para respirar o para tragar, cambios relacionados con el comportamiento y el humor, alteraciones del sueño como pesadillas o alucinaciones, irritabilidad, sensación de ansiedad, inquietud, excitación, comportamiento agresivo, temblor, depresión, problemas de sueño, pensamientos y acciones suicidas, mareo, somnolencia, hormigueo/adormecimiento, convulsiones, palpitaciones, hemorragia nasal, diarrea, sequedad de boca, indigestión, náuseas, vómitos, hepatitis, hematomas, picor, urticaria, bultos rojos dolorosos bajo la piel, dolor articular o muscular, calambres musculares, cansancio, malestar, hinchazón y fiebre. Y, finalmente, por lo que se refiere al Salbutamol que le han sugerido ingerir para el asma sepa que puede provocarle temblor, cefaleas, vasodilatación periférica con taquicardia, reacciones de hipersensibilidad, calambres musculares, taquicardia, nerviosismo, insomnio e hiperactividad en los niños. ¿Quería saber qué le está pasando? Pues ya lo sabe: está sufriendo los efectos de los fármacos que consume. ¿Y qué puede hacer? Pues cambiar de convicciones. Mire, mientras crea que con fármacos va a resolver sus problemas de salud usted estará usted enfermo. ¡Deje la Medicina farmacológica! ¡No sólo no cura ninguna patología sino que hoy es ya causa de la inmensa mayoría de ellas! Así que le sugerimos que acuda a cualquier profesional experto en Medicina natural y holística. Aunque los resultados que se puedan obtener en su caso dependerá de la gravedad del daño que le haya causado ya la ingesta de esos fármacos. Y como hemos recomendado ya muchos profesionales de ese tipo en estas páginas le sugerimos que acuda a cualquiera de ellos.
 



Sr. Director: soy vegano y padezco anemia por escasez de hierro y de B12 así que el médico me convenció para que me pusiese una inyección de esa vitamina pero a las cuatro horas comencé a sentirme mal, con multitud de reacciones adversas: mareos, confusión, fiebre, marcha errática, etc. Ni en Urgencias ni mi médico de cabecera quisieron relacionarlo con la inyección pero ante mi insistencia -debido a mis investigaciones en la red- me hicieron un análisis de sangre en el que he dado positivo "a nivel moderado" por anticuerpos anti células parietales si bien el factor intrínseco sale normal. Actualmente estoy tomando la B12 de forma oral y en cantidades moderadas sin tener reacciones alarmantes y mi déficit se ha solucionado así que no parece haber problema de asimilación por lo que algún médico consideró que la reacción adversa se pudo deber más bien a algún otro componente de la inyección. El caso es que nadie me ha sabido decir cuál es el problema y mucho menos la solución. Algunos médicos, tal vez pensando en posibles secuelas de una tuberculosis pulmonar sufrida en mi juventud, me sugieren problemas autoinmunes (acostumbro a tener algunas persistentes ronchas rojas y duras en las nalgas que en ocasiones no son aisladas sino que forman racimos de bastante amplitud y también he tenido alguna que otra erupción esporádica en la zona de naturaleza desconocida e, incluso, un carcinoma basocelular en la cara) y otros se inclinan más por una gastritis atrófica crónica. Hace más o menos un año tuve algunos problemas gástricos que hoy, tras la lectura de vuestro interesantísimo artículo sobre el limón, asocio con una sobredosis del mismo. Porque en él se decía que no se deben tomar más de 3 limones juntos y yo he llegado a tomar hasta 6 -con toda su piel- mientras realizaba la conocida cura del limón integral que consiste en triturar el limón entero -con su pulpa y piel- e ingerirlo en ayunas. Al día siguiente 2, luego 3 y así hasta 6 para pasar luego a 5, después a 4 y así ir disminuyendo uno cada día hasta terminar. Yo hice eso y además, alentado por el Dr. Capo y los antiguos naturistas que llegaban a tomar 30 juntos -e incluso más- repetí la operación un par de veces. Al poco tiempo tuve una gastritis aguda que me llevó a buscar nueva información y he visto que el exceso de limón no es efectivamente inocuo sino que puede tener efectos secundarios. Me gustaría, en suma, saber su opinión sobre tres cosas: qué son los anticuerpos anticélulas parietales, cuál puede ser la causa de su aparición -si genética, de tipo autoinmune o mecánica por daño físico abrasivo de la mucosa gástrica- y qué puedo hacer para restablecer la normalidad de mi sistema digestivo. Gracias por su paciencia y atención.

Vata Dosha

Está constatado que en algunas personas –especialmente si la dosis es alta- la vitamina B12 puede causar diarrea, coágulos sanguíneos, comezón, reacciones alérgicas graves y otros efectos secundarios. Así que su sospecha puede ser acertada. Especialmente porque no se ha explicado suficientemente que casi todas las vitaminas que se venden en cápsulas son sintéticas, no naturales. Las naturales que se comercializan en cápsulas suelen ser solo las vitaminas A y E (y no siempre). Luego su organismo puede en efecto haberla rechazado al serle inyectada. En cuanto a las células parietales podemos decirle que son un tipo de células que se encuentran en la parte superior de las glándulas oxínticas del estómago (mayoritariamente en el cuerpo gástrico y en menor cantidad en el antro gástrico) siendo las encargadas de producir tanto el ácido gástrico como el factor intrínseco. Lo que dejan de hacer si se atrofian siendo a eso a lo que los médicos llaman Gastritis crónica atrófica -que es lo que le han diagnosticado- y por tanto no se debe a un problema de diabetes, a una úlcera gástrica, a una anemia perniciosa o a un problema de tiroides. ¿Provocada por un consumo excesivo de limón como usted sugiere? Pues no es habitual pero podría ser. Lo singular es que esas mismas células también producen y segregan una sustancia que el cuerpo necesita para absorber ¡la vitamina B12! Luego su déficit de vitamina B12 puede deberse a que la zona donde están esas células que permiten metabolizarla al ser ingerida esté dañada. Por lo que se refiere a los anticuerpos se trata de proteínas que produce el sistema inmune cuando detecta sustancias dañinas o antígenos (que pueden ser virus, bacterias, hongos, parásitos, químicos tóxicos…). Asegurándose que el cuerpo puede fabricar un anticuerpo específico para cada antígeno. Y de ahí que se llame Examen de anticuerpos anticélulas parietales a la búsqueda de anticuerpos específicos que permitan detectar el antígeno concreto que ha dañado sus células parietales. En cuanto a cómo regenerar la zona dañada le sugerimos que no consuma bebidas alcohólicas, café, chocolate, bebidas con gas, vinagre, especias, conservas, carnes rojas, ahumados, encurtidos, leche y derivados lácteos, que tome los alimentos asados, al vapor o a la plancha pero nunca fritos, sustituya los azúcares y las harinas refinadas por integrales, elimine de la dieta el trigo y sus derivados -tanto refinados como integrales-, se asegure de ingerir suficientes vegetales y alimentos ricos en fibra, mastique lenta y pausadamente los alimentos en un ambiente tranquilo -los estados de ansiedad y estrés hacen que mastiquemos insuficientemente- y beba agua mineral de calidad (es decir, de muy baja mineralización). En cuanto a los alimentos que pueden ayudarle mencionaremos el aguacate -suavizante, desinflamante y protector de la mucosa-, el ajo -antibiótico natural que permite el reequilibrio de la flora intestinal y tiene actividad antiinflamatoria-, la alfalfa -contiene enzimas que mejoran los procesos digestivos y combaten las fermentaciones responsables de las distensiones abdominales-, arroz integral -tiene efecto antiinflamatorio sobre las mucosas digestivas-, copos de avena -aportan fibra soluble y normalizan el tránsito intestinal-, chufas –contienen enzimas que facilitan la digestión de los hidratos de carbono y las grasas-, col –es antiinflamatoria de la mucosa gástrica por su contenido en glutamina-, germinados -contribuyen a regenerar la flora intestinal alterada-, hortalizas crudas -bien masticadas estimulan los procesos digestivos-, manzanas -contienen fibra y taninos que desinflaman la mucosa digestiva-, papaya –por su riqueza en papaína- y piña -contiene bromelaína-. Es asimismo útil el aceite de orégano silvestre -eficaz para tratar un amplio espectro de las disbiosis de origen bacteriano y parasitario-, ácido fólico -facilita la regeneración y recuperación de las células epiteliales dañadas-, las algas espirulina y clorella -aportan aminoácidos esenciales, sales minerales, oligoelementos, vitaminas, clorofila, mucílagos y ácidos grasos esenciales facilitando la eliminación de toxinas-, L-Glutamina -especialmente eficaz para tratar las infecciones intestinales y la excesiva permeabilidad intestinal-, probióticos (lactobacillus, bifidobacterias y algunos cocos gram positivos) y zinc, mineral necesario junto a la vitamina B6 para fabricar enzimas.
 



Sr. Director: hace 25 años me operaron de una estenosis mitral causada por una fiebre reumática (no llevo válvula) y hace poco me hicieron una comismotomía encontrándome una arritmia -fibrilación curricular- con pulsaciones altas por lo que me dicen que tengo que tomar Sintrón y Bisoprolol para evitar coágulos y controlar las pulsaciones. Solo que hace años tomé Zitromax porque se me descontroló el intestino al ser estreñida y ahora es al revés, tengo que ir con cuidado. De hecho desde entonces estoy muy delgada. En fin, tengo reservas en empezar ese tratamiento y me gustaría que me dijeran algo al respecto. Tengo 56 años. Saludos.

Animación Álvaro
(Barcelona)

Le sugerimos que antes descarte que la arritmia no se la provoca una infección; la causa puede ser tanto el Estafilococus auerus como el Rubeola virus; un buen experto en el Par Biomagnético puede decírselo y resolver el problema rápidamente si se tratara de ello. Por lo que se refiere al Bisoprolol sólo está médicamente indicado en la hipertensión arterial, la angina de pecho crónica estable y la insuficiencia cardiaca crónica estable por lo que no entendemos por qué se lo mandan ingerir máxime cuando ya henos explicado en alguna otra ocasión que puede provocar cansancio excesivo, vómitos, dolores musculares, diarrea, secreción nasal, respiración entrecortada, hinchazón de manos, pies, tobillos y piernas, aumento de peso inusual y desmayos, entre otros efectos secundarios algunos de los cuales pueden ser graves. El Sintrom, por su parte, se trata de un medicamento que disminuye la capacidad de coagulación de la sangre y, por tanto, puede ser peligroso si no se controla correctamente. En cambio –como ya hemos dicho en otras ocasiones- puede obtener resultados parecidos ingiriendo dos simples cucharaditas diarias de chocolate puro -es decir, hecho con extracto seco de granos de cacao-, ingiriendo huevos enteros -sus proteínas retrasan la coagulación sanguínea y demoran la conversión del fibrinógeno en fibrina, base estructural de los coágulos de sangre- y ácidos grasos esenciales omega 3 (le sugerimos el Aceite de Krill NKO).
 



Estimado Sr. Director y equipo: sufro trigonitis pseudomembranosa desde hace trece años. Antes había visitado a tres urólogos, dos ginecólogos, dos especialistas en Medicina interna, un endocrino y un psiquiatra que no me diagnosticaron nada porque decían que las pruebas y exámenes eran normales. Hasta que el pasado mes de agosto un nuevo urólogo ha identificado en la cistoscopia la capa blanquecina en el trígono vesical que caracteriza la enfermedad. Mis síntomas siempre han sido los mismos: dolor pélvico -especialmente por las noches-, nicturia, leve escape involuntario de orina y pérdida de capacidad de la vejiga. El especialista me ha propuesto una electrocoagulación pero dudo de su idoneidad. Me dirijo a ustedes para preguntarles qué puedo hacer y si hay alguna terapia no convencional que pueda seguir. Atentamente,

M. A. M.
Logroño (La Rioja)

Los médicos llaman trigonitis a la inflamación del epitelio vesical de la zona interna de la vejiga urinaria (entre el inicio de la uretra y los meatos ureterales); y lo de pseudomembranosa se refiere a la apariencia pues se llama pseudomembrana a toda lámina que se parece a un tejido sin serlo. Considerándose una enfermedad crónica recurrente de tratamiento difícil, complejo y larga duración siendo sus manifestaciones clínicas ardor al orinar, disuria, dolor suprapúbico, estranguria e incontinencia con tenesmo. Todo indica pues que la causa es una infección. De hecho podría tratarse en realidad de una Vaginosis bacteriana, algo que suele deberse a una descompensación de los microorganismos en la vagina sana. Ésta –como los intestinos- contiene muchos microorganismos –entre ellos el Lactobacillus acidophilus- que evitan que otros microorganismos se reproduzcan en demasía y el necesario equilibrio se pierda. Y si bien el problema suele detectarse fácilmente porque la zona huele como a pescado podrido en ocasiones no es así. Siendo lo más corriente tratarla con antibióticos como el metronidazol y la tetraciclina… con riesgo alto de reinfección. El Dr. Isaac Goiz asegura por su parte que este tipo de problemas puede causarlo un estreptococo pero también un bacilo: el Gardnerella Vaginalis y que puede erradicarse con el Par Biomagnético; le sugerimos pues que pruebe con él. Pero asimismo le sugerimos que intente resolver su problema modificando su alimentación para alcalinizar el organismo (hemos explicado muchas veces cómo hacerlo). Empiece ayunando 3-4 días tomando cuatro veces al día una cucharada de bicarbonato sódico diluido en agua templada. Luego compre una pera de agua para irrigar la vagina interiormente con bicarbonato mezclado en agua. Machaque asimismo 2-3 dientes de ajo una vez al día junto a un cuarto de cebolla, macere la mezcla con limón unas horas y luego ingiera la mezcla sola, en ensalada, con una tostada...; en fin, como prefiera. Y haga eso a diario durante el ayuno. A partir del cuarto/quinto día empiece ya a alimentarse pero durante una semana exclusivamente a base de verduras, pescado y carne blanca. Y durante al menos un mes evite ingerir bebidas alcohólicas (incluidos el vino y la cerveza sin alcohol), azúcar blanco, pan, levadura, bollería, leche, nata, mantequilla, margarina, quesos, grasa saturada, productos fermentados, frutas dulces y desecadas, vinagre, zumos, pescado ahumado y jarabe de arce. Son en cambio adecuados los yogures "bio", los germinados, el ajo, la cebolla, el puerro y demás verduras, las pipas de calabaza, el jengibre, la canela, el tomillo y el romero. Le sugerimos, por otra parte, que compruebe una posible carencia de hierro o zinc porque su déficit se asocia con una mayor predisposición a padecer cándidas. Finalmente –esto es importante- busque a alguien que pueda insuflarle en la zona vaginal y en los intestinos ozono (el Dr. Juan Carlos Pérez Olmedo puede orientarle al respecto (986 10 10 76).
 



Sr. Director: represento a la Asociación Canaria de Cáncer de Mama y Ginecológico (ACCM) de la Comunidad Autónoma Canaria y me ha sorprendido muchísimo el artículo firmado por D. José Antonio Campoy en la Editorial de Discovery DSALUD. Y digo que me ha sorprendido porque desde nuestra institución, cuando hablamos de supervivientes de cáncer, no decimos que estemos curados del cáncer. Creo que la palabra “supervivientes” claramente dice que hemos superado la etapa más dificultosa de la enfermedad pero que siempre seremos enfermos crónicos en continua fase de revisión. Por tanto, en ningún momento hemos dicho que estemos curados. Es más, criticamos y aconsejamos a las personas que utilizan ese slogan a que sean prudentes y se formen e informen antes de pensar en una completa curación. Por otro lado se nos acusa de que hemos sido creadas y estamos financiadas por los grandes laboratorios farmacéuticos. Pues verá Vd, en los inicios de nuestra andadura un sólo laboratorio nos ayudó a organizar -un año- las I Jornadas Autonómicas sobre Cáncer de Mama que siempre -y ya vamos por la X- organizamos conjuntamente con el Instituto Canario de Investigación del Cáncer (ICIC) y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC). Al año siguiente nos adherimos a la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA) y dicho laboratorio y otro más nos anunciaron que no nos financiarían más jornadas puesto que el dinero que daban cada año a todas las asociaciones de cáncer de mama de España sería entregado a FECMA por un convenio que habían firmado con su presidenta y que sería ésta quien distribuiría y repartiría los fondos a todas las asociaciones para estos menesteres. Pues bien, han sido 9 años desde la primera edición de las jornadas y a pesar de haber requerido a la presidenta de FECMA que hiciese el reparto para la organización de las citadas jornadas anuales nunca ha llegado ni un euro más a nuestras arcas. Recientemente hemos solicitado la baja de FECMA por considerarla una institución supuestamente presidencialista en la que "supuestamente" nadie tiene voz ni puede opinar; ni siquiera solicitar que en un acta de la asamblea conste que no se pueden aprobar unos presupuestos anuales si éstos antes no han sido confeccionados. Este hecho ocurrió con los presupuestos de 2011 en cuya asamblea personalmente hice hincapié en que constara en acta que si no se habían confeccionado éstos no se podía votar la aprobación de los mismos y que tendrían que hacer otra Asamblea General una vez estuviesen confeccionados para, si se estaba de acuerdo con los mismos, aprobarlos. Esa intervención -y otras parecidas durante los años en que formé parte de la Junta Directiva de FECMA- me costaron un supuesto mobbing que hizo mella en mi salud física y emocional y que hizo que nuestra entidad se apartase de la organización. Y es un tanto significativo que esa organización, FECMA, que recibe anualmente alta financiación económica de laboratorios como Roche, Pfizer, etc., no figure en su larga lista de asociaciones creadas y financiadas por los grandes laboratorios farmacéuticos. Así pues me pregunto: ¿es que está supuestamente exenta de críticas desfavorables? ¿Por qué razón? Obviamente nosotras tampoco esperamos su respuesta. No hacía falta que nos retara para que les expliquemos lo que nosotras entendemos por supervivientes de cáncer; al inicio de este escrito lo estamos haciendo. Nos consideramos independientes y creíbles, y prueba de ello es que recientemente se nos ha otorgado la Medalla de Oro de la Ciudad de Las Palmas por la rigurosidad, seriedad y excelencia de nuestro trabajo. Por tanto le rogamos que, en cuanto a nuestra organización concierne, se retracte de sus acusaciones de haber sido creadas y financiadas por laboratorios farmacéuticos puesto que estamos al mínimo de recursos y subsistimos solamente con subvenciones de la Administración Pública y de los eventos benéficos que constantemente estamos organizando para no tener que cerrar nuestras puertas. Y como habrá advertido somos lo suficientemente creíbles como para haberle dado la respuesta que Vd. obviamente no esperaba. Les adjuntamos documentación acreditativa de nuestra medalla de oro por la incesante, persistente, continua, perpetua, perenne, constante e inacabable labor que hacemos en el día a día para mejorar la calidad de vida no sólo de las pacientes de cáncer de mama y ginecológico sino de cualquier otro enfermo que con distinta patología se acerque a nuestra sede. Espero me haga saber con qué fecha se retractará de sus acusaciones injustas e injustificadas para tratar de obtener su revista. Atentamente,

Luisa Mª Herrera
Presidenta

Publicada queda su carta con la aclaración de que ustedes se consideran “supervivientes del cáncer” y no personas “curadas” sino “enfermos crónicos en continua fase de revisión”. Lo que es cierto. Pero no es menos cierto que salvo usted los responsables de las 25 sociedades mencionadas en nuestro Editorial del nº 151 han optado por callarse ya que no pueden alegar nada. Como es cierto que todas esas sociedades llevan años haciendo creer a la sociedad que con los tratamientos oncológicos convencionales –Cirugía, Quimioterapia y Radioterapia- los enfermos se curan siendo radicalmente FALSO como desde hace años venimos denunciando y usted tiene ahora la gallardía de avalar. Por lo que se refiere a su queja solo queremos añadir que en aquel Editorial dijimos efectivamente que todas las sociedades en él citadas habían sido creadas o estaban financiadas por los grandes laboratorios farmacéuticos. Pues bien, nos congratula que ustedes ya no estén financiados pero ¡lo han estado y se quejan de no estarlo ahora! Lo reconoce usted misma. Luego no tenemos que retractarnos de nada. En cuanto a la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA) tiene usted razón: no la mencionamos en nuestro texto. Pero ni ésa ni ninguna de las decenas de asociaciones más que existen en España sobre cáncer igualmente financiadas por la industria farmacéutica, directa o indirectamente. Es imposible mencionar todas en un solo Editorial y añadir algo más en el texto porque ¡no caben todas en tan reducido espacio! Dicho esto añadiremos para finalizar que lo que nos da pena es que usted no entienda –porque estamos convencidos tras leer su carta de que es una persona honesta que cree hacer lo correcto a pesar de saber que los tratamientos oncológicos convencionales no curan el cáncer- que existen terapias notablemente más eficaces que además carecen de los brutales efectos secundarios de las practicadas por los oncólogos. Entre en el Dossier Cáncer de nuestra web –www.dsalud.com- e infórmese. Afortunadamente ya hay muchos médicos conscientes de esto como lo demuestra la iniciativa puesta en marcha con el nombre de Proyecto Halifax del que hablamos en la revista del número pasado y que le sugerimos leer. La decisión es suya.
 


 


NÚMERO 153. OCTUBRE 2012.

Sr. Director: permítame ante todo felicitarle por tan magnífica revista. Asimismo quisiera compartir con usted y sus lectores la rabia e indignación que en estos momentos siento hacia el sistema médico por lo que acaba de sucederle a mi querida madre, Elvira Pabón. Hace dos meses le hicieron una gastroscopia porque tenía algo de reflujo. Le diagnosticaron esófago de Barrett y vieron un pequeño nódulo a la altura del cardias el cual biopsiaron. El resultado de la biopsia fue que tenía un carcinoma. He de decirles que mi madre tenía 78 años y su estado de salud era bastante bueno pero dijeron la palabra maldita –cáncer- y se activaron todos los resortes del miedo. Así que buscamos el hospital que reuniera las mayores garantías y tuviera los mejores medios. Finalmente elegimos el Hospital Universitario Madrid San Chinarro porque suponíamos que tenía los mejores profesionales y el servicio más integral. En principio lo clasificaron de tipo dos ya que se suponía tenía afectación ganglionar pero ante la sorpresa de los médicos le hicieron un PET y dio negativo por lo que lo clasificaron de tipo uno (mayor benignidad). Eso fue un gran alivio para mi madre pues ya no tenían que darle ni quimio, ni radio; bastaba con la cirugía (mi madre le tenía pánico a la quimio). Ante este panorama tan sombrío fuimos a un médico holístico -estrecho colaborador de su revista y excelente profesional por cierto- que la empezó a tratar. Lamentablemente no pudimos ver los resultados del tratamiento porque la presión social y médica fue tan grande (desgraciadamente estamos rodeados de médicos en la familia) y la palabra cáncer tiene tantísimas connotaciones que nos fue imposible a los familiares llevarla por otro camino. El gran problema es que los protocolos quirúrgicos dicen que ante un tumor en esófago lo que hay que hacer es quitar el esófago, hacer una plastia con el estómago y suturar a la altura del cuello (es uno de los grandes problemas de esa mega-cirugía). Fuimos a ver a otros cirujanos para intentar que le extrajeran el nódulo con cirugía endoscópica pero no fue posible. Todos los endoscopistas que consultamos nos dijeron lo mismo: el protocolo era quitar todo el esófago y no había vuelta de hoja. Todos, como clones, emitieron el mismo veredicto para terminar con la misma coletilla de "No se preocupen ustedes que están en manos del mejor equipo para esta cirugía". Nosotros insistíamos siempre en lo mismo, que nos parecía una cirugía bestial para cualquier mortal y más para una mujer de 78 años pero a ninguno le importaba su edad, todos nos decían que no habría ningún problema. Sospechosamente, dos días antes de la fecha prevista para la cirugía nos llamaron para posponerla dos semanas ya que habían pensado que iba a ser mejor que la intervención se llevara a cabo por medio de un robot llamado Da Vinci (y no es coña). Nos dijeron que habría menos agresión y mi madre se recuperaría mucho antes. Sin embargo creemos que su propósito era ante todo EXPERIMENTAR su técnica quirúrgica con el dichoso robot. Lo sorprendente es que nosotros habíamos intentado posponer la cirugía para después del verano y nos habían dicho que eso no era posible porque la cirugía era muy urgente (¡todo esto me recuerda tanto a la historia que le pasó al pobre de Morente!). Y por fin nos dieron la fecha de la cirugía: el 18 de julio (¡tremenda fecha!). Tardaron casi tres horas más de lo previsto pero según los cirujanos todo había salido estupendamente. Mi madre estuvo dos días en la UCI -normalmente están cinco días- y luego se la subió a planta. Todo se desarrolló normalmente. Eso sí, se encontraba con dolores y cansada aunque el segundo día estuvo más animada, hablando bastante, pero la noche del 23 empezó a encontrarse nerviosa, incómoda; y al amanecer se le salió la vía y el drenaje del tórax por lo que la llevaron a quirófano. Le colocaron otra vez el drenaje pero era evidente que éste no drenaba nada. Y a pesar de nuestras repetidas quejas los médicos no hicieron caso, solo repetirnos machaconamente que todo estaba bajo control. Le hicieron placas y un TAC y según aseguraron todo estaba en perfectas condiciones. Sin embargo a las 48 horas empezó a manar pus, tanto del cuello como del drenaje torácico. ¡Qué vergüenza! ¡Nadie se había dado cuenta de lo que pasaba hasta ese momento! No me lo podía creer. No le habían hecho ni una simple analítica sanguínea. ¡Qué horror! Pero, ¿en manos de quienes estamos?, me pregunté. Los médicos entonces ya no eran tan optimistas. Solo decían, machaconamente, lo de "Ya se lo advertimos, tenía sus riesgos". Cuando lo cierto es que para convencerla de que se sometiera a la cirugía apenas hablaron ni de riesgos ni de complicaciones, alegando que eran sólo “las de cualquier operación quirúrgica”. Y ahora, de repente, incluso se atrevían a hablarnos del “altísimo porcentaje de mortalidad de esa cirugía”. ¡Serán c…! Una semana después de ingresar mi madre fallecía en el hospital de sepsis generalizada. Y lo lamentable es que poco antes de fallecer los médicos perseguían a mis hermanos para que firmaran una autorización para no sé qué prueba. Al final un médico se dirigió a mi hermana y le dijo que le firmara la prueba… ¡que estaban terminando de hacer! Vergonzoso. La “prueba” era para comprobar que su "suturita" no se había ido. Ellos mismos dudaban. Hoy, ante todo este despropósito médico, me pregunto cuál es la base de nuestro sistema médico y en manos de quiénes estamos. Me parece intolerable la habilidad con la que engañaron a una anciana para después desdecirse rápidamente de las “bondades” de su cirugía. ¿Cómo es posible que primen los intereses médicos sobre los del paciente? ¿Es ético que esté en protocolo someter a súper cirugía a una anciana de 78 años cuando no existía ninguna clínica previa? ¿Estos son los pilares de la "medicina preventiva" que constantemente nos venden los medios de comunicación? ¿Es posible que nadie tenga ahora ninguna responsabilidad de lo sucedido? ¿Qué pondrán en sus informes médicos como "causa de la muerte”? Desgraciadamente no creo que aparezca la verdadera causa: iatrogenia (para que todos los lectores lo entiendan, "mala praxis médica"). ¿Tendrán además la desfachatez de exponer su caso en un próximo congreso quirúrgico como nuevo avance de la cirugía domotizada? ¿Lo expondrán como “un caso súper interesante” como comentaba una doctora de ese equipo por los pasillos? Claro que, ¿a quién le importa si el paciente está vivo o muerto? Para ellos es solo un frío número en la estadística. Cuando lo cierto es que ese “número” tenía nombre y apellidos, era un ser humano que merecía respeto. En fin, creo que cada vez entiendo menos el sistema médico español y sus “súper-protocolos”. Por eso invito al resto de lectores a sublevarse y a luchar por una sanidad más digna, más profesional, menos medicalizada y más humanitaria. Mi única intención con esta carta es alertar a otras personas para que no las engañen tan vilmente como a mi madre. Muchas gracias de un entusiasta lector de su revista, homeópata y acupuntor.

Ernesto Carvajal Pabón
(Madrid)

La agradecemos sinceramente que comparta su experiencia con nosotros y nuestros lectores. Y lamentamos profundamente lo sucedido. Por desgracia lo que usted nos narra pasa en los hospitales de todo el mundo a diario. Incluidos obviamente los hospitales españoles, tanto privados como públicos. Lo que sucede es que los familiares de las víctimas suelen callarse. Quedan tan traumatizados que intentan olvidar lo antes posible. Sin ser conscientes de que con su silencio lo que hacen es permitir que este tipo de cosas sigan sucediendo porque sus responsables se creen inmunes. Por eso muchos médicos actúan en los hospitales con tanta arrogancia -por no decir soberbia- y cada vez a un mayor número se les agrede ya físicamente. Y es que en nuestros hospitales –lo hemos denunciado públicamente muchas veces- mueren cada año mientras están siendo tratados en ellos más de 400.000 personas; algo más de 100.000 mientras se las “trata” de cáncer. ¡Cua-tro-cien-tas mil personas cada año! Son datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) que pueden consultarse en Internet. ¡Y nadie reacciona! ¡A todo el mundo le parece “normal”! Mire, lo hemos repetido hasta aburrir: entrar en un hospital es MUY peligroso. Solo debe hacerse si uno se está muriendo o se encuentra rematadamente mal y no queda otro remedio. Solo que la gente no lo entiende. No lo acepta. Sigue creyendo que los médicos y sus protocolos son fiables cuando no es verdad. Así que le agradecemos de nuevo que haya usted dado un paso al frente y lo denuncie públicamente. Por nuestra parte vamos a recomendar dos libros que pueden abrir los ojos a mucha gente no dispuesta aún a creernos a nosotros. Se trata de dos de las obras de un médico británico -tiene más de 90 publicadas- llamado Vernon Coleman que se titulan Lo que los médicos no nos dicen y Lo que los médicos no nos dicen 2, título éste por cierto que originalmente apareció en España con el de –a nuestro juicio más sugerente- Cómo evitar que los médicos perjudiquen nuestra salud; la editorial es Terapias Verdes. No tienen desperdicio. Y si aún les queda estómago lean luego La mafia médica (Ed. Vesica Piscis) de la Dra. Ghislaine Lanctôt. Y eso que no son más tres obras de las decenas y decenas ya escritas sobre ello.
 



Sr. Director: circula por Internet una “noticia” según la cual una mujer murió por ingerir camarones cuando estaba tomando a diario vitamina C. Se dice en ella que sucedió en Taiwán y que la mujer murió repentinamente con signos de sangrado en oído, nariz, boca y ojos. Según la autopsia preliminar por envenenamiento con arsénico. Así que la policía pidió a un experto que les ayudara a resolver el caso y éste, tras examinar cuidadosamente los restos del estómago de la víctima, coligió en menos de media hora que la muerte no se había debido ni a un suicidio ni a un asesinato sino que “murió accidentalmente por ignorancia". Según él el arsénico se produjo en el propio estómago de la víctima. "La víctima estaba tomando vitamina C todos los días –se dice en ella- lo que consumida sola no es ningún problema. El problema es que ese día se comió además una gran cantidad de camarones en la cena y al mismo tiempo la vitamina C siendo ahí donde residió el problema. Según se añade investigadores de la Universidad de Chicago (EEUU) descubrieron mediante experimentos que alimentos como el camarón soft shell contienen alta concentración de potasio compuestos 5a-arsénico. Y que si bien esos alimentos frescos no son tóxicos consumirlos conjuntamente con vitamina C provoca una reacción química y el inicialmente no tóxico 5-potasio-arsénico (también conocido como anhídrido como óxido de arsénico, AS2 O5) se convierte en el tóxico 3-potasio arsénico (ADB Anhídrido Arsénico) también conocido como trióxido de arsénico (O3 AS2) y, más popularmente, simplemente como arsénico. Mi pregunta es obvia: ¿es cierto?

José Antonio Manrique
(Huelva)

No. Todo indica que se trata de lo que hoy se conoce como un hoax que lleva años circulando por la red. De hecho no hemos podido encontrar la investigación mencionada por lo que dudamos que exista. No negamos que una mujer pudiera morir mientras ingería marisco pero que alguien en apenas media hora sea capaz de llegar a la conclusión de que murió por la reacción de combinar ese marisco con la vitamina C es difícilmente creíble. Lamentablemente hoy hay mucha gente inventándose historias de este tipo en la red. Y para tratarse de una “broma” es demasiado pesada.
 



Apreciado Sr. Campoy: a mi hija –tiene hoy nueve años- la diagnosticaron autismo a los tres años y pocos meses. La adoptamos cuando apenas tenía dos y le aseguro que no sufría "desintegración sensorial" alguna. En su momento, con los primeros síntomas "explosivos" del inicio de dicho "autismo", se le hizo -entre otras pruebas analíticas- una resonancia magnética de la que resultó como diagnóstico un "foco activo". Y lo mismo resultó en la segunda resonancia magnética cerebral, realizada como control después de casi un año porque mi hija seguía empeorando. El neurólogo que -más o menos- la controla llama a dicho "foco activo" cicatriz; que, a lo mejor, puede ser realmente una cicatriz. Tenía otra resonancia de control hace un par de meses pero a pesar de su empeoramiento me llamarón dos días antes para decirme que no se podía hacer porque en Lérida no están preparados para dar anestesia a niños mayores de cuatro años. El neurólogo intentó disuadirme de hacer dicha prueba de control aún viendo a mi hija en un estado pésimo considerando que yo no dispongo de medios económicos para seguir tratamientos privados. En fin, mi pregunta es ésta: si lo que se refleja en las dos resonancias fuera una inflamación debida a una encefalitis post-vacunal, ¿hay modo de saberlo? Se lo he preguntado al neurólogo una y otra vez y mi sensación es que no me quiere responder. Y si fuera así, ¿podría poner una demanda? Sr. Campoy, estoy cansada de no obtener respuestas, de ver a mi hija en un estado "psiquiátrico horroroso y de no poder hacer más por ella. Siento una gran impotencia aunque seguiré luchando a pesar de todo porque quiero a mi hija pero yo necesito saber la verdad y qué puedo hacer. Atentamente,

Lourdes G.

Hemos publicado numerosos textos en los que se ha hablado de las posibles causas del autismo y de cómo afrontarlo, bien de forma exclusiva, bien parcial. Léalos en nuestra web –www.dsalud.com- por favor. Especialmente los publicados con los títulos ¿Tiene usted parásitos intestinales?, Enorme importancia de la nutrición en el tratamiento del autismo, Andrew Moulden: “Deberían prohibirse todas las vacunas”, Martin Pall: “La fatiga crónica, la fibromialgia, la sensibilidad química múltiple y el trastorno de estrés post-traumático pueden tratarse de forma natural”, Luc Montagnier: “El ADN transmite electromagnéticamente información al agua”, La gran importancia del yodo en la salud, ¿Es la mala salud intestinal la causa del autismo y otras patologías neurológicas?, Cómo tratar muchos casos diagnosticados de autismo, Timerosal y autismo: silencio, ocultación y mentiras y ¿Ayuda el MMS a recuperar niños autistas? que aparecieron en los números 106, 111, 121, 134, 138, 139, 145, 146, 148 y 152 respectivamente. Y, por supuesto, el aparecido en el 102 con el título ¿Es posible desactivar los efectos negativos de una vacuna? así como el que en este mismo número publicamos con el título Las vacunas pueden causar autismo. Cuenta en ellos con información suficiente que le permitirá valorar la posible causa del autismo de su hija y de cómo afrontar el problema. Nosotros no podemos orientarla más porque cada caso es diferente aunque todo apunta a que el autismo se debe a una intoxicación química –normalmente el mercurio de las vacunas o algún otro de sus componentes- que altera lo que el investigador norteamericano Martin Pall denomina Ciclo NO/ONOO y la microflora intestinal. Créanos: tiene en esos textos las claves de lo que busca. Donde dudamos mucho que vaya a encontrarlas es en la Neurología. Así que le sugerimos pasar de las interpretaciones de lo que según ese neurólogo puede o no significar la mancha que se ve en la resonancia del cerebro de su hija. Es muy probable de hecho que no quiera hacerle ninguna más por una simple razón: porque no va a servirle ni para descubrir la causa del autismo ni para encontrar una solución a su hija y sabe que por tanto irradiar otra vez su cerebro es lesivo y absurdo.
 



Apreciado Sr. Campoy: me atrevo a escribirle otra vez para pedirle que me oriente. Llevo 8 meses tomando una cápsula de aceite de Holokrill, una de Q10, veinte bayas de goji al día y procuro seguir las normas de La Dieta Definitiva. No sé si eso me está ayudando aunque creo que sí porque si no estaría peor. Pero ahora he tenido que ir a Urgencias a causa de una pierna porque no podía ya ni andar del dolor que tenía. Según el médico tengo artrosis y desgaste de cadera en ese lado así que me recetó Condrosán 400 (2 cápsulas diarias durante 3 meses) y por suerte con eso puedo andar. Mi pregunta es simplemente si está bien lo que me han recetado. Por otra parte, he leído en la revista cosas sobre el Lyprinol y el Silicium. ¿Me sirven? Tengo dudas así como en qué cantidad y si simultáneamente puedo tomar lo que me han recetado. ¿El Holokrill, el Q10 y las bayas son buenas para el bienestar general? ¿Lo estoy haciendo bien? Sé que no son ustedes partidarios de las pastillas pero cuando se tiene un dolor tan fuerte lo que uno quiere ante todo es que se le quite. Otra cosa: mi marido tiene piedras en la vesícula biliar. ¿Hay algún remedio para ello? Muchas gracias.

Mª Pilar Rodríguez R.
Vic (Barcelona)

No somos partidarios de los fármacos sintéticos porque no previenen ni curan patología alguna y encima pueden provocar graves daños a la salud. Pero de la misma forma hemos explicado que no se trata de sustituir lo que manda el médico por productos naturales inocuos de efectos similares. Estamos ahítos de decir que las “enfermedades” no existen, que existen los enfermos. Y que lo hay que buscar siempre es la causa para poder afrontar el problema. Algo relativamente sencillo porque la causa del 99% de las enfermedades es la misma; desde el alzheimer hasta el cáncer pasando por la diabetes o los infartos: la acidificación del organismo. Así que desintoxique a fondo su organismo, beba agua de manantial de baja mineralización, respire aire puro, haga algo de ejercicio a diario, tome el sol, ingiera solo alimentos –preferiblemente crudos- alcalinos ricos en nutrientes (nunca tratados químicamente, procesados o enlatados), deseche la comida precocinada y frita así como las grasas “trans”, cuide su flora intestinal, no ingiera fármacos y evite las radiaciones electromagnéticas. ¿Que además –y no “en lugar de”- hay productos naturales que pueden ayudarle? Sin duda. Pero si no hace lo anteriormente dicho no servirán de nada. En cuanto a las piedras de la vesícula de su marido ya nos hemos pronunciado también muchas veces: que restrinja drásticamente el consumo de fruta –y sus zumos-, los alimentos ricos en purinas (carne, marisco, cerveza, levadura de cerveza, espinacas, champiñones, coliflores, legumbres y espárragos), los cereales, el azúcar blanco, la sal de mesa, los hidratos de carbono refinados, los dulces, pasteles, bombones y helados, las bebidas alcohólicas (incluido el vino y la cerveza), el café, el té, los refrescos y colas, el chocolate, las bebidas estimulantes, la grasa saturada animal y la leche y sus derivados. Restrinja finalmente el consumo de espinacas, remolachas, acelgas y escarolas. Y desde luego que no fría nunca los alimentos. Puede ayudarle asimismo ingerir suplementos de apigenina, quercitina, vitaminas B6, C, D, E y K en comprimidos así como hierro, magnesio y zinc. En cuanto a las plantas útiles para ayudar a eliminar arenilla y cálculos son éstas: Lepidium Latifolium o rompepiedras, zarzaparrilla, cola de caballo, diente de león, ulmaria, milenrama, gingko biloba, ortosifón, abedul y pino. Son asimismo útiles tres conocidos productos homeopáticos: Calcárea Carbónica a la 30 CH, Licopodium a la 30 CH- y Berberis a la 7 CH (5 gránulos una vez al día durante 2-3 semanas). Todo ello sin olvidar que hay un producto natural e inocuo en farmacias sumamente útil del que ya hablamos en el nº 44 con el título Las sorprendentes propiedades terapéuticas del agua dialítica; nos referimos al Slackstone II.
 



Estimado Director: llevo años con visión disminuida del ojo izquierdo -por lo que tengo que caminar con mucho cuidado para no tropezar con los objetos y los viandantes- y más tarde sufrí cataratas en ambos ojos de las que me operaron hace más de cuatro años. Pues bien, a pesar de que con el derecho veo perfectamente con el ojo izquierdo veo peor y lagrimea mucho. Así que el oftalmólogo me recetó Viscofresh 0,5%, Zaditen 0,25 mg/ml y suero fisiológico sin que haya mejorado en absoluto mi visión. ¿Qué puedo hacer? Porque el oftalmólogo no me da ni explicación ni solución. ¡Ah!, desde hace seis meses tengo diabetes tipo II. Agradeciéndole de antemano su ayuda le saluda atentamente,

Fernando Benítez Valdivia
San Roque (Cádiz)

Mire, es la undécima carta que en estos años nos envía usted con problemas de salud… cada vez distintos. Por lo que es un buen ejemplo de lo que explicamos en la carta anterior. Solo hay una cosa que puede usted hacer: dejar de buscar soluciones a sus síntomas o síndromes puntuales y equilibrar integralmente su organismo. Si no hace eso cada vez fallarán más órganos o sistemas. Y no sirve de nada tratarlos separadamente… ¡porque no se puede! Todas las células de nuestro cuerpo están interrelacionadas. Y su problema en el ojo puede estar en efecto relacionado con su reciente diabetes. Solo que ésta no aparece sin más: es consecuencia de otras disfunciones que tienen su origen en la misma causa: la acidificación del organismo. Siga pues las mismas recomendaciones que damos en la anterior respuesta.
 



Sr. Director: en el nº 143 de la revista publicaron un amplio reportaje sobre un producto sacado por el Dr. Arturo Solís y su equipo que al parecer permite tratar casi todas las patologías, fruto de un descubrimiento que usted mismo calificó de sensacional. Me refiero al QIAPI1. Ustedes dijeron que habían pedido unos cuantos frascos para probarlo en pacientes españoles y nos tendrían informados de los resultados. Sin embargo el tiempo pasa y no han comentado nada. Así que como me urgía conseguí por mi cuenta la dirección en México del Dr. Solís, le escribí una carta y éste me contestó con mucha amabilidad pero debo decir que quienes me mandaron desde México su dirección me advirtieron –son palabras textuales- de que “según información recabada por esta entidad el producto por el que usted se interesa podría ser un fraude; no obstante, le mandamos la dirección”. Eso me dio mucho que pensar. El Dr. Arturo Solís, en la contestación a mi carta, me dio el nombre, dirección y correo electrónico de una doctora en Madrid que trabaja con su producto para que contactara con ella pero la verdad es que no veo esto muy transparente. ¿Qué saben ustedes? ¿Es todo un fraude? El doctor Solís me explica en su carta cuánto dura un frasco y cómo tomarlo –está bien explicado- además de adjuntarme varios folletos pero éstos vienen en inglés y no entiendo nada (le mando uno). Atentamente,

Ramón Carreño Martínez
(Huelva)

Tiene usted razón. Verá, pensamos pedir a algunos de los médicos que nos asesoran y colaboran con nosotros que -al ser inocuo- probaran el producto con algunos de sus pacientes para poder tener al menos una idea de su eficacia. Se lo hicimos saber al Dr. Solís y éste nos respondió que ya había algunos médicos españoles que lo usaban y habláramos con ellos; para lo que nos facilitó tres nombres. Insistimos en que queríamos que lo probaran personas de nuestra confianza. La respuesta fue dirigirnos al departamento donde se compra el producto. Y así lo hicimos. Compramos pues varios frascos –ciertamente caros-, los trajimos a España y se los dimos a algunas personas cercanas para poder hacer un seguimiento y valorar si procedía pedir más cantidad. Los resultados sin embargo no pudieron validarse. Ignoramos si funcionan porque al tomar cada persona un solo frasco no podíamos valorar resultados. Era demasiado poco tiempo. Un paciente nos dijo que había mejorado de una fístula anal que padecía pero tampoco podía confirmarnos que se debiera al producto. Así que abandonamos la idea. Para poder desarrollarla hubiera hecho falta que el Dr. Solís estuviera dispuesto a pasar a los médicos el producto gratuitamente para las pruebas y no se ofreció a ello. Y como los lectores comprenderán carece de sentido que esta revista le financie un estudio al Dr. Solís. Así que ignoramos si el QIAPI1 tiene la eficacia que promete. Tal es la verdad. Lo que sí nos envió son dos de sus baterías que funcionan solo con melanina -bautizadas como Bat-Gen- y efectivamente funcionan. Pero al parecer su desarrollo para lograr otras de mayor potencia a un tamaño adecuado requiere una fuerte inversión y las personas de Endesa a las que les hablamos del producto si bien mostraron inicialmente interés terminaron reculando. A pesar pues de las numerosas conversaciones mantenidas con el Dr. Solís a través de Skype y de las amplias charlas con los responsables de Endesa el asunto se empantanó. Hay demasiado intereses en juego. Lo de siempre…
 



Sr. Director: llevo instalado en el corazón un DAI+Resinchro+marcapasos -es lo que se llama un DAI de tres cámaras y tres electrodos- y resulta que en mi comunidad de vecinos se han empeñado en aceptar la instalación de una antena repetidora de telefonía móvil + internet que emite con una frecuencia superior a 5,1 Gkz y tiene un radio de cobertura de 48 kms (lo que equivale a un círculo de 96 kms de cobertura). Yo vivo en el ático y la antena -que además incorpora emisor-receptor de microondas- estaría sobre mi cabeza a 10 o 12 metros. ¿Podría informarme de los riesgos para mi soporte vital, que es el DAI? ¿Puede afectar al dispositivo la antena y llevarme a la muerte? ¿Y qué otros riesgos se derivarían de recibir sus radiaciones continuamente? Gracias y recibid un abrazo muy fuerte.

Domiciano Fernández Losada

Según el Ministerio de Sanidad no existe riesgo de que la antena interfiera en el aparato. Hemos consultado en todo caso lo que nos plantea a D. Jose Miguel Rodríguez, Director de la Fundación para la Salud Geoambiental (www.saludgeoambiental.org), y éste nos lo confirma pero añadiendo que una cosa es que no vaya usted a tener problemas con el dispositivo y otra muy distinta que no se superen en su casa los 0,1 W/m2. En su opinión si el ático está justo debajo de la antena es muy posible que se supere ampliamente; a pesar de la “información” que dan las compañías telefónicas sobre el supuesto “efecto paraguas” con el que quieren colarnos el cuento de que si la antena está justo sobre nuestras cabezas no nos afectarán sus inmisiones. La comunidad científica ya ha advertido que sobrepasar ese valor (0,1 W/m2) supone un claro factor de riesgo para la salud. De hecho de ello se hizo eco el Consejo de Europa en su Resolución del 27 de mayo del 2011 en la que recomendó a los estados miembros no superar ese valor. El problema es que la legislación vigente aún en España –y estamos a finales del 2012- permite inmisiones 4.500 veces por encima de esa recomendación. Nuestro consejo es que no permita su instalación. Búsquese un buen abogado –llame por ejemplo a José Pajares (976 233 383) que domina el tema- y acuda al juzgado. Que le demuestre la compañía telefónica científicamente que la antena no puede interferir con su dispositivo y que a la intensidad, potencia y frecuencia de la antena no hay riesgo alguno para su salud. Pero que lo demuestren con estudios científicos porque alegar que cumplen con la ley después de todo lo que ha surgido desde que se aprobara la misma es insuficiente ya que aunque la norma siga vigente está obsoleta y, por tanto, no basta. Y si no consigue paralizar su instalación asegúrese al menos de que emite por debajo de lo que marca la ley pidiendo que le hagan una medición; puede consultar el coste en www.saludgeoambiental.org. Terminamos recordando algunos consejos que debe tener en cuenta toda persona que lleve un marcapasos: si usa un teléfono móvil cójalo con la mano contraria a donde lo tenga instalado, no lo lleve nunca encima a menos de 20-30 cm de distancia de él, sepa que no puede someterse a ninguna resonancia magnética, que no puede recibir sesiones de onda corta ni terapia con imanes potentes, que no debe estar cerca de personas que hagan soldaduras de arco voltaico, que si se somete a una litotricia habrá luego que ajustarle el marcapasos, que si se usa con usted un TENS (Transcutaneous electrical nerve stimulation) hay que alejarlo el máximo posible del marcapasos, que no debe estar cerca de motores eléctricos y que si tiene que pasar necesariamente por un arco de detección de metales debe hacerlo sin detenerse o la alarma sonará. Puede en cambio usar sin problemas el ordenador y el horno microondas (siempre que éste no tenga fugas).
 



Estimado Sr. Campoy: he sido siempre persona amante de tomar el sol ante los beneficios que aporta a la salud pero tal vez de manera inconsciente me haya pasado en el tiempo de exposición. Durante mucho tiempo -tengo 76 años- no tuve ningún problema pero hace algunos me apareció una señal en la piel del pecho - debajo de la tetilla izquierda- que como no me dolía ni molestaba pensé sería un lunar sin importancia porque no cambiaba ni en su forma, ni en su color rosáceo. Era un rosetón del tamaño de una pipa grande de calabaza. Hace un par de años noté que se había agrandado un poco, no mucho, pero es que ahora a veces me pica y hasta me escuece con el roce de la ropa. Además ha aparecido en el interior una especie de arenilla, como granitos o costritas minúsculas, así que empiezo a tener miedo por si es algo malo. El problema es que me aterroriza tener que ponerme en manos de los médicos con sus métodos tan invasivos -ya sabe, cirugía, radioterapia, quimio, etc-, máxime siendo enemigo de los medicamentos químicos. Le pido pues que me aconsejen. Reciba un cordial saludo.

José de Agustín
(Madrid)

Le sugerimos que aplique inicialmente en la zona durante unos días zumo de limón recién exprimido y agua oxigenada pura (sin aditivos). Simplemente moje con ambos líquidos un algodón y aplíqueselo en la zona unos minutos. Tres veces al día alternando los productos. Puede asimismo aplicarse un emplasto hecho con ajo, cebolla, eucalipto, trementina, menta y limón, todo ello mezclado y triturado. Y solo si no se resolviera el problema busque un centro que utilice la Terapia Fotodinámica. Como ya explicamos en los números 103 y 137 de la revista –tiene los textos en nuestra web: www.dsalud.com- permite eliminar tumores con éxito mediante agentes fotosensibilizadores –fármacos inactivos que pueden administrarse por vía tópica o sistémica y sólo se activan cuando se exponen a la luz de un láser produciendo entonces una reacción beneficiosa- de forma rápida, eficaz y carente de efectos secundarios.
 



Sr. Director: leí con mucho interés el reportaje del nº 149 sobre las excelentes propiedades del xilitol pero he comprobado que se trata del aditivo E-967 y sobre él se dice lo siguiente en el libro Los aditivos alimentarios de Corinne Gouget publicado por Obelisco: "Edulcorante sintético. La FDA ha denunciado desde hace años que este aditivo es cancerígeno. Posibles efectos adversos constatados: problemas de metabolismo, acidosis, cálculos renales, disfunción de los riñones, náuseas….Por tanto provoca mucho más que diarrea e hinchazones como suelen decir. A pesar de la evidente toxicidad de este aditivo para nuestra salud todavía está autorizado a día de hoy. Evítese ¿Está hablando realmente del mismo producto? ¿O es acaso la manipulación del producto original lo que le convierte en un aditivo desaconsejable? Y si fuera así, ¿dónde se puede comprar en su estado óptimo para consumo?

J. Manuel
(Guadalajara)

Vamos a ser breves y claros: no es cierto que la FDA considere cancerígeno el xilitol aunque haya webs en Internet donde así se afirme. De hecho autoriza su uso como sustancia GRAS (Generally Recommended As Safe), luego su venta y consumo está autorizada sin límites. Lo que la FDA recomienda es no administrar xilitol a perros y otras mascotas -como se menciona en nuestro artículo- porque hay veterinarios que sí han observado problemas leves en ellos. Y no es extrapolable. El chocolate por ejemplo es toxico para los perros. ¿Cree usted pues que los humanos deben dejar de tomarlo por ello? Sencillamente, si el xilitol fuera cancerígeno todos los finlandeses tendrían cáncer porque lo consumen masivamente desde hace siglos. Y no es el caso. Mire, el librito de Corinne Gouget no es de fiar si todo lo que cuenta es del mismo cariz. Dicho esto no es menos cierto que abusar de él es un error porque no deja de ser un tipo de azúcar. Y todo azúcar acidifica el organismo.
 


 


NÚMERO 152. SEPTIEMBRE 2012.

Sr. Campoy: le escribo movido por la indignación de ver -una vez más- como hasta los médicos de la llamada "nueva medicina" escamotean al ciudadano de a pie las causas reales de que enfermemos alegando que el origen está en lo que denominan "enfermedades ambientales". Porque definir como tales las causadas por los productos y tecnologías de la industria es ocultar la relación causa-efecto. Si una persona enferma debido a la ingesta, respiración, contacto, tratamiento o exposición a químicos sintéticos o a las radiaciones electromagnéticas producidas por la tecno-industria, ¿resulta honesto y veraz denominar a esas enfermedades "ambientales"? ¿No sería más correcto denominarlas “enfermedades industriales”? Claro que eso señalaría a las grandes y poderosas industrias poniendo en peligro uno de sus mayores mantras, ¡el progreso!, herramienta ideológica de políticos e industriales con la que nos bombardean constantemente. En el recientemente celebrado VI Congreso Internacional de Medicina Ambiental los especialistas dijeron que las claves de la salud están en el estilo de vida y los factores “ambientales” junto a factores personales, familiares y/o genéticos. Solo que al hablar de factores “ambientales” lo que se hace es –como siempre ha hecho nuestra decimonónica Medicina- culpabilizar a los enfermos de los problemas que padecen. Haciendo creer que si yo enfermo la causa está en mí, en mi conducta, en mis genes, en mi familia o en el ambiente ¡Vaya uno a saber! Mire, no niego que los tratamientos y consejos médicos de esos especialistas puedan ser mejores que los de sus colegas de la Medicina más convencional pero hay que denunciar la falsedad del paradigma de base: no procede hablar de enfermedades “ambientales” sino “industriales”. Tengo la esperanza de que la magnífica revista que Ud. dirige comience a llamar a las cosas por su nombre. Le saluda atentamente,

Nicolás Haydn

Tiene usted razón. Lo singular es que nos consta que quienes han optado por llamarlas así no tienen mala intención ni un doble objetivo; se trata realmente de personas preocupadas por la brutal contaminación del planeta. Les hacemos por ello llegar su carta para que lo reconsideren. Y gracias.
 



Estimado Sr. Campoy: hará cuatro o cinco años que, en mi ignorancia, me hice una operación de aumento de mama. Me pusieron los implantes a través de la axila y sólo perdí sensibilidad en el pecho pero por lo demás todo fue bien y quedé contenta. Sin embargo ahora pienso de otra manera y me preocupa lo que como, lo que utilizo...En fin, el caso es que estoy planteándome ser madre y quiero darle el pecho al bebé. El cirujano me dijo en su momento que no habría ningún problema pero ahora no estoy segura de ello y no quisiera perjudicarle ni en lo más mínimo. ¿Podrían darme algún tipo de información? He estado buscando en su web y lo único que he encontrado es un reportaje del año 2000 pero supongo que desde entonces las cosas han cambiado mucho. Espero su respuesta.

Ruth
(Murcia)

Si las prótesis están bien colocadas -detrás de la glándula mamaria- no impiden dar de mamar salvo que durante la operación quirúrgica se dañasen los conductos galactofonos, los que conducen la leche hasta el pezón. Y salvo ruptura de la prótesis no parece haber riesgo para el bebé. Pero lo cierto es que no hay unanimidad entre los expertos. Nuestra sugerencia es que si la leche fluye bien –y por tanto los conductos están intactos- la lleve a analizar primero a un laboratorio y si no se encuentran en ella trazas de silicona de a su hijo el pecho.
 



Sr. Campoy: en el nº 150 de la revista dicen ustedes que según la OMS los antibióticos serán pronto inútiles. Pues bien, me alegro porque si bien es verdad que han hecho algún beneficio también han causado mucho daño; particularmente provocando enfermedades derivadas de la destrucción de la flora intestinal; por ejemplo creando las condiciones para la invasión de cándidas. Verá, tengo 89 años, me dedico desde los treinta a la cría intensiva de ganado y aves, y sé que las obras sobre nutrición animal -lo mismo que las de los humanos- están escritas por personas fieles a las teorías de los grandes lobbies del medicamento. A mí por ejemplo se me aconsejaba dar a los animales sulfamidas o antibióticos de amplio espectro, muy particularmente clorhidrato de tetraciclina que es el peor y más tóxico de todos. Siempre con la justificación de que se usaba como preventivo y, además, como factor de crecimiento. Bueno, pues hacer eso es lo mismo que cuidar un rebaño con un lobo. En fin, lo que ahora quiero es hacerle una pregunta: ¿por qué cuando tengo gripe o un resfriado y aparece mucho moco éste es tan alcalino? Yo pensaba que los virus, bacterias y otros gérmenes se desarrollan mejor en medios ácidos. Atentamente

Josep Pudenci Vàzquez
Berga (Barcelona)

El pH de los senos nasales es normalmente alcalino pero varía a lo largo del día en función de muy diversas razones. Y ello porque se encargan –entre otras funciones- de calentar y humedecer el aire inhalado, de secretar moco, de captar partículas extrañas, de servir de aislante térmico de los centros nerviosos y de asegurar la permeabilidad de los orificios nasales. Pues bien, cuando éstos se obstruyen se crea en el interior una presión negativa -en relación a la atmosférica- siendo eso lo que permite que puedan introducirse bacterias; además esa obstrucción puede impedir la limpieza natural de los senos. Y todo ello lleva a veces a la disminución de la provisión local de oxígeno, a una reducción del pH y a un aumento del contenido de CO2. Eso es lo que favorece la colonización bacteriana. Esperamos haberle explicado la razón.
 



Sr. Director: en enero de 2009 me operaron de un cáncer de cuello de útero en estadio A1 mediante histerectomía ampliada siendo su causa según los médicos el virus del papiloma humano. Por aquel entonces conocí su revista ya que curiosamente hablaba de ese virus y decidí comprarla. Bueno, pues tras leerles durante todo este tiempo no hago más que arrepentirme de haberme operado y no haber probado otras terapias. Porque ahora me queda una duda que no me deja vivir: ¿y si no me hubiera operado?, ¿y si hubiese probado algo natural y con ello se hubiese solucionado? Y es que ahora tengo problemas de movilidad con la pierna derecha y, a veces, calambres. Además cuando conduzco y tengo el pie en el aire sin pisar el acelerador parece quedarse dormido. Me cuesta asimismo mucho agacharme para calzarme y cortar o pintar las uñas de los pies. Y por si fuera poco tengo el abdomen rígido y duro además de hinchado. Me pregunto además cuánto tiempo me durará la menopausia ya que hace tres años y medio que no duermo una noche entera y tengo un paypay debajo de la almohada para abanicarme cuando toca. También empiezan a resentirse las articulaciones y los huesos, sobre todo los de las rodillas. A veces me falla la derecha; se me dobla cuando subo o bajo una escalera. También quisiera saber si recuperaré mi peso algún día porque me he quedado sin ropa ya que he “redondeado” un poco; no sé si será cuestión de alimentación, de hormonas… Díganme qué puedo hacer pues no me reconozco al mirarme a un espejo. Quisiera de verdad que me ayudasen porque ya no soy la misma persona; sólo intento mantenerme ocupada y no pensar en todo lo sucedido y en lo que me ha cambiado la vida porque cuando me viene todo a la mente me pongo a llorar. Compro su revista todos los meses desde 2008 y estoy de acuerdo con ustedes en que todo se mueve por intereses económicos. También quiero decirles que soy bastante infeliz al saber que vivimos engañados y que son muy pocos los que se cuestionan el actual montaje sanitario. Por desgracia la gran mayoría no ve más allá de sus narices -o simplemente se autoengaña- y eso es lo que hace que los poderosos se aprovechen de nosotros y nos lleven por el camino que más les conviene. Otra cosa más: tengo un hermano que sufre trastorno bipolar y me gustaría ayudarlo de alguna manera; ¡es tan triste ver a alguien que vive a base de pastillas y aún así no está bien! Un saludo cordial y muchas gracias por su labor informativa.

Julia

Mire, no hay un tratamiento sencillo para su situación; tiene que ponerse necesariamente en manos de un médico naturista que la trate de manera integral. Nos permitimos pues sugerirle que acuda a la consulta del Dr. Santiago de la Rosa (91 431 35 16) o a la del Dr. Alberto Martí Bosch (91 435 56 13). En cuanto al Trastorno Bipolar hemos explicado en esta misma sección varias veces que es el nombre con el que se designa a un tipo de depresión que se caracteriza por cambios cíclicos en el estado de ánimo con fases de euforia (a las que llaman maniáticas) y ánimo bajo (o depresión). Pueden ser dramáticos y rápidos aunque lo más frecuente es que sean graduales. Hoy los médicos hablan de tres tipos: el I -o clásico- donde se produce una fase maníaca tan acusada que el paciente requiere generalmente hospitalización ya que las depresiones son intensas y llega a sufrir alucinaciones e incluso delirios siendo su conducta desordenada. En el tipo II aparecen depresiones intensas y fases de euforia moderadas que no requieren el ingreso y se denomina hipomanía. Y la del tipo III se denomina ciclotimia porque se caracteriza por la sucesión de hipomanías y fases depresivas. Explicamos asimismo que se ignora qué lo provoca y que no hay ningún fármaco realmente eficaz para tratar el problema. Nuestra sugerencia, pues, es la misma que dimos entonces y ahora repetimos: que su hermano desintoxique a fondo su organismo, duerma suficiente (tome 3 mg de melatonina al acostarse), suprima de la dieta los azúcares, el café, el alcohol, la leche y sus derivados, las harinas blancas y todo hidrato de carbono refinado aumentando en cambio la ingesta de alimentos ricos en triptófano -plátanos, higos, dátiles, pan integral, pavo, etc.- y omega 3 (sería excelente que tomara a diario aceite de krill) así como aguacates, ajos, cereales integrales, espinacas, berzas, hojas de remolacha, brécol, frutos secos, garbanzos, lechuga y lecitina de soja. Dicho esto agregaremos que en la India los doctores Banerji tratan tanto el llamado Síndrome maniaco-depresivo como el Trastorno Bipolar con Ignatia 200 CH (5 gránulos dos veces al día), Aurum Metalicum 200 CH (5 gránulos dos veces a la semana si está en fase depresiva) o Hyosciamus 6CH (también 5 gránulos dos veces al día) si está en fase de euforia y, finalmente, si está violento, Stramonium 6CH (5 gránulos dos veces al día). Al ser productos inocuos no hay problemas de efectos secundarios. Añadiremos para terminar que otros pacientes con ese problema han tenido excelentes resultados tras ser tratados por el Dr. Raymond Hilu (952 92 97 22) quien pasa consulta tanto en Marbella como en Barcelona.
 



En primer lugar mis más sinceras felicitaciones por vuestro/nuestro número 150. Les auguro otros tantos y más dada la singularidad de la revista: por su valentía en la denuncia, calidad, rigor y extensión de todos sus artículos, información de las últimas investigaciones a nivel mundial, etc. Todo eso la hace única. Enhorabuena y adelante. El motivo de la presente se debe en cualquier caso a la lectura de la carta de un lector -concretamente de D. Jorge Esteban en el nº 150- sobre el dióxido de titanio presente en infinidad de productos de consumo y que al ser ingerido puede inducir aumento de cáncer. El caso es que en nuestra familia seguimos desde siempre tratamientos homeopáticos y ortomoleculares y tras mirar la composición de los suplementos que habitualmente nos recetan a mi señora y a mí pude comprobar con no poca sorpresa y decepción que de los ocho que tomamos -todos ellos de laboratorios de calidad- cuatro llevan el mencionado aditivo! A saber: Calcium, Magnesium Plus Boron de Solgar; Osteoguard e Ibisene de Lamberts y Regender de Laboratorios Alacan. ¿Es peligrosa su ingesta? Así podremos obrar en consecuencia. Por lo que a nosotros se refiere lo pondremos en conocimiento de nuestra doctora -si no lo sabe ya- para que proceda a recetar productos libres de ese aditivo, seguramente innecesario como tantos otros. Gracias por su atención y felicidades una vez más.

Felipe Garrido Serra

Como ya explicamos en la carta a la que se refiere hasta hace tres años las nanopartículas de dióxido de titanio se consideraban no tóxicas porque no incitaban reacción físico-química aparente pero desde entonces se sabe que causan estrés oxidativo y puede conducir a la muerte celular al dañar el ADN. Bastó echar dióxido de titanio en el agua a un grupo de roedores para éstos comenzaran a mostrar daño genético ¡al quinto día! Cantidad añadida al agua que según esos investigadores correspondía a lo que un humano inhala o absorbe en año y medio de exposición a esas nanopartículas en un entorno de fabricación. Ahora bien, la cantidad que hay en los productos que cita, ¿es ésa o muy inferior? Lo ignoramos. Los grandes laboratorios homeopáticos –y muchos de los del ámbito naturista- se han negado siempre a colaborar con nosotros así como a anunciarse contribuyendo a nuestro mantenimiento y difusión a pesar de que somos uno de los pocos medios de comunicación del mundo que desde su aparición defiende la eficacia de sus productos. ¡Y es que también pertenecen al sistema! Por lo que al menos en el ámbito de la Homeopatía quizás vaya siendo hora de que alguna empresa independiente aparezca en el mercado y la gente pueda optar por sus productos. O, aún mejor, que se explique a la gente en Internet cómo prepararse sus propios productos homeopáticos a precios irrisorios.
 



Muy Sr. Mío: en el Editorial correspondiente al nº 151 de la revista que Ud. dirige y a la que estamos suscritos se afirma que detrás del Grupo Español de Pacientes con Cáncer se hallan entidades que “han sido creadas o financiadas por los grandes laboratorios farmacéuticos” citándose entre las mismas a la Asociación de Laringectomizados de León (ALLE). Pues bien, en nuestro caso es falso porque fue creada por mí y otros siete compañeros hace más de 21 años y nunca hemos recibido donativos ni subvenciones de ningún laboratorio aunque, para hacer honor a la verdad, en diciembre de 2011 se nos concedió el Premio de Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente patrocinado por Farmaindustria. Pero digo yo que será por tener un coro vocal único en el mundo, colaborar con universidades de 14 países de América y Europa o colaborar en la rehabilitación del olfato y sabor de los laringectomizados. Y estamos asimismo reconocidos por el Consejo Mundial de Otorrinolaringología. Debo añadir que ALLE forma parte del Grupo Español de Pacientes con Cáncer desde hace sólo 6 meses y lo ha hecho porque no nos piden nada a cambio y lo hemos creído interesante. En cuanto al millón y medio de españoles que han superado el cáncer la verdad es que yo no los he contado pero sí puedo garantizarle que laringectomizados son muchos miles… si consideramos superarlo a vivir más de 10 años desde la laringectomía; aunque claro, al final de algo hay que morirse. Pero ya ve, yo llevo 23 años operado y de momento estoy bien habiendo superado otros dos cánceres. Y no me cabe ninguna duda de que se lo debo a los médicos y al avance de la Medicina. Atentamente

Gumersindo Rodríguez Esteban
Presidente de ALLE

Es usted el único representante de las numerosas asociaciones citadas en el Editorial que niega estar subvencionada por la industria aunque es obvio -por sus propias palabras- que mantiene estrechas relaciones con ella y además apoya los tratamientos convencionales. Y como nosotros le creemos dejamos constancia de ello ante nuestros lectores. Dicho lo cual nos reiteramos en todo lo dicho en aquel texto; y como ya le manifestamos por email le retamos a que nos mencione un solo trabajo científico publicado que demuestre que existe un producto usado por la industria farmacéutica que previene o cura el cáncer. Cualquiera para cualquier "tipo" de cáncer. Pásenos la referencia bibliográfica o el link de uno solo. No podrá porque no existe. Como no existe un solo documento que demuestre la falacia de que ¡millón y medio! de españoles son hoy “supervivientes del cáncer”. En cuanto a los laringectomizados debemos decirle que nos alegra infinito que haya gente que, como usted, haya sobrevivido a las operaciones quirúrgicas a las que se sometieron. Como nos alegra que haya gente que haya sobrevivido a la Cirugía, la Quimioterapia y la Radioterapia… que no al cáncer. Especialmente en los casos de muchos enfermos diagnosticados y tratados de cáncer ¡que no lo han tenido nunca! En todo caso y como quiera que estamos persuadidos de que es usted una persona sincera y honesta nos permitimos sugerirle –a usted y a todos aquellos lectores a los que puedan diagnosticar cáncer- que eche un vistazo al trabajo del Dr. Juan Carlos Pérez Olmedo en www.oxigeno-ozonoterapia.com. Algunos de sus videos van a llamarles sin duda la atención.
 



Queridos amigos: hace años que estoy suscrita a la revista y siento admiración por vuestro trabajo. En fin, la razón de esta carta es pediros que publiquéis algo sobre los animales y su vida en las granjas porque son auténticos gritos en el silencio. Muchos viven en constante agonía y luego, cuando se les quita la vida, se hace de forma extremadamente cruel. No exagero. Quien no lo crea que vea en internet el documental Earthlings (Terricolas). Y es que los animales no son nuestros esclavos. Son seres hermosos, mansos, graciosos, llenos de amor y de sentimientos que gozan y sufren como los humanos. Los animales tienen derecho a estar en este mundo y ser libres como nosotros. ¿Cómo hemos podido permitir que feroces asesinos degraden y torturen a esos indefensos animales? Yo quiero gritar por ellos. Sed valientes y ved el video… ¡hasta el final! A pesar de sus durísimas y terribles imágenes. Porque así más de uno tomará conciencia y se hará vegetariano. Y es que no hay compensación alguna en comer carne a un precio tan alto. Tanto sufrimiento no puede ser estéril. ¡Y sólo para saciar el placer de comerla! Cuando la carne no es necesaria para vivir. Uno se siente maravillosamente bien -física y emocionalmente- cuando no mete en su cuerpo semejantes toxinas. Además son animales que han sufrido tanto que están estresados, enfermos, llenos de llagas y tumores. Y a muchos los alimentan con transgénicos. Y encima los saturan de antibióticos, pesticidas y hormonas. La verdad, tengo el corazón roto y desearía que esos pobres animales, que no han hecho daño a nadie, despertaran a la luz de un nuevo amanecer lleno de esperanza .Y para que eso sea posible necesitan de nosotros. No nos insensibilicemos, reflexionemos y comprenderemos que las enfermedades no aparecen por azar. La vida devuelve con la misma moneda que pagamos. No hay efecto sin causa y somos lo que comemos. Si nos alimentamos de bondad y justicia nuestras células rebosarán de energía y la mente podrá diferenciar el bien del mal pero si no es así no nos extrañemos de tantas enfermedades degenerativas ni de los oscuros e insensibles sentimientos que padecemos los humanos. No degeneremos en bestias, dejemos que salga todo nuestro amor hoy aprisionado por las trampas de una sociedad desequilibrada y desnaturalizada, tan lejos de nuestra esencia que nos autodestruimos arrastrando todo alrededor. Busquemos un nuevo sendero que ilumine nuestras vidas y todo el amor que demos muchos seres lo recibirán como una bendición. Los animales son los ángeles de la Tierra porque no hablan pero en sus miradas tristes y aterrorizadas están todas las palabras, todas las súplicas, todos los gritos para que ablandemos el corazón y los oigamos. Acabo esta carta con una cita de John Lennon: “Si las paredes de los mataderos fuesen de cristal todos seríamos vegetarianos”.

Emilia Sanchís
(Barcelona)

Tanto en la revista como en el libro La Dieta Definitiva hemos denunciado ese problema. Como muestra he aquí un ejemplo de algo de lo que se explica en la citada obra: “Hoy en día la mayor parte de la carne que consumimos proviene de grandes explotaciones ganaderas donde los animales están habitualmente estresados por encontrarse hacinados, sin apenas poderse mover a fin de que engorden más rápidamente –algo que deteriora su sistema inmune–, alimentados con piensos que contienen grasas saturadas y carne animal a pesar de que son herbívoros, llenos de hormonas que se les suministra para acelerar aún más su crecimiento y peso, contaminados de los antibióticos que se les da para combatir las infecciones repetitivas a causa de su endeble estado de salud –y que terminan pasando a nosotros cuando comemos su carne– e intoxicados a causa de los pesticidas, herbicidas, fungicidas, insecticidas y abonos químicos con que se tratan los pastizales y campos de plantas forrajeras y que se terminan fijando en sus vísceras y músculos. Añádase a todo ello la práctica de la castración química de los animales macho con estrógenos, la utilización de anabolizantes esteroideos, la administración de estrógenos y progesterona a los pollos para acelerar su crecimiento (prohibidos hoy pero que algunos siguen usando lo que puede provocar tanto el aumento del vello como la feminización de los varones) o el uso de clembuterol para el engorde rápido así como de otros agentes químicos para comprender que muy a menudo no sólo comemos ganado insano sino potencialmente peligroso. Basta recordar los dos escándalos mayúsculos que Europa ha vivido recientemente en ese sentido con el caso de la vacas locas y de la fiebre aftosa”. Evidentemente el texto se refiere al efecto que ese trato a los animales provoca luego en los seres humanos. Usted, sin embargo, va más allá porque abarca en su carta el ámbito espiritual con argumentos irrebatibles. Y tiene usted razón: tratar con brutalidad a los animales embrutece a quien lo hace. Al punto de que quien se embrutece así luego dispensa el mismo trato a los demás seres humanos. Ahora bien, siendo grave el trato que se dispensa a los animales domésticos –porque hay animales salvajes que no son precisamente lindos gatitos que se dejan tiernamente acariciar- peor es el que se dispensa a los humanos en nuestra deshumanizada sociedad. Por otra parte es verdad que quienes viven sin comer cadáveres –que eso son- están normalmente más sanos pero no es menos cierto que nuestro organismo está preparado para ello y hay ocasiones en que su ingesta se justifica. Los esquimales tienen difícil alimentarse de otra cosa que no sean animales porque en el polo no hay vegetales. En suma, lo que usted denuncia –con razón- es el trato que se da a los animales por parte de las grandes explotaciones industriales. Sepa sin embargo que eso en Europa se empezó a controlar hace unos años y hoy la ley no permite en nuestro entorno las barbaridades que usted ha visto en ése y otros videos.
 


 


NÚMERO 151. JULIO-AGOSTO 2012.

Hola: llevo ya bastante tiempo leyendo la revista y quiero ante todo felicitarles por la gran labor de divulgación que hacen además de pedirles que sigan así. Y eso que les leo desde un punto de vista “ligeramente diferente” a los de la mayoría de los lectores pues soy médico, recién licenciada. Lo cierto es que revista tras revista me sorprendo de las mentiras que cuentan durante la carrera en la que se nos hace creer que todo lo que se dice en la facultad es una verdad absoluta. En ella son muy pocos los profesores que muestran su lado escéptico. Vosotros habéis sido pues esa otra parte de mi formación que me ha enseñado a ver la Medicina con otros ojos, a ver enfermos y no enfermedades. Y a entender que hay más respuestas –y mejores- en la llamada "medicina alternativa”. Pues bien, hace poco me incorporé a trabajar a un hospital como pediatra y, como marca la norma, todo médico que empieza a ejercer debe pasar por el servicio de medicina preventiva: analítica de rutina, serología, test de mantoux y revisión de las vacunas… entre otras cosas. El caso es que sé que querrán ponerme alguna vacuna de “recuerdo” -como la triple vírica o el tétanos- pero después de leer todos los artículos que dedicaron a los peligros de las vacunas mi idea es negarme en redondo. Mi pregunta es pues: ¿puedo negarme? ¿Me “obligarán” a vacunarme aunque no sea "obligatoria"? ¿Y qué hago en el caso de los niños, que son más propensos a tener infecciones? ¿Me pongo en riesgo yo o les pongo en riesgo a ellos si no me vacuno? La verdad, creo que una de las peores cosas de ser pediatra en el sistema público de salud es tener que poner vacunas a sabiendas de que tienen más riesgos que beneficios. Un saludo y gracias por su tiempo.

María

Vamos a ver, hemos respondido ya a otras personas con sus mismas inquietudes pero vamos a hacerlo de nuevo: en España no existe ninguna vacuna obligatoria. Ningún médico o autoridad -sanitaria o política- puede obligarle a vacunarse: ni a usted ni a nadie. Quien le diga lo contrario miente. Salvo en caso de peligro de epidemia declarada por el Gobierno o por decisión judicial en caso de peligro de pandemia en una zona concreta. Y eso es así porque la ley lo permite pero la creencia de que vacunar a la población de una “enfermedad” previene a ésta de su contagio es eso: una simple creencia que jamás se ha constatado. Hemos retado públicamente numerosas veces a quienes fabrican y defienden las vacunas a que prueben su eficacia y seguimos esperando. Todos callan porque no pueden. Así que díganos, ¿a qué se deben los temores que nos manifiesta? A que usted, a pesar de todo, se pregunta si no será verdad que las vacunas previenen el contagio. A que los fabricantes y vendedores de vacunas han metido tal miedo a la gente que ésta prefiere vacunarse aun dudando de su eficacia sin entender que el hecho de vacunarse sí es peligroso. Eso sí está demostrado. Que no vacunarse sea peligroso no se ha demostrado jamás. Mire, sería sencillísimo probar si una vacuna funciona. Por ejemplo, contra la gripe o el sarampión. Bastaría meter en una sala a dos o tres personas enfermas con cualquiera de esas patologías, vacunar a quince o veinte sanas y pedirles que convivan con las primeras un par de días sin tomar más medidas. Si transcurrido ese tiempo ninguna se contagiara quedaría demostrada la eficacia de la vacuna. Es simple, rápido y sencillo. Y como hablamos de dos patologías que no suelen provocar grandes problemas de salud habría voluntarios suficientes para hacer la prueba. Luego, ¿por qué los fabricantes de vacunas, los colegios médicos y las autoridades sanitarias no ponen en marcha una prueba tan sencilla que se hace en dos o tres días y prácticamente no tiene coste económico? Porque quedarían en evidencia y se demostraría que las vacunas no sirven para nada. ¿Que no es verdad? ¡Pues que hagan esa prueba! Mire, hemos publicado sobre las vacunas numerosos artículos que en su momento agrupamos en la web en un apartado propio para facilitar su localización; están en www.dsalud.com/index.php?pagina=vacunas. Así que si alguien quiere vacunarla ¡niéguese! Y si se pone “farruco” exíjale que se lo pida por escrito. Es más, grabe la conversación en video que hoy hasta los móviles lo permiten. Y si le “amenaza” con represalias ¡denúnciele directamente en el juzgado de guardia! Y esto es aplicable al director o responsable de un hospital, una clínica, un centro médico, un instituto o un colegio, sea éste público o privado. Ahora la decisión es suya. Es cada persona la que debe velar por sus derechos.
 



Estimado Sr. Campoy: soy asiduo lector de la revista a través de la cual conocí La Nueva Medicina del Dr. Hamer cuya visión siempre he creído más acertada que la de la medicina ortodoxa. Siendo una de las cosas que más me llamó la atención respecto al cáncer su rechazo a la "teoría” de la metástasis argumentando que nunca se han detectado células tumorales en el sistema circulatorio. Sin embargo he conocido la existencia de un "protocolo de detección de células tumorales circulantes" (CTC) que firmó voluntariamente un familiar con carcinoma ductal infiltrante de mama, protocolo que al parecer utiliza el llamado Cellsearch system. Que por lo que he podido leer es capaz de detectar "células tumorales en sangre". Pregunto pues: ¿es así y por tanto se ha confirmado la teoría de la metástasis o, por el contrario, es un sistema que detecta células tumorales indirectamente, al estilo de los llamados "marcadores tumorales" que solo detectan ciertos compuestos en sangre? Y gracias por el trabajo que están desarrollando.

José Vicente Martínez
Puerto de Sagunto (Valencia)

Mire, se ha dado el nombre de células tumorales circulantes (CTC) a las células que se supone –no se ha demostrado- se han desprendido de algún tumor y circulan por el torrente sanguíneo por lo que podrían dar lugar –tampoco se ha demostrado- a la aparición de tumores en otros tejidos y zonas del organismo. Y se encuentran en cantidades ridículas, del orden de 1-10 por mililitro (para que se haga una idea en un sólo militro de sangre hay varios millones de células blancas y unos mil millones de glóbulos rojos). Pues bien, el llamado Análisis de Células Tumorales Circulantes es un método ideado para aislar las células tumorales de origen epitelial que se puedan encontrar en la sangre -se separan con técnicas de bandas inmunomagnéticas y se marcan con anticuerpos específicos fluorescentemente- y así poder cuantificarlas. Se trata de un sistema aprobado por la FDA para “los tumores metastásicos de mama, colon y próstata” pero lo cierto es que no demuestra ni sirve absolutamente para nada a pesar de lo que dicen quienes viven de ello. Se detecten o no esas llamadas “células tumorales” en la sangre. Todo se basa en especulaciones.
 



Estimado Sr. Campoy: que los lectores de su fantástica revista ensalcen su trabajo es algo que a usted no le suena a nuevo pero es la manera que tenemos sus lectores de agradecer un trabajo bien hecho. Recibo su revista -mediante suscripción compartida con mi hija Susana- desde hace muchos años y no estoy seguro de si valoramos suficientemente el peso social de sus artículos. Bien, le mando estas líneas porque hace unas semanas un amigo me envió un correo acerca del interesante aporte al descubrimiento de Jim Humble, ingeniero americano que dio a luz al SMM sobre el que ustedes publicaron un artículo en el nº 130 de la mano del biólogo y científico Andreas Kalcker. Este alemán es de la misma madera de Jim Humble aunque sea de diferente nacionalidad. En fin, creo que la aportación de Andreas al invento de Jim es el "bautismo" que el Suplemento Mineral Milagroso estaba necesitando para apoyar científicamente al clorito de sodio como gran avance y aportación al mundo de la Medicina. Y es que al negocio de la enfermedad no le vienen nada bien estas aportaciones científicas ya que concede solidez a las propuestas que van encaminadas a servir al sentido común apoyando desde otro punto de vista el bien común que es la salud. Me consta que Andreas Kalcker aporta detalles que no ofrecía Jim Humble y en cierto modo rectifica algunas de sus afirmaciones dándole consistencia científica y ofreciendo una perspectiva más amplia en lo relativo a su aplicación práctica. Así que dado el eco que ha conseguido Discovery DSALUD navegando contra corriente en el río de los medios de comunicación creo que sería de justicia que su revista dedicara a Kalcker el espacio que merece. Un saludo.

Juan Clavero
(El Ejido)

Cuando su carta salga publicada nosotros ya habremos entrevistado a Andreas Kalcker. No deja de ser pues un curioso caso de sincronicidad su sugerencia. Y es que, en efecto, está obteniendo resultados que merecen ser dados a conocer; especialmente en casos de autismo. Esté usted atento a la revista ya que pronto aparecerá ese artículo.
 



Estimado Director: tengo 39 años, soy abogada y estoy muy interesada en el tema de los parásitos; mejor dicho, en cómo desparasitar el organismo. Una preocupación que ha aumentado porque tengo un niño de 4 años que está expuesto a menudo a toda clase de parásitos. Tenemos una higiene bien controlada pero estoy segura de que no estamos a salvo de todas las bacterias y parásitos que nos rodean. El caso es que después de ver y leer los comentarios hechos por la Dra. Hulda Clark quisiera saber dónde se puede hacer un control completo y eficaz para saber si tenemos –tanto mi familia como yo- parásitos patógenos en nuestros cuerpos y si debemos seguir tratamiento. Vivimos cerca de Logroño capital y quisiera saber si conocen algún gabinete o instituto médico en nuestra zona –nos resulta complicado ir a Madrid- para hacernos las pruebas. Por último, ¿sería recomendable hacer un examen al año para detectar parásitos?

Verónica Gheoca
(La Rioja)

Mire, son muchos los parásitos que pueden encontrarse en nuestro organismo. Siendo los más comunes los piojos, las pulgas, la sarna, las garrapatas, las ladillas, la tenia o solitaria, el anisakis, el áscaris, la duela del hígado, los Plasmodium, la Trhichinella spiralis, el Trypanosoma, el Toxoplasma gondii, el Toxocara cati, el Dipylidium caninum, la Giardia, la Chlamydia psittaci, la Bordetella bronchiseptica, la Francisella tularensis, la Yersinia pestis y la Ricketssia. Sin olvidar otros virus, bacterias y hongos que numerosos animales “domésticos” pueden contagiarnos: perros, gatos, caballos, vacas, ovejas, cabras, gallos, gallinas, pollos, pájaros, loros, patos, gansos, monos, ranas, sapos, roedores, cerdos y otros muchos pues hay quienes tienen en su casa de mascotas hasta serpientes y arañas. Aunque nosotros sólo nos hayamos hecho eco de momento de los felinos más habituales (lea en nuestra web –www.dsalud.com- el artículo que con título Los efectos que pueden provocar en nuestra salud los gatos publicamos en el nº 128). Y suele ser difícil detectar muchos con los métodos convencionales por lo que le sugerimos que opte por una de estas posibilidades: detectarlos mediante la técnica del Par Biomagnético –y eliminarlos con imanes en muchos casos aunque no funciona con todos los parásitos-, utilizar la biorresonancia para detectarlos y anularlos con frecuencias cuando se puede –por ejemplo con un MORA- o seguir directamente algún programa desparasitante como el propuesto por la Dra. Hulda Clark. Le sugerimos que lea en nuestra web –www.dsalud.com- los artículos ¿Tiene usted parásitos intestinales?, Parásitos: causa de muchas patologías y Cómo eliminar los parásitos patógenos del organismo que publicamos en los números 106, 108 y 109 respectivamente. Y el titulado Cómo desintoxicar el hígado en apenas unas horas aparecido en el nº 67. En ellos se explica la propuesta de la Dra. Clark para eliminar parásitos con nogal negro, artemisa y clavo y se habla de un aparato de su invención denominado Zapper que elimina no sólo los protozoarios y vermes que habitan en nuestro cuerpo sino también todas las bacterias, virus, hongos e insectos patógenos que son causa de múltiples dolencias. Sus investigaciones -apoyadas por trabajos desarrollados en el Instituto Politécnico Nacional de México- demuestran claramente que utilizando corrientes continuas de pequeño voltaje (de 5 a 10 V) y haciendo un barrido de frecuencias de entre 10 y 500.000 hertzios se elimina una amplia gama de microorganismos con unas cuantas sesiones de sólo 3 a 7 minutos de duración. Hablamos de él en el nº 71 en un artículo titulado Electrocutan microorganismos patógenos con pequeñas descargas eléctricas. Lo que no podemos ofrecerle es la dirección de un centro médico donde hagan lo que usted pide. Lamentablemente no tenemos constancia de que exista ninguno.
 



Estimado Campoy: en primer lugar quiero felicitarle por la dirección y publicación de esta valiente y divulgativa revista de la que soy asidua lectora desde sus inicios. Y a continuación quiero expresarle mi perplejidad ante el comentario que expone en el número 149 -en contestación a un lector- sobre la desintoxicación del organismo. El agua es un asunto de sumo interés para mí pues llevo años tratando de encontrar un sistema de depuración de calidad. He utilizado destiladoras, alcalinizadoras y varios modelos de filtros, la mayoría –por no decir todos- ineficaces. Viviendo en Madrid -donde tan difícil es encontrar alimentos sanos y ecológicos- y con setenta años que tengo más una estructura ósea frágil que me impide transportar botellas que pesen –ustedes dicen que el plástico es malo- ¿qué agua me recomienda? Le agradeceré mucho su orientación pues para mí es de suma importancia. Le expreso de nuevo mi admiración al tiempo que deseo que su publicación se expanda y llegue cada día a más lectores; yo pongo mi granito de arena recomendando su lectura siempre que tengo ocasión. Un afectuoso y cordial saludo.

M. A. Benito
(Madrid)

Aunque según la OCU el agua corriente de grifo es la mejor opción ya que la consideran de buena calidad y más económica –lo que demuestra que en esa organización sobre salud saben muy poco lo mejor es un agua de manantial de baja mineralización embotellada en vidrio (nunca en plástico) que luego se ozonice en casa unos minutos antes de ingerir. O adquirir agua destilada convenientemente tratada para poder consumirla. No podemos sugerirle sin embargo ninguna marca porque desconocemos los procesos de fabricación de cada casa. Lo que tenemos claro es que en este ámbito también la ética brilla por su ausencia. Recuérdese por ejemplo que en marzo de 2004 Coca-Cola reconoció en Reino Unido que el agua de su marca Dassain era agua común y corriente de grifo tratada por lo que se retiraron más de medio millón de botellas del mercado con la excusa de que se habían detectado niveles de bromato que excedían las normas legales británicas. Es más, hay de hecho muchas marcas en el mundo que venden agua de grifo destilada a la que luego se añaden minerales para poder venderla como “agua mineral”. Lamentamos pues no poder ayudarle pero no ponemos la mano en el fuego por ninguna marca. Por composición –baja mineralización- hay algunas recomendables pero la mayoría no se comercializa en vidrio. Y otras sí lo hacen pero su composición no es idónea. A fin de cuentas la mayor parte de los minerales de esas aguas son inorgánicos –no digeribles- y se acumulan en el organismo dando lugar a piedras en los riñones. Le recordamos para terminar que todo lo que hemos publicado sobre el agua lo tenemos agrupado en nuestra web y puede acceder a él a través de nuestra web bien directamente, bien a través de este link: www.dsalud.com/index.php?pagina=agua. Siendo de especial interés respecto a lo que nos pregunta leer los artículos El enorme peligro de algunos envases de plástico, El agua está contaminada por todo tipo de fármacos y Potencial peligro de biberones, chupetes, tetinas, botellas y otros productos de uso masivo publicados en los números 112, 15 y 131 respectivamente.
 



Queridos amigos: ante todo un abrazo muy fuerte y gracias por lo que mes a mes nos enseñáis. Muchas veces me he quedado sin palabras de lo engañada que estaba en tantas cosas... Os cuento: tengo un hijo de 26 años y tiene un problema que según el médico y el óptico no tiene importancia pero él está muy preocupado. Tiene en un ojo muchas “moscas volantes”. Su visión es perfecta pero le molesta mucho y además teme que el problema vaya a más. ¿Cuál puede ser la causa? ¿Se podría resolver el problema? Os agradecería mucho que le ayudarais.

Joaquina Martínez
(Madrid)

Los médicos llaman Miodesopsia a la sensación de ver manchas, puntos o filamentos -a menudo en forma de telaraña- delante de los ojos, fenómeno popularmente conocido como ver “moscas volantes“. Y hay varias teorías sobre su causa. Una es que se trata de las sombras que forma la luz en la retina cuando incide sobre las proteínas secas del humor vítreo que al haber perdido agua se condensan perdiendo su transparencia. Otra que se trata de una acumulación de detritus o desechos celulares porque los fagocitos encargados de eliminarlos no lo han conseguido plenamente. Otras que se debe a la degeneración natural debido a la edad, a una hemorragia vítrea, a una uveítis, a un desprendimiento de retina, a una diabetes, a una miopía progresiva, a una operación de cataratas, a la incidencia directa de una luz láser sobre el ojo que provoque condensación del humor vítreo, al líquido dilatador de las pupilas cuando se combina con gotas de anestesia, a movimientos bruscos de lentillas duras e, incluso, a algún colirio. Y una más que la causa está en la desecación del ojo por uso excesivo de ordenadores, televisores, consolas, móviles y demás aparatos emisores de radiaciones. Recuérdese que el humor vítreo no es sino el líquido gelatinoso y transparente que rellena el espacio que hay entre la superficie interna de la retina y la cara posterior del cristalino (el humor acuoso es más denso y se halla entre la iris y la córnea).Luego aunque a la persona le parece que las manchas o “moscas” están en al aire frente a sus ojos en realidad se hallan en el humor vítreo y afecta a diminutas zonas. Cabe añadir que el humor vítreo –que ocupa cuatro quintas partes del volumen total del ojo y no lo irriga ningún vaso sanguíneo- está compuesto en un 99% de agua siendo el resto cloro, sodio, glucosa, potasio, colágeno, ácido hialurónico y proteínas. El problema es que a diferencia del humor acuoso el humor vítreo se forma durante la vida embrionaria y no se renueva. ¿Y tiene solución? Se sabe que la ingesta de complejos vitamínicos –como la luteína o la vitamina A- no parece ayudar. En cambio se ha constatado que resuelve el problema la eliminación del vítreo –a ese se llama vitrectomía- y su sustitución por solución salina. Solo que salvo que la visión esté muy disminuida no se suele aconsejar porque la operación puede provocar sangrado intraocular, una infección o un desprendimiento de retina. La otra posibilidad es la fotodisrrupción por medio de luz láser; lo que se hace es efectuar descargas de luz en las zonas opacas para intentar disgregarlas y hacerlas menos visibles o bien que se desprendan y se desplacen hasta la periférica del campo visual. Ahora bien, la mayor parte de los oftalmólogos desaconseja este método por sus riesgos.
 



Estimado Director: quiero ante todo felicitaros y daros las gracias por tan excelente y necesario trabajo. Mi consulta es la siguiente: tengo 51 años, mido 1,81 m y peso 55-58 kg así que como podréis deducir estoy en los huesos. Me gustaría saber pues qué problema oculto de salud puede existir que me impide coger peso. ¿Puede haber una causa genética? Llevo así los últimos 25 o 30 años. Obviamente he probado a comer más –obligándome- pero sin resultados. Me he hecho alguna vez análisis de sangre completos -incluyendo pruebas de tiroides- y según la medicina alopática no tengo nada anormal. También he acudido a un médico homeópata que me trató con Electroacupuntura de Voll, Homeopatía y complementos dietéticos. Y nada, ni por ésas. En general tengo buena salud salvo algún catarro, alguna noche con mal sueño y un poco de dolor de cabeza. Mi dieta y estilo de vida se acerca mucho a lo que proponéis en la revista; es más, hace dos meses dejé los pocos lácteos que tomaba. En fin, me gustaría saber qué opináis y si se puede hacer algo que merezca la pena pues temo que con la edad se agrave, pierda fuerzas -no es ahora el caso- y, por qué no decirlo, llegue a estar más penoso de lo que ya estoy. Muchas gracias. Con afecto,

José Carlos Mayoral Pérez
Talavera de la Reina (Toledo)

No sabe usted cuánta gente le cambiaría el metabolismo si tal cosa fuera posible. Porque por lo que dice en su carta está usted sano, con fuerza y puede comer y beber cuanto quiera sin engordar. El sueño de cientos de millones de personas. Y es que se puede estar delgado pero sano, bien nutrido y fuerte… si hace ejercicio. Algo de lo que usted no habla. En suma, partiendo de la base de que está usted sano y no padece hipertiroidismo, diabetes, problemas pancreáticos o hepáticos ni cáncer o una anorexia nerviosa –cuyo tratamiento es psicológico- queda plantearse si ingiere usted correctamente los alimentos, bien por falta de piezas dentales, bien por no masticar y ensalivarlos suficientemente. Asimismo puede deberse a un déficit enzimático, vitamínico o mineral que le impida metabolizarlos adecuadamente por lo que le sugerimos que ingiera a diario durante una temporada un complejo multivitamínico y mineral y otro enzimático con las comidas. Cabe añadir que muchas personas no engordan simplemente porque son celiacas sin saberlo y en tal caso lo que debe hacer es retirar el gluten para siempre de su dieta. Y otro tanto puede pasar si se es intolerante a los lácteos. Asimismo puede deberse a que esté usted parasitado por una tenia así que descártelo. Dicho esto pruebe a ingerir a diario plátanos y gofio así como a tomar con las comidas pan; pero pan auténtico no ese sucedáneo que se vende masivamente con el nombre de pan sin serlo. No recurra en cambio a las pizzas o a las hamburguesas. Mejor consuma en el desayuno pan con mantequilla–salvo que sea alérgico o intolerante a los lácteos-, mermelada y miel; de forma moderada obviamente.
 



Estimado Sr Campoy: descubrí su revista hace escasamente dos años y ahora la adquiero cada mes llegando a incordiar al amigo del kiosco pues cuando se acerca la fecha de salida le pregunto una y otra vez si ha llegado. Le escribo estas líneas para intentar explicarle de una forma lo más sucinta posible mi problema: mi esposa de 70 años fue diagnosticada hace seis de una enfermedad neurodegenerativa llamada Cadasil. Los neurólogos que ha visitado dicen que no hay remedio para ella. Con gran dolor y resignación veo cómo va perdiendo facultades. Lo peor es que a nuestro hijo de 40 años le han realizado una biopsia y han detectado que tiene el mismo gen defectuoso de su madre. Por ahora no se le aprecia ningún síntoma pero me gustaría saber si existe algún tratamiento preventivo o paliativo que me pueda recomendar para evitar la degeneración mental y física. Y si lo hay, ¿podría servir para aliviar a mi amada esposa? Con lágrimas en los ojos les ruego me contesten lo antes posible siendo consciente de que peticiones como la mía les llegan por docenas. Gracias por la magnífica labor que están realizando y continúen con ella para beneficio de la salud de las personas que seguimos sus recomendaciones. Pendiente de sus ansiadas noticias reciban mi saludo y mi más sincero abrazo. Gracias.

Agustín Termens Molins
(Barcelona)

Cadasil es una palabra que corresponde a las siglas en inglés de la patología bautizada por los neurólogos como Arteriopatía cerebral autosómica dominante con infartos subcorticales y leucoencefalopatía, nombre dado a la aparición en el cerebro de múltiples infartos en las arterias cerebrales que no afectan a la materia gris sino a la blanca (de ahí lo de leucoencefalopatía). Y aclaramos que se dice que una enfermedad es “autosómica dominante” cuando es hereditaria y la persona sólo necesita recibir el gen anormal de uno de los padres para heredar la enfermedad. Se manifiesta por migrañas muy intensas y a veces parálisis de alguna parte del cuerpo hasta llegar a la pérdida de memoria y la demencia. ¿Y qué provoca esos infartos cerebrales? Pues todo indica que la degeneración progresiva de las células musculares lisas en los vasos sanguíneos. Algo que se achaca a mutaciones del gen Notch 3 -en el brazo corto del cromosoma 19- que causa una acumulación de proteínas Notch 3 en la membrana plasmática de esas células musculares, tanto en los vasos sanguíneos del cerebro como fuera de él. Acumulaciones que se observan con el microscopio electrónico como depósitos osmiofílicos. En todo caso el método de diagnóstico más habitual es la resonancia magnética y se sugiere que se sufre porque aparecen lesiones alrededor de los ganglios basales, la sustancia blanca periventricular y el puente de Varolio similares a las que se observan en la Enfermedad de Binswanger. Aunque más específico y fiable es comprobar si se tiene el gen mutado Notch 3. Y, en efecto, no existe tratamiento específico por lo que los médicos se limitan a recetar anticoagulantes para prevenir los infartos cerebrales. Dicho esto cabe preguntarse si tener ese gen mutado implica que alguien va a padecer la enfermedad. Y aquí hay ya discrepancias. Hay neurólogos que dicen que sí y otros que lo niegan porque la genética predispone pero no determina. Es decir, que su hijo puede sufrir la ”enfermedad”…¡o no! Pero desde luego puede prevenirla haciendo simplemente lo que en esta revista hemos dicho muchas veces: tener una vida saludable. Por lo que si no ha sido así debe desintoxicarse a fondo, controlar lo que respira, bebe e ingiere eliminando los alimentos a los que es alérgico o intolerante, aprender a preparar los alimentos sin calentarlos en exceso, evitar todo producto alimenticio procesado o envasado así como los que lleven aditivos de cualquier tipo, beber sólo agua de manantial de baja mineralización, no ingerir transgénicos, desechar el consumo de fármacos iatrogénicos, no usar prendas sintéticas dañinas, no fumar ni ingerir drogas, evitar las radiaciones electromagnéticas artificiales y las telúricas, tomar el sol, hacer ejercicio, descansar suficientemente y afrontar inteligentemente sus problemas psicoemocionales. Y si es preciso suplementar la dieta ortomolecularmente. En suma, nutrirse adecuadamente, eliminar de su vida todo lo que le perjudica, hacer ejercicio moderado y ser feliz. En cuanto a su esposa que haga lo mismo porque en realidad el 99% de las llamadas “enfermedades” se deben a procesos de intoxicación, acidificación y/o desnutrición. Lean ustedes los artículos que hemos publicado en los últimos meses y lo entenderán. Sabiendo especialmente que la salud se rige en la oficina del estómago, ¡incluida la cerebral!
 



Sr. Director: he descubierto su revista hace apenas unos meses y mi vida ya ha cambiado completamente. Ahora no como carne ni pescado y toda mi alimentación es ecológica. Gracias por su labor de divulgación y siga así durante muchos años. Ahora paso a relatarle el motivo de mi consulta: tengo 51 años y padezco de hipertensión ocular desde 2007. Me han tratado con colirios pero en el último año ésta ha aumentado. Está descontrolada. La tenía en 28 y en la última revisión -hace un mes- era de 24 en el ojo izquierdo y de 22 en el derecho. El diagnóstico es glaucoma de ángulo abierto. Me aplico una gota por la noche de Azarga y Lumigan en cada ojo y por la mañana una de Azarga. En julio me vuelve a ver el oftalmólogo pero me ha dicho que si no baja me tendrán que realizar una trabeculoctomía con los riesgos que conlleva. Tengo un ojo rojo desde hace cuatro meses y me dicen que es por las gotas. En fin, he leído que hay una técnica de láser selectivo que no produce tanto daño como el de argón con el que se puede re-intervenir pero en la Seguridad Social de mi provincia no realizan esta operación y tendría que acudir a un centro privado. ¿Conoce algún tratamiento de medicina alternativa -el que sea- útil para reducir la hipertensión ocular y así evitar la intervención? He probado con Nutrición Ortomolecular pero me subió un poco el índice de ictericia y el urobilonógeno en orina por lo que de momento he dejado el tratamiento. ¿Usted piensa que he hecho bien? Como la medicina no conoce la causa del glaucoma se dedican a tratar los ojos cuando el problema a lo mejor puede estar en otra parte del organismo. Llegado aquí debo decirle que hace nueve años me llegó la menopausia y en la actualidad estoy tomando Optruma (hidrocloruro de raloxifeno) porque en las densitometrías tenía casi osteopenia; con esta medicación he mejorado aunque desconozco los efectos a largo plazo. Me recetaron asimismo calcio Natecal D pero no lo he tomado. Leí un artículo en su revista sobre los estudios de Coral Natural. ¿Me lo recomendaría? Tengo un poco de miedo ya que al proceder de islas japonesas pudría estar contaminado por el accidente nuclear de Fukushima. Agregaré por último que en 2010 me detectaron hipotiroidismo de origen autoinmune por lo que tomo Eutirox y estoy bien controlada. ¿Se puede en todo caso sustituir por algo de origen natural? También he tomado mucha soja en estos últimos años. Bueno, como verá padezco diversas patologías que no sé si estarán relacionadas con un envejecimiento prematuro. Le agradezco enormemente su atención y espero que mi carta sea seleccionada para recibir contestación

Mar García
(Zaragoza)

Bien, vamos a empezar diciéndole algo sobre los colirios que le han recomendado y usa. Azarga tiene como principios activos la brinzolamida y el maleato de timolol, se receta efectivamente para el glaucoma de ángulo abierto y la hipertensión ocular y además de sus numerosas interacciones y contraindicaciones puede producir reacciones adversas cardiovasculares y pulmonares; incluyendo la muerte por broncoespasmo en pacientes con asma y con insuficiencia cardiaca. La propia ficha técnica explica que puede provocar asimismo insomnio, disgeusia, visión borrosa, dolor ocular, irritación ocular, sensación de cuerpo extraño en los ojos, erosión corneal, queratitis punteada, ojo seco, secreción ocular, prurito en el ojo, hiperemia ocular, blefaritis, conjuntivitis alérgica, alteración corneal, reflejos flamígeros en la cámara anterior, hiperemia conjuntival, costras en el margen del párpado, astenopía, sensación anormal en el ojo, prurito en los párpados, eritema del párpado, presión sanguínea disminuida, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, dolor faríngolaringeo, rinorrea, tos, trastornos en el pelo y liquen plano. Y el Lumigan -cuyo principio activo es Bimatoprost- se receta para lo mismo pudiendo provocar sequedad ocular, ardor ocular, sensación de cuerpo extraño, dolor ocular y molestia ocular, cefalea, eritema palpebral, pigmentación de la piel periocular, irritación ocular, descarga ocular, astenopía, conjuntivitis alérgica, lagrimeo y fotofobia. Así que díganos, ¿cree usted que se justifica usarlos? Nosotros no.
Y ahora el mismo oftalmólogo que le ha dicho que se instile esos demenciales colirios le sugiere que se someta a ¡una trabeculoctomía! Pues hace usted bien en negarse. Mire, acuda a cualquier médico experto en Medicina Natural que trate su estado de manera integral. La creencia de que la hipertensión ocular es un problema que atañe sólo a los ojos es absurda. Le sugerimos que lea el reportaje que con el título Cómo tratar ortomolecularmente las dolencias oculares publicamos en el nº 102 donde se explica la importancia en los casos de glaucoma de los ácidos grasos omega-3, las vitaminas A, C y E además de las del grupo B, la glutation peroxidasa, la rutina, la taurina, la L-lisina, la luteína, la zeaxantina, la quercitina y minerales como el calcio, el magnesio, el zinc y el selenio. Sin olvidar plantas como el mirtilo, la eufrasia y el ginkgo biloba. Por lo que se refiere al Optruma debe saber que su principio activo es el Clorhidrato de raloxifeno y se receta para el tratamiento y prevención de la osteoporosis en mujeres posmenopáusicas asegurándose que reduce el riesgo de fracturas vertebrales osteoporóticas pero no de otro tipo (según el propio prospecto no es útil por ejemplo en las fracturas de cadera). Y tiene también numerosas reacciones adversas: náuseas, vómitos, dolor abdominal, dispepsia, episodios tromboembólicos venosos que incluyen trombosis venosa profunda, embolia pulmonar y trombosis venosa de la retina, sofocos, calambres en las piernas, edema periférico, disminución de las plaquetas, rash, síndrome gripal, incrementos moderados de la AST y/o ALT, problemas en las mamas y sangrado uterino. Así que, ¿cree usted en serio que para “mejorar” su problema de densidad ósea –en el supuesto de que la mejore ese fármaco- se justifica su consumo? En cambio el Coral Natural por el que nos pregunta no tiene ninguna de esas reacciones adversas. Le sugerimos que lea en nuestra web –www.dsalud.com- los artículos que con los títulos Calcio de coral marino: útil en numerosas patologías y El coral marino, eficaz para reequilibrar el pH del organismo publicamos en los números 60 y 147 respectivamente. Despejarán sus dudas al respecto.
 



Sr. Director: antes de nada permítame felicitarles de corazón pues aunque les conozco desde hace muy pocos meses en este tiempo mi visión de la vida, las enfermedades y su curación ha cambiado por completo. Alimentos desconocidos para mí antes -como la cúrcuma o el xilitol- son ya habituales en mi cocina. Siempre agradeceré a una buena amiga que me diera a conocer vuestra existencia y la de un genial homeópata al que acudimos de forma regular por lo que cada vez voy menos al médico del consultorio. Tengo un par de consultas que realizarles. Por una parte, quisiera saber si me pueden recomendar a algún especialista en Acupuntura en Barcelona pues he leído en un artículo del nº 147 que la acupuntura craneal da muy buenos resultados en los casos de acúfenos, algo que sufre mi marido desde hace muchos años y en la medicina tradicional la única solución que le dan es la cirugía. Desde julio del año pasado se lleva tratando homeopáticamente y aunque ha mejorado no se acaba de ir. Por otra parte, les agradecería mucho me digan a qué especialista puedo acudir yo también aquí en Barcelona. Hace un par de años sufrí un desprendimiento de vítreo en el ojo derecho -el especialista me dijo que no tenía cura- y desde hace unos meses mi visión por él se ha vuelto borrosa. El especialista me ha diagnosticado "membrana epiretiniana macular extensa y gruesa" y la única solución es la cirugía, una vitrectomía con extracción de membrana. La verdad es que no tengo intención de operarme pues además de darme auténtico terror los efectos posteriores no son precisamente alentadores. Sigo tratamiento homeopático pero no acabo de ver bien y cada vez me siento más angustiada. Muchas gracias de todo corazón. Un saludo.

Begoña Parra

Ya explicamos en la respuesta a otro lector hace ahora tres años que al hecho de escuchar ruidos en los oídos o en la cabeza cuando no hay una fuente sonora externa los médicos lo llaman indistintamente acúfenos o tinnitus. A veces son suaves, otros fuertes. Y pueden sonar como un zumbido, un silbido, un siseo, un chirrido, un rugido, un susurro o un soplido. Lo singular es que a veces desaparecen con la ingesta de un simple complejo vitamínico –sobre todo del grupo B, especialmente por la B12- reforzado con magnesio, zinc, gingko biloba y melatonina pero otras no. En otras ocasiones la solución es en efecto una terapia sacrocraneal o un tratamiento de Acupuntura así que pregunte en Barcelona en la Clínica Ismet (93 426 50 50). Incluso se asegura que hay hierbas eficaces para ello como la tintura de Cimifuga negra y la Vincapervinca (en extracto seco o en infusión). Ahora bien, debe saberse que puede provocarlo asimismo una infección. Pruebe pues –no se asombre- a echarse en cada oído una gota de aceite de oliva virgen extra. Hágalo tres veces: una vez cada dos días; y luego déjelo. Claro que con el Par Biomagnético se ha resuelto algún caso de muchos años ¡en minutos! Ahora bien, debe saberse que en otros casos los acúfenos se deben a un problema de ¡intolerancia alimentaria! Lo explicaría el doctor Félix López Elorza -actual presidente de la Sociedad Andaluza de Intolerancias Alimentarias- en el artículo que con el título La causa de numerosas patologías se debe a procesos de histaminosis alimentaria - se publicó en el nº 121 (lo tiene en nuestra web: www.dsalud.com).
 



Estimado Sr. Campoy: he comprado su libro La Dieta Definitiva y tengo algunas dudas. Verá, entre los alimentos de los que se habla no aparecen el seitán, el tofu y el tempeh. ¿Se pueden tomar al menos en la fase de adelgazamiento? Tampoco aparecen entre los edulcorantes ni la stevia ni el xilitol. ¿Por qué? ¿Y el té de loto tampoco puede tomarse? Tenía entendido que el té verde + loto tiene poca teína. En cuanto a los cereales no menciona la quinoa y no sé qué consideración tiene en su lista. Tampoco veo el plátano entre las frutas autorizadas. ¿Por qué? ¿Y qué pasa con el rábano daikon, las algas, la ciruela umeboshi, el miso o los salazones de pescado? ¿Se puede por otra parte añadir kuzu (raíz) a las sopas de algas? También me gustaría saber por qué recomienda infusiones de romero y menta a las personas mayores de 45 años? Comprendo que son muchas preguntas pero es que son los alimentos que como normalmente.
Gracias.

Hiri Motu

La verdad es que en el libro no se mencionan algunos de los productos por los que usted pregunta ya que se trata de alimentos cuyo consumo es muy poco habitual en nuestro país. Y una de las normas de alimentación básicas debería ser ingerir siempre productos frescos de temporada y del país en el que se vive; obviamente no es necesario hacer eso –ni posible a veces aunque se quiera- cuando uno viaja y está fuera temporalmente. Pero lo adecuado es ingerir los alimentos que la naturaleza pone a nuestra disposición allí donde vivimos ya que son los que medioambientalmente necesitamos. Ingiriendo lo que la naturaleza ofrece en cada estación. Algo que el actual comercio internacional de alimentos nos hace obviar porque cuando aquí no hay fresas, uvas o melones –por poner unos ejemplos- nos las traen por avión desde otros países y latitudes. En todo caso tiene usted derecho a mantener sus hábitos alimenticios y vamos a responderle aclarando que no se dan estas explicaciones en el libro porque entonces deberíamos hablar también de muchos otros productos de consumo habitual en Japón, China, India, Marruecos, Indonesia, Filipinas, Senegal, Chile o México muchos de los cuales no se consumen más que en sus propios países o continentes. Como la carne de elefante, camello, cebra, perro o gato, los caballitos de mar, las medusas, el pez globo, las hormigas, las arañas… y un sinfín de vegetales, cereales, legumbres o frutos secos que en España casi nadie consume. Aclarado esto le diremos que el xilitol y la stevia pueden consumirse al hacer La Dieta Definitiva; no se habló de ellas en el libro porque en España han empezado a comercializarse muy recientemente y de ahí que hayamos dedicado a ambos edulcorantes naturales sendos artículos en la revista en los últimos meses. En cuanto a la Raíz de Kuzu es rica en fibras alimenticias, isoflavonas (daidzeina, daidzina y puerarina) y sales minerales pero también en carbohidratos y por eso no se aconseja aunque todo depende de la cantidad que se ingiera; tomada en un cantidad razonable es asumible. Al igual que las algas. El té de loto no deja de ser un té verde aromatizado con la flor de loto aunque también sea posible encontrar a la venta alguna marca que utiliza como base el té blanco; y puede ingerirse pues como infusión. Lo mismo que los salazones de pescado ya que el salazón no es sino un método de preservar los alimentos de forma que se encuentren disponibles para el consumo durante más tiempo mediante su deshidratación parcial y todos los pescados pueden ingerirse como se explica en la obra. Por lo que se refiere a la quinoa no deja de ser curiosa su pregunta porque en la primera edición del libro se dedicó un recuadro aparte a esa planta de hojas anchas perteneciente a la misma familia que la remolacha, las espinacas y las acelgas de la que se aprovechan tanto las hojas -cocinadas o como verdura fresca- como sus semillas. Pero luego se eliminó al no estar permitido el consumo de sus semillas –que son las que suelen ingerirse- porque son muy ricas en almidón y no pueden consumirse al hacer la dieta. Aun sabiendo que las mismas contienen vitaminas, minerales, fitoquímicos, aminoácidos y ácidos grasos no saturados, ser ricas en fibra y tener la ventaja de que al no contener gluten puede ser ingerida incluso por los celiacos y los bebés en forma de papilla. De hecho por eso le dedicamos un artículo en el nº 108 de la revista –puede leerlo en nuestra web: www.dsalud.com- con el título Quinoa: un auténtico superalimento lo que no es óbice para que deba evitarse si se quiere adelgazar. El rábano daikon no es sino el rábano japonés y por tanto puede ingerirse ya que el rábano figura entre las hortalizas autorizadas. La ciruela umeboshi es un tipo de albaricoque sin madurar que se deja fermentar durante aproximadamente dos años con sal y hojas de shiso -variedad de la menta exclusiva de Japón- lo que incrementa su contenido en ácido cítrico alcalinizando la sangre y estimulando el intestino, el hígado y la vesícula biliar. Solo que como toda fruta debe ingerirse en ayunas. Pregunta asimismo por qué no pueden tomarse plátanos y eso sí se explica. El libro dice claramente: “En cuanto a por qué no aparecen en la lista de las frutas permitidas otras de ingesta común como las uvas, los plátanos, los aguacates, las chirimoyas, los dátiles, los cocos, los higos secos, los orejones o las ciruelas pasas la razón es simple: unas porque son lípido-glucídicas y otras porque contienen demasiados hidratos de carbono”. Por lo que se refiere a las habas de soja debemos decirle que contienen entre un 23 y un 35% de glúcidos –depende de la variedad- además de grasa. Es pues un alimento glúcido-lipídico no aconsejable durante la dieta. El miso de hecho contiene de media un 25-32% de carbohidratos, el natto un 14-15% y el tempeh un 10-12%. Las salsas de soja (tamari) suelen en cambio tener un 5-7% pero a muchas se les añade azúcar aumentando ese porcentaje notablemente. Además es difícil hoy saber si es o no transgénica y de ahí que su consumo no se recomiende; de hecho actualmente la mayor parte de la que procede de Estados Unidos, Argentina, Brasil, Uruguay, Bolivia y Paraguay es transgénica. En cuanto a las infusiones se recomienda la de romero a las mujeres mayores de 45 años -es a partir de entonces cuando suelen sufrir un cambio metabólico importante que se inicia entre 5 y 7 años antes de la menopausia en virtud de los cambios hormonales naturales- porque tonifica el sistema nervioso siendo además ideal en casos de debilidad general, decaimiento y cansancio cerebral. Se sabe asimismo que es antioxidante, antiinflamatorio, depurativo, diurético, colerético, colagogo, antiespasmódico, carminativo, estimulante de la circulación, anticonvulsivo, antibacteriano, antifúngico, antidepresivo y relajante de la musculatura lisa de los bronquios. Y la hierbabuena que se recomienda–y no la menta como usted apunta- es antiinflamatoria, analgésica, antiséptica, carminativa, antiespasmódica -muy útil pues en casos de diarrea y cólicos estomacales-, antidismenorreica y sedante de los nervios además de activar la producción de bilis por la vesícula biliar. Esperamos haberle respondido.
 



© 2016 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43. e-mail: mk3@dsalud.com
Todos los textos que aparecen en esta web están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y por escrito del editor.

   
Usuario
Contraseña
DSALUD | INICIAR SESIÓN

DSALUD | SUSCRÍBASE
DSALUD LIBROS
FUNDACIÓN PARA LA SALUD GEOAMBIENTAL
LAMBERTS ESPAÑOLA
100 % NATURAL
NATURSANIX
CRYSTAL MIND
SLACKSTONE II
SM
NUTERGIA
SILICIUM
NATURAL POWER TECH
SUN CHLORELLA
RENOVEN
EURO ESPES
DETECTIVES PRIVADOS INDICIOS
CABEZA FERRER