REPORTAJES DSALUD NOTICIAS DSALUD
   
    

 
     CARTAS AL DIRECTOR
NÚMERO 181 / ABRIL / 2015

181-200


NÚMERO 181 / ABRIL / 2015

Sr. Director: hace poco leí un libro de la Dr. Hulda Clark en el que, para mi sorpresa, se dice esto:
"Las enzimas también juegan un papel fundamental en el tratamiento del cáncer al eliminar los denominados agentes alquilantes que forman parte del complejo cancerígeno. Además dichos compuestos alimentan a la larva Fasciolopsis buski, parásito que está presente en el 100% de los pacientes con cáncer. Y como alimentos como el ajo, la cebolla y la mostaza, de uso habitual, contienen agentes alquilantes la Dra. Clark recomienda NO consumirlos incluso si no se padece cáncer. Existen desde hace 50 años estudios en los que se probó que los agentes alquilantes causan abundantes mutaciones y cánceres". Y la verdad, quedé muy sorprendido. ¿El ajo y la cebolla son agentes alquilantes y por eso causan cáncer? Me gustaría que me aclarasen esto. Y una segunda cuestión: ¿es verdad que es malo el bicarbonato sódico para los dientes porque corroe y "abrasa" el esmalte dental? Yo utilizo una pasta casera compuesta de xilitol, bicarbonato, sal marina y dos gotas de aceite de árbol de té. ¿Les parece correcta mi pasta casera o su uso puede terminar "abrasándome" los dientes? Muchas gracias y enhorabuena por el excelente trabajo que hacéis.

Miguel Jurado Mora

No hay error. Para la doctora Clark el Fasciolopsis buski está presente en TODOS los tumores y según ella este parásito se alimenta y crece especialmente con ajo, cebolla y mostaza, alimentos con alil sulfito, alil-metil sulfito y dialil sulfito, sustancias que al ser ingeridas por el gusano dan lugar, como productos de desecho, a agentes alquilantes que son los que al combinarse con el ADN celular provoca mutaciones. Luego no es que esos tres alimentos contengan agentes alquilantes. De hecho también generan agentes alquilantes las alubias, los guisantes, las lentejas y los garbanzos pero solo cuando se cuecen o asan a más de 100º o se hacen en el microondas. De ahí que en casos de cáncer Hulda Clark proponga no consumir los primeros salvo que se sometan a cocción durante al menos 5 minutos y no ingerir los segundos salvo que se cocinen a menos de 100º. Insistimos: el ajo, la cebolla y la mostaza solo pueden consumirse cocidos durante 5 minutos, no fritos, asados o a la plancha. En cambio las alubias, guisantes, lentejas y garbanzos solo pueden consumirse cocinados a menos de 100º. En todo caso sepa que según la doctora Clark el organismo puede eliminar los agentes alquilantes consumiendo un gramo de metilsulfonilmetano (MSM) cinco veces al día así como 4.000 unidades de vitamina D3 (una sola cápsula diaria). Si quiere más información le sugerimos que lea el libro que publicó con el titulo La cura y prevención de todos los cánceres. En cuanto a su pasta dental casera no es buena idea usarla a diario: tanto la sal como el bicarbonato pueden terminar dañándole efectivamente el esmalte pero si decide usarla solo de vez en cuando añada un poco de aceite de orégano.
 



Muy apreciados señores: en 2003 -ahora tengo 61 años- me diagnosticaron candidiasis en un análisis de sangre, me quitaron los hidratos de carbono y los azúcares y me recomendaron tomar bicarbonato. Y esto último lo hice pero actualmente tengo la tensión alta y no puedo ya tomarlo. ¿Hay algún otro remedio natural? Es que aun sigo infectada por la cándida albicans. Dicho esto agregaré que siempre he padecido de los nervios. De hecho a los 12 años empecé a tomar Complutine, Orfidal, Lexatín y Trankimazin; y para dormir Somnovit (actualmente Zolpidem). Además de vez en cuando me dan ataques de pánico cuando tengo estrés, algo que no me pasaba cuando estaba en Relleu (Alicante) aunque sí depresión por cambiar de la ciudad al campo y de ahí que tomara Adofen una temporada hasta que me lo quité y pasé a tomar sólo Trankimazin y por la noche nada. En suma, siempre he padecido de "nervios" y soy adicta a las benzodiacepinas pero es que al llegar otra vez a Palma de Mallorca me han vuelto los ataques de pánico. En el piso hay muchas humedades y duermo orientada al norte pero tengo que tomar Zolpidem y Trankimazin (5 o 6 pastillas entre los dos) más Enalapril para la tensión. Y si me sube mucho Captopril. Además donde vivo hay muy cerca una antena de telefonía y de radioaficionado y un contador de electricidad moderno que emite radiaciones. También tomo ahora Cipralex para la depresión y me han monitorizado con un holter. Y de natural tomo espino albar, jengibre, tila, pasiflora, etc. Tomo frutas, verduras, legumbres, huevos hervidos (5 o 6 semanales) y cereales y como no ingiero ni carne ni pescado omega 3. También tengo úlcera de estómago y gastritis crónica por lo que no como nada frito; además tomo Omeprazol. Asimismo tengo osteoporosis. ¿Hay algo natural para ello? Y también vitamina B12 y Osteoguard de Lamberts. Y Sumial. Y Enalapril. ¿Podrían además decirme si puedo tomar melatonina por la noche? ¿Y kava? Antiguamente la tomaba, me fue bien y pude dejar de tomar tantas benzodiacepinas. ¿Y para la menopausia se puede tomar algo? ¿Isoflavonas de soja o alguna otra cosa? ¡Ah! Antes del Enalapril tomé Valsartan, Parapres y Emconcor pero me iban muy mal. Ya he tenido que ir cuatro veces a urgencias. Dos por tener la tensión 20/10 y 20/12 y las otras dos porque el corazón me iba a toda velocidad. Por eso me pusieron el Holter. Parece que ahora la tengo un poco controlada pero me han dicho que tome Cipralex y si sube mucho me ponga debajo de la lengua Captopril. Actualmente voy a Reiki pero no sé si habrá otras alternativas naturales para quitarme las benzodiacepinas y solucionar lo de la tensión alta. Y díganme por favor qué hacer con las antenas. Desde que estoy en esta casa estoy mucho peor. No sé si venderla o alquilarla. ¿Y pueden ser perjudiciales las vigas en forma de triángulo que tiene mi casa? Perdón por la extensión y gracias. Espero noticias suyas.

Catalina Sastre Isern
(Palma de Mallorca)

Hemos resumido su carta dada la extensión pero creemos haber dejado lo principal de la misma. Mire usted: póngase en manos de un médico naturista que la trate de forma integral y deje de tomar fármacos y suplementos de todo tipo. Lo que nos narra es disparatado. Está usted -sin la menor duda- INTOXICADA. Y su cuerpo ha perdido la homeostasis y de ahí que padezca múltiples disfunciones. Debe desintoxicarse a fondo, hacer ejercicio, oxigenar su organismo, beber solo agua de buena calidad e ingerir durante una larga temporada exclusivamente vegetales ecológicos, frutos secos, cereales integrales, legumbres, huevos de primera calidad, fruta -ésta solo en ayunas y no en forma de zumos- y aceites de primera presión en frío. Tal debe ser la base de su dieta diaria. Eliminando obviamente aquellos alimentos a los que sea alérgica o intolerante. Y averiguar si está sometida a radiaciones telúricas y/o electromagnéticas (ionizantes y no ionizantes) para evitarlo. En cuanto a la posibilidad y conveniencia de ingerir algún suplemento fitoterápico o dietético o algún producto homeopático solo puede decírselo algún médico o terapeuta experto que la trate personalmente. Lo único que no puede hacer es seguir como hasta ahora.
 



Sr. Director: ante todo gracias por la honestidad y valentía de su equipo. Verá, tengo 50 años y desde hace 20 sufro rinitis alérgica. Y ya no soporto los perfumes y los olores fuertes porque me cortan la respiración enseguida; me asfixio. Me operé pero fue un fracaso y desde entonces me tengo que poner unas gotas descongestionantes de Clorhidrato de Oximetazolina para poder respirar y casi no percibo ya olores. En suma, no sé qué hacer. ¿Hay algún remedio natural que pueda recomendarme? Se lo agradecería en el alma. Gracias y que Dios los bendiga.

Marina Margarita de Romanous
(Venezuela)

La inmensa mayoría de las rinitis -por no decir todas- las causan alimentos o sustancias químicas a las que se es intolerante o alérgico. Muy especialmente, entre las alimentarias, los azúcares, los cereales, los carbohidratos refinados, los lácteos y algunos mariscos y frutos secos. Aunque también puede deberse a animales domésticos -muy habitual-, al humo del tabaco, a la contaminación, a tintes y tejidos sintéticos y a productos de limpieza y cosméticos. De usted depende averiguarlo. Solo haciendo eso podrá resolver el problema. Y ya le advertimos que el uso habitual de Clorhidrato de Oximetazolina puede causarle problemas de salud -especialmente hipertensión- y dependencia del fármaco ¡para toda la vida! Y son muchos los fármacos que lo llevan: Respir, Respibien, Utabon, Normonasal, Oximetazolina Farline, Nasolinanebulicina, Alerfrin, Antirrinum, Aurorespir, Couldespir, Cuvenax, Friresplairesp, Novag rino, Nuerel, Sinexsensi, Sinpir…
 



Sr. Director: no hace mucho me tomé una pastilla de melatonina para intentar dormir -una sola vez- y me produjo una fuerte taquicardia; de hecho me vi obligada a llamar a Urgencias. Así que al superar el problema busqué en Google los pros y contras de la medicina comprobando que ustedes le dedican un artículo hablando de sus propiedades pero obviando que puede provocar ese efecto. Obviamente me sentí defraudada y ello me llevó a un estado emocional bien fuerte porque creí que era mi final (tengo 79 años). Menos mal que los médicos supieron cómo controlar la reacción que sufrí. Les envío este comentario para que sean más cautelosos con las propagandas que hagan de cualquier medicamento y sus posibles efectos secundarios.

Francisca Orquídea García

Inferimos que se refiere usted al reportaje que publicamos en el nº 83 con el título Melatonina: una maravilla natural para tratar numerosas dolencias. Pues bien, en él se dice que carece de efectos secundarios indeseables importantes; no que careza de ellos. Se ha constatado que en muy raras ocasiones puede dar lugar a dolor de cabeza, picazón, somnolencia, inquietud, mareos, calambres estomacales, irritabilidad y ligera depresión momentánea que se pasan al poco tiempo y en casos muy excepcionales a taquicardia. Solo que ésta puede haberse debido también a que el medicamento estuviera en malas condiciones o caducado, a que llevase añadidos otros productos -algo habitual en muchos de los que hoy se comercializan sin que los consumidores se den cuenta de ello- o a que lo tomase "junto a" o "después de" otros fármacos ya que la melatonina puede interaccionar con antidiabéticos, anticoagulantes, antiplaquetarios, sedantes, antihipertensivos, anticonceptivos y otros. Lo que sí se explicó. ¿Lo tuvo usted en cuenta o toma los fármacos sin leer los prospectos? En fin, sentimos sinceramente lo que le pasó pero tenga en cuenta que hay personas que reaccionan muy mal a sustancias -tanto naturales como sintéticas- que sin embargo son inocuas para el 99,99% de las personas. Como un simple cacahuete, una almendra o un poco de miel entre muchos otros alimentos. Y en tales casos se puede llegar a sufrir dificultad para respirar, opresión en el pecho, sarpullido, urticaria, confusión, hinchazón de labios, lengua, cara y boca, taquicardia, depresión, hipotermia y temblores. Obviamente no es lo normal y si el consumo de melatonina fuera en verdad peligroso no se vendería en todo el mundo sin receta. Agregaremos para finalizar que aún así en nuestro artículo dijimos que como todavía se están investigando sus indicaciones precisas e incluso la interacción con sustancias producidas por el propio organismo los expertos entienden que la melatonina se debe tomar -lo trascribimos textualmente- "única y exclusivamente bajo estricto control facultativo en el caso de personas que padezcan trastornos hepáticos, cardiovasculares, neurológicos y/o convulsivos, o estén tomando antiinflamatorios no-esteroideos (ibuprofeno o naproxeno por ejemplo), beta-bloqueadores para la presión sanguínea (atenolol o metoprolol), anticonceptivos orales, terapias hormonales de reemplazo o diuréticos pues podrían interaccionar con las dosis suplementarias de melatonina". E ignoramos si puede ser su caso. Añadiendo luego que "existen también una serie de contraindicaciones absolutas" mencionando de forma expresa a "las mujeres embarazadas y a las que estén dando el pecho", a quienes padecen de "alergias severas y enfermedades autoinmunes" y a quienes padecen esquizofrenia. En suma, sí advertimos de sus interacciones y posibles efectos negativos... por raros que éstos sean.
 



Señor Director: he buscado en su magnífica revista información sobre una enzima llamada serrapeptasa que al parecer se aplica con éxito en quienes, como yo, padecen enfisema pulmonar o bronquiectasia pero no he encontrado nada salvo alguna referencia de pasada. En fin, creo que sería de interés para muchas personas afectadas conocer la evolución, propiedades y efectividad de esa enzima dedicando un reportaje a ella; lo que me atrevo a sugerirle con independencia de que, entre tanto, me adelante alguna información al respecto. Un saludo afectuoso.

José Sánchez San Martín
(Madrid)

En efecto, solo hemos hablado de ella en el texto que con el título Probióticos orientales: la salsa de soja, el natto, el miso y el tempeh publicamos hace dos años y medio -en el nº 152- al dar cuenta de un complejo de enzimas proteolíticas y fibrinolíticas en el que se hallaba presente. Pues bien, la serrapeptasa es una enzima proteolítica que se encuentra sobre todo en la saliva y el intestino del gusano de seda así como en la polilla adulta si bien se obtiene comercialmente a partir de una enterobacteria: la Serratia E15. Y desde hace tres décadas se usa como alternativa a los antiinflamatorios no esteroideos (AINES) -entre los que los más conocidos son la aspirina, el paracetamol y el ibuprofeno- y los analgésicos sintéticos; de ahí que esté indicada en casos de artritis, artritis reumatoide, osteoporosis, polimialgia reumática, neumonía viral, asma bronquial, sinusitis y otras patologías inflamatorias. Además se afirma que es útil en varias disfunciones cardiovasculares porque es anticoagulante y ayuda a disolver coágulos y eliminar los fibromas que bloquean las arterias coronarias. Es más, se asevera que ayuda en muchos cuadros patológicos: migrañas, flujo nasal, obstrucción nasal, pérdida temporal del olfato, otitis, laringitis, faringitis estreptocócica,  congestión del pecho, problemas en los pulmones, diabetes, síndrome de intestino irritable, agrandamiento de la próstata, rotura de ligamentos, síndrome del túnel carpiano, esguinces, venas varicosas, enfermedad fibroquística de mama… Incluso se afirma que refuerza la actividad de los antibióticos y se ha utilizado con éxito para tratar quistes mamarios no cancerosos. En cuanto a los posibles efectos secundarios negativos se ha comprobado que puede provocar irritación dérmica, picazón, enrojecimiento y en casos muy raros el efecto contrario inflamando y causando dolor; incluso en el tejido pulmonar y hepático. De ahí que deba ingerirse con precaución y a las dosis indicadas. ¿Y por qué no nos hemos hecho eco de sus posibilidades? Pues porque la mayoría de los trabajos efectuados y publicados sobre esta enzima se han hecho in vitro, con animales y son muy escasos. No tenemos pues suficientes referencias como para dedicar al tema un reportaje.
 



Sr. Director: me encantó el artículo que sobre la jalea real publicaron ustedes en el nº 174. Ese sí que es un buen trabajo de investigación. Sin embargo un amigo naturista me dice que su ingesta puede ser en ocasiones muy peligrosa. ¿Es así? Me gustaría que lo aclararan con la sinceridad que les caracteriza. Es todo. Y gracias por tan magnífica revista.

Manuel Soriano
(Madrid)

Su amigo tiene razón. Ya dijimos al final del propio reportaje que aunque de forma excepcional algunas personas pueden manifestar reacciones alérgicas al ingerir cualquier sustancia elaborada por las abejas, tanto la jalea real como la miel, el propóleo e, incluso, el polen. Y por eso sugerimos que antes de ingerir cualquiera de ellos se aplique una pequeña cantidad en las muñecas y se espere un tiempo prudencial para observar si se produce alguna reacción. Y luego, si no hay irritación, se ponga bajo la lengua un poco -una gota en el caso de la miel o la jalea real- para ver si sienta o no mal porque si se es alérgico se puede sufrir un shock anafiláctico como con tantos otros productos. Eso sí, la jalea real está contraindicada en la insuficiencia suprarrenal crónica o enfermedad de Addison. Y uno debe asegurase de no ingerir más de la recomendada –ni de la que su cuerpo admita- porque si no puede sufrir dermatitis, cefalea, dificultad para respirar, asma, opresión en el pecho, aumento de la presión arterial, problemas gástricos y taquicardia.
 



 

NÚMERO 182 / MAYO / 2015

Sr. Director: tengo 35 años, soy técnico de laboratorio y les escribo para agradecerles con sinceridad el hecho de haber publicado en el número de marzo mi carta sobre la leche cruda de vaca pero, la verdad, sigo teniendo dudas. Estoy leyendo de nuevo el libro El Estudio de China del doctor T. Colin Campbell para recordar ciertos datos y pienso comprar el nuevo que acaba de publicar: Integral. Verá, creo que en mi anterior carta quizás me explicara mal. Yo solo tomo kéfir y mantequilla hechos con leche cruda de vaca; la leche líquida muy poco o nada. Según un reportaje que ustedes publicaron hace tiempo el kéfir tiene propiedades saludables pero lo que se me recomienda ahora es conseguir leche cruda ecológica de calidad y hacer el kéfir con ella -tal y como se hacía originalmente en el Cáucaso- porque es mejor y más terapéutica que la pasteurizada. El caso es que yo tomo kéfir a diario y nunca he enfermado ni me ha dado fiebre hacerlo. De hecho noto que mi sistema inmune ha mejorado considerablemente; siempre cojo algún resfriado en invierno y este año ni una simple tos. Quizás porque, según he podido leer, la fermentación alcohólica del kéfir crea un ambiente "ácido" en la leche que impide que se reproduzcan las bacterias patógenas. Y con la mantequilla cruda me pasa igual. Ya sé que ustedes publicaron un reportaje que titularon Ni mantequilla ni margarina pero lo cierto es que la mantequilla cruda me encanta; tiene un sabor increíble y la suelo tomar 3 o 4 veces a la semana. Y sus calorías no me preocupan; soy corredor de media maratón y las quemo en cuanto corro. En suma, según ustedes la leche cruda ecológica no es recomendable ni aconsejable para el consumo humano pero, ¿y el kéfir y la mantequilla hechos con leche cruda ecológica? ¿Son igual de perjudiciales que la leche? Porque, insisto, ustedes en un reportaje anterior dijeron que al menos el kéfir es saludable. Un saludo.

Miguel Jurado
(Ciudad Real)

Ya nos dijo usted en su anterior carta que el doctor Joseph Mercola es un defensor a ultranza de los lácteos crudos ecológicos procedentes de vacas alimentadas con pasto y cuyas condiciones de salud son optimas -algo por cierto realmente difícil de encontrar hoy día- y que él toma a diario mantequilla y leche cruda procedente de esa vacas idílicas y está en perfecto estado de salud porque ingeridos moderadamente incluso protegen de las enfermedades cardiovasculares. Y nosotros le respondimos claramente que no coincidimos con él porque los posibles beneficios de los lácteos no compensan los problemas de salud que -al menos actualmente, no sabemos hace décadas- pueden causar. Crudos o tratados. Añadiendo que la leche cruda -por muy ecológica que sea- no debería consumirse jamás: debe someterse antes a termización, pasteurización, ultrapasteurización o esterilización. ¿Que usted no está de acuerdo y está seguro de que le sientan bien la leche cruda ecológica y la mantequilla hecha con ésta? ¡Pues ingiéralas! ¿Quién se lo impide? Pero antes léase el reportaje que publicamos en el nº 181 en el que explicamos que según el doctor T. Colin Cambpell "la caseína de la leche es el carcinógeno más potente que existe"; y se trata de alguien que es coautor de más de 350 artículos científicos, profesor de Bioquímica Alimentaria en la Universidad de Cornell de Nueva York y exinvestigador del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) así como asesor científico del Instituto Americano para la Investigación del Cáncer. Y de paso el que aparece en este mismo número de la revista con el título Muere más gente por cáncer donde más leche se consume en el que, entre otras muchas cosas, se explica que es en las comunidades españolas que más lácteos consumen donde se registra un mayor número de fallecidos por cáncer; acaeciendo lo mismo en los países en los que el consumo de leche es mayor. Problemas de salud que los estudios citados en él no achacan a la caseína sino a la lactosa y a uno de los dos azúcares que componen ésta: la galactosa (el otro es la glucosa). Por lo que al kéfir se refiere tiene usted razón: en el nº 153 publicamos un artículo titulado Kéfir: el rey de los probióticos en el que dimos a conocer sus múltiples propiedades terapéuticas, muchas ciertamente a pesar de que contiene lactosa y el 60% de la población mundial es intolerante a ella; su ventaja de hecho -y así lo contamos- es que su fracción láctea fermentada -si el kéfir no ha sido pasteurizado- contiene algunas enzimas lactasas activas y la lactosa es más digerible. En todo caso a nuestro juicio es más aconsejable tomar kéfir de agua. Terminamos indicando que hay expertos que si bien postulan que la leche, la nata, los helados y los quesos son negativos para la salud no puede decirse lo mismo de las leches fermentadas, incluidos el yogur corriente y el kéfir. No hay pues consenso al respecto y así lo hacemos constar. Pero no es menos cierto que TODOS los lácteos procedentes de la vaca sientan mal al 80% de las personas, incluyendo a los bebés. ¿Que no es su caso? Pues le felicitamos porque pertenece usted a la minoría de afortunados que no padece el problema.
 



Estimado Sr. Campoy: tengo 61 años y hace 32, cuando quedé embarazada de mi segundo y último hijo, empecé a tener en el tercer trimestre la glucosa alta. Diabetes gestacional me dijeron. A partir de ahí el azúcar fue mi enemigo público número uno. Dejé de tomarla leyendo para ello incluso los componentes de envases y cajas de alimentos; y suprimí las bebidas que tuvieran azúcar. Ha sido algo obsesivo en mi vida. Y lo mismo hice con los productos refinados. Pensaba que de esa manera podría alargar en el tiempo una posible y definitiva diabetes, enfermedad a la que he temido siempre porque mi padre murió a causa de las complicaciones de tan insidiosa patología. El caso es que durante años he podido controlar la glucemia y mantenerla dentro de los límites normales pero hace un par de meses, en un análisis rutinario, mi glucemia basal estaba en 113 y la hemoglobina A1c en 7. El resto de los valores estaban bien. Así que el médico me ha prescrito un comprimido diario de Metformina 850 mg. Y mi pregunta es simple: ¿no hay otra manera de bajar esos índices sin necesidad de fármacos? Sé que la ingesta de ese fármaco sería para siempre y supongo que en aumento hasta llegar a la insulina. Algo cuya sola idea me aterra. Añadiré por último que llevo una dieta más que saludable y camino a diario. Gracias.

Mª del Carmen S. D.
(Santa Cruz de Tenerife)

Vamos a ver, el hecho de que en una analítica aparezcan altos los niveles de glucemia basal y hemoglobina A1c no significa absolutamente nada. Otra cosa sería que tales niveles se mantuvieran en el tiempo a lo largo de unos meses. No se justifica pues que le hayan sugerido tomar ya Metformina que no es sino un fármaco que bloquea la absorción gastrointestinal de los carbohidratos y no está exento de efectos secundarios. Porque aunque se alega que se trata de un medicamento "seguro y probado" lo cierto es que puede provocar alteraciones del gusto, diarrea, náuseas, dolor estomacal y abdominal, gastritis, anorexia, vómitos, calambres musculares, eritema (enrojecimiento de la piel), picor o urticaria (erupción con picor), disminución de los niveles de vitamina B12, alteraciones de la función hepática, hepatitis, astenia grave y hasta -aunque sea en muy raras ocasiones- una acidosis láctica que se manifieste con vómitos, dolor abdominal, espasmos, malestar general y fatiga severa que puede poner en riesgo la vida. ¿Y va a arriesgarse a eso tras una sola analítica? ¡Cambie inmediatamente de médico! Mire, siga simplemente unas semanas La Dieta Definitiva y sus niveles serán normales en menos de un mes. Dicho esto y para que se tranquilice de cara al futuro le sugerimos leer los artículos que con los títulos ¿Puede curarse la diabetes mellitus tipo 2 con una simple dieta hipocalórica?, La canela, el auténtico “oro” del antiguo Ceilán, ¿Se ha encontrado la solución a la diabetes, El tratamiento de la diabetes con productos naturales y Cómo tratar ortomolecularmente la diabetes aparecieron en los números 171, 105, 103, 77 y 64 respectivamente (los tiene en nuestra web: www.dsalud.com).
 



Estimado Sr. Campoy: en la revista de abril hablan ustedes del colágeno pero no se menciona lo que afirma Ana María Lajusticia de que tomando proteínas, magnesio y vitamina C en todas las comidas el colágeno se crea en suficiente cantidad; en tanta como para eliminar la artrosis y recuperar la calcificación de los huesos; obviamente después de un largo periodo de tiempo. ¿Podrían decirme qué hay de cierto en ello? Gracias.

José Ignacio Villar

La verdad es que sería de agradecer que antes de hacernos preguntas nuestros lectores se tomaran la molestia de ver lo que hemos publicado sobre el problema -o problemas- de salud que les preocupa. Si no los reportajes al menos lo ya contestado en esta sección porque para eso hemos agrupados las últimas 130 secciones de cartas -con sus respuestas- en solo seis bloques que están a su disposición en nuestra web. Dicho esto añadiremos que la artrosis u osteoartritis es como se denomina a un tipo de artritis –nombre que se da a toda degeneración de las articulaciones- que se caracteriza por la deformación que produce el desgaste de los cartílagos de los huesos al punto que pueden llegar a desaparecer al rozar unos con otros; principalmente en las extremidades? Suele afectar sobre todo al cuello, a la región lumbar, a las rodillas y a las caderas -aunque también a otras articulaciones- y realmente no hay acuerdo sobre las causas pero todo apunta a una inadecuada alimentación, la ingesta de poca agua de calidad, posibles déficits nutricionales, el sedentarismo y un organismo intoxicado (entre otras cosas por multitud de fármacos) y acidificado. Lo que hay que hacer pues es seguir durante una temporada una dieta a base de frutas -no zumos-, verduras, frutos secos, cereales integrales, legumbres y gelatina -preferentemente ecológicos-, beber agua de calidad, someterse a un tratamiento ortomolecular que garantice la ingesta adecuada de ácidos grasos omega 3, bioflavonoides, bromelaína, calcio, cartílago de tiburón –es rico en sulfato de condroitina y glucosaminoglicanos-, cúrcuma, enzimas proteolíticas, magnesio, manganeso, MSM (Metilsulfonilmetano), PABA, SAM (S-adenosil-L-metionina), selenio y vitaminas A, C y E junto a las del complejo B. Pero ello requiere ponerse en manos de un buen profesional que paute las dosis y los tiempos. Cabe agregar que hay varias plantas antiinflamatorias útiles en artrosis: el sauce, el harpagofito, la ulmaria o reina de los prados y la manzanilla. En todo caso sepa que alivia asimismo las molestias aplicar hielo y posteriormente calor en la zona afectada así como un paño caliente empapado en aceite de lino.
 



Sr. Campoy: ante todo quiero felicitarles por la revista. Verá, tengo 32 años, soy enfermera y lectora suya desde hace 5 años y cada vez me sorprenden más por su labor de investigación y la calidad de los contenidos. Enhorabuena por ello. El motivo de mi carta es aclarar una serie de dudas. En el número de abril responden ustedes a un lector que según dice la Dra. Hulda Clark en su libro La cura y prevención de todos los canceres el ajo y la cebolla contienen agentes alquilantes que pueden producir cáncer y es pues mejor cocinarlos cinco minutos Sin embargo ustedes llevan años diciendo en la revista que ambos vegetales, ingeridos crudos o laminados, son anticancerígenos entre otras propiedades terapéuticas. ¿En qué quedamos? ¿Es sano o no ingerirlos crudos, especialmente en casos de cáncer? Porque la afirmación de la Dra. Clark de que en caso de estar infectada por el Fasciolipsis burki sus agentes alquilantes pueden provocar mutaciones en mi ADN es preocupante. Es más, dice que cada vez que se toma ajo crudo hay que tomar una cápsula de 4.000 UI de vitamina D para eliminar los compuestos alquilantes. ¿Me aclaran el asunto? Mi segunda duda es sobre los cosméticos. Hace tiempo que dejé los tradicionales cargados de parabenos, parafinas etc., y utilizo solo cosmética natural basada en la Nanosome technology; es decir, productos cuyo principio activo se encapsula en nanosomas de lecitina de soja de entre 50 y 200 nanómetros que según el laboratorio fabricante –Sesderma- pueden alcanzar las capas mas profundas de la piel y lograr así un mayor resultado. Se trata de un sérum 99% natural con secreción de caracol corriente de jardín como principal ingrediente -no es pues la baba- además de agua, lecitina de soja, ácido ferúlico, retinol, silicio orgánico, glicosoaminoglicanos, resveratrol, proteína hidrolizada de trigo, pantenol, centella asiática, DMAE (dietil amino etanol), sodium cholate y, como conservante, phenoxyethanol. Y he aquí mi duda: ¿no es este último un producto carcinógeno? Es más, ¿son los nanosomas de los cosméticos seguros o pueden pasar al torrente sanguíneo y provocar a la larga algún problema de salud?

Estrella Jurado Mora
Miguelturra (Ciudad Real)

Nos hemos permitido resumir su carta dada la extensión aunque creemos haber dejado lo principal. Mire, lo que la doctora Hulda Clark dijo es que el Fasciolopsis buski está presente en TODOS los tumores y según ella se trata de un parásito que se alimenta y crece si se le proporcionan ajo, cebolla y mostaza, alimentos ricos en alil sulfito, alil-metil sulfito y dialil sulfito, sustancias que al ser ingeridas por el gusano dan lugar, como productos de desecho, a agentes alquilantes que son los que al combinarse con el ADN celular provoca mutaciones. Luego no es que esos tres alimentos contengan agentes alquilantes: éstos se producen solo si se está infectado por el Fasciolopsis buski y éste los aprovecha; de ahí que -especialmente en casos de cáncer- proponga no ingerirlos. Como asegura que también generan agentes alquilantes las alubias, los guisantes, las lentejas y los garbanzos cuando se cuecen o asan a más de 100º o se cocinan en el microondas. Por eso propone no consumir los primeros -el ajo, la cebolla y la mostaza- salvo que se sometan a cocción al menos 5 minutos y no ingerir los segundos salvo que se cocinen a menos de 100º. Añadiendo que el organismo puede eliminar esos agentes alquilantes consumiendo un gramo de metilsulfonilmetano (MSM) cinco veces al día así como 4.000 unidades de vitamina D3 (una sola cápsula diaria). Ahora bien, es verdad que hay estudios que avalan las propiedades anticancerígenas del ajo y la cebolla y así los dimos a conocer en los artículos que con los títulos El ajo y sus sorprendentes propiedades, La cebolla, un alimento realmente “curativo” y Se constata la eficacia de los vegetales en el cáncer aparecieron en los números 75, 90 y 166 respectivamente (pueden leerse en nuestra web: www.dsalud.com). ¿Y entonces? Pues lo que sucede es que nos encontramos con dos tesis contrapuestas. La de quienes entienden que el ajo y la cebolla son útiles en muchas patologías... y la de quien cree que no por lo explicado: la Dra. Hulda Clark. Y nosotros nos limitamos, como profesionales de la información, a exponer ambas. Dicho esto añadiremos que ambas posturas parten a nuestro juicio de bases inapropiadas porque tras todo lo publicado no creemos que el cáncer puedan provocarlo solamente unas sustancias -las antes citadas u otras muchas consideradas cancerígenas o carcinógenas- sino una alteración integral del organismo que se debe básicamente a una intoxicación y acidificación -local o total- que lleva a la alcalinización intracelular de las células cancerosas como explicamos en el texto que con el título El origen del cáncer está en el desequilibrio del pH apareció en el número pasado. Por lo que se refiere al Fenoxietanol o Phenoxyethanol es un éter de glicol incoloro y textura aceitosa soluble en agua que a temperatura ambiente es líquido –a partir de 11-12º- y se usa como emulsionante, conservante y bactericida en cosmética -lociones corporales, cremas faciales, productos para el cabello, maquillaje, etc.- y otros productos siendo muchos los expertos que lo consideran un disruptor endocrino neurotóxico cuya acumulación puede afectar al hígado y terminar siendo carcinógeno. De hecho en algunos países ya se ha restringido su uso… o prohibido. Es el caso de Francia donde la Agencia de Seguridad Nacional de Medicamentos y Productos Sanitarios (ANSM) recomendó en mayo de 2012 evitar su uso en los productos para menores de 3 años y que se restrinja a una concentración del 0,4% en los demás productos -y no del 1% como ahora- al haberse descrito efectos hepatotóxicos y hematológicos adversos además de diarrea, mareos, irritación de la piel y depresión del sistema central. Se trata en suma de una sustancia que no puede descartarse pase desde la piel a la sangre y de ella al hígado. Y lo inconcebible es que también está presente en algunas vacunas. De hecho no puede llevarlo ningún cosmético que quiera obtener la certificación ECOCERT que se concede a los productos orgánicos. Terminamos indicando que en las etiquetas puede venir con otros muchos nombres.
 



Sr. Director: valoro mucho la información que aporta la revista pero me confunde haber leído varios artículos en los que se informa de lo dañinos que para la salud son los cereales y, sin embargo, en la sección de Cartas al Director se recomiende su consumo para algunas patologías. Y otro tanto pasa con las tan alabadas propiedades del ajo crudo y ver que ahora digan -el mes pasado- que contiene agentes alquilantes que pueden producir cáncer y es mejor cocinarlo 5 minutos. ¿Podrían por favor aclararnos si es o no beneficioso el consumo de ajo crudo así como el de cereales? Muchas gracias.

Julia Núñez
(Castellón)

Entendemos sus dudas sobre el ajo, asunto sobre el que nos hemos pronunciado en la carta precedente. Y las que manifiesta sobre los cereales. Pero de nuevo volvemos a indicarle que nosotros nos limitamos a plasmar lo que sobre éste y otros temas afirman quienes aparecen en los artículos mencionamos. Las virtudes de los cereales son bien conocidas, las hemos dado a conocer y se hallan reflejadas en multitud de trabajos y tratados, algunos efectuados hace milenios. ¿Estaban pues equivocados quienes los estudiaron y dieron a conocer sus propiedades nutricionales y terapéuticas? En absoluto. El problema es que la inmensa mayoría de aquellos cereales YA NO EXISTEN. Por eso quienes hablan de los problemas que causan hoy se refieren a los cereales modernos. Le sugerimos que lea despacio los artículos que hemos publicado sobre el tema explicándolo y que aparecieron con los títulos ¿Qué ingerimos realmente cuando compramos pan?, La intolerancia al pan y a los productos hechos con trigo es cada vez mayor (éste publicado en dos partes dada su extensión) y Los cereales, el pan y la pasta son dañinos en los números 157, 163, 164 y 180 respectivamente.
 



Estimado Sr. Campoy: me dirijo a usted animada por una amiga. Tengo 37 años, llevo tres intentando ser madre y en ese tiempo no he tenido problema alguno para quedarme embarazada pero a las pocas semanas el embarazo se interrumpe involuntariamente ¡Llevo ya 5 abortos! Nos han realizado todo tipo de pruebas médicas tanto a mí como a mi pareja y nos dicen que no existe ningún problema para que podamos ser padres. Como comprenderá me encuentro en un callejón sin salida, deprimida y sin fuerza para enfrentarme a otro embarazo porque me temo que puede acabar de la misma manera que los anteriores. Ya no sé qué hacer ni a quién acudir. Estoy angustiada. ¿Pueden orientarme o aconsejarme algún profesional que pueda ayudarme? Agradeciéndole de antemano cualquier ayuda que pueda prestarme reciba un cordial saludo y un abrazo.

B. Q.

Imposible orientarla con datos tan escasos. Ni siquiera nos dice si usted y su marido se han hecho un test de compatibilidad genética, si padece o ha padecido algún problema endocrino –pueden provocar abortos los trastornos de la tiroides y la diabetes-, una insuficiencia luteínica con escasa producción de progesterona que afecte al revestimiento del endometrio uterino, si ha sufrido alguna infección bacteriana (micoplasma, clamidia, listeria, etc.), si padece o ha padecido alguna patología autoinmune –como un lupus eritematoso sistémico o un síndrome de anticuerpos antifosfolípido-, problemas de coagulación sanguínea, si ingiere alguno de ustedes tabaco, alcohol o drogas (fármacos incluidos), si están sometidos a radiaciones telúricas, cósmicas o electromagnéticas artificiales, si tiene algún déficit nutricional –la falta de ácido fólico por ejemplo puede dar lugar a una interrupción del embarazo y no solo a malformaciones- o si está usted parasitada (lo que un buen experto en el Par Biomagnético puede decirle en apenas unos minutos). Estas dos últimas razones junto a la diabetes, el síndrome de ovario poliquístico y el hipotiroidismo no controlado son de hecho algunas de las causas más frecuentes de interrupción de los embarazos. Ahora bien, aunque varios estudios han mostrado que el riesgo de aborto aumenta en las mujeres con hipotiroidismo clínico e hipotiroidismo subclínico es entre las que tienen anticuerpos antitiroideos donde la asociación con el aborto es mayor. Es pues necesario que averigüe si es su caso; eso sí, si fuera así no le recomendamos que admita que le den levotiroxina como tratamiento. Ingiera tirosina -el aminoácido, no la hormona-, zinc, cobre, selenio y vitamina C pero, sobre todo, retire de su alimentación los lácteos y los cereales. Estos dos alimentos son a nuestro juicio los principales responsables de los problemas hormonales hoy día. Evidentemente partimos de la base de que no padece usted ninguna anomalía anatómica. La otra posibilidad es que de forma inconsciente esté usted provocando los abortos por mucho que a nivel consciente esa mera idea le repugne. Debería pues asegurarse de que no es así y para ello lo idóneo es una sesión de Anatheóresis (le sugerimos que consulte al respecto con Verena Frey en el 91 522 89 09). Y si tal posibilidad se descarta le sugerimos que consulte su caso con el Dr. Diego Jacques (91 799 14 79), experto ginecólogo que fue Director del Instituto Internacional de Inmunoterapia Tres IDI entre 1996 y 2000), asesor médico de Laboratorios Boiron entre 2000 y 2004 y es actualmente Director en España del Movimiento Internacional de Homeopatía Pre-Natal.
 



Saludos cordiales. Leyendo la revista me han surgido algunas dudas debido a aparentes contradicciones que me gustaría aclararan. Ustedes publicaron en la revista nº 84 -correspondiente a junio de 2006- un artículo titulado ¿Es la leche animal adecuada para el consumo humano? en el que al hablar de la acidez que producen las proteínas lácteas se dice textualmente: “Otro ejemplo de la relación entre leche y osteoporosis lo constituye el trabajo del doctor William Ellis, ex presidente de la Academia Americana de Osteopatía Aplicada, quien estableció que las personas que toman de 3 a 5 vasos de leche diarios presentan los niveles más bajos de calcio en sangre. Agregando que tomar mucha leche implica ingerir grandes cantidades de proteínas lácteas y éstas producen un exceso de acidez que el organismo intenta compensar mediante la liberación de minerales alcalinos”. Y más adelante, en otro párrafo, se manifiesta lo siguiente: “Mencionábamos al describir la composición de la leche que una de sus proteínas principales es la caseína. Pues bien, se sabe que el niño lactante asimila completamente las caseínas de la leche materna... pero no las de la leche de vaca. Tales proteínas sólo se digieren parcialmente por el efecto neutralizador de la leche sobre la acidez gástrica, indispensable para su ruptura”. Pues bien, a mi juicio ambos párrafos se contradicen porque en el primero se dice que la gran cantidad de proteínas de la leche produce exceso de acidez y en el segundo lo contrario: que la caseína no puede asimilarse completamente porque la leche neutraliza la acidez gástrica. En fin, no poseo conocimientos técnicos pero no logro armonizar ambas afirmaciones. ¿Pueden aclarármelo? Atentamente,

Samuel Jaque B.

En el primer párrafo se explica que la leche acidifica el organismo y éste intenta compensarlo utilizando minerales alcalinos; básicamente calcio que extrae de los huesos (siendo ello la principal causa de osteoporosis como otras veces hemos explicado). Y lo que se dice en el segundo es que los bebés solo digieren de forma parcial la leche de vaca -a diferencia de la leche materna- porque ésta disminuye el grado de acidez de los jugos gástricos y se coagula en grumos; con lo que al no estar sus proteínas bien desdobladas y digerirse mal pasan al intestino delgado casi intactas dando lugar a problemas de intolerancia, inflamación intestinal y mala absorción. 
 


 


NÚMERO 183 / JUNIO / 2015

Sr. Director: quería preguntarles si es cierto que el té verde puede dañar el hígado como he leído en la noticia de prensa que les adjunto. En ella se cuenta que un hepatólogo del Hospital Universitario Lucus Augusti (HULA) de Lugo llamado Abel González recibe en su consulta al menos a un paciente al mes con daño hepático causado por el consumo de preparados de hierbas o suplementos dietéticos y éste, en sus consejos, agrega que no deben consumir té verde quienes sufran trastornos de ansiedad porque la cafeína que lleva puede aumentarla lo mismo que el riesgo de sangrado además de producir arritmias, afectar al control de azúcar en sangre, subir la presión ocular, provocar osteoporosis al aumentar la eliminación de calcio por la orina e incluso causar daño hepático. Agregando que tampoco se debe consumir té verde si se toman estos medicamentos: adenosina (empleada para hacer pruebas de esfuerzo), antibióticos de quinolona, medicamentos utilizados en el tratamiento del cáncer y el asma o que retarden la coagulación sanguínea, clozapina (antipsicótico), dipiridamol (vasodilatador cardiaco), estrógenos (incluidos medicamentos anticonceptivos), fluvoxamina y litio (antidepresivos), riluzole (útil en la esclerosis lateral amiotrófica) y verapamilo (empleado en arritmias supraventriculares). Y por si fuera poco dice que el té verde puede disminuir la absorción de hierro y ácido fólico así como aumentar los efectos estimulantes de la efedra -una planta natural- e incrementar los riesgos de daño hepático si además se consumen otros productos naturales como borraja y la uva ursi. Eso es todo. Gracias y un abrazo inmenso.

María del Pilar

La cafeína es un alcaloide del grupo de las xantinas que recibe otros nombres según su procedencia (llamándose teína a la que se halla en el té así como guaranina a la que se halla en la guaraná, conocida fruta tropical). Ahora bien, en el té hay además una serie de polifenoles -presentes en gran cantidad- que ralentizan la absorción de la cafeína por lo que su efecto es más lento aunque más duradero que el café. En cuanto a su mecanismo de acción cabe decir que básicamente estimula el sistema nervioso central de forma temporal ayudando así a evitar la somnolencia que produce el cansancio. Por eso se echa en muchos refrescos, especialmente en las colas y en las llamadas "bebidas energéticas" que gozan de gran popularidad y la gente ingiere masivamente al creer que no son peligrosas... de forma claramente errónea. Cafeína que desaparece por cierto en buena medida cuando el café se tuesta. En cuanto al té pasa como con el café: unos tipos tienen más cafeína que otros. Pues bien, la cafeína la metaboliza el hígado -por el sistema enzimático del Citocromo P450 oxidasa- y tanto cuando el mismo está dañado como cuando se está obeso se acumula siendo entonces tóxica. Además dificulta su metabolización el alcohol, el zumo de pomelo y muchos fármacos; entre ellos el ketoconazol, la fluoxetina, la paroxetina… En cambio la cafeína puede aumentar la absorción de paracetamol, el ácido acetilsalicílico y la ergotamina aumentando su biodisponibilidad. Como puede aumentar las concentraciones de teofilina y clozapina por interaccionar en su proceso de eliminación. Dicho esto cabe añadir que la cafeína, ingerida en altas dosis, tiene interacciones farmacocinéticas y farmacodinámicas con los antipsicóticos y benzodiacepinas como el diazepam. En definitiva, lo que el médico que cita explica es que el exceso de cafeína -y por tanto de té verde aunque en menor medida- puede dañar el hígado; lo mismo que el exceso de otras plantas de consumo habitual. Se refiere pues a personas que la ingieren EN EXCESO. Y eso es infinitamente más probable entre quienes ingieren bebidas como Red- Bull (y citamos ésta por ser la más conocida pero hay decenas de marcas). Bebidas que vienen a tener una concentración de unos 32 mg por cada 100 ml (160 mg en un refresco de medio litro). Bastando ingerir un litro para que pueda producirse una intoxicación AGUDA y aparezcan síntomas de inquietud, nerviosismo, insomnio, enrojecimiento de la cara, aumento de micción, trastornos gastrointestinales, contracciones musculares, irritabilidad, ritmo cardiaco irregular, agitación psicomotora, miopatía, hipercalcemia, debilidad muscular, nauseas, vómitos, diarrea y pérdida de peso. Pudiendo llevar a la MUERTE si se ingieren 150 mg de cafeína por kilo de peso o la misma se acumula porque el organismo no ha podido metabolizarla o expulsarla. En definitiva, el ABUSO de té verde podría ser perjudicial tomado solo en altísimas dosis o si se tiene el hígado dañado. Eso sí, interacciona negativamente con todos los fármacos que usted recoge en su carta a dosis notablemente menores por lo que NO SE DEBEN INGERIR ESOS FÁRMACOS. Y no solo porque interaccionen con el té o el café sino porque la mayoría de los mencionados son manifiestamente ineficaces además de peligrosos dados sus negativos efectos secundarios.
 



Sr. Director: tengo 13 años, consulto habitualmente su revista online y quería consultarles un problema. Tengo desde hace unos años dermatitis seborreica en el cuero cabelludo pero desde que volví de un viaje de estudios a Francia hace un mes se me ha acentuado bastante. Ahora tengo ya costras que me agrupan los mechones de pelo y están como en carne viva, con heridas. Es más, se me ha extendido a la parte posterior de la oreja. La doctora me ha recetado Peitel loción -una aplicación cada 48 horas- y lavarme con un champú para pieles atópicas pero no mejoré demasiado y a los 10 días me recomendó que me lavase con Sebiprox. También me aplico aceite de oliva virgen extra ecológico para hidratar la piel. En ocasiones anteriores la aplicación de Sebacur lograba controlar más o menos la dermatitis. En fin, me dirijo a ustedes para ver si me pueden orientar y si no puede curarse intentar al menos controlar los "brotes". ¿Han tratado el problema en algún número anterior de la revista¿ ¿Hay algún producto natural o recomendación que puedan hacerme? Les doy las gracias de antemano por su respuesta y por la labor que hacen con la revista.

Ángel García

Ya explicamos hace tres años que cada vez más expertos achacan la dermatitis seborreica a una infección por hongos, especialmente del llamado Malassezia furfur cuya presencia es habitual en la piel y al que también se achaca la Pitiriasis versicolor que normalmente no causa problemas hasta que es afectado por algunos de los principios activos de muchos cosméticos. De ahí que deba plantearse dejar de usar champús, geles, acondicionadores y otros productos sintéticos que pueden haber provocado o agravado el problema. De hecho el pelo mejora usando champús que contengan ácido salicílico, alquitrán de hulla, zinc, resorcina, ketoconazol o selenio e, incluso, corticosteroides (no le aconsejamos en cambio el uso de esas cremas clasificadas como “inmunomoduladoras tópicas”). En suma, por si acaso la causa es un hongo lávese la zona afectada –cuero cabelludo incluido- con zumo de limón y/o agua ozonizada y aplíquese un emplaste hecho con simple bicarbonato sódico y agua. Podría bastar para resolver el problema. Agregaremos que si bien los dermatólogos la consideran una patología crónica sin cura se ha constatado que en muchos casos hay un déficit de biotina o vitamina B7; así sucede por ejemplo cuando se padece fenilcetonuria, desorden metabólico por el que el organismo no puede metabolizar el aminoácido fenilalanina. Nuestra sugerencia pues es que evite una temporada los alimentos que lo contienen como es el caso de la carne, el pescado, los huevos, los lácteos, los espárragos, los garbanzos, las lentejas, los cacahuetes y la soja así como los dulces. Sepa además que la fenilalanina se encuentra presente en muchas de las drogas psicotrópicas usadas habitualmente, como los antidepresivos. Asimismo está presente en el aspartamo, edulcorante artificial que se usa en numerosos alimentos dietéticos y bebidas, especialmente en las colas. Conviene pues que ingiera un complejo B rico en biotina o vitamina B7. Agregaremos que la arcilla ha demostrado ser útil aplicada sobre las escamas lo que a nuestro juicio se debe sobre todo a su riqueza en sílice. De ahí que le sugiramos asimismo la ingesta de silicio orgánico y se aplique en la zona afectada una crema que contenga ese mineral.
 



Sr. Director: soy estudiante de la Universidad de Granada y hace un año, con motivo de un trabajo sobre el medio ambiente, indagué sobre los efectos adversos del mercurio en la salud y vi que la principal fuente de absorción de este metal pesado entre la población es el consumo de grandes pescados -como el atún- pero ahora compruebo que también se halla en los empastes y resulta que yo tengo al menos cinco. La pregunta es obvia: ¿pueden realmente estarme afectando? ¿Dónde podría realizarme las pertinentes pruebas cerca de mi domicilio? ¿A quién puedo acudir para encontrar información clara, apoyo y soluciones? Muchas gracias por su atención y un cordial saludo.

Mario García Álvarez

Reiteramos a nuestros lectores que antes de enviarnos consultas entren en la sección de Cartas al Director de nuestra web para comprobar si ya ha hemos respondido en el mismo sentido a algún otro lector ya que para ello nos hemos molestado en agruparlas todas en seis bloques. Por lo que se refiere a las pruebas para saber si se está contaminado con mercurio se puede hacer en cualquier laboratorio ya que no es una analítica complicada. Basta un test de saliva o pelo. Dicho esto reiteramos lo que ya explicamos en su día y es que los tratamientos para eliminar el mercurio del organismo –que se suele acumular en los riñones, el cerebro y los nervios pudiendo provocar fatiga crónica, hipertensión arterial, alteraciones cognitivas y de la memoria, disfunciones en los neurotransmisores, infecciones recidivantes, alteraciones del sistema inmune, cambios olfativos y gustativos, desórdenes neuromusculares, anemia, alteraciones cardiovasculares, infertilidad, problemas digestivos, candidiasis y otras patologías- pueden variar en función del terapeuta porque hay muchas posibilidades. Lo contamos en el reportaje titulado Cómo eliminar los metales pesados del organismo que apareció en el nº 165 puede leerlo en nuestra web: www.dsalud.com- en el que explicamos que hay varias sustancias quelantes que son útiles: el Ácido alfa lipoico, el Ácido dimercaptosuccínico (DMSA por sus siglas en inglés), el Dimercaptopropanol-sulfonato (DMPS por sus siglas en inglés), la Penicilamina, el cilantro (Coriandrum sativum), la Chlorella pyrenoidosa, el Metilsulfonilmetano (MSM por sus siglas sin inglés) y sus derivados (el DMSO y el DMS) ayudando además a ello –por distintas razones- la vitamina E, el ácido orótico o vitamina B13, los carotenos, el selenio, la coenzima Q10, los ácidos grasos esenciales, el sulforafano, el vinagre de manzana, el centeno, el arroz integral y los alimentos ricos en pectinas, histidina y glutation. Dimos asimismo más información de este problema en el artículo que apareció en el nº 54 con el título Las amalgamas de mercurio son peligrosas recordando en él que la propia Food and Drug Administration (FDA) terminaría reconociendo en junio de 2008 tras décadas de ocultación e informaciones contradictorias e interesadas -tanto por parte de esa agencia como de los odontólogos- que "las amalgamas dentales que contienen mercurio pueden tener efectos neurotóxicos sobre el sistema nervioso durante el desarrollo de los niños y los fetos" (así podía leerse ya sin ambages en la web de la FDA). Y la asunción de que es así se tomó tras llegar a un acuerdo con varias asociaciones norteamericanas que habían acudido a la justicia para exigir su retirada por entender que el mercurio de las amalgamas es causa de numerosas enfermedades, algo que la FDA y los dentistas se pasaron décadas negando con la manida excusa de que “no había pruebas científicas de su peligrosidad”. Ahora bien, ante todo debe quitarse las amalgamas con alguien que sepa hacerlo para no correr el riego de intoxicarse con la extracción. Le sugerimos pues que entre en la web de la Asociación Española de Afectados por Mercurio de Amalgamas Dentales y Otras Situaciones que preside Servando Pérez Domínguez quien es a su vez vicepresidente primero de la World Alliance for Mercury-Free Dentistry (Alianza Mundial por una Odontología Sin Mercurio) y siga sus instrucciones: www.mercuriados.org.
 



Sr. Director: he decidido contactar con ustedes a fin de contarles mi caso para que lo publiquen si lo consideran oportuno y poder ayudar a que otras personas afectadas de asma intrínseco como yo puedan beneficiarse y recuperar la salud sin fármaco alguno. Verá, hace 20 años que soy asmática -me he estado tratando con Urbasón e inhaladores- y tuve que dejar de practicar mis aficiones preferidas; como el baile, el senderismo y el deporte. Es más, para llegar a tiempo al trabajo y contrarrestar la asfixia que me provocaba el simple hecho de caminar tenía que adelantar el despertador y salir de casa antes en muchas ocasiones. Y no hablemos ya de lo que me suponía subir unas escaleras. El caso es que cada vez estaba peor; de hecho sufrí también poliposis nasal teniendo que operarme en dos ocasiones a raíz de lo cual perdí el olfato por completo. El caso es que harta de que los médicos me dijeran que el asma es crónico y no hay nada para curarlo decidí probar durante todos esos años distintas disciplinas alternativas -Acupuntura, Homeopatía, Naturopatía etc.- pero tampoco conseguí ningún avance. Y como no estaba dispuesta rendirme buceé por Internet hasta que, por fin, ¡encontré el origen de mi asma! Son los sulfitos, productos que se agregan a numerosos alimentos como antioxidantes y de hecho están aprobados identificándose en las etiquetas con las siglas que van de la E-220 a la E-228. En muchos más de lo que la gente cree porque la ley no obliga al fabricante a hacerlo constar si no se rebasan los 10 mg por kilo de peso o los 10 mg por litro (vamos, que si se añaden 9,9 mg por litro no hay que declararlo). Estando especialmente presentes en las bebidas fermentadas: cerveza, sidra, cava, champán, vino... Pues bien, bastó que evitara todo alimento y bebida con sulfitos durante 2 días -han leído bien, DOS DÍAS- para que la vida volviera a mi cuerpo y el aire que respiraba llegara hasta mis pulmones perfectamente. A partir de ese momento dejé de ingerir productos con sulfitos así como todos los fármacos y a día de hoy sigo en perfecto estado de salud. A mi familia y a mí misma aun nos cuesta creerlo pero no hay duda alguna de la relación causa-efecto. Al menos funciona en el llamado "asma intrínseco" que es mi caso. En suma, he querido facilitarles esta información por si les parece oportuna darla a conocer y que otros enfermos de "asma intrínseco" puedan recuperar su calidad de vida y volver a hacer vida normal. Algo que me alegraría muchísimo ya que la salud es lo más importante. Un cordial saludo

Marisa Casado

Le agradecemos sinceramente su carta que publicamos para conocimiento de nuestros lectores al ser información de obvia utilidad para quienes, como usted, padecen el mismo problema. Por lo que se refiere a los derivados del azufre conocidos como sulfitos -que se emplean sobre todo para evitar el crecimiento de ciertas bacterias, mohos y levaduras, prevenir la oxidación de aceites y grasas y evitar la decoloración o el oscurecimiento de los alimentos (principalmente de vegetales y crustáceos)- se sabe ya que pueden dar lugar a numerosas reacciones a pesar de que se postula que son prácticamente inocuos. Sencillamente, no es verdad. Su consumo puede dar lugar a reacciones de tipo alérgico como enrojecimiento, picor de la piel y de la boca e, incluso, asma. Está probado que pueden dar lugar a bronconstricción y exacerbación del asma. Y pueden identificarse porque aparecen en las etiquetas de los alimentos con siglas que van de E-220 a E-228. Son éstos concretamente: dióxido de azufre (E220), sulfito sódico (E221), sulfito ácido de sodio (E222), metabisulfito sódico (E223), metabisulfito potásico (E224), sulfito cálcico (E226), sulfito ácido de calcio (E227) y sulfito ácido de potasio (E228). Añadiremos que es verdad que los sulfitos se encuentran también de manera natural en las bebidas fermentadas como las que usted misma cita pero en concentraciones muy bajas. Es el caso del vino, producto que cada vez más gente está dejando de ingerir dada la imposición legal de agregarle sulfitos añadidos que dan lugar a jaquecas, migrañas, mareos, malestar intestinal, hinchazón y dolor abdominal además de a problemas como los ya citados. Las autoridades lo niegan pero la lechuga por ejemplo contiene anhídrido sulfuroso en forma libre y al igual que los sulfitos del vino pueden desencadenar asma. Conocimiento que hizo que en 1986 la FDA prohibiera el uso de sulfitos en frutas y hortalizas... pero solo cuando se van a consumir en fresco (excepto en las patatas frescas que sí está permitido). En cuanto a España no se permite añadirlos a las carnes, pescados y mariscos porque destruyen su vitamina B1) pero están presentes en las frutas desecadas, los productos de bollería y pastelería con frutas desecadas, las gelatinas de frutas, mermeladas, frutas glaseadas, aderezos para ensalada, sucedáneos de carne, pescado y crustáceos, salchichas y longanizas frescas, crustáceos frescos, congelados y ultracongelados (gambas y camarones), crustáceos y moluscos cocidos, patatas procesadas y. como ya explicamos, en las bebidas fermentadas, incluidos los zumos, los vinos, las cervezas, las sidras y los cavas). Terminamos indicando que legalmente la Dosis Diaria Admisible (DDA) de sulfitos es de 0,7 mg por kilo de peso corporal y día. Se consideran pues muy poco tóxicos pero lo cierto es que es obligatorio que los alimentos y las bebidas que contienen sulfitos lo adviertan en el etiquetado. Por algo será. 
 


 

 

NÚMERO 184 / JULIO / 2015

Sr. Director: soy padre de una niña de 9 años a la que no vacuno desde los 2. El problema es que en las guarderías, en los colegios y hasta en los campamentos de verano me piden ahora la cartilla de vacunación para admitirla. Sé por ustedes que ninguna vacuna es obligatoria pero no sé cómo enfrentarme a tan incómoda situación.

Carlos Recarte
(Madrid)

Lo hemos explicado en esta misma sección varias veces: en España nadie -salvo un juez en ocasiones muy puntuales- puede obligar a una persona a vacunarse o a vacunar a sus hijos por mucho calendario oficial de vacunaciones que apoyen y promuevan nuestros organismos sanitarios. Ninguna vacuna es obligatoria así que si alguien pretende imponérsela a usted o a sus hijos denúnciele. Aunque sea médico o alto cargo de una administración sanitaria. Alegue que usted tiene la patria potestad, que ha decidido no vacunar a su hija porque no le parece oportuno y lo considera peligroso, que no tiene pues cartilla de vacunación y que si por eso le niegan la admisión está dispuesto a denunciarle. Eso sí, aclare que va a denunciar a la persona que le está atendiendo, no al centro en el que trabaja. Y si aun esa persona así no reacciona llame por teléfono a la guardia civil, dígales que manden por favor una patrulla porque quiere que los agentes sean testigos de una violación de derechos fundamentales y una vez lleguen explíqueles lo que sucede y que quiere que levanten acta de lo sucedido. Y si la persona sigue sin reaccionar acuda al cuartelillo de la Guardia Civil más próximo y presente la correspondiente denuncia. No le va a costar ni un céntimo y no requiere usted abogado.
 



Sr. Director: he oído que se puede hacer quelación de metales pesados a través de la Homeopatía y que es igual de eficaz y más rápida que la quelación intravenosa. ¿Me podrían decir si es cierto? Un saludo y gracias de antemano

Ana Castillo

Un quelante es una sustancia que tiene la facultad de unirse químicamente a los iones metálicos y los remedios homeopáticos NO son sustancias químicas. Por tanto ningún producto homeopático puede ser quelante. Algunos homeópatas piensan que dando por ejemplo Mercurius solubilis a una persona intoxicada por mercurio se le ayuda a resolver el problema pero están equivocados. Existen en cualquier caso numerosos quelantes naturales que pueden ayudarle. Lo publicamos en el reportaje Cómo eliminar los metales pesados del organismo que apareció en el nº 165 y puede leer en nuestra web: www.dsalud.com.
 



Estimado Director: sigo su revista y estoy un poco perpleja. En algunos artículos he leído lo mala que es la leche y sus derivados -incluida la leche de soja- y sin embargo en otros hablan bien de los yogures y de la soja. Me gustaría saber si es que en los yogures, por el hecho de estar fermentados, cambia la cosa. Y también si la lecitina, a pesar de pertenecer a la soja, es buena o no. Igualmente quisiera saber si el queso de oveja se considera igual de malo que el de vaca. Según la dieta del grupo sanguíneo al mío le va bien el queso de oveja. ¿Es fiable esa dieta? Gracias de antemano.

Mª Victoria

Hemos aclarado sus preguntas varias veces. Lo que en su día publicamos sobre las propiedades del yogur apareció en la revista hace años, bastante antes de la aparición de los últimos estudios sobre la leche y sus derivados de los que nos hemos hecho eco luego; y ya dijimos hace apenas dos números que si bien son muchos los expertos que postulan que la leche, la nata, los helados y los quesos son negativos para la salud no puede decirse lo mismo de las leches fermentadas, incluidos el yogur corriente y el kéfir. Es decir, no hay consenso al respecto y así lo hicimos constar. En cuanto a las leches de oveja y cabra -así como sus derivados- la verdad es que apenas se han hecho estudios sobre ellas y solo cabe especular. Nosotros le instamos a que pruebe en usted las posibles reacciones negativas sabiendo que la leche y el queso de oveja son bastante más fuertes que los de cabra. Por lo que se refiere a la lecitina puede extraerse de la soja pero también de los huevos, la leche, la colza, el algodón y el girasol además de varias fuentes marinas. Y lo que nosotros desaconsejamos es la ingesta de leche de soja y tofu aclarando en cambio que los productos fermentados de soja -el miso, el tempeh, la salsa de soja y el natto- sí se pueden ingerir aunque con moderación porque si no también son dañinos; y otro tanto cabe decir de la lecitina de soja. Si quiere más información lea en nuestra web –www.dsalud.com- los artículos que con los títulos La leche de soja y los productos elaborados con soja sin fermentar no son aconsejables y Las propiedades de la lecitina de soja aparecieron en los números 121 y 123 respectivamente. Por lo que se refiere a su pregunta sobre la influencia del grupo sanguíneo en la dieta recordamos que en el nº 62 publicamos un reportaje titulado ¿Condiciona el grupo sanguíneo nuestra alimentación? en el que explicamos que según los investigadores James y Peter D’Adamo –padre e hijo- la buena o mala asimilación de los alimentos está condicionada por nuestro grupo sanguíneo. Hasta el punto de que en cada grupo –A, B, AB y O- hay alimentos que son perjudiciales, otros beneficiosos y otros neutros. Asegurando incluso que muchas enfermedades pueden deberse al mero consumo de alimentos no adecuados para nuestro grupo sanguíneo mientras otros nos ayudarían a sanar. Aún más: afirman que en ello está la razón de que muchas personas no consigan adelgazar cuando se ponen a dieta. Pues bien, aquel artículo terminaba indicando que "a nuestro juicio la generalización propuesta es demasiado amplia y probablemente no responda a la realidad individual aunque sí pueda reflejar las 'tendencias'”. En pocas palabras, no estamos en disposición de apoyar la tesis planteada por James y Peter D'Adamo. Las evidencias no son suficientes.
 



Hola. En mi familia solemos consumir cacao en polvo de la marca Valor (unos botes amarillos) sin azúcar -apto pues para diabéticos- pero no puedo saber cuál es su utilidad "terapéutica" ya que no veo el parámetro de "cacao total". En todo caso, ¿qué marca es terapéuticamente la mejor para ustedes? No somos diabéticos. Y muchas gracias por vuestro esfuerzo. Es un placer y un honor estar suscrito a la revista.

Mariano C. B.

No nos consta que Valor comercialice cacao en polvo en botes amarillos -sí en cambio Cola-Cao o Nesquik- aunque suponemos que se refiere usted al que comercializa como Cacao Puro en Polvo 0% Azúcares Añadidos; el problema es que el fabricante no declara la composición exacta -al menos en su web- y nosotros no podemos adivinarla. En cuanto a qué marca de cacao en polvo es la mejor terapéuticamente nos va a perdonar pero no hemos hecho un estudio comparativo y no tenemos respuesta pero obviamente son buenas todas aquellas cuyos productos tengan un contenido de cacao muy alto -lo que no puede decirse ni de Cola-Cao ni de Nesquik- y no lleven ni azúcares añadidos, ni harinas, ni grasas añadidas. La verdad es que resulta lamentable pero casi ninguna indica exactamente qué llevan. Explicitan los porcentajes de grasas, proteínas, azúcares, vitaminas y minerales pero no qué ingredientes concretos. Eso sí, algunas al menos indican que no llevan gluten pero otras también, lamentablemente, que contienen edulcorantes como el aspartamo o, incluso, fenilalanina. Busque pues un cacao en polvo puro sin azúcares, cereales, harinas, grasas añadidas o edulcorantes (salvo la stevia que es aceptable).
 



Muy Sres. míos: ¿puedo consumir Sun Chlorella teniendo en cuenta que tengo la enfermedad de Cröhn y por tanto el intestino delgado inflamado? Atentamente.

Agatángelo Alvaro Nieto
(Bilbao)

Eso depende de si es usted alérgico o intolerante a ella -lo que no podemos saber- pero si no es así le resultará útil. Lea en nuestra web -www.dsalud.com- el artículo que con el título El alga chlorella, sumamente eficaz para desintoxicar el organismo publicamos en el nº 87. En todo caso debería usted plantearse afrontar de forma integral su patología para lo que le sugerimos contactar con el Dr. Santiago De la Rosa (91 431 35 16).
 



Estimado Director: ante todo quiero felicitarle por la revista. En fin, mi problema es el siguiente: tengo 37 años y llevo años con problemas de ojo seco y usando lágrimas artificiales. El oftalmólogo me dijo que era por un tema hormonal y que si tengo poca lágrima y de mala calidad se debe a que me falta un componente de la misma. Al principio pensé que tenía el Síndrome de Sjögren pero me comentó que no puesto que tendría otros síntomas. Hace algún tiempo me empezó además a llorar un ojo así que fui al oftalmólogo y me dijo que tenía el conducto lacrimal obstruido. Me lo desobstruyó con una aguja larga y estuve un tiempo bien pero ahora me vuelve a llorar. Hace meses tuve una conjuntivitis alérgica que me trataron con un antibiótico y un antiinflamatorio que me fue bien pero como el conducto lacrimal sigue obstruido me sigue llorando el ojo. He probado con acupuntura y me ha ayudado con la inflamación. Y he probado unas cápsulas de herbodietética que según me dijo el dependiente eran de tipo bacteriológico. Pero no he tenido resultados. En la última visita al oftalmólogo, dadas mis molestias, me dilató el conducto y después me introdujo con una jeringa un líquido para ver si caía por dentro. Y noté como caía algo del líquido pero el conducto no estaba del todo desobstruido. Me dijo que podía ser de causa hormonal. Y que al tener el ojo seco éste se defiende produciendo más lágrima siendo eso lo que me ha podido producir la obstrucción. También me comentó que podía ser por un tema emocional. Llevo años con ansiedad y he tomado ansiolíticos aunque sólo cuando los he necesitado. En fin, querría saber si realmente es por problemas hormonales y si tomando algo hormonal me podría cambiar el metabolismo y corregir el problema ocular. Y saber qué hormonas interfieren en el ojo seco. Si no es así ¿qué podría hacer para que se me desobstruyera el conducto lacrimal? ¿Se me puede curar? El otro ojo lo tengo bien. ¿Por qué me afecta sólo a uno? Espero podáis ayudarme ya que estoy muy preocupada. Gracias.

Z. R. A.
Basauri (Vizcaya)

Mire, no nos dice usted sobre su estado general de salud nada. Como si los problemas en los ojos se produjeran siempre por causas ajenas al resto del organismo cuando eso raramente es así. De hecho gran parte de los problemas oculares los originan problemas en el aparato digestivo, especialmente en los intestinos. Nuestra sugerencia pues es que se ponga ante todo en manos de alguien que valore su estado de salud general. Por otra parte puede usted sufrir un proceso infeccioso o alérgico cuando no de intolerancia y tal posibilidad hay que valorarla. En pocas palabras, pueden estar afectándole microbios, parásitos, toxinas y/o alérgenos. Las causas pueden ser múltiples. Eso sí, aunque la posibilidad de un desarreglo hormonal no es descartable no parece la causa más probable. Le sugerimos por tanto que acuda usted a cualquier experto en Medicina Natural -preferentemente a un médico naturista- de los que venimos recomendando en estas páginas desde hace años.
 



Sr. Director: tengo pólipos nasales desde hace unos quince años. Me operaron en 2008 pero se han vuelto a reproducir. Y lo malo es que no hay curación para la medicina ya que lo único que nos ofrece a los enfermos son corticoides nasales o corticoides inyectables para luego operar. Los corticoides nasales a mí me van fatal y me imagino que a la mayoría de la gente le pasa igual. Además tampoco solucionan el problema. Más bien causan más; tanto los inyectables como las pastillas. A la larga su uso es peor que la enfermedad ya que causan otro tipo de problemas. A los otorrinos no les importa operarte las veces que haga falta pero yo me niego a eso. Mi pregunta es pues si conocen alguna alternativa eficaz. No digo que me cure, que sería maravilloso, pero que al menos me baje la inflamación lo máximo posible. Yo respiro ya solo por un lado de la nariz y de noche no duermo bien. Ronco una barbaridad y aparte de resecárseme la garganta cojo infecciones a menudo. Ya ni tengo olfato aunque por suerte aun conservo el gusto. Un saludo y gracias.

Jose Manuel Figueira Rodríguez

Ya explicamos en su día que un pólipo es una pequeña masa tumoral que aparece en los senos cuando la mucosa que los recubre crece y se llena de un líquido claro y espeso. Y, obviamente, si ocupa buena parte de la cavidad nasal impide respirar bien. Habiéndose comprobado que aparecen sobre todo cuando se sufren enfermedades respiratorias ya que se alteran las glándulas productoras de moco y su movilidad. Se ignora por qué aparecen pero se ha constatado que el número de eosinófilos es muy elevado siendo su presencia lo que probablemente causa la inflamación. Por eso normalmente se tratan con corticoides mediante nebulizadores o ingiriendo comprimidos para disminuir su tamaño (en casos excepcionales llegan así a desaparecer). También se utilizan antibióticos -cuando se comprueba que hay infección- y antihistamínicos. En casos extremos puede recurrirse a la cirugía pero ésta no resuelve el problema como ya ha comprobado usted: sólo sirve para que el paciente pueda volver a respirar hasta que los pólipos aparecen de nuevo. ¿Y cuál es nuestra opinión? Pues teniendo en cuenta que una cantidad anormalmente alta de eosinófilos en sangre indica habitualmente la presencia de células anormales, parásitos o alérgenos nuestra sugerencia es que siga un tratamiento para eliminar de su organismo todo posible parásito, bacteria, hongo o virus de los que pueda estar contagiado. Hemos hablado ya ampliamente en la revista de cómo pueden tratarse todo ese tipo de infecciones. Debe asimismo averiguar si es usted intolerante o alérgico a algún polen o alimento (hay test para ello de los que también hemos hablado). Y otro tanto cabe decir de los fármacos pues se sabe que hay medicamentos que producen reacciones alérgicas, entre ellos uno muy conocido: la aspirina. Porque eliminada la causa es de esperar que los pólipos desaparezcan.
 


 

 

NÚMERO 185 / SEPTIEMBRE / 2015

Estimado Sr. Campoy: soy española pero resido en Estados Unidos desde hace casi 30 años y la vida en este país me ha enseñado a desconfiar de toda informacion que me llega por las vías de comunicacion habituales, de las que llegan sin tener que hacer ningún esfuerzo. En fin, el caso es que acabo de volver a España -un viaje corto- y me encontré con su revista, de lo que me alegré muchísimo. Es muy importante que haya personas que levanten la voz para ofrecer otras interpretaciones de lo que pasa con nuestra salud. Verá, yo también leí en su día El Estudio de China (The China Study) y obviamente carezco de los conocimientos que me permitan entender a fondo si lo que un investigador asevera es correcto pero existen otras personas que sí están en posición de hacerlo y deberíamos leerlas para valorar el tema. Y según ellos El Estudio de China es uno de esos casos de investigación manipulada con un fin establecido de antemano; o sea, la antítesis del método científico. Se me ocurren muchas personas, artículos, investigadores y estudios que podrían explicarlo mejor pero de momento les envío este enlace que quizás sea un punto de partida: http://rawfoodsos.com/2010/07/07/the-china-study-fact-or-fallac. Hace usted una labor muy necesaria pero le pido que no haga como el Dr. Campbell y sea honesto ya que hay muchas personas que confían en lo que dice a la hora de tomar decisiones importantes. Le saluda atentamente.

Gloria Apellaniz

Le agradecemos sus palabras pero no entendemos que nos sugiera entrar en una web hecha individualmente por una joven de 28 años para avalar que lo que dice el Dr. Campbell no es correcto. ¿Da usted más crédito a esa joven de mucho menos experiencia académica, profesional y vital que a alguien con la formación, experiencia y cargos del Dr. Campbell? Nos va a perdonar pero no lo entendemos. Mire, no hay un solo trabajo científico en el ámbito de la salud y la sanidad que no pueda ser puesto en entredicho. NINGUNO. Hemos explicado varias veces por qué. Así que como comprenderá el trabajo de alguien que pone patas arriba creencias tan asentadas, pone en entredicho cientos de trabajos de otros colegas -a la vez que apoya los de otros- y puede llevar a la ruina a miles de empresas lácteas es normal que sea atacado. Con virulencia incluso. Y que se le intente calumniar, injuriar y vejar. Aunque la principal táctica haya sido silenciar lo que dice. Por eso la mayoría de los medios no se han hecho eco de ello. Hay mucho en juego. Especialmente importantes campañas de publicidad que no quieren arriesgarse a perder. Obviamente no es nuestro caso. Nosotros damos la oportunidad a cualquiera de expresar libremente sus opiniones siempre que lo haga desde el respeto y con argumentos. Y es lo que hemos hecho. Otra cosa es que usted infiera que si damos "cancha" a alguien es porque estamos de acuerdo en todo con él o con lo que dice... y eso no es cierto; pero no lo es menos que en este caso concreto sí entendemos que su trabajo es sólido, bien fundamentado y puede tener razón.
 



Estimado Sr Campoy: ante todo quiero darle la enhorabuena a usted y a todo su equipo por una revista magnífica que ha permitido abrir los ojos a tanta gente, entre los que me incluyo. Me gustaría llamar la atención sobre dos temas de los cuales no he sabido encontrar ninguna mención en su página web: un péptido llamado Epitalon -he leído que activa la telomerasa- y la figura de Mikhail Kutushov: he leído hace poco que tiene una máquina que avisa con años de antelación si se va a sufrir cáncer permitiendo poner remedio con productos naturales y cambios de hábitos (tengo entendido que en la asociación de afectados por la quimio y la radioterapia han adquirido uno). Y parece que también tiene otras máquinas capaces de obrar otras maravillas. En suma, me gustaría saber su opinión sobre los dos temas -si tienen referencias de ellos- y, si lo consideran oportuno, que publiquen algún artículo en el futuro. Gracias de antemano.

Javier Miño

El Epitalon es la versión sintética del Epithalamin, un polipéptido que se produce naturalmente en el cerebro humano ayudando a regular el metabolismo en la epífisis, aumentar la sensibilidad del hipotálamo, normalizar la función de la pituitaria anterior y regular los niveles de gonadotropinas y melatonina. Se sabe además que es antioxidante y aumenta la resistencia a la tensión emocional. Descubrió su existencia en la década de los ochenta Vladimir Khavinson quien llevó a cabo diversas patentes sobre su uso estudiándose actualmente en Rusia su utilidad en trastornos hepáticos, neurológicos y geriátricos. Habrá aún pues que esperar resultados. En cuanto al profesor Mijail Kutushov sabemos quién es pero no tenemos datos suficientes para posicionarnos; investigaremos y si entendemos que procede daremos a conocer su trabajo y opiniones pero hay afirmaciones suyas que no parecen sostenibles...
 



Estimados amigos: soy suscriptor de tan apreciada revista desde la aparición del nº 1, cuando se llamaba de diferente manera. Soy de las personas que creyeron en el proyecto desde antes de iniciarse, fiel seguidor de su director, José Antonio Campoy, al que espero algún día se le reconozca públicamente su labor a lo largo de estos años. En fin, me permito escribir para sugerirles la realización de un artículo por parte de algún doctor del consejo asesor en el que se explique qué es el Síndrome post-polio (SPP) y de qué manera afecta a la calidad de vida de las personas que hace 40 o 50 años sufrieron la poliomielitis. Por qué de nuevo ese deterioro del sistema nervioso después de todos esos años y, lo más importante, por qué se niega la existencia de esta enfermedad por parte de los organismos encargados de la valoración de discapacidades en España cuando en otros países de Europa llevan más de 20 años de investigaciones, reuniones de comités de expertos en el tema, realización de congresos, etc. Estoy seguro de que nos podrían ofrecer una información muy interesante sobre esta enfermedad así que les animo a hacerlo. Gracias por anticipado y reciban un cordial saludo.

Rafa Gonzalez Cruz

Síndrome de post-polio es el nombre que se ha dado a un conjunto de síntomas que están apareciendo entre quienes hace muchos años padecieron poliomielitis: progresivo y lento debilitamiento de los músculos, fatiga y a veces atrofia o emaciación muscular que puede afectar a la deglución y la respiración y llevar a una degeneración articular y a deformidades esqueléticas. Postulándose que será más grave cuanto más haya afectado en su día la polio. Según el Centro Nacional de Estadísticas sobre Salud de Estados Unidos afecta al 25-50% de los sobrevivientes. ¿Y a qué se debe? Pues se ignora aunque se dice que puede estar relacionada con la degeneración de las terminaciones nerviosas individuales de las neuronas y las fibras musculares ya que el virus de la polio ataca neuronas específicas del tallo cerebral y las células del cuerno anterior de la médula espinal. La razón sería que en un esfuerzo para compensar la pérdida neuronal las que sobreviven hacen brotar terminales nerviosas nuevas para las fibras musculares huérfanas logrando así el cuerpo recupere parcialmente el movimiento. Y sería el estrés debido a un gran uso de las mismas lo que las estaría deteriorando de nuevo. Pero no deja de ser una hipótesis. Lo que sí es cierto es que los médicos no saben cómo afrontar el problema. Se ha probado con interferón recombinante alfa-2, prednisona, amantadina y piridoestigmina sin éxito. Lo más "útil" ha sido la inmunoglobulina intravenosa para reducir el dolor y mejorar la calidad de vida momentáneamente. Y el único consejo que se da es hacer ejercicios suaves para intentar ralentizar el proceso degenerativo. Nosotros no estamos en condiciones de sugerir alternativas porque se trata de una patología minoritaria sobre la que hay escasa y discutible información tanto sobre la etiología real como sobre los tratamientos. En cuanto al hecho de que en España no se considere una enfermedad discapacitante no se debe a que las autoridades sanitarias nieguen su existencia sino a razones económicas. Se trata de una decisión política.
 



Apreciado Sr. Campoy: esperé impaciente el número de Discovery DSALUD para ver lo que decían sobre el caso del niño de Olot que según los médicos alópatas murió por no haber sido vacunado pero no encontré nada de particular. Pues bien, quisiera decirles que hace 83 años una niña que tuvo también difteria fue curada con simple cloruro de magnesio... y acabamos de ver morir a un niño al que en lugar de dar algo tan simple le dieron antitoxinas. Creo que es algo que sus lectores deberían conocer. El cloruro de magnesio es una alternativa eficaz a las vacunas y a los antibióticos. Agradeciéndole su atención le saluda atentamente

Luis Vallejo Rodríguez
(Zaragoza)

Lamentamos que el Editorial que dedicamos en el número pasado a este caso no le haya parecido suficiente pero a nuestro juicio fue contundente. Evidentemente no explicamos lo que puede hacerse en un caso como el del niño de Olot -que finalmente falleció- porque lo hemos reiterado hasta la saciedad y no podemos estar repitiendo una y otra vez lo mismo en cada número. Por lo que se refiere a la solución de la que nos habla, el cloruro de magnesio, ignorábamos que fuera eficaz de caso de infecciones bacterianas; lo reconocemos. Y eso que conocemos bien sus otras propiedades desde hace años aunque no le hayamos dedicado un reportaje íntegramente (sí al cloro y al magnesio por separado). Incluso hay un producto de cloruro de magnesio que se ha anunciado durante muchos meses en la revista: Magnisan. En cuanto a los enlaces que nos envía y que llevan a los trabajos y descubrimientos que sobre el cloruro de magnesio hizo a principios del siglo XX el cirujano francés Pierre Delbet (1861-1957) indican efectivamente que su ingesta sería muy eficaz en casos de difteria así como también de poliomielitis y varias enfermedades infecciosas más; algo que años después corroboraría el también médico galo Auguste Neveu. Eso sí, a la dosis adecuada. Delbet se dedicó durante la Primera Guerra Mundial a buscar algún producto que permitiera limpiar las heridas sin dañar a la vez los glóbulos blancos y las células epiteliales de reparación como hacen la mayoría de los antisépticos siendo así como terminaría llegando al cloruro de magnesio, producto que puede ingerirse pero también aplicarse por vía intravenosa. En suma, le agradecemos sinceramente su colaboración y nos comprometemos a dar cuenta de forma amplia de todo esto en breve.
 



Sr. Director: en la última revista contesta usted a la carta que le escribí y se le agradezco pero en su respuesta me habla de verrugas externas y mi padre lo que tiene son verrugas dentro de la vejiga. Le agradecería pues otra respuesta y lo antes posible pues está orinando bastante sangre. Gracias.

Encarna Ruiz
(Sabadell)

Las verrugas se achacan al virus del papiloma humano, su extirpación no es fácil ya que tienen su propio sistema de irrigación sanguínea y cuando se hace suelen regenerarse con mayor virulencia. Como además suelen afectar a varios terminales nerviosos su extracción causa fuerte dolor. Y en la medicina convencional no existe tratamiento específico eficaz. Como ya le dijimos cuando son accesibles pueden tratarse por criocirugía (congelación), electrodesecación (poco recomendable), extirpación quirúrgica (con alto riesgo de diseminación y recidivas), láser (con riesgo de contagio de las vías respiratorias) e incluso con un antibiótico, la bleomicina, que se usa para desacelerar el crecimiento de las células cancerígenas... a pesar de que se achaca a un virus. Así que no siendo el caso de su padre solo queda acudir a un experto en el Par Biomagnético, a un tratamiento con un MORA o con un Zapper –el aparato desarrollado por la doctora Hulda Clark- y a la ingesta de antivíricos potentes como la plata coloidal, el Renoven o el Viusid. Sepa asimismo que hay plantas de propiedades antivíricas reconocidas; entre ellas el astrágalo, la equinácea, la uña de gato, la hierba de san juan, la melisa y el Pau D’arco. Y alimentos naturales como el ajo, la cebolla y el propóleo. Le sugerimos que además ingiera 10 gotas diarias -3 veces al día- de cloruro de magnesio pero como la dilución y la dosis son importantes adquiera un producto como el de EcoNaturaIntegral citado en la carta anterior: Magnisan. Finalizamos indicándole que en homeopatía se usa para estos casos Thuya a la 30 CH (3 gránulos 2 veces al día). 
 



Sr. Director: nacida en 1908 en el seno de una familia humilde de la ciudad alemana de Essen la doctora  Johanna  Budwig fue dejada por su padre en un orfanato al morir su madre, todo un trauma para una niña de 12 años que sin embargo posibilitó que pudiera hacer el bachillerato destacando en los estudios. Y como vivió en una época de gran desarrollo científico en la que uno de cada tres Premios Nobel era alemán quiso dedicarse a la investigación así que al no disponer de medios económicos decidió ingresar a los 18 años como aspirante a diaconisa -una especie de “hermanas de la caridad” del protestantismo- en Kaiserswerth que es donde estaba la central de la orden. Una vez allí, tras su etapa de formación, cuidado de enfermos y administración, fue aceptada como diaconisa de pleno derecho en sólo siete meses. En un establecimiento que disponía además del internado de hospital y farmacia lo que le dio la posibilidad de introducirse en el estudio y práctica de la Farmacología llamando pronto la atención de sus profesores por su pensamiento analítico, especialmente del conocido profesor Kaufmann -máxima autoridad científica de la época en materia de grasas- que terminó siendo su mentor. En 1939 se encargaría de dirigir el departamento farmacéutico lo que hizo hasta 1948 investigando junto a  Kaufmann las grasas logrando presentar por primera vez pruebas fehacientes de que hay al menos dos tipos: saturadas e insaturadas. Lo que dio a conocer en un congreso celebrado en Munich en 1950 siendo un año después nombrada supervisora del Instituto Federal para la Investigación de las Grasas de Alemania. Descubriendo en apenas dos años -en 1952- la nocividad de las grasas trans, algo que al dar a conocer la puso en el punto de mira de la poderosa industria de fabricantes de margarinas. . En 1956 empezaría a estudiar Medicina y solo un año más tarde documentaba ya los diferentes efectos de los ácidos grasos omega-3 sobre el organismo. Y en 1969 declararía que solo hay 8 procedimientos no peligrosos para conservar productos no perecederos. Fue el instante en el que tomó conciencia de la evidente relación que hay entre la alimentación y muchos procesos patológicos. No voy a describir toda su formación académica pero sí quiero resaltar que además de Heilpraktikerin terminó siendo licenciada en Farmacia y Química y doctora en Física, conocimientos que le servirían para desarrollar un tipo de alimentación que actúa a nivel preventivo y terapéutico. Y es que pronto se daría cuenta de los efectos positivos de los ácidos grasos omega-3 en la demencia y la depresión así como de su utilidad en cáncer (recuerdo que sus investigaciones pioneras en el campo de los ácidos grasos la llevaron a estar nominada siete veces para el Premio Nobel). Entre 1962 y 1970 patentaría varios procedimientos relacionados en su mayoría con la base “aceite-proteína” de la dieta que propondría para tratar numerosas patologías. Lo que sin embargo más le obsesionó al final de su vida es el daño que hacen las margarinas  y el hecho de que sus colegas médicos no entendieran que con su dieta, baños de sol, ejercicio físico/reposo y actitud positiva se curan el 90% de los pacientes de cáncer, incluidos los que se encuentran en estado terminal; algo de lo que se quejaría amargamente en sus libros al ver que ni sus colegas ni las autoridades reaccionaban. El caso es que esta valiente mujer murió a los 95 años y es ahora cuando las autoridades sanitarias empiezan -por fin- a advertir del peligro que supone consumir grasas saturadas y trans haciendo campañas de información general. Y eso que lo empezó a advertir la Dra. Budwig ¡hace medio siglo!. Pues bien, tal es el motivo de esta carta que quisiera ver publicada como sincero y cariñoso homenaje hacia ella. Confío en que así sea.

Frederic Vinyes

Publicamos encantados su carta porque la Dra. Johanna Budwig merece sin duda el reconocimiento que usted plantea. Nosotros nos hicimos eco de su planteamiento hace ya mucho tiempo de la mano de uno de sus principales discípulos; nos referimos al artículo que con el título Raymond Hilu: “El cáncer puede vencerse con la alimentación” apareció en el nº 94 de la revista correspondiente a mayo de 2007. Un texto en el que recordábamos que la doctora Budwig trató a 2.200 pacientes de cáncer y ¡más del 90% lo superaron! básicamente con una alimentación rica en frutas y verduras y la ingesta diaria de aceite de lino mezclado con requesón. Invitamos pues a nuestros lectores a leerlo ya que merece la pena. 
 


 

 

NÚMERO 186 / OCTUBRE / 2015

Estimado Director: desearía saber si existe algún tratamiento para el -cada día más abundante- problema de "ojo seco". Yo lo llevo padeciendo desde hace 3 años pero hasta hace unos meses no ha empezado a ser realmente preocupante y molesto. Descartadas patologías tipo reumáticas parece ser una sequedad, seguramente causada por una blefaritis previa. Les pregunto porque no he visto en la revista ningún artículo sobre este tema. Muchas gracias y un cordial saludo.

Manuel L. Muñoz

Hace apenas dos números -en el 184- respondimos a otro lector con un problema similar que la sequedad en los ojos no suele producirse por causas ajenas al resto del organismo y que de hecho en la mayor parte de las ocasiones los problemas oculares se originan en el aparato digestivo; especialmente en los intestinos. Obviamente otra posibilidad es padecer un proceso alérgico o infeccioso debido a microbios, parásitos, toxinas o alérgenos. Incluso existe la posibilidad de que se deba a un desarreglo hormonal pero no parece una causa probable en su caso siendo varón. Le sugerimos pues que acuda a un experto en Medicina Natural que valore su estado sistémico. Añadiremos que algunos oftalmólogos achacan la sequedad ocular a una disminución de la secreción debido a que con la edad se atrofian las células que generan las lágrimas pero no creemos que sea así; si el organismo no genera lágrimas es por alguna disfunción y no por la edad. Lo que sí puede provocarlo es un ambiente demasiado seco debido a un verano sofocante o a la calefacción, al uso continuado de lentillas o al abuso de dispositivos informáticos como ordenadores, tablets, móviles, videojuegos, etc.; éstos sí provocan sequedad ocular ya que la atención continuada en la pantalla reduce el parpadeo y entonces la lágrima no se distribuye correctamente y aumenta su evaporación. Agregaremos que en ocasiones -no siempre- ayuda mucho la ingesta de ácidos grasos esenciales omega-3. Hay que buscar pues la causa; mientras use humificadores en casa y en el trabajo y proceda a desintoxicar su organismo siguiendo una dieta natural básicamente vegetariana.
 



Estimado Sr. Director: tras leer en el nº 184 la relación existente entre el cáncer y los alimentos almidonados preparados a altas temperaturas -dan lugar a acrilamidas- me preguntaba si han escrito ustedes también sobre lo que pasa al freír o asar la carne. No he leído todos los números de su magnífica revista y por tanto lo desconozco pero si no es así les animo a que lo hagan. Y a que publiquen algún artículo acerca de la relación y/o evidencias encontradas entre consumo de carne y cáncer. Especialmente sobre la carne roja (cocinada o no) y sobre carnes/pescados cocinados de cualquier tipo. Que hablen en concreto sobre las aminas heterocíclicas (AHC) y los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) que son sustancias químicas cancerígenas y mutagénicas (causan cambios en el ADN) que se forman al cocinar carnes y pescados de cualquier tipo. Un ejemplo para que se entienda: los HAP van en el humo de los cigarros y en el que sale por el tubo de escape de los coches. Asimismo les sugiero que escriban sobre las investigaciones del equipo del profesor Ajit Varki sobre el Neu5Gc, un tipo de azúcar específico presente en las carnes rojas que ayuda a la formación y progresión del cáncer. Gracias y un saludo.

Alejandro
(Madrid)

Le agradecemos su sugerencia pero ya hemos hablado de todo ello en varios artículos. Es por ejemplo el caso del titulado Prepare los alimentos como quiera... ¡pero nunca a altas temperaturas! que apareció en el nº 80; hace pues ya más de 9 años. Y el que con el título ¿Es el ensuciamiento celular la causa de muchos cánceres? apareció en dos partes en los números 78 y 79 en los que dimos cuenta de lo explicado por el doctor Jean Seignalet, conocido autor del libro La alimentación, la 3ª Medicina. Y en el libro La Dieta Definitiva de nuestro director que apareció en 2002 -hace ya más de 13 años- en el que entre otras cosas puede leerse: “Freír los alimentos produce radicales libres, productos químicos muy reactivos que además de destruir las grasas esenciales del alimento pueden dañar las células, aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares y de cáncer, acelerar el proceso de envejecimiento y destruir muchos micronutrientes”. En cuanto a las acrilamidas hemos explicado textualmente que son "sustancias cancerígenas que se originan al freír, tostar u hornear a temperaturas superiores a 120º C los alimentos que contienen féculas. Entre ellos los cereales, las patatas, las lentejas, las habas, los guisantes y las judías. Está demostrado -en ratones al menos- que provocan cánceres de mama, útero, piel y pulmón". En fin, hemos hablado en muchas ocasiones de ello y por eso siempre hemos sugerido evitar los asados -especialmente las barbacoas- y las frituras -se alcanzan temperaturas de entre 300 y 700º C-, limitar el uso del horno clásico -evitando utilizarlo a más de 90º C- y no utilizar microondas porque si bien la temperatura “sólo” sube hasta los 75º C provoca un cambio de orientación de las moléculas del agua del alimento 2.450 millones de veces por segundo y no se conocen las consecuencias para la salud de ese fenómeno. Además emite radiaciones no ionizantes y transforma algunos aminoácidos de tal forma que escapan a la acción de nuestras enzimas, entre otras alteraciones. A lo que cabe agregar que según algunos expertos los microondas desvitalizan los alimentos y generan en ellos un gran número de radicales libres. No hemos publicado en cambio nada de las investigaciones sobre el Neu5Gc pero tampoco nos parece necesario. La carne animal es materia en descomposición -léase putrefacción- que no deberíamos ingerir en ningún caso -se prepare como se prepare- porque su consumo puede dar lugar a numerosos problemas de salud. Otra cosa es que el organismo esté en condiciones -cuando se halla sano- de soportar su ingesta puntual, que no habitual.
 



Sr. Director: ante todo quiero darles las gracias por la información tan sumamente valiosa que ofrecen mes tras mes. Llevo muchos años comprando la revista -no sé ya dónde meterlas y no me convence internet- pero no he encontrado en ella información sobre las clases de apnea que existen y sus diferencias. Duermo con CEPAP desde hace siete años que es cuando a mí se me diagnosticó porque tardaron varios en descubrir lo que me pasaba y eso que visité médicos de toda clase y probado terapias a punta pala ya que me despertaba con unas taquicardias tremendas. A veces me daban a los dos o tres minutos de dormirme y varias veces en la noche. Y así año tras año. Pero sin roncar. El caso es que hace unos meses estuve en la consulta de un cirujano maxilofacial y al preguntarme si quería anestesia local o que me sedaran le dije que no era necesario ya que sufro apnea cada vez que me relajo. La verdad es que me da pánico pues pasé un calvario antes del diagnóstico. Entonces me preguntó de qué clase era mi apnea y yo se lo pregunté al neumólogo dándome la sensación de que no tenía ni la más remota idea porque me dijo que sólo hay una: la apnea obstructiva del sueño. Solo que uno de los síntomas de ésta es precisamente roncar... y yo no ronco. En suma, ¿podrían decirme si hay algún estudio sobre esto o si tienen ustedes información que pueda ayudarme? Gracias

Iria R. M.

Lo que podemos decir sobre lo que nos pregunta lo dimos a conocer en esta misma sección en el nº 137 (correspondiente a abril de 2011). No tenemos más información. Y ya entonces respondimos que se dice que alguien sufre apnea del sueño –médicamente Síndrome de Apnea Obstructiva de Sueño- cuando se le obstruyen las vías respiratorias altas mientras duerme –a veces de forma sólo intermitente- haciendo que el flujo de aire hacia los pulmones se interrumpa (si sólo disminuye se habla de hipopnea) lo que le lleva a despertarse para respirar. Y quien la padece suele tener por eso menos oxígeno y más anhídrido carbónico en sangre de lo normal. Pudiendo desembocar con el tiempo en latido irregular del corazón, presión arterial alta y, en casos graves, llevar a un ataque cardiaco o a una apoplejía. Y se sabe que tienen mayor riesgo de padecerla las personas con exceso de peso y/o hipertensión, los fumadores y las personas de cuello ancho o anormalidades de las vías respiratorias. Siendo los síntomas más comunes somnolencia diurna, dolor de cabeza, jadeos y ronquidos fuertes y sonoros durante el sueño. Pues bien, la razón parece estar en la acumulación de grasa en el cuello o una musculatura excesiva aunque a veces se debe a una comprensión patógena del opérculo torácico (lo que en este último caso puede resolverse quirúrgicamente). Y lo más recomendado es efectivamente la CEPAP que usted usa y consiste en una mascarilla que inyecta a través de la nariz un flujo continuo de aire a una presión mayor que la del ambiente para salvar las obstrucciones (obviamente la presión debe estar ajustada para cada paciente.) Otra posibilidad es utilizar –en los casos que procede- la férula diseñada en España por el Dr. Pedro Mayoral; se trata de un dispositivo bautizado como Lirón que cuenta con el aval de instituciones como la European Academy of Dental Sleep Medicine, la American Academy of Dental Sleep Medicine y el Instituto de Investigación del Sueño. Eso sí, la acción de ese dispositivo es puramente mecánica ya que lo que hace es simplemente sujetar la lengua e impedir que caiga hacia atrás obstruyendo el paso del aire. Eso sí, funciona tanto si se respira por la nariz como por la boca pudiéndose ajustar en cualquier momento para obtener el máximo confort. Otra posibilidad es operarse pero sólo se justifica cuando la causa es la obesidad o una musculatura excesiva. Mire, la persona afectada de este problema debe ante todo adelgazar si está con sobrepeso o es obesa. Y lo idóneo es seguir un tratamiento integral coordinado por un buen profesional así lo que le sugerimos contactar con el Dr. Santiago de la Rosa (91 431 35 16).
 



Estimado Director: ante todo gracias por el extraordinario trabajo que hacen. Y ahora paso a explicarles mi problema: hace 11 años sufrí el clásico latigazo cervical -nos dieron por detrás en el coche- y hace 5 empecé a tener dolor en el cuello y parestesias en el brazo derecho. Me hicieron dos radiografías en la Seguridad Social y me dijeron que tenía cervicoartrosis a nivel C6-C7 y un ligero estrechamiento del espacio intervertebral a nivel C4-C5. Empecé entonces a tomar calcio procedente de coral (2 cápsulas al día), MK7 (1 cápsula diaria) y a aplicarme gel de silicio orgánico y mejoré; pero en mayo de 2014 empeoré. En ese tiempo he estado en rehabilitación con fisioterapeutas y un médico de medicina deportiva aunque sin grandes resultados. No he vuelto a tener parestesias pero el cuello sigue doliéndome y a veces sufro mareos, vértigo y cierta inestabilidad. Hoy además del calcio de coral y MK7 tomo Aceite de Krill NKO y serrapeptasa. El caso es que he pensado comprarme un extractor de vegetales que vale 1.390 euros y cambiar en parte mi alimentación. Lo que no sé es si merece la pena pagar un precio tan elevado. Mido 1,69, peso 80 kilos, tengo 55 años y trabajo delante de un ordenador. He de añadir que tengo colitis ulcerosa desde hace 23 años y padezco de insomnio desde hace 19. Y no tomo ningún tipo de fármaco salvo melatonina para el insomnio (5 mg/día) y magnesio en forma de citrato (400 mg/día). ¿Cuál es su opinión? También he pensado comprar dos suplementos para la artrosis; uno que circula por internet y se llama Finitro y el CurcuFit de 100% Natural. Y una última pregunta: ¿me iría bien un tratamiento con un MORA? Un saludo afectuoso.

Ángel

Por  lo que nos indica su problema es "mecánico". Si ha dejado de tener parestesias es porque los terapeutas a los que ha acudido han descomprimido algún nervio pinzado pero si el cuello sigue doliéndole y sufre a veces mareos, vértigo y cierta inestabilidad es porque el asunto mecánico sigue sin resolverse. Bien a nivel muscular, bien a nivel óseo. Acuda pues a un buen osteópata o a un buen quiropráctico. Todo lo demás que hace puede ayudar pero no va a resolver su problema. En cuanto a los licuados vegetales sabemos bien de su utilidad porque lo dimos a conocer en el reportaje que con el título Notables propiedades terapéuticas de los licuados vegetales apareció en el nº 166 y puede leer en nuestra web: www.dsalud.com. Sobre lo que no vamos a opinar es sobre si el aparato por el que nos pregunta y cuyo nombre hemos obviado merece o no la pena dado su precio. Esa es una decisión subjetiva muy personal que depende más de su economía y comodidad que de la necesidad. En cuanto al MORA puede ayudarle pero no va a resolver su problema.
 



¡Hola amigos! He sabido de vosotros y de la revista a través de una amiga. Me llamo Rosa y soy electrosensible. Todo empezó hace dos años, cuando se quemó un frigorífico en casa. Desde entonces mi vida se convirtió en un infierno largo de contar por lo que voy a explicar solo mi estado actual de forma breve. No puedo usar ninguna clase de aparato electrodoméstico. Ni encender la luz en casa o entrar en establecimientos donde haya luz encendida. Ni estar en lugares con aire acondicionado en verano y calefacción en invierno. Todo esto se traduce en algo muy sencillo: no tengo cabida en ningún sitio. Incluso en casa me siento encerrada. No puedo ni salir al patio porque dan a él las salidas del aire acondicionado y calefacción de una entidad bancaria que linda con mi casa y hace para mí el aire del patio irrespirable “aunque para los demás no es nada molesto”. Para mí la electricidad desprende un olor muy desagradable que me provoca un fuerte picor en nariz y garganta costándome trabajo hasta respirar. Me asfixia y me produce asma, dolor de cabeza, mareos y vómitos. Por si fuera poco cuando pasan los coches por mi calle estando yo dentro de casa siento pinchazos por todo el cuerpo. No puedo ni llevar reloj de pulsera porque la pila del reloj me provoca pinchazos. Tampoco puedo estar cerca de personas que llevan audífonos u otros aparatos pues enseguida me pincha todo el cuerpo. Y podría seguir contando muchas cosas más. Pero lo peor de todo es que me siento incomprendida y no sé a quién acudir. El médico de cabecera no entiende lo que me pasa y ya no sabe qué recetarme. Y obviamente no tengo diagnóstico médico que avale mi enfermedad. Alguien me dijo que en Francia -concretamente en París- se está investigando esta problemática pero que aún están en los inicios. ¿Qué puedo hacer? Sé que ustedes llevan años informando y denunciando en su revista las consecuencias en la salud de los campos electromagnéticos y me gustaría saber si pueden ayudarme porque ya no aguanto más. ¿Pueden orientarme sobre qué hacer o sobre quién puede ayudarme? Reciban un cordial saludo.

Rosa Cúllar Vega
(Granada)

Los síntomas que usted manifiesta no son solo de una persona electrosensible sino que además padece hipersensibilidad química múltiple, patología de la que hablamos en el nº 108 en un reportaje titulado El Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple y en la sección de Medicina Ambiental del nº 132 en otro posterior titulado La Sensibilidad Química Múltiple. En cuanto a la electrosensibilidad hemos hablado en numerosas ocasiones de ella publicando el último reportaje -que no la última información- en un artículo titulado Una española afectada por hipersensibilidad electromagnética decide suicidarse que apareció en el nº 158. Hemos investigado pues ambos temas a fondo y sabemos bien por lo que está pasando. Lamentablemente las autoridades sanitarias niegan que exista la electrosensibilidad -una auténtica estulticia- y no proponen nada respecto a la sensibilidad química múltiple. Mire, no vamos a engañarla: su caso es de muy difícil solución. Vamos a proponerle no obstante que lo intente con un tratamiento del que aun no hemos hablado pero llevamos varios meses investigando; le sugerimos que contacte para ello en Barcelona con Jose Luis Badrena y le exponga su caso (puede localizarle en el 93 426 50 50).
 



Sr. Director: tengo un familiar al que hace unos pocos años -ahora tiene 66- empezaron a picarle las piernas cada vez que salía de la ducha o rompía a sudar. Siendo tan insidioso el picor que le recetaron antihistamínicos tras haberle hecho pruebas y no encontrar nada. A veces, de repente y sin saber por qué, se le quita el problema... para volver a reaparecer meses después. El problema es que ahora el picor se va extendiendo a más partes del cuerpo y no puede dejar la medicación porque, literalmente, le vuelve loca. Probó a cambiar de gel, dejó de usar guante de ducha, dejó la medicación para el colesterol una temporada y nada se solucionó. Vive en Gijón (Asturias). Si saben algo sobre el tema les agradecería me informaran. Un saludo y gracias.

Mª José Fernández

Los médicos llaman a ese problema urticaria colinérgica considerándolo una afección de la piel que puede acompañarse de dolor de cabeza, hipersalivación, palpitaciones, dolor abdominal y diarrea siendo más frecuente en personas con dermatitis atópica, urticaria crónica, rinitis alérgica o asma. Y no se considera una alergia porque no se detectan en sangre inmunoglobulinas E (IgE) a pesar de lo cual sugieren a los afectados, contradictoriamente, que tomen ¡antihistamínicos! Cabe añadir que llaman al problema Dishidrosis o eczema dishidrótico cuando afecta solo a las palmas, plantas y dedos de manos y pies y desaparece durante periodos prolongados. Y como no saben a qué se debe lo achacan a menudo a la ansiedad y al estrés cuando estas condiciones son efecto y no causa de la patología. Pues bien, todo indica que el problema lo causa una hiperintoxicación del organismo al intentar éste deshacerse de las toxinas que le envenenan a través de la piel por no ser suficientes los demás medios de depuración: los riñones -que expulsan las sustancias de desecho y las toxinas por la orina-, el aparato digestivo -que lo hace por la mucosa digestiva, la bilis y las heces- y los pulmones. Es pues un problema que para hacer desaparecer requiere una desintoxicación integral del organismo. Dicho esto agregaremos que los síntomas de esta patología desaparecen a menudo con el tratamiento que -como en la carta anterior explicamos- estamos investigando por lo que puede usted acudir al mismo terapeuta que en ella citamos o, en su defecto, a la consulta de Arancha Albendea en Madrid que también tiene alguna experiencia (91 704 57 81). 

 





NÚMERO 187 / NOVIEMBRE / 2015

Sr. Director: padezco de artrosis y asma extrínseca desde hace años. En un principio el asma se achacó a una hiperreactividad bronquial por agentes externos que me provocaban estornudos en serie -de cinco a 10 seguidos- pero nunca averiguaron el origen y derivó con el tiempo en un asma cada vez más severo; y con los inhaladores veo que cada vez es peor. He probado con Acupuntura, Homeopatía y varias alternativas naturales que me mejoran pero con el tiempo decaigo y vuelvo a lo mismo o peor. El caso es que he leído su reportaje sobre los sulfitos y pienso que lo mío puede ser una intolerancia -o varias- que me desajustan el cuerpo. También he leído que la Moraterapia puede ayudar a tratar este tipo de problemas pero tengo un problema: vivo en Madrid y los sitios que he encontrado para este tipo de tratamientos están fuera. Quisiera, en suma, saber si conocen ustedes algún profesional fiable aquí en esta terapia. Me gustaría probarla pues he oído hablar muy bien de ella.  Y enhorabuena por tan estupenda revista que da un hálito de esperanza a tantas personas; sigan con su buen hacer muchos años. Sin otro particular les saluda...

Teófilo Catalán de Diego

Hace unos meses publicamos en esta misma sección la carta que nos hizo llegar una lectora, Marisa Casado, explicándonos que era asmática, se había estado tratando durante 20 años con Urbasón e inhaladores, se asfixiaba ya hasta caminando e incluso sufrió poliposis nasal teniendo que operarse en dos ocasiones a raíz de lo cual perdió el olfato por completo. Añadiendo que en cuanto dejó de ingerir sulfitos -antioxidantes legales que se usan en muchos productos aprobados y se identifican porque llevan las siglas que van de la E-220 a la E-228- se recuperó en apenas DOS DÍAS. Y que nunca más volvió a sufrir el problema. Puede ser pues también su caso pero igualmente deberse a otro agente alergénico. Pruebe pues a no ingerir nada con sulfitos -lea bien las etiquetas de todo lo que compre- y si en unos días su problema no desaparece sométase a sendos test de alergias e intolerancia para averiguar cuál es en su caso la causa. Hemos explicado muchas veces que incluso la mayor parte de las llamadas "enfermedades autoinmunes" se deben a reacciones producidas por intolerancias o alergias -principalmente alimenticias- por lo que debe hacerse ante todo un test para descartar de la dieta todo alimento o producto que le pueda estar perjudicando. Nuestro consejo es que ayune durante una semana, no tome fármacos ni suplementos de ningún tipo y vea si así sus síntomas desaparecen. Porque si no es así deberá usted buscar la causa en otros alimentos, en los productos de higiene del hogar, en los de uso personal (champús, geles, lacas, colonias, cremas, etc.), en los textiles (telas sintéticas, tintes, etc.) y en posibles focos de infección (ácaros, insectos, materiales tóxicos, etc.) en casa o en el trabajo. Empiece ingiriendo solo verduras y hortalizas crudas asegurándose de que son ecológicas y no contienen pesticidas -aliñadas solo con aceite de primera presión en frío y sal yodada o marina- y luego agregue poco a poco a su dieta frutas, cereales, frutos secos, semillas, legumbres, pescados, carne blanca ecológica, mariscos y aditivos (edulcorantes, especias, etc.). Bebiendo durante ese tiempo solo agua -preferentemente de manantial y envasada en botella de vidrio- e infusiones de hierbas (el café le sienta mal a muchas personas). Y no friendo nunca los alimentos ni cocinándolos a más de 80 grados. Todo esto, insistimos, en el caso de que suprimiendo simplemente los sulfitos no se resolviera sin más  su problema porque está probado que pueden dar lugar a jaquecas, migrañas, mareos, malestar intestinal, hinchazón, dolor abdominal, bronconstricción y exacerbación del asma. Lo malo es que hoy los sulfitos se añaden legalmente a los zumos de fruta industriales, vinos, cervezas, sidras, cavas, carnes, pescados, mariscos, frutas desecadas, productos de bollería y pastelería, gelatinas de frutas, mermeladas, frutas glaseadas, aderezos para ensalada, sucedáneos de carne, pescado y crustáceos, salchichas y longanizas frescas, crustáceos frescos, congelados y ultracongelados (gambas y camarones), crustáceos y moluscos cocidos y patatas procesadas. Un auténtico disparate. Por lo que al Mora se refiere puede sin duda ayudarle pero no resolverá por sí mismo el problema.  Terminamos indicándole que si quiere que le controle un profesional preparado en todo lo dicho puede acudir en Madrid a la consulta del Dr. Santiago de la Rosa (91 431 365 16).
 



Hola: me gustaría hacerles una consulta. Mi mujer ha estado en tratamiento de fertilidad con ovodonación. Tuvimos uno hace 2 años y fue muy bien y ahora íbamos a por otro pero le acaban de diagnosticar hiperplasia endometrial compleja atípica. Tiene 50 años y de salud estaba bien hasta ahora pero con tanto estrógeno la han desequilibrado. ¿Cuál es a su parecer lo mejor que podemos hacer sin tener que llegar a la extirpación del útero? No sé si con progesterona se podría solucionar pero supongo que igual necesita una buena desintoxicación de hormonas. ¿Qué nos aconsejan? ¿Conocen a algún médico que nos pueda ayudar? Un saludo

Alex del Cura

Aunque usted nos pidió en su carta que le contestásemos personalmente y por correo electrónico debemos recordar una vez más que nosotros somos periodistas y no médicos, no tratamos pacientes y solo publicamos los casos que pueden además servir para orientar a otros lectores y ello tras hablar con los expertos de nuestro Consejo Asesor. Ya explicamos en su día que lo primero que hay que hacer ante una endometriosis -que consiste en la aparición de tejido endometrial, es decir, el que reviste internamente el útero y se expulsa durante la menstruación en zonas y órganos adyacentes (ovarios, trompas de Falopio e intestinos entre otros lugares del interior del abdomen) provocando en muchos casos intensos dolores y hasta infertilidad es desintoxicar el organismo, eliminar los bloqueos físicos y energéticos (con Acupuntura, Homotoxicología o Neuralterapia), alimentar el cuerpo correctamente, reequilibrarlo y elevar sus defensas naturales. Dicho lo cual le sugerimos que lea en nuestra web –www.dsalud.com- el artículo que con el título Tratamientos eficaces para la endometriosis publicamos en el nº 66. La finada Hulda Clark mantenía por su parte que la endometriosis se debe a la presencia en el útero de las afectadas del parásito Fasciolopsis Buskii siendo la combinación de éste con algún metal o contaminante químico lo que la provoca siempre que el sistema inmune esté débil. Y, por consiguiente, afirmaba que basta eliminar el parásito para resolver el problema. Los productos necesarios para el tratamiento y cómo seguirlo se hallan en www.drclark.es. Agregaremos que la Medicina Tradicional China trata la endometriosis con Inyectopuntura y Moxibustión para corregir los desequilibrios energéticos actuando básicamente sobre los que controlan la cavidad pelviana y el útero (la Inyectopuntura consiste básicamente en aprovechar los puntos de acupuntura para inyectar en ellos determinados componentes activos de plantas que, en el caso de la endometriosis, pretenden ayudar a mejorar la circulación de la sangre en la cavidad pelviana). También es a veces útil la Homeopatía. Y hay investigadores para los que la causa de la endometriosis está en una alteración de las funciones hormonales producidas por la Cándida Albicans y la solución estaría en combatir la candidiasis; por ejemplo, con ozono o con el Par Biomagnético. En suma, la causa de la endometriosis se ignora pero se sabe que no se desarrolla cuando el sistema inmune está en óptimas condiciones. Por tanto toda mujer que note los primeros síntomas debe potenciar su sistema inmune para lo que hay numerosas posibilidades si bien la más inteligente es hacer una alimentación adecuada rica en frutas y verduras frescas de temporada, legumbres, pescado, marisco, carne blanca y abundante fibra evitando siempre los alimentos fritos, las grasas saturadas, los hidratos de carbono refinados –especialmente el azúcar-, las bebidas alcohólicas, el café y toda otra sustancia tóxica. No olvidando hacer algo de ejercicio físico diariamente. Y, por cierto, se dice que la hiperplasia endometrial es "atípica y compleja" cuando hay ya cambios atípicos en la arquitectura de las células glandulares que incluyen estratificación celular, pérdida de la polaridad nuclear, núcleo celular alargado y aumento de la actividad mitótica pudiéndose confundir erróneamente con un proceso canceroso pero lo que puede hacerse no varía de lo que le hemos indicado.
 



Sr. Director: he leído que tanto en la anorexia nerviosa como en el TDHA existe una alteración del gen 5ht2a y no sé exactamente qué quiere decir. Mi hijo fue diagnosticado siendo pequeño de TDHA -hoy tiene 16 años- y no fue medicado porque nos opusimos a ello pero ahora tiene anorexia nerviosa y no sabemos cómo ayudarle. Os agradecería me informarais sobre tratamientos que pudiesen ayudarlo. No toma químicos; solo le doy suplementos de minerales, aminoácidos, vitaminas y probióticos pero no mejora y cada vez está más delgado. También tiene depresión pero se niega a ir al psicólogo. Reciban un cordial saludo y muchísimas gracias por su labor. Atentamente,

Antonia

El gen 5-HT2a es un subtipo del gen 5-HT2, uno de los grupos de receptores G acoplados a proteínas (GPCRs) y receptores ionotrópicos LGICs) del sistema nervioso central y periférico que median en la neurotransmisión. Hablamos en suma de receptores de la serotonina (también conocidos como receptores de 5-hidroxitriptamina o receptores 5-HT) que se activan en presencia de esa hormona. Y se ocupan de liberar otros muchos neurotransmisores -entre ellos el glutamato, el GABA, la dopamina, la epinefrina/norepinefrina y la acetilcolina- además de hormonas como la oxitocina, la prolactina, la vasopresina, el cortisol, la corticotropina y la sustancia P.  Cabe añadir que los receptores de la serotonina modulan distintos procesos biológicos y neurológicos como la agresión, la ansiedad, el apetito, la cognición, el aprendizaje, la memoria, el estado de ánimo, la náusea, el sueño y la termorregulación; y de ahí que en antidepresivos, antipsicóticos, anorexígenos, antieméticos, procinéticos, antimigrañosos, alucinógenos, empatógenos y entactógenos se usen inhibidores o antagonistas de la serotonina. Bueno, pues el gen que le dicen que tiene alterado su hijo se ocupa de muy distintas funciones -sobre todo en el sistema nervioso central y en el sanguíneo- y su alteración puede dar lugar -entre otras disfunciones- a vasoconstricción, mal humor, problemas de apetito, problemas cognitivos (sobre todo de memoria), ansiedad, dificultar para dormir y disfunciones sexuales. Lo que no le dicen es por qué ese gen está alterado; y es porque no lo saben o porque no quieren confesar que puede deberse a muchos factores ya que como hemos explicado ampliamente en la mayor parte de los casos la causa es epigenética, es decir, se halla en el entorno. En lo que comemos, bebemos y sentimos, en las sustancias tóxicas y fármacos que ingerimos, en las radiaciones telúricas y electromagnéticas que nos rodean... ¡Pero si el simple ejercicio físico produce cambios prácticamente inmediatos ¡en el ADN!, especialmente entre las personas inactivas. Lo constató un equipo de investigadores del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia) coordinado por Juleen Zierath como dimos a conocer en el artículo que con el título El simple ejercicio físico ¡modifica la expresión del ADN! apareció en el nº 149 y puede leerse en nuestra web: www.dsalud.com. Como puede leerse en ella el que apareció en el nº 186 titulado ¿Será posible revertir el envejecimiento? en el que dimos cuenta de que el responsable del deterioro del organismo al envejecer es la epigenética y no las mutaciones en el ADN mitocondrial como se pensaba según las recientes conclusiones de un equipo de investigadores de la Universidad de Tsukuba coordinado por el profesor Jun-Ichi Hayashi. Y aclaramos todo esto para que se entienda que por mucho que se "disfracen" los diagnósticos con términos complejos no entendibles para la mayoría de la sociedad y se descienda hasta nivel genético para hacer creer que algo así requiere soluciones y tratamientos complejos y muy sofisticados es... MENTIRA. Volvemos a repetirlo: las causas de todas las llamadas enfermedades son las mismas y, por tanto, deben afrontarse de la misma manera aunque luego pueda coadyuvarse en cada caso individual con productos o terapias más concretas. ¿Y qué provoca las llamadas enfermedades? Pues es simple: los traumas físicos, psíquicos y afectivos que sufrimos, la mala calidad del aire que respiramos, el agua que bebemos y los alimentos que ingerimos, el calentamiento excesivo de los alimentos al prepararlos –incluyendo el uso de los microondas-, las radiaciones telúricas y electromagnéticas artificiales que nos irradian, los productos tóxicos sintéticos de todo tipo que nos están envenenando -una persona corriente acumula hoy día más de 150 sustancias tóxicas en su organismo-, el ensuciamiento del espacio intracelular, la acidificación del organismo, una infección patógena, un sistema inmunitario deficiente o la carencia de alguna vitamina, mineral, aminoácido, enzima, coenzima, ácido graso, azúcar u otro oligoelemento necesario. Por eso decimos una y otra vez que para afrontar cualquier enfermedad hay ante todo que evitar los tóxicos –muy especialmente los fármacos- y desintoxicarse a fondo, controlar lo que respiramos, bebemos e ingerimos, no usar prendas sintéticas dañinas, evitar las radiaciones electromagnéticas artificiales y las telúricas, aprender a preparar los alimentos, tomar el sol, hacer ejercicio, descansar suficientemente y afrontar nuestros problemas psicoemocionales. Y cuando es preciso suplementar la dieta ortomolecularmente. Y punto. La idea de que las enfermedades –cuando debería hablarse de enfermedad en singular- se solucionan ingiriendo fármacos es una soberana memez. Hay que equilibrar el organismo a nivel energético, físico, mental y emocional en lugar de buscar pócimas y tratamientos milagrosos. Recuperar la salud perdida depende de ello. Él profesional de la salud sólo puede actuar de terapeuta, es decir, aconsejar y acompañar en el proceso. Intente pues que su hijo lo entienda y acuda a cualquiera de los que afrontan de manera integral los problemas de salud. Hemos dado numerosos nombres a lo largo de los últimos años y a ellos pues nos remitimos.   

 



 

NÚMERO 188 / DICIEMBRE / 2015

Sr: Director: ante todo le felicito por la claridad y coraje que expresan sus artículos. Bien, en el número 186 -correspondiente a octubre de 2015- publicaron ustedes un reportaje sobre la importancia de la epigenética y la glicina en la salud titulado ¿Será posible revertir el envejecimiento? en el que se dice que muchos problemas de oído tienen origen en una carencia de glicina pues "se trata de una estructura esencialmente mecánica, desde la membrana del tímpano hasta la cadena de huesecillos y el laberinto". Luego, al preguntarle ustedes sobre qué opinión le merecen las recientes conclusiones del equipo de investigadores de la Universidad de Tisukuba que coordina el profesor Jun-Ichi-Hayashi sobre la importancia de la glicina él contesta que le parecen interesantes y defiende por ello "la conveniencia de tomar complementos nutricionales de glicina". Pues bien, tengo 79 años, peso 85 kilos y no me duele nada pero oigo mal. ¿Me aconsejan tomar glicina? ¿Y ácido L-aspártico? En internet dicen que la glicina es un neurotransmisor inhibidor del sistema nervioso central. ¿Eso qué significa? ¿Puede causar problemas? También en internet se dice que el exceso de glicina ingerida puede causar en ratas la muerte por hiperexcitabilidad. En suma, ¿es peligroso o es bueno tomar glicina? Leyendo el artículo de Discovery SDSALUD uno llega a la conclusión de que es sano y conveniente y que en caso de obesidad debe tomarse junto con ácido aspártico, que según internet también es un neurotransmisor "con carácter excitatorio del sistema nervioso central". Les agradeceré me indiquen si me conviene tomar uno o los dos aminoácidos. Les saludo cordialmente,

 Joan B. Renart Cava
Presidente del Grupo Vichy Catalán

El Dr. Enrique Meléndez Hevia afirma efectivamente que muchos problemas de salud se deben a debilidad del sistema mecánico del cuerpo por carencia de glicina y/o exceso de grasa corporal. Puede comprobarlo entrando directamente en su web: www.metabolismo.biz. Por tanto a su juicio la ingesta de esos dos aminoácidos puede ayudarle... siempre y cuando usted se someta a un tratamiento integral en el caso de tener sobrepeso lo que ignoramos porque nos dice usted su peso pero no su altura. Por lo que se refiere a sus dudas sobre los aminoácidos debemos indicarle que, en efecto, algunos son neurotransmisores; unos inhibitorios del sistema nervioso central -como la glicina, el gama amino butírico (GABA), la taurina y la alanina- porque disminuyen la actividad neuronal y otros excitatorios -como los ácidos aspártico (en realidad su forma ionizada: el aspartato), glutámico y homocisteico- porque la aumentan. Pero eso no implica que su ingesta conjunta sea perjudicial; lo importante es que estén a disposición del organismo para que éste pueda usarlos a fin de mantener el necesario equilibrio. En pocas palabras: la ingesta de glicina y ácido aspártico pueden ayudar a evitar problemas de audición pero no siempre a recuperarla una vez ésta se ha perdido. Depende del daño y éste es siempre distinto en cada persona. Debe pues valorar su caso un profesional.
 



Hola. Permitidme ante todo comunicaros mi total satisfacción por los libros que he comprado; tanto por los dos tomos de vuestra obra Cáncer: qué es, qué lo causa y cómo tratarlo como el de La Dieta Definitiva ya que informan de cosas y explican verdades que no se encuentran en ningún otro lado. Gracias a ellos he podido descubrir cosas que desconocía y han permitido que abra mi mente a la auténtica realidad existente en ambos ámbitos. Dicho esto me gustaría saber si La Dieta Definitiva es compatible con la toma de pastillas de ajo negro envejecido y con la cúrcuma. También suelo beber café descafeinado con leche de avena. ¿Se permite tomarla? Además suelo utilizar la stevia como edulcorante. ¿Es posible su consumo? Gracias de antemano.

Ricardo

Le agradecemos los elogios. En cuanto a sus preguntas ya explicamos en su día en el reportaje que con el título Los efectos terapéuticos del ajo, avalados por estudios científicos publicamos en el nº 173 -puede leerlo en nuestra web: www.dsalud.com- que el color negro se debe simplemente a la caramelización de los azúcares o glúcidos del ajo debido a la conocida "reacción de Maillard". El ajo negro es pues ajo corriente ennegrecido por caramelización y no posee propiedades superiores o distintas a las del blanco; de hecho posee menos ya que una alta temperatura hace desaparecer la gran mayoría de sus compuestos organosulfurados (a excepción del ajoeno que es resistente al calor). Por lo que se refiere a la cúrcuma, ¿por qué no va a poder ingerirla? Están autorizadas todas las especias. Y es terapéuticamente muy útil como explicamos en los reportajes que con los títulos Cúrcuma, una especia de notables propiedades terapéuticas y Eficacia de la cúrcuma en casos de cáncer y otras patologías aparecieron en los números 104 y 142 respectivamente (también los tiene en nuestra web). Como igualmente puede tomar estevia sobre cuyas propiedades hablamos en el reportaje titulado La estevia, singular y novedoso edulcorante natural publicado en el nº 122. En cuanto a la leche de avena ayuda a reducir el ácido úrico y a depurar el organismo al ser diurética pero deben tener cuidado con ella los intolerantes o alérgicos a ese cereal, los celiacos a pesar de no tener gluten, saber que contiene carbohidratos de asimilación lenta por lo que debería tomarse en muy poca cantidad y asegurarse, si la compra ya envasada, de que no se le han añadido azúcares para endulzarla.
 



Hola. Es la primera vez que os escribo aunque leo la revista desde hace varios años. Quería preguntaros por una enfermedad neurodegenerativa llamada Tay-Sachs la cual, según tengo entendido, provoca un virus que ataca las neuronas hasta eliminarlas. Es que he sabido hace poco que al hijo de 4 años de un amigo le han diagnosticado esta enfermedad y no le dan esperanzas de vida más allá de 5 años. Si tuvierais algún referente de tratamiento que pueda dar algo de luz a esta complicada situación estaríamos encantados de conocerla. Sin más y agradeciéndoos la fabulosa función que realizáis se despide

Xavier Talló

Se llama Enfermedad de Tay-Sachs a la falta en el organismo de una enzima denominada hexosaminidasa A que ayuda a hidrolizar los gangliósidos del tejido nervioso -en particular los GM2- por lo que éstos se acumulan en los lisosomas de las células. Los gangliósidos son glucolípidos que se concentran en gran cantidad en las células ganglionares del sistema nervioso central -especialmente en las terminaciones nerviosas- constituyendo el 6% de los lípidos de membrana de la materia gris del cerebro. Déficit que se achaca a un gen defectuoso en el cromosoma 15 que deben transmitirle ambos padres. Se considera pues hereditaria. En otras palabras: el niño tiene que recibir una copia del gen defectuoso de cada uno de sus padres para adquirir la enfermedad. Si sólo uno se lo transmite será "portador" pero no enfermará. Lo que sí podría es transmitir el problema a sus hijos si los tiene con una pareja con el mismo gen defectuoso. Pudiendo aparecer ya el problema mientras está aún en el útero si bien lo normal es que los síntomas aparezcan cuando el bebé tiene entre 3 y 6 meses. No tiene pues cura. Y puede "confundirse" con la llamada Enfermedad de Sandhoff o Enfermedad de Sandhoff-Jatzkewitz -suponiendo que sean enfermedades distintas lo que es discutible- ya que ésta se achaca al déficit de las enzimas β hexosaminidasa A y B. Actualmente se investiga con inhibidores de la síntesis de gangliósidos y terapias de sustitución de la enzima Hex-A. Lamentamos no poder ofrecerle alternativas.
 



Sr. Director: desde hace unos años se recomienda en Internet la ingesta masiva de zumos vegetales verdes para limpiar y desintoxicar el organismo. En Google hay por ejemplo cientos de webs que hablan de las bondades de una popular bebida conocida como El Jugo Verde que se hace con espinaca, col rizada, acelga y rúcula a la que mucha gente se ha aficionado por ello. Pues bien, yo tenía entendido que su consumo diario es peligroso porque puede dar lugar a la acumulación de cristales de oxalatos en riñones e hígado. ¿Estoy equivocado? ¿Cuál es su opinión?

Carlos Sánchez
(Badajoz)

Las intoxicaciones causadas por plantas silvestres -básicamente de las familias oxalidáceas, poligonáceas y quenopodiáceas- y ornamentales -especialmente las de los géneros Calladium y Philodendron- ricas en ácido oxálico -y sus sales- es habitual tanto entre el ganado como entre los animales domésticos pero es difícil que las produzca el consumo de vegetales ricos en oxalatos solubles. Es tóxica la remolacha azucarera pero sus oxalatos son neutralizados durante el proceso de extracción del azúcar. En cuanto a los vegetales más ricos en oxalatos son las hojas de espinaca y remolacha pero también el té, el salvado de trigo, la soja, los cacahuates, los anacardos, las almendras, las pacanas, las bayas y el chocolate (los oxalatos pueden además provenir por cierto de infecciones de hongos como el Aspergillus, el Penicillium y, posiblemente, la Cándida albicans). Nutritivamente se considera admisible un consumo diario de oxalatos -para un adulto- de entre 80 y 1.000 mg pero una persona que consume 2 tazas de jugo verde consume unos 15 gramos -es decir, 15.000 mg- y eso supone 15 veces más de la dosis máxima. Tiene pues usted razón: la moda del "jugo verde" es peligrosa por lo que si vemos que prolifera dedicaremos un reportaje extenso al tema.
 



Sr. Director: ante todo felicidades por la publicación. El motivo de mi consulta es que en el número de octubre publicaron ustedes una noticia rebatiendo la afirmación de que los suplementos nutricionales con ácidos grasos omega-3 EPA y DHA no ayudan a prevenir el deterioro cognitivo y cardiovascular en la que Jose Ramón Llorente, presidente de la Asociación Española de Nutrición Ortomolecular (SENO), declaraba que como el EPA compite con el DHA debe tomarse únicamente éste a nivel terapéutico para que el EPA no interfiera en su absorción. Según él la ingesta conjunta de EPA y DHA genera un problema de biodisponibilidad al competir por los mismos sustratos enzimáticos.
Pues bien, yo tomo aceite de krill y éste contiene tanto EPA como DHA. ¿Es un error? ¿No vale de nada tomar suplementos de omega 3 con ambos ácidos grasos porque uno dificulta o impide la absorción del otro? Me extraña teniendo en cuenta que en la propia naturaleza -como es el caso del krill- se hallan juntos. ¿Pueden aclararme este dilema? ¿Deben tomarse solo suplementos de DHA -sin el EPA- o es buena la ingesta de ambos ácidos grasos de forma conjunta? Gracias.

Miguel Jurado
Miguelturra (Ciudad Real)

Ambos ácidos grasos son muy importantes y deben pues obtenerse con la dieta. Lo hemos explicado de forma amplia y reiterada en la revista en numerosos textos. Y es verdad que los ácidos grasos omega-3 Eicosapentaenoico (EPA) y Docosahexaenoico (DHA) compiten por los mismos sustratos enzimáticos y que el EPA reduce la biodisponibilidad del DHA en más de un 60%. Tal es de hecho la razón de que cuando se toma en forma de suplemento para ayudar en una acción concreta en la que solo se requiere DHA es mejor ingerir éste sin el EPA. Recuerde que en su declaración Jose Ramón Llorente se refería a un estudio publicado en JAMA -el conocido AREDS2- que se desarrolló durante cinco años con el objetivo de determinar los efectos de la suplementación oral de varios nutrientes en la función cognitiva y solo para valorar su eficacia en pacientes con riesgo de desarrollar Degeneración Macular Asociada a la Edad, no en todos los casos. Y para esa patología concreta lo que ayuda es solo el DHA y no el EPA; de ahí que sugiriera en ése caso tomar solo DHA y evitar que el EPA dificulte su absorción. O, en su defecto, aceite de krill ya que entre los suplementos que se comercializan es el que, conteniendo ambos, posee más DHA. Para que lo entienda mejor: el DHA -como el ácido araquidónico- tiene funciones específicas, esenciales y críticas en tejidos del cerebro, la retina, el corazón y otros que el EPA no. Por eso ante determinadas patologías es mejor tomarlo solo. En el resto de las ocasiones puede tomarse cualquier producto siempre que la cantidad de DHA sea 3 o 4 veces superior a la de EPA. Lea en nuestra web -www.dsalud.com- para mayor información el reportaje que con el título ¿Cuál es la mejor fuente natural de Omega 3? publicamos en el nº 97 en el que explicamos que si bien las mejores fuentes de omega-3 son los aceites de lino, krill, foca, salmón y algas su biodisponibilidad -su facilidad de asimilación- es muy distinta.
 



Sr. Director: no entiendo por qué no publican ustedes reportajes de pequeño tamaño -no tan extensos y documentados- sobre productos concretos. Otros medios lo hacen y me parecen muy prácticos. Saludos.

Jorge Sánchez
(Madrid)

La razón es obvia: nosotros no admitimos publirreportajes pagados y no estamos dispuestos a hacernos eco de las propiedades de un producto salvo que éste haya sido sometido a estudios o ensayos independientes fiables y rigurosos que acrediten lo que el inventor o fabricante afirma de él.  

 



 

NÚMERO 189 / ENERO / 2016

Estimado Director: gracias por vuestro trabajo de divulgación y concienciación. Si el intenso trabajo os lo permite os agradecería vuestra ayuda en el problema que a continuación os detallo. Se trata de un familiar muy querido, un hombre de 60 años que ha llevado una vida saludable -no toma ninguna medicación- al que hace unos 12 años le diagnosticaron hernia de hiato sin presentar sintomatología... hasta ahora; porque ha empezado a tener reflujos y dolor en la zona esofágica que se agudiza con el estrés y las tensiones emocionales. Ya ha eliminado los alimentos muy ácidos -como el café y el tomate-, toma enzimas digestivas, aceite oliva virgen en ayunas, aloe vera, manzanilla y además ha elevado la cama unos 15 cms. Por lo que veo es un problema que afecta a mucha gente y que puede agravarse. ¿Qué más podría hacer? ¿Conocéis a alguien que ayude en este problema? Quedo en la confianza de vuestra respuesta.

Maitetxu
(Navarra)

Aunque no se conoce qué provoca una hernia de hiato es muy probable que se deba al debilitamiento del diafragma por alguna enfermedad o lesión, a un déficit nutricional, a tos crónica, a problemas de estreñimiento que obliguen a realizar esfuerzos continuos a la hora de defecar presionando la cavidad abdominal y ello repercutir en el deslizamiento de la parte superior del estómago, al aumento del volumen abdominal por obesidad, al esfuerzo de levantar algún objeto muy pesado, a una deficiencia enzimática o a una disbacteriosis; influyendo negativamente el sedentarismo, el estrés y el tabaquismo. Y es tan frecuente que se calcula que hoy afecta al 20% de la población siendo asintomática solo el 10% limitándose los médicos a sugerir la ingesta de antiácidos e inhibidores de la bomba de protones -como el omeprazol-, evitar las comidas pesadas o abundantes, no acostarse ni agacharse inmediatamente después de una comida, bajar de peso, reducir el estrés, no fumar o levantar ligeramente la cabecera de la cama. Y se opta por la cirugía laparoscópica solo si hay complicaciones graves siendo hoy más aconsejable la llamada fundoplicación al ser de menor riesgo y recuperación más rápida. Pero esto último debe decidir si procede un cirujano especializado; como por ejemplo si hay anemia debida a pérdida de sangre lenta y sostenida, aspiración del contenido gástrico por los pulmones, estrangulación de la hernia con posible isquemia y/o necrosis del tubo digestivo o una gran herniación restrictiva por presión de la inflación del pulmón que cause dolor y problemas respiratorios. En cuanto a la alimentación deben evitarse los alimentos acidificantes y picantes y, sobre todo, las especias -especialmente la pimienta-, el chocolate, la menta, el café, las bebidas alcohólicas, las bebidas con gas, el vinagre, los alimentos en conserva, las carnes rojas, las grasas saturadas, los ahumados, los encurtidos, la leche, los derivados lácteos, el azúcar, las harinas refinadas y muy especialmente los alimentos que contengan trigo aunque sea integral. Dicho esto añadiremos que los alimentos deben cocinarse asados, al vapor o a la plancha pero nunca fritos ensalivando y masticando todo lenta, pausadamente y con tranquilidad, asegurándose de ingerir suficientes vegetales -destacan las coles y champiñones- y frutas -sobre todo las ricas en enzimas y fibra como la papaya y la piña-. Es igualmente importante beber abundante agua de calidad, sobre todo fuera de las comidas; como un par de vasos de agua nada más levantarse a los que se añadirá un poco de zumo de limón natural (es alcalinizante y ayuda a “limpiar” el aparato digestivo). Y a fin de potenciar las funciones del organismo ingerir específicamente canela, ácido gamma-aminobutírico (GABA), vitaminas A y C (ésta última mejor en forma de ascorbato cálcico), un complejo de vitaminas B, un complejo de enzimas digestivas, otro de aminoácidos esenciales, omega 3, zinc, prebióticos -como los fructooligosacáridos- y probióticos -como los lactobacillus y bifidobacterias-. Es básico regenerar la flora intestinal. Las razones de todo lo apuntado son muchas y nos llevaría demasiado espacio dar cuenta de ello pero fueron explicadas de forma amplia en varios reportajes y en la sección de Medicina Ortomolecular (puede leer esos textos en nuestra web: www.dsalud.com).
 



Estimado Sr. Campoy: le escribo para contar lo que me pasado a principios de 2015 a fin de que sirva de experiencia -gratamente positiva- a otras personas que sufran alguna dolencia o enfermedad y confíen en la medicina natural. Tengo 69 años y en enero pasado empecé a notar una afonía en la garganta que se fue haciendo cada día más fuerte. Esperé cuatro meses a ver si se me pasaba pero al ver que no era así decidí acudir a un otorrino que me dijo que tenía un pólipo en la cuerda vocal que debía ser operado. Un mes después me operaron con láser en un hospital de Lugo -tras la operación me quedé por cierto con muy poca voz- citándome en la consulta unos días después a fin de comunicarme los resultados del análisis de lo que me extirparon y me diagnosticaron un carcinoma escamoso diciéndome que lo más probable es que tuvieran que realizarme una traqueotomía pero que tenían que estudiarlo en una reunión con los oncólogos. Le respondí al médico que iba a pedir una segunda opinión porque una traqueotomía para lo que parecía un simple pólipo me parecía excesivo. Y a los dos días me llaman del hospital diciéndome que fuera por allí porque había otra opción mejor: otra operación con láser en dos meses para limpiar mejor la zona pero advirtiéndome que, en contrapartida, me iba a quedar con mucha menos voz. No muy satisfecho solicité una copia de los informes con todas las pruebas realizadas y pedí hora a un oncólogo que me recomendaron del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona. Una vez allí el oncólogo, sin siquiera auscultarme y leyendo solo los informes que llevaba, me dijo que opinaba lo mismo y que tenía que operarme de nuevo. Entonces intervinieron mi esposa y mi hija, que son lectoras habituales desde hace años de la revista que Ud. dirige y no estaban muy conformes con todo el proceso, y el 8 de julio me pidieron cita con el doctor Santiago de La Rosa que me puso simplemente un tratamiento natural con una dieta muy severa sin lácteos, carnes, azúcares, alcohol, etc., me recetó depurativos y me trató con homeopatía. Debido a mi desconfianza decidí pedir cita a un otorrino del Hospital Universitario de Navarra que me recibió el 6 de agosto, me exploró la garganta y me dijo que debería someterme a otra intervención; dándome tres opciones: una traqueotomía parcial, una operación con laser o radioterapia. Y me dijo que me lo pensase pero que cuanto antes lo hiciera sería mejor. Debo decir que desde que estuve con el doctor Santiago de la Rosa hice todo lo que me indicó pero al cabo de unas semanas decidí operarme de nuevo con láser en la clínica de Navarra donde me dieron cita para el 22 de septiembre. Pues bien, antes de operarme tuve consulta con el otorrino quien me exploró y, sorprendido por la mejoría tanto de la voz como por la desinflamación de la laringe en relación a la anterior consulta, me dijo que era difícil tomar una decisión pero que era mejor esperar ya que no se visualizaba el granuloma. Puede imaginarse la alegría que llevé. El caso es que le escribo esta carta estando a 2 de diciembre para decirle que he recuperado casi por completo la voz y me siento mucho mejor. Sin operación alguna. Y ello se lo debo al doctor Santiago de la Rosa. Quería que lo supieran. Muchas gracias y saludos.

Jesús Mosquera Varela
(Lugo)

Le agradecemos sinceramente su carta especialmente porque puede ayudar a otras personas en situaciones similares. Hemos dicho muchas veces que el mejor médico es el propio organismo y que lo que hay que hacer es dejarle actuar desintoxicándolo, oxigenándolo, nutriéndolo adecuadamente, descansando y, si procede y se sabe cómo, proporcionándole productos no naturales no tóxicos. Y tal es el caso de los productos homeopáticos de cuya eficacia algunos ignorantes siguen dudando. Lea al respecto el artículo que sobre la Homeopatía publicamos en este número porque no solo se da en él un nuevo espaldarazo a su utilidad terapéutica sino, sobre todo, a su fundamentación científica. Por lo que se refiere a su pólipo informamos a nuestros lectores que pueden ver imágenes del antes y después en el enlace www.youtube.com/watch?v=UYc_ZA_aoaM y que del mismo se da cuenta –como de otros cientos de casos- en la web del propio doctor De la Rosa y su mujer, la doctora Esther de la Paz, ambos amigos y miembros de nuestro Consejo Asesor: www.ropaz.net.
 



Estimado Director: en su libro La Dieta Definitiva –me ha encantado, por cierto- recomienda usted infusiones de romero y hierbabuena a las personas mayores de 45 años pero no explica por qué. ¿Cuál es la razón? Quedo a la espera de su respuesta y le agradezco enormemente la información que da en su obra: más que un libro para adelgazar es un tratado de nutrición que ayuda a recuperarse de cualquier enfermedad. Lo he constatado porque en solo tres meses he recuperado una salud que no tenía desde hace 20 años. Gracias y felicidades.

Herminia González
(Pontevedra)

Se recomienda tomar romero a las mujeres mayores de 45 años ya que es a partir de entonces cuando suelen sufrir un cambio metabólico importante que se inicia de 5 a 7 años antes de la menopausia en virtud de los cambios hormonales y esta planta tonifica el sistema nervioso además de ser ideal en casos de debilidad general, decaimiento y cansancio cerebral. Se sabe asimismo que el romero es antioxidante, antiinflamatorio, depurativo, diurético, colerético, colagogo, antiespasmódico, carminativo, estimulante de la circulación, anticonvulsivo, antibacteriano, antifúngico, antidepresivo y relajante de la musculatura lisa de los bronquios. En cuanto a la hierbabuena es antiinflamatoria, analgésica, antiséptica, carminativa, antiespasmódica -muy útil pues en casos de diarrea y cólicos estomacales-, antidismenorreica y sedante de los nervios además de activar la producción de bilis por la vesícula biliar. Tales son las razones.
 



Sr. Director: he estado hace poco con el pediatra de mi hijo y me ha sugerido que le dé preparados ricos en soja pero me parece recordar que ustedes publicaron en su día que su consumo puede alterar el sistema inmune. ¿Estoy equivocada? ¿Puede tomarlos sin problema? Quedo a la espera de su respuesta.

Carmina Torres
(Badajoz)

Tiene usted buena memoria. Las concentraciones de genisteína sérica que contienen algunos preparados alimenticios infantiles de soja pueden producir anomalías en el timo y provocar un deterioro del sistema inmune. Al menos así lo advirtió un estudio murino coordinado por Paul S. Cooke y efectuado en la Universidad de Illinois que se publicó en The Proceedings of the National Academy of Sciences. Cuando se administró genisteína a un grupo de ratones en cantidad similar a la que se emplea en los preparados infantiles se observó que ello provoca una reducción significativa del número de linfocitos y del tamaño del timo. Los efectos eran similares tanto si se inyectaba la genisteína directamente como si se ingería con la alimentación. "Nuestros datos –explicaría Cooke- sugieren que el sistema inmune puede ser especialmente vulnerable a la genisteína y compuestos similares".
 



Sr. Director: tengo un amigo médico naturista que lee su revista como si fuera la biblia y toma nota de todo lo que le parece importante para luego poder sugerir productos o tratamientos a sus pacientes en la consulta. Solo que agrupa todo lo que lee en la revista por enfermedades, se queda con “lo importante” y no apunta las razones porque dice que no sería práctico y le llevaría mucho tiempo. Pues bien, empiezo a tener problemas de memoria y me ha dicho que tome cúrcuma porque tiene apuntado que su ingesta estimula la producción de células-madre neurales. ¿Es verdad? Me gustaría saberlo porque me parece sorprendente. Gracias y enhorabuena por la revista.

Carlos Tejedor
(Barcelona)

Es verdad: la cúrcuma favorece la producción de células madre neurales. Lo constató en animales un equipo investigador del Instituto de Neurociencia y Medicina de Lulich (Alemania) tras inyectarles uno de sus principios, la turmerona, y comprobar luego mediante escáneres que las regiones del cerebro implicadas en la producción de células-madre neurales se activaban. Células-madre que al poder transformarse en cualquier tipo de célula cerebral son obviamente útiles en numerosas patologías cerebrales. Solo que esta singular especia es también antioxidante, antivírica, antibacteriana, fungicida, antiparasitaria, analgésica, antiinflamatoria, antihistamínica, anticoagulante, carminativa, cicatrizante, colagoga, colerética, diurética, estimulante de las secreciones biliares, expectorante, hepatoprotectora, hipocolesterolemiante, tonificante, antidepresiva y anticancerígena. Así lo hemos dado a conocer en varias noticias a lo largo de los últimos años y en los reportajes que con los títulos Cúrcuma, una especia de notables propiedades terapéuticas y Eficacia de la cúrcuma en la depresión aparecieron en los números 104 y 156 respectivamente.

 


 

NÚMERO 190 / FEBRERO / 2016

Sr. Director: leo todos los meses la revista y quiero en primer lugar expresarle mi felicitación por el contenido y la orientación editorial que considero acertados, ilustrativos y provechosos. El motivo de mi carta es pedirle opinión sobre tres alimentos que hasta ahora he consumido a diario por considerarlos no sólo seguros sino beneficiosos para la salud y que debido a recientes informaciones procedentes de fuentes supuestamente competentes me han creado dudas, perplejidad y la convicción de que no existen criterios unánimes sino más bien contradictorios a la hora de informar al público sobre un tema tan básico para la salud. Me refiero al aceite de oliva -según el movimiento dietético liderado por el profesor Colin Campbell no es aconsejable según se desprende de lo que aparece nº 188 de la revista-, al aloe vera sin aloína -tan ponderado por muchos autores y sobre el que últimamente se han alzado voces advirtiendo de su potencial peligrosidad cancerígena- y al yogur de soja -que yo sustituí por la leche de soja tras haber leído sus artículos sobre ésta última por considerarlo una modificación de la leche y, por tanto, sin efectos negativos. Le quedaré muy agradecido por su respuesta.

A. G.
(Madrid)

El aceite de oliva virgen extra ingerido crudo de forma moderada como aliño de ensaladas es excelente para la salud; no así el frito. Aunque haya quienes intenten "demonizarlo" por meros intereses económicos ya que el 97% se produce en el Mediterráneo. A nuestro juicio pues el grupo de Colin Campbel no tiene intenciones aviesas sino falta de información objetiva y ecuánime. No podemos decir en cambio lo mismo de otros organismos que sí toman decisiones sobre salud guiados por intereses propios, a menudo no confesables. Como la Agencia de Seguridad Alimentaria de Reino Unido que en 2013 decidió no recomendar el consumo habitual de aceite de oliva -entre muchos otros productos- sino solo de forma ocasional o por placer ¡por el mero hecho de ser un alimento graso! Razón por la que tampoco aconseja ingerir de forma habitual jamones, carnes o algunos frutos secos. ¡Como si todas las grasas -vegetales o animales- fueran iguales! En suma, no haga usted caso ni de la agencia alimentaria británica ni de los desinformados seguidores de Campbell para los que el aceite de oliva es un producto casi desconocido sobre el que no saben prácticamente nada. Dejemos que sigan tomando sus insanos aceites; como los de cacahuete, colza o maíz transgénico. Recuerde que el país del mundo con mayor sobrepeso y obesidad es Estados Unidos y sus habitantes los más desinformados en el ámbito alimentario. En cuanto al aloe vera sin aloína es falso que sea cancerígeno; todo lo contrario: es anticancerígeno. Muy especialmente el aloe vera arborescens que es el más adecuado para la ingesta. Ahora bien, debe tomarse con precaución si se están ingiriendo anticoagulantes y asegurarse de no abusar de plantas medicinales como el ginkgo biloba, el abedul o el hipérico mientras se consume el aloe vera; puede haber interacciones negativas. Y por lo que al yogur de soja se refiere cabe decir que nosotros desaconsejamos tanto la ingesta de tofu como de leche de soja y, por ende, el yogur que se fabrica con ésta. Los que son aceptables son los productos fermentados de soja -el miso, el tempeh, la salsa de soja y el natto- aunque con moderación porque si no también son dañinos; y otro tanto cabe decir de la lecitina de soja. Si quiere más información lea en nuestra web –www.dsalud.com- los artículos que con los títulos La leche de soja y los productos elaborados con soja sin fermentar no son aconsejables y Las propiedades de la lecitina de soja aparecieron en los números 121 y 123 respectivamente.
 



Sr. Director: tengo 61 años, mido 1,67, peso 73 kilos y hace 15 meses noté que veía poco con el ojo izquierdo por lo que acudí al hospital de la Seguridad Social pero como me dieron cita para el oftalmólogo para dos meses después acudí a uno particular que tras hacerme unas pruebas me diagnosticó retinopatía, degeneración vítrea y membrana pre-retiniana -le adjunto copia del informe- diciéndome que la única solución era operar. Cuando a los dos meses acudí al oftalmólogo de la Seguridad Social confirmó el diagnóstico pero no me habló de operación alguna y me dio cita para seis meses después. Acudí entonces a la consulta en Elche del Dr. Navarro -al que ustedes entrevistaron en la revista- y me hizo un análisis de sangre para un perfil biológico o test de floculación que hace la C.E.I.A en Bélgica. Y me dijo que tomara DHA 80 TG de Egle y Eye Force así como una fórmula magistral de minerales, cardo mariano y vitamina D3 así como unas gotas homeopáticas y aceite esencial de ajedrea. Además me comentó que el resultado del test no era demasiado malo; el hígado un poco lento, las defensas algo bajas y preocupación (que achacó a mi sorpresa por la enfermedad). Hablamos de la dieta y había muy poco que mejorar porque no he tomado prácticamente nunca medicinas, mi alimentación es muy racional -verduras, frutas, pescado, frutos secos...-, no tomo nada frito, bebo agua destilada y cocino con aceite virgen extra de 1ª presión en frío. Además paseo a diario más de una hora a buen ritmo, hago Pilates desde hace años y solo he tenido algún problema de ciática y espalda que me solucionaron con homeopatía y Reeducación Postural Global. Asimismo me hago dos análisis de sangre y orina cada año que han salido siempre correctos. Es verdad que fumé un poco pero lo dejé totalmente hace tres años y hace muchísimos años que llevo una vida muy saludable. ¡Y ahora me encuentro con la sorpresa del ojo... y en uno solo. ¿Por qué? Después de seguir el tratamiento del Dr. Navarro volví al hospital -el 15 de mayo pasado- y me dijeron que mi ojo izquierdo estaba peor y tenía que operarme ya. La operación consiste en raspar la membrana, cataratas (no tengo pero formarían con la operación) y antiinflamatorios dentro del ojo para tres meses y que se desprenderían poco a poco. Pero luego me dijeron que no me garantizaban resultado alguno y renuncié a la intervención. Como el Dr. Navarro me aconsejó Ozonoterapia me pongo por vía rectal desde hace 15 días una jeringa de 100 ml -dos veces al día.- pero hasta ahora sin resultados. En fin, les rogaría me indicasen qué puedo hacer o a quién acudir porque la visión del ojo izquierdo es de 0,2, veo ya deformado y no distingo algún color. Sin embargo con el ojo derecho veo muy bien.

Josefa Esteve
(Villanueva de Castellón)

Lamentamos que los tratamientos holísticos que le propusieron no funcionaran pero parece obvio que si tiene usted afectado el ojo izquierdo y ve perfectamente con el derecho el problema no debe estar en una disfunción de carácter integral sino local. En cuanto al informe que nos adjunta lo que dice es que padece usted en ese ojo un desprendimiento vítreo y en la parte posterior del ojo un aumento de la membrana de la fóvea, zona central de la mácula. El vítreo es un gel colágeno que rellena la cavidad vítrea en el interior del ojo humano que por diversos factores -un golpe, miopía u otra causa- puede deshidratarse y cambiar su estructura haciendo que se retraiga, se formen condensaciones que quedan flotando y se separe de las zonas de unión con la retina. De hecho cuando se desprende el vítreo posterior se perciben como telarañas o puntos negros flotantes que molestan o dificultan la fijación de la mirada; a veces acompañadas de destellos o fogonazos de luz que lo que indican es que las uniones del gel con la retina están tensándose. Y solo se opera -por eso le sugirieron esperar- si con el movimiento del gel o en la separación con las zonas de anclaje se forman agujeros o desgarros que hayan dañado la retina. Y lo que en tales casos se hace es reforzar la zona con un láser -normalmente de argón- para crear una barrera alrededor de la zona debilitada y evitar que se desprenda la capa retiniana. Pues bien, dado el estado de su ojo debería plantearse una operación en un centro especializado; como la Clínica Baviera de Madrid (917 82 03 60) o la Clínica Vissum de Alicante (965 15 40 62). Nos parece la mejor opción. Es más, en ésta última podrían decirle si hay alguna otra opción (lea al respecto en nuestra web -www.dsalud.com- el artículo que con el título Curan úlceras, queratitis y perforaciones corneales graves ¡con un simple colirio! publicamos en el nº 71). Asimismo podría consultar su caso con el Dr. Arturo Solís, neuro-oftalmólogo y farmacólogo mexicano creador del QIAPI1 –producto del que hablamos en el nº 143- que también desarrolló un producto para recuperar diversas patologías de los ojos, pasa consulta en la ciudad de Aguascalientes y es director técnico de la compañía químico-farmacéutica Fórmulas Magistrales. Su web -en ella no se habla de las gotas pero tiene en ella la forma de contactar- es www.fotosintesishumana.com. Todo esto sin descartar que el problema pueda estarlo causando un microbio patógeno o un parásito, algo que podría decirle en Madrid testándole con el Par Biomagnético Juan Carlos Albendea (91 704 57 81).
 



Estimado Sr. Campoy: en el número 189 se publica una carta al director firmada por Maitetxu -de Navarra- que pide sugerencias sobre posibles tratamientos para su hernia de hiato y en la lista de posibles causas y remedios no figura lo que, en mi opinión profesional, más correctamente puede diagnosticar y tratar eficientemente el problema que la lectora padece. Me refiero a la Medicina Tradicional China para la cual la hernia de hiato es provocada por un Qi a contracorriente; es decir, la dirección del movimiento de Energía del Estómago en vez de fluir y conducir hacia abajo, como es normal, va hacia arriba. Y aunque la causa debe establecerse solicitando más datos que el paciente debe proporcionar al terapeuta no puede excluirse un factor emocional -estrés continuado, conflictos, etc.- ya que muchas veces es el factor determinante. Hecho el diagnóstico sobre la posible causa -o causas- de su desequilibrio se trata a la vez el síntoma -el Qi a contracorriente- y la causa energética (que, como digo, puede ser una o varias). Normalmente bastan unas pocas sesiones y un tratamiento con plantas para notar una importante mejoría e, incluso, volver a la paciente asintomática. Ruego informe a la lectora de esta posibilidad a fin de que busque un buen profesional de la Medicina Tradicional China que además de la Acupuntura domine la Fitoterapia y la Farmacopea china cuya materia médica se basa preponderantemente en plantas y no en químicos sintéticos. Es más, me permito  sugerirles que incluyan en sus respuestas a los lectores las soluciones de esta Medicina milenaria ya que muchas veces puede ser la opción terapéutica idónea. Un saludo.

Rasván Neculai Burdin
(Valencia)

Publicada queda su carta con las sugerencias a aquella lectora. En cuanto a su consejo sobre añadir respuestas de este tipo en nuestra sección nos tememos que no va a ser posible. Por dos razones: porque no dominamos la disciplina como para hacerlo y, sobre todo, porque como usted bien sabe no hay tratamientos estándar para "enfermedades" en la Medicina Tradicional China que lo que hace es tratar enfermos de forma personalizada. 
 



Hola. Soy médico residente de primer año de la especialidad de Neurología y os escribo este e-mail -animado por mi madre que es lectora habitual de vuestra revista- para pedir información sobre un problema que empiezo a tener: la caída del pelo. Sé que es un problema que afecta a muchos hombres, sobre todo a partir de la cuarta o quinta década, pero en mi caso empezó hace año y medio y todavía tengo 25 (acabo de empezar a ejercer como médico). En fin, como aun tengo bastante pelo y creo que estoy a tiempo me encantaría que me dirigierais a algún tricólogo de confianza o a alguna persona que utilice terapias menos conocidas pero que esté teniendo buenos resultados. Aún siendo parte del sector médico hospitalario estoy en contra del uso del Minoxidil y otros productos farmacológicos para este fin y por eso os escribo. Lo hago porque mi madre me ha insistido mucho pero, hablando con honestidad, he buscado ya información en centros capilares y otros sitios y no me he sometido a nada por la poca credibilidad científica que he encontrado, algo que como médico soy muy capaz de valorar. Espero que podáis pueda ayudarme. Muchas gracias.

Aritz Sagastibelza

Agradecemos su confianza -y la de su madre, obviamente- pero no sabemos si podremos ayudarle ya que apenas nos facilita datos sobre su caso. Ya hemos explicado en ocasiones anteriores -y vamos pues a repetirnos- que la alopecia o calvicie suele clasificarse en multitud de grupos -según su origen y manifestaciones- siendo la forma más frecuente la androgénica que provoca la acción de las hormonas masculinas o andrógenos sobre el folículo piloso y de ahí que se dé sobre todo en varones. Asimismo se denomina areata a aquella en que la pérdida del pelo no es definitiva y se circunscribe comúnmente a un área, universal a la que abarca a todo el cuero cabelludo y cicatricial a la causada por destrucción total del folículo piloso y es irreversible. Pudiendo deberse a causas genéticas, a la ingesta de un medicamento, a la infección de una muela, a una infección cutánea, a déficits nutricionales, a algunas enfermedades de la piel o a un traumatismo físico así como a un fuerte estrés o a un trauma emocional. Agregaremos que en raras ocasiones la causa puede estar en una cicatriz que interrumpa la conexión energética -en tal caso habrá que acudir a un especialista en Terapia Neural-, un cambio hormonal intenso, enfermedades como la tiña, la sífilis, la psoriasis, el lupus eritematoso y la lepra, un exceso de vitamina A o déficits de zinc, cobre, hierro sílice o proteínas (un simple análisis de sangre puede detectarlo). De hecho es corriente que tras un parto -sobre todo al finalizar el periodo de lactancia- se produzca en muchas mujeres una alteración hormonal que sumada a una carencia de algunos minerales lleve a la pérdida de cabello. Siendo normalmente en tales casos la solución más rápida seguir una alimentación libre de tabaco, alcohol, café, té negro, azúcares, hidratos de carbono refinados (y por tanto de pan, pasta, galletas, bollería, tartas, dulces, pasteles…), grasas saturadas, lácteos, cacao, colas, frituras y productos cárnicos e ingerir en cambio aguacates, plátanos, almendras, anacardos, nueces, piñones, cereales integrales, espinacas, berzas, hojas de remolacha, brécol, garbanzos, germen de trigo, jalea real, lechuga, lecitina de soja, levadura de cerveza, malta no torrefactada y polen. Y si quiere adelantar la solución tome un complejo con vitaminas A y C –mejor en forma de ascorbato cálcico-así como las del complejo B -asegurándose de que lleva especialmente la B8 o Biotina y la B10 o PABA-, silicio orgánico, zinc, azufre y ácido gammalinoleico. 
 


 

NÚMERO 191 / MARZO / 2016

Sr. Director: sigo la revista desde hace diez años y valoro mucho su labor pues por encima de los lógicos intereses editoriales nunca abandona su rigor en el tratamiento de cualquier tema. Felicidades. Les escribo porque tengo interés en conseguir el libro A Scientist in Wonderland de Edzard Ernst y no sé si existe alguna edición en castellano. ¿Podrían decírmelo? En cuanto al artículo que acaban ustedes de publicar sobre el hallazgo de nanopartículas en las diluciones homeopáticas les diré que siempre pensé que era imposible valorar la homeopatía -al igual que otras terapias alternativas- porque la medicina alopática ignora el plano energético del ser humano al no poder verlo a través del microscopio. Más aún cuando la Física Cuántica y de partículas se halla en pañales y apenas conoce acerca de la materia y la energía oscura que se encuentra en todo lo que nos rodea y en nosotros mismos. Yo opté por la medicina homeopática cuando mi hija tenía año y medio, su pediatra le diagnosticó un eczema atópico, nos dijo que era para siempre y le prescribió aerosoles y cortisona, entre otros fármacos. Y los compramos... pero nunca se los dimos. Preferimos una segunda opinión y fuimos al Dr. Guillén, médico y homeópata que tiene la consulta en Murcia, quien nos propuso tratarla con homeopatía. Bueno, pues en unas semanas nuestra hija dejó atrás el problema y nunca más volvió a sufrirlo. Hoy disfruta a sus dieciséis años de buena salud y todos los problemas que tuvo se trataron siempre exitosamente con homeopatía espagírica. Quería que sus lectores lo supieran. Atentamente,

Manuel Albacete

En el momento de responderle -febrero de 2016- no hay constancia de que esa obra esté traducida al español pero muy probablemente lo será ya que Edzard Ernst es miembro del conocido Comité para la Investigación Escéptica -en inglés Committee for Skeptical Inquiry-, antes llamado Comité para la investigación científica de las afirmaciones de lo paranormal. Lo singular es que este médico nacido en Alemania en 1948 pero nacionalizado británico inició su carrera médica en un hospital homeopático de Múnich y ya en sus primeros años estudió Homeopatía, Acupuntura, Fitoterapia, Masaje, Entrenamiento autógeno y manipulación espinal especializándose no obstante en Medicina Física y Rehabilitación. Hasta que en 1993 se encargó de la cátedra de Medicina Complementaria que creó la Universidad de Exeter (la primera del mundo) asumiendo en 2002 el cargo de director de Medicina Complementaria en la Peninsula Medical School hasta que se retiró en 2011. Hoy sin embargo se le considera uno de los más agrios críticos de las llamadas medicinas complementarias y alternativas, terapias y métodos de los que en muchos casos -hay más de un centenar- no ha oído hablar en toda su vida pero no por ello duda en criticar ácidamente y con el mismo fanatismo y carencia de argumentos que sus pseudoescépticos colegas. Lea en nuestra web -www.dsalud.com- el amplio reportaje que con el título Fundamentalistas científicos contra el pensamiento crítico apareció en el nº 135, texto en el que -entre otras muchas cosas- explicamos que la Ciencia es hoy la “religión de la modernidad”, sus encíclicas las publicaciones científicas y sus herejes los investigadores y científicos que mantienen posiciones críticas con las teorías establecidas como dogmas. Y que, obviamente, integra a fanáticos fundamentalistas radicales que se creen en posesión de la verdad absoluta, se autoarrogan la representación de la “comunidad científica” y utilizan normalmente la descalificación personal y el insulto como “argumentos”.
 



Sr. Director: he tenido conocimiento de un libro titulado Whole Body Reboot (Reinicio total del cuerpo) en el que su autor, un dietista peruano afincado en California (EEUU) llamado Manuel Villacorta, asegura que el aceite más sano para cocinar es el aceite de canola y no el de oliva. Y da para ello cuatro razones: tiene la mitad de grasa saturada que los aceites de oliva, soja, maíz y girasol siendo la mayor parte omega-3 de origen vegetal por lo que su ingesta reduce el riesgo de enfermedades del corazón e incluso contribuir a controlar el azúcar en la sangre de quienes sufren diabetes tipo 2, no tiene sabor y su textura es más ligera, resiste bien el calor al tener uno de los niveles más altos de tolerancia al calor (252 grados centígrados) por lo que se puede ideal para freír y asar y cuesta lo mismo que un aceite vegetal pero es más  nutritivo y de mejor rendimiento. Afirmando: "Es sano y sirve para todo. Es un aceite que puede definirse como 'un todo en uno'". Y agrega que la FDA le dio la calificación GRAS que se da a los alimentos reconocidos como seguros. ¿Es verdad? ¿Ustedes qué opinan?

Juan Carlos Sánchez
(Madrid)

El hecho de que la FDA avale o asegure algo no implica nada porque hoy es un órgano corrompido pero en el caso que a usted le preocupa le diremos que lo que admite es que reduce el riesgo cardiovascular ¡si simultáneamente deja de ingerirse una cantidad similar de grasa saturada y no se aumenta el número total de calorías que se consumen! Una estafa porque eso mismo se consigue bebiendo agua de grifo o masticando chicle por poner ejemplos absurdos. Es increíble que se reduzca la ingesta de grasa saturada y calorías a un grupo de gente a la que luego se le da cucharada y media de aceite de canola y se alegue luego que los beneficios se deben al aceite ingerido y no al hecho de haber dejado de ingerir la grasa saturada. Mire, a diferencia de los aceites vegetales de primera presión en frío el de canola es REFINADO; se obtiene sometiéndole a altas temperaturas y usando disolventes como el hexano y productos químicos que enrancian los ácidos grasos omega 3 y los hacen oler muy mal; por eso se tratan luego a fin de eliminar el olor, proceso que hace que los omega 3 se conviertan en los dañinos ácidos grasos trans. De hecho para solidificarla la canola se hidrogena. Por si fuera poco es un aceite que contiene entre el 45% y el 55% de ácido erúcico y glucósidos que interfieren con la función tiroidea habiendo sido ya acusado de provocar deformación y destrucción de las plaquetas, irritabilidad, alteración del sistema nervioso central, pérdida de visión, enfermedades respiratorias, anemia, estreñimiento, patologías cardíacas e incluso cáncer. Es más, se asegura que su ingesta hace disminuir el nivel de vitamina E en el cuerpo y eso que, paradójicamente, contiene entre 55 y 80 mg por cada 100 gramos de aceite. Debe saberse que el aceite de canola lo desarrolló la industria canadiense en 1978 cuando empezó a decirse que las grasas saturadas eran las principales responsables de los problemas cardiovasculares y quisieron aprovechar sus cultivos ¡desarrollado plantas de colza modificadas genéticamente! a fin de obtener el hoy llamado aceite de canola; especialmente la variedad Oro que solo contiene un 2% de erúcico y un nivel más bajo de glucosinolatos. En suma, la afirmación de que el aceite de canola es mejor que los aceites vegetales prensados en frío es absurda. Y decir que es mejer para freír que los aceites de coco y oliva absolutamente ridícula.
 



Hola. He vuelto a releer el artículo de 2015 en el que publicasteis una entrevista con el Dr. Colin Campbell, autor de El estudio de China e Integral, y tengo una duda que no me deja dormir: ese médico afirma que la caseína de la leche es causa de cáncer pero es que también está presente en los productos lácteos -queso, yogures, requesón, queso de Burgos, etc.- así como en el kéfir, sea éste fabricado con leche de vaca u otro animal. Sin embargo en el reportaje que publicasteis sobre el kéfir se indica que "el nivel de aminoácidos en el kéfir es similar al de la leche sólo que son proteínas más fáciles de digerir debido a la acción de la coagulación ácida y a la proteólisis (o hidrólisis parcial) de las proteínas merced a las enzimas que generan los microorganismos". ¿Se puede deducir entonces que la caseína se ha transformado en un producto saludable o, por el contrario, el kéfir debe ser englobado en el mismo apartado que la leche y sus derivados? Gracias por vuestra atención, por vuestro excelente trabajo y por la respuesta. Recibid un saludo.

Toni García

El kéfir se elabora con caseína coagulada y es más fácilmente digerible pero para Colin Campbell su consumo es igualmente negativo para la salud; lo mismo que el yogur y las leches fermentadas. El kéfir -al que en el nº 153 dedicamos un artículo titulado Kéfir: el rey de los probióticos en el que dimos a conocer sus múltiples propiedades terapéuticas- contiene además lactosa y el 60% de la población es intolerante a ella; la ventaja es que su fracción láctea fermentada -si no ha sido pasteurizado- contiene algunas enzimas lactasas activas y es también más digerible. En todo caso a nuestro juicio es más aconsejable tomar kéfir de agua.
 



Estimado Director: permítame felicitarles a usted y a su equipo por las valiosas informaciones que publican. El caso es que me gustaría saber si una cicatriz procedente de una cirugía puede ser totalmente eliminada o si conocen el remedio o profesional que lo trate. Les estaría muy agradecida si me remitieran la información o la publicaran en su revista. Atentamente,

Lurdes Otazua
(Vizcaya)

No hay nada -que nosotros conozcamos- que elimine una cicatriz ya formada. La única solución es quirúrgica: puede eliminarse cortándola y volviendo a coser la piel. Las cremas solo ayudan a mejorar la apariencia. Lo sentimos. 
 



Apreciado equipo de Discovery DSALUD: muchas gracias por vuestro trabajo, por la revista y por vuestra actitud con los lectores. Sois un apoyo para muchos de los que buscamos una sociedad más saludable y crítica con la medicina y las entidades que la rodean. Para mí sois un referente personal. Cuando me canso de "luchar" y pienso en ceder a las presiones médicas me refuerzo releyendo algunos de vuestros artículos. En fin, os escribo para pediros ayuda: mi madre tiene cada vez mayor deterioro cognitivo; está perdiendo memoria y atención y me asusta. Tiene 81 años y algo de deficiencia cardiaca. Es vegetariana, toma productos integrales, no consume dulces y no toma ningún fármaco pero cada vez le cuesta más recordar las cosas cotidianas (memoria a corto plazo): dónde pone las cosas, qué día es... Incluso olvida datos de una conversación reciente y eso le genera una gran ansiedad que retroalimenta su falta de memoria. En cambio el razonamiento es bueno pero cualquier trabajo intelectual -como leer, escuchar una charla o ver la tele -le da sueño enseguida. Me da pánico ir al neurólogo y que la medique agresivamente y sin eficacia (o quizás ¿es ignorancia por mi parte?). Está tomando aceite de coco, ginkgo biloba -poca cantidad porque le produce dolor de cabeza-, aceite de comino negro, tres gotas diarias de Cellfood y una cucharada de lecitina de soja supuestamente no transgénica. Y para la ansiedad y él ánimo Bass 7 de Hausmann. ¿Qué más puede tomar o hacer? ¿Es eficaz el ejercicio cognitivo? Camina y hace deporte de manera regular. Agradezco de corazón vuestras indicaciones y os deseo mucha salud y energía. Un saludo cordial.

Mamen Arias Álvarez

Ante todo, gracias por sus amables palabras. En cuanto al problema de su madre le sugerimos que lea el artículo que con el título La pérdida de memoria y la falta de concentración se publicó en la sección de Medicina Ortomolecular del nº 50. En él se explica que las principales causas de pérdida de memoria y/o concentración son la edad avanzada, una enfermedad vascular cerebral, el hipotiroidismo, una infección en el sistema nervioso y el consumo de drogas (incluidos los fármacos y el alcohol). Además obviamente de un déficit de oxígeno en el cerebro, un traumatismo craneal, un accidente cerebrovascular, una infección o un tumor cerebral, jaquecas persistentes, un trauma psicoemocional, estar sometido a radiaciones electromagnéticas, un exceso de azúcares y grasas saturadas animales y "trans" y el abuso de barbitúricos, hipnóticos o tranquilizantes. Pero también lo causa un simple déficit de nutrientes y vitaminas importantes. En general lo que hay que hacer en estos casos es evitar el consumo de azúcar blanco y de aditivos alimentarios -afectan al sistema nervioso-, evitar las hipoglucemias -se deben hacer cinco comidas diarias en horarios regulares y nunca comenzar las tareas diarias sin haber desayunado-, dormir el tiempo suficiente, practicar ejercicio y reducir al máximo la ingesta de alcohol y proteínas animales (especialmente la carne roja y el queso curado ya que reducen la producción de triptófano y serotonina). Siendo buena idea aumentar la ingesta de avena -además de avenina (un alcaloide relajante) posee vitamina B1-, almendras -con una proporción de minerales muy adecuada para el funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso-, nueces -por su riqueza en fósforo- y germen de trigo -rico en vitaminas del grupo B-. En cuanto a los complementos más adecuados en estos casos son la fosfatidilserina -maximiza la transmisión nerviosa entre células cerebrales, proporciona flexibilidad a las membranas celulares y a las neuronas e incrementa su número de receptores proporcionando más puntos de acoplamiento y circuitos para la comunicación neurológica-, un complejo vitamínico B -son especialmente útiles la B1 y la B12-, la Acetil L-Carnitina -frena el envejecimiento de las células cerebrales, favorece el flujo sanguíneo del cerebro y aumenta el metabolismo en los centros nerviosos-, la fosfatidilcolina -protector específico del sistema nervioso es también la principal fuente de colina, esencial para  la formación de acetilcolina (uno de nuestros neurotransmisores más importantes)-, la L-Glutamina -utilizada por el cerebro como fuente de energía es además el gran equilibrador natural de la excitación y se encuentra presente como elemento fundamental en varios neurotransmisores- y el Ginkgo Biloba -por sus flavonas-. Agregaremos que el aceite de coco ayuda pero no en exceso y además a algunas personas no les sienta bien. Hay pues muchas posibilidades pero es mejor que el tratamiento se lo paute de forma personalizada un experto en Nutrición Ortomolecular. Por lo que se refiere al ejercicio cognitivo claro que es eficaz pero lo mejor es que no se pase el día sola delante de la televisión, haga ejercicio, se alimente bien y suficientemente, duerma mucho -si tiene problemas que ingiera a diario 3 mg de melatonina media hora antes de acostarse, mantenga conversaciones y haga vida social. Si no tiene suficiente familia para ello anímela a acudir a relacionarse en los llamados "centros de mayores" en los que hoy se programan todo tipo de actividades; siempre habrá alguna que la seduzca.
 


 

NÚMERO 192 / ABRIL / 2016

Estimado Sr. Campoy: querría pedirles ayuda para mi marido. En 2007 se le diagnosticó Síndrome de Fatiga Crónica y aunque sus primeros síntomas comenzaron hace ya 13 años sufre presión en las sienes, mareos, sequedad de boca, irritabilidad, pérdida de memoria, dificultad de concentración y de expresión -le cuesta hasta vocalizar-, palidez de rostro, enrojecimiento de los ojos, hormigueo en las piernas y últimamente calor en la planta de los pies, estreñimiento y sueño no reparador sin contar la debilidad y la fatiga... por no mencionar otros. Como imaginarán hemos hecho un vía crucis por diferentes médicos y especialistas -de digestivo, reumatología y psiquiatría, entre otros- que en ningún caso han sabido ayudarle a mejorar siquiera su calidad de vida y a los que fuimos nosotros quienes tuvimos que pedir que barajaran la Fatiga Crónica como posibilidad entre sus diagnósticos. Actualmente tiene 49 años, no ha fumado nunca, no ha sido operado de nada y practicaba tenis una vez por semana pero lo ha tenido que dejar. Se le han realizado varias analíticas muy completas -incluso test de intolerancias alimentarias- pero lo único que se le ha diagnosticado ha sido hipoparatiroidismo secundario a hipovitaminosis D y posteriormente hipovitaminosis de vitamina C que es para lo único que le han mandado algún remedio. Y le han realizado otras pruebas como panendoscopia y rectocolonoscopia. Además tiene hernia de hiato. Actualmente solo recurre a Optovite B12 1000 gammas -vía intramuscular- cuando ya no puede más y nunca con intervalos inferiores a una semana. Llevó una dieta antiinflamatoria durante un tiempo en la que notó algo de mejoría pero no la continúa así que nos gustaría que nos asesorasen también sobre este tema. Ha cogido solo dos veces la baja laboral -varios meses en 2010 y 2014- aunque es una persona muy responsable y debió hacer lo mismo en otras ocasiones. El caso es que su lucha y esfuerzo diarios para poder ir a trabajar es mayor. ¿Pueden ayudarle? Muchas gracias por adelantado.

Ana García

Hemos publicado numerosa información sobre la fatiga crónica que usted y su marido tienen a su alcance en nuestra web: www.dsalud.com. Entre otros textos en los artículos que con los títulos Un enfermo de fibromialgia descubre cómo curarla, Cómo afrontar ortomolecularmente la fibromialgia, ¡Confirmado!: la causa de numerosas patologías se debe a intolerancias alimentarias, Martin Pall: “La fatiga crónica, la fibromialgia, la sensibilidad química múltiple y el trastorno de estrés post-traumático pueden tratarse de forma natural” y Un nuevo dispositivo bautizado como RBF-01 alivia los síntomas de la fibromialgia aparecieron en los números 35, 110, 121, 134 y 135 respectivamente. Dicho esto le adelantamos que la fibromialgia puede deberse a disfunciones digestivas -especialmente las provocadas por la ingesta del gluten de los cereales y los lácteos-, a intoxicación por sustancias químicas -destacando metales pesados como el mercurio (habitual en empastes y vacunas) y el aluminio (presente en algunos antiácidos)-, algo que suele dar lugar a acidificación del organismo, a déficits nutricionales -sobre todo de sodio, potasio, calcio, magnesio, Q10 y vitaminas del grupo B, C y D- y a la presencia de parásitos y microbios patógenos. De ahí que al recibir su carta ya les adelantáramos que convendría que su marido se hiciera un Test Melisa para valorar una posible intoxicación por metales pesados -hablamos de él en el nº 190-, que acudiera a un experto en el Par Biomagnético para descartar o confirmar que no se debe a microbios o parásitos patógenos -como Juan Carlos Albendea (91 704 57 81)- y que ingiriera el producto del que nos hicimos eco en el reportaje aparecido en el nº 35 antes citado y que se vende en farmacias como Recuperation. Cabe añadir que el pasado mes de marzo nos hicimos eco de la elaboración por el Dr. Jose Ignacio Lao Villadóniga -director Médico de Genomic Genetics International en el Institut Universitari Dexeus de Barcelona- de un test genético que permite diagnosticar la fibromialgia y proponer tratamiento pues determina la capacidad de detoxificación del organismo mediante el análisis de 10 genes específicos, la respuesta inflamatoria exagerada por parte del sistema inmune evaluando 5 genes, un posible déficit de vitaminas del grupo B que afecte a las vías de metilación mediante el análisis de 8 genes, el estado del metabolismo hormonal analizando 7 genes, el potencial neurocognitivo analizando 9 genes relacionados con el equilibrio entre neurotransmisores y un estudio farmacogenético que permite conocer cómo metaboliza los medicamentos cada enfermo y revela de paso las pautas nutricionales y de suplementación más apropiadas para cada caso. Dicho esto añadiremos que si precisa de algún médico en Madrid que supervise el tratamiento puede acudir al Dr. Santiago de la Rosa (91 431 35 16).
 



En primer lugar, felicidades por la revista. Quisiera que me aclarasen algo respecto a la glicina pues soy enfermero pero también corredor de media maratón y tomo prácticamente a diario suplementos para las articulaciones, uno de ellos glicina con silicio de una conocida marca y además un suplemento de glicina pura. El caso es que mirando la versión online de su revista leí en la sección de Noticias del nº 151 el siguiente titular: La glicina, fundamental en la proliferación del cáncer. Noticia en la que se habla de un estudio realizado por un equipo dirigido por Vamsi Mootha en la Universidad de Harvard (Boston) y publicado en la revista Science según el cual su principal hallazgo es que "las células tumorales que proliferan rápidamente consumen mucha glicina (...) Infiriendo esos investigadores que la glicina está pues relacionada con la velocidad de la división celular en casos de cáncer". Pero luego -en el número de octubre de 2015- ustedes entrevistaron al catedrático de Bioquímica Enrique Meléndez Hevia, director del Instituto de Metabolismo Celular de Canarias, en el que éste habla de la importancia de la glicina en determinadas enfermedades; como la artrosis, la osteoporosis, etc. Pues bien, accedí por curiosidad a la página web de ese instituto, leí algunos artículos sobre la glicina y hubo uno que me llamó la atención porque en él se llega a afirmar que el uso de glicina en pacientes con cáncer es beneficioso e incluso hay una clara reducción del tumor, de las metástasis y de los marcadores tumorales. Y que las personas que toman glicina se recuperan más rápidamente de los efectos de la quimioterapia lo que conlleva un aumento de la esperanza de vida en varios años. Y he ahí mi duda: un estudio dice que la glicina hace crecer más rápidamente los tumores al aumentar la división celular cancerosa y el otro lo contrario. La pregunta es obvia: ¿quién tiene razón? ¿Debe o no tomar glicina un paciente con cáncer? ¿Depende quizás del tipo de cáncer? Y si la respuesta es afirmativa y la glicina es útil, ¿en qué casos y qué cantidad debería tomarse? Gracias.

Miguel Jurado

El trabajo del Dr. Vamsi Mootha que usted cita y del que nosotros nos hicimos eco constató efectivamente in vitro que las células tumorales que proliferan rápidamente consumen mucha glicina y que si se les priva de ellas -bien eliminando el aminoácido del medio de cultivo, bien bloqueando las enzimas implicadas en su metabolismo- se dividen más despacio (lo mismo que ocurre si se las priva de glucosa). Y a continuación analizaron cerca de 1.500 enzimas y observaron que las necesarias en la mitocondria para la síntesis de glicina están entre las que más se expresan en los cánceres de mama de peor pronóstico lo que a su juicio parece sugerir que la glicina ayudaría a que los tumores crezcan... solo que eso no está constatado. De hecho el Dr. Enrique Meléndez Hevia, Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular, ex Decano tanto de la Facultad de Farmacia como de la Facultad de Biología de la Universidad de la Laguna (Tenerife), ex Vicerrector de Ordenación Académica de la misma universidad, autor de numerosos trabajos científicos y miembro de nuestro Consejo Asesor desde su creación opina justo lo contrario. Decidimos pues ponernos en contacto con él y, de forma resumida, esto es lo que nos diría: "La glicina es un aminoácido esencial en muchos procesos metabólicos, especialmente para la síntesis y regeneración del colágeno, principal proteína estructural del sistema mecánico (tendones, huesos y cartílagos) y de la piel. Pues bien, la propagación de las células cancerosas es posible porque degradan el colágeno de los tejidos para avanzar. Es verdad que el cáncer -de cualquier tipo- se caracteriza por un crecimiento celular desordenado y excesivo pero no es ésa su principal característica ya que lo mismo ocurre en los tumores benignos. Lo que distingue un tumor maligno de uno benigno es que las células cancerosas del primero son invasivas y agresivas; atacan a otras células e invaden los tejidos adyacentes provocando metástasis. Y eso no pueden hacerlo sin destruir antes el colágeno del tejido conectivo en el que se encuentran cuyo principal componente es la glicina. Es más, este aminoácido interviene en muchos otros procesos, entre ellos el de la división celular ya que es un precursor de las bases púricas componentes de los ácidos nucleicos. Luego la glicina impide la expansión de los tumores malignos al reforzar el colágeno. Pues bien, lo que Vamsi Mootha y sus colaboradores afirman en el trabajo Metabolite profiling identifies a key role for glycine in rapid cancer cell proliferation publicado en Science es que la glicina está "relacionada con la velocidad de la división celular en casos de cáncer" pero nada más. Y lo han visto en un cultivo de células aisladas lo que no permite estudiar el desarrollo del cáncer porque esas células no tienen las dos principales características de las malignas: la invasividad y la agresividad. Un modelo experimental adecuado debe incluir un entorno con colágeno que obstaculice la proliferación de las células. ¿Que las células cancerosas consumen glicina para multiplicarse? Sí. Y las sanas también. Y restringir la glicina no es una solución porque ese aminoácido lo puede sintetizar cualquier célula por sí misma y eso incluye a las cancerosas. De hecho su capacidad de sintetizar glicina es mayor que su consumo incluso cuando proliferan rápidamente. Recordemos que en la síntesis de bases púricas para obtener ácidos nucleicos la célula consume glicina pero ese consumo es inferior a su capacidad de síntesis ya que la glicina se produce por división del aminoácido serina en dos partes: una molécula de glicina y una unidad del fragmento monocarbonado. La síntesis de una molécula de purina consume 2 unidades de este fragmento y 1 molécula de glicina; y esa proporción no puede variarse. Lo que significa que en la síntesis de una molécula de purina... sobra una de glicina. En suma, las células cancerosas consumen glicina pero la sintetizan en la misma cantidad. Lo demostró el trabajo Serine but not glycine, supports one-carbon metabolism and proliferation of cancer cells de Vousden, Maddocks, Labuschagne, Van den Broek y Gillian publicado en 2014 en Cell Reports según el cual no es la glicina sino la serina -su precursora y asimismo precursora de las unidades de monocarbonos- lo que más consumen las células cancerosas. Puede en definitiva inferirse que la ingesta de glicina es útil para tratar el cáncer ya que reforzar el sistema mecánico dificulta o impide el crecimiento tumoral así como la metástasis. Además su ingesta ayuda a reparar los daños colaterales -principalmente mecánicos- que provoca la quimioterapia". Tal ha sido la respuesta del Dr. Meléndez Hevia que esperamos le haya sido útil.
 



Sr. Director: a principios de marzo pasado vi en Televisión Española (TVE) un capítulo de la serie Centro Médico en el que salía una mujer a la que diagnosticaron una esteatosis hepática -un hígado graso, vaya- y cuando alegó que ella era abstemia y hasta en su boda había brindado con zumo de naranja le respondieron que en ese caso se trataba de una esteatosis no alcohólica y el problema era aun más grave porque es una enfermedad que no tiene cura. Y para mi asombro la doctora que la atendió le dijo que solo había una solución: ¡un trasplante urgente de hígado! Y de hecho se lo hicieron. Terminaron quitándole el hígado e insertándole el de un donante. Quedé anonadada porque yo tengo el mismo "problema" -un hígado graso no causado por alcohol ya que no bebo- ¡desde hace 20 años! ¿Cómo es posible? ¿Por qué yo vivo si es un problema de vida o muerte? Y además lo hago sin problemas de salud. Hago una vida completamente normal. Simplemente cuido mi alimentación siguiendo una dieta que, por cierto, es muy similar a la que se propone en su libro La Dieta Definitiva. ¿Pueden ustedes explicarme cómo en una serie de televisión de éxito que ven millones de personas puede hacerse una afirmación como ésa? ¿Cómo puede decirse sin matices y sin hacer referencia a otros posibles problemas complementarios que pudiese justificarlo que una esteatosis hepática no alcohólica no tiene cura y exige un trasplante de hígado? Les agradeceré sinceramente que me respondan lo antes posible porque al igual que yo hay muchos otras personas con ese problema. Me despido agradeciéndoles de corazón su valentía y su trabajo.

Macarena García
(Barcelona)

Esa serie está protagonizada por actores aunque dicen que se basa en casos reales. Pues bien, si realmente una doctora dijo eso refiriéndose a una esteatosis hepática no alcohólica y no había ninguna otra causa para el trasplante ello exigiría una investigación y el procesamiento de los responsables. Lo podemos decir de forma más extensa pero no más clara. Otra cosa es que además hubiera hepatomegalia -aumento patológico del tamaño-, inflamación, fibrosis, cirrosis o un hepatocarcinoma. Hay cientos de miles de personas con hígado graso de origen no alcohólico y afirmar que todos necesitan un trasplante para sobrevivir es una memez. Basta seguir una dieta adecuada sin alcohol, sin zumos de fruta industriales, baja en azúcares y carbohidratos refinados y libre de grasas saturadas animales y “trans” así como carente de tóxicos (lo suyo es ingerir mucha verdura fresca de temporada y sin pesticidas). Es más, puede superarse por completo como ya explicamos en el reportaje que con el título El hígado graso se debe al exceso de azúcares y al déficit de colina apareció en el nº 183 de la revista y puede usted leer en nuestra web: www.dsalud.com. Y ello pasa por hacer a diario algo de ejercicio suave, seguir la dieta antes sugerida -compleméntelo ingiriendo el zumo de un limón mezclado con agua antes de desayunar-, asegurarse de ingerir prebióticos y probióticos -en especial L. casei- hasta resolver el problema y tomar -a las dosis adecuadas- colina (absolutamente fundamental), metionina, lecitina, sulforafano, silimarina, carbón vegetal activado, pycnogenol, cobre, zinc y omega-3. Hágalo y la grasa del hígado desaparecerá.
 



NÚMERO 193 / MAYO / 2016

Hola. En primer lugar quiero darles las gracias por ayudarnos a recuperar la salud mientras otros, con los químicos, nos la quitan poco a poco. Y ahora permítanme una consulta: en 2010 empecé con una insuficiencia renal que ahora es crónica. Tengo proteinuria, la creatinina en 2,8 y mis riñones funcionan al 21%. En 2011 me operaron además de tiroides y desde entonces tomo Eutirox 75 durante tres días y Eutirox 88 durante cuatro. Y ahora me dicen que debo prepararme para la prediálisis por lo que desde entonces estoy agobiada, asustada y angustiada. Me han enviado una hoja en la que se me indica lo que puedo comer y lo que no y se me ha caído el alma a los pies al ver que no puedo comer casi de nada. Y todo puesto a remojo y hervido dos veces. No sé pero pienso que los enfermos nos ponemos peor con una dieta así en la que van a faltarnos vitaminas y otros nutrientes. Y luego nos hinchan a pastillas. Es más, si aguantamos y llegamos hasta el trasplante terminaremos cansándonos de la dieta y la abandonaremos. ¡Pero si ni siquiera vamos a poder salir a comer fuera de casa con los familiares! Tanta angustia no es buena. En suma, me pregunto si vale la pena pasar tanta angustia para vivir unos años más. Además cuando llega la diálisis dan a elegir entre dos modalidades, la hemodiálisis y la peritoneal, y no sé cuál es la mejor opción. Últimamente el médico me insinúa cuál de las dos elegir... y me da la sensación de que es porque detrás hay algún tipo de negocio o bien quiere ahorrar dinero a la Seguridad Social. Quisiera que me dijesen algo sobre el tema, sobre la dieta y si hay alguien que pudiera ayudarme en el ámbito de la medicina alternativa. Gracias.

B. S.
(Alicante)

El Eutirox es un fármaco que según reconoce el propio prospecto puede dar lugar a latidos del corazón irregulares o rápidos, dolor en el pecho, dolor de cabeza, debilidad muscular, calambres, calor y enrojecimiento de la cara, fiebre, vómitos, alteraciones de la menstruación, aumento de la presión del cráneo con hinchazón de ojos, temblores, agitación, alteraciones del sueño, sudoración, pérdida de peso y diarrea. Casi nada. Y afecta negativamente a los riñones. Mire, hace ya años explicamos que los médicos hablan de Insuficiencia Renal Crónica cuando existe “un deterioro progresivo e irreversible de la función renal” que hace que los riñones no filtren ya bien la sangre y los niveles de urea y creatinina aumenten dando todo ello lugar a trastornos hidroelectrolíticos, metabólicos y hormonales siendo las causas más frecuentes una excesiva acumulación de toxinas, padecer diabetes mellitus, hipertensión arterial, una glomerulonefritis, una nefritis tubulointersticial o, simplemente, deberse a una causa genética. Y el problema es complejo porque un mal funcionamiento de los riñones puede provocar alteraciones electrolíticas (especialmente cambios en los niveles de calcio, fósforo, potasio y bicarbonato), hipertensión arterial (sobre todo por retención hidrosalina), alteraciones gastrointestinales como anorexia, náuseas y vómitos (el cuerpo huele a amoniaco), anemia (por déficit de eritropoyetina, una hormona que se sintetiza en el riñón y promueve la generación de glóbulos rojos), alteraciones neurológicas (como la encefalopatía urémica, alteración que impide concentrarse y puede llevar a un coma profundo), dolores óseos, deformidades (reabsorción de falanges distales en dedos), fracturas, alteraciones dermatológicas, alteraciones hormonales (tanto impotencia como oligospermia, es decir, menor producción de espermatozoides) o alteraciones del ciclo menstrual y, finalmente, retraso del crecimiento en niños (por excesiva producción de la hormona paratiroidea). Y cuando el problema está muy avanzado se recomienda efectivamente hemodiálisis, diálisis peritoneal o, en último término, un trasplante del riñón. Bien, a nuestro juicio quien tenga problemas renales lo que debe hacer es, ante todo, eliminar lo antes posible la arenilla y piedras del riñón, el hígado y la vesícula, restringir drásticamente el consumo de proteínas animales y la sal, eliminar todas las comidas acidificantes y, por tanto, los cereales, las legumbres, el azúcar blanco, los hidratos de carbono refinados, las bebidas alcohólicas (incluido el vino y la cerveza), el café, el té, las colas, el chocolate, las bebidas estimulantes, la grasa saturada animal y la leche y sus derivados. Y, desde luego, no freír nunca los alimentos. Es oportuno asimismo ingerir suplementos de quercitina, vitaminas B6, C, D, E y K en comprimidos así como hierro, magnesio y zinc. Además de tomar el sol y beber agua destilada y energetizada en pequeños sorbos a lo largo del día. Y restrinja el consumo de espinacas, remolachas, acelgas y escarolas. Finalmente le sugerimos que tome tres conocidos productos homeopáticos útiles en estos casos: Calcárea Carbónica y Licopodium –ambas a la 30CH- y Berberis a la 7CH; una sola vez al día durante dos semanas. Dicho esto lo idóneo sería que la tratase directamente un médico bien formado por lo que nos permitimos sugerirle que acuda a la clínica que el doctor José Francisco Navarro tiene en Alicante; puede usted localizarle en el 96 542 04 48.
 



Sr. Campoy: permítame ante todo felicitarle por tan excelente revista y página web. Verá, tengo 34 años, soy enfermera y les escribo porque tengo una duda referente a los ácidos grasos EPA y DHA. En el mercado actual hay cientos de productos con omega-3 pero la información sobre ellos es contradictoria y el caso es que últimamente he leído un estudio según el cual el DHA compite con el EPA y un suplemento de omega-3 debe por ello tener más del primero que del segundo, sobre todo si lo que se quiere tratar son deterioros oculares, cognitivos, capilares o articulares. El propio José Ramon Llorente, presidente de la Sociedad Española de Nutrición Ortomolecular, escribió un artículo en su revista en el que decía que el DHA debe siempre tomarse de forma mayoritaria si bien dependiendo de la patología a tratar. Por otra parte veo que hay en el mercado suplementos con 1 gramo de DHA concentrado pero he leído algún estudio que indica que gran parte del DHA concentrado no se absorbe porque esta inactivado. ¿Es así? Las dudas sobre los omega 3 me surgen porque hace poco leí varios estudios -se los menciono- según los cuales debido a las similitudes de sus estructuras el EPA y el DHA compiten en los puntos de unión y parece que el DHA "bloquea" las acciones terapéuticas del EPA. Sin embargo otros estudios afirman que utilizar solo aceite rico en EPA aumenta la eficacia de los tratamientos. Uno realizado por los laboratorios Igennus afirma de hecho que lo que mayoritariamente hay que tomar es EPA puro sin DHA. En fin, ¿a su juicio qué es mejor tomar? ¿Suplementos de omega 3 con la misma cantidad de DHA y EPA, ambos en distinta proporción o solo EPA puro? ¿O eso depende de la patología a tratar? Porque para tratar el deterioro macular hay estudios que proponen ingerir solo DHA puro, sin EPA. Y una última cuestión: ¿es mejor tomar formas puras no destiladas molecularmente? Gracias por su atención.

Estrella Jurado
Miguelturra (Ciudad Real)

Ante todo discúlpenos por resumir su carta pero era demasiado extensa y reiterativa; y en segundo lugar permítanos decirle que no estamos por la labor de comentar las afirmaciones que otros hacen en Internet sobre salud ya que en la red va usted a encontrar afirmaciones en un sentido... y en el contrario. Bastante trabajo nos cuesta dilucidar eso cuando elaboramos nuestros reportajes y no vamos a entrar en ese juego. Nosotros nos responsabilizamos solo de lo que investigamos y publicamos personalmente porque no tenemos intereses comerciales y procuramos ser ecuánimes y rigurosos. Otros publican lo que les interesa porque quieren vender sus productos y para ello ofrecen a menudo informaciones sesgadas cuando no groseramente manipuladas o falsas. Así que nuestra sugerencia es ante todo -en su caso y en el de todos los lectores- que opte por buscar información fiable e independiente. Y la de los laboratorios y tiendas de venta de productos no suelen serlo, honrosas excepciones aparte; suele tratarse de información comercial o publicitaria. Nosotros no admitimos publirreportajes pagados llenos de exageraciones -cuando no de meras falsedades- como sí hacen grandes medios de comunicación considerados rigurosos y serios. Así que nos vamos a permitir recordarle ante todo los principales textos que hemos publicado sobre los ácidos grasos omega 3 sugiriéndole que lea en nuestra web -www.dsalud.com- los artículos que con los títulos Las espectaculares propiedades de los ácidos grasos omega 3, Dos ácidos grasos omega-3, eficaces en el tratamiento del cáncer, ¿Cuál es la mejor fuente natural de Omega 3?, Ácido eicosapentaenoico: eficaz y seguro antidepresivo natural, Los ácidos grasos DHA, esenciales en el tratamiento del alzheimer y la pérdida de memoria, Tina Sampalis: “Las propiedades terapéuticas del aceite de krill siguen sorprendiendo” y Beneficios y perjuicios de las grasas aparecieron en los números 45, 86, 97, 106, 109, 136 y 182 respectivamente. En cuanto a su pregunta de si es verdad que el DHA concentrado no se absorbe porque esta inactivado no la entendemos; quizás leyera que su absorción se inactiva o no se produce al estar tan concentrado pero no es cierto. Dicho esto añadiremos que ambos ácidos grasos omega-3 -el Eicosapentaenoico (EPA) y el Docosahexaenoico (DHA)- son importantes y deben pues obtenerse con la dieta. Y es verdad que los ácidos grasos omega-3 compiten por los mismos sustratos enzimáticos y que el EPA reduce la biodisponibilidad del DHA en más de un 60%. Tal es de hecho la razón de que cuando se toma en forma de suplemento para ayudar en una acción concreta en la que solo se requiere DHA es mejor ingerir éste sin el EPA. Recuérdese que en su texto Jose Ramón Llorente hacía referencia a un estudio publicado en JAMA -el conocido AREDS2- que se desarrolló durante cinco años con el objetivo de determinar los efectos de la suplementación oral de varios nutrientes en la función cognitiva y solo para valorar su eficacia en pacientes con riesgo de desarrollar Degeneración Macular Asociada a la Edad, no en todos los casos. Y para esa patología concreta lo que ayuda es efectivamente solo el DHA y no el EPA; de ahí que se sugiera en ese caso tomar solo DHA y evitar que el EPA dificulte su absorción. O, en su defecto, aceite de krill ya que entre los suplementos que se comercializan es el que, conteniendo ambos, posee más DHA. Para que se entienda mejor: el DHA -como el ácido araquidónico- tiene funciones específicas, esenciales y críticas en tejidos del cerebro, la retina, el corazón y otros que el EPA no. Por eso ante determinadas patologías es mejor tomarlo solo. En el resto de las ocasiones puede tomarse cualquier producto siempre que la cantidad de DHA sea muy superior a la de EPA. Así que si no se tiene acceso al aceite de krill búsquese aceites de lino, foca, salmón o algas aunque la biodisponibilidad en cada caso es distinta. Tal es la postura más extendida entre los expertos. El doctor Malcolm Peet, profesor de Psiquiatría de la Universidad Sheffield de Inglaterra, afirma sin embargo que el producto “ideal” debería tener un 90% de EPA y un 5% de DHA, lo que supone una proporción de 18 a 1; postura que apoya el consumo de Aceite de Krill ya que en éste esa proporción es de 15 a 1.
 



Sr. Campoy: sigo la revista desde que empezó su andadura en enero de 1999 y sigo "enganchado" a ella; la espero cada mes con ansia y eso no me ha pasado con ninguna otra publicación. Sin embargo nunca les he escrito hasta hoy y si lo hago es porque me llama la atención que en tanto tiempo no hayan publicado nada sobre las propiedades del vinagre de manzana cuando se hacen eco de ellas numerosas web. Y eso que se comercializa hasta en cápsulas aunque pueda ingerirse simplemente diluido en agua además de como aliño en ensaladas. ¿Por qué? Se afirma que su consumo -especialmente en ayunas- tiene un gran poder saciante, ayuda eficazmente a perder peso y adelgazar, reduce la acumulación de grasa corporal, ayuda a deshincharse y perder volumen, inhibe la digestión salival retardando la digestión de los hidratos de carbono, disminuye el nivel de azúcar en sangre previniendo así la diabetes, elimina las toxinas y mucosas que bloquean los nudos linfáticos, desintoxica el colon y el hígado, disminuye la tensión arterial, el colesterol y el nivel de triglicéridos, evita la contracción de los vasos sanguíneos gracias a que incrementa los niveles de óxido nítrico, ayuda en casos de sinusitis, cura heridas en la garganta haciendo gárgaras (diluido en agua), ayuda a combatir el estreñimiento ya que destruye por contacto las bacterias dañinas que dan lugar a gases y putrefacción, es diurético, es útil en casos mareos, calambres y cansancio habitual y, al ser muy rico en potasio, es diurético. Además ayuda a alcalinizar el pH sanguíneo y es remineralizante. ¿Es así? Y si lo es, ¿por qué nunca lo han dado a conocer ustedes?

Jose Antonio Pacheco
(Sevilla)

Porque no nos hacemos eco de bulos. Para empezar el vinagre de manzana a utilizar debería ser orgánico, no pasteurizado, ni filtrado, ni refinado. Y no debería llevar sulfitos como conservante cuando la práctica totalidad de los mismos los contienen; especialmente el E200 (vea usted las etiquetas de las botellas). Ya hemos explicado que pueden dar lugar a numerosas reacciones indeseables, sobre todo de tipo alérgico; resultando especialmente peligrosos para quienes padecen asma ya que en tales casos pueden incluso poner en riesgo su vida. Lo explicamos en el reportaje que con el título El ignorado peligro de los sulfitos publicamos en el nº 184 de la revista y puede leerse en nuestra web: www.dsalud.com. Su ingesta causa muchos problemas por mucho que los sulfitos -derivados químicos del azufre- se empleen como conservantes alimentarios para evitar el crecimiento de bacterias, mohos y levaduras, prevenir la oxidación de aceites y grasas y evitar la decoloración o el oscurecimiento de los alimentos, especialmente en vinos, cervezas, cavas, sidras, vinagres, vegetales y crustáceos (están identificados en las etiquetas con las siglas que van de la E-220 a la E-228). Es verdad que al ser microbicida y fungicida el vinagre diluido puede aplicarse externamente para limpiar objetos e incluso la piel -con mucho cuidado- e igualmente lo es que activa la vesícula y el hígado mientras relaja el bazo y el páncreas favoreciendo la digestión de los alimentos grasos o pesados pero es muy ácido y lo de que alcaliniza el organismo no se sostiene. Lo que pasa es que al ser ingerido el organismo reacciona produciendo rápidamente bicarbonato para neutralizarlo, defensa que no tienen ni la boca -daña el esmalte de hecho-, ni la garganta, ni el esófago. Hasta tomar alimentos conservados en vinagre irrita la mucosa estomacal pudiendo provocar náuseas y trastornos más o menos graves. Es más, interfiere en la absorción del potasio y ello puede dar lugar a arritmias cardíacas y rupturas musculares. Además la acidificación que provoca puede hace perder densidad en los huesos. E hipoglucemia. Y agravar las úlceras. Terminamos indicando que su consumo conjunto con anticoagulantes -el vinagre lo es- puedes dar lugar hemorragias. Si ha leído usted La Dieta Definitiva sabrá que su consumo no se permite.  Dicho esto invitamos a quienes hacen las afirmaciones que usted recoge en su pregunta a que nos pasen la documentación de los ensayos que avalan las propiedades que alegan (no folletos, trabajos serios).
 



Sr. Campoy: cuando leí en la revista del pasado mes de marzo el reportaje de Jesús García Blanca ¿Son los colegios oficiales medios de control de los médicos? en el que se preguntaba si la Organización Médica Colegial (OMC) no es en realidad un instrumento para controlar a los médicos y proteger el modelo sanitario imperante y si las comisiones deontológicas y el llamado proceso de validación periódica no son sino herramientas para ejercer su control y tomar medidas disciplinarias contra los que desafíen sus directrices asumiendo enfoques, terapias y métodos naturales creí que se habían "pasado" ustedes. Lo confieso sinceramente. De hecho en mi entorno familiar hay varios médicos -un cirujano cardiovascular, una pediatra y un neurólogo- y jamás les había oído comentar algo así. Pues bien, hace unos días nos reunimos todos con motivo de una comunión, les pregunté si habían leído el reportaje y dos de ellos me dijeron que sí. Y mi cuñada, pediatra, no lo había hecho pero le habían hablado de él. El caso es que les dije directamente que esta vez "os habíais pasado" y para mi asombro ¡me dijeron que no! Que todo lo que contabais en ese artículo era cierto. Incluso me contaron los casos de algunos colegas médicos a los que se había expedientado por ejercer la medicina siguiendo su libre albedrío y no los protocolos, uno de ellos ya fallecido que se llamaba José Pérez Fernández. La verdad, me quedé perplejo porque no me lo esperaba. Jamás habían comentado nada en las reuniones familiares. Quería que lo supieran ya que no les creí -lo siento pero soy abogado y la mentira pulula a mi alrededor de forma permanente- y hacerlo de paso público para que otros lectores sepan que también en esto han dicho ustedes la verdad. Mi sincera felicitación por su trabajo y, sobre todo, por su valentía.

Carlos Iglesias
(Madrid)   

Le agradecemos su carta porque es probable que muchos otros lectores pensaran igual que usted al leer el artículo. Lo curioso es que la persona a la que sus familiares se refieren -ciertamente "el mundo es un pañuelo"- es uno de los médicos que formó parte de nuestro Consejo Asesor desde el principio y al que en su día entrevistamos dos veces. Nos referimos a los artículos que con los títulos El parkinson y la esclerosis múltiple se curan...con cirugía, ¿Se pueden curar enfermedades degenerativas con cirugía? y Condenados a la silla de ruedas... andan aparecieron en los números 21, 24 y 30 respectivamente en los cuales el Dr. José Pérez Fernández -que falleció en Madrid en diciembre de 2011 a los 78 años- explicaría que muchos casos –no todos- de esclerosis múltiple, parkinson, ataxia cerebelosa, epilepsia y alzheimer se deben a una compresión patológica de las estructuras neurovasculares y de la arteria vertebral que hace que llegue menos sangre al cerebro y se dificulte el retorno venoso en la zona craneoencefálica lo que resolvía con una sencilla y eficaz técnica quirúrgica. Puede leerse su fundamento en los textos mencionados entrando en nuestra web: www.dsalud.com. Y, en efecto, el Colegio de Médicos de Madrid le expedientó por ello. Kafkiano.

 



NÚMERO 194 / JUNIO / 2016
 

Estimado Director: dono sangre tres o cuatro veces al año -estoy orgulloso de ello- pero me preocupa el líquido de reemplazo que me meten durante el proceso de aféresis. Sé que es una combinación de solución salina fisiológica y albúmina al 5%, pero no sé nada de los conservantes o excipientes que pueda llevar. Obviamente los facultativos que me atienden durante la extracción me dicen que no afecta en modo alguno a mi salud pero deseaba saber si en vuestra experta opinión existe algún riesgo y si debo moderar la frecuencia de donación. Muchas gracias y un fuerte abrazo.

Juan Antonio Puche
(Jaén)

No hay razón para que tras donar sangre le inyecten "líquido de reemplazo" alguno; si lo hacen donde usted acude deberá preguntarles a ellos la causa. Y no podemos decirle si lleva algo más porque no sabemos qué líquido concreto han usado. En cuanto a la frecuencia se aconseja no donar más de cuatro veces al año en el caso de los hombres y de tres en el de las mujeres. Al menos hasta que en lugar de sangre se use agua de mar que sería lo más inteligente.
 



Sr. Director: soy suscriptor de la revista desde hace más de 10 años y quisiera felicitarles por la grandísima labor que realizan. Es una suerte que existan personas como ustedes. Bien, en el nº 181 publicaron una carta de D. Miguel Jurado Mora que contestaron con meridiana claridad en la que dicen que no es aconsejable consumir sin un cocido previo de cinco minutos alimentos como el ajo, la cebolla y la mostaza a fin de evitar problemas con el parásito Fasciolopsis Buski. El caso es que yo consumo desde hace muchos años una cápsula diaria de ajo añejado -1.000 mg- que comercializa una importante y conocida marca y se produce en Japón y Estados Unidos. Es un ajo que ha sido dejado “reposar” durante más de 24 meses al aire libre -con lo que pierde su desagradable olor y gana en otras propiedades- que luego se comercializa en forma de comprimido. Hay más de 700 estudios científicos que avalan las propiedades beneficiosas del ajo añejado indicando que es antioxidante, bueno para la circulación de la sangre, para potenciar el sistema inmune, etc. Pues bien, mi pregunta concreta es si estos comprimidos de ajo añejado se pueden consumir con seguridad o no en relación al Fasciolopsis buski. Y en el caso de que hubiera algún riesgo, ¿podrían hervirse durante 5 minutos los comprimidos y luego consumirlos o mi propuesta carece de sentido? ¿Y el ajo liofilizado, es decir, sometido primero a congelación y después a sublimación? Lo idóneo sería encontrar la manera de consumir este producto en general beneficioso pero perjudicial por el parasito nombrado. Gracias por su atención y cordiales saludos.

Alberto Calzada Pous
Sabadell (Barcelona)

Quien hace esa sugerencia -y así lo aclaramos entonces en nuestra respuesta- es la finada Dra. Hulda Clark, especialmente en el caso de quienes padecen cáncer; y lo hace explicando que el Fasciolopsis buski está presente en todos los tumores y según ella se trata de un parásito que se alimenta y crece especialmente con ajo, cebolla y mostaza -alimentos con alil sulfito, alil-metil sulfito y dialil sulfito-, sustancias que al ser ingeridas por ese gusano dan lugar como productos de desecho a agentes alquilantes que son los que al combinarse con el ADN celular provocaría las mutaciones. Ahora bien, ¿es así? Lo ignoramos. Salvo ella no nos consta que nadie más lo postule. Es más, hay quienes han fundamentado que el ajo y la cebolla crudos son anticancerígenos.
 



Sr. Director: me gustaría saber si en caso de tener una cicatriz por intervención quirúrgica relativamente reciente -unos tres meses- está contraindicado meterse en una cápsula de photonterapia. Me dijeron que no podía darme el sol en la herida durante un año y no sé si será el mismo caso. Gracias

Elvira Atero

Quienes fabrican esos aparatos entienden que no hay contraindicación en el caso que nos plantea; sí en cambio en el caso de varices.
 



Sr. Director: he leído el artículo sobre patologías cerebrales de Juan Carlos Mirre y me pongo en contacto con ustedes para ver si pueden ayudarme. Han diagnosticado a mi madre esclerosis lateral amiotrófica y quería preguntarles si hay algún remedio, dieta, medicamento o terapia que pueda ayudar a que la enfermedad avance más lentamente o se detenga... aparte de no ingerir productos con exceso de glutamato. Tengo entendido que en unos pocos casos se ha llegado a detener la enfermedad sin que los neurólogos entiendan cómo ni por qué. Esperando respuesta les da las gracias de antemano…

Cristina Abellán

Ya explicamos en su día que la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) es una patología degenerativa de tipo neuromuscular que se inicia cuando las motoneuronas del sistema nervioso empiezan a funcionar mal y terminan muriendo así como que en la medicina convencional no hay ningún tratamiento eficaz porque se ignora qué la causa. Algunos investigadores creen que podría causarla o agravarla la ingesta de glutamato –incluido el glutamato monosódico, sustancia omnipresente en la comida oriental- pero otros sugieren que podría estar causada por hongos. Así lo dimos a conocer recientemente en el artículo que con el título La ELA y otras patologías neurológicas podrían estar causadas por hongos publicamos en el nº 184 (puede leerlo en nuestra web: www.dsalud.com). En él explicamos que un equipo español de investigación del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa coordinado por Luis Carrasco encontró proteínas, DNA y unos corpúsculos intracelulares de varias especies de hongos en el cerebro y el líquido cefalorraquídeo de personas con Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) infiriendo de ello que esta grave patología y otras neurodegenerativas -como la esclerosis múltiple, el alzheimer y el parkinson- pueden deberse a una infección por hongos. Concretamente encontraron tres especies: Candida albicans, Cryptococcus spp. y Malasezzia spp. El trabajo se publicó en International Journal of Biological Sciences. ¿Es el caso de su madre? Pues puede saberse viendo si en su sangre hay macromoléculas fúngicas mediante la llamada técnica Fungitell. Detecta en sangre el beta-D-glucano, polisacárido componente de la pared fúngica de muchas especies de hongos. Y es que si uno tiene polisacáridos fúngicos en la sangre circulante es que está infectado. La otra opción disponible hoy es detectar si hay ADN fúngico y mediante la reacción en cadena de la polimerasa -lo que se conoce como técnica PCR  ampliarlo y después secuenciarlo para saber la especie o especies presentes en las muestras tisulares. Y luego, si la infección se confirmase, habría que acudir a que la sometan a un tratamiento fúngico potente que en España solo puede hacerse en el ámbito hospitalario. Finalmente, si ello no se confirmase, nuestra sugerencia es que acuda entonces a un buen experto en Moraterapia para que éste intente averiguar otras posibles causas a fin de poder plantear un posible tratamiento.
 



Estimado Sr. Campoy: sinceramente, gracias a todo su equipo por la revista. En ocasiones un medio de comunicación es algo más que un medio y el suyo es un ejemplo. Soy lector inhabitual de revistas de salud; de hecho encontré la suya en el kiosco el año pasado por casualidad buscando información sobre cáncer porque acababan de diagnosticarme un fibriohistiocitoma maligno en el brazo izquierdo. Llevo pues un año viviendo en primera persona el cáncer y ustedes son el primer medio de comunicación que encuentro con una visión razonada y “crítica” tanto sobre su diagnóstico como sobre los tratamientos para afrontarlo que puede ayudarme a razonar y sacar mis propias conclusiones. Y es que resulta increíble que habiendo tanta necesidad de auténtica información tan pocas voces se atrevan a cuestionar la pobreza que al respecto hay en el sistema sanitario español. El ejemplo que ustedes han dado a conocer en el pasado número de mayo es uno de tantos que demuestran que los enfermos de cáncer nos sentimos a menudo ratones de laboratorio cuando no marionetas y lo mínimo que podemos exigirle al sistema es que nos de un trato humano, un mínimo de cordura y humanidad para quien recibe semejante diagnóstico. Al final en marzo del año pasado me extirparon el tumor del brazo siendo el análisis histológico el que determinó que era un fibriohistiocitoma maligno. Una resonancia magnética con contraste y un TAC de tórax y abdomen al mes de la operación confirmarían que no había células malignas pero a pesar de ello el oncólogo, dada la agresividad del fibriohistiocitoma maligno, me sugirió darme seis sesiones de radio y quimio. No le hice caso y regresé a mi vida normal pero un año más tarde hay recidiva y vuelvo a estar en el punto de partida. ¿Debo pedir perdón al oncólogo por no seguir sus consejos? ¿Tienen sentido la radio y la quimio como terapias preventivas? Me gustaría conocer su opinión porque me inquieta la cantidad de métodos ineficaces con los que se pone en juego nuestras vidas sin tener siquiera derecho a hacer una mera crítica positiva. Y no culpo ni a los oncólogos ni a los médicos de otras especialidades ya que en definitiva se limitan a seguir los protocolos de una política sanitaria que debería renovarse y ponerse al día cuanto antes. Reciban mi sincera amistad y agradecimiento.

Domingo García
(Salamanca)

Ante todo perdónenos que hayamos resumido su carta por razones de espacio pero era muy extensa.  Por lo que se refiere a su  fibrohistiocitoma es un  sarcoma que aparece tanto en las partes blandas como en los huesos y el retroperitoneo cuya causa se desconoce y la Organización Mundial de la Salud (OMS) desclasificó en 2002 como “entidad con categoría diagnóstica” pasando a denominarlo Sarcoma pleomórfico indiferenciado. Cabe añadir que cuando metastatiza suele hacerlo en el pulmón aunque a veces aparece en los ganglios linfáticos (10%), el hueso (8%) o el hígado (1%). Sépase asimismo que hay oncólogos que optan  a veces por amputar aun cuando  la supervivencia es la misma que si no se hace; y algunos que tras extirpar el sarcoma proponen la radioterapia para disminuir la incidencia de recidiva local pero los resultados –siempre estadísticos- son discutibles y discutidos; es más, la aplicación de radioterapia para evitar la recidiva de un cáncer puede provocar otro cáncer (a eso le llaman “sarcoma radioinducido”). En cuanto a la quimioterapia su eficacia es aún menor. Mire, los datos indican que las recidivas en las extremidades aparecen tras la cirugía ¡en la mitad de los casos!; por eso muchos expertos entienden que la cirugía tampoco es una buena opción y si la usan es porque es el protocolo estándar y no saben de lo contrario a qué atenerse. Es su caso pero lo que no nos ha explicado es dónde ha aparecido la recidiva y eso es importante. Nuestra sugerencia es que acuda a algún médico que trate el cáncer de manera integral y no local. No conocemos sin embargo a nadie que pueda atenderle en su ciudad por lo que nos permitimos sugerirle que valore acudir bien a la consulta del Dr. Alberto Martí Bosch (91 435 56 13), bien a la del Dr. Santiago de la Rosa (91 431 35 16). No podemos darle unos cuantos consejos simples en un caso como el suyo.
 



Sr. Director: tengo 49 años y desde hace seis o siete sufro una o dos cistitis al año. En agosto de 2015, tras tomar dos veces Monurol, fui ingresada con una pielonefritis. Tratada con Amoxicilina 15 dias no remitió la febrícula y la infección de orina por lo que tomé Ciprofloxacino durante 10 dias. Tras esta toma, al ver que continuaba la febrícula, el urólogo me mando Zinnat pero al quinto día de tomarlo me lo retiraron dada la debilidad y fatiga que me provocaba. Pocos dias después remitió la fiebre pero tardé en recuperarme varios meses. El caso es que tras la toma de los dos primeros antibióticos tuve hongos vaginales que me trataron con Fluconazol. Me hicieron entonces un TAC y se comprobó que no presentaba ningún tipo de patología renal. En febrero pasado volví a tener una cistitis hemorrágica que me trataron con Meiact y volvieron a aparecerme hongos. Para prevenir estoy tomando capsulas de arándano rojo e intento beber agua aunque su ingesta me sienta mal en ocasiones, sobre todo en invierno cuando tengo que templarla antes un poco. Desde que tengo esta patología sufro a diario dolor leve en el bajo vientre, hinchazón abdominal (aunque coma poca cantidad de alimento) y gases. He eliminado el gluten de la dieta y han mejorado los síntomas; hay días incluso en que desaparecen (nunca me ha gustado mucho la pasta ni la he digerido bien); y de lácteos solo como queso. Además parte de los alimentos que consumo son ecológicos. ¿Es posible que la ingesta de antibióticos durante 35 dias haya alterado y dañado mi intestino? ¿Es imprescindible beber dos litros de agua como me recomienda el urólogo para tener una buena salud renal? También tomo cada mañana en ayunas una infusión de cebolla, miel y limón aunque no sé si será efectiva como prevención. De vez en cuando sigo con dolor abdominal. ¿Qué dieta debería seguir? Atentamente

Rosa María Garre Lopez

¿Qué si los antibióticos pueden dañar sus intestinos? ¡Pueden dañar todo el organismo! Lea la noticia que al respecto publicamos en este mismo número y la extensa entrevista con el Dr. Marco Ruggiero para entenderlo en detalle. En cuanto a la dieta más eficaz en su caso vamos a ser directos y escuetos: siga a rajatabla La Dieta Definitiva y se recuperará sin más por completo. Pero ya le adelantamos que debe prescindir por completo de las harinas, los carbohidratos refinados, los lácteos y el alcohol. Eso sí, los vegetales ecológicos y libres de pesticidas. Y olvídese de las conservas que están repletas de aditivos tóxicos. En cuanto al agua… tres litros mejor que dos; eso sí, de calidad. Un agua de pobre calidad es causa de numerosas “enfermedades”.
 



Sr. Director: tengo 66 años y llevo enferma desde los 18 cuando contraje tuberculosis y me la trataron con antibióticos durante un año. Hacia los 30 había perdido ya todas mis piezas dentales y de nuevo me volvieron a tratar de tuberculosis porque aunque no tenían evidencias claras del bacilo (me hicieron pruebas) me cansaba mucho y me dijeron que el bacilo podía estar "escondido". Otro año de tratamiento sin resultado. Posteriormente me volvieron a dar antibióticos; una inyección semanal de Benzetacil porque me dijeron que podía tener artritis reumatoide crónica. En esa época tuve encharcamiento pulmonar y varias neumonías, todas ellas tratadas por supuesto con antibióticos. A los 33 años comencé a sufrir unas dramáticas hemorragias pulmonares que cedían solas y por las que tuve varias hospitalizaciones (sigo teniéndolas). Me han dicho que son debidas a bronquiectasias (reconozco que fui fumadora desde los 17 a los 40 años). Además debido al trauma emocional que me causó esa situación y a  otras vivencias comenzaron a tratarme con ansiolíticos, acudí a varios psicólogos y posteriormente, por un cuadro que se agravó bastante, fui ingresada en un psiquiátrico en el que me dieron una horrible medicación que me hacía sentir algo inexplicable. Después nunca tomé la medicación pautada. En la actualidad tomo por decisión propia 2 miligramos de Perfenacina y 10 mm de Tryptizol (el psiquiatra me aconseja tomar 5 veces más). También padezco reflujo gastroesofágico por lo que tomo Rabeprazol de 10 mg. Ya con 50 años el reumatólogo me dijo que tenía Síndrome de Sjögren y me recetó Dolquine lo que intensificó las hemorragias y aunque el médico nunca admitió que fuese ese medicamento la causa lo dejé. Por si fuera poco de un tiempo a esta parte las bacterias se están apoderando de mi cuerpo. Me han detectado la Mycobacterium avium complex (Mac) -por la que me medicaron con antibióticos otro año-, la Klesbiella, la Enterobacter cloacae y muchísimas más que no recuerdo. He estado hospitalizada en muchísimas ocasiones y en otras con hospital a domicilio trayéndome una máquina para suministrarme el antibiótico. He padecido muchas candidiasis que se me han cronificado por lo que tengo picores en axilas, pecho y abdomen que trato con corticoides y antimicóticos locales (a veces orales). Padezco dolores en las articulaciones -subir simplemente escaleras es duro-, a veces se me duermen los brazos y las manos en la cama y tengo contracciones involuntarias en los tendones de las piernas que me hacen saltar de la cama por el dolor. También se me cae mucho el pelo y se me secan ojos y la boca; es más, en ésta he tenido liquen plano que querían extirparme con cirugía pero que ha ido desapareciendo con enjuagues de hierbas y arcilla y comiendo setas shiitake. He padecido a temporadas de lombrices por lo que tomé Trilombrin en varias ocasiones sin resultado aunque para el médico de cabecera esto no tiene importancia. He estado con medicina homeopática y dieta especial 3 años y otro más con acupuntura sin ver ningún resultado. Hace dos años el neumólogo me recetó un antibiótico para tomar en días alternos -Azitromicina 500- durante tiempo indefinido a fin de evitar la inflamación de las vías respiratorias... pero nunca lo tomé por decisión propia al parecerme una locura. En lugar de ello opté por unas hierbas medicinales de las que me hablaron y me van de maravilla; me quitan completamente la tos y consigo que mi expectoración sea blanca. Las prepara un herbolario de Barcelona al que desde aquí doy las gracias. Y ya este año un especialista privado me ha dado unas vacunas específicas para mi problema y una suspensión bacteriana de Probelte Pharma; es sublingual y la he tomado a diario durante 3 meses. También tomo vitamina D (Deltius 25.000 U) y acabo de empezar un tratamiento con el Par Biomagnético. Este especialista me va a tratar además el intestino porque dice que hasta no tratarlo voy a seguir infectándome. A la espera de que me puedan ayudar les doy mis más sinceras gracias. Atentamente,

C. P. O
(Bilbao)

De nuevo hemos tenido que resumir su carta dada la extensión; y le agradecemos que nos envíe todas sus analíticas pero nosotros no vamos a valorar su caso para tratarla. Lo que podemos hacer es orientarla. Mire, le sugerimos lo mismo que a la lectora anterior: lea la noticia que publicamos en este mismo número sobre las bacterias y la extensa charla que mantuvimos con el Dr. Marco Ruggiero. Su problema está sin duda en una alteración patógena crónica del microbioma que ha estado agravando la brutal ingesta de antibióticos a la que se ha sometido toda su vida. En suma, haga caso al experto en el Par Biomagnético al que ha acudido porque tiene razón. Las vitaminas, minerales, oligoelementos, fitoterápicos o suplementos y las terapias complementarias a las que puede acudir pueden ayudarle pero no van a resolver su problema. Lo que tiene usted que hacer es cambiar de hábitos así que vamos a ser de nuevo concisos y claros: deje de tomar fármacos, desintoxíquese a fondo y siga a rajatabla La Dieta Definitiva. Suponemos que le constará entenderlo pero debería ser suficiente. Y si tiene que acudir alguna vez al médico ¡vaya a uno naturista!

 


 


NÚMERO 195 / JULIO-AGOSTO / 2016

Sr. Director: tengo 60 años, mido 1,74, peso 99 kilos, soy sedentario porque perdí una pierna hace cuatro años y padezco de sobrepeso, diabetes, colesterol, triglicéridos y ácido úrico elevado, entre otras cosas “menores”. Y el médico me ha dicho que si no adelgazo, además de no volver a salir más de casa corro el riesgo de tener un infarto. La verdad, me lo ha puesto muy crudo. Pero es que yo he seguido todo tipo de dietas y no consigo nada… salvo morirme de hambre. Con algunas hasta he engordado aun más. Estoy pues desesperado porque tengo tres hijos aún pequeños y me aterroriza dejarles solos con mi mujer sin apenas dinero. Lo que tenía ahorrado me lo he “pulido” en tratamientos farmacológicos que tampoco han funcionado. El caso es que un amigo me habló hace dos semanas de su revista –no la conocía-, he leído varios de sus artículos en Internet y me ha sorprendido el alto nivel de los reportajes y la calidad y cantidad de miembros de su Consejo Asesor. Sinceramente, no me lo esperaba; ignoraba que hubiera en España una revista sobre salud de tanta calidad. Al menos a mí me lo parece aunque reconozco que no soy experto en la materia ya que soy arquitecto. En fin, no quiero abusar contándoles mis penas pero sí me gustaría que me orientaran. ¿Qué puedo hacer? ¿Alguien en mi situación puede recuperarse o al menos mejorar como para prevenir lo que dicen me espera? Si es así por favor díganme qué hacer. Sé que han publicado ustedes miles de noticias y artículos –más de 5.000 según se dice en la cabecera de su web entre noticias y reportajes- pero soy incapaz de encontrar lo que necesito entre tanta información. Y por favor no se limiten a mandarme a un médico especialista de su confianza porque no estoy ni en condiciones de desplazarme ni de abonar las tarifas de médicos particulares por muy justas y razonables que éstas sean. Estoy sin fondos y sin trabajo a pesar de mi profesión. ¿Qué puedo pues hacer sin seguir tratamientos alternativos –con o sin dispositivos de “vanguardia”- ni consumir carísimos complementos nutricionales o alimentos funcionales? No puedo aceptar que no haya una solución más sencilla. ¿La conocen ustedes? ¿Pueden ayudarme? ¿Conocen alguna manera sana, simple y barata de resolver mis problemas de salud? Sé que pido mucho pero estoy seguro de que si ustedes me orientan ayudarán a la vez a otras personas que lean la revista en situación similar. A la espera de su respuesta les saluda esperanzado

Carlos Rodríguez
(Gandía)

Claro que es  posible recuperar la salud de forma "sencilla", incluso en un caso como el suyo; basta quererlo, tener voluntad -todo enfermo dice estar dispuesto a hacer lo que sea pero no es cierto- y ser constante y honesto con uno mismo. Así que si realmente es su caso vamos a decirle qué debe hacer pero advirtiéndole desde ya que si no hace exactamente lo que le sugerimos no funcionará. No busque pues luego excusas del estilo de "por un día no pasa nada"... porque sí pasa. Se explica de forma clara, amplia y concisa en el libro La Dieta Definitiva al que puede usted recurrir si quiere ahondar en las razones de lo que vamos a indicarle. Y es que como ya hemos dicho otras veces esa dieta tiene como objetivo principal adelgazar rápidamente sin pasar hambre, sin pesar la comida, sin contar calorías y sin hacer ejercicio ayudando además a resolver muchas patologías, especialmente las de origen digestivo (es decir, la inmensa mayoría). Y funciona sin necesidad de tomar suplemento alguno aunque éstos puedan ser útiles en ocasiones. Ahora bien, debe seguirse solo durante unos meses -depende de lo que se necesite perder- y luego, tras hacer brevemente la fase de mantenimiento, volver a alimentarse de forma "normal" aunque asumiendo sus enseñanzas. En fin, para no alargarnos en demasía esto es lo que le sugerimos a usted en unos breves pasos: 1) Ayune durante tres días no ingiriendo más que agua e infusiones de té verde, poleo-menta o manzanilla (con estevia si precisa algún edulcorante). 2) Hasta que recupere el peso adecuado y los niveles "normales" en las analíticas -olvídese del exceso de colesterol porque no es negativo- ingiera a partir del 4º día por las mañanas nada más levantarse un vaso grande de agua templada -tirando a caliente- al que debe echar el zumo de medio limón grande y al cabo de 10-15 minutos como desayuno algo de fruta (sin pasarse y preferiblemente papaya, piña natural, melón, sandía, mango, manzana, pera o cerezas); con café natural -nunca torrefacto- o una infusión si lo desea. Exclusivamente. 3) A media mañana puede volver a ingerir un poco de fruta con café o infusión... sin volver a tomar nada hasta el almuerzo de mediodía. Y a partir de este momento olvídese de la fruta hasta el día siguiente (sin excusas). 4) Para almorzar y cenar empiece siempre ingiriendo vegetales crudos de cualquier tipo; tome un buen gazpacho o hágase unas abundantes ensaladas aderezadas solo con sal y aceite de oliva virgen extra (nada de vinagre). Y luego ingiera pescado, marisco (salvo vieiras), carne magra, jamón york, pavo asado natural (sin gluten, fosfatos, nitritos, etc.), jamón de bellota curado (nunca envasado ya que todos llevan conservantes tóxicos) o huevos (nunca fritos ni cocidos) que puede acompañar con ensaladas o verduras a la plancha o ligeramente asadas a baja temperatura aunque ello hará perder parte de sus nutrientes. En cuanto al postre puede tomar yogur natural sin azúcar, petit–suisse ligero sin azúcar, kéfir de agua o de leche pasteurizada -lo anterior solo en caso de que no sea intolerante a los lácteos-, flan de huevo sin azúcar, gelatina, café natural o infusiones. Eso sí, la carne y el pescado deben prepararse al vapor, al horno, a la plancha, estofados o asados durante el tiempo justo y a fuego lento procurando que la temperatura nunca pase de 80º... pero nunca fritos ni cocidos. Freír los alimentos produce radicales libres que además de destruir las grasas esenciales pueden dañar las células, aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares y el cáncer, acelerar el proceso de envejecimiento y destruir muchos micronutrientes. El grado de daño potencial depende ya del tipo de aceite, de la temperatura a la que se fría y del tiempo que se utilice. Entiéndase que las moléculas de muchos alimentos se desnaturalizan por encima de los 80º/100º haciendo que el organismo no sea capaz de metabolizarlos. Por lo que se refiere a los microondas -emiten ondas a 2.500 megahercios que agitan las moléculas de agua de los alimentos a mucha velocidad haciendo que rocen unas con otras produciendo un frotamiento que produce un intenso calor- tampoco los use. Ni los hornos que funcionan con infrarrojos pues tienen un comportamiento similar y los posibles efectos negativos pueden ser los mismos. Por lo que se refiere a los ahumados sepa que el humo con el que se que ahúman contiene hidrocarburos policíclicos parecidos a los que se queman con los cigarrillos y por tanto son potencialmente cancerígenos; no abuse pues de ellos si decide consumirlos. En cuanto a las barbacoas sepa que a las sustancias antes mencionadas se añade la generación de otras también cancerígenas: las que provoca la degradación a altas temperaturas de las grasas. Grasas que muchas veces caen de la parrilla al fuego donde se queman impregnando de nuevo la carne con el humo resultante de su combustión. De ahí que sea también un tremendo error comer tanto la carne hecha a la barbacoa como la carne chamuscada; por muy sabrosas que estén. El factor de riesgo a la hora de contraer cáncer de estómago cuando se toman esos alimentos es alto. En cuanto a las licuadoras y batidoras –como las máquinas de cuchilla para cortar embutidos, jamón o queso en lonchas- es verdad que producen fricción y pueden elevar la temperatura en la zona de corte pero no está constatado que ello sea suficiente para desnaturalizar sus proteínas. Toda esta información ya fue dada a conocer a lo largo de estos años. En suma, la dieta es la parte principal de cualquier tratamiento, sea cual sea la patología que se padece. Como hemos explicado ampliamente la base de todo tratamiento curativo está en la homeostasis del organismo y ello exige desintoxicarlo, nutrirlo y equilibrarlo para que el microbioma esté en perfecto estado y no puedan proliferar microbios patógenos ni células malignas. En estado de homeostasis un organismo bien nutrido es capaz de superar por sí mismo prácticamente cualquier patología degenerativa y/o crónica, cáncer incluido. Y por lo que se refiere a posibles suplementos salvo agua de mar purificada, un complejo de vitaminas, minerales y oligoelementos -hay muchos en el mercado a precios razonables-, uno enzimático y uno rico en ácidos grasos omega-3 no debería necesitar usted nada más. Aunque le sorprenda.
 



Sr. Director: padezco cáncer de pulmón y los médicos me han desahuciado. Lo frustrante es que yo no he fumado jamás y no he vivido ni trabajado en ambientes de fumadores. Ni en casa ni en el trabajo. Y tampoco he estado de forma frecuente en lugares con aire contaminado. Tengo un amigo que tampoco es fumador pero trabaja en una gasolinera de las que aun sirven a los clientes y el médico le dice que puede haberse debido a los gases que emiten la gasolina y el diesel a través de las mangueras; pero tampoco es mi caso. Y no vivo en lugar alguno con gas radón que sé que puede provocar esta patología. Ni hay en las paredes de mi casa fibra de vidrio como aislante que sé que también puede al parecer provocarlo. Es más, no me han hecho radiografías de tórax ni TACs en los últimos 20 años -tengo 57- así que estoy perplejo. ¿A qué puede haberse debido mi cáncer? Y sobre todo, ¿qué puedo hacer? Navegando por Internet vi la conferencia que el Dr. Alberto Martí Bosch dio como cierre del último congreso sobre cáncer que organizaron ustedes -por cierto, ¿por qué han dejado de organizarlos si eran buenísimos?- y pensé en acudir a él pero tras llamar a su consulta me dijeron que no tenía hora ¡hasta dentro de año y medio! ¿Cómo es posible? No lo entiendo. ¿Realmente es así? Se lo pregunto a ustedes porque me fío de su palabra y a él no le conozco aunque viendo el vídeo me cayera muy bien. ¿Pueden ayudarme por favor? Estoy desesperado.

Carlos Martínez
(Madrid)

Lo que el Dr. Alberto Martí Bosch planteó básicamente en su ponencia es que cuando nuestro sistema de limpieza o drenaje falla el material tóxico de desecho empantana el espacio acuoso que baña los tejidos intoxicándolo. Y que cuando las células están rodeadas de las propias toxinas que han generado no pueden vivir correctamente ya que su entorno se vuelve ácido por la acumulación de ácido carbónico, ácidos grasos y ácido úrico. Ácidos que son cáusticos y queman todo haciendo que las células se queden sin oxígeno y sin nutrientes ante lo que sólo pueden pasar dos cosas: que las células sobrevivan y den lugar a distintas patologías –cáncer incluido- o se mueran. Siendo en este segundo caso cuando el organismo las fibrosa o enquista. Es como aparecen los fibromas y los quistes. Es decir, ésa es la causa de los fibromas mamarios, los fibromas uterinos, los fibromas prostáticos, los quistes de ovarios y los quistes mamarios; salvo que esa intoxicación/acidificación tenga lugar en los tejidos centrales porque entonces lo que aparecerá es fibrosis pulmonar, fibrosis renal, fibrosis hepática, quistes renales, quistes hepáticos o quistes pulmonares. Quistes o fibromas que si no molestan es mejor no tocarlos y olvidarse de ellos. Nuestro consejo pues es que ante todo desintoxique y alcalinice el organismo y se asegure de no ingerir alimentos, productos o fármacos que le agredan. Siga una dieta cetogénica estricta y elimine de forma drástica todos los carbohidratos refinados y la leche así como sus derivados y, obviamente, los productos que los contienen: helados, pasteles, tartas, dulces, bollos, galletas, chocolate, etc. Es básico que regenere usted su microbioma. Su carta ha llegado de hecho justo cuando el número anterior a éste estaba ya en imprenta y precisamente en él explicamos que el cáncer de pulmón también pueden provocarlo los carbohidratos refinados (lo tiene en nuestra web -www.dsalud.com- con el título Relacionan el consumo de hidratos de carbono refinados ¡con el cáncer de pulmón! aunque está disponible solo para suscriptores). En él se explica que seguir una dieta rica en hidratos de carbono de alto índice glucémico -los que liberan la glucosa rápidamente en sangre- se asocia a un mayor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón con independencia de otros factores de riesgo. Así se asevera al menos en un reciente estudio epidemiológico del MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas dirigido por Xifeng Wu. Es más, no se trata solo de procurar no ingerir alimentos de alto índice glucémico sino de asegurarse de que la carga total de glucosa que se ingiere al día no sea excesiva; porque el problema existirá igualmente si la cantidad diaria ingerida de alimentos de medio y bajo nivel glucémico es excesiva. En cambio las verduras sin almidón y los alimentos que contienen selenio y quercitina disminuyen el riesgo de sufrir cáncer de pulmón. Asimismo explicamos en él que las células cancerosas crecen básicamente en ambientes deficitarios de oxígeno y muy ácidos utilizando para obtener energía la fermentación anaeróbica de la glucosa, proceso que da lugar a la producción interna de gran cantidad de lactatos y iones de hidrógeno que la célula expulsa fuera aumentando más la acidificación del microambiente externo. En suma, la hiperglucemia ayuda a crecer los tumores al dificultar el transporte hacia las células inmunes de ácido ascórbico -vitamina C necesaria tanto para la mitosis como para la fagocitosis-, reducir la respuesta inmune, activar monocitos y macrófagos que producen citoquinas inflamatorias y acidificar el terreno tumoral. En fin, hemos publicado abundante información sobre todo esto que tiene agrupada en este enlace -www.dsalud.com/index.php?pagina=dossier_cancer- y le sugerimos lea despacio. En cuanto al Dr. Alberto Martí Bosch es cierto: no da abasto desde hace años a pesar de que trabaja muchas más horas que la mayoría de sus colegas. De hecho hace un año decidió formar a dos médicos para que le ayudasen a tratar a más pacientes con los mismos protocolos y hace ya un par de meses que trabajan con él en el nuevo centro al que se ha trasladado con ellos en Madrid; se llama Sensity y su teléfono es el 91 435 56 13.

 


 


NÚMERO 196 / SEPTIEMBRE / 2016

Estimado director: como bien sabe soy médico experto en terapias complementarias y alternativas y por ello mismo miembro de la Asociación Española de Médicos Integrativos (www.aesmi.org) y le mando esta carta porque quisiera una vez más mostrar públicamente mi preocupación por el negativo efecto de las radiaciones electromagnéticas, especialmente las del Wi-Fi. Y no porque se diga en documentados y rigurosos trabajos –que existen y muchos- sino por propia experiencia. El fin de semana del 24 al 26 de junio pasado estuve en Asturias con mi mujer -también médico- para asistir en Oviedo a un breve curso sobre la Tabla periódica y la Homeopatía impartido por un experto compañero homeópata, el Dr. Luis Rekarte  (www.rekarte.com). Pues bien, nos hospedamos en un gran hotel de Gijón bonito, familiar y agradable y resulta que, sin entender inicialmente por qué, pasé dos noches horribles. Estuve dando vueltas en la cama preso de una extraña inquietud y levantándome constantemente debido a la desazón. Y me pregunté si la cama no estaría encima de alguna zona geopatógena o inmersa en un cruce de líneas Hartmann. El caso es que apenas pude descansar pero dos cafés bien cargados me permitieron asistir por la mañana a la  conferencia. Cuando mi mujer y yo volvimos tras pasar relajadamente la tarde y cenar moderadamente -sin alcohol- nos tumbamos siendo ya tarde en la cama a ver un poco la televisión y relajarnos pero pronto sentimos cómo se nos cerraban los ojos tras un día tan intenso. En fin, entre la 1 y las 3 de la madrugada logré conciliar el sueño si bien de forma superficial pero a partir de ese momento empecé a sentirme inexplicablemente nervioso. Fue entonces cuando tuve la intuición de que la causa debía ser la antena Wi-Fi para las habitaciones y resultó que estaba situada en el pasillo… precisamente justo al lado de nuestra habitación. Así que bajé a recepción a las 3.30, pedí que por favor apagaran el Wi-Fi porque me alteraba y no podía dormir y el encargado de recepción me miró de tal forma que debió pensar que estaba hablando con alguien no muy cuerdo. Sin duda porque la inmensa mayoría de la gente lo ignora todo sobre las perjudiciales emisiones del Wi-Fi. Afortunadamente debió pensar que nadie iba a utilizarlo a esas horas y accedió a apagarlo. Volví a la cama y pronto comencé a sentirme menos agitado y me fui tranquilizando... hasta que de nuevo volví a  sentir desazón, cogí extrañado el móvil, miré la señal de Wi-Fi ¡y confirmé que estaba de nuevo activa! Desesperado e impotente cogí el colchón ayudado por mi mujer, lo llevamos al baño -lo más lejos posible del emisor-, me traté con acupuntura, esperé a que me hiciera efecto y logré dormir hasta las 9:00 de un tirón. Sin embargo cuando me levanté me sentía aturdido y mi mujer me diría que a ella le dolía la espalda y notaba hinchado todo su cuerpo. En suma, mi fin de semana en un hotel de cuatro estrellas se convirtió en un auténtico tormento porque sus responsables siguen sin entender y asumir –al igual que las autoridades sanitarias- que el Wi.Fi puede llegar a afectar al organismo de forma grave. Lo digo sin rubor: la pintura de las paredes de nuestra casa es anti-Wi-Fi al igual que los visillos; y me conecto a Internet por PLC -siglas de Power Line Communications-, cableado que va por la red eléctrica. Animo pues a los lectores a que lean todo lo que ustedes han publicado al respecto –que es mucho- y a que sean conscientes de que muchos de los problemas de salud que afectan a la gente se deben a las radiaciones electromagnéticas. Mi mujer y yo somos médicos, hemos atendido a multitud de personas con electrosensibilidad, la hemos sufrido en nuestras carnes y sabemos muy bien que alojarse en los modernos hoteles y apartamentos que ofrecen Wi-Fi como cortesía gratuita a sus clientes es un enorme error. Es mejor ir a establecimientos sin Wi-Fi o a antiguos hoteles de paredes gruesas y menos materiales sintéticos y, por tanto, más aislantes. Al menos hasta que las autoridades admitan el problema y se cambie de una vez la errónea legislación actual.

Dr. Santiago de la Rosa

Le agradecemos sinceramente su carta que esperamos sirva para recordar las advertencias que sobre este tema venimos haciendo en la revista desde hace muchos años como usted bien recuerda. Sin embargo dudamos mucho que las autoridades hagan en breve algo al respecto ya que han optado por la socorrida táctica política del avestruz. 
 



Querido director: ante todo enhorabuena por la revista. Gracias a ella tenemos qué regalarle a mi padre cada dos años (es suscriptor desde hace mucho tiempo). En fin, quisiera comentarle que cuando era pequeño y me acostaba me ponía a menudo en tensión y nervioso pero es que a partir de 2012, al salir de fiesta el fin de semana tras trabajar de lunes a viernes muchas horas, tenía a veces la sensación de que me faltaba el aire y eso me hacía volver a casa inmediatamente. Ese verano me fui de viaje con unos amigos y lo pasé muy mal porque, sin motivo aparente, tenía miedo ante cualquier circunstancia. El caso es que terminé en un psiquiatra y me recetó Paroxetina 20 mg intentando los tres años siguientes reducir la dosis -dos veces- hasta la cuarta parte sin conseguirlo. Decidido a no depender de una pastilla química como esa toda la vida decidí cambiar de psiquiatra y el nuevo me quitó ese fármaco y me sugirió tomar 3 pastillas de 2.5 mg de Diazepam complementando el tratamiento con homeopatía. Pues bien, a día de hoy sigo sin poder hacer vida normal y mantengo limitaciones aunque esté mejor que cuando tomaba la Paroxetina. Tengo 29 años, sigo sufriendo pánico y fobias y como en ocasiones sigo sintiendo que me falta el aire me veo obligado a evitar muchas situaciones cotidianas. ¿Qué me aconsejan? Un abrazo.

Rafael Martínez
(Madrid)

Lo que le aconsejamos es que busque la causa del problema pero dudamos mucho que vaya a encontrarla en un psiquiatra ya que la inmensa mayoría son meros recetadores de fármacos paliativos pero iatrogénicos. Por lo que nos cuenta puede usted estar sufriendo las consecuencias de vivir y/o dormir en una zona geopatógena; si ha leído la carta precedente a ésta verá que las radiaciones electromagnéticas de su entorno pueden ser la causa... pero también las de carácter telúrico. Consulte pues con un experto que lo valore aunque solo sea para descartar esa posibilidad real (le sugerimos que contacte para ello con la Fundación para la Salud Geoambiental (www.saludgeoambiental.org) en el 910 01 45 26. Otra posibilidad es que su problema lo esté causando alguna intolerancia o alergia a alimentos, fármacos o sustancias químicas por lo que igualmente deben testárselo. Y asimismo puede provocárselo alguna infección parasitaria, algo que puede testárselo rápidamente un buen especialista en el Par Biomagnético como Juan Carlos Albendea (91 704 57 81). Cabe añadir que el problema puede estar también en el déficit de algún micronutriente -vitaminas, minerales, aminoácidos, probioticos, enzimas, coenzimas, etc.- y hay asimismo que valorarlo. Y no menos plausible es que se trate de la somatización de algún trauma psicoemocional lo que pueden decírselo sometiéndose a una terapia de Anatheóresis cuyo centro principal está en Madrid (91 522 89 09). Como ve quizás no le resulta fácil conocer la causa pero es la única manera de resolver el problema. Suerte.
 



Sr. Director: en el número 192 de la revista leí un artículo sobre las sorprendentes propiedades del agua hidrogenada y acabo de volver a hacerlo con motivo de asistir a la presentación de un agua casi milagrosa de Japón llamada Kangen. Mi pregunta es simple: ¿cuál es la diferencia entre agua alcalina y agua hidrogenada? ¿Y cuál está mejor de precio?  En espera de sus noticias le saluda atentamente

Adolfo Torre González
(Bilbao)

De ese tipo de agua no hemos hablado nunca pero se obtiene simplemente por electrolisis manteniendo los minerales alcalinos y ionizándola para cambiar su estructura molecular. En cuanto a su pregunta un agua es alcalina si su pH  es igual a superior a 7,3 lo que puede saberse introduciendo en ella una simple tira medidora. Y para lograr eso basta hervirla  5 minutos o echar en ella una pizca de bicarbonato sódico; es así de simple. Y el agua hidrogenada es agua alcalina enriquecida con hidrógeno y, por tanto, con capacidad antioxidante. Lo explicamos en detalle en el reportaje que con el título Llamativas propiedades del agua hidrogenada publicamos en el nº 192. En cualquier caso si le interesa profundizar en las propiedades del agua le sugerimos que entre en el apartado de nuestra web donde hemos agrupado todos los reportajes que hemos publicado al respecto: www.dsalud.com/index.php?pagina=agua.
 



Hola; en primer lugar, mi más sincera felicitación por la revista. Creo que es la primera vez que se logra un equilibrio adecuado entre la difusión de opciones menos agresivas para la salud y un respaldo experimental que apoya lo que se comenta. Habitualmente se nos ha acostumbrado a los dos extremos. Por una parte al “esto funciona porque tengo pruebas de laboratorio que lo confirman” -aunque tales pruebas sean en muchos casos, como mínimo, poco objetivas- y en el otro extremo a afirmaciones como “Una opción espiritualmente más acorde con tus biorritmos y con las energías sanadoras del universo”. En su revista no se descarta ninguna opción pero lo que se afirma tiene el respaldo suficiente para que cada persona ponga a funcionar las neuronas y elija con criterio. Esto es lo que me ha animado a escribirles para conocer su opinión -mejor sería decir su consejo- sobre la opción (u opciones) más adecuada para tratar los trastornos reumáticos. Voy a cumplir 68 años y al parecer tengo una leve hiperplasia sinovial/artritis reumatoide que me está dando la lata en un pie desde hace un par de meses y la medicina oficial me da dos remedios: “San Ibuprofeno” y “Si te duele, te aguantas”. Tal vez sea un bicho raro pero no sé porque esos dos “remedios” me suenan peor que la enfermedad. En fin, aunque el tema no es grave quiero atajarlo cuanto antes -sobre todo de cara al futuro- y ésta es la razón de que solicite su consejo.

Francisco Sáenz

Hay muchos productos que mejoran la artritis reumatoide; desde el  conocido Renovén (antiguo Bio-Bac) hasta el coral marino pasando por las vitaminas B9, B12, C y E, los minerales selenio, zinc, cobre y manganeso, el superóxido dismutasa (SOD), la betaína HCL, las enzimas proteolíticas, los bioflavonoides, la niacinamida, el PABA, el sulfato de glucosamina, el sulfato de condroitina y los ácidos grasos omega-3. Pero la causa de fondo -como en la mayoría de las patologías- está en el desequilibrio y acidificación del organismo por una inadecuada alimentación. Elimine pues de su dieta las carnes rojas, las bebidas alcohólicas, la leche y sus derivados, los huevos, el azúcar blanco, los pimientos, las berenjenas, las patatas, los tomates y el café. Aunque lo  mejor sería que hiciera La Dieta Definitiva durante al menos dos o tres meses eliminando las verduras antes citadas. Notaría la mejoría de inmediato.
 



Estimado Director y equipo: no tengo palabras para agradecerles el beneficio que están haciendo a muchas personas, entre ellas a mi familia. Verá, mi hija tiene 27 años y lleva varios con menstruaciones poco regulares: 2, 3 o más. Unas veces con sangrados abundantes y otras no. Hace unos 4 años la vio una ginecóloga, la recetó Yaz 0,0 2mg/3 mg de Bayer y aunque el tratamiento le regulaba las menstruaciones advertí a mi hija de sus posibles efectos secundarios pues como suele tener migrañas pienso que un tratamiento tan prolongado podría perjudicarla. Se lo dijo a la ginecóloga y decidió dejar el tratamiento pero el problema volvió, Así que la doctora se lo cambió por Zoely 2,5 mg/1,5 mg de Theramex que también le va bien. En fin, aunque las migrañas son bastante anteriores a este problema mi pregunta es si el tratamiento que recibe es muy perjudicial; y si es así, si existe alguna alternativa natural.  Perdón por la extensión y saludos cordiales.

Juan Carlos Otero

Lo sentimos pero eso es imposible de saber  sin un estudio a fondo del caso ya que las causas pueden ser numerosas. Le sugerimos pues que consulte con el Dr. Diego Jacques (91 799 14 79), experto ginecólogo y miembro de nuestro Consejo Asesor que entendemos podrá ayudar a su hija.
 



Estimado Sr. Campoy: mis sinceras gracias a usted y a todo su equipo por tan magnífico trabajo. Soy lectora asidua de la revista y me está sirviendo de bastante ayuda. Verá, tengo 61 años y hacia los 30  me apareció psoriasis en la planta de los pies. Las cremas que me recetó el dermatólogo no me hicieron efecto porque si bien a veces remitía terminaba reapareciendo de nuevo. Además entre los 30 y los 59 años sufrí en la rodilla derecha un dolor muy intenso -en seis ocasiones- que me imposibilitaba andar bien pero no se hinchaba ni enrojecía; desaparecía como había venido. Me hicieron una resonancia y el traumatólogo me diagnosticó una gonaltralgia pero no me puso ningún tratamiento. En la última ocasión que me pasó sí se hinchó en cambio la rodilla derecha. Fue a los 59 años. Un día empezó a dolerme la muñeca derecha y a los pocos días la rodilla del mismo lado. Una semana después me dolían las dos muñecas y las dos rodillas; de forma más intensa en la parte derecha donde las articulaciones estaban hinchadas. Era un dolor espantoso; no podía moverme ni hacer nada. Me visitó el traumatólogo y lo único que hizo fue decirme que la rodilla terminaría con una prótesis pero que aún era muy joven y me recetó Artrilog que no me hizo nada. Dijo que era artrosis. Después me visito una reumatóloga que me hizo una artrocentesis de la rodilla derecha; me extrajo 50 cm de líquido que se analizó y resultó ser inflamatorio. En la analítica el resultado de la proteína C reactiva fue de 11 –el valor normal es de 0 a 5- y entonces me diagnosticó artritis psoriásica recetándome ácido fólico, Metrotexato 6 mg y Urbason 2 mg (este ultimo a diario y de forma definitiva). El caso es que no me he tomado ninguno de esos medicamentos y tampoco estoy dispuesta a operarme. A raíz del último brote fuerte -en mayo de este año- con la proteína C reactiva en 15- decidí instaurar mi propio tratamiento buscando en artículos publicados y decidí tomar Bifidobacterium infantis (éste lo tomo desde que recientemente publicaron ustedes el articulo Muchos problemas dermatológicos se tratan ingiriendo prebióticos), vitamina C, colágeno hidrolizado, omega 3, Factor Transfer, aminoácidos esenciales, cloruro de magnesio y harpagofito. Me he sometido a 4 sesiones de factores de crecimiento -además de inyectarme ozono en la rodilla derecha que es la que peor tengo- e intento hacer una dieta saludable. Básicamente verduras, proteínas y frutas –éstas solo en el desayuno como se indica en el libro La Dieta Definitiva- y de leche solo kéfir (que me preparo yo). Sin embargo en mi última analítica las plaquetas han subido a 498 cuando los valores  normales están entre 150 y 410. La doctora reconoció que era así pero no dijo nada más. ¿Puede ser una trombocitosis? Espero y deseo que puedan  ayudarme pues lo que más temo son los brotes. Disculpen la extensión de mi carta. Atentamente,

M. L. Rodríguez

Los médicos hablan de trombocitosis para definir la presencia en sangre de un número de plaquetas excesivo; no se trata pues de una patología. Las causas pueden ser muchas. Y lo mismo cabe decir de sus síntomas. En cuanto a su psoriasis hemos explicado recientemente en un documentado artículo que muchos problemas dermatológicos pueden resolverse ingiriendo probióticos de efectos sistémicos al equilibrar ello el microbioma intestinal; destacando en el caso concreto de la psoriasis el Bifidobacterium infantis (lea en nuestra web -www.dsalud.com- el reportaje que con el título Muchos problemas dermatológicos pueden tratarse mediante la ingesta de probióticos apareció en el nº 194). Nos permitimos sugerirle en cualquier caso que acuda a la consulta de la Dra. Esther de la Paz para que valore pormenorizadamente su caso (91 431 35 16). No podemos darle consejos genéricos sin conocer qué provoca sus síntomas.
 


 

NÚMERO 197 / OCTUBRE / 2016

Hola. Les escribo tras buscar a algún médico antivacunas sin encontrarlo. Verán, soy terapeuta -ejerzo la Acupuntura, la Kinesiología, la Terapia Sacrocraneal Biodinámica, la Naturopatía, etc. desde hace 25 años y tengo una "peque" de 4 años no vacunada que jamás ha tomado medicación química. Se trata de una niña sana y feliz que está como un roble. La tuve sola y las decisiones que tomé fueron pues fáciles en muchos aspectos pero el caso es que ahora tengo pareja -un médico de hospital de mente abierta que estudió Homeopatía aunque no la practica- y estoy embarazada de 5 meses. El problema es que él no se cuestiona la eficacia de las vacunas ni su posible peligrosidad. Las apoya totalmente aunque ante mi posición me dice que está dispuesto a escuchar a médicos y/o inmunólogos que opinen lo contrario. De hecho ha conseguido cita con un médico alemán naturópata que apoya la vacunación y le dice que con homeopatía pueden anularse todos los efectos secundarios que las vacunas pudieran tener. En fin, necesito encontrar a un médico "antivacunas" que hable con él. Es un tema que me quita el sueño porque personalmente pienso que las vacunas no se justifican nunca. ¿Pueden darme el teléfono de algún médico que esté informado sobre este tema y hable con mi pareja? Para mí es una cuestión vital. Gracias anticipadas por su ayuda.

Lola Martín

Ningún médico va a dedicar su tiempo a convencer a otro de nada. Ni es su labor ni tienen tiempo para ello. Quienes se dedican a lo que usted pide lo hacen públicamente escribiendo artículos y libros, concediendo entrevistas y dando conferencias; y luego profesionales como nosotros nos hacemos eco. Así que si su pareja quiere informarse QUE LEA. Sugiérale pues que se informe y luego juzgue. Por ejemplo pinchando aquí: www.dsalud.com/index.php?pagina=vacunas. Un abrazo.
 



Hola. Quería saber qué opináis de los boletines que el Dr. Mercola divulga periódicamente por internet con saludables consejos parecidos a los que vosotros dais en la revista. Por otra parte, me gustaría saber si podéis darme algún consejo sobre la enfermedad de mi hijo. Hace unos años le diagnosticaron una artropatía psoriásica -que, casualmente, coincidió con una etapa laboral muy ajetreada- y desde entonces, cuando está sometido a fuertes tensiones, sufre brotes. Le salen postillas en el cuero cabelludo ¿Pueden darme algún consejo o la dirección de algún médico que pueda ayudarle? Un saludo y felicidades por su labor divulgativa. Soy consciente de la presión a la que deben estar sometidos.

José Manuel Villanueva Fernández
Hevia (Asturias)

Conocemos bien los textos del Dr. Joseph Mercola y coincidimos con él en muchas de sus sugerencias y consejos pero no con todos; y como sería largo de aclarar vamos a abstenernos de hacerlo. En cuanto a la artropatía o artritis psoriásica no es sino la consecuencia de una psoriasis que termina afectando a las articulaciones, tendones y ligamentos y es seronegativa; es decir, que no aparece ni factor reumatoide ni otros autoanticuerpos y está descartada una artritis reumatoide. El problema es que la psoriasis que la provoca se considera una enfermedad inflamatoria crónica de la piel de origen autoinmune -no contagiosa pues- que produce lesiones escamosas engrosadas e inflamadas de amplia variabilidad clínica y evolutiva siendo la que cursa con placas la más frecuente. En otras palabras, se desconoce qué la causa aunque sí se sabe que hay alteraciones genéticas en la zona afectada. Lo que no se sabe es si eso es consecuencia o causa por mucho que se haya asociado a los antígenos HLA-CW6 y HLA-DR7. De hecho también se ha asociado a bacterias como la Streptococcus pyogenes y el Staphylococcus aureus, a hongos como el Malassezia y la Candida albicans), a la malaria e incluso a un virus: el papilomavirus. Y de ahí que los médicos recurran a paliativos como antiálgicos, antiinflamatorios, betabloqueantes, sales de litio, antimaláricos e inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina. Asimismo se sabe que el estrés emocional puede provocar brotes y que mientras el clima frío empeora los síntomas el caluroso lo mejora. De hecho tomar el sol es bueno salvo que sea fotosensible. En suma, la artritis psoriásica es un tipo de espondiloartropatía que daña las articulaciones siendo conveniente asegurase del diagnóstico porque a veces lo que se padece realmente es gota, artritis reumatoide u osteoartritis (a la artritis psoriásica en la columna vertebral se la llama por cierto espondiloartritis). Y nos va a permitir que dudemos de que sea lo que sufre su hijo si hay que valorarlo por los síntomas. De hecho le aconsejamos que busque otro diagnóstico y acuda para ello a un buen dermatólogo. Es más, que su hijo pruebe antes con un sencillo champú de brea -se vende en farmacias- que debe mantener de 10 a 15 minutos antes de enjuagar el cabello y, paralelamente, que se aplique a diario aceite de jojoba. Y por si se tratase de una infección que acuda a un buen experto en el Par Biomagnético como Juan Carlos Albendea (91 704 57 81) ya que puede tratarse de algún virus, bacteria, hongo o parásito y es el método más rápido para detectarlo.
 



Sr. Director: padezco lipomatosis múltiple desde los 13 años -ahora tengo 48- y me han extirpado quirúrgicamente ya unos 60 lipomas del cuerpo. Los médicos me dicen que se desconoce el origen, que no se puede prevenir su aparición y que lo único eficaz es extirparlos. Me gustaría saber pues si ustedes tienen conocimiento de productos o tratamientos que puedan ayudarme. En espera de su respuesta les saluda

Gabriel Granja

Aunque usted ya lo sabrá debemos explicar a los lectores de qué trata el problema que nos plantea. Un lipoma es un bulto de grasa superficial de consistencia blanda que se forma en el tejido adiposo; no se trata pues de quistes -éstos son de tejido epitelial- y no son neoplasias o tumores benignos aunque algunos les califiquen así. Y normalmente aparecen -pocos o muchos- en cuello, espalda, hombros y abdomen pudiendo moverse tocándolos. A veces sin embargo se producen en capas más profundas de la piel y es entonces cuando se propone sobre todo extirparlos quirúrgicamente aunque lo normal es no tratarlos o hacerlo inyectándoles corticoides. Y desde luego no es habitual que aparezcan en niños como fue su caso. Los médicos los califican según la zona en la que se encuentran y hablan así de lipomatosis infiltrante del rostro, lipomatosis pélvica, lipomatosis encefalocutánea, lipomatosis dolorosa y lipomatosis neural desconociéndose qué los provoca aunque se infiere que algunos pueden ser genéticos al haberse detectado mutaciones en el ADN mitocondrial. Y no suelen doler salvo si se inflaman por alguna otra razón; por ejemplo, si se infectan. Agregaremos que la única "pista" sobre su origen es el hecho de que aparece más frecuentemente entre quienes tienen disfunciones hepáticas y/o pancreáticas -se ha detectado en algunos enfermos resistencia a la insulina-, algo improbable en su caso ya que le aparecieron a los 13 años. Y lamentablemente, al no saber qué los provoca, no es posible prevenir su aparición. De ahí que se extirpen quirúrgicamente pero con la cápsula incluida ya que si no se reproducen. Si son superficiales basta succionar la grasa interior con una jeringuilla y una aguja grande. La Medicina Tradicional China los trata eficazmente con Acupuntura -o con Electroacupuntura- y Moxibustión (usando artemisa). Y otros con Electrolipólisis, es decir, haciendo pasar una corriente que destruya las células de grasa. Cabe añadir que algunos naturistas proponen "deshacerlos" con una cataplasma hecha de miel de color oscuro y harina integral a partes iguales que tras mezclarse bien debe aplicarse dejándola actuar durante 36 horas tras las cuales se lava la zona y se repite el procedimiento hasta que desaparezcan los lipomas, algo que puede acaecer a los pocos días. Otros utilizan sin embargo una mezcla de sal marina y yemas de huevo. Y algunos obtienen un resultado parecido usando un MORA, dispositivo del que hemos hablado en varias ocasiones. Dicho esto le sugerimos que ante todo desintoxique y desacidifique a fondo su organismo y lo oxigene. Es primordial y hemos explicado a menudo como hacerlo. Eso sí, tome además limón diluido y ácidos grasos omega 3 a diario. Y si precisa que alguien le dirija acuda a la consulta del médico y cirujano Luis García Cremades (91 344 19 68), miembro de nuestro Consejo Asesor, máster en Medicina y Cirugía Estética, experto en lipoescultura, intolerancias alimentarias y antienvejecimiento y director en Madrid de la Clínica de estética y tratamientos Longe Bell.
 



Sr. Director: ante todo permítanme darles las gracias por lo que hacen y la informacion tan importante que trasmiten a las personas con problemas de salud. El caso es que tengo una hija de 36 años a la que han operado en cuatro ocasiones de un tumor filoides benigno y ya no sé a dónde dirigirme para que nos den otras opciones porque cada seis meses se le reproduce y solo nos dicen que hay que quitárselo de nuevo y limpiar. Me gustaría pues saber a qué se debe, si es genético u hormonal y si hay alguna posibilidad de tratarlo eficazmente. Les quedaré muy agradecida de cualquier información que puedan darme. Un saludo.

Carmen Herrerías Arana

Los cistosarcomas o tumores filoides se extirpan porque crecen muy rápidamente presionando a veces la mama y por eso cuando reaparecen una y otra vez los médicos terminan proponiendo una mastectomía parcial o total aun cuando rara vez se diseminan hacia los ganglios linfáticos de las axilas. Lo único constatado es que hay mutaciones en las células de la zona; especialmente en el gen MED12, proteína mediadora de la transcripción de la subunidad 12 de la ARN polimerasa II. Hablamos de una enzima que en humanos es codificada por el gen MED12 situado en el cromosoma X, mutación que por cierto se ha asociado igualmente al Síndrome de Lujan-Fryns y al Síndrome FG o Síndrome Opitz-Kaveggia. El tumor filoide de mama tiene consistencia fibrosa-elástica bien delimitada y no adherida a piel ni a planos profundos siendo raro que duela al palparse. Eso sí, cuando son muy grandes la piel que lo recubre puede tener tinte azulado o cianótico, probablemente debido a la compresión tumoral; incluso pueden necrosarse y ulcerarse si sobrepasan el límite de la resistencia elástica. Agregaremos que en la mayoría de los casos el tamaño medio es de 5 cm aunque a veces superan los 30 y son de tejido conectivo y glandular al igual que los fibroadenomas. Pues bien, cuando los fibroadenomas y los tumores filoides aparecen inicialmente suele bastar masajearlos suavemente -sin apretarlos- de 20 a 30 minutos diarios para que en cuatro o cinco días se disuelvan sin efecto negativo alguno. Lo dio a conocer hace años en Estados Unidos un médico que inmediatamente fue perseguido por ello... pero funciona. Nuestra sugerencia, al igual que en el caso de la lectora anterior, es que desintoxique y desacidifique a fondo su organismo, lo oxigene y acuda a equilibrarse energéticamente a un buen especialista en Medicina Tradicional China con experiencia en Acupuntura. Le sugerimos pues que acuda a la consulta del Dr. Santiago de la Rosa (91 431 35 16).
 



Sr. Director: les felicito por el artículo sobre transgénicos de D. Jesús García Blanca. Es íntegro, claro y muy informativo. Veo una semejanza considerable entre la lucha actual contra los transgénicos y la cruzada del siglo XIX a favor de la regulación de la alimentación y en contra de la adulteración de los alimentos en Estados Unidos. Los aditivos tóxicos en la alimentación fueron introducidos en el mercado y continuados durante generaciones haciendo creer al consumidor que tales sustancias se añadían a los alimentos para beneficiarle. A finales del siglo XIX y principios del XX el consumidor, como la cobaya de laboratorio, no tenía ni idea de lo que estaba consumiendo. El Dr. Harvey Washington Wiley, en su libro The History of a Crime Against the Food Law (1929), expuso la controversia que hubo durante la regulación de aditivos en la alimentación. Muchos de los aditivos tóxicos no figuraban en ninguna parte. Ni siquiera en el etiquetado figuraban todos los ingredientes. El Dr. Wiley, en varias audiencias, debatió en el Congreso el peligro de adulterar los alimentos, los aditivos tóxicos que debían estar prohibidos, las muertes causadas por éstos y la falta de ética por parte de las compañías alimentarias. Y advirtió al mundo de que si se añadían a los alimentos sustancias tóxicas el consumidor tendría menos defensas para afrontar enfermedades mientras que si consumía una dieta sin alimentos adulterados la resistencia del consumidor aumentaría. Y gracias a él se aprobó en 1906 en Estados Unidos una ley que prohibía los alimentos adulterados y el falso etiquetado. Más químicos-médicos involucrados como el Dr. Wiley es pues lo que necesitamos para la inspección y el etiquetado, pasar reglas y regulaciones según el Principio de Precaución ya que no se puede lanzar al mercado -y menos globalizar- la venta de productos sin una evaluación a fondo de sus efectos secundarios. Atentamente le saluda

María I. Pérez

Somos muy conscientes de lo que nos dice y de hecho hemos publicado varias decenas de noticias y artículos al respecto. Entre en nuestra web -www.dsalud.com- y compruébelo. No creemos de hecho que haya muchas publicaciones en el mundo que hayan advertido de forma tan extensa, documentada y reiterada de este problema desde hace tantos años.

 



© 2016 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43. e-mail: mk3@dsalud.com
Todos los textos que aparecen en esta web están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y por escrito del editor.

   
Usuario
Contraseña
DSALUD | INICIAR SESIÓN

DSALUD | SUSCRÍBASE
DSALUD LIBROS
FUNDACIÓN PARA LA SALUD GEOAMBIENTAL
LAMBERTS ESPAÑOLA
100 % NATURAL
NATURSANIX
CRYSTAL MIND
SLACKSTONE II
SM
NUTERGIA
SILICIUM
NATURAL POWER TECH
SUN CHLORELLA
RENOVEN
EURO ESPES
DETECTIVES PRIVADOS INDICIOS
CABEZA FERRER