DISCOVERY DSALUD TELEVISIÓN
CONSEJO ASESOR DSALUD
 
     REPORTAJES
NÚMERO 110 / NOVIEMBRE / 2008
   CÓMO AFRONTAR UNA INFECCIÓN DEL VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO CON MICROINMUNOTERAPIA

 

Pocos médicos lo saben pero hace ya quince años que dos médicos y homeópatas belgas -los doctores Maurice Jenaer y Bernard Marichal- desarrollaron una fórmula basada en la Microinmunoterapia que permite afrontar eficazmente las infecciones por el Virus del Papiloma Humano mediante el uso en dilución homeopática de una serie de citoquinas y ácidos nucleicos específicos. Sin efecto secundario alguno. El doctor Diego Jacques nos lo explica.

La gigantesca campaña mediática destinada a convencer a los padres españoles no ya de los beneficios de la llamada Vacuna del Virus del Papiloma Humano (VPH) sino casi de su necesidad ocultando que hay importantes dudas tanto sobre su eficacia como sobre su seguridad puede tener un efecto indirecto de incalculables consecuencias sólo posible por la negligencia de nuestros representantes políticos: la identificación automática por la sociedad del Virus del Papiloma Humano con el cáncer. Una campaña nefasta y vergonzosa elaborada para generar miedo que se asienta en dos argucias: hacer creer que toda niña que no se vacune está en peligro inminente de contraer cáncer cuando la verdad es que la vacuna sólo evita –en el caso de que realmente lo haga – que se infecte por causa de algunas de las más de cien cepas de un virus que apenas se detecta en España y hacer creer que, en caso de contagio, no hay tratamientos eficaces. Y ni lo uno ni lo otro se corresponde con la verdad.
Es cierto que los principales genotipos del virus -el 16 y el 18- se encuentran presentes en el 70% de los cánceres y que la prevalencia de la infección en todos sus grados es de algo más de cinco mujeres por cada cien habitantes pero teniendo en cuenta que en la gran mayoría de los casos el virus se negativiza al cabo de dos años la alarma está absolutamente fuera de lugar (dejando bien claro que cualquier muerte en sí misma es un drama). Según los últimos datos disponibles del Instituto Nacional de Estadística (INE) en España murieron en el 2005 a causa de cáncer de cuello de útero -provocado por todos los tipos de virus- 594 personas (de las 100.000 que fallecen cada año por cáncer; es decir, menos del 0,6%). Y eso supone una tasa -ajustada por edad- de 2 muertes por cada 100.000 mujeres, una de las más bajas de Europa. Además se “olvida” decir que la edad media de las fallecidas es de 63 años. Como se “olvida” decir  que de esas muertes el 30% se debió a cánceres provocados por tipos del virus no incluidos en la vacuna.
La otra gran mentira tiene que ver con el tratamiento. Se dice que no es posible eliminar el Virus del Papiloma Humano una vez ha infectado a alguien y por eso la vacuna es necesaria. Pero es incierto. La plata coloidal o el ozono podrían utilizarse localmente en las personas contagiadas al manifestarse los primeros síntomas. Pero, claro, se trata de potentes microbicidas no patentables y no se recomiendan a pesar de su eficacia. Como potentes viricidas naturales son –entre otros- el ácido glicirrínico presente en el regaliz, el ajo, la cebolla, la guindilla y, especialmente, las semillas de pomelo.
En suma, al no ofrecer los médicos a sus pacientes remedios tan sencillos el virus puede terminar con los años provocando lesiones –calificadas de “premalignas”- que con frecuencia empeoran al ser tratadas ya que al hacerlo se deterioran también los tejidos adyacentes agravando más el problema. Algo que, en cualquier caso, suele a pesar de todo tratarse eficazmente con un abanico de tratamientos que comprende la crioterapia (congelación de tejidos) la electrocirugía (el calor destruye los tejidos afectados), la extirpación electroquirúrgica (el crecimiento anormal es extirpado usando lazo y energía eléctrica), el láser (la luz láser es usada para destruir los tejidos anormales), la extirpación de verrugas genitales (porque disminuye el riesgo de retorno de la displasia) y, en los casos más graves, la conización uterina (extirpación de porciones de tejido en forma cónica del cuello del útero) o la extirpación total del útero. Es decir, que aun cuando no se aplican las eficaces medidas naturales antes descritas que hubieran impedido tales lesiones éstas, si se producen, se resuelven en la mayoría de los casos evitando así la aparición de un cáncer.
Pues bien, hoy damos a conocer otro método inocuo que también suele hacer innecesarios hasta los tratamientos mencionados: la Microinmunoterpia. Con ella se están consiguiendo excelentes resultados, incluso en fases neoplásicas avanzadas.

LA MICROINMUNOTERAPIA

La Microinmunoterapia, disciplina creada por el doctor belga Maurice Jenaer, es una síntesis de la investigación convencional en el área de la Inmunología y de las posibilidades que la Homeopatía ofrece para obtener soluciones terapéuticas eficaces carentes de efectos secundarios. Definida de manera breve podríamos decir que la Microinmunoterapia es una terapia de última generación que utiliza en dosis infinitesimales (de acuerdo con el proceso homeopático de dilución-dinamización) unas moléculas sintetizadas por el organismo que son específicas de las reacciones inmunitarias: las citoquinas (un tipo de proteínas de bajo peso molecular). Con la idea de que su ingesta provoque la reacción en cascada de los mecanismos del sistema inmune; de forma gradual y sin efectos secundarios.
Las citoquinas son elementos fundamentales en las fórmulas utilizadas por la Microinmunopterapia porque intervienen en la diferenciación y maduración de una gran variedad de células del sistema inmune, en la comunicación entre ellas y, en algunos casos, actúan de manera directa. Siendo las principales conocidas en la actualidad las interleuquinas (clasificadas de la IL1 a la IL23), los interferones (IFN alfa, beta y gamma), los factores de crecimiento de colonias (CSF y TGF beta) y los factores de necrosis tumoral (TNF alfa y beta).
Pues bien, la experiencia clínica ha demostrado que el uso de citoquinas elaboradas en laboratorio en las formulaciones utilizadas habitualmente por la medicina alopática provoca importantes efectos secundarios. Así que mientras los oncólogos y demás médicos tratan de sortear el grave inconveniente de esos efectos secundarios la Microinmunoterapia ha demostrado ya que la solución está en usar simplemente las citoquinas a dosis homeopáticas. Porque su preparación en dosis infinitesimales diluidas y dinamizadas no sólo reproducen su funcionamiento orgánico -las citoquinas actúan en nuestro cuerpo a nivel infinitesimal- sino que lo hacen sin provocar efectos secundarios ni perder la información vibracional que, transmitida al sistema inmune, pone en marcha la reacción deseada.
El segundo elemento fundamental en la formulación microinmunoterápica -y también, claro está, en la fórmula contra el Virus del Papiloma Humano de la que hablaremos más adelante- lo constituyen los ácidos nucleicos específicos. En 1994 el doctor Bernard Marichal dio un paso más en las investigaciones y encontró la forma de impedir la síntesis de proteínas víricas mediante ácidos nucleicos específicos correspondientes a fragmentos del genoma viral, preparados una vez más según el proceso de fabricación de los remedios homeopáticos. Los ácidos nucleicos específicos no son pues sino una mínima porción de un único gen de un organismo que se obtiene por síntesis química pura en laboratorio. Y cabe decir que en el caso de ser seleccionados para combatir un virus los ácidos nucleicos escogidos pueden actuar a nivel de un gen indispensable para eliminar el potencial infeccioso del agente patógeno o a nivel de un gen necesario para asegurar la capacidad reproductiva del microorganismo o su supervivencia.
Eso sí, las cápsulas de Microinmunoterapia con los gránulos impregnados por la solución homeopática no deben ser tragadas: se deben abrir y depositar su contenido bajo la lengua a fin de que se fundan lentamente. De esa manera la información distribuida en la tintura homeopática sobre la superficie de los glóbulos pasa a través de la mucosa de la boca para desde allí ser distribuida por todo el cuerpo. "La administración de las citoquinas por esta vía – explicó Jenaer – no es sólo sencilla y bien tolerada por el paciente sino que además tiene la ventaja de su proximidad inmediata a las uniones linfoides, particularmente numerosas en esta región: el anillo de Waldeyer, los ganglios, las amígdalas, las vegetaciones adenoides y otras asegurando la abundancia en esta zona de células inmunocompetentes efectoras. Si la información es transmitida por una citoquina administrada por vía sublingual el mensaje será claro para la célula de Langerhans cuya función es captar a su paso toda la información y, si es necesario, movilizarse para transmitirla a las uniones linfoides. A partir de ahí será la propia dinámica del sistema inmunitario la que establecerá las direcciones de acción en todo el organismo.”
Los glóbulos están colocados en cápsulas perfectamente diferenciadas. Las cápsulas se numeran y se presentan con varios colores para seguir la secuencia correcta de la cascada inmunológica. En cada cápsula hay exactamente la misma medicación variando solamente de una cápsula a la siguiente la dilución y, por tanto, su capacidad de estímulo. Obviamente deben tomarse siguiendo la pauta establecida por el terapeuta a fin de que dichos estímulos sean progresivos y no aleatorios.

LA 2LPAPI Y EL VPH

Bueno, pues 2LPAPI es el nombre de la fórmula utilizada por la Microinmunoterapia para tratar la infección por el Virus del Papiloma Humano. Fórmula que contiene interleuquina 1 a la 17CH, interleuquina 2 a la 17 CH, interferón alfa a la 17 CH, antiHLA-DR a la 17 CH, ciclosporina A a la 7 CH y 17CH, ácido ribonucleico a la 18 CH y ácido nucleico específico nº 8 a la 16CH. Y de ella -y de la polémica generada con la vacuna- hemos hablado con el Dr. Diego Jacques, miembro del Consejo Asesor de Discovery DSALUD, homeópata, ginecólogo –y perfecto conocedor por ello de la patología del cáncer uterino-, especialista en Microinmunoterapia y profesor de esta disciplina en España y Francia desde hace muchos años.
-Usted es médico y además ginecólogo así que díganos: ¿qué piensa de la campaña destinada a convencer a los padres de la necesidad de poner a sus hijas de entre 11 y 14 años la llamada Vacuna del Virus del Papiloma Humano?
-Estoy en contra de la vacuna. Para mí se trata de una alarma interesada basada sólo en intereses comerciales. Conozco bien el Virus del Papiloma Humano, un virus de doble hebra circular que tiene por diana los epitelios pavimentosos estratificados -como la piel, el epitelio vaginal y zonas como el cervix- y de hecho estoy tratando con éxito mediante Microinmunoterapia casos de infección con los virus de alto riesgo. Así que si se trata de una dolencia benigna que se puede tratar y curar sin mayor problema, ¿qué necesidad hay de vacunar? Porque toda vacuna conlleva siempre un riesgo. Implica introducir moléculas extrañas en el cuerpo humano. Además en este caso ni siquiera está demostrado que haya relación directa causa-efecto –y recalco lo de directa- entre una infección por el Virus del Papiloma y un cáncer. Es cierto que en la mayoría de los cánceres de cuello uterino se encuentran las cepas de alto riesgo del virus pero establecer por eso una correlación matemática causa-efecto es prematuro; al menos para mí. Para que haya cáncer tienen que darse además otros factores. Uno de ellos es la carencia de ácido fólico, déficit relacionado directamente a menudo con las pastillas anticonceptivas. Otro puede ser una infección por un herpes. Debe asimismo valorarse que si la mujer fuma además de tomar pastillas anticonceptivas aumenta la carga de radicales libres y la posibilidad de desarrollar un cáncer. En suma, están intentando crear una alarma social que no tiene razón de ser alguna, especialmente sabiendo el número de casos de cáncer de cuello en España. La prevalencia es muy baja. Puede que en el mundo subdesarrollado sea más alta pero no en nuestro mundo occidental. Para mí la razón de la actual campaña es pues exclusivamente económica. Y están utilizando el miedo para lograr sus objetivos. Cuando ese miedo no se justifica ya que se trata de un virus que se puede neutralizar. Es lo que yo estoy haciendo con la Microinmunoterapia.
-Sabemos que usted es además bastante crítico con la forma de elaboración de la vacuna...
-Así es. Se ha utilizado un proceso de ingeniería genética no exento de riesgos. Para empezar eligieron cuatro subgrupos del virus: los genotipos 6 y 11 -que no son de alto riesgo- y el 16 y el 18 -que sí lo son-. De hecho el 16 se encuentra en el 50% de los casos de cáncer y el 18 en el 20%. Pero “olvidaron” que los genotipos de alto riesgo se pueden presentar de distintas formas. Según un estudio propio de filogenicidad el genotipo 16 tiene que ver con el 35. Y el 18 con el 33. Existe pues entre ellos una comunidad antigénica. Son parecidos por lo que lo mismo actuar sobre unos sirve para disparar a los otros.
Por otra parte, en la vacuna, al no contener el genoma vírico, utilizan una partícula semejante a la proteína L1 que provoca la respuesta inmune y luego buscan un virus para introducir la secuencia genómica que precisan para fabricar la proteína L1; en concreto un vaculovirus. Solo que ese virus necesita de una bacteria o un insecto para la fabricación masiva de la vacuna. Bueno, pues el fruto de todo ese proceso de ingeniería genética es lo que acaban inyectando a las niñas. Y, por si todo esto fuera poco, al riesgo que ese proceso conlleva hay que añadir el que puede provocar el excipiente ya que éste contiene sales mercuriales y aluminio.
Sinceramente, debo decir que el actual calendario vacunal me asusta. Es preocupante lo que se está haciendo hoy con tanta vacuna. Obviamente la idea preventiva de vacunar no es mala en sí pero estoy en contra del calendario y de la manera de vacunar. Empieza a ser una lotería. Ya no hay ni tiempo suficiente para saber si hay efectos secundarios.
-La fórmula utilizada en Microinmunoterapia es la 2LPAPI de la que hemos definido ya sus elementos. ¿Cómo actúa sobre el virus?
-Ante todo conviene aclarar que se trata de un remedio homeopático y, por tanto, no produce efecto secundario tóxico alguno. Utilizamos las citoquinas adecuadas en dilución homeopática para normalizar la respuesta de la persona afectada y los ácidos nucleicos específicos -correspondientes a un trozo del genoma vírico responsable de la síntesis de una proteína imprescindible para la supervivencia del virus- para acabar con la infección. El doctor Bernard Marichal fue el primero en señalar que si podemos modular la respuesta inmune mediante las citoquinas podremos también llegar a frenar la replicación, la codificación de una proteína vírica imprescindible para la misma. Descubrió que si la secuencia genómica que utiliza el virus para sintetizar unas proteasas necesarias para su supervivencia se homeopatizan –es decir, se diluyen de manera que no haya moléculas sino sólo información- se puede frenar la replicación vírica. Luego se añadieron a la fórmula primigenia con citoquinas los ácidos nucleicos específicos correspondientes a un trozo genómico del virus -importante para fabricar una proteína suya- aumentando así la eficacia del producto. En el caso de los genotipos de alto riesgo los virus fabrican dos proteínas, la E6 y la E7. La E6 va a bloquear el receptor de la P53, una proteína que fabricamos y es indispensable para la apoptosis celular. Si se bloquea, la célula nunca llega a morir. Y la E7 fija otra proteína que tiene el mismo papel que es la del retinoblastoma. Fijando esas dos proteínas el virus busca eternizar la célula. Pues bien, sabiendo esto elegimos ácidos nucleicos específicos que multiplicamos a través de la levadura y los aplicamos homeopatizados a través de la fórmula para impedir al virus la síntesis de esas proteínas.
-Además de la fórmula 2LPAPI, ¿qué otros elementos utiliza en el tratamiento de personas infectadas por el Virus del Papiloma Humano?
-Hago hincapié en la nutrición. Se sabe que lo que necesitamos es evitar que los oncogenes naturales que tenemos todos se pongan en marcha y que la falta de ácido fólico afecta a los elementos bioquímicos encargados de reprimir esos oncogenes. Por eso recomiendo ingerir ácido fólico. Doy también fórmulas antioxidantes porque ya se sabe que en un ámbito de radicales libres hay más posibilidades de desarrollar trastornos que acaben disparando la formación de tejido tumoral. Además trabajo con la homeopatía sobre la respuesta de la persona porque no se trata sólo de un cuello de útero, se trata de una persona. Cada vez estoy más convencido de que en el cáncer intervienen mucho los factores psicoemocionales y medioambientales. Es más, personalmente pienso que el cáncer no es algo maligno sino un mecanismo que el organismo pone en marcha para llamar nuestra atención sobre algo que le está pasando. En fin, aparte de un buen negocio la verdad es que nadie sabe a ciencia cierta responder qué es el cáncer pero lo que sí tengo claro es que si lo vives como enemigo se va a comportar como enemigo. No quiero decir que no haya que hacer nada pero seguramente haya que reconsiderar todo nuestro comportamiento como médicos frente a esa enfermedad. Lo que a mí me gusta es acompañar al paciente en su proceso de autocuración dándole las herramientas adecuadas: una nutrición adecuada, un tratamiento homeopático y de Microinmunoterapia, Bio-Bac (Renoven) e, incluso, quimioterapia a nivel homeopático.
-Sin embargo el miedo parece algo inherente al cáncer; y ahora también a un diagnóstico de infección por el Virus del Papiloma Humano...
-Cuando una mujer viene infectada por ese virus y nos dice que está asustada porque ha oído o le han dicho que va a ser cáncer tú sabes que te mueves en el ámbito del miedo. Así que ante todo tienes que calmar ese miedo porque si ella comienza a pensar que puede tener cáncer ¡puede programar mentalmente el cáncer! Recuerdo a una amiga mía que tenía una Neoplasia Intraepitelial Cervical de grado 3 bastante avanzada con diagnóstico de carcionoma in situ y su ginecólogo me convenció de que había que hacerle una conización quirúrgica. Reconozco que yo mismo fui en ese momento víctima del miedo, llamé a mi amiga y le dije que había que hacerla. Y fue ella la que me puso en mi sitio. “Eres un cobarde –me dijo-. A tus pacientes les dices que puedes tratarles y a mí que tengo que operarme’. Tenía razón. Hizo su trabajo personal y está curándose. Ya no hay rastros del virus del papiloma y la citología sólo registra algunas alteraciones.
-¿Cuáles son los resultados obtenidos con la Microinmunoterapia?
-Hay un estudio italiano que se presentó en Roma con 48 pacientes que dieron positivo al virus (serotipos 6, 11, 16, 18, 33, diecinueve de ellas con Neoplasia Intraepitelial Cervical ( CIN 1, 2 y 3). En CIN 1 un tercio de las células recogidas tenían displasia (desarrollo anormal de células en el cuello del útero), en CIN 2 dos tercios y en CIN 3 todas ellas. Bueno, pues a los seis meses de tratamiento todas se negativizaron.
Yo mismo estoy haciendo un estudio -se va a publicar en Italia y otros países- que parece confirmar el trabajo italiano aunque aún no está terminado. Primero trabajé con un primer grupo en una consulta de la Seguridad Social de Barcelona pero no he podido incluirlo por falta de un seguimiento adecuado. Así que he efectuado el trabajo aquí en Madrid, en mi consulta privada. Cuento con 18 pacientes y 17 se han negativizado. Con cuatro meses de tratamiento hemos conseguido neutralizarlos. Lo que no significa, claro está, que el virus haya desaparecido sino que no se replica. No faltarán ginecólogos y virólogos que sostengan que en el caso de los papilomavirus existen períodos de latencia y después de replicación, y es cierto que muchos virus tienen ese comportamiento pero ello no es exactamente así en el tipo 16. Puedo comentar el caso de una paciente tratada durante un año con Microinmunoterapia a la que hemos hecho varios controles y sigue dando negativo. A diferencia del estudio italiano he tratado dos carcinomas in situ que se han curado. La primera estuvo cuatro meses tomando una cápsula diaria de 2LPAPI y cuatro meses más tomando la fórmula de cáncer que tenemos, la 2LC1. La segunda paciente está en proceso de curación. A los 4 meses el genotipo 16 ya era negativo y de momento sigue con la fórmula del cáncer. Como son pacientes que buscaban fórmulas alternativas únicamente siguieron este tratamiento.
Y le diré que además de con el papilomavirus también funciona en los casos de herpes simple y herpes zoster. Así como en otras muchas patologías.
-¿Consigue la Microinmunoterapia hacerse un hueco en el tratamiento del cáncer?
-Entrar en los hospitales españoles para tratar de demostrar los beneficios de la Microinmunoterapia es poco menos que imposible pero poco a poco vamos encontrando oncólogos que se dan cuenta de la importancia de nuestro trabajo. En Italia hay un médico que en su clínica privada ha hecho un estudio con pacientes terminales para averiguar cuál era la respuesta en calidad de vida tomando fórmulas de Microinmunoterapia y los resultados han sido espectaculares: desaparece el dolor, recuperan la energía... Lamentablemente, como se trataba de enfermos en fase terminal no podemos hablar de supervivencia. Nosotros, de momento, disponemos de distintas fórmulas. Tenemos una fórmula para los cánceres sólidos, otra para los cánceres de tipo linfoide, otra para las leucemias, otra para los mielomas... Difieren en función del comportamiento habitual del sistema inmune en cada tipo de cáncer. La verdad es que el ámbito de aplicación de la Microinmunoterapia es amplio y numerosos pacientes han podido ya beneficiarse de ella. De hecho es idónea también como apoyo del sistema inmune cuando se da conjuntamente con los tratamientos convencionales; especialmente en casos de cáncer. Pero para mí lo más importante de todo es que con la Microinmunoterapia estamos entendiendo que para entrar en el mundo celular no hace falta machacar la célula, el tejido o el órgano sino informar. Que es lo que hace la Homeopatía.

 

Antonio F. Muro



© 2014 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43. e-mail: mk3@dsalud.com
Todos los textos que aparecen en esta web están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y por escrito del editor.

AVISO LEGAL / POLÍTICA DE PRIVACIDAD
Usuario
Clave
Iniciar sesión   ¡Registrate!
100% NATURAL
INDICIOS DETECTIVES
CLÍNICA ODONTOLÓGICA CABEZA FERRER