REPORTAJES DSALUD NOTICIAS DSALUD
   
    

 
     REPORTAJES
NÚMERO 184 / JULIO-AGOSTO / 2015

PROPIEDADES TERAPÉUTICAS DEL MSM


El MSM (metilsulfonilmetano) es un compuesto natural azufrado presente en nuestro organismo y en muchos alimentos que aunque la medicina oficial se niega a usar por ser una sustancia no patentable ha demostrado tener numerosas propiedades terapéuticas. Ciertamente no son muchos por eso mismo los estudios científicos que avalan su eficacia -no obstante los hay en casos de artrosis, enfermedades inflamatorias intestinales, alergias y otras patologías- pero hay también evidencias empíricas de que posee una potente acción antiparasitaria, antiinflamatoria e inmunomoduladora. Es más, por su riqueza en azufre está indicado para tratar numerosas dolencias ya que este mineral participa en funciones vitales del organismo. Lo analizamos en detalle.

El MSM (metilsulfonilmetano) es un compuesto orgánico sulfurado perteneciente a un grupo de moléculas entre las que también se encuentra el DMSO (Dimetil Sulfóxido) -hablamos de él en el nº 179- solo que a diferencia de éste se halla presente de forma natural en plantas y animales, especialmente en los mariscos, la carne, el café, el té y el chocolate rico en cacao. Es más, se halla en nuestro cuerpo siendo especialmente abundante en los melanocitos, células de la piel que controlan el color y los mecanismos de protección frente a las radiaciones ultravioleta del sol; además se encuentra en la sangre (0,2 ppm), en la orina, en la leche materna y en el líquido cefalorraquídeo. Y si bien la mayoría procede de los alimentos no es descartable que parte provenga del metabolismo tanto de algunas bacterias intestinales como de distintos aminoácidos sulfurados. Cabe añadir que al metilsulfonilmetano o MSM también se le denomina metilsulfona, dimetilsulfona y dimetil sulfonil oxígeno.

Son en cualquier caso las algas marinas las que transforman los sulfatos inorgánicos del agua oceánica en compuestos orgánicos azufrados que liberan al morir. El más abundante de ellos el DMS o dimetilsulfuro, gas volátil insoluble en agua que una vez en la atmósfera se oxida debido a la acción del ozono y los rayos ultravioleta transformándose tanto en MSM como en DMSO, moléculas que luego la lluvia deposita en los suelos siendo absorbidos por las plantas. Es lo que se conoce como ciclo del azufre.

El azufre es un mineral no metálico presente en la corteza terrestre en cantidad abundante que está considerado esencial para todas las formas de vida y que en el cuerpo humano se encuentra básicamente formando parte de algunos aminoácidos; el resto se encuentra en las células, libre o unido a otros elementos. Y está científicamente fundamentado que ayuda a construir los tejidos, favorece el transporte y equilibrio de otros minerales, juega un papel importante en la respiración tisular además de ayudar a llevar oxígeno al cerebro, ayuda al hígado en la secreción biliar, es indispensable para la síntesis de colágeno y queratina, colabora con las vitaminas del grupo B a la salud del sistema nervioso, es indispensable para un buen estado de la piel, las uñas y el pelo, interviene en el metabolismo de los lípidos y los hidratos de carbono y ayuda al correcto funcionamiento de la insulina así como a la síntesis de glutatión. Provocando su déficit la dificultad de detoxificación del organismo, alteraciones en el sistema nervioso y en el metabolismo de los lípidos e hidratos de carbono, una incorrecta secreción biliar, problemas dérmicos, debilidad de uñas y cabello, problemas articulares, aumento de la posibilidad de alteraciones en la piel por hongos y levaduras y retardo en el crecimiento debido a su relación con la síntesis de proteínas. En todo caso sépase que el déficit de azufre acaece normalmente entre quienes siguen dietas pobres en proteínas (animales y/o vegetales).

 

IMPORTANCIA DEL AZUFRE

 

En cuanto a su importancia citaremos el interesante trabajo de síntesis publicado en 2002 en Alternative Medicine Review por el Dr. S. Parcell -del American Institute for Biosocial and Medical Research- en el que se explica el papel de los compuestos azufrados en los procesos metabólicos y en las funciones de tejidos y órganos. Papel vital porque de hecho el azufre es el tercer mineral más abundante en el cuerpo humano tras el calcio y el fósforo; y el sexto en la leche materna. Es más, forma parte del glutatión, antioxidante fundamental a nivel celular que podemos sintetizar a partir de un aminoácido azufrado: la cisteína. El problema es que éste escasea en los alimentos y de ahí que el organismo lo sintetice a partir de otro aminoácido: la metionina. Luego para que nuestro organismo funcione correctamente debemos obtener con los alimentos suficiente metionina como para garantizar un adecuado nivel de la cisteína indispensable para fabricar glutatión.

Cisteína pues -o metionina para fabricarla- y azufre. El problema es que según aseveran los doctores M. E. Nimni, B. Han y F. Cordoba -de la University of Southern California-Los Ángeles (EEUU)- en un artículo publicado en 2007 en Nutrition and Metabolism existe hoy entre los occidentales un claro déficit de azufre, especialmente entre las personas mayores; algo que achacan a una deficiente alimentación proteica y a la disminución de la capacidad de absorción de nutrientes en éstas.

Un problema que podría prevenirse y afrontarse ingiriendo MSM según constató un equipo de la Pacific Northwest Research Foundation de Seattle (EEUU) coordinado por el Dr. V. L. Richmond dándolo a conocer en un artículo publicado en 1986 en Life Sciences. Lo que hicieron para comprobarlo fue marcar azufre radiactivo 35S, incluirlo en el MSM, suministrárselo a conejillos de indias y ver cómo un 30% del mismo se incorporaba a las proteínas séricas siendo el resto eliminado por vía urinaria. Comprobando por cierto que los microorganismos intestinales son claves en el proceso.

La Dra. Jane I. Morton y el Dr. B. V. Siegel -de la Universidad de Oregón- publicaron por su parte en 1986 en Proceedings of the Society for Experimental Biology and Medicine los resultados de un experimento en el que se dieron 0,8 gramos de DMSO y otro tanto de MSM a un grupo de ratones genéticamente modificados que con la edad desarrollan linfoadenopatía, esplenomegalia y anemia de origen autoinmune encontrándose con que a diferencia de los animales de control, que perecieron a los 6 meses, los así tratados vivieron de media 10 meses sin síntomas y sin sufrir toxicidad. Demostrando así el efecto protector de ambas sustancias frente a un ataque autoinmune.

Agregaremos que un grupo de médicos de la Universidad de Hallym (Corea) encabezado por el Dr. Y. H. Kim realizó un estudio in vitro que constató en tejido murino que el MSM es además antiinflamatorio ya que inhibe en los macrófagos la secreción de óxido nítrico y prostaglandinas. Ya en vivo lo aplicaron tópicamente en orejas de ratones dañadas confirmando que inhibe la inflamación al desregular la señal NF-kappaB. El trabajo se publicó en 2009 en Biological and Pharmaceutical Bulletin.

 

USOS TERAPÉUTICOS

 

En fin, las propiedades terapéuticas del MSM son evidentes para quienes las han investigado. Son los casos de los doctores Jacob Stanley, Molton Walker y R. J. Herschler; sobre todo para el primero quien en 2003 publicó una obra titulada MSM, The Definitive Guide: Nutritional Breakthrough for Arthritis, Allergies and More (La guía definitiva del MSM: solución nutricional para la artritis, las alergias y otras dolencias) en la que recoge 19.000 casos tratados con éxito usando MSM. Ofrecemos de forma resumida las patologías en las que se ha probado:

 

Artrosis. Causa de minusvalías paralizantes en cada vez más adultos se considera una patología degenerativa sin cura y de ahí que muchos médicos prefieran ya proponer la ingesta de nutrientes y suplementos alimenticios en lugar de antiinflamatorios -esteroideos y no esteroideos- y analgésicos. Pues bien, a fin de determinar la eficacia del MSM un grupo de médicos naturópatas del Southwest College of Naturopathic Medicine and Health Sciences de Tempe (Arizona, EEUU) encabezado por el Dr. L. S. Kim realizó un estudio clínico -con placebo y doble control- con 50 enfermos de artrosis de rodilla y edades comprendidas entre 40 y 76 años suministrando a uno de los grupos formados 6 gramos diarios de MSM durante 12 semanas y al otro un placebo. Pues bien, los primeros notaron una disminución significativa del dolor y un incremento de su capacidad motora. El trabajo se publicó en 2006 en Osteoarthritis and Cartilage (Osteoarthritis Research Society) y según sus autores los resultados son mejores si el tratamiento se prolonga en el tiempo.

Se confirmaba así lo apuntado en un estudio publicado dos años antes -en 2004- en Clinical Drug Investigation por los doctores P. R. Usha y M. U. Naidu del Nizam Institute of Medical Sciences de Hyderabad (India). En él se describen los resultados de un estudio doble ciego y control con placebo sobre 118 pacientes de ambos sexos y grados variables de artrosis a los que se dividió en cuatro grupos tomando uno 1,5 gramos de MSM, otro 1,5 gramos de glucosamina, otro MSM y glucosamina y el cuarto un placebo; 3 tomas diarias durante 12 semanas. Evaluados al comienzo del ensayo y a las 2, 4, 8 y 12 semanas anotándose variables como la inflamación, el dolor y la intensidad del mismo tras 15 minutos de marcha forzada se demostró la eficacia de ambos suplementos si bien la mejora fue más notable entre quienes ingirieron los dos.

Un grupo de investigadores del Assaf Harofeh Medical Center de Israel coordinado por el Dr. E. M. Debbi realizaría luego un estudio similar pero centrado en la gonartrosis o artrosis de rodilla; se trató de un ensayo aleatorizado con placebo y doble control en el que se incluyó a 49 pacientes de ambos sexos y edades comprendidas entre 45 y 90 años pero en esta ocasión los investigadores no observaron mejorías estadísticamente significativas. Ni en la percepción del dolor ni en la mejora de la funcionalidad articular. El trabajo se publicó en 2011 en BMC Complementary and Alternative Medicine pero debemos indicar que las dosis de MSM en este experimento fueron inferiores: 1,1 gramos frente a los 1,5 y 6 gramos de los ensayos anteriormente citados.

Lo llamativo es que ya un equipo de investigadores de la Universidad de Southampton dirigido por la Dra. Sarah Brien -el trabajo se publicó en 2008 en Osteoarthritis and Cartilage- infirió al hacer un metaanálisis de los distintos ensayos clínicos y de laboratorio realizados hasta entonces con MSM y DMSO en personas con artrosis de rodilla -incluido un estudio con 168 pacientes evaluados según criterios de análisis clínicos aleatorizados- que si bien el tratamiento con ellos es algo más eficaz que los tratamientos convencionales y superior al placebo a su juicio ¡no hay suficientes evidencias estadísticamente significativas! Sorprendente contradicción. Tres años después el mismo equipo publicaba un nuevo metaanálisis -apareció en 2011 en Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine- remarcando que esa vez ni siquiera habían encontrado diferencias significativas entre el tratamiento con MSM y un placebo. Ante lo que cabe preguntarse qué fiabilidad tienen esos dos trabajos.

 

Artritis. El profesor de la University of California-Los Angeles School of Medicine (EEUU) R. M. Lawrence, explica que en los cartílagos de quienes padecen artritis degenerativa la concentración de azufre es la tercera parte de la que hay en las personas sanas y además tienen déficit de cisteína. Y explica que tras administrar 2,25 gramos de MSM diarios a 10 pacientes de entre 55 y 78 años con artritis degenerativa en manos, columna y otras articulaciones se observó a las 4 semanas y 6 semanas una mejora general en la percepción del dolor del 82% frente al 18% de los que tomaron placebo.

 

Alergias estacionales. Un equipo del Genesis Center for Integrative Medicine de Washington (EEUU) coordinado por el Dr. E. Barrager publicó en 2002 en Journal of Alternative and Complementary Medicine un trabajo según el cual el MSM ayuda en las alergias estacionales tras dar a 50 personas 2,6 gramos diarios durante 30 días. Evaluados a los 7, 14, 21 y 30 días se constató que respiraban claramente mejor a partir del séptimo día -mejorando progresivamente con el tiempo- aun cuando al terminar el ensayo en sangre no se registraron variaciones ni en los niveles de inmunoglobulina E (IgE) ni en el de la proteína C-reactiva (marcador inflamatorio).

 

Rosácea. Un grupo de médicos del San Gallicano Dermatological Institute de Roma (Italia) dirigido por el Dr. E. Berardesca realizó un interesante ensayo clínico aleatorizado con 46 pacientes afectados de rosácea -en distinto grado- a los que durante un mes se dio MSM y extracto de cardo mariano (silimarina) examinándoles la piel cada 10 días mediante aparatos de capacitancia para medir la hidratación y colorímetros para evaluar el eritema mientras los enfermos informaban de picores y ardor. Y todos los parámetros fueron mejorando a medida que tomaban la medicación. Los autores concluyen que ambos complementos inhiben las citoquinas y angioquinas cutáneas. El trabajo se publicó en 2008 en Journal of Cosmetic Dermatology. Conviene recordar que la rosácea es considerada por la medicina natural efecto de la liberación de toxinas vinculadas a una dieta rica en neuropéptidos tóxicos (tipo gliadinas, caseínas, etc.) que se introducen en el flujo sanguíneo a través de un intestino permeable.

 

Colitis ulcerosa. Para demostrar la acción terapéutica del MSM en caso de colitis ulcerosa un equipo de médicos de la Ardabil University of Medical Sciences de Irán dirigido por el Dr. K. Amirshahrokhi provocó a un grupo de ratones úlceras en el colon usando ácido acético y luego les suministró durante 4 días 400 miligramos diarios por kilo de peso de MSM. Pues bien, a diferencia de los animales de control no solo no sufrieron daños sino que se incrementaron significativamente los niveles de las enzimas antioxidantes glutatión y catalasa y disminuyó de forma notable el contenido en citoquinas proinflamatorias. El experimento se publicó en 2011 en Toxicology and Applied Pharmacology.

Dos años después un equipo de la Universidad de Damasco (Siria) coordinado por la Dra. Valantina Al Bitar -el trabajo se publicó en 2013 en Asian Journal of Pharmaceutical and Clinical Research- repitió el experimento pero esa vez combinando el MSM con extracto de té verde obteniendo los mismos efectos antiulcerosos. De ahí que aconsejasen ambas sustancias en las enfermedades inflamatorias intestinales.

 

Lupus eritematoso sistémico. En 1986 la Dra. Jane I. Morton y el Dr. R. D. Moore publicaron en Journal of Leukocyte Biology los resultados de unos ensayos murinos según los cuales en el lupus eritematoso el MSM tiene efecto inmunomodulador. Lo constataron tras evaluar a dos grupos de ratones de más de un mes de edad genéticamente modificados para contraer esa patología en su madurez a uno de los cuales se le suministró diariamente un 3% de MSM disuelto en agua comprobando al cabo de siete meses que el 30% de los ratones del grupo de control había muerto mientras todos los que tomaron MSM seguían vivos. Hay que recordar que además de su manifestación a nivel de la dermis el lupus eritematoso sistémico es una patología inflamatoria autoinmune que cursa con artritis y afecta con el tiempo a los riñones (nefritis) y otros órganos vitales poniendo en peligro la vida.

 

Lesiones en hígado y pulmones. En 2013 el ya citado Dr. K. Amirshahrokhi publicó en Inflammation junto al Dr. S. Bohlooli -del Ardabil University of Medical Sciences- un trabajo con ratones sobre el efecto protector del MSM en los casos de afecciones agudas de hígado y pulmones para lo cual administraron diariamente medio gramo por kilo de peso durante 5 días a un grupo de ratones a los que se dañó ambos órganos con paraquat -un potente herbicida tóxico- comprobando que las lesiones al terminar ese periodo eran menores que entre los que recibieron el placebo. Es más, sus niveles de transaminasas eran prácticamente normales y los de SOD (superóxido dismutasa), catalasa y glutatión plasmático mayores que entre los que tomaron placebo.

 

Cánceres de mama y colon. Un grupo de investigadores encabezado por el Dr. P. J. O’Dwyer publicó en 1986 en JAMA Surgery los resultados de unas investigaciones sobre el efecto protector de distintos compuestos sulfurados en caso de cáncer de mama para lo cual suministraron a un grupo de ratones un carcinogénico mientras durante 300 días se les daba beber a la vez agua con MSM comprobando que los tumores se desarrollaban varias semanas más tarde que en los animales de control. Dos años después -en 1988- el mismo equipo hacía un experimento similar -se publicó en Cancer- pero provocando a los ratones cáncer de colon obteniendo resultados similares. Los investigadores destacarían que un retraso de semanas en un ratón equivale a varios años en el ser humano.

 

Cáncer de hígado. En 2014 un equipo del Korea Research Institute of Bioscience and Biotechnology dirigido por el Dr. Joo-Hyun Kim publicó en World Journal of Hepatology 2014 un sorprendente trabajo sobre la actividad antitumoral del MSM. Tras comprobar in vitro sus efectos en distintas células cancerosas hepáticas lo administraron a un grupo de ratones transgénicos con cáncer de hígado comprobando que desarrollaban tumores más pequeños y en menor número que los del grupo de control y se incrementaba en sangre la cantidad de ciertos tipos de proteasas y caspasas que activan las vías de apoptosis de las células tumorales.

Ya antes -en 2003- un equipo de la University of Western Ontario (Canadá) coordinado por el microbiólogo K. Ebisuzaki -el artículo se publicó en Anticancer Research- intentó encontrar una explicación a la acción anticancerígena del MSM concluyendo que al igual que la aspirina a dosis muy bajas induce la diferenciación celular -y como es sabido las células tumorales son indiferenciadas- e inhibe las prostaglandinas PGE2 y COX2 el MSM actúa igualmente por ambas rutas; especialmente como inhibidor de la ciclooxigenasa (COX). Siendo eso lo que a su juicio podría explicar la acción antiproliferativa del MSM.

 

Traumatismos. En 2001 un equipo de investigación de la University of California-Los Ángeles School of Medicine (EEUU) integrado por los doctores R. M. Lawrence, D. Sanchez y M. Grosman publicó en UCLA Medical Archives los resultados de una prueba clínica que demostró los efectos beneficiosos del MSM al estudiar los casos de 24 atletas de ambos sexos que sufrieron traumatismos de diversos tipos practicando atletismo a los que se dividió en dos grupos suministrando a uno el producto y al otro un placebo. Treinta días después en el grupo que tomó el MSM los síntomas disminuyeron un 58% y en el del placebo solo un 33%; además el promedio de visitas al quiropráctico fue entre los primeros de 3,2 y entre los que tomaron placebo de 5,2.

 

Coadyuvante en la quelación. Como se sabe la quelación es un método de eliminación de metales pesados -como el mercurio, el níquel o el plomo- cuya presencia puede provocar graves problemas en los órganos en los que se deposita dando lugar a numerosas patologías. Pues bien, el MSM estimula la actividad de las sustancias quelantes, incluida la del ácido etildiaminotetraacético o EDTA (lea en nuestra web -www.dsalud.com- los artículos que con los títulos Quelación intravenosa: la terapia más efectiva para combatir la arteriosclerosis y Cómo eliminar los metales pesados del organismo aparecieron en los números 22 y 165 respectivamente). De hecho su papel potenciador de la actividad del EDTA lo constató en ratones un equipo de la Universidad de Galveston de Texas (EEUU) coordinado por el Dr. M. Zhang según el cual tan potente quelante es por sí solo incapaz de penetrar el tejido ocular de los ratones pero puede hacerlo si se le agrega MSM. El estudio se publicó en 2009 en Drug Delivery.

Un trabajo posterior publicado en 2014 en Free Radical Biology and Medicine por un numeroso equipo de la Central South University de Chang-Sha (China) coordinado por el Dr. P. Liu y la participación del ya mencionado doctor de la Universidad de Texas (EEUU) M. Zhang lo constataría en ratones a los que se provocó artificialmente una elevada presión intraocular -similar a la del glaucoma- y se les aplicó luego tópicamente a diario una mezcla de EDTA y MSM durante 90 dias. Ello no hizo disminuir la presión intraocular pero redujo la inflamación y destrucción de las células retinianas y los efectos de desmielinización que se observaron en los ratones de control no tratados. En sus conclusiones los autores propondrían que se estudie urgentemente la posibilidad de usar este método para evitar los daños oculares que provoca el glaucoma.

Cabe añadir que tres años antes -en 2011- un grupo de investigadores indios de la Universidad de Allahabad encabezado por el Dr. R. Tripathi publicó en Cellular and Molecular Biology los resultados de un ensayo clínico aleatorizado constatando que la aplicación tópica de MSM y EDTA disminuye significativamente en dos semanas el edema con fóvea que causa una insuficiencia venosa. Lo que según explican se debe a que el EDTA puede traspasar la transmembrana gracias al efecto permeabilizante del MSM.

 

Generador de gas sulfídrico. Terminamos indicando que el MSM ayuda a proveer de azufre orgánico a las células a fin de que éstas puedan generar moléculas de sulfuro de hidrógeno (gas sulfídrico), imprescindible para el organismo ya que tiene importantes funciones en los procesos biológicos aun cuando su estudio empezó hace poco más de una década. De hecho se trata de un compuesto fundamental tanto para la salud cardiovascular como para la prolongación de la vida al proteger de las enfermedades características de la vejez. De insoportable hedor y altamente tóxico -bastan 200 ppm para provocar una asfixia mortal- el gas sulfídrico es sin embargo fundamental a nivel celular en varios procesos bioquímicos si bien a concentraciones inferiores a 1 ppm (abreviatura de "partes por millón").

En 2002 un equipo del National Institute of Neuroscience de Tokio (Japón) coordinado por el Dr. Ko Eto -su trabajo se publicó en Biochemical and Biophysical Research Communications- comprobó que la concentración de gas sulfídrico en el cerebro de los enfermos de alzheimer es menor que en los de las personas sanas.

Seis años después -en 2008- un equipo de la Universidad de Exeter (Reino Unido) dirigido por el Dr. Matt Whiteman comprobó en coordinación con un numeroso grupo de colaboradores del King’s College de Londres encabezado por el Dr. Ling Li que el gas sulfídrico es hipotensor y alarga la vida; el trabajo apareció en la revista Circulation.

Y el Dr. John Rouse, profesor de Biología de los cromosomas en la Universidad de Dundee (Escocia), constató que se trata de un agente esencial en los mecanismos de reparación del ADN según manifestó en un reportaje publicado en febrero de 2013 en Bloomberg News.

Cabe añadir que en 2010 un equipo de la National University of Singapore dirigido por el Dr. L. F. Hu constató en ratones -el trabajo se publicó en Aging Cell- que el gas sulfídrico es neuroprotector en caso de parkinson.

Los doctores B. L. Predmore, D. J. Lefer y G. Gojon -de la Emory University School of Medicine de Atlanta (EEUU)- publicaron por su parte en 2012 en Antioxidant and Redox Signaling una interesante puesta al día sobre su importancia aseverando que a muy bajas concentraciones el gas protege las células al ser antiinflamatorio e inmunomodulador al tiempo que muestra actividad pro-oxidante y apoptótica frente a las células tumorales.

Finalizamos indicando que un equipo de la University of South China de Hunan (China) coordinado por el Dr. Jiang Zhisheng ha adelantado el contenido parcial de un artículo de próxima publicación en Molecular and Cellular Biology que demuestra la acción antioxidante del gas que, además, promueve la síntesis de una enzima que al parecer regula la duración de la vida celular. De hecho el investigador chino considera importante seguir una dieta rica en compuestos sulfurados como método antienvejecimiento.

 

CONCLUSIÓN

 

En suma, en el caso de que se manifiesten patologías claramente relacionadas con un déficit de este mineral es aconsejable plantearse suplementar la dieta con MSM; por ejemplo cuando se sufren problemas circulatorios, cardiovasculares, enfermedades degenerativas y autoinmunes, hipertensión, y alergias estacionales entre otras dolencias antes mencionadas así como cuando se precisa eliminar del cuerpo metales pesados o se quiere alargar la vida en la senectud ya que coadyuva a proteger y reparar el ADN celular dañado. Es más, los médicos naturistas valoran también el posible déficit de azufre en los casos de cifosis, escoliosis, espondiloartritis anquilosante, lordosis, luxaciones, reuma, tendinitis, congestión, litiasis y enlodamiento biliar, acné, alopecia, dermatitis, eccemas, psoriasis, debilidad capilar y de las uñas, rosácea, exceso de colesterol y triglicéridos, ansiedad, angustia, insomnio, depresión, fibromialgia. Agregaremos que el MSM es incluso útil en casos de cáncer como ya se ha explicado.

Sepa finalmente que las mejores fuentes de azufre son los ajos, las cebollas, las alubias secas, las legumbres, las coles de bruselas, la col rizada, los espárragos, las frutas secas, los fríjoles, el germen de trigo, los huevos, las carnes magras, las vísceras y los pescados. Por lo que se refiere a la cisteína está presente sobre todo en ajos, cebollas, pimientos rojos, chayotes, brócoli, coles de bruselas, muesli, germen de trigo, huevos, requesón, yogurt, cerdo, pollo, pavo, pato y fiambres.

 

Paula M. Mirre
 



© 2016 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43. e-mail: mk3@dsalud.com
Todos los textos que aparecen en esta web están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y por escrito del editor.

   
Usuario
Contraseña
DSALUD | INICIAR SESIÓN

DSALUD | SUSCRÍBASE
DSALUD LIBROS
FUNDACIÓN PARA LA SALUD GEOAMBIENTAL
LAMBERTS ESPAÑOLA
100 % NATURAL
NATURSANIX
CRYSTAL MIND
SLACKSTONE II
SM
NUTERGIA
SILICIUM
NATURAL POWER TECH
SUN CHLORELLA
RENOVEN
EURO ESPES
DETECTIVES PRIVADOS INDICIOS
CABEZA FERRER