REPORTAJES DSALUD NOTICIAS DSALUD
   
    

 
     REPORTAJES
NÚMERO 185 / SEPTIEMBRE / 2015

SOLUCIONES NATURALES CONTRA LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL


La eficacia de Viagra, famoso y popular fármaco desarrollado por la industria farmacéutica para tratar la disfunción eréctil, no es mayor que la de varias sustancias naturales que desde hace siglos ofrece la medicina tradicional. Hay vegetales y plantas afrodisíacas con efecto similar a tan difundida droga química que tienen además una enorme ventaja: carecen de sus efectos secundarios negativos. Son numerosas las evidencias de laboratorio y los ensayos clínicos que así lo certifican. Además la falta de testosterona y libido se debe muchas veces a una carencia nutricional fácilmente superable adoptando una dieta adecuada o ingiriendo complementos que incluyan los nutrientes de los que se es deficitario. Lo contamos de forma detallada.

Médicamente se llama disfunción eréctil a la incapacidad repetida de lograr o mantener una erección lo suficientemente firme como para tener una relación sexual satisfactoria pudiendo ser la causa psicológica -por estrés, ansiedad, baja autoestima, depresión, sensación de culpa...- u orgánica. De hecho la erección incluye una secuencia de fases que empiezan en el cerebro y a través del sistema nervioso llegan hasta la zona genital estando involucrados neurotransmisores, enzimas, hormonas, nervios, venas, arterias, músculos, tejidos y órganos. Cadena que puede resultar afectada en uno u otro lugar aunque lo más común es que se trate de un problema hormonal -insuficiente testosterona- o de daños en los nervios, las arterias, los músculos lisos y los tejidos fibrosos, a menudo como resultado de alguna enfermedad; entre ellas las patologías vasculares, renales y neurológicas, la diabetes, la arterosclerosis, la esclerosis múltiple y la psoriasis. Sin olvidar que pueden causarla medicamentos tan consumidos como los antihipertensivos, los antihistamínicos, los antidepresivos, los ansiolíticos, los antipsicóticos, los supresores del apetito y la cimetidina (un medicamento para la úlcera) además del tabaco y el alcohol.

El conjunto de escuelas psicoanalíticas y psiquiátricas lo considera normalmente sin embargo un problema emocional o cognitivo -no orgánico- y en consecuencia afrontan el problema con un tratamiento de tipo conductual o mental si bien apoyándose a veces en sustancias químicas que actúan sobre los neurotransmisores. La medicina convencional busca en cambio posibles daños orgánicos y usa ante todo fármacos que mejoren el flujo sanguíneo y estimulen el sistema nervioso interviniendo incluso quirúrgicamente cuando procede. En 1998 se produjo sin embargo una auténtica revolución con la comercialización de una sustancia, el citrato de sildenafilo, que la multinacional farmacéutica Pfizer bautizaría como Viagra y que a los dos años acaparaba el 92% de las ventas de fármacos para la disfunción eréctil en el mundo.

La erección del pene se debe a que su cuerpo cavernoso se llena de sangre al activar el óxido nítrico sus receptores específicos y provocar ello vasodilatación arterial. Pues bien, el citrato de sildenafilo o Viagra inhibe la enzima fosfodiesterasa tipo 5 específica de GMP cíclico (PDE5) que se encarga de degradar la enzima guanosín monofosfato cíclico (GMPc) reguladora del flujo de sangre en el pene. Es decir, se trata de un bloqueador enzimático que permite que el pene mantenga en su interior la sangre durante más tiempo y que usan hoy también otras marcas: Vardenafil y Tadalafil. Luego para lograr el mismo o similar resultado con un producto natural éste debe ser vasodilatador y estimulador de la producción de óxido nítrico e inhibir la fosfodiesterasa tipo 5 (PDE5)... o encontrar algo que también impida la degradación de la GMPc.

Pues bien, hay estudios que demuestran la eficacia de algunas plantas medicinales para superar la disfunción eréctil e, incluso, para aumentar el flujo de testosterona y estimular la espermatogénesis. Asunto de interés porque hoy el 39% de los hombres de más de 45 años tienen déficit de testosterona, porcentaje que llega al 50% entre los de más de 80; así lo asevera al menos un estudio de la American Urological Association. Y un bajo nivel de testosterona es causa no solo de disfunción eréctil sino de pérdida de libido con la consecuente disminución de la actividad sexual. Bajo nivel de testosterona en sangre que además lleva a menudo a un claro incremento de tejido graso, disminución de masa muscular y pérdida general de energía.

La testosterona la descubrieron el alemán A. Butenandt y el suizo L. Ruzicka -que recibirían por ello el Premio Nobel de Medicina en 1939- pero fue el profesor de Urología de la Harvard Medical School A. Morgentaler quien señalaría que muchos de los considerados “síntomas de envejecimiento” no son sino reflejo de un déficit de testosterona que da lugar no solo a una disminución de la libido y la actividad sexual sino a falta de energía y fatiga. Es más, hoy se sabe que puede producir irritabilidad, pérdida de autoestima, problemas de memoria y concentración, dificultad para conciliar el sueño e incremento del tejido graso que se acompaña de disminución muscular y ósea.

Pues bien, para todo lo indicado hay soluciones en la medicina natural; estudiadas científicamente con realización incluso de ensayos. Hablemos de ellas:

 

HIERBAS MEDICINALES

 

Ashwagandha (Withania somnifera).

La medicina ayurvédica utiliza las raíces de esta planta desde tiempos inmemoriales tanto como calmante y ansiolítico -de ahí el nombre del género somnífera- como para otras muchas disfunciones. Obteniéndose sus principios activos mediante modernas técnicas de extracción que han permitido una potencia suficiente en el producto como para conseguir que su ingesta produzca una acción estimuladora inmediata y eficaz. Se trata de un adaptógeno que combate el estrés inhibiendo la producción excesiva de cortisol por las glándulas suprarrenales a la vez que incrementa la producción de acetilcolina, neurotransmisor esencial para la función de las sinapsis nerviosas. Hay más de 15 trabajos científicos recientes que lo demuestran efectuados con un extracto estandarizado denominado KSM-66 que contiene un mínimo de 5% de witanólidos, principales principios activos de la planta.

En 2010 un equipo de la Chhatrapati Shahuji Maharaj Medical University de Lucknow (India) coordinado por el doctor M. K. Ahmad publicaría en Fertility and Sterility los resultados de un estudio clínico sobre la efectividad del extracto de ashwagandha en varones infértiles y según se asevera tras el tratamiento éstos recuperaron el perfil normal de semen al tiempo que normalizaron en sangre sus niveles hormonales siendo ya los característicos de los varones fértiles; recuperando especialmente la proporción adecuada de testosterona.

Un año después -en 2011- un equipo del International Institute of Herbal Medicine de Lucknow (India) coordinado por el doctor N. Singh publicó en African Journal of Traditional, Complementary and Alternative Medicines el resultado de varios ensayos murinos que confirmaron su eficacia ante el estrés que le provocaron a un grupo de ratones tanto haciéndoles nadar como induciéndoles directamente úlceras gástricas. Los investigadores confirmaron asimismo su eficacia en enfermedades neurodegenerativas como el parkinson y el alzheimer al tener la ashwagandha actividad GABA-mimética.

Ese mismo año un equipo del Ayurvedic Medical College de la India coordinado por los doctores P. Mamidi y A. B. Thakar -el artículo se publicó en International Quaterly Journal of Research in Ayurveda- trató a 95 varones diagnosticados de disfunción eréctil de origen psicogénico con extracto en polvo de ashwagandha y no encontraron en cambio diferencia significativa con los del grupo que consumió el placebo lo que demuestra que su acción es orgánica.

Dos años más tarde -en 2013- otro equipo -esta vez de la Mahalaxmi Clinic de Mumbai (India)- dirigido por el doctor V. R. Ambiye realizó un estudio clínico que se publicó en Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine en el que se explica cómo se trató a 23 varones con oligospermia (escasez de espermatozoides) con extracto de ashwagandha KSM-66 (3 dosis diarias de 0,67 gramos/día durante 90 días) observándose al finalizar que había aumentado en un 167% el número de espermatozoides, en un 57% su motilidad y en un 53% el volumen de esperma en comparación con la media de los otros 23 pacientes del grupo placebo. Los autores añaden que también se constató un incremento de testosterona en la sangre del grupo tratado con la ashwagandha.

 

Chiporazo (Mucuma pruriens).

El chiporazo es una leguminosa trepadora tropical de la familia de las Fabaceae (guisantes, habas, etc.) característica del hemisferio norte también conocida como chiporro, grano de terciopelo, pica, picapica, frijol terciopelo, ojo de buey, ojo de venado, fogaraté, kapikachu, grano del mar, kratzbohnen, konch, yerepe y atmagupta de la que se usan primordialmente sus semillas al ser muy ricas en levodopa, conocido precursor de la dopamina. Algo que avala su uso desde hace milenios por la medicina ayurvédica como tonificante y reconstituyente así como para tratar el parkinson. De hecho contienen asimismo un receptor de la serotonina -el 5-hidroxitriptamina (5-HT)- y en menor cantidad un aminoácido natural precursor e intermediario de la biosíntesis de serotonina y melatonina a partir del triptófano -el 5-Hidroxitriptófano (5-HTP) u oxitriptan- así como trazas de triptamina. Está igualmente constatado que aumenta la producción de la hormona de crecimiento y que neutraliza el veneno mortal de algunas serpientes; al menos así lo constató un equipo de médicos de la University of Malaya de Kuala Lumpur (Malasia) coordinado por el doctor N. H. Tan en un artículo publicado en 2009 en Journal of Ethnopharmacology.

En cuanto a la disfunción eréctil se refiere un grupo de la Universidad Médica de Paris-Sur (Francia) coordinado por los doctores F. Guliano y J. Allard demostró en ratones los efectos neuroquímicos de los receptores de dopamina, probablemente actuando sobre los núcleos parasimpáticos de la región sacra. Los resultados de sus investigaciones se publicaron en 2011 en European Urology.

En esa misma época un grupo de médicos de la King George’s Medical University de Lucknow (Uttar Pradesh, India) dirigido por los doctores M. K. Ahmad y K. K. Shukla presentó los resultados de varias experiencias clínicas que demuestran los efectos terapéuticos de la Mucuma pruriens en varones con problemas de fertilidad. Los trabajos se publicaron en Fertility and Sterility (2008 y 2009), Contraception (2008) y Evidence-based Complementary and Alternative Medicine (2010) y constataron que mejora los perfiles hormonales y normaliza la espermatogénesis, tanto en número como en motilidad.

Ya en 2011 un equipo de la Chhatrapati Shahuji Maharaj Medical University de Kanpur (Uttar Pradesh, India) coordinado por el doctor A. Gupta publicó en Journal of Pharmaceutical and Biomedical Analysis un interesante estudio con 180 pacientes infértiles a parte de los cuales se le suministró polvo de semillas de mucuma durante 3 meses mientras los demás recibían un placebo -se midió sus niveles de aminoácidos, hormonas y número de espermatozoides antes y después del tratamiento- confirmándose la acción rejuvenecedora del producto y el restablecimiento de los perfiles hormonales.

En 2014 otro grupo de médicos de la Harisingh Gour Central University de Madhya Pradesh (India) encabezado por el doctor N. S. Chauhan -en colaboración con científicos de la Charite Universitätsmedizin de Berlín (Alemania)- publicaría en BioMed Reserch International una revisión actualizada sobre las plantas con mayores evidencias científicas de efectos afrodisíacos en el que se destacó la Mucuma como estimuladora de la espermatogénesis y potenciadora de la fertilidad masculina haciéndose especial mención de su eficacia en la disfunción eréctil.

 

Maca (Lepidium meyenii).

La maca es una planta perteneciente a la familia de las crucíferas (coles, brócolis, coles de bruselas, 338 géneros y 3.709 especies distintas) que crece de forma espontánea a 4.000 metros de altura en la zona del altiplano -entre Bolivia y Perú- donde sus raíces se usan desde hace más de un milenio por sus propiedades afrodisíacas y de aumento de la fertilidad. De hecho hoy se la conoce como el “ginseng incaico” y aunque como casi todas las crucíferas es bociógena las variedades más oscuras son ricas en yodo -hasta 5 miligramos por kilo en seco- lo que equilibra sus efectos sobre la tiroides.

Pues bien, en 2002 los doctores M. J. Balick -del Institute of Economic Botany- y Roberta Lee -del Beth Israel Medical Center-, ambos en Nueva York, publicaron en Alternative Terapies in Health and Medicine un estudio según el cual es indudable que -al menos en ratones- posee propiedades vigorizantes, estimula la libido y ayuda en la disfunción eréctil. Lo que avalaría los ensayos murinos efectuados antes por un equipo del laboratorio Pure World Botanicals de New Jersey (EEUU) coordinados por el doctor B. H. Zheng y publicados en Urology (2000) y Journal of the American Chemical Society (2002).

El doctor G. F. Gonzales -de la Universidad Peruana Cayetano Heredia de Lima (Perú)- realizó por su parte varios trabajos de investigación murina así como algunos ensayos clínicos -se publicaron en Journal of Endocrinology (2003), Reproductive Biology and Endocrinology (2005) y Journal of Ethnopharmacology (2005)- y en todos se llegó a la misma conclusión: aunque la maca tiene claros efectos afrodisíacos no hubo diferencias significativas de niveles hormonales -en especial de testosterona- entre quienes la ingirieron y los que tomaron el placebo. En 2009 un equipo coordinado por el mismo doctor publicaría en Forschende Komplementärmedizin un trabajo de síntesis en el que reafirmaba que la maca negra tiene efecto afrodisíaco y mejora la espermatogénesis pero no así la maca blanca y que ello acaece efectivamente sin variaciones en los parámetros hormonales. No dejando de ser singular que sea la maca negra la de mayor efecto terapéutico cuando es la variedad que más radiación ultravioleta ha absorbido.

En 2012 Gonzales publicaría en Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine otro trabajo apuntando que los principios activos más importantes de esta planta son un grupo de ácidos grasos insaturados denominados “macaenos” y varios esteroles -el beta-sitosterol, el campesterol y el estigmasterol- muy utilizados contra la inflamación de la próstata por su capacidad para inhibir la enzima 5alfa-reductasa que transforma la testosterona en DHT. Infiriendo de ello que una de las vías de actuación androgénica de la maca podría ser la de potenciar los niveles de testosterona en sangre. No olvidemos por otra parte que se trata de una crucífera y posee igualmente isotiocianatos y glucosinolatos que, entre otras propiedades beneficiosas, potencian la testosterona. Finalmente se insiste en el trabajo en que deben utilizarse las raíces más oscuras ya que contienen más principios activos y que al elaborarse el extracto se debe cocer la harina de las raíces y enseguida hacer una extracción hidroalcohólica que garantice un contenido significativo de principios farmacológicos.

 

Tribulus terrestris.

Las partes aéreas de esta planta se utilizan desde hace siglos tanto en la Medicina Tradicional China como en la Ayurvédica para aumentar la libido y mejorar la disfunción eréctil además de como remedio en los problemas genito-urinarios, incluidas infecciones, inflamaciones y problemas relacionados con la menstruación. Lo singular es que debido a las espinas de sus semillas se considera una maleza perjudicial para los animales domésticos; sin duda porque alcanzan hasta un centímetro y son tan duras que pueden perforar el neumático de una bicicleta.

Pues bien, un equipo de investigadores de la National University of Singapore coordinado por el doctor K. Gauthaman constató con ratones y conejos que incrementa la actividad sexual -aumentó el número de coitos y disminuyó el periodo refractario- y la cantidad en sangre de las hormonas sexuales: testosterona, dihidrotestosterona, dihidroepiandrosterona y hormona luteinizante. Los detalles de estos ensayos pueden leerse en Annals of the Academy of Medicine de Singapore (2000), Life Sciences (2002) y Journal of Alternative and Complementary Medicine (2003).

Un trabajo posterior con ratones efectuado por Gauthaman en colaboración con el doctor P. G. Adaikan -se publicó en 2005 en Journal of Ethnopharmacology- aseveraría que bastan 5 mg por kilo de peso de extracto de la planta para activar los receptores androgénicos de las neuronas cerebrales y estimular la libido. Y en su último trabajo -publicado en 2008 en Phytomedicine- el doctor K. Gauthaman haría un nuevo experimento -esa vez con ratones, conejos y, además, primates- en colaboración con el doctor A. P. Ganesan según el cual 7,5 miligramos de extracto por kilo de peso incrementa en sangre un 52% la testosterona y un 31% la di-hidrotestosterona..

Seis años después -en 2014- el doctor A. Qureshi y dos condiscípulos de la Kingston University de Londres publicarían en Journal of Dietary Supplements una revisión de todos los ensayos clínicos y murinos publicados sobre esta planta concluyendo que si bien no cabe duda del incremento de la testosterona plasmática en animales no puede aseverarse que ocurra lo mismo en humanos en los que los efectos afrodisíacos de la T. terrestris se debería a su parecer más a la liberación de óxido nítrico que al incremento de testosterona.

 

Fenogreco (Trigonella foenum-graecum).

En 2012 las doctoras Elizabeth Steels y Amanda Rao -de la Universidad de Queensland (Australia)- publicaron en Phytoterapy Research junto al doctor L. Vitetta -de la empresa Applied Science and Nutrition de Brisbane (Australia)- un interesante artículo que evidenció el carácter afrodisiaco de la alholva o fenogreco (Trigonella foenum-graecum). Estos investigadores realizaron un ensayo clínico aleatorizado con 60 varones sanos de entre 25 y 52 años a los que se dio 600 miligramos diarios de extracto de fenogreco o un placebo y a las seis semanas se constató que la libido y la actividad sexual entre los que ingirieron el extracto era mayor. El 66% manifestó poder tener una nueva erección tras el coito y el 82% que se sentía en general con mayor energía. El efecto afrodisíaco se atribuyó a las saponinas contenidas en las semillas de la planta.

El fenogreco es una favacea de la familia de los guisantes cuya semilla se utiliza como si fuera un cereal desde los albores de la agricultura y sus granos se consumen -sobre todo en Oriente- como alimento y como especia aromática. Y que además de lo dicho posee otras propiedades terapéuticas entre las que destaca su acción galactogoga (estimuladora de la lactancia).

 

Ginkgo (Ginkgo biloba).

Un análisis de las publicaciones científicas en relación a los efectos terapéuticos de las hojas de este árbol sobre la disfunción eréctil revela dos grandes líneas de investigación: su utilización directa como afrodisiaco y su empleo como estimulador de erecciones en casos de pacientes sometidos al efecto de drogas farmacéuticas antidepresivas. En realidad ambos casos revelan la efectividad del uso de la planta como estimuladora del flujo sanguíneo hacia el cuerpo cavernoso del pene. El doctor Y. N. Wu publicó en 2015 en Urology junto a sus consocios de la Fu Jen Catholic University de New Taipei City (Taiwan) los resultados de unos ensayos murinos sobre la recuperación de la disfunción eréctil resultante de un traumatismo provocado sobre el nervio bilateral que demostraron que el extracto de ginkgo biloba permite reparar el nervio dañado y aumentar la producción de óxido nítrico con la consiguiente recuperación de la función eréctil.

Confirmaban así lo publicado en 1998 en Journal of Sex and Marital Therapy por los doctores A. J. Cohen y B. Bartlik sobre la eficacia del ginkgo biloba en las disfunciones sexuales derivadas del consumo de antidepresivos, tanto en hombres como en mujeres. Según constataron intensifica el deseo sexual, la excitación -y por tanto la erección en los varones- y los orgasmos en los pacientes medicados con inhibidores de la recaptación de serotonina, tricíclicos e inhibidores de la MAO. Postulándose que ello puede deberse a que modula los receptores de los neurotransmisores y/o a que logra una vasodilatación periférica. Lo singular es que en 2004 se publicaron en Human Psychopharmacology los resultados de un ensayo clínico aleatorizado coordinado por el doctor D. Wheatley con 24 pacientes que tenían problemas sexuales derivados del consumo de antidepresivos a los que se administró ginkgo o placebo durante 12 semanas y éste no encontró diferencias estadísticamente significativas.

 

Epimedium brevicornum.

Se trata de una planta utilizada desde hace siglos por sus propiedades afrodisiacas que ha suscitado interés recientemente porque su principio activo, la icariina, ha demostrado in vitro propiedades similares al Viagra; de hecho inhibe la enzima fosfodiesterasa tipo 5 específica de GMP cíclico (PDE5) aunque con una potencia claramente inferior lo que, dicho sea de paso, explica los resultados contradictorios de las pruebas clínicas que se han efectuado. Las principales investigaciones sobre esta planta las hizo con conejos un equipo de la National Yang-Ming University de Peitou (Taiwan) coordinado por el doctor K. K. Chen -destacando el publicado en 2006 en International Journal of Impotence Research- y evidenciaron que su ingesta mantiene efectivamente el flujo de sangre en el cuerpo cavernoso del pene.

 

Otras plantas y una seta: la Cordyceps sinensis.

Terminamos este apartado indicando que hay otras plantas medicinales que se usan tradicionalmente como afrodisíacos al estimular la libido según avalan diversos estudios científicos aunque algunos son controvertidos. Son los casos del sabal (Serenoa repens), la ortiga, la damiana, las granadas, la sandía, las semillas o pipas de calabaza y el ginseng coreano (Panax ginseng); destacando en este último caso un trabajo aparecido en 2008 en el British Journal of Clinical Pharmacology efectuado por un equipo del Korea Food Research Institute de Sungnam (Corea del Sur) coordinado por el doctor D. J. Jang según el cual el ginseng rojo es útil en caso de disfunción eréctil... pero de forma poco significativa. Lo que aseguraron tras evaluar en su metaanálisis 20 estudios poniendo en entredicho lo afirmado en 2002 en Annals of the New York Academy of Sciences por un equipo de la Southern Illinois University (EEUU) coordinado por los doctores L. L. Murphy y T. J. Lee que aseveraban que sus ginsenósidos actúan sobre las células del endotelio y las neuronas perivasculares provocando la liberación de óxido nítrico.

Agregaremos finalmente que hay una seta medicinal de evidentes propiedades afrodisíacas: la Cordyceps sinensis. Lamentablemente la mayoría de los estudios sobre su capacidad para estimular la libido están en chino y ni siquiera tienen resumen en inglés. Hay solo dos artículos accesibles. Uno publicado en 2009 en Phytotherapy Research por un equipo de la School of Pharmaceutical Sciences de la Universidad de Pekín (China) coordinado por el doctor Deng-Bo Ji y hecho con ratones cuyo objetivo fundamental era estudiar los efectos antiaging de la seta pero que incluye referencias a la acción afrodisíaca del extracto ya que los animalillos mejoraron significativamente en el tiempo de erección, la frecuencia de apareamiento y la eyaculación. El otro lo efectuó un equipo de la National Chen Kung University (Taiwan) dirigido por el doctor Chih-Chao Hsu -se publicó en 2003 en Life Sciences- y comprobó que el extracto de Cordyceps sinensis estimula la producción de testosterona.

 

UTILIDAD DE UN MINERAL: EL ZINC

 

El zinc es un mineral que interviene en más de 300 reacciones enzimáticas, participa en la estructuración de las proteínas, el ADN, el ARN, los hidratos de carbono, los lípidos y la insulina, cumple un papel fundamental en la expulsión del dióxido de carbono de los pulmones, es necesario para disponer de un sistema inmune fuerte y de un cerebro ágil, colabora en la producción de hormonas y en la división celular, ayuda a controlar el crecimiento, favorece el desarrollo sexual, cicatriza más rápidamente las heridas y actúa contra 40 virus distintos. Y son sólo algunas de sus importantes funciones como se explicó en el reportaje que con el título El zinc, imprescindible para la vida apareció en el nº 89 de la revista y puede leer en nuestra web: www.dsalud.com. De hecho su consumo ha demostrado utilidad, entre otras muchas dolencias, en casos de alzheimer, demencia senil, síndrome de déficit de atención, anorexia nerviosa, cistitis, colitis ulcerativa, enfermedad de Crohn, lupus, psoriasis, diabetes, degeneración macular, cataratas, impotencia, hiperplasia prostática benigna, problemas hipofisiarios y tiroideos, osteoporosis y disfunciones ginecológicas, hepáticas y renales. Es pues fundamental y se calcula que por eso hay unos 4 gramos -una gran cantidad- en nuestro organismo.

Lo que en cualquier caso interesa recalcar ahora es que juega un papel básico en la síntesis de las hormonas sexuales -en especial de la testosterona- a pesar de lo cual los trabajos científicos que relacionan su carencia con la disfunción eréctil son escasos y a veces polémicos. Destaca no obstante un ensayo murino realizado por un equipo de la Universidad de Kelaniya (Sri Lanka) dirigido por el doctor D. Dissanayake -se publicó en 2009 en Journal of Human Reproductive Sciences- según el cual la ingesta suplementaria de zinc incrementa el nivel de testosterona. Lo que confirmaba un anterior estudio murino realizado por un equipo de la King Abdulaziz University de Jeddah (Arabia Saudita) coordinado por el doctor S. A. Hamdi -se publicó en 1997 en Archives of Andrology- que constató que una dieta deficitaria en zinc disminuye el nivel de las hormonas sexuales -incluida la testosterona- y la espermatogénesis.

Por lo que se refiere a ensayos clínicos humanos la actividad hormonal del zinc solo se ha constatado -que sepamos- en un estudio realizado por un equipo de la Quaid-i-Azam University de Islamabad (Pakistán) coordinado por el doctor A. A. Abbasi -se publicó en 1980 en Journal of Laboratory and Clinical Medicine- con cinco voluntarios a los que se sometió a una dieta escasa en zinc durante 40 semanas observándose una disminución de la espermatogénesis; nivel que se normalizó al volver a una dieta suplementada con zinc.

 

LA ARGININA: UN AMINOÁCIDO MUY EFICAZ

 

Como antes dijimos la erección se produce cuando el óxido nítrico activa los receptores específicos de la vasodilatación arterial y ello hace que la sangre rellene el cuerpo cavernoso del pene; de lo que se colige que toda sustancia que estimule la segregación de óxido nítrico facilita la erección y la alarga en el tiempo. Pues bien, hay un aminoácido particularmente eficaz que logra eso: la arginina. Y no deja de ser curioso que el mismo año en que se lanzó el Viagra al mercado se concedió el Premio Nobel de Medicina a L. Ignarro, R. Furchgott y F. Murada precisamente por descubrir la importancia del óxido nítrico y que su principal aminoácido generador es la arginina. El doctor Louis Ignarro es además desde entonces un activo defensor del papel que puede jugar el óxido nítrico en la salud cardiovascular ya que éste también es hipotensor -relaja los vasos sanguíneos- y promovió comercialmente un suplemento de su creación -Niteworks- que contiene una mezcla de los dos aminoácidos generadores de óxido nítrico en el organismo: la arginina y la citrulina.

La arginina no se considera un aminoácido esencial porque nuestro organismo es capaz de sintetizarlo; de hecho el epitelio intestinal contiene un grupo de células que sintetiza citrulina la cual es llevada por la sangre hasta el riñón que la transforma en arginina. Claro que eso es así en una situación de normalidad... pero no si hay un problema intestinal o renal que lo impida. Y de hecho son cada vez más los expertos que sostienen que hoy la mayoría de los adultos no sintetizan la cantidad mínima necesaria para generar suficiente óxido nítrico.

En pocas palabras, en una situación de normalidad bastaría tomar carnes, pescados y legumbres para que no haya déficit pero es que este aminoácido se destruye por encima de 50º y esos alimentos suelen cocinarse a temperaturas superiores. La alternativa son las cebollas y ajos crudos así como los frutos secos -en especial las nueces, las almendras, los cacahuetes y el sésamo- pero no tostados sino crudos.

Agregaremos que la eficacia del consumo de arginina para tratar la disfunción eréctil está probada en ensayos clínicos. Lo constató por ejemplo un equipo de la Tulane Health Sciences Center de New Orleans (EEUU) dirigido por el doctor S. Gur en un trabajo que se publicó en 2007 en Journal of Urology. Y en otro efectuado con ratones en la Nagoya City University de Japón que dirigió el doctor Y. Hotta y se publicó en 2014 en International Journal of Urology. Y en el desarrollado por un equipo de la Universita degli Studi di Milano (Italia) encabezado por la bioquímica Rita C. Paroni que apareció en 2012 en International Journal of Andrology.

Cabe añadir que un grupo de investigadores de la Universidad Gabriele D’Annunzio en Pescara (Italia) dirigido por el doctor A. Ledda -el trabajo se publicó en 2010 en BJU International- efectuó un ensayo aleatorizado con 124 pacientes de entre 30 y 50 años que padecían disfunción eréctil a los que se dio picnogenol y arginina durante 6 meses mejorando notablemente.

Dos años después -en 2012- se publicaría en Andrologia un ensayo similar realizado por un equipo de la Universidad de Roma La Sapienza (Italia) coordinado por el doctor D. Gianfrilli sobre 54 pacientes de entre 35 y 75 años con disfunción eréctil a los que dividió en dos grupos suministrando a uno durante 3 meses arginina junto con carnitina y niacina y al otro un placebo. Al término de la prueba se constató que el 77% de quienes tomaron los aminoácidos manifestaron claras mejorías contra solo excepcionales casos entre los que tomaron el placebo.

Y ese mismo año se publicó en Phytotherapy Research un ensayo clínico dirigido por el doctor H. Aoki en la empresa Kobayashi Pharmaceutical de Osaka (Japón) con un grupo de pacientes que sufrían disfunción eréctil moderada a los que durante 8 semanas se dio diariamente un suplemento con 690 miligramos de arginina, 552 de ácido aspártico y 60 de picnogenol y no solo mejoró su erección sino que aumentó el nivel de testosterona -se detectó en la saliva- y disminuyó su hipertensión.

 

UN ALIMENTO SORPRENDENTE: LA SANDÍA

 

En 2007 un grupo conjunto de investigadores de la Universidad A&M de Texas, la Universidad de Nevada y la Universidad de Oklahoma dirigido por Julie Collins publicó en Nutrition un artículo explicando que el zumo de sandía es vasodilatador porque la L-citrulina que contiene -principalmente en la parte blanca de la corteza, no en la pulpa- se convierte en el cuerpo en L-arginina mediante la utilización del amoníaco presente en el organismo dando lugar a la formación de óxido nítrico. Y de ahí que el zumo de sandía beneficie también a aquellos pacientes con trastornos metabólicos que producen demasiado amoníaco pues ayuda a eliminarlo. Según Collins un vaso de zumo de sandía en cada comida durante tres semanas logra aumentar en un 18% la síntesis de óxido nítrico con la consiguiente disminución de la presión sanguínea. Lo que no recomendaban es consumir directamente arginina porque su ingesta puede provocar náuseas, diarreas y malestar gastrointestinal lo que no sucede si lo que se ingiere es L-citrulina.

Posteriormente otro equipo de la misma universidad dirigido por el doctor Bhimu Patil constataría que también es útil para tratar la disfunción eréctil tras dividir a un amplio número de personas sanas en tres grupos y dar diariamente a unos 1.560 gramos de zumo de sandía, a otros 780 y a los demás nada como grupo de control. Pues bien, tres semanas después el nivel basal de L-arginina en el grupo de control permanecía igual aumentando un 11% entre los que ingirieron 780 gramos y un 22% entre quienes ingirieron el doble (1.560 g). Es más, en este grupo aumentó en un 18% el nivel de ornitina, catabolito de la arginina que se produce en el ciclo del óxido nítrico.

En suma, en la naturaleza hay diversas sustancias naturales que ayudan en caso de padecer disfunción eréctil pero no de modo inmediato sino al cabo de unas semanas; la ventaja es que a las dosis adecuadas carecen de efectos secundarios y su efecto es más prolongado. Siendo probablemente la mejor opción consumir poco hechos la carne -incluidas las aves- y el pescado, ingerir habitualmente cebollas y frutos secos crudos y, en temporada, granadas y sandías. Pudiendo suplementarse todo ello si fuera necesario con un complemento que al menos contenga L-arginina y L-citrulina.

 

Paula Mirre
 



© 2016 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43. e-mail: mk3@dsalud.com
Todos los textos que aparecen en esta web están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y por escrito del editor.

   
Usuario
Contraseña
DSALUD | INICIAR SESIÓN

DSALUD | SUSCRÍBASE
DSALUD LIBROS
FUNDACIÓN PARA LA SALUD GEOAMBIENTAL
LAMBERTS ESPAÑOLA
100 % NATURAL
NATURSANIX
CRYSTAL MIND
SLACKSTONE II
SM
NUTERGIA
SILICIUM
NATURAL POWER TECH
SUN CHLORELLA
RENOVEN
EURO ESPES
DETECTIVES PRIVADOS INDICIOS
CABEZA FERRER