REPORTAJES DSALUD NOTICIAS DSALUD
   
    

 
     REPORTAJES
NÚMERO 34 / DICIEMBRE / 2001

EL OZONO RESUELVE LAS HERNIAS SIN CIRUGÍA

 

Pocos médicos saben -y muchos menos enfermos aún- que la aplicación de ozono mediante infiltraciones directas resuelve buena parte de las patologías de la columna vertebral, incluidas las hernias discales lumbares, cervicales y dorsales. Un método poco divulgado que, sin embargo, evita tener que recurrir en la mayor parte de las ocasiones a la cirugía, más invasiva y peligrosa.

En la revista hemos hablado ya del uso del ozono para tratar diversas dolencias, desde casos de hepatitis a problemas de varices e, incluso, de celulitis. Pero lo que no sabíamos es que se están también obteniendo excelentes resultados en la mayor parte de las patologías de la columna vertebral, incluidas hernias discales lumbares, cervicales y dorsales.

Así nos lo aseguró al menos el doctor Ángel Portela, especialista en Ortopedia y Traumatología de la Clínica Sanat Ruber de Madrid, quien viene utilizando la ozonoterapia en traumatología -y muy en particular en el tratamiento de hernias discales- desde marzo de 1999 con resultados óptimos.

-¿De verdad que los resultados son "óptimos"?

-Los hechos lo demuestran. Tanto las declaraciones de las personas tratadas como la resonancia magnética que se les hizo a todas ellas después del tratamiento lo corroboran.

-¿Con cuántas personas?

-El estudio, efectuado con riguroso control, abarcó a 186 enfermos de los que 98 eran varones y 88 mujeres.

-¿Y de qué problemas se les trató?

-Pues 111 padecían hernias lumbares, 27 hernias cervicales, 17 hernias y fibrosis, 9 eran enfermos con hernias y canal estenoico, 3 tenían hernias con litesis de grado uno o dos y 19 eran enfermos con hernias emigradas.

-¿Y los resultados?

-Muy buenos (mejoría absoluta, sin tratamiento posterior) en 112 enfermos; buenos (mejoría absoluta con tratamiento esporádico posterior) en 58; regulares (mejoría pero requiriendo temporalmente tratamiento con antineuríticos) en 7; y malos (no experimentaron mejoría) en 9.

-Sorprendente. ¿Y podemos saber cuándo conoció usted esta técnica terapéutica tan poco divulgada?

-Mi primer conocimiento del uso de la Ozonoterapia en Traumatología tuvo lugar en Italia, en el Instituto Traumatológico y Ortopédico de Latina, durante una de las frecuentes visitas que realizo junto a otros colegas desde hace años. Allí, el profesor Pascuali -al que nos une un gran cariño y por el que tenemos mucho respeto-, nos dijo un día cuando nos marchábamos que quería enseñarnos una nueva técnica para el tratamiento de la hernia discal. Fue entonces cuando nos explicó, para nuestra sorpresa, que estaban aplicando ozono. Al preguntarle por los resultados su respuesta fue cauta ya que explicó que estaban sólo en los inicios de esa experimentación.

-¿Cuándo tuvo lugar esa conversación?

-Hace poco más de cinco años.

-Prosiga, por favor.

-El caso es que el tiempo transcurrió y hace ahora dos años y medio el profesor Pascuali me llamó para comunicarme que estaba encantado con los resultados de la nueva terapia y que mandaba a Madrid a algunos colaboradores suyos para enseñárnosla. Esto sucedía en marzo de 1999. Fue así cómo el doctor Albarosa me iniciaría en la aplicación del ozono para el tratamiento de las hernias discales. Traté tres casos de esa manera y el resultado me sorprendió tanto que decidí marcharme al congreso internacional que sobre Ozonoterapia se celebraba en Verona. Mi sorpresa fue que había colegas que presentaron hasta seiscientos casos con resultados igual de sorprendentes. Con una estadística de curación tal que sólo un 4% de los enfermos tratados necesitaron tratamiento quirúrgico.

Ante lo cual, y habiendo tenido luego conocimiento de otros trabajos más, a mi regreso a Madrid continué aplicando el ozono en la mayoría de las patologías de columna vertebral con unos resultados que me han llevado a no realizar, en los veintisiete meses de aplicación de esta terapia, nada más que dos intervenciones de hernia discal y dos de estenosis de canal.

-¿Y cómo se aplica el ozono?

-Primero se efectúa una infiltración intradiscal y, a continuación, varias infiltraciones paravertebrales. Infiltraciones que se aplican de forma distinta en hernias discales lumbares, cervicales y dorsales.

-¿Y cuántas sesiones y dosis se necesitan de media?

-Pues normalmente hacemos una infiltración cada tres días, siendo unas veces suficiente con siete u ocho aunque otras pueden requerir hasta veinte. En cuanto a la dosificación, varía en función del tipo de hernia. En el caso de las hernias discales lumbares es de 10 cm3 durante unas 10 sesiones, en las hernias dorsales de 8 cm3 durante 8 sesiones y en el caso de las hernias cervicales de 5 cm3 entre 6 y 8 sesiones.

Sólo me resta decir que en las infiltraciones paravertebrales se ha observado la reabsorción del ozono por parte del disco.

-Una última pregunta: ¿recomendaría usted a sus colegas la utilización de esta terapia?

-Sin duda alguna.

 

M. D. Muntané
 



© 2016 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43. e-mail: mk3@dsalud.com
Todos los textos que aparecen en esta web están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y por escrito del editor.

   
Usuario
Contraseña
DSALUD | INICIAR SESIÓN

DSALUD | SUSCRÍBASE
DSALUD LIBROS
FUNDACIÓN PARA LA SALUD GEOAMBIENTAL
LAMBERTS ESPAÑOLA
100 % NATURAL
NATURSANIX
CRYSTAL MIND
SLACKSTONE II
SM
NUTERGIA
SILICIUM
NATURAL POWER TECH
SUN CHLORELLA
RENOVEN
EURO ESPES
DETECTIVES PRIVADOS INDICIOS
CABEZA FERRER