El autismo mejora equilibrando la flora intestinal

Un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Arizona en Tempe (EEUU) dirigido por James Adams ha constatado mediante un trabajo que se ha publicado en Microbiome que los autistas y quienes padecen algunos trastornos gastrointestinales complejos mejoran mucho equilibrando simplemente su flora intestinal. Algo que en esta ocasión hicieron sometiendo diariamente durante dos meses a 18 niños y adolescentes autistas de entre 7 y 16 años a un lavado intestinal seguido de un trasplante fecal y a un tratamiento antibiótico de 10 semanas. Transcurrido ese tiempo el 80% de los síntomas gastrointestinales asociados a esa enfermedad mejoraron. Logrando asimismo una mejoría del 20-25% en su comportamiento y en su calidad de sueño. Asegurándose para ello los investigadores de que aumentara  sobre todo el número de de bacterias del género Prevotella, presente en muy baja cantidad en los niños autistas.

Hasta aquí la noticia. Nosotros debemos recordar que aunque la idea de introducir en un intestino heces de otra persona parezca algo repulsivo se trata de una antiquísima práctica de la medicina oriental que se investigó con especial interés hace décadas y hoy se considera un método eficaz para tratar infecciones intestinales complicadas; especialmente en el caso de la Clostridium difficile, bacteria resistente a los antibióticos que solo en Estados Unidos causa ¡un centenar de muertes diarias! Es más, el Trasplante fecal no solo ha demostrado ser una solución rápida y eficaz en todas las enfermedades inflamatorias intestinales -colitis ulcerosa, Enfermedad de Crohn, etc.- sino en otras dolencias sin curación para la medicina convencional como la fatiga crónica, la esclerosis múltiple y muchas de las denominadas “enfermedades autoinmunes”. Lo explicamos de forma amplia en en el reportaje que con el título Sorprendente técnica de constatada eficacia: el Trasplante Fecal publicamos en el nº  180 de la revista y puede leerse en nuestra web: www.dsalud.com