La tecnología 5G obligará a instalar más antenas y cambiar la legislación

La tecnología 5G que en pocos años se implantará en todo el mundo exige instalar muchas más antenas de telefonía y cambiar la actual legislación ya que serán mucho más pequeñas, más fácilmente camuflables, estarán a menor altura y nos irradiarán "inevitablemente" más. Así lo ha dado a conocer un grupo de expertos del Wireless Networks Research Group (WINE) de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Queda pues poco para la actual tecnología 4G (LTE), sistema que reemplazó al 3G (UMTS) como éste sustituyó al 2G (GSM). Y es que en pocos años la actual capacidad de transmisión de datos de 100 megabits por segundo será insuficiente porque el tráfico crece a un ritmo anual del 45% y en 2020 solo el de datos mediante teléfonos móviles se habrá multiplicado por diez. De hecho se prevé que para entonces haya la friolera de 26.000 millones de dispositivos conectados a internet y van a necesitarse más redes de mayor conectividad y rendimiento. Se prevé iniciar las pruebas con la tecnología 5G en 2018  multiplicándose por 1.000 la actual capacidad de transmisión. Y es que la 5G se está incorporando no ya en los coches sino en electrodomésticos de todo tipo.

En suma, en aras del "progreso" van a aumentar hasta límites inimaginados los problemas de salud y el número de personas electrosensibles; de un progreso, añadiremos nosotros, manifiestamente irracional.