Los antibióticos dañan el cerebro y ello constata su relación con los intestinos

Un equipo del Centro Max Delbrueck de Medicina Molecular de Berlín (Alemania) coordinado por Susanne Asu Wolf acaba de constatar en ratones que los tratamientos prolongados con antibióticos detienen el crecimiento de nuevas células cerebrales en el hipocampo haciendo perder funciones cognitivas como la memoria, algo que el organismo intenta resolver mandando al cerebro un tipo de glóbulos blancos: los monocitos Ly6Chi. Afortunadamente el proceso puede revertirse haciendo luego ejercicio a diario e ingiriendo probióticos ya que ello potencia la neurogénesis, algo que sin embargo no logran los trasplantes fecales usados hoy para restaurar las bacterias intestinales saludables. Este grupo de investigadores se plantea ahora comprobar si los probióticos mejoran los trastornos neurodegenerativos y psiquiátricos.

El trabajo acaba de publicarse en Cell Reports y corrobora en buena medida lo afirmado por el Dr. Marco Ruggiero en el anterior número de nuestra revista.