Aloe Vera: un fantástico regalo de la naturaleza

 

Sus distintas aplicaciones cosméticas y las múltiples propiedades regeneradoras que los expertos atribuyen al Aloe Vera convierten a esta “planta milagrosa” en una aliada inestimable de cara al verano. No es casual por ello que a esta planta también se la conozca como “la medicina del desierto”. Le explicamos por qué.

De todas las especies vegetales conocidas pocas reúnen las propiedades curativas del Aloe Vera. Esa es, al menos, una de las conclusiones a las que la comunidad científica ha llegado tras años de investigaciones. La otra es que el Aloe Vera es una asombrosa mezcla de antibiótico, astringente, agente coagulante, inhibidor del dolor y estimulante del crecimiento de los tejidos. Todo esto en una sola planta que posee más de 200 componentes fundamentales para el organismo humano y se ha contrastado que revitaliza la piel y acelera los procesos de reproducción de células nuevas, cicatrización y eliminación de células muertas. Por eso el Aloe Vera se ha ganado apelativos como los de “planta milagrosa”, “medicina del desierto” o “planta de primeros auxilios”.

LA PLANTA MILAGROSA

Por su rápida efectividad y fácil aplicación, el Aloe Vera es conocida como la “planta de primeros auxilios”, indicada para tratar quemaduras de cualquier tipo, cortes y heridas, para detener hemorragias o prevenir infecciones.

También se ha usado con éxito en el tratamiento de cicatrices, herpes, psoriasis, eczemas, acné e, incluso, se recurre a ella para curar heridas del cuero cabelludo ya que además de cicatrizar las heridas y evitar la caída del cabello le añade brillo, riqueza y manejabilidad.

Pero además de esas propiedades desinfectantes, astringentes, antibióticas y regeneradoras el Aloe Vera genera ácido salicílico -de efecto analgésico- por lo que es utilizada para tratar todo tipo de afecciones o patologías que produzcan dolor moderado.

El Aloe Vera es también tónico, purgante, estimulante de la formación y secreción de bilis y ayuda a eliminar los parásitos intestinales por lo que se convierte en un gran aliado de nuestro sistema digestivo en los días en los que comemos en exceso. Además, estimula el apetito, facilita la digestión y reduce los molestos gases. Y en dosis altas tiene efecto laxante.

Se ha comprobado además que mejora la función hepática, aumenta las defensas (refuerza el sistema inmune), interviene en la formación de proteínas, previene y controla la propagación de ciertas formas cancerígenas, neutraliza el efecto de las toxinas microbianas y resulta un excelente reconstituyente merced al gran caudal de nutrientes que aporta al organismo.

NO ABUSE

Eso sí, el Aloe Vera no es una panacea y aunque sus efectos beneficiosos son innumerables hay que hacer un uso responsable. Por ejemplo, si lo consume en forma de bebida la dosis diaria recomendada es de 20-25 mililitros antes de cada comida y nunca debe exceder el litro al día. Si consumiera más de esa cantidad podría, por ejemplo, sufrir una leve congestión del bajo vientre o aumentar la intensidad de la hemorragia menstrual. Sólo hay una contraindicación absoluta: no la use si está embarazada o en el periodo de lactancia porque su efecto depurativo y desintoxicante puede provocar abortos y su efecto laxante producir diarreas en el lactante.

Por otro lado, los enfermos cardíacos o renales deben tomarlo con precaución. La misma que han de tener los diabéticos pues se ha descubierto que en algunas personas el hecho de tomar Aloe Vera puede aumentar la cantidad de insulina producida por el cuerpo.

Pese a estas consecuencias no deseadas causadas por su abuso lo cierto es que no se han descrito efectos secundarios ni contraindicaciones cuando se utiliza adecuadamente. Eso sí, es aconsejable realizar una pequeña prueba para verificar que su uso no provocará reacciones adversas: basta con poner un poco de la planta (en forma de gel, crema, hoja, etc.) tras la oreja o en la parte anterior del codo. Si pasados 2 o 3 minutos se produce rojez, picor o escozor esa persona no deberá utilizar ningún producto que contenga Aloe Vera.

MÚLTIPLES USOS

Sin embargo, evitar el uso de Aloe Vera es hoy ciertamente complicado dado el creciente número de productos –sobre todo cosméticos- que lo incluyen en su composición. De hecho, se comercializa ya –en estado puro o mezclado con otras substancias- en forma de champú, crema, gel, pasta dentífrica, spray, jugo, zumo, jarabe…

También puede comprar hojas frescas en cualquier herbolario pues se conservan sin problema en la nevera durante dos o tres semanas si las guarda en un recipiente hermético y al abrigo de la luz y la humedad.

En suma, no estaría de más que incluyera algún producto que contenga Aloe Vera en el botiquín que vaya a llevarse a su lugar de vacaciones este verano. Por si acaso.

 Varda Galán

Recuadro:


 

Aloe Vera y belleza

El aloe vera es adecuado para dar brillo y consistencia al cabello, refrescar la piel y cerrar los poros tras la depilación así como para ayudar a la cicatrización en intervenciones plásticas por su capacidad para regenerar tejidos y producir células nuevas. También se recomienda su uso como bálsamo para la piel de los bebés.

Eso sí, sepa que un uso indebido o abusivo del Aloe Vera puede tener consecuencias no deseadas porque es muy astringente y seca mucho la piel por lo que debe usarse mezclado con otras sustancias.

Este reportaje aparece en
52
Julio - Agosto 2003
Ver número