Cachondeo judicial: la instrucción del caso Bio-Bac va ya para ¡nueve años!

ntermedia_142_06

Sumarios:

Que algunos –si no todos- de los jueces y fiscales que han pasado por el Juzgado de Instrucción nº 2 de San Lorenzo de El Escorial que lleva el Caso Bio-Bac no hayan sido aún procesados por presunta prevaricación es inconcebible. Porque el próximo mes de octubre van a cumplirse NUEVE AÑOS sin que el proceso de instrucción se haya completado. Se trata pues de un esperpento que no puede calificarse ya más que de auténtico cachondeo judicial. Es grotesco que con casos como éste haya aún quien crea que España es un Estado de Derecho. Claro que nuestro director ha venido advirtiéndolo año tras año: no se cierra el proceso de instrucción porque hay que proteger de posibles demandas judiciales a quienes desde el poder urdieron todo este montaje delictivo.

Sumarios:

Tras alertar a la población del peligro de ingerir Bio-Bac y poner a su disposición teléfonos de atención urgente en el ministerio la entonces Ministra de Sanidad y Consumo Ana Pastor convocó una rueda de prensa para decir que en realidad… no era peligroso. Esperpéntico.

La instrucción del Caso Bio-Bac dura ya NUEVE AÑOS y el juez sigue sin decidirse a sobreseer el caso o a acusar de algo a los imputados. Inconcebible esperpento en un presunto Estado de Derecho.  

El Juzgado de Instrucción nº 2 de San Lorenzo de El Escorial ha intentado dos veces que se ocupe del caso la Audiencia Provincial de Madrid sin conseguirlo.

La Audiencia Provincial de Madrid ha dejado claro en dos autos que ni se ha demostrado que el Bio-Bac incautado fuera peligroso, ni que hubiera causado daño a persona alguna, ni que los detenidos integraran una “banda armada”; según la misma no se ha probado delito alguno ¡a pesar de lo cual el caso no se sobresee!   

Aún no sabemos –le explican a Rafael Chacón sus abogados- ni de qué nos tenemos que defender, ni cuáles son los hechos que sostienen la acusación de delito contra la salud pública, ni dónde están reflejados -en qué folio-, ni en qué datos se apoya la acusación, ni dónde está el informe pericial que lo sustenta”.

No es de extrañar que Rafael Chacón acabe denunciando a quienes han violado hasta su derecho a una tutela judicial efectiva, su derecho a la presunción de inocencia y su derecho a una legítima defensa al obstaculizar todos las peticiones de sus abogados e incluso permitir que pruebas fundamentales solicitadas no pudieran realizarse.

Es inadmisible que año tras año los fiscales del Juzgado nº 2 de El Escorial se dediquen a buscar nuevas razones que intenten justificar la Operación Brujo y los jueces se lo consientan.

Este reportaje aparece en
142
142
Octubre 2011
Ver número