Campaña de desprestigio contra todo profesional que no se pliegue al modelo médico imperante

¿Cómo es posible que tantos grandes medios de comunicación den cabida y crédito a cualquier ignorante indocumentado sin formación universitaria ni estudios científicos que en el ámbito de la salud pontifique sobre lo que es o no correcto, científico y admisible? ¿Cómo asumen acríticamente que puede tacharse de “curandero” o “estafador” a todo profesional de la salud -médicos incluidos- que utilice terapias, métodos o productos no convencionales cuando los mismos están avalados hasta por la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), el Parlamento Europeo y el Consejo de Europa? ¿Qué clase de ¨profesionales” se ocupan hoy en ellos de la “información” sobre salud y asumen que son aceptables la calumnia, la injuria, la difamación y el desprestigio personal y profesional de personas manifiestamente preparadas y honestas? Es hora de hablar claro.

Campaña de desprestigio contra todo profesional que no se pliegue al modelo médico imperante

Este reportaje aparece en
194
Junio 2016
Ver número