¿Comienza por fin el debate sobre el Sida?

ntermedia_018_01

La negativa durante años de los científicos que en el mundo deciden todo lo relacionado sobre el sida a intercambiar puntos de vista con los llamados científicos “disidentes” (porque disienten de las explicaciones oficiales que éstos dan) se va a acabar el próximo mes de julio en Sudáfrica si no hay boicot mundial de última hora. Algo que será posible gracias a la decisión personal del presidente sudafricano Thabo Mbeki, quien ya ha comenzado a sufrir presiones internacionales para que reconsidere su postura. Porque, ¿sabía usted que existe desde hace años un debate científico soterrado del que la mayoría de los medios de comunicación no ha querido informar salvo para descalificar a una de las partes, excepción hecha de contadísimas publicaciones minoritarias?

En los medios de comunicación se suele presentar a África -sobre todo su parte subsahariana- como la zona del mundo más castigada por el SIDA. Y se afirma que cada año mueren por su causa más de dos millones de africanos y que casi 24 millones están infectados por el VIH, concentrando así el 70% de todas las infecciones por VIH del mundo. Asimismo, se pronostica que la epidemia irá a más, que en diez años muchas naciones negras habrán perdido una cuarta parte de su población y que para el 2020 su esperanza de vida habrá descendido por debajo de los 38 años. Para resumir, se usa la expresión “El SIDA amenaza acabar con África”.

Bueno, pues en elInforme Epidemiológico Semanal del 26 de noviembre de 1999 que publica la OMS se dice que el número total de casos de SIDA acumulados desde 1982 en todos los países de África es de 794.444. Y ello para 650 millones de personas en 17 años. ¿Cómo puede estar entonces apareciendo en los medios de comunicación que hay una pandemia de SIDA en África y que cada año mueren allí dos millones o más de africanos?

Lo singular, en cualquier caso, es que precisamente del extremo sur de África -de la República Sudafricana- surgió hace unos meses una iniciativa que sorprendió a los centros mundiales del SIDA -CDC de Atlanta, ONUSIDA, OMS-, que son precisamente los que proporcionan los datos con los que se ha configurado la imagen antes reseñada. Hecha por el actual presidente de Sudáfrica-Thabo Mbeki-supone simplemente celebrar por fin un debate mundial para intentar aclarar las diferentes posturas que existen en el mundo desde hace dos décadas sobre el VIH y el SIDA. Una propuesta que contaría desde el principio con el apoyo de su antecesor en el cargo –Nelson Mandela– y cuyo “primer asalto” acaba de tener lugar en Pretoria los pasados días 6 y 7 de mayo.

Quizá los lectores lo ignoren pero existen posturas enfrentadas desde hace 20 años sobre este tema. En un lado se encuentran los defensores de las explicaciones generalmente dadas por ciertas y difundidas por la inmensa mayoría de medios de comunicación que resumimos en el recuadro adjunto en la columna “Posiciones oficiales”; y en el otro, los defensores de una o varias de las explicaciones alternativas que existen y que sintetizamos en la columna “Posiciones disidentes o críticas”, cuyas argumentaciones casi nunca son recogidas por los medios de comunicación.
Pues bien, lo que el presidente Mbeki pretende no es sino reunir a unos y a otros con el fin de poder aclarar la situación.

“ROMPER EL SILENCIO” 

Y“Romper el silencio”es precisamente el lema bajo el que está programada del 9 al 14 de julio próximos la XIII Conferencia Internacional de SIDA en la sudafricana ciudad de Durban. Una conferencia cuya preparación se está efectuando en un ambiente totalmente distinto al de las doce anteriores ya que por primera vez los disidentes van a ser escuchados. Algo que será posible -si no hay boicot- tras dos décadas de amordazamiento de una de las partes en litigio científico. Pero conozcan nuestros lectores en exclusiva cómo se han desarrollado los hechos que lo han hecho posible:

*Octubre de 1999: el presidente Mbeki cuestiona públicamente los criterios oficialmente establecidos sobre el SIDA al decidir que no se administre AZT-Retrovir a las seropositivas embarazadas de su país por entender que ese fármaco quizá sea más dañino que beneficioso y debe investigarse más su toxicidad.

*Finales de Diciembre: Mbeki formula ocho preguntas a su Ministra de Salud. Son éstas:

1) ¿Qué medios y métodos son usados por el sistema sanitario público para comprobar el ‘status VIH’ de los individuos?
2) ¿Qué definición se usa en el sistema sanitario público para clasificar a una persona como afectada de SIDA?
3) En las personas en que se ha certificado “muerte por SIDA”, ¿qué “enfermedades oportunistas” han sido identificadas como causa inmediata del fallecimiento?
4) ¿Hay datos sobre el tratamiento que estas personas han recibido para tales enfermedades, incluyendo su perfil de salud en el momento en que comenzaron a tener ataques continuos de diarrea, tos, pérdida de peso, etc.?
5) ¿Se ha hecho alguna investigación sobre los perfiles de salud de las poblaciones donde supuestamente hay gran cantidad de ‘personas VIH positivas’)?
6) ¿Se ha hecho alguna investigación en los niños, los menores de edad y los huérfanos ‘VIH positivos’ respecto de sus perfiles de salud, de los de sus madres y familias así como de los estilos de vida y de las circunstancias socioeconómicas de las madres y de las familias?
7) ¿En qué basamos las estadísticas que publicamos sobre la incidencia del VIH y del SIDA, y cómo llegamos a esas proyecciones?
8) ¿Hay algunos medicamentos anti-VIH/SIDA que son dispensados -incluso a los trabajadores sanitarios que pueden estar expuestos a pinchazos de agujas- por el sistema sanitario público sobre bases regulares?

*Primeros de Enero: el Consejo de Seguridad de la ONU, bajo la presidencia de Estados Unidos, declara que la epidemia de SIDA es “una cuestión de seguridad global”.

*19 de Enero: Mbeki hace enviar por fax las 8 preguntas que acabamos de transcribir y las respuestas de su ministra a David Rasnick, disidente norteamericano especializado en el diseño de inhibidores de la proteasa.

*20 de Enero: Rasnick envía las respuestas y comentarios que elabora junto a Charles Geshekter, profesor sobre África en la California State University.

*21 de Enero: Mbeki habla directamente por teléfono con Rasnick y, tras diez minutos de conversación, le pregunta si apoya su idea de hacer una reevaluación de los tratamientos sobre el SIDA y otros aspectos. Rasnick le responde que puede contar no sólo con él sino con numerosos científicos, médicos, personas afectadas y asociaciones de distintas partes del mundo.

*28 de Febrero: la Agencia de Prensa de Sudáfrica (SAPA) informa de que el Gobierno sudafricano está organizando un panel con una treintena de científicos de todo el mundo -una docena de ellos críticos- para que discutan sus posiciones enfrentadas.

*2 de Abril: el periódico británico The Independent informa de que varios prominentes especialistas del SIDA proponen que se boicotee la Conferencia de Durban “como protesta a los contactos sudafricanos con ‘expertos’ renegados”.

* 3 de Abril: Mbeki envía una carta a varios dirigentes mundiales pidiéndoles que apoyen su iniciativa y denuncia “una campaña de intimidación y de terrorismo intelectual” en su contra.

*6 de Abril: Sudáfrica suspende un ensayo del “anti-VIH” Nevirapine por considerar que están muriendo demasiadas mujeres embarazadas con las que se hace la prueba. Las acciones del laboratorio fabricante –Triangle Pharmaceutics Inc. (California del Norte)- descienden un 34%.

*16 de Abril: la televisión M-Net de Sudáfrica emite a 40 países africanos el programa Carte Blanche con una entrevista al presidente Mbeki efectuada por la periodista inglesa Joan Shenton. Entre otras muchas cosas, Mbeki dice en ella lo siguiente:

“¿Por qué no exponertodos los puntos de vista? Quizá los oficialistas tengan razón pero si es así y están convencidos de ello bueno será demostrar que están equivocados a aquellos que están equivocados. (…)

“No me imagino a jefes de Estado diciendo: ‘Como no soy economista, no puedo tomar decisiones sobre economía; como no soy militar, no puedo tomar decisiones en materia de defensa; como no soy profesor, no puedo tomar decisiones en materia de educación...’ Bien, yo no acepto que la salud deba ser tratada sólo por especialistas y que el presidente de un país no pueda tomar decisiones sobre ello. Considero que sería hacer dejación de responsabilidad que todo lo que se refiere a cuestiones de salud lo dejara sólo en manos de médicos y científicos. (…)

* 17 de Abril: la dirección de la IAS (International AIDS Society) envía una carta a sus más de 10.000 miembros de 132 países invitándoles a que vayan a Durban“como acto de solidaridad internacional, como demostración de los esfuerzos conjuntos del Norte y del Sur del mundo luchando contra el VIH/SIDA”.

* 19 de Abril: Jacob Zuma, presidente del Parlamento de Sudáfrica, expresa su apoyo a Mbeki e informa de que ha recibido una carta de la asociación de afectados ACT-UP San Francisco comunicando que la presidencia de la XIII Conferencia Internacional les ha prohibido participar por tener planteamientos críticos.

* 25 de Abril: James Wolfensohn, presidente del Banco Mundial, promete en su reunión anual celebrada en Washington que “no habrá límites” a los fondos obtenibles para combatir el SIDA en los países en vías de desarrollo.

* 27 de Abril: la revista Nature publica una Carta abierta al Presidente de Sudáfrica en la que señala que “el SIDA no será derrotado o detenido sin el acceso al mejor tratamiento que la ciencia moderna puede ofrecer” y añade: “Estamos muy al tanto de los argumentos de aquellos que desafían tal relación directa (entre VIH y SIDA). Nuestras columnas han estado -y permanecen- abiertas a cualquiera que ofrezca evidencia de lo contrario”.

* 30  de Abril: la Administración Clinton declara que “el SIDA es una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos” (el subrayado es nuestro). Fintan Dunne -editor de la página web www.aidsmyth.com- escribe un comentario matizando que lo que en realidad se declara enemigo de la seguridad nacional de los EE.UU. no es el SIDA sino los disidentes del SIDA; es decir, todas aquellas personas, asociaciones, etc., que cuestionan la versión oficial. Quizá porque la pregunta a formular sea: ¿Qué han tenido que ver los responsables de Estados Unidos con el origen y desarrollo del SIDA como para que ahora sientan que es una amenaza a su seguridad nacional el que se abra una investigación a fondo sobre el asunto?

* 1 de Mayo: The Globe and Mail (Canadá) -bajo el título “Los negadores de que el VIH causa el SIDA deberían ser encarcelados”- informa de que el Dr. Mark Wainberg, presidente de la IAS, ha declarado: “Si tuviésemos éxito y encerrásemos a un par de estos tipos garantizo que el movimiento de negadores del VIH moriría rápidamente”.

* 6-7 de Mayo: se celebra el panel en un hotel de Pretoria sin la presencia de periodistas, condición exigida por los defensores de la hipótesis oficial. Asisten 33 científicos y médicos procedentes de 14 países. Los más conocidos son Luc Montagnier -como “oficial”- y Peter Duesberg -como “disidente”-. También participan Ann Duerr -de los CDC-, Clifford Lane -de los NIH- y otros cargos oficiales que en los pasillos reconocían que la conferencia era importante y que muchos de los argumentos disidentes podían ser una ayuda en la lucha contra el SIDA. El día 6 Bill Clinton llama a Mbeki para pedirle que permita la asistencia de otros cuatro especialistas de SIDA de la Casa Blanca. Mbeki acepta y los cuatro aparecen el último día aunque apenas intervienen. Los reunidos adoptan una serie de acuerdos.

Acuerdos de la reunión de Pretoria: 

1) Constituir un comité integrado por Helen Gayle (directora del Centro Nacional de Prevención del VIH/SIDA, CDC) y Malegapuru Makgoba (presidente del Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica) por el lado oficial y Peter Duesberg (miembro de la Academia Americana de Ciencias y profesor en la Universidad de Berkeley) y Harvey Bialy (ex editor de Bio/Technology) por la parte disidente. Su función es la de formular estudios epidemiológicos y experimentos a realizar así como plantear las preguntas a responder que permitan zanjar los desacuerdos.
2) Continuar el debate por Internet de forma cerrada a los participantes en el panel.
3) Encontrarse de nuevo antes de la Conferencia de Durban.

Rasnick resaltaría luego que ningún oficialista objetó nada cuando afirmó que “el AZT había matado a mucha gente”. Decenas de miles de personas.

* 10 de Mayo: Clinton firma un decreto que suaviza la aplicación de las leyes norteamericanas de protección de patentes en el caso de que un país del África subsahariana las infrinja para abaratar los costes de los fármacos anti-SIDA.

* 11 de Mayo: las multinacionales farmacéuticas Glaxo-Wellcome, Roche Holding, Bristol-Myers Squibb, MSD y Boehringer Ingelheim acuerdan importantes reducciones de sus medicamentos anti-SIDA para el Tercer Mundo.

* 17 de Mayo: a propuesta del virólogo Rafael Nájera, “número uno” del SIDA en España, se decide por unanimidad conceder el premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica a los doctores Gallo y Montagnier por “el descubrimiento del virus de la inmunodeficiencia humana tipo 1 o virus del sida”.

* 20 de Mayo: la asamblea de la OMS recomienda condonar la deuda exterior de los países en vías de desarrollo más afectados por el SIDA.

* 21 a 26 Mayo: Mbeki se entrevista en Estados Unidos con Clinton, gobernadores, senadores, empresarios, estudiantes, activistas del SIDA, etc. Los defensores de la hipótesis oficial no saben cómo expresarle sus preocupaciones, especialmente porque desde la Casa Blanca ha salido el consejo de “no presionarle mucho porque puede ser peor”.

MBEKI APLICA LA ‘INDABA’ TRADICIONAL 

Los defensores de la versión dominante VIH = SIDA repiten en todas partes que si Mbeki ha invitado a los disidentes es porque ha hecho suyas las posiciones que mantienen. Pero Philip Christianson -antiguo asesor de los subcomités para África tanto del Congreso como del Senado de Estados Unidos- afirma en The Washington Times (30 de Mayo) que “quienes así piensan se equivocan porque leen en la conducta de Mbeki mensajes no dichos que serían propios de un político occidental. Sin embargo, Mbeki es sudafricano y su acción debe ser interpretada en el contexto de sus propias tradiciones cultural y política.” Y añade: “La piedra angular de la sociedad negra sudafricana es la ‘indaba’. Siempre que una familia, comunidad o nación se enfrenta a una seria amenaza -interior o exterior- convocan una reunión de todas las partes de la controversia para que realicen una prolongada discusión a fin de encontrar un consenso. Mucho antes de que llegasen los primeros europeos, los sudafricanos negros habían creado una sociedad en la que las libertades de pensamiento y de expresión eran derechos humanos establecidos. Es más, el ‘ubuntu’ -una tradición sudafricana profundamente enraizada según la cual todos los seres humanos tienen el derecho a ser tratados con compasión, respeto y dignidad- requiere que los puntos de vista de todos y cada uno sean tratados con respeto y dignidad en la ‘indaba’”.

En suma, al afrontar el problema del SIDA que amenaza a su país Mbeki está manteniendo la ‘indaba’ que la tradición requiere para alcanzar un consenso sobre qué hacer. De hecho, Mbeki nunca ha dicho que él personalmente crea que la condición VIH no lleva al SIDA o que no sea transmitida por contacto sexual.
Sólo pide que se les respete a los disidentes “el derecho a hablar y a ser respetuosamente escuchados”.

¿CÓMO SE IMPLICÓ MBEKI EN EL SIDA? 

Así lo explica Celia Farber, periodista norteamericana que lleva 14 años escribiendo críticamente sobre el SIDA:

“La historia real no tiene nada que ver con Internet. Empezó con una periodista sudafricana especializada en cuestiones de medicina llamada Ann Allen que, tras haber leído el libro “Dancing Naked in the Mind Field” escrito por el Dr. Kary Mullis -premio Nobel de Química del año 1993 por su invención de la técnica PCR y uno de los disidentes más conocidos-, inició su propio periplo por la crítica disidente y comenzó a telefonear a los científicos y responsables de sanidad encargados del SIDA para alertarlos. Durante muchas semanas recibió educadas negativas así como aseveraciones de que la comunidad científica de Sudáfrica estaba totalmente segura de que el VIH era la causa del SIDA pero, en cualquier caso, “gracias por su llamada”. Finalmente, Ann apeló al propio presidente de Sudáfrica por medio de una carta y un dossier de 100 páginas. Tres meses más tarde ocurrió una cosa sorprendente. Era casi medianoche cuando el fax empezó a funcionar. ‘¿Quién demonios puede estar enviándome un fax a estas horas?’–se preguntó-. Y lo que le llegó a través del aparato fue una carta manuscrita de Mbeki diciéndole que había leído su carta, manifestándole su preocupación por el tema VIH/SIDA y que deseaba encontrarse con ella por la mañana para comentarla.

Allen se reunió efectivamente con Mbeki durante una hora llevando un dossier de artículos científicos para que los leyera. Me dijo: ‘¿Qué es exactamente lo que desea que haga?’.Y le sugerí: ‘Organizar un foro de discusión. Me respondió: ‘Voy a ser descuartizado. ¿Lo sabe?’. ¿Qué otro dirigente en el mundo podría hablar de esta manera con un ciudadano ordinario?, se maravilla Allen. Pero fue invitada a presentar una propuesta de a quién invitar al panel y de cómo estructurarlo…

¿CUÁL ES EL MEJOR TRATAMIENTO QUE LA CIENCIA PUEDE OFRECER? 

Cuando los redactores de la Carta Abierta al Presidente de Sudáfrica que la revista Nature publicó el pasado 27 de abril afirman que “el SIDA no será derrotado o detenido sin el acceso al mejor tratamiento que la ciencia moderna puede ofrecer” se refieren con seguridad al AZT para las seropositivas embarazadas y a los cócteles para el resto ya que es lo que se administra en los hospitales occidentales.

Pero, por un lado, en Febrero de este año la prensa española publicó que los cócteles fracasan en más del 50% de los casos (información que la prensa norteamericana ya dio en Septiembre de 1997). Por tanto, ni siquiera oficialmente se considera que los cócteles sean mejor tratamiento que no tomar nada.
Y, además, probablemente se confirmaría que estos tratamientos no sólo no son útiles sino además peligrosos si los estudios se hiciesen con placebo. Es decir, si se comparase cualquiera de los antivirales que se aplican con un producto inocuo –placebo-. Pero en el cuadro del SIDA se llama ‘ensayo placebo’ a la comparación no con un auténtico placebo sino con otro u otros antivirales con lo que siempre la comparación se hace entre medicamentos tóxicos. Y estos son los procedimientos establecidos… por los propios especialistas oficiales del SIDA. Sin comentarios.

Por otro lado, el tratamiento con cócteles desconoce cuestiones claves de la ciencia moderna. Entre otras, que la trascripción inversa es un proceso que tiene lugar en toda actividad celular normal; que el estrés persistente desestabiliza la inmunidad disminuyendo la inmunidad celular y activando la humoral; que los linfocitos T4 se subdividen en los Th1 y los Th2, y que estos últimos prácticamente no se encuentran en sangre por lo que no aparecen en los célebres recuentos de T4; que los T4 tienen un ritmo circadiano por lo que por la noche hay muchos más que por la mañana; que, además, en situación de estrés los T4 se retiran de la sangre; que la PCR sólo puede multiplicar trozos de ADN con pocos cientos de letras genéticas; que los medicamentos de síntesis química son oxidantes por lo que aumentan el estrés oxidativo; que los antivirales y los antibióticos atacan a las mitocondrias encargadas de producir la molécula energética básica, ATP; que las recientes investigaciones han permitido comprender el estrés nitrosativo producido por el exceso de óxido nítrico y por la utilización de poppers y algunos antibióticos, analgésicos, conservantes…;quelos inhibidores de la proteasa artificiales no son eliminables por el cuerpo y el constante aumento de su concentración al ir tomando más pastillas hace que actúen bloqueando el funcionamiento celular y orgánico; que el AZT es fosforilizado en una parte tan pequeña que -incluso aceptando las hipótesis oficiales- su uso es inútil (en realidad, es contraproducente como desde 1994 está demostrado por el Informe Concorde y su prolongación); etc.
En suma, los mejores tratamientos que la ciencia moderna puede ofrecer hoy son los basados en prevenir y tratar el estrés oxidativo y el estrés nitrosativo. La primera parte es reconocida incluso por los propios doctores Montagnier y Gallo que recomiendan dar antioxidantes… aunque lamentablemente persisten en que se administren los supuestos antivirales y los supuestos preventivos, todos ellos -entre otras propiedades perjudiciales- oxidantes.

Luis Botinas


DEMOLEDORA CARTA DE THABO NEKI A LOS PRINCIPALES LÍDERES DEL MUNDO 

El pasado día 3 de abril, el presidente de la República de Sudáfrica, Thabo Mbeki, envió una carta a Kofi Annan -Secretario General de la ONU- y a los principales líderes políticos del mundo -desde Bill Clinton pasando por Tony Blair hasta Gerhard Schroeder– para explicarles las razones de su actuación sobre el tema del SIDA. Como quiera que la carta es extensa, entresacamos algunos párrafos significativos:

“Contrariamente a lo que ocurre en Occidente, el VIH/SIDA en África es transmitido heterosexualmente. Contrariamente a lo que ocurre en Occidente, donde relativamente poca gente ha muerto de SIDA -aunque no por ello deja de ser importante-, se dice que en África han muerto millones de personas. Y, contrariamente a lo que ocurre en Occidente, donde las muertes por SIDA están disminuyendo, un número aún mayor de africanos está destinado a morir.

Es obvio, pues, que aunque podemos y debemos sacar lecciones de Occidente sobre el grave problema VIH/SIDA sería absurdo e ilógico hacer una simple extrapolación a África de la experiencia occidental. Proceder así supondría hacer dejación de nuestra responsabilidad y constituiría una criminal traición hacia nuestro pueblo (…).

Estoy convencido de que nuestra tarea más urgente es responder a la amenaza específica a la que nos enfrentamos en tanto que africanos. Y no esquivaremos esta obligación con la comodidad de recitar un catecismo que puede ser la respuesta correcta a la manifestación específica del SIDA en Occidente (pero no en África). No condenaremos a muerte a nuestro pueblo abandonando pues la búsqueda de respuestas específicas y plenamente orientadas respecto de la incidencia africana del VIH/SIDA.

Y si hago estos comentarios es porque nuestra búsqueda de esas respuestas está siendo estridentemente condenada por algunos en nuestro país y en el resto del mundo presentándola como un abandono criminal de la lucha contra el VIH/SIDA.

Me preocupan profundamente algunos aspectos de esa campaña orquestada. Se sugiere, por ejemplo, que hay algunos científicos que ‘son peligrosos y están desacreditados’ con los que nadie, incluidos nosotros, debería comunicarse o interactuar. ¡En épocas anteriores de la historia humana los considerarían herejes a los que habría que quemar en la hoguera!

No hace mucho, en nuestro propio país, las personas eran asesinadas, torturadas, encarceladas y prohibida su mención tanto en privado como en público porque la autoridad establecida creía que sus puntos de vista eran peligrosos y estaban desacreditados. Ahora se nos pide que hagamos exactamente lo mismo que hizo la tiranía racista del apartheid porque existe una visión científica apoyada mayoritariamente contra la que está prohibido disentir. Sin embargo, ¡entre los científicos a los que se supone que hemos de poner en cuarentena hay premios Nobel, miembros de Academias de Ciencias y profesores eméritos de varias disciplinas de Medicina!

Esos científicos, en nombre de la ciencia, solicitan que cooperemos con ellos para congelar el discurso científico sobre el VIH/SIDA en el punto concreto que ese discurso alcanzó en Occidente en 1984. Personas que en otro tema lucharían de forma decidida para defender los derechos fundamentales de libertad de pensamiento y libertad de expresión, en el tema VIH/SIDA están en la primera línea de una campaña de intimidación y terrorismo intelectual alegando que la única libertad que tenemos es la de estar de acuerdo con lo que ellos mismos decretan como verdades científicas demostradas.

Y propugnan tan extraordinaria propuesta con un fervor religioso cegado por tan alto grado de fanatismo que es verdaderamente preocupante. Puede no estar lejos el día en que de nuevo veamos quemar libros e inmolar en el fuego a sus autores por aquellos que creen tener el deber de efectuar una cruzada sagrada contra los infieles. Pero lo más extraño es que parece como si todos estuviéramos dispuestos a servir a la causa de tales fanáticos permaneciendo quietos, esperando…

Puede que estos comentarios le parezcan desmesurados. Si así fuese será porque aún tenemos muy presente en nuestra memoria el rostro de la tiranía.

Sería alentador saber, como africanos, que contamos con su apoyo en esta lucha común por salvar a nuestro continente y a sus pueblos de la muerte por SIDA.”


POSICIONES OFICIALES 

-En 1981 irrumpe una epidemia de una nueva enfermedad llamada SIDA.
-En 1984 se determina que la causa es el virus VIH.
-Desde 1985 unos tests plenamente fiables indican de manera segura si se está o no infectado por VIH pues son específicos y cualitativos (test sí-no).
-El VIH se transmite sexualmente, de madre a hijo y por sangre (jeringuilla, transfusiones, hemoderivados).
-Los linfocitos T4 son las defensas.
-La técnica PCR mide la carga viral.
-El recuento de T4 y la carga viral son indicadores de la evolución de la persona infectada.
-Los tratamientos administrados alargan la vida de las personas infectadas y/o enfermas.
-Desde 1996 los cócteles han convertido el SIDA en una enfermedad crónica.
-La epidemia en Occidente ha sido detenida gracias a las campañas de prevención y a los cócteles.
-En África y otras partes del Tercer Mundo la epidemia sigue creciendo.


POSICIONES DISIDENTES 

Las afirmaciones que aparecen a continuación recogen algunas de las posturas defendidas por científicos disidentes pero ello no implica que cada uno defienda o acepte todas y cada una de ellas.

-El SIDA no tiene entidad biológico-patológica propia sino que es el nuevo nombre dado a una serie de enfermedades antiguas, a estrés crónico y a pruebas de laboratorio mal interpretadas.
-Los ‘casos de SIDA’ pueden curarse sobre la base de tratar los estrés oxidativo y nitrosativo.
-Lo llamado SIDA no es causado por el VIH.
-Nadie ha aislado ni caracterizado el ‘VIH’.
-Los ‘tests del VIH’ nunca han sido validados y son inespecíficos y cuantitativos (test más-menos),
-Los linfocitos T4 no son las defensas.
-Según explica su propio inventor –el Premio Nobel Dr. Mullis– la técnica PCR no sirve para medir carga viral alguna (y menos de un virus nunca aislado).
-Los tratamientos administrados son oxidativos y mortales a medio plazo y los cócteles sólo pueden beneficiar transitoriamente a enfermos graves.
-En Occidente los ‘casos de SIDA’ bajaron antes de aplicar los cócteles y las ‘infecciones por VIH’ antes de la primera campaña de prevención.
-No hay y nunca ha habido una epidemia de SIDA, ni en Occidente ni en África ni en parte alguna.


Recomendaciones de los disidentes al Gobierno de Sudáfrica 

Como quiera que las definiciones de SIDA son diferentes en Occidente y en África -y además han cambiado con el tiempo- en muchos casos un africano diagnosticado como caso de SIDA no sería considerado como tal en Estados Unidos, Europa o Australia. Y dada la cuestión clave de si los africanos diagnosticados como enfermos de SIDA son de hecho VIH-positivos (…) hacemos las siguientes recomendaciones para el enfoque del tratamiento y de la prevención del SIDA en Sudáfrica y en otros países africanos:

1) Dedicar la mayoría de los recursos biomédicos y otros a la erradicación y tratamiento de las enfermedades definitorias de SIDA predominantes en Sudáfrica tales como tuberculosis, malaria e infecciones entéricas, a la mejora de la alimentación, a proporcionar mejores condiciones de salubridad a la población y a dotarla de agua potable.
2) Rechazar completamente el empleo de medicamentos anti-VIH ya que requieren paralelamente de cantidades importantes de otros medicamentos compensatorios. Especialmente porque lo que se reconoce es que, en el mejor de los casos, sólo producen beneficios transitorios en pacientes gravemente enfermos.
3) Promover la educación sexual dada la evidencia de que hay muchas enfermedades de transmisión sexual y además se pueden evitar los embarazos no deseados.
4) Suspender la difusión del mensaje falso y psicológicamente destructivo según el cual la infección por VIH es mortal.
5) Suspender los tests del VIH hasta que se demuestre su validez ya que está constatado que dan falsos positivos -especialmente en el contexto africano- y la mayoría de los supuestos y predicciones sobre el SIDA en África se basan en ellos.

El documento lo firman H. Bialy, E. de Harven, P. Duesberg, C. Fiala, R. Giraldo, A. Herxheimer, K. Koehlein, R. Kothari, S. Mhlongo y D. Rasnick.

Este reportaje aparece en
18
18
Julio 2000
Ver número