Cómo tratar el cáncer con la medicina sistémica (II)

ntermedia_070_04

Sumarios:

La Medicina Sistémica ha elaborado un protocolo propio para el tratamiento del cáncer cuya eficacia está avalada por numerosos estudios científicos y cuya base principal es la acción terapéutica de distintas combinaciones de adaptógenos siendo los principales plantas que ya eran consideradas “superiores” por las culturas milenarias orientales y que a lo largo de los milenios han demostrado un valor terapéutico incontestable. De ahí que ofrezcamos a nuestros lectores en esta ocasión, dentro de la saga que sobre esta enfermedad venimos desarrollando, las fórmulas utilizadas en concreto para el tratamiento del cáncer.

Sumarios:

Para la Medicina Sistémica las llamadas “enfermedades” surgen a causa del colapso de la Inteligencia Biológica. Lo que sucede sólo cuando el ser humano es sometido a una agresión continuada por algún “agente agresor”… entendiendo por tal “toda causa física, química, biológica o emocional que atente contra la supervivencia óptima”.

Cuando la Inteligencia Biológica resulta afectada disminuye también el nivel de energía del cuerpo llevando ello a una completa desorganización del sistema orgánico. Lo que suele conllevar normalmente el fallo del sistema inmune, del sistema celular y del sistema bioquímico provocando la enfermedad y, en casos graves, la muerte.

Para la Medicina Sistémica cuando el potencial de uno de los lados del “Triángulo de la Vida” mengua termina incidiendo en los otros dos y ello origina inevitablemente caos en el sistema orgánico provocando lo que se conoce como estado patológico o enfermedad.

Si la Inteligencia Biológica se debilita sin llegar a colapsar se manifiesta la enfermedad “incurable” sin que se presente el cáncer. Pero si ésta colapsa hasta el punto de que el desorden del sistema se hace crítico entonces la enfermedad “incurable” sí desemboca en cáncer.

La propuesta de la Medicina Sistémica ante el cáncer consiste en potenciar la Inteligencia Biológica, la Energía y la Organización. Y para ello utiliza diversos métodos si bien el principal es la ingesta de una combinación de varias plantas adaptogénicas.

Para la Medicina Sistémica el cáncer no es posible superarlo cuando el daño orgánico es irreparable, el colapso energético inmanejable, no se logra reactivar la Inteligencia Biológica, no se consigue neutralizar o eliminar al agente agresor y no se consigue aplacar o erradicar la rebelión celular.

Adaptógeno, para la Medicina Sistémica, es toda sustancia externa a un organismo -generalmente plantas pero no sólo ellas- que incremen­ta, paralelamente o por separado, la Inteligencia Biológica, la Energía y la Organización de un sistema viviente aumentando así su potencial de supervivencia sin causar efectos secundarios.

La razón de que en la Medicina Sistémica se utilicen fórmulas compuestas por diversas plantas se debe a que el efecto terapéutico positivo que provoca esa sinergia es muy superior al que se consigue tomando cada una de ellas por separado.

Este reportaje aparece en
70
70
Marzo 2005
Ver número