Contrastada eficacia del tratamiento del cáncer con hipertermia

ntermedia_116_02

Sumarios:

El desarrollo de la Hipertermia ha dado lugar a una nueva generación de dispositivos que permiten ya su uso en el tratamiento de tejidos tumorales profundos con un control más preciso y exacto en la administración del calor lo cual aumenta los beneficios y elimina por completo los riesgos. De hecho con los equipos adecuados se puede ya mantener en una zona concreta una temperatura muy elevada (43,5º C) durante una hora sin efectos colaterales. Pues bien, a pesar de su contrastada eficacia sigue siendo una terapia ignorada por la inmensa mayoría de los oncólogos. Y eso que se han documentado resultados relevantes en el tratamiento de melanomas y tumores de cabeza, cuello, pechos, cerebro, vejiga, recto, pulmones, esófago, cuello de la matriz, vulva y vagina.

Sumarios:

Que la Hipertermia no forme parte aún de los tratamientos utilizados por la mayoría de los oncólogos es inexplicable porque hasta el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos reconoce su utilidad en casos de cáncer.

El desarrollo de la Hipertermia ha dado lugar a una nueva generación de dispositivos que permiten ya su uso en el tratamiento de tejidos tumorales profundos con un control más preciso y exacto en la administración del calor lo cual aumenta los beneficios y elimina por completo los riesgos.

Con los actuales equipos de hipertermia se puede ya mantener en una zona concreta una temperatura muy elevada (43,5º C) durante una hora sin efectos colaterales.

A pesar de su contrastada eficacia la Hipertermia sigue siendo ignorada por los oncólogos. Y eso que se han documentado resultados relevantes en el tratamiento de melanomas y tumores de cabeza, cuello, pechos, cerebro, vejiga, recto, pulmones, esófago, cuello de la matriz, vulva y vagina.

Un tumor se destruye aumentando su temperatura interna por encima de 42,5º C porque entre otras cosas eso desnaturaliza las proteínas nucleares, de membrana y citoplasmáticas de las células cancerosas, provoca cambios en la organización del citoesqueleto, disminuye la síntesis de ARN y ADN y la síntesis de proteínas, se produce peroxidación lipídica y se inhiben las enzimas de reparación celular.

Los resultados que obtienen los propios oncólogos cuando combinan la Quimioterapia y la Radioterapia con Hipertermia son mucho mejores. Está científicamente constatado.

Un estudio llevado a cabo en los Países Bajos con 358 enfermos de cáncer demostró que la supervivencia doce años después del tratamiento era del 20% entre quienes recibieron sólo Radioterapia  y del 37% entre quienes además fueron tratados con Hipertermia.

Hoy se puede hablar de hipertermia local -cuando el calor se aplica sobre un área pequeña-, regional – cuando se calientan grandes superficies de tejidos- o de cuerpo entero –para tratar las metástasis elevando la temperatura de todo el cuerpo a 41-42º C.

La Hipertermia es un tratamiento inocuo útil en numerosas patologías, cáncer incluido. Y si bien ha demostrado su utilidad como terapia de apoyo de la Radioterapia y la Quimioterapia es sin duda más eficaz cuando se aplica sin simultanearla con esos agresivos tratamientos oncológicos.

Este reportaje aparece en
116
116
Mayo 2009
Ver número