Un derivado del omega 3, eficaz en problemas de memoria y alzheimer

La membrana que recubre las células y es vital en la regulación de sus funciones está constituida por una fina capa de distintos tipos de lípidos que dependiendo de sus características atrae unas proteínas u otras que son las que le dictan lo que hacer. Pues bien, la alteración de esa capa lipídica puede estar implicada en la mayoría de las enfermedades no infecciosas, desde el alzheimer al cáncer pasando por las patologías cardiovasculares, la diabetes y otras. Al menos así lo postula el prestigioso catedrático de Biología Celular Pablo Escribá quien tras tres décadas investigando el asunto ha acuñado el término de Terapia Lipídica de Membrana para definir un método que permitiría revertir tan distintos procesos patológicos siendo especialmente eficaz en problemas de memoria y alzheimer. Terapia en la que juega un papel fundamental un derivado del omega-3 DHA: el Acido 2-Hidroxidocosahexaenoico.

ALZHEIMER

Este reportaje aparece en
PORTADA 201
201
Febrero 2017
Ver número