El arabinoxilano del salvado de arroz, potente inmunomodulador

ntermedia_113_02

Sumarios:

El arabinoxilano presente en el salvado del arroz -uno de los componentes más activos del grupo de las hemicelulosas- es uno de los inmunomoduladores naturales más potentes que se conocen. Mejora el sistema inmunitario debilitado de manera rápida y segura. De hecho resulta significativo que sus efectos sean similares a los que producen inmunoestimulantes como la interleuquina-II. Con la ventaja de que no produce toxicidad ni efecto secundario adverso alguno. Ahora bien, existen distintas formas de arabinoxilano en el mercado pero sólo la que se obtiene del salvado del arroz ha demostrado en ensayos potenciar la actividad de las células natural killer de manera efectiva. Es útil incluso en tratamientos oncológicos.

Sumarios:

En la Clínica Aeskulap de Suiza se trata a los pacientes de cáncer de manera integral. Y su director médico, Cesary Winnicky, reconoce que hay dos productos eficaces que ayudan notablemente en tales casos: el muérdago y el arabinoxilano.

Los efectos del arabinoxilano son similares a los que producen inmunoestimulantes como la interleuquina-II. Con la ventaja de que no produce toxicidad ni efecto secundario adverso alguno.

Existen distintas formas de arabinoxilano en el mercado pero sólo la que se obtiene del salvado del arroz ha demostrado en ensayos potenciar la actividad de las células natural killer de manera efectiva. Es útil incluso en tratamientos oncológicos.

El producto con arabinoxilano procedente del salvado de arroz que ha demostrado clínicamente su utilidad se conoce científicamente como MGN-3 y comercialmente como Biobran aunque en España, por las limitaciones legales actuales al uso del término “bio”, se vende como Bi·Bran.

“No importa el talento profesional del médico ni cuán efectivo sea un tratamiento: nada ni nadie puede resolver graves problemas de salud por completo a menos que el paciente esté dispuesto a hacer los cambios necesarios en su vida para corregir el problema subyacente”, afirma con total sentido común el profesor Mamdooh Ghoneum.

Este reportaje aparece en
113
113
Febrero 2009
Ver número