El jengibre induce la muerte de las células cancerosas

ntermedia_087_03

Sumarios:

El jengibre induce la muerte de las células cancerosas tanto mediante apoptosis -o suicidio celular- como por autofagia -se consumen o atacan a sí mismas destruyendo el material citoplasmático-. Así lo acaba de constatar “in vitro” un grupo de investigadores de la Universidad de Michigan (EEUU). Y no sólo eso: evita que las células se vuelvan resistentes a la quimioterapia. Investigaciones anteriores ya habían demostrado que puede evitar el crecimiento de células cancerígenas pero se achacaba a sus propiedades antiinflamatorias. Añadiremos que también el chile ha demostrado eficacia para combatir el cáncer de páncreas y que las verduras crucíferas -como la coliflor o las coles de Bruselas- lo han hecho en casos de cáncer colorrectal y pulmón. Una vez más se demuestra que Hipócrates tenía razón.

Sumarios:

El jengibre induce la muerte de las células cancerosas tanto mediante apoptosis -o suicidio celular- como por autofagia -se consumen o atacan a sí mismas destruyendo el material citoplasmático.

El jengibre parece ser eficaz en la prevención y tratamiento de los carcinomas colorrectales según un equipo de investigadores del Instituto Hormel de Minnesota (EEUU)

El jengibre induce la apoptosis o suicidio celular en múltiples líneas de células cancerígenas -al menos “in vitro”- según Jennifer Rhode, investigadora del Departamento de Ginecología Oncológica de la Universidad de Michigan. Con un resultado similar o mejor al de las drogas quimioterápicas.

La capsaicina presente en el chile es un potente agente anticancerígeno que induce la apoptosis de las células cancerosas sin afectar a las sanas.

Los isoticianatos que se liberan en la boca al masticar las verduras crucíferas parecen ser útiles en el tratamiento de diversos tipos de cáncer.

Las dithioltionas, sustancias que se encuentran en las crucíferas y otros vegetales de hojas verdes, parecen tener un claro efecto protector anticancerígeno.

En las crucíferas hay potentes desintoxicantes como los isotiocianatos, los carotenoides, la clorofila y los glucosinolatos que estimulan las enzimas en el hígado neutralizando los poderes cancerosos de las toxinas e impidiendo así la aparición de tumores.

Este reportaje aparece en
87
87
Octubre 2006
Ver número