El sinsentido de los diagnósticos psiquiátricos: el Experimento Rosenhan

Que muchas de las patologías psiquiátricas son tan inexistentes como ineficaces los tratamientos que se dan a los desdichados a quienes se etiqueta con ellas se ha denunciado ampliamente en esta revista; de hecho lo saben tanto los psiquiatras como las autoridades sanitarias que aun así mantienen la farsa. Al menos desde que hace 23 años un profesor de Psicología de la estadounidense Universidad de Stanford llamado David Rosenhan decidió demostrarlo acudiendo él mismo y otros siete colegas sanos a varias instituciones mentales diciendo que sufrían lo que los psiquiatras llaman “alucinaciones acústicas”. Pues bien, se les creyó -a siete se les diagnosticó esquizofrenia y a uno psicosis maniaco-depresiva-, cuando confesaron la verdad nadie les hizo caso, se les retuvo una media de 19 días -a Rosenhan 52- y solo les dejaron salir tras admitir que entraron enfermos y la medicación -que no tomaron- les había mejorado. El caso se publicaría nada menos que en Science. Realmente grotesco.

El sinsentido de los diagnósticos psiquiátricos: el Experimento Rosenhan

Este reportaje aparece en
193
Mayo 2016
Ver número