El tratamiento del cáncer con enzimas

ntermedia_067_05

Sumarios:

Las enzimas son un tipo de proteínas que tienen la facultad de, permaneciendo inalterables, aumentar notablemente la velocidad de las reacciones químicas de las sustancias de su entorno. Es decir, son biocatalizadores específicos que se caracterizan porque son eficaces en cantidades pequeñas. Pues bien, son numerosos los estudios que demuestran su eficacia en la mayor parte de las llamadas enfermedades pero, sobre todo, en casos de cáncer.

Sumarios:

Los complementos elaborados con mezclas enzimáticas figuran hoy en todo el mundo entre los productos más innovadores y de mayor éxito en el tratamiento de muy diversas patologías, entre ellas el cáncer.

Aunque la Enzimoterapia es especialmente útil en la prevención primaria (aparición del tumor) y secundaria (recidivas) los efectos activadores y reguladores de las enzimas sobre el sistema inmunitario son útiles en todas las fases de la enfermedad cancerosa.

Las enzimas proteolíticas disminuyen la capacidad adhesiva de las células cancerosas e inhiben el crecimiento invasivo y la formación de metástasis en distintas patologías cancerosas.

Está demostrado que la Enzimoterapia Sistémica desdobla los inmunocomplejos y activa su degradación intensificando la fagocitosis.

La ingesta oral de proteasas -tripsina, quimotripsina, papaína o bromelina- es beneficiosa en pacientes con cáncer cuando se encuentran presentes en cantidades elevadas al reducir el nivel de factores de crecimiento tumoral.

Las enzimas proteolíticas aumentan la capacidad de las principales células de defensa del sistema inmune -macrófagos, células asesinas naturales y linfocitos T- encargadas de reconocer las células cancerosas a través de las moléculas de superficie y destruirlas.

Datos clínicos objetivos apoyan la eficacia de las enzimas en tumores de cerebro, tumores epiteliales en la región de la cabeza y el cuello, cáncer de pulmón, melanoma maligno, mieloma múltiple, leucemia, linfoma de células T, cáncer de estómago y colon, enfermedades cancerosas del abdomen, cáncer pancreático y tumores en la cerviz, pecho y útero.

La administración de enzimas –algo absurdamente ignorado por los médicos- tiene gran importancia como tratamiento coadyuvante cuando un enfermo es sometido a quimioterapia y radioterapia.

Para los expertos en Enzimoterapia no hay duda de que las enzimas pancreáticas forman la primera línea de defensa del cuerpo contra el cáncer. Siendo dos enzimas en particular –la tripsina y la quimotripsina- especialmente importantes.

Este reportaje aparece en
67
67
Diciembre 2004
Ver número