En realidad la quimioterapia ¡promueve el cáncer!

Sumarios:

Un estudio publicado en Nature Medicine no solo pone en duda que el uso de quimioterápicos sea útil para tratar el cáncer sino que indica que su utilización daña los tejidos sanos adyacentes al tumor y ayuda a que éste se expanda y crezca pudiendo además dar lugar a metástasis. Y es que los quimioterápicos –al menos algunos si no todos- llevan a los fibroblastos a protegerse de ellos segregando unas proteínas -las WTN16B- que en una situación normal se ocupan de mantener la integridad del tejido conjuntivo y son básicos en la cicatrización de heridas y la producción de colágeno pero que ante la presencia de esos venenos ¡producen una cantidad 30 veces superior y eso hace crecer el tumor!

Sumarios:

En torno al grave problema del cáncer hay apenas dos grandes verdades: la primera, que cada día es mayor el número de enfermos y muertos; la segunda, que la ingente suma de billones de dólares invertidos no ha servido para encontrar tratamientos eficaces.

Para protegerse de los quimioterápicos los fibroblastos segregan unas proteínas -las WTN16B- que en una situación normal se ocupan de mantener la integridad del tejido conjuntivo y son básicos en la cicatrización de heridas y la producción de colágeno pero que ante la presencia de esos venenos ¡producen una cantidad 30 veces superior y eso hace crecer el tumor!

Un equipo dirigido por Mark Noble dio a conocer en 2006 que los quimioterápicos que se usan para tratar los cánceres de mama, ovario, colon y recto así como el linfoma no-Hodgkin son más tóxicos para algunas células sanas que para las cancerosas.

El equipo del Dr. Mark Noble demostraría en un estudio con ratones que el 5-fluorouracilo -de uso común en muchos tumores malignos, entre ellos los de recto, colon y mama- daña los oligodendrocitos, las células que cubren los axones con mielina y son fundamentales en la comunicación entre neuronas.

Tanto las investigaciones de Mark Noble como las de Robert Gross constatan que los quimioterápicos pueden tener –además de ser ineficaces- efectos muy negativos en los cerebros y el sistema nervioso central de los enfermos tratados con ellos.

Para el profesor J. H. Kearsley los buenos resultados que se dice consigue la Quimioterapia son más aparentes que reales.

Un estudio efectuado en 2004 en el Departamento de Radiación Oncológica del Northern Sydney Cancer Centre de Sydney (Australia) por G. Morgan, R. Ward y M. Barton concluyó aseverando que el posible beneficio de la Quimioterapia es ¡inferior al 2,5%!

Este reportaje aparece en
162
Julio 2013
Ver número