Encuentran ADN recombinante del virus del papiloma humano ¡en la vacuna destinada a combatirlo!

Sane Vax-organización independiente internacional creada para vigilar que las vacunas que se comercializan en el mundo sean eficaces y seguras- analizó recientemente en un laboratorio diversas muestras de Gardasil –vacuna fabricada por la multinacional farmacéutica Merck– encontrándose con que todos los lotes analizados contenían ADN recombinante del virus del papiloma humano lo que puso de inmediato en conocimiento de la FDA -la agencia del medicamento estadounidense- para que lo investigue. Lo grotesco es que esta innecesaria, ineficaz y peligrosa vacuna acaba de ser aprobada en Europa para su uso en varones, niños incluidos. Sin comentarios. 

Sane Vaxes una organización creadaen agosto de 2010 en Estados Unidos con el fin de promover que sólo puedan comercializarse vacunas eficaces y seguras siendo su objetivo principal proporcionar a cualquier persona datos que la permitan tomar su decisión estando “informada” que iniciaría su actividad tras constatar los eventos adversos experimentados por jóvenes que recibieron las llamadas “vacunas contra el virus del papiloma humano”:Gardasil (fabricada por Merck, la empresa químico-farmacéutica más antigua del mundo cuyo origen se remonta a 1668 y que cuenta hoy con unos 40.000 empleados en 67 países y una facturación de 9.300 millones de euros) y Cervarix (fabricada por la multinacional GlaxoSmithKline, la segunda farmacéutica más grande del mundo tras Pfizer que emplea a más de 100.000 personas en 70 países y factura más de 20.000 millones).

Pues bien, tras saber que a una joven afectada por una de esas vacunas se le había encontrado en sangre ¡ADN del virus del papiloma humano (VPH)!,Sane Vax (http://sanevax.org) decidió encargar a un laboratorio privado el análisis de trece muestras de Gardasil de lotes y países diferentes. Y los resultados no dieron lugar a dudas: todas las muestras analizadas dieron positivo. En todas ellas habíaADN recombinante del virus del papiloma humano.

Obviamente los lotes están identificados; son éstos: 1437Z, 1511Z, 0553AA, NL35360, NP23400, NN33070, NL01490, NM25110, NL39620, NK16180, NK00140, NM08120 y NL13560. Vacunas que están siendo comercializadas en la actualidad en España, Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, Francia y Polonia. Es más, se sabe que uno de los fragmentos de ADN detectados es parte de una construcción sintética (GenBankLocus SCU55993) del gen que codifica la proteína principal de la cápsida (L1) del VPH 11, ADN recombinante genéticamente diseñado de manera específica para la fabricación de Gardasil.

De ahí que Sane Vax haya exigido a las autoridades sanitarias estadounidenses que investiguen de inmediato las consecuencias negativas para la salud que ello puede tener para las jóvenes vacunadas porque los riesgos de inocular ADN recombinante del VPH en un organismo humano se desconocen.

Norma Erickson, presidenta de Sane Vax, es clara y concisa en la carta que envió a Margaret A. Hamburg, actual directora de la agencia de medicamentos de Estados Unidos, la conocida Food and Drug Administration(FDA): “Los datos de Sane Vax, incluyendo los electroferogramas de secuenciación corta utilizados para validar el ADN del VPH detectado en las trece muestras de Gardasil-cada una con diferente número de lote- están disponibles para su revisión con salvaguardias adecuadas para proteger los procesos patentados y la información utilizada por nuestro laboratorio para el análisis de las muestras”.

AUTORIDADES SANITARIAS 

Ante esta denuncia el Gobierno británico salió de inmediato al paso afirmando que a ellos no les consta que Cervarix, la vacuna que por su parte produce la compañía británica GlaxoSmithKline, lleve ADN viral. Según elComité Unificado sobre Vacunas e Inmunización “las vacunas del VPH son vacunas ‘sub-unidades’ hechas con la proteína principal del cápside del VPH. Las partículas (parecidas al virus=VLP) se preparan como proteínas recombinantes de levadura o de células infectadas derivadas de un tipo de mosca. Las VLP imitan la estructura del virus natural pero no tienen ADN del virus(la negrita y el subrayado son nuestros).

Solo que la FDA decía lo mismo sobre la vacuna de Merck:Gardasil no es una vacuna de virus vivos. No contiene ADN viral y, por tanto, es incapaz de causar la infección” (de nuevo la negrita y el subrayado son nuestros).

Pero la mentira tiene las patas muy cortas y la propia Agencia Europea del Medicamento (EMA) le ha tenido que reconocer a Sane Vax que es verdad, que hay fragmentos de ADN viral en Gardasil… pero justificándolo por la tecnología empleada para su elaboración. Solo que eso significa que se ha autorizado la comercialización de una vacuna con ADN viral sin realizar los estudios necesarios previos y con el agravante de haber omitido esa información a pesar del riesgo biológico que conlleva su uso.

Argumentando para justificarse que no se ha encontrado ninguna relación entre la presencia en la vacuna de ADN recombinante y los efectos adversos que han llevado a muchas niñas y adolescentes a enfermar e, incluso, a la muerte. Lo que pasa es que es imposible encontrar lo que no se busca. Y es acientífico e inmoral afirmar que no hay riesgo sin haber efectuado estudio científico alguno que sostenga esa afirmación. La agencia europea debió haber exigido en suma a Merck antes de autorizarle a comercializar Gardasil que demostrarse que la presencia de ADN recombinante del VPH en la vacuna es inocuo. Porque, como ya hemos dicho, no existe ningún estudio científico sobre los efectos y consecuencias en el cuerpo humano de inyectar en su interior ADN recombinante viral del VPH.

Es indignante y delictivo que se haya ocultado esta información a los padres que aceptaron vacunar a sus hijas. Se haviolado su derecho al consentimiento informado. De hecho muchos, de haber conocido el riesgo que corrían sus hijas -enfermedades autoinmunes, secuelas incapacitantes y hasta muerte inesperada-, no las habrían vacunado.

Bueno, pues los responsables de la Agencia Europeadel Medicamento (EMA) –que tiene un enfoque mercantilista al depender de la Comisión de Comercio de la Unión Europea y no de la de Sanidad- se niega a investigar lo sucedido porque ha decidido apriorísticamente que la presencia de ADN viral en Gardasil no es un problema de “contaminación” y no está demostrado que ello haya sido la causa de los daños reportados.

Y como los que pueden demostrar tal cosa son ellos -añadiremos nosotros- y no están por la labor de hacerlo porque entonces podrían terminar en la cárcel han decidido negarse. Negativa “inaceptable” para la Asociaciónde Afectadas por la Vacuna del Papiloma (AAVP) porque se supone que la labor de la agencia es velar por la salud de los ciudadanos y no por la salud económica de las multinacionales.

De ahí que SaneVax haya exigido por escrito a la EMA que reconsidere su postura. “Desde la AAVP consideramos que la respuesta de la EMA es de una gran irresponsabilidad porque su obligación es la de averiguar qué es lo que provoca que unas niñas sanas enfermen tras vacunarse; y de dicha obligación no pueden eximirse aunque quieran porque de hacerlo dejaría de tener sentido la existencia de dicho organismo. Continuar afirmando que la vacuna sigue siendo segura y eficaz es además temerario y nos recuerda otros muchos casos en los que las víctimas de un medicamento comercializado sin las garantías necesarias han tenido que esperar décadas a que la Justicia reconociera el daño causado. Por todo ello creemos necesario y urgente que se realicen estudios de los efectos que puede provocar a corto y largo plazo la presencia en el organismo de ADN adherido al adyuvante de aluminio en las jóvenes vacunadas”.

ESPECIALISTAS CONSULTADOS 

En primera instancia consultamos con un farmacéutico asesor de agencias reguladoras quien nos diría: “No soy experto en vacunas pero hasta donde yo sé la técnica del ADN recombinante (o recombinado) para la preparación de Gardasilconsiste en ‘cortar’ los cuatro genes que producen en el virus las cuatro proteínas que producen inmunidad adquirida en los seres humanos. Las ‘tijeras químicas’ son enzimas que cortan por el sitio que el ingeniero químico proyecta. Luego esos cuatro genes se introducen adecuadamente en los cromosomas de la levadura Sacharomyceps cervisiae-la levadura ‘obrera’ más explotada por el hombre- utilizando la técnica de cortar el cromosoma de la levadura y pegar el gen del virus. Facilitando las condiciones óptimas a las levaduras con ADN recombinado producen las cuatro proteínas con características inmunógenas (podríamos decir vacunógenas). El fabricante tiene que purificar los extractos de las levaduras para que no se cuelen más que esas cuatro proteínas pero puede darse el caso de que la purificación no sea perfecta y que pasen cantidades traza de ADN. Ese ADN sería algún trozo del ADN recombinado del Sacharomyces. Si tal cosa es cierta las consecuencias no pueden predecirse sin saber qué nucleótidos y en qué orden están en el trozo de ADN. Si éstos no entran en los genes no producirán proteínas extrañas potencialmente dañinas pero si entran y tienen capacidad de producir proteínas entonces hay que investigar qué propiedades tienen éstas. En todo caso no puedo pronunciarme sobre sus consecuencias; eso sólo pueden hacerlo los expertos en genética y biología molecular”.

Así que eso fue lo que hicimos: acudir a una especialista en Biología Molecular y Celular que colabora con la AAVP. Y esto es lo que nos dijo: “Lo que se ha encontrado en las muestras de vacuna analizadas son secuencias de ADN correspondientes a determinados virus VPH. Pero de ADN recombinante, es decir, manipulado por ingeniería genética para la producción de las proteínas L1 correspondientes. Estas proteínas L1 (de la cápsida o envuelta viral) son las que después se ensamblan ‘artificialmente’ (mediante un proceso patentado) para fabricar las VLP (Virus Like Particles, pseudopartículas virales) que realmente son las que van en la vacuna junto con los adyuvantes, conservantes, etc. Por tanto no debería ir ADN viral, ni recombinante ni nativo, en las muestras de vacuna. Si lo hay denota que no lo han purificado bien durante la extracción de las proteínas L1 a la hora de fabricar las VLP y que se les ‘ha colado’ ADN; aunque sean trazas o muy pequeña cantidad (los procedimientos analíticos para comprobar la presencia de secuencias de ADN son muy potentes y es posible detectar ADN específico aunque esté en pequeñísima cantidad)”.

Una opinión que quisimos cotejar con la de otra especialista,también bióloga molecular y celular que tiene un doctorado de investigación por laUniversidadde Yale, quien nos diría por su parte: “Lo que han hecho es utilizar dos proteínas (L1 y L2) que forman parte de la cápsula. Y para conseguirlas han clonado la secuencia del ADN introduciéndola luego en bacterias a fin de poder expresarlas/producirlas. Luego, una vez producidas, esas proteínas tienen que purificarse. Lo que ha podido ocurrir pues es que no hubiesen limpiado del todo la muestra; y si eso fuese así no creo que la contaminación del ADN tenga la menor importancia porque depende de qué secuencia del ADN se trate y en este caso es simplemente la secuencia que codifica esas dos proteínas. No se trata del ADN completo del virus, sólo de la parte que habían clonado y expresado en bacterias. Y ese ADN no puede producir partículas de virus nuevas. Como argumenta la bióloga de la AAVPa la que habéis pedido su opinión la manera de determinar contaminación es muy potente y podrían detectar el ADN aunque estuviese presente en muy pocas copias. No creo pues que pueda causar problemas. No creo quela presencia de ADN en la vacuna sea algo por lo que alarmarse; salvo que se tratase del genoma completo, claro.Mire, el ADN recombinante no es diferente del ADN que cada uno tiene en sus células. Yo creo pues que no puede causar toxicidad. Los alimentos contienen ADN, nos los comemos y no nos ocurre nada. Simplemente porque un trozo de ADN se haya aislado en un laboratorio no lo hace perjudicial. Los biólogos utilizamos ‘herramientas’ para amplificar, cortar y pegar trozos de ADN que vienen de la naturaleza. A fin de cuentas todas las enzimas que utilizamos originariamente provienen de bacterias y células que otros biólogos investigaron descubriendo su función y características”.

Obviamente se trata ésta de una opinión muy discutible a juicio de los expertos que posteriormente consultamos porque cuando uno ingiere un alimento el organismo tiene mecanismos naturales de defensa que permite inactivar o destruir todo lo que sea potencialmente peligroso; especialmente utilizando potentes ácidos enormemente corrosivos. Y si eso no es posible, los expulsa mediante el mecanismo del vómito. Las vacunas, en cambio, se inoculan en tejidos que carecen de medios de defensa tan importantes como los del aparato digestivo. Luego la extrapolación es demagógica.

Y si el lector se pregunta por qué omitimos los nombres de los tres expertos consultados que acabamos de citar se lo decimos claramente: porque ninguno quiere que aparezca su nombre. Ni los que defienden lo que hace la industria ni quienes lo critican abiertamente. Los primeros quizás porque alguien podría dudar de sus conocimientos o de su independencia; los segundos porque tienen miedo a posibles represalias.

Para Sane Vax y la AAVP hay en todo caso algo muy claro: en su Ficha Técnica Merck asegura que Gardasil no contiene ADN viral. Luego miente. Lo que es intolerable y delictivo. Y eso es así incluso si Merck alegara que la FDA o la EMA fueron informadas de ello en su momento y ambas agencias decidieron que no era “relevante” porque no había riesgo biológico. Porque eso no puede firmarse o darse por supuesto: exige un estudio científico que lo demuestre. Por muy pequeña que sea la cantidad de ADN recombinante viral que lleve la vacuna.

Además las evidencias demuestran que quienes intentan minimizar el problema están siendo unos irresponsables porque los “casos adversos” achacados a Gardasil representan ya cerca del 24% de todos los casos comunicados al Vaccine Adverse Event Reporting System (VAERS), organismo federal establecido en Estados Unidos para vigilar la seguridad de las vacunas que recoge los datos facilitados por médicos, enfermeras e, incluso, afectados y familiares. Y eso teniendo en cuenta que son 76 las vacunas aprobadas ya por la FDA en Estados Unidos.

Es obvio pues que negar el peligro de Gardasil es irracional y no se comprende la desidia de las autoridades sanitarias. Especialmente porque es notoria la gran cantidad de casos de shocks anafilácticos habidos entre quienes han recibido la vacuna y la constante aparición de patologías de carácter autoinmune que han sufrido ya multitud de adolescentes tras ponérsela. Demostrando que quienes afirman que no es peligrosa la presencia de ADN recombinante viral del VPH en la vacuna o mienten a sabiendas o no saben de lo que hablan.

De hecho cualquier experto sabe que inocular fragmentos de ADN viral recombinante en un organismo puede dar lugar -aunque esa posibilidad sea pequeña o remota- a que se integre en el genoma de alguna célula alterando su expresión genética. Con consecuencias impredecibles.

Y no es todo. Resulta que según la bióloga que colabora con la AAVP “el ADN viral recombinante presente en la vacuna se ha encontrado en forma adherida al adyuvante de aluminio; motivo añadido de preocupación. Porque el adyuvante de aluminio empleado en Gardasil-por cierto, en una dosis bastante más elevada que la convencionalmente utilizada en otras vacunas- es un potente inmunogénico; lo que significa que añadido a las vacunas puede potenciar la respuesta inmune frente a cualquiera de los compuestos potencialmente antigénicos que van en ellas. En Gardasillos antígenos de interés son las proteínas L1 de la cápsida ensambladas en las llamadas VLPs- de cuatro tipos de virus papiloma: dos oncogénicos -VPH16 y 18- y dos de verrugas genitales -VPH6 y 11-. Pero ¡ojo!, que el ADN también es antigénico y si además está unido al adyuvante de aluminio las consecuencias son impredecibles; y, obviamente, nunca positivas. No sé si eso puede esperarse que ocurra al mezclar fragmentos de ADN con el adyuvante de aluminio (sulfato hidroxifosfato de aluminio amorfo, 225 microgramos) pero es lo que se ha encontrado en los análisis encargados por Sane Vax. La cantidad de adyuvante viene indicada en la Ficha Técnica de Gardasil; al menos en las fichas iniciales porque ya se han emitido varias actualizaciones con versiones corregidas. Sobre todo para incluir información sobre efectos secundarios que, al principio, era escasísima”.

Cabe añadir, por si lo dicho no fuera ya bastante preocupante, que el pasado mes de julio la cadena de televisión Fox News comunicó que se habían encontrado viales de vacunas contaminados en una planta de fabricación de Merck. Un hecho que no está relacionado con la denuncia de Sane Vax pero demuestra que los “descuidos” de esta multinacional son excesivos porque estamos hablando de la salud y la vida de millones de adolescentes.

Lo singular es que Merck ha reconocido expresamente lo que aquí se denuncia mediante correos electrónicos que ha enviado a médicos y pediatras. Uno de ellos lo recibió en Perú la doctora F. L. quien al pedir que le informasen con más detalle recibió del laboratorio esta respuesta: “En cuanto al estudio de Sane Vax podemos decirle que nosotros no conocemos ni la metodología utilizada para ese reporte de evaluación ni sus resultados. En general la tecnología de DNA Recombinante (usando DNA para generar proteínas) se utiliza en la producción de vacunas desde hace décadas. Y las vacunas que son elaboradas usando esa tecnología recombinante, incluyendo Gardasil, pueden potencialmente tener fragmentos detectables de DNA, residuos producto del proceso de manufactura, muy escasos y no contaminantes. No se ha identificado nexo alguno entre la presencia de fragmentos de DNA recombinante y eventos adversos”.

Contestación a la que la doctora respondería: “Su respuesta me deja más preocupada de lo que ya estaba porque: 1) Reconocen que la vacuna puede tener ADN del virus papiloma humano como contaminante del proceso de fabricación cuando en el inserto aseguran a los usuarios y médicos que sólo posee una proteína de la cápside del virus y NO ADN VIRAL. 2) Las agencias reguladoras no han cumplido con el control de calidad correspondiente antes de que el producto saliera al mercado. 3) Vuestra vacuna ha salido al mercado en el 2006, eso quiere decir que hace cinco años se viene utilizando y es sumamente preocupante hablar de seguridad y de no efectos colaterales cuando ustedes describen la presencia de síncopes y convulsiones en el 20% de las personas vacunadas. Evento insólito que como pediatra no he presenciado en otro tipo de vacunas salvo muy raras excepciones y en vacunas celulares. 4) Los genetistas moleculares y los expertos en biotecnología moderna advierten que los controles de calidad en este tipo de productos tienen que ser mucho más estrictos (que con moléculas simples y los genéricos) por los efectos que pueden dar los biofármacos o biosimilares en la eficacia y la alergenicidad con efectos aún insospechados. 5) Finalmente, un virus oncogénico como el VPH, que tiene la facultad de insertar su ADN en el ADN del huésped, no deja de preocuparnos. Peor aún, porque de presentarse los problemas los científicos advierten que no podrían ni sabrían como tratarlos; y, por tanto, los daños serían incontrolables e irreversibles. Apelo pues a la reconocida responsabilidad social de vuestra empresa y espero que esta vacuna sea retirada del mercado hasta que nos aseguren que está libre de contaminación. ¿No creen que sería lo ético, correcto y legal?”

AUTORIDADES QUE DUDAN DE LA VERSIÓN DE MERCK 

Muchos así lo piensan. En Irlanda por ejemplo el Irish Medicines Board (IMB), al conocer la denuncia de Sane Vax, acordó en septiembre pasado llevar a cabo una evaluación inmediata de los riesgos. Y en Estados Unidos la polémica ha aparecido ya en casi todos los medios de comunicación. De hecho Michele Bachmann, una de las candidatas del Partido Republicano a la presidencia estadounidense, osó poner en duda públicamente la seguridad de la vacuna. Y sus palabras preocuparon tanto que la American Academyof Pediatrics -la Academia Americanade Pediatría, cuyas estrechas relaciones con los laboratorios son bien conocidas- emitió rápidamente un comunicado asegurando que “Gardasil bate records de seguridad”. Y, claro, las carcajadas aún resuenan en muchos oídos.

Norma Erickson, presidenta de Sane Vax, respondería enviando una Carta Abierta al máximo responsable de los pediatras estadounidenses, Marion Burton, para recordarle que según los datos del antes citado VAERS las dos vacunas que se comercializan contra el virus del papiloma humano, Gardasil y Cervarix, se han asociado ya con 22.619 casos de reacciones adversas comunicadas de las que 8.926 requirieron ingreso hospitalario de urgencia. Sin que 4.616 adolescentes se recuperaran por completo. Y lo que es más grave: se han constatado ya 102 muertes sólo en Estados Unidos.

Y eso que según el propio National Vaccine Information Center (Centro Nacional de Información sobre Vacunas) sólo se suele notificar a las autoridades sanitarias entre el 1 y el 10% de los efectos adversos realmente acaecidos. Así que con los datos oficiales en la mano puede afirmarse todo lo contrario: que estas vacunas han batido todos los records de inseguridad.

Ericksonle pregunta luego irónicamente al doctor Burton si en su apoyo a la multinacional no tendrá algo que ver el hecho de que la Academia Americanade Pediatría ha recibido mucho dinero de Merck. “¿Es posible –le pregunta- que los 433.000 dólares recibidos por ustedes de Merckhayan influido en su postura?”

Mientras, la oposición a la vacuna crece en todo lo el mundo. Los últimos han sido los belgas, poco dados a las protestas ciudadanas. El colectivo Iniciativa Ciudadana ha dirigido recientemente un correo a todos los directores de colegios y a las asociaciones de padres para alertarles de la campaña gubernamental que pretende vacunar a todas las alumnas de segundo curso de Secundaria con la excusa de que así se previene el cáncer de cuello de útero. Una auténtica falsedad como en esta revista hemos explicado ampliamente (lea en nuestra web –www.dsalud.com– los artículos El sinsentido de la vacuna contra el virus del papiloma humano ( nº 99), Más víctimas de la llamada vacuna contra el virus del papiloma humano (nº 109), Cómo afrontar una infección del virus del papiloma humano con microinmunoterapia (nº 110), Las afectadas por la vacuna del VPH no quieren ser olvidadas (nº 118), Nuevas víctimas de la vacuna contra el virus del papiloma humano (nº 128) y Nuevos datos del peligro de la vacuna Gardasil (nº 134).

EL FABRICANTE NO RETIRA LA VACUNA 

Merck, por supuesto, se niega a retirar la vacuna pese a todo. El negocio es el negocio y además las autoridades les amparan. Y eso que las cifras de vacunación no son ya las previstas; al menos en España dondela mitad de las adolescentes ya no se vacunan porque los padres están cada vez mejor informados.

De ahí que las multinacionales presionen ahora a las autoridades para lograr que sean obligatorias y las pague el estado a fin de que la gente se anime. Es el caso reciente de Argentina como nos confirmaría Martín Cañás, miembro de la Fundación FEMEBA (Federación Médica de la Provincia de Buenos Aires). “Incorpórese al Programa Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles, con carácter gratuito y obligatorio la inmunización con la vacuna para VPH a todas las niñas de once años de edad e intégrese la misma al Calendario Nacional de Inmunizaciones”, se dice en el documento oficial del Ministerio de Sanidad argentino.

En España y muchos otros países se hizo lo mismo pero aquí hasta los profesionales sanitarios empiezan a rebelarse; de hecho muchos firmaron un documento exigiendo al Gobierno una moratoria en su aplicación, campaña que continúa activa.

Lo indignante es que Merck no sólo se niega a retirar su polémica, ineficaz y peligrosa vacuna sino que ha conseguido que las autoridades sanitarias -porque influye en ellas- la aprueben para su uso en ¡niños y hombres! Lo adelantó la revista en la sección de Noticias de nuestro anterior número. La decisión la ha tomado la Comisión Europeapor recomendación del Comité de Medicamentos de Uso Humano de la Agencia Europeadel Medicamento. Así que Gardasil ya puede aplicarse a los varones. Ha bastado modificar la Ficha Técnica de la vacuna e incluirles. ¿La excusa? Que previene la aparición de verrugas genitales en los varones de hasta 26 años y que aumenta la respuesta inmune en los adolescentes de entre 9 y 15 años. Para muchos expertos, por supuesto, una lucrativa mentira más.

“Cualquier día los padres que pierden a sus hijos a causa de estas prácticas criminales –nos diría José Antonio Campoy, director de este revista-van a reaccionar violentamente y se van a tomar la justicia por su mano ya que en los tribunales no se suele desgraciadamente lograr nada. Y si eso ocurre muchos de los que desde hace tanto tiempo actúan con impunidad van a cosechar lo que han sembrado. Pasará antes o después. Y ése será el comienzo del fin de toda esta farsa”.

Miguel Jara

Este reportaje aparece en
143
Noviembre 2011
Ver número