Isaac Goiz y la teoría del Par Biomagnético

ntermedia_112_05

Sumarios:

Isaac Goiz, profesional internacionalmente conocido por su teoría del Par Biomagnético, afirma que toda patología se inicia en dos puntos relacionados entre sí que poseen las mismas características bioenergéticas aunque estén situados en distintos lugares del cuerpo. Es lo que llama “par biomagnético” y asevera que en toda patología mientras en uno de esos puntos se produce acidificación en el otro se produce alcalinización y eso hace que ¡en uno se acumulen los virus y en el otro las bacterias! Y afirma también que basta colocar dos simples imanes en esos puntos para que los virus y bacterias que pueden estar afectando negativamente al organismo en ese momento ¡pierdan su capacidad patógena! Hemos hablado con él.

Sumarios:

El Dr. Isaac Goiz afirma que basta colocar dos imanes en puntos concretos del organismo –que dependen de casa caso- para resolver el 90-95% de las enfermedades. 

El Dr. Isaac Goiz no ofrece teorías indemostrables ni apoya lo que dice en ensayos clínicos controlados. Pone sobre la mesa sus resultados clínicos: cientos de miles de pacientes tratados con buenos resultados durante 20 años.

¿Por qué los médicos y las instituciones no escuchan al Dr. Isaac Goiz? Pues probablemente porque los resultados que obtiene se basan en una teoría que rompe los esquemas médicos conocidos y deja obsoletos muchos de los tratamientos que propone la medicina occidental.

El pH en sangre de alguien sano es de 7.35, ligeramente alcalino. Y la mayor parte de las personas enfermas tienen un pH ácido. Más ácido cuanto más enfermo. De hecho las personas con cáncer terminal o metástasis tienen por lo general un pH muy ácido. Por eso cada vez más investigadores piensan que la acidificación es la raíz de todas las enfermedades.

Si una persona padece varias patologías los imanes deberán colocarse en cada uno de los pares detectados. De veinte a treinta minutos por sesión son suficientes. Y si bien muchas veces basta con una sesión hay patologías que requieren tres o cuatro.

Es realmente sorprendente –nos diría el Dr. Santiago de la Rosa-. Eficaz, útil, sencilla de aprender, fácilmente constatable… Y encima sin potenciales efectos secundarios negativos ni contraindicaciones. Ni siquiera hay que depender de sofisticado aparato alguno. Basta algo de destreza para localizar en el paciente los polos magnéticos y aplicar los imanes”.

Algunas patologías –nos diría Juan Carlos Albendea explicándonos su experiencia- mejoran rápidamente. De hecho no conozco ningún sistema tan rápido de sanación. En las patologías más complejas el único problema es el del testaje porque hay que tener mucha paciencia para localizar todos  los puntos rastreando al máximo posible el cuerpo. Es sencillo pero requiere tiempo”.

Este reportaje aparece en
112
112
Enero 2009
Ver número