Jim West: “Los ecógrafos y demás dispositivos de ultrasonidos no son inocuos”

Jim West: “Los ecógrafos y demás dispositivos de ultrasonidos no son inocuos”

Sumarios:

Ni la gripe, ni la poliomielitis, ni el SIDA, ni el SARS, ni la mayoría de las patologías achacadas a virus las ocasionarían éstos sino los tóxicos y antibióticos que entran en el interior de las células al usar ultrasonidos; quien tal cosa afirma es un conocido investigador llamado Jim West que ya en junio de 2000 aseveró en un trabajo publicado en Townsend Letter for Doctors and Patients que la polio la causan de hecho “pesticidas persistentes” como el DDT -compuesto organoclorado presente en numerosos insecticidas-, tesis que posteriormente apoyarían otros investigadores en revistas, webs profesionales y libros. Miembro de NoSpray Coalition y de Greenspeakers y autor de los libros DDT/Polio: Virology versus Toxicology Prenatal Ultrasound: a new bibliography West va hoy más allá y cuestiona desde su propia base la disciplina de la Virología. Hemos hablado con él de todo ello así como del polémico documental Vacunados del Dr. Andrew Wakefield.

Sumarios:

Los ecógrafos y demás dispositivos de ultrasonidos no son inocuos según asegura el investigador Jim West.

Jim West postula que la mayoría de las patologías achacadas a virus las ocasionan los tóxicos y antibióticos que entran con más facilidad en el interior de las células al usarse ultrasonidos.

“Dudo que los virus provoquen patología alguna; para mí la Virología es una disciplina inventada para distraernos de las consecuencias de la brutal contaminación industrial actual”, afirma Jim West.

“He estudiado muchas presuntas epidemias víricas en profundidad y estoy convencido de que gran parte de ellas son simplemente manipulaciones interesadas para ocultar intoxicaciones masivas”, asegura Jim West.

“Los ultrasonidos incrementan la permeabilidad de las membranas celulares haciéndolas vulnerables; y que eso sea positivo es más que discutible”, asevera Jim West.

“Los ultrasonidos potencian la entrada en las células de las sustancias tóxicas de las vacunas y fármacos al aumentar la permeabilidad de sus membranas pero aún más la de los antibióticos; éstos constituyen el veneno más potente”, afirma Jim West.

Este reportaje aparece en
195
Julio-agosto 2016
Ver número