La alcalinidad celular en el origen y progresión del cáncer

ntermedia_056_04

Sumarios:

Un equipo de investigadores españoles en colaboración con el Dr. Salvador Harguindey, especialista en Oncología Médica, ha elaborado un modelo diferente para entender el cáncer que abre paso a tratamientos terapéuticos menos tóxicos y más selectivos. La investigación, basada en los procesos bioquímicos y moleculares específicos que tienen lugar en las células cancerosas, integra factores hasta ahora ignorados y sirve para relacionar entre sí diferentes campos de investigación como el origen de las enfermedades cancerosas y su diseminación, la muerte de las células malignas (apóptosis selectiva), la resistencia múltiple a los fármacos o la actividad de ciertos oncogenes, entre otros. La clave de la enfermedad estaría en el pH celular.

Sumarios:

Aunque desde instancias oficiales se pretenda hacer creer lo contrario son numerosos los científicos y profesionales de la salud que no comparten el actual modelo sobre el origen del cáncer ni cómo se está afrontando la lucha contra la enfermedad.

El desarrollo del cáncer -según el doctor Salvador Harguindey- se debe básicamente a la pérdida del equilibrio natural ácido-base de la célula. Una tesis que implica todo un nuevo modelo de tratamiento de la enfermedad.

Cuanto menos hidrógeno hay en el interior de una célula más alto es su pH –es decir, más alcalino- y más posibilidades existen de que se cancerice, según el Dr. Salvador Harguindey.

Todas las personas con cáncer -afirma Salvador Harguindey- sufren una “alcalosis celular maligna” causada por la extracción masiva de iones de hidrógeno del interior de la célula. Es decir, todas las células cancerosas –tanto en tumores como en leucemia- presentan un pH intracelular anormalmente elevado.

Si se acidifican las células cancerosas -afirma Salvador Harguindey- se enlentece el crecimiento tumoral y se impide el proceso metastático.

Este reportaje aparece en
56
56
Diciembre 2003
Ver número