La Medicina Genómica en las enfermedades degenerativas y el cáncer

ntermedia_094_06

Sumarios:

Conociendo los genes que hacen vulnerable a una persona es posible identificar el riesgo de desarrollar una enfermedad y, consecuentemente, establecer un programa preventivo capaz de retrasar su aparición o, incluso, evitar su manifestación clínica. Ése es el gran reto de la Medicina Genómica para hacer frente a los tres grandes problemas de salud que hoy constituyen la principal causa de muerte en los países desarrollados: el cáncer, las dolencias cardiacas y las enfermedades cerebrales. El doctor Ramón Cababelos nos lo explica y nos habla de un producto especialmente útil para incrementar los glóbulos blancos -leucocitos, monocitos, linfocitos y granulocitos- encargados de la defensa del sistema inmune así como de aumentar el nivel de las inmunoglobulinas A, G y M: el DefenVid.

Sumarios:

Se conocen ya unos 3.600 genes relacionados con diferentes tipos de cáncer. Los mejor estudiados son los de colon, pulmón y mama pero hay genes identificados en otras muchas variedades de tumores como es el caso de los linfomas, bien caracterizados ya a nivel genómico.

El terreno es muy importante. Un virus, por ejemplo, no afecta igual a un organismo sano con las defensas altas que a uno enfermo e inmunodeprimido. Y en toda enfermedad siempre hay algún factor ambiental externo. El genoma lo único que hace es descubrir nuestra vulnerabilidad, nuestra susceptibilidad, pero siempre hay un inductor externo que activa el problema.

La genética no sirve solamente para destacar nuestros “defectos de fábrica” sino que con ella podemos ver también la resistencia que tenemos a determinadas infecciones.

“En estos momentos –afirma el doctor Ramón Cacabelos- no existe en la farmacopea internacional ningún inmunopotenciador tan poderoso como el DefenVid. Ni químico, ni biológico”.

El DefenVid, producto elaborado con lipoproteínas extraídas de la especie marina Trachurus trachurus -perteneciente a la familia del jurel-, está siendo investigado en el tratamiento de muy diversos tipos de tumores.

Este reportaje aparece en
94
94
Mayo 2007
Ver número