La verdad sobre el Bio-Bac. Un vergonzoso montaje bien engrasado

ntermedia_045_01

Los pasados días 24 y 25 de Octubre la Guardia Civil detuvo en un operativo bautizado como “Operación Brujo” -que se desarrolló conjuntamente en 12 provincias españolas y en la que intervinieron ¡200 efectivos!- a un grupo de personas que -eso nos contaron- integraban una red organizada armada que se dedicaba a fabricar y comercializar en un chalet una serie de productos ilegales -entre ellos, el Bio-Bac- que ponían en riesgo la salud pública y cuyos miembros pretendían enriquecerse aprovechándose de la desesperación e ingenuidad de la gente en casos graves, especialmente enfermos de sida y cáncer. Banda a la que pertenecían varios médicos a los que se hizo pasar por un grupo de desalmados, de canallas sin conciencia. Es de suponer que la mayor parte de nuestros lectores conoce lo acaecido ya que ha sido portada en la práctica totalidad de los periódicos de España.

¿Cabe extrañar, en consecuencia, que ante tamaña sarta de patrañas y mentiras se soliviantaran los ánimos de muchos profesionales del periodismo y que, éstos, indignados, clamaran contra los detenidos y, muy especialmente, contra los médicos? ¿Cómo iba nadie a sospechar que todo era completamente falso? Pues bien, las familias de algunos de aquellos facultativos me llamaron atónitas y angustiadas y, sabedor de la honestidad personal y profesional de algunos de los médicos detenidos, no dudé un segundo en poner la revista a su disposición para que pudieran contar su versión. Y así lo he estado haciendo hasta el día de escribir estas líneas convirtiéndose Discovery DSALUD, sin pretenderlo pero sin rechazarlo, en portavoz oficial de buena parte de los médicos imputados, de los enfermos que al quedarse sin Bio-Bac querían contar su desesperación a la sociedad a través de los medios de comunicación y, por último, del propio Rafael Chacón cuando salió de la cárcel donde injustamente había sido llevado.

Imposible narrar todas las gestiones que desde la revista hemos hecho en estas tres últimas semanas. Quizás un día nos animemos a contarlo. Pero la certeza de que todo era un montaje porque precisamente llevábamos año y medio investigando discretamente este asunto y sabíamos lo que realmente había detrás nos llevó a enviar varios comunicados a los medios de comunicación -la mayor parte de los cuales hizo caso omiso- explicando el trasfondo del caso. Y otro tanto hicimos con la ministra de Sanidad, Ana Pastor, que no se dignó ni a confirmar su recepción (aunque nos consta que los recibió todos). Comunicados en los que ya afirmamos desde el principio lo que hoy se sabe de forma fehaciente: que se trataba de un montaje, de una auténtica conspiración. En sólo unas horas supimos lo que a otros les está costado semanas entender. Es decir, que:

1) No existía tal “red organizada”. Ni siquiera los médicos se conocían entre sí.
Es más, en el momento de escribir este texto -20 de noviembre- algunos siguen sin conocerse. Una “banda” realmente “supersecreta”. El esperpento llegó al punto de que se filtró a algunos medios de comunicación que el cabecilla de los mismos era un médico que la propia Guardia Civil había puesto en libertad sin cargos. Kafkiano.

2) Ni uno sólo de los médicos había cobrado jamás un céntimo por recetar el Bio-Bac
(lo que, por cierto, no pueden decir muchos de los que recetan productos de farmacia). La acusación de que se estaban enriqueciendo era falsa.

3) Las “armas de fuego”
incautadas en la operación -qué fuerte suena, ¿no?- y que sirvieron para presentarles como una especie de banda armada peligrosa se encontraron sólo en el chalet de Rafael Chacón. No en poder de varias personas. Y se trataba de armas antiguas de coleccionista. Con más de 50 años. Sin comentarios.

4) El Bio-Bac no se fabricaba en el chalet de Chacón -como se intentó hacer creer- sino en laboratorios legales con todas las garantías. Y es vergonzoso que se facilitara a las cadenas de televisión unas imágenes mostrando una nevera donde junto a varios presuntos frascos de Bio-Bac había comida en un intento de hacer creer que aquello era un laboratorio clandestino, chapucero y peligroso cuando los productos almacenados para la venta se hallaban en realidad en otras dependencias en cámaras perfectamente acondicionadas. En todo caso, el hecho más grave estriba en que ni la nevera que aparecía en las imágenes pertenecía a Chacón ni los frascos eran de Bio-Bac. Lo aseguran todos los que viven en el chalet. Encima, un montaje chapucero. Inaudito.

5) El Bio-Bac es inocuo. Lo reconocería primero Ramón Palop, Subdirector General de Seguridad de Medicamentos y, luego, la propia ministra de Sanidad en una rueda de prensa convocada expresamente para dejarlo claro y quitarse así de encima las posibles responsabilidades civiles y penales ya que si el Ministerio sabía desde hace tiempo que el Bio-Bac se estaba vendiendo y miles de pacientes lo estaban tomando sin estar seguros de su inocuidad… ello implicaba que había puesto deliberadamente en peligro la salud de esas personas e, incluso, sus vidas. Aunque lo de que el Bio-Bac es inocuo lo saben en el ministerio desde hace mucho porque se trata de un producto que se recetó durante más de diez años a cargo de la Seguridad Social por centenares de médicos. Lo prueban miles de recetas. Luego, ¿dónde está el presunto delito contra la salud pública?

6) Rafael Chacón procede de una familia acomodada y se ha gastado casi todo su patrimonio -unos 3.000 millones de las antiguas pesetas- en intentar legalizar el Bio-Bac, algo que no pudo lograr porque en la Agencia Española del Medicamento le pusieron todo tipo de trabas. Presentarlo, pues, como un mero sinvergüenza que pretendía enriquecerse aprovechándose de la desesperación ajena es una manipulación que raya en el delirio.

7) Y hablando de precios: un tratamiento con Bio-Bac para tratar un cáncer cuesta al mes -dependiendo de la gravedad- entre 25.000 y 75.000 de las antiguas pesetas. Un tratamiento con quimioterapia medio millón al mes. Y no hablemos ya de lo que vale una simple sesión de radioterapia.

La pregunta es obvia: ¿QUIÉN ha utilizado a la Guardia Civil de esta manera? ¿Quién ha autorizado la actuación de ¡200 personas! en una operación que, a la vista de los hechos, ha llevado a la cárcel a dos decenas de personas inocentes? ¿Y cómo han permitido las autoridades llevar a cabo esa acción que ha supuesto la violación flagrante de los derechos fundamentales de tantos españoles?

Pues bien, en la respuesta a esta pregunta está la clave de todo este asunto. Y voy a ser muy claro. Basta responder a estos interrogantes:

1) ¿A quién -o a quiénes- puede perjudicar la legalización del Bio-Bac? ¿Quiénes ganan miles de millones de euros cada año con el “negocio del cáncer”?

2) ¿Quién -y esto es muy grave- se comprometió a aportar una fuerte suma de dinero A UN IMPORTANTE GRUPO MEDIÁTICO si éste utiliza todos sus medios para desacreditar el Bio-Bac, ridiculizar a quienes lo defiendan o informen objetivamente sobre él y presionar al poder político para que no se comercialice? Sígase una buena pista: ¿a qué medios se han “filtrado” informaciones interesadas -muchas manipuladas- que sirvan para esa labor?

3) ¿Qué multinacionales HAN INTENTADO COMPRAR DOS VECES en los últimos años -ofreciendo cifras mareantes- LOS DERECHOS DEL BIO-BAC, ese producto “que no sirve para nada”?

4) ¿Qué personas -con nombres y apellidos- han puesto durante años todo tipo de trabas a fin de que el Bio-Bac no se legalizara? ¿Y qué obtuvieron por ello?

5) ¿Qué personas que han trabajado para algunas multinacionales y mantienen aún estrechas relaciones con ellas en el Ministerio de Sanidad han “intervenido” en el proceso de “legalización” -más bien de no legalización- del Bio-Bac? 6) ¿Qué personas -varias de ellas médicos- mantienen algunas multinacionales bien posicionadas en determinados medios de comunicación para intentar -a veces con poco éxito- controlar la información que se da en los mismos? En todos los casos se conocen sus “excelentes relaciones” con algunas multinacionales.

Que hay intereses muy poderosos en el ámbito de la Salud es sabido. Y que las mentiras y las manipulaciones son frecuentes por parte de algunas multinacionales del sector farmacéutico también. Hasta el punto de que hace sólo unos meses los editores de las principales revistas científicas del mundo -entre ellas The Lancet, JAMA o New England Journal of Medicine-se vieron obligados a llegar a un acuerdo para adoptar una política común nueva, “preocupados por el excesivo control que ejercen las compañías farmacéuticas sobre los resultados de las investigaciones que financian” decidiendo no volver a publicar esos estudios si las empresas no garantizaban al menos “la independencia de los científicos” que trabajan en ellas y que publicarían “los resultados íntegros”. Decisión que adoptaron tras descubrir que algunas habían intentado bloquear estudios con resultados negativos o maquillar resultados en otros casos para hacerlos más positivos. Pues bien, “The Lancet”, en su último número, va más allá y denuncia que “las agencias del medicamento” de los diferentes países ceden con demasiada frecuencia a los intereses del sector.

Una penúltima reflexión: si las propiedades terapéuticas del Bio-Bac son, en otras enfermedades, parecidas a las constatadas en los primeros estudios nos hallamos ante uno de los descubrimientos más importantes en el ámbito de la salud de las últimas décadas. Hasta el punto de que España podría ingresar sólo por este producto más dinero al año del que obtienen por el petróleo muchos de los principales países productores. ¿Se va entendiendo de qué estamos hablando? Termino recordando que lo que aquí puede estar en juego es la vida de millones de personas en todo el mundo. Y que en España hay mucha gente angustiada que está bloqueando los teléfonos, fax y e-mail de la revista pidiendo consejo y ayuda. Sólo que nosotros no podemos hacer otra cosa que informar. Es lo que hasta ahora hemos hecho. Es lo que vamos a seguir haciendo. Y es lo que pedimos a nuestros compañeros que hagan. A muchos les han engañado hasta ahora porque su honestidad les impedía poder creer que un montaje así pudiera desarrollarse impunemente en España. Yo afirmo que esa conspiración existe Y solicito públicamente que investiguen profunda y seriamente sobre el tema, se formen su propia opinión y la transmitan a los ciudadanos. Esta vez nos jugamos todos mucho. En España mueren a causa del cáncer, sólo en hospitales -sin contar los que fallecen en su casa, que son la mayoría-, unas 100.000 personas al año (datos del Instituto Nacional de Estadística). Eso sí, no hay problema porque casi todos seguían los tratamientos oficialmente recomendados por el Ministerio de Sanidad…


RAFAEL CHACÓN: “LA VERDAD ACABARÁ IMPONIÉNDOSE”

Hijo de Fernando Chacón, el hombre que creó el Bio-Bac tras una larga vida de investigación y esfuerzo en el anonimato, Rafael ha pasado 21 días en la cárcel víctima de una conspiración que no tenía otro objeto que desacreditarle a él y al producto. Evidentemente, no lo han conseguido porque uno siempre recoge lo que siembra y ambos llevan años granjeándose el respeto y el agradecimiento de quienes conocen su trabajo y dedicación.

Debo añadir que cuando me enteré de que habían encerrado a Rafael no me sorprendió demasiado. Cuando uno tiene entre manos un descubrimiento tan importante para la humanidad -como es el caso- tarde o temprano es objeto del acoso de aquellos a quienes ese conocimiento perjudica. Y es evidente que quienes viven del negocio de la enfermedad, es decir, de vender paliativos a quienes sufren enfermedades sin curar nada no están dispuestos a permanecer impávidos ante algo que puede suponer su quiebra. Y esa es la razón que ha llevado a la conspiración que ha intentado acabar tanto con la credibilidad del Bio-Bac como con la del hijo de su descubridor, encargado hoy de hacerlo llegar al mundo. Y no piense el lector que guía mis palabras el afecto. Lo hace el conocimiento de lo que supone para el planeta lo descubierto por Fernando Chacón. De hecho, a su hijo Rafael le había visto antes de que le encerraran sólo tres veces. Eso sí, las suficientes para empaparme de una historia tan trascendental para todos nosotros como increíble. Por eso me acerqué a esperarle a la puerta de la cárcel la tarde en que le pusieron en libertad, lo que me dio la oportunidad de cenar con él y su familia. Y por eso decidí apoyarle con todas mis fuerzas. No hay nada más que me una a este hombre y al Bio-Bac aunque quienes viven sólo por interés no lo entiendan ni acepten. Es su problema.

Pues bien, debo empezar diciendo que en el momento de escribir estas líneas, 20 de Noviembre, cinco días después de abandonar la celda donde se le retuvo injustamente, no he oído aún de su boca una sola palabra o un gesto que denote rencor. Tanto sus palabras como su mirada siguen siendo limpias.

-¿Ha sufrido usted en la cárcel?

-Más por la injusticia en sí que por las condiciones de vida en ella. No tengo problemas para adaptarme al entorno. Muchos presos salen a pasear al patio y se topan una y otra vez con un muro que les obliga a dar la vuelta. Yo salía y me ponía a leer. Y un día otro preso me preguntó por qué leía siempre en el patio. Bueno -le respondí-, tú te topas cada día con un muro que te recuerda que estás preso y te limita; y yo prefiero poner el muro en un libro porque me permite ir mentalmente a donde quiero. Y de paso evito la angustia.

-Tengo la impresión de que si yo estuviera en su lugar no hubiera sabido reaccionar con tanta elegancia. ¿Cómo logra ese control?

-No se gana nada odiando. El odio siempre se vuelve contra uno. Y te enferma. Además, yo creo en Dios y no en la casualidad. Y estoy seguro de que todo esto ha sucedido por alguna razón. Así pues, lo asumo y lo acepto. Estoy convencido de que al final todo será para bien.

-Es decir, piensa que es verdad que Dios escribe a veces con renglones torcidos…

-Efectivamente. Es más, siempre he tenido la certeza interna de que la lucha en la que desde hace años tantos llevamos embarcados para que la humanidad se beneficie del Bio-Bac se conocería un día porque el asunto estallaría y todo el mundo sabría la verdad. De hecho, el día en que vi entrar en mi casa como un alud a más de 60 guardias civiles de elite armados cuando allí sólo estaban mis dos sobrinos, el servicio y yo me vino inmediatamente a la cabeza ese recuerdo.

-Pues es curioso porque cuando yo me enteré de lo sucedido, cuando me informaron de la detención de varios de los médicos y de usted mismo el primer pensamiento que cruzó por mi mente fue el de “Esto se va a volver en contra de quienes lo han organizado en un efecto boomerang fulminante”. Y no fue una reflexión, fue una certeza interna difícil de explicar.

-Le creo. Pero usted llevaba año y medio informándose, conoce la importancia de lo que hay detrás de esto y, a pesar de todo, ha guardado silencio para no perjudicar la autorización del producto. Bien, aquel silencio que le pedí y usted respetó para que las multinacionales no pudieran bloquear su comercialización ha dejado de tener sentido. Ahora muchas cosas van a saberse. Otras, por su importancia, habrá que darlas a conocer poco a poco. Y lo cierto es que quienes pensaban que iban a enterrar el Bio-Bac con esta operación se van a encontrar justo con lo contrario de lo que buscaban pues hoy pocos españoles ignoran ya que existe. Y pronto van a saber también que no sólo tiene las propiedades terapéuticas que se le negaban sino muchas más.

-No sólo eso. Porque, o mucho me equivoco, o además de los que ya lo tomaban van a empezar a exigirlo los que ni siquiera lo conocían antes.

-Sí -me dice sonriendo-. Resulta gracioso que sean precisamente quienes quisieron hacer desaparecer el Bio-Bac los que más han ayudado a darlo a conocer. No, si Dios sabe lo que se hace…

-Sin embargo, haber tenido que irse al extranjero a hacer los ensayos del Bio-bac porque en España se lo prohibían quienes atienden los “deseos” de los grandes grupos farmacéuticos tiene que haber sido muy duro…

-Duro y costoso. He invertido en ello más de tres mil millones de las antiguas pesetas en hacerlos. Por eso resulta insultante escuchar a quienes dicen que lo que yo buscaba era enriquecerme vendiendo un producto que no sirve para nada y que fabricaba en un laboratorio clandestino. Claro que he llegado a escuchar tantas mentiras a personas que socialmente tienen “prestigio”… ¡Qué falta de ética existe! ¡Y con qué impunidad se difama a la gente! Me parece increíble.

-Algunos medios de comunicación, especialmente determinados periodistas al servicio de algunas multinacionales, no han tenido reparo en tratar peyorativamente tanto a usted como a su padre con tal de desprestigiar el Bio-Bac…

-Y es lo que más me duele. Pero ambos sabemos que no todas las personas rigen su vida por principios éticos.

-Pues, hablando de ética, no parece que ésta haya sido la que guió las actuaciones en la Agencia Española del Medicamento con el Bio-Bac.

-Ciertamente. Y en ese sentido tengo que decir que hubiera preferido responder a las acusaciones que se han hecho contra mí sólo ante los tribunales pero las efectuadas por Fernando García Alonso, actual director de la Agencia Española del Medicamento, ante la prensa en lugar de allí donde deberían hacerse me obligaron a no seguir guardando silencio y a anunciar a los medios de comunicación mi decisión de denunciarle por prevaricación. Es indignante que quien durante años ha puesto todo tipo de trabas para impedir la aprobación como medicamento del Bio-Bac sea quien haya estado informando a la opinión pública sobre ese producto. Y lo que ya es el colmo es que saliera diciendo que ni siquiera es inocuo enmendando la plana a la propia Ministra de Sanidad, Ana Pastor, que así lo afirmó públicamente en una rueda de prensa. Porque si, como dice, no es inocuo y existe riesgo para la salud, que quienes tomaban Bio-Bac se querellen contra todos los que en el Ministerio de Sanidad permitieron que durante más de treinta años lo recetaran médicos de la Seguridad Social y durante más de diez lo sufragara el Estado. Y que lo hagan de paso contra la actual ministra Ana Pastor y su antecesora Celia Villalobos porque desde hace dos años tienen en el ministerio una denuncia de la OCU y desde hace nueves meses otra de un oncólogo -¿instigado?- que, al parecer, es la que ha dado lugar al linchamiento al que estoy siendo sometido. Ambas sabían desde hace meses qué laboratorio fabricaba el Bio-Bac. Dicho lo cual, afirmo rotundamente que es imposible que el Bio-Bac pueda contaminarse por hongos porque el proceso de fabricación y los controles posteriores garantizan su total esterilidad. Por eso he exigido públicamente que se someta el Bio-Bac a contraanálisis en laboratorios independientes a fin de demostrar la falsedad de esa acusación. Aunque en realidad no sea necesario porque ya existen análisis inatacables desde el punto de vista científico que lo demuestran. En suma, pienso dar cumplida respuesta a todas las falsedades publicadas. Sé que el tiempo y la Justicia terminarán poniendo a cada uno en su lugar. Es más, piense que podemos estar hablando incluso de un “delito contra la humanidad” ya que está fehacientemente demostrada la eficacia terapéutica del Bio-Bac en numerosas enfermedades. En todo caso, lo que a mí me preocupa en estos momentos es que muchos enfermos pueden morir mientras la verdad sale a la luz. Algo que, dicho sea de paso, no parece importar a muchos medios de comunicación.

-Bueno, todo parece apuntar hacia un final feliz tras una trayectoria en verdad difícil…

-Sí, aunque por quien más me alegro es por mi padre. Se pasó más de 50 años encerrado en un laboratorio para lograr descubrir lo que ahora poco a poco irá conociendo toda la humanidad.

-Bueno, siempre consuela saber que esa injusticia la reparará el tiempo y que a su padre, no albergo duda sobre ello, le terminarán concediendo el Premio Nobel.

-Habría preferido que ese reconocimiento hubiese tenido lugar antes y lo disfrutara aunque hubiera sido a un nivel mucho más pequeño e íntimo. Pero está claro que hay quien se empeña en que sea verdad eso de que nadie es profeta en su tierra…


Fue jefe del Gobierno interino durante el 23 F
LUIS SÁNCHEZ HARGUINDEY, EX SECRETARIO DE ESTADO DE SANIDAD, AFIRMA QUE EL BIO-BAC FUNCIONA

Luis Sánchez Harguindey, médico, ex Secretario de Estado de Sanidad con el último gobierno de UCD y jefe del gobierno interino durante el intento de golpe de Estado del 23F -en aquellos momentos era Subsecretario del Interior- abrió la rueda de prensa que el miércoles 13 de noviembre convocaron en Madrid algunos de los pacientes que exigen les vuelva a ser suministrado el Bio-Bac.

Luis Sánchez Harguindey anunció ante las cámaras de televisión y los periodistas presentes que era una de las personas que el viernes día 8 habían presentado una denuncia contra la Agencia del Medicamento por “denegación de auxilio” y que no tenía las más mínima duda de la eficacia del Bio-Bac por haberlo constatado en su propia persona “Hace un año -dijo- yo estaba en una silla de ruedas sin poder siquiera moverme a causa de un tumor cerebral. Pues bien, hace sólo unos días me he reincorporado a mi puesto de Jefe de Cardiología del Hospital Clínico San Carlos. Y no tengo duda alguna de que el Bio-Bac ha tenido mucho que ver en ello”.

Sánchez Harguindey, quien aún tiene dificultades para expresarse verbalmente a pesar de su absoluta lucidez como -según sus propias palabras- demuestra su vuelta al trabajo, estuvo acompañado por su hijo Manuel quien hizo de portavoz para que lo que quería decir fuera lo más completo y fluido posible.

Éste explicó que a su padre le habían encontrado un tumor en el cerebro en virtud de lo cual se le hizo una recesión quirúrgica y recibió tanto radioterapia como quimioterapia. Como consecuencia del tratamiento sufrió un bajón importante en su estado lo que se reflejó sobre todo en una gran disminución de las plaquetas. A finales del año pasado estaba postrado en una silla de ruedas, sin poder caminar ni hablar. Fue entonces cuando un amigo le habló del Bio-Bac, empezó a tomarlo en altas dosis y notó de inmediato la mejoría. “Me encuentro de maravilla”, dijo.

Interrogado sobre lo que opinaban los oncólogos que le han estado tratando, respondió simplemente que “están muy contentos por mi evolución aunque les cuesta entender que el Bio-Bac tenga que ver con ello. Yo estoy seguro de ello”. Su hijo añadiría, con la aquiescencia de su padre, que conocían muchos casos de personas desahuciadas por la Medicina convencional a las que les está yendo muy bien con el Bio-Bac. “Mi padre -dijo mientras éste asentía con la cabeza- no está en esta rueda de prensa sólo por él, para conseguir el producto. Ha decidido dar su testimonio públicamente en la medida en que pueda servir para que el Bio-Bac se investigue con seriedad y los enfermos que lo están tomando puedan recibirlo, máxime siendo inocuo como la propia ministra de Sanidad ha reconocido”. Su hijo terminaría la intervención diciendo: “Somos conscientes de que este es un tema a vida o muerte. Gravísimo. Los medios de comunicación deben ser conscientes de su importancia” .

Cabe añadir que la honesta y valiente intervención de Luis Sánchez Harguindey puso tan nerviosos a quienes han orquestado esta vergonzosa conspiración que durante días “contraatacaron” poniendo incluso en duda su capacidad de discernimiento. La difamación y la calumnia se han convertido en moneda de cambio corriente. No importa: la verdad se impondrá.

ENSAYOS REALIZADOS CON EL FR-91 (BIO-BAC)

Contra lo que interesadamente se ha hecho creer a los medios de comunicación, el FR-91 -cuyo nombre comercial es el Bio-Bac- tiene numerosos estudios y ensayos hechos, tanto preclínicos como clínicos. Otra cosa es que en la Agencia Española del Medicamento se haya boicoteado el producto y por eso ni siquiera se hayan registrado en él. Allí se le dijo a Rafael Chacón -y afirma que hay testigos dispuestos a declarar- que no se molestara en intentar registrarlo porque no lo conseguiría. Que lo hiciera en el extranjero.

A) ESTUDIOS PRECLÍNICOS

(Eectuados en “Laboratorios Interlab” de Madrid, “CIDA S.L”. de Barcelona, “Instituto Central de Investigación” de Byoung-Dou-Han en Corea del Sur e ” Instituto de Ciencia y Biotecnología” de Seúl (Corea del Sur))

Ensayo de reversión mutagénica en Salmonela Typhimurium His.
Resultado: FR-91 (Bio-Bac) no es mutagénico.

Alteraciones cromosómicas. Ensayo de la inducción de la recombinación: Sacharomyces cerevisae d7.
Resultado:
el FR-91 (Bio-Bac) no induce recombinaciones mitóticas anormales ni alteraciones cromosómicas como las mutaciones.

Ensayo de transformación celular en cultivo de células eucarióticas.
Resultado:
el FR-91 (Bio-Bac) no es mutagénico.

Ensayo de hipersensibilidad retardada. Test en Guinea Pig (cobayas).
Resultado:
ausencia total de respuesta dérmica tanto en el grupo de control como en el tratado con FR-91 (Bio-Bac).

Ensayo de actividad inmunoestimulante de FR-91 (Bio-Bac) “in vivo. Respuesta de anticuerpos T dependientes: (using Plague Forming Cells assay)
Resultado:
el FR-91 (Bio-Bac) es efectivo sobre el sistema inmune “in vivo” relativo a la activación de linfocitos.

Ensayo de activación “in vitro” de células T (using Mixed Lymphocyte Reaction).
Resultado:
el FR-91 (Bio-Bac) incrementa fuertemente la proliferación de las células T basado en la MLR

Ensayo de Blastogénesis de células T.
Resultado:
el FR-91 (Bio-Bac) incrementa intensamente la inmunidad de esplenocitos sin ningún mitógeno.

Ensayo in vitro de actividad antitumoral realizado usando HL-60 y MOLT-4 (linfocitos transformados malignos).
Resultado:
-Cuando los HL-60 fueron tratados con concentraciones del 5% -y superiores- de FR-91 (Bio-Bac) disminuye su crecimiento drásticamente en relación con el control. -Cuando fueron tratados los MOLT-4 decrece su actividad aún más drásticamente en relación con el control.
Conclusión: el FR-91 (Bio-Bac) demuestra actividad antitumoral “in vitro”.

Ensayo de actividad sobre el crecimiento de sinoviocitos “in vitro”.
Resultado:
el FR-91 (Bio-Bac) ha demostrado que activa el incremento de sinoviocitos frente al control.
Conclusión: el FR-91 (Bio-Bac) demuestra su actividad condroprotectora.

ESTUDIOS DE TOXICOLOGÍA

Ensayo de toxicidad aguda por inyección intramuscular en ratas durante 14 días. Única dosis de 5.000 mg/Kg de peso (LD/50).

Ensayo de toxicidad aguda intravenosa en ratas. Única dosis de 5.000 mg/Kg de peso.

Administración toxicológica en ratas por vía oral a repetidas dosis en ensayos de 14 días.

Ensayo de toxicidad en ratas a 28 días en dosis repetidas en inyección intramuscular.

Ensayos de toxicidad en ratas a 90 días en dosis repetidas en inyección intramuscular.

Ensayos de toxicidad en ratas a 180 días en dosis repetidas en inyección intramuscular.

Ensayos de toxicidad intramuscular en perros Beagle.
Conclusiones: en todos los ensayos anteriores se demostró que ni histológica, ni macroscópicamente, ni tras la necropsia y los pertinentes estudios anatomopatológicos se observa lesión alguna durante el tratamiento. Por tanto, el producto no muestra efecto tóxico en ningún caso.

ACTIVIDAD IN VIVO

Actividad antitumoral “in vivo” evaluada en tres niveles de dosis en Carcinoma de Lewis Lung inducido en ratón.
Resultado:
el FR-91 es capaz -a diferencia del grupo de control- de reducir las metástasis pulmonares en los tres niveles de dosis.

Actividad condroprotectora en Guinea Pig (cobaya) con osteoartritis experimental inducida quirúrgicamente.
Resultado:
los animales tratados con FR-91 a dosis de 0,125 ml/kg de peso han demostrado padecer menor nivel de osteoartritis que el grupo de control.

B) ENSAYOS CLÍNICOS (en humanos)

Independientemente de los más de 30.000 casos tratados por D. Fernando Chacón Mejías durante 30 años por prescripción facultativa -tanto de forma privada como a cargo de la Seguridad Social- se han realizado los siguientes.

ENSAYOS CLÍNICOS CONTROLADOS OFICIALMENTE:

FASE I EN VOLUNTARIOS SANOS Realizada en el Hospital Universitario de Amberes (Bélgica) y monitorizada por Biopharma, empresa perteneciente a la multinacional suiza S. G. S.

FASE II EN OSTEOARTRITIS Realizada en el Hospital Universitario de Gante (Bélgica) por el doctor Berbrungen (máxima autoridad de la reumatología belga) y monitorizada por Biopharma, empresa perteneciente a S. G. S.

FASE III EN OSTEOARTRITIS Realizada en más de 300 pacientes en el Instituto de Reumatología de Tiblisis (Georgia) y monitorizada por Medinserv, empresa adscrita al Ministerio de Sanidad de Georgia, donde se demuestra que:
Resultado: el FR-91 (Bio-Bac) disminuye el dolor y la inflamación de manera notable aumentando la movilidad de la articulación afectada frente al grupo control

FASE II EN SIDA Realizada con autorización del Gobierno alemán en Berlín y Munich en el Kiss Curatorium bajo la dirección de los doctores Jaguer y Gedels. Monitorizada por: la empresa Meddoc de Dinamarca.
Resultado: se constata un aumento de los CD-4 y CD-8 con disminución de la carga viral.

FASE III EN SIDA Realizada en los mismos centros que la fase II.
Resultado: aumento de los CD-4 y CD-8 con disminución de la carga viral.

FASE II EN HUMANOS EN CARCINOMA DUCTAL DE MAMA Y HEPATITIS C Sobre estos dos últimos estudios así como de otros que también se han efectuado no podemos dar referencias exactas porque gran parte de la documentación se encuentra precintada por la Guardia Civil y no tenemos acceso a ella. Daremos cuenta de los mismos cuando los documentos sean liberados.


CENTROS QUE HAN PARTICIPADO EN LA INVESTIGACIÓN DEL BIO-BAC

Son numerosos los centros que a lo largo de los últimos años han participado en los estudios e investigaciones efectuadas tanto sobre la inocuidad del Bio-Bac como sobre sus propiedades terapéuticas. Aunque algunos de los responsables actuales de los mismos desconozcan lo que hicieron sus antecesores. He aquí una relación no exhaustiva de algunos a título meramente indicativo:

1) Meddoc (Dinamarca)
2) Universidad de Gante (Bélgica).
3) Laboratorios J. Simón (Bélgica).
4) Laboratorios Biopharma (Bélgica).
5) Hanil Pharmaceutical Ind. Co. Ltd. (Corea del Sur).
6) Instituto Pasteur de París (Francia).
7) Dallah Hospital (Arabia Saudita).
8) KIS Curatorium for Inmunodeficiency de Munich (Alemania)
9) Instituto Nacional de Investigaciones Científicas (Corea del Sur).
10) Instituto Nacional de Reumatología de Tbilisi (Georgia).
11) Instituto Nacional del Cáncer de Tbilisi (Georgia).
12) Grupo Interlab de Madrid (España).
13) Centro de Investigación y Desarrollo Aplicado de Barcelona (España).
14) Laboratorios Contox de Madrid (España).
15) Hospital Universitario de Amberes (Bélgica)


La tremenda importancia del Bio-Bac Fernando Chacón ha descubierto la causa del cáncer y de las enfermedades degenerativas

En el ámbito de la Medicina ha habido cuatro personas cuya contribución ha sido crucial para la humanidad. El primero fue Luis Pasteur al descubrir que las bacterias eran las causantes de numerosas enfermedades cuyas causas entonces se creían sin relación entre sí como la peste, el cólera, la tuberculosis, la brucelosis, la neumonía, la bronquitis, la sífilis, la meningitis, la peritonitis, la otitis, etc.- lo que dio lugar al desarrollo de los antibióticos.

Los dos siguientes fueron Loefler y Frosch, descubridores de los virus ya que resultaron ser los causantes de otras enfermedades que igualmente se creía no tenían relación entre sí como la rabia, la viruela, la hepatitis, la parálisis infantil, la glosopeda, el sida, el Ébola, etc.

Y el cuarto fue Stanley Prusiner, Premio Nobel en 1997 por descubrir que al menos una proteína también podía ser la causa de una enfermedad. Se la bautizó como “prión” y resultó ser la causante del mal de las vacas locas.

En los tres casos todos esos investigadores fueron ridiculizados por los “sabios” de la época. Y es que lo que decían chocaba frontalmente con las creencias establecidas.

Pues bien, resulta que quien descubrió primero que también las proteínas podían ser la causa de numerosas enfermedades fue en realidad D. Fernando Chacón Mejías, un microbiólogo, farmacéutico y veterinario español nacido en Córdoba en 1917 que dedicó su vida a estudiar los mecanismos patógenos de las proteínas. Y que ya en 1974 patentó el hallazgo de la etiología y tratamiento de las enfermedades producidas por los pribios o enzimas vitalizadas (es decir, enzimas con capacidad de automultiplicación). Y eso incluye nada menos que haber descubierto la causa del cáncer y de las enfermedades degenerativas.

En suma, fue Fernando Chacón quien descubrió las bases de lo que los científicos de vanguardia actuales están investigando: el ámbito de la Proteómica. Sólo que lo que ahora pretenden estos averiguar ya lo descubrió Fernando Chacón hace más de 30 años. Y está publicado.
Hablaremos más extensamente de ello en el próximo número pero sepa el lector que esa es la razón de que el Bio-Bac actúe terapéuticamente ante tantas enfermedades, algo que no entienden quienes lo critican.


CARTA AL MINISTRO DEL INTERIOR

El pasado 31 de Octubre siete de los médicos detenidos -aún no sabían quiénes eran los otros compañeros detenidos-, profundamente indignados por la arbitrariedad perpetrada contra ellos, enviaron un fax a Ángel Aceves, ministro del Interior, que reproducimos por su interés en tanto demuestra cómo desde el primer momento los facultativos imputados reaccionaron ante el enorme daño que se les hizo. Omitimos sus nombres para no seguir dañando su imagen.

“Excmo. Sr. ministro:

El pasado lunes -28 de Octubre- la Guardia Civil convocó una rueda de prensa para informar a los medios de comunicación de que había detenido en doce provincias de España a 23 personas -13 de ellas médicos acusados de “delito contra la salud pública” y “estafa”- en tanto presuntos integrantes de una red criminal organizada que se hallaba en posesión de armas de fuego y que comercializaba y distribuía medicamentos ilegales para enriquecerse. Tal es el contexto en que se presentó la información.

Como es obvio, el crédito y respeto que a todos nos ha merecido siempre el cuerpo de la Guardia Civil hizo que los periodistas no dudaran ni por asomo de lo que se les decía. Nos habría pasado lo mismo. Sin embargo, las falsedades e imputaciones -absolutamente calumniosas- vertidas en esta ocasión son tan graves que exigimos de usted y de la Guardia Civil una rectificación pública e inmediata pidiendo oficialmente disculpas a fin de intentar reparar en la medida de lo posible el gigantesco daño hecho a unos profesionales completamente inocentes a los que se ha linchado con saña dejando públicamente en entredicho su imagen, su honor y su integridad personal y profesional.

Si esa rectificación no se produce de forma inmediata y con la misma difusión entenderemos que tanto los responsables de ese ministerio como de la Dirección de la Guardia Civil se solidarizan y asumen las actuaciones y afirmaciones vertidas y, consecuentemente, las responsabilidades civiles y penales que se deriven de las correspondientes querellas criminales que van a ejercitarse.

A la espera de su respuesta, le saludan…”

Excusamos decir que el ministro dio la callada por respuesta.


La vida de algunos podría estar en peligro DESESPERADO LLAMAMIENTO PÚBLICO DE LOS ENFERMOS PARA QUE LES DEN EL BIO-BAC

Tras la denuncia colectiva presentada el 8 de noviembre por varias decenas de enfermos en los juzgados de Plaza de Castilla de Madrid contra la Agencia del Medicamento por “denegación de auxilio” en la que pedían que se les facilitase urgentemente Bio-Bac debido al empeoramiento de su salud, los enfermos convocaron una rueda de prensa cinco días después -el 13- para dar a conocer algunas de las situaciones más angustiosas y rogar a los medios de comunicación que informasen de su desesperación. La mayor parte de ellos, sin embargo, no se hicieron eco de estos dramas humanos. Algunos tienen una curiosa “conciencia selectiva”. Los cinco casos presentados fueron estos:

1) Jorge Juan Pérez Cano (7 años de edad)
A Jorge Juan -de 7 años de edad- le fue diagnosticado el 8 de Septiembre del 2000 un tumor cerebral siendo operado de inmediato -al día siguiente- en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. La operación fue larga y muy complicada quedando aproximadamente un 10% del tumor. Tras un mes de recuperación Jorge Juan regresó a casa. Buscando una segunda opinión la familia se desplazó a la Clínica Universitaria de Navarra y al Hospital 12 de Octubre de Madrid donde los diagnósticos fueron aún peores. En Noviembre del 2000, tras empeorar, se le dio radioterapia notando mejoría hasta que en Julio del 2002 se evidenció la existencia de un gran tumor alrededor del tronco del cerebro. Operado por segunda vez el 12 de Agosto -la operación duró 18 horas- tampoco pudo extirpársele por completo. Consultados oncólogos de Sevilla y Madrid (del MD Anderson) ofrecen someterle a una quimioterapia en fase experimental. Sólo se sabe que es muy fuerte y tiene muchos efectos secundarios. Un familiar le habla entonces a la familia de un médico que les recomienda el Bio-Bac. Pues bien, a partir de la segunda toma Jorge Juan es otro. Tiene una calidad de vida casi como la de un niño normal pasando de estar postrado en la cama a estar montando en bicicleta. El padre, Jorge José Pérez Clemente, quiere preguntar públicamente lo siguiente: “Cuando se me termine el Bio-Bac, ¿donde podré conseguirlo? ¿Tendré que dejar morir a mi hijo viendo como vuelve al estado en que se encontraba el día 3 del pasado mes de Octubre?

2) Cintia García Martínez (8 años de edad)
En julio de 2001, tras reiteradas caídas de la niña y ante la evidente pérdida de fuerza de su pierna izquierda así como la imposibilidad de movimiento de los dedos del pie izquierdo, Vicente García Tarancón y su familia acuden a la Clínica Quirón de Valencia donde se le diagnostica a Cintia un posible glioma de médula dorsal y se plantea a los padres, como única alternativa, la necesidad de operar para extirpar cuatro vértebras dorsales y sustituirlas por una prótesis metálica que se tendría que ir cambiando, en el mejor de los casos, a medida que el crecimiento de la niña lo hiciera necesario. Angustiados por la situación y ante la exposición de los médicos, contactan por mediación de un amigo con un médico que les recomienda tomar Bio-Bac mientras recaban otras opiniones. “La toma de ese producto -afirma el padre- supuso para mi hija un cambio radical ya que desde el principio comenzó su mejoría clínica. Ha recuperado completamente la fuerza de la pierna, mueve perfectamente los dedos del pie y hace una vida completamente normal. Hemos pasado de una situación crítica de la medicina alopática a un año y medio de normalidad clínica que nos lleva a reconocer la eficacia de Bio-Bac.” ¿Van ahora a dejar a mi hija sin él?”

3) Adrián Gutiérrez Filoy (7 años de edad)
Adrián -de 7 años de edad- se le diagnosticó en Septiembre de 1999 Artritis crónica juvenil tipo sistémica, una enfermedad de la que se desconoce su etiología y para la que sólo existen tratamientos paliativos a fin de aliviar los síntomas. A día de hoy, es enfermedad NO TIENE CURA. Adrián ha estado sometido a lo largo de los últimos 3 años a muy diversos tratamientos: AINES, Glucocorticoides, Metrotexate, Azatioprina, Salazopirina, Bolos de ciclofosfamida, Infiltraciones articulares con triancinolona, Etanercept. Su vida y su actividad física, pues, no han sido precisamente las acordes con un niño de su edad lo que ha repercutido notablemente en su estado emocional y desarrollo psicológico. Pues bien, en Mayo del 2002, por prescripción médica y siempre sin suspender su tratamiento de base, comenzó a ser tratado con Bio-Bac. Y sólo 2 meses después de iniciarlo experimentó una mejoría clínica y analítica espectacular observándose un efecto-causa directamente relacionado con el citado medicamento. En la actualidad, ante la imposibilidad de conseguir el producto, se ha rebajado su dosis y ha empezado ya a apreciarse una pequeña alteración en sus parámetros analíticos (nuevamente causa-efecto). Su padre, Martín Gutiérrez Jiménez, exige que se le facilite a su hijo de inmediato el Bio-Bac.

4) Gustavo Iglesias Pérez
A Gustavo Iglesias, de 24 años de edad, se le diagnosticó en junio de 2001 un “liposarcoma mixoide en cara interna de la tibia de pierna derecha”. En consulta de oncología se le propone con urgencia y como único tratamiento posible la amputación de la pierna y posterior quimioterapia. El tratamiento le pareció tan traumático que se negó rotundamente a seguirlo. La respuesta del oncólogo fue que, en ese caso, le quedaba poco tiempo de vida. Buscando terapias alternativas conoció el Bio-Bac y empezó a tomarlo desde el mes de julio hasta diciembre. Ese mes le hicieron una revisión en el mismo hospital donde le diagnosticaron el liposarcoma y desde entonces se le han hecho dos revisiones más. En todas ellas el resultado fue negativo: no hay restos ni recidivas de ninguna afección tumoral. Su único tratamiento ha sido el Bio-Bac. Exige que se le suministre de nuevo.

5) Francisco Arteaga Cepedal
A Francisco Arteaga se le diagnosticó un cáncer en pulmón derecho en el Hospital Universitario de Getafe el 26 de octubre del 2001. El 31 de Enero del 2002 se le practica una toracotomía derecha en el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid considerándose el caso irresecable por 7-8 positiva. Se recomienda como única solución Quimioterapia y Radioterapia. En la primera consulta con el oncólogo pide que se le detalle de la forma más precisa posible cuáles serían los efectos secundarios por el tipo de Quimioterapia que se le administraría. Se le informa de que sería platino y los efectos secundarios los siguientes: posible daño serio en riñones, venas, llagas en la boca, vómitos, debilitamiento del sistema inmunológico hasta niveles que ante unas décimas fiebre debería acudir al servicio de Urgencias del hospital más cercano, etc. Y, por supuesto, sin garantía de que sea eficaz. Ante tal panorama se niega a seguir ese tratamiento limitándose desde ese momento a hacerse los controles oportunos cada tres meses. Un conocido que tiene un problema parecido le comenta que está en tratamiento con un producto que minimiza los efectos secundarios de la Quimioterapia. Empieza a tomar Bio-Bac. En dos meses recobra el apetito, gana 4 kilos, empieza a notar una clara mejoría, la capacidad pulmonar a los cuatro meses de tratamiento se duplica y las defensas se hallan muy altas. “Todo esto ha sucedido -explica a la ministra de Sanidad el paciente en una carta a la que hemos tenido acceso- sin quimioterapia y con un producto que según el Ministerio de Sanidad y Consumo y la Agencia del Medicamento no sirve para nada. Me dicen que me están engañando. Luego además de padecer cáncer debo ser tonto. Y mi reacción se debe a que estoy desesperado, como muy bien ha aclarado la Guardia Civil desde todos los medios de comunicación. Bueno, pues a ver si lo dejamos claro: LOS CANCEROSOS NO SOMOS TONTOS NI ESTAMOS SIMPLEMENTE DESESPERADOS. Y sabemos muy bien lo que tomamos y quién nos cura sin envenenarnos con Quimioterapia o achicharrarnos con Radioterapia (por supuesto, es mi opinión). Llevo 8 meses de tratamiento, nmi salud es excelente y ahora que estoy casi curado llegan ustedes con su gran sabiduría o interés y me quitan el Bio-Bac para hacerme un gran favor y protegerme.

“Y que no me vengan -añade- con que si es un producto legal o ilegal. Esa es una pelea vieja -creo que tiene 30 años o más- de la que, al parecer, el Director General de la Agencia del Medicamento D. Fernando García Alonso, tiene amplios conocimientos. A mí esas peleas burocrático-económicas me importan muy poco. Lo que verdaderamente me preocupa es poder seguir viviendo como hasta ahora.

“Y, por cierto ¿Se han dado ustedes cuenta de que están jugando con vidas humanas? ¿Son conscientes del estado de ANGUSTIA Y DESESPERACIÓN al que nos están sometiendo? ¿Tienen claro que nos han metido a los enfermos en el corredor de la muerte sin juicio previo? ¿Qué delito hemos cometido? ¿Acaso se ha restablecido en este país la pena de muerte y yo no me he enterado? ¿Quién se va responsabilizar, señora ministra, de las consecuencias que se deriven de este atropello? ¿Es más importante un sello de autorización de venta en la etiqueta de un producto que todo el mundo reconoce que es INOCUO, incluido su ministerio, que mi vida y la de más de 1.000 enfermos que lo estamos utilizando? ¿Qué salida me deja? ¿Me echo al monte?”

MUCHOS MÁS CASOS

Las personas dispuestas a dar su testimonio ante quien haga falta, tribunales incluidos, son muchísimas. Hacemos un brevísimo resumen de algunos casos con carácter meramente orientativo.

JOSÉ LUIS CARREIRA BRUZOS. Melide (La Coruña).
Se le diagnosticó “funcionamiento anormal del hígado” y fue tratado en el Hospital Clínico de Santiago de Compostela. Oyó hablar del Bio-Bac y empezó a tomarlo. A los dos meses repitió los análisis en el mismo centro hospitalario y le dieron el alta porque la situación de su hígado se había normalizado.

FAUSTINO PASTRANA MAGRO. Alcalá de Henares (Madrid).
A finales del 2001 se le diagnosticó “cáncer de colon con metástasis en el hígado” y fue operado con urgencia en el Hospital Príncipe de Asturias de Madrid. Se le dieron 6 meses de vida. En febrero del 2002 empezó un tratamiento semanal con quimioterapia teniendo que ser hospitalizado en dos ocasiones a causa de los efectos secundarios. Entonces empezó a tomar BIO-BAC y no ha tenido que volver a ser ingresado por causa de la quimioterapia, que le siguen aplicando. Sus defensas son altas y lleva una vida casi normal. En este momento el tumor se ha reducido en un 80%.

RAMONA HUERTAS CASTEL. Zaragoza.
Su marido, Anselmo Terrén, ha denunciado al Ministerio de Sanidad por la retirada del Bio-Bac, producto con el que Ramona, su mujer, viene tratándose desde febrero de cáncer. Actualmente no requiere quimioterapia y se encuentra bien pero su tratamiento con Bio-Bac debía proseguir como mínimo hasta este mismo mes de diciembre. De ahí su denuncia.

PILAR GONZÁLEZ MORÁN. Melide (La Coruña).
Padece esclerodermia en “golpe de sable”, enfermedad de tipo inmunológico que -al menos oficialmente- no tiene cura. Como consecuencia, tiene deformado el lado izquierdo de la cara y le falta parte del pelo en una ceja y en el cuero cabelludo desde hace 11 años. En este tiempo ha sufrido múltiples infecciones y dolores, sobre todo en el oído izquierdo. Ha estado tomando Bio-Bac durante ocho meses y afirma que en ese tiempo no tuvo ni infecciones ni dolores. “No recuerdo -afirma Pilar- desde cuándo no me encontraba tan bien. Además, la cara se me normalizó y comenzó a salirme pelo en la cabeza”.

L. I. (Madrid).
En 1993 se le detecta un cáncer de mama, se le extirpa el tumor y conserva el resto de la mama. El tratamiento se completa con sesiones de radioterapia. En 1998 se le detecta otro tumor en la misma mama. La practican una masectomía y se somete a quimioterapia durante 6 meses. En el 2001 se le encuentra un nuevo tumor pero esta vez en el colon. Desesperada ante el fracaso de las terapias oficiales empieza a tomar Bio-Bac. A partir del primer mes mejoró considerablemente su estado general. “A día de hoy -afirma- me encuentro perfectamente bien y deseo seguir tomando Bio-Bac como tratamiento de mantenimiento de mi estado general y no dudo en aconsejarlo a otras personas”.

SANTIAGA DE PORRAS MARTÍNEZ. (Salamanca).
En su día fue diagnosticada de artrosis y los médicos la dijeron que acabaría en una silla de ruedas. Se la aconsejó que acompañara la medicación que le había prescrito su médico con Bio-Bac. Hoy no sólo ha dejado de usar la silla de ruedas sino que su estado es excelente.

OSCAR PÉREZ MORALES. (Zaragoza).
Con sólo 26 años padece desde hace 6 artritis reumatoide crónica. Durante este tiempo ha estado tomando la medicación prescrita por su médico que no sólo no ha mejorado su estado sino que además ha provocado daños en su organismo. En tres meses de tratamiento con Bio-Bac se encuentra un 60% mejor que anteriormente.

PATRICIA LÓPEZ-REY OCHOA. Los Yébenes (Toledo).
En febrero pasado, se le diagnosticó a Patricia -de 21 años- un “carcinoma Papilar de tiroides”. Se le recomendó la extirpación de tiroides, radio-yodo y un tratamiento hormonal sustitutivo de por vida. Decidió no acogerse a ese tratamiento por considerarlo demasiado agresivo y a comienzos de mayo comienza a tomar Bio-Bac únicamente. Las pruebas de seguimiento realizadas -la última el 8 de noviembre- confirman una progresiva reducción del tumor y el buen estado físico de la paciente.

MABEL GUIJARRO AGERO. Boadilla del Monte (Madrid).
Le dijeron que tenía “cáncer linfático” y los médicos le dieron 7 años de vida con tratamiento de quimioterapia y sin esperanza de curación. Decidió no hacer caso y probar con el Bio-Bac. Hoy se siente curada y tiene una vida completamente normal sin síntomas ni molestia alguna.

NURIA NAVARRO ROMÁN. Jerez de la Frontera (Cádiz).
Padece psoriasis. Hace un año tuvo un brote que afectó a todo su cuerpo. Tomó Bio-Bac durante varios meses y experimentó una mejoría sorprendente. Interrumpir el tratamiento le ha supuesto un empeoramiento de su enfermedad.

 

Este reportaje aparece en
45
45
Diciembre 2002
Ver número