Las propiedades anticancerígenas del “Champiñón del Sol”

ntermedia_058_02

Sumarios:

Un champiñón de origen brasileño, el Agaricus Blazei Murill -también conocido como “El champiñón del sol”- ha demostrado tener un potente efecto anticancerígeno. Sus propiedades antitumorales y antimutagénicas además de su actividad inmunomoduladora permiten acelerar los procesos de mejoría y en no pocos casos conseguir recuperaciones sorprendentes. Además el champiñón posee en sí mismo un alto valor gastronómico. Japón y otros países están invirtiendo miles de millones de dólares en su desarrollo y comercialización.

Sumarios: Son muy pocas las personas que en España han oído hablar del Champiñón del Sol o Agaricus Blazei Murill a pesar de que en muy pocos años ha centrado la atención de decenas de estudios científicos que avalan sus capacidades antitumorales y antimutagénicas así como su actividad inmunomoduladora.

Se asevera que la remisión total del melanoma que padecía el ex presidente norteamericano Ronald Reagan tuvo lugar tras haberse sometido a un tratamiento coadyuvante con el Agaricus Blazei Murill. Así lo recogió el prestigioso rotativo japonés Asahi, diario con una tirada de 8 millones de ejemplares.

Los médicos más abiertos consienten que sus pacientes tomen el Agaricus Blazei Murill ya que se trata de un alimento carente de toxicidad pero los demás no quieren ni oír hablar del champiñón como posible terapia para tratar el cáncer. Ni siquiera como coadyuvante. Y mucho menos como sustitutivo de los fármacos convencionales.

Los betaglucanos del Agaricus Blazei Murill refuerzan la actividad de los macrófagos, anticuerpos que destruyen e impiden la proliferación de células cancerígenas. Y está constatado que cuando alguien lo ingiere aumenta en sangre un 3.000% la producción de las llamadas células asesinas del sistema inmune- a los 2-4 días.

Conviene saber que todos los hongos o setas basidiomiceto que se consumen habitualmente en España, aunque sea en proporciones menores que el Agaricus Blazei Murill, son también antitumorales una vez extractadas. Incluido el champiñón común.

Este reportaje aparece en
58
58
Febrero 2004
Ver número