Las sorprendentes posibilidades curativas del PAP-IMI

ntermedia_070_02

Sumarios:

Numerosas patologías pueden ser eficazmente tratadas con el PAP-IMI, novedoso dispositivo electroterápico creado por el profesor griego Panos T. Pappas capaz de producir pulsos magnéticos de gran amplitud, corta duración y alto poder energético que proporcionan a las células energía suficiente para mejorar su comportamiento metabólico. Y que además pueden utilizarse para provocar la destrucción de las células cancerosas. Entre quienes se han beneficiado ya de este método se encuentra el ex campeón olímpico y mundial de esquí, Hermann Maier, a quien un gravísimo accidente de moto estuvo a punto de costarle su pierna izquierda. Cuando todo apuntaba a su retirada comenzó a tratarse con este aparato y tras una recuperación asombrosa está compitiendo de nuevo.

Sumarios:

El PAP-IMI está siendo utilizado ya como recurso terapéutico en muchos hospitales y centros privados de Estados Unidos, Canadá, México y Europa.

El PAP-IMI produce pulsos magnéticos bipolares de corta duración y alta intensidad capaces de reproducir la “chispa del relámpago” provocando de esta manera una recarga de bioenergía a nivel celular sin que exista aumento de temperatura y, por tanto, daño térmico.

El PAP-IMI ha demostrado ser eficaz en desórdenes músculo-esqueléticos, dolores crónicos de cuello y espalda, fibromialgia,  problemas en las articulaciones, diversos tipos de desórdenes reumatológicos, lupus sistémico, cicatrización de heridas y artritis reumatoide.

El PAP-IMI es muy útil en el tratamiento de dolencias tan dispares como las alergias, el asma, la pulmonía, el enfisema, las enfermedades obstructivas, la endometriosis, problemas circulatorios, hipertensión y otras patologías.

Estudios “in vitro” muestran que tanto el virus del Sida como los de la hepatitis pierden su capacidad infecciosa tras ser sometidos a corrientes eléctricas. Y otros indican que los campos pulsantes del PAP-IMI estimulan además el crecimiento de las células CD4.

E PAP-IMI es útil también en casos de Sida y cáncer. En muchos enfermos de Sida ha reducido la carga viral además de elevar el número de linfocitos-T hasta niveles normales.

Este reportaje aparece en
70
70
Marzo 2005
Ver número