Le Ribault y el silicio orgánico de 5ª generación

ntermedia_074_02

Sumarios:

Loïc Le Ribault, científico francés impulsor del silicio orgánico de 5ª generación OS5 -producto comercializado hoy como complemento dietético- visitó España en 2005 y obviamente no dudamos en contactar con él. Científico de prestigio en Francia cuando descubrió las posibilidades clínicas del silicio orgánico y quiso darlas a conocer fue perseguido, detenido y encarcelado durante meses acusado de práctica ilegal médica y farmacológica. Su “delito” real, sin embargo, fue tratar de informar de las posibilidades terapéuticas de un producto con resultados clínicos incontestables en numerosas patologías, especialmente en problemas osteoarticulares, artritis y artrosis pero también en cáncer, problemas cardiovasculares, enfermedades autoinmunes y dolencias hepáticas. Por eso una y otra vez le negaron los apoyos oficiales precisos a pesar de ser reiteradamente solicitados para realizar las validaciones científicas necesarias.

Sumarios:

Le Ribault removió un día una solución de silicio orgánico con su mano en lugar de con un instrumento y a los pocos días la psoriasis que padecía en ella había desaparecido. Introdujo entonces su otra mano y la psoriasis desapareció igualmente al poco tiempo.

En 1993 Duffaut apareció muerto en la cama. Según los forenses se había “suicidado” con cianuro. Le Ribault lo duda. “¿Por qué un químico como él iba a elegir cianuro para suicidarse sabiendo que le provocaría una muerte terrible en lugar de decantarse por cualquier otro de los venenos a su alcance, mucho más rápidos y menos dolorosos?”.

El silicio Orgánico de Quinta Generación es vital en el buen estado del tejido conjuntivo óseo y de los cartílagos de las articulaciones.

El Silicio Orgánico de Quinta Generación resulta especialmente eficaz en la disminución del dolor y en la velocidad de recuperación de las lesiones. Además es muy útil en el tratamiento de la artrosis, la artritis y el reuma.

El silicio juega un papel fundamental en la flexibilidad de las paredes arteriales que constituyen, de hecho, uno de los tejidos con mayor concentración de ese mineral; siendo la aorta el órgano más rico en silicio. De ahí su importancia para prevenir las enfermedades cardiovasculares.

El silicio protege la pared arterial al mantener su elasticidad ya que interactúa con la elastina, una proteína estructurante básica que da elasticidad a los tejidos y da forma a las fibras elásticas determinando su tamaño.

Un descenso de la tasa de silicio en los tejidos arteriales se acompaña de un descenso de su tasa de elastina y, por ende, del endurecimiento y esclerosis de las arterias. Por el contrario, un aumento de la tasa de silicio produce un aumento de la tasa de elastina.

Este reportaje aparece en
74
74
Julio - Agosto 2005
Ver número