Molding Mask: cómo rejuvenecer hasta 20 años en diez días y sin cirugía

 

El Molding Mask es un tratamiento revolucionario que permite regenerar la piel de la cara en sólo diez días y sin cirugía recuperándose el aspecto que se tenía 10, 15 o incluso 20 años antes. Y que es posible lo avalan los resultados de los cerca de 3.500 casos tratados ya por el doctor Ramón Roigé en su clínica y los 5.000 de su predecesor y maestro, el doctor Roderick Mee. La transformación, sencillamente, es asombrosa. Hablamos de ello hace ya varios años pero recuperamos la información ahora que la publicidad engañosa en el ámbito de la cosmética está en alza y que este singular y eficaz tratamiento se dará a conocer en detalle durante el congreso que, organizado por nuestra revista, tendrá lugar los días 20 y 21 de mayo próximos en Madrid.

Es evidente que al viejo sueño humano de ser eternamente joven contribuye en alguna medida el revolucionario tratamiento conocido como Molding Mask ya que al menos permite recuperar el aspecto que uno tenía muchos años antes ¡en sólo diez días y sin cirugía! Algo que es posible merced al trabajo que desarrolló en las últimas dos décadas de su vida el doctor Roderick Mee,médico y científico norteamericano que buscaba algo así como un "elixir de la eterna juventud facial" que devolviera la tersura a la piel del rostro y la dejara sin manchas, arrugas o cicatrices. Y no sólo eso. Quería también que no tuviera las dos mayores dificultades en la aplicación de los tratamientos estéticos habituales: los inevitables que comporta toda cirugía y los que se pueden derivar de la aplicación de la anestesia química. Buscaba, en suma, una fórmula de éxito… y sin riesgos. Y no sólo lo consiguió -como demuestran los más de 5.000 rostros que trató- sino que antes de fallecer -en 1992- decidió compartir sus hallazgos y secretos con el médico español Ramón Roigé-actual director del Departamento de Medicina Estética de la Molding Clinic en Marbella (Málaga)- quien desde entonces ha perfeccionado las fórmulas adecuándolas a las características propias de la piel de cada paciente. De hecho ha conseguido que el mismo tratamiento pueda adoptar una decena de modalidades distintas en función de las necesidades de cada persona, de su edad y de sus características, que se reduzca el tiempo de aplicación y que mejoren los resultados poniendo luego nombre al remozado tratamiento: Molding Mask. Un tratamiento con el que ya ha tratado por su parte a más de 3.500 personas a las que devolvió el aspecto facial que habían tenido 10, 15 o 20 años antes. No es extraño pues que a este médico le lluevan las invitaciones para participar en congresos internacionales y enseñar su método en clínicas habiéndolo hecho ya en países como Inglaterra, Italia, Rusia, Brasil y Corea, entre otros.

TRATAMIENTO AVALADO POR OTROS PROFESIONALES

Que elMolding Mask produce un rejuvenecimiento real de la piel en sólo diez días lo reconocen hoy sin tapujos numerosos dermatólogos y cirujanos plásticos que han tenido la oportunidad de conocer el método y constatar personalmente su eficacia en los pacientes tratados. Aún cuando saben que su divulgación puede restarles clientes. Una actitud que les honra.
¿Y en qué consiste exactamente tan elogiado método? Pues para “quitar años de encima” a una persona lo que se hace es mejorarle la calidad de la piel del rostro dejándola sin manchas, arrugas y cicatrices usando productos básicamente naturales.
“La clave del éxito delMolding Mask –explica el doctor Roigé- está en rehidratar la piel del rostro, piel que envejece antes que la de otras zonas del cuerpo por estar más expuesta a las agresiones del aire, el sol y la luz. Rehidratarla es pues fundamental para que recupere su antigua textura. Pero lo que también hace este tratamiento es aumentar en la zona tratada la cantidad de colágeno, elastina y fibroblastos. Estos elementos logran corregir la capa córnea de la epidermis dañada por los agentes atmosféricos de los que hablábamos y regenerar por completo la piel. Es decir, actúa sobre arrugas profundas, párpados caídos, cicatrices causadas por acné, piel rugosa o flácida, hiperpigmentaciones, manchas o pecas, etc., y las sustituye por una piel completamente nueva, firme y joven”.
Cabe añadir que otra ventaja de este tratamiento estético es que los productos que se emplean son básicamente naturales –en concreto, fitoterapéuticos- mezclados con el porcentaje mínimo necesario de fenol (en torno al 20%). “Por ese motivo –explica el doctor Roigé- resulta un tratamiento que supera los inconvenientes de otros que incluyen productos químicos mucho más agresivos o en cantidades que pueden provocar efectos secundarios no deseados. Y a ello hay que sumarle el hecho de que el paciente es atendido sin anestesia y ningún bisturí interviene en el proceso”.
En cuanto a los resultados no se limitan al ya mencionado e incontestable rejuvenecimiento real de la piel tratada -que pierde su aspecto degradado y arrugado y recupera su belleza y tersura- sino que, a diferencia de otros procedimientos, el Molding Mask regenera totalmente la piel y mejora su calidad. Y lo que también es muy relevante: sus efectos, con unos cuidados mínimos, pueden mantenerse durante años al contrario de lo que ocurre con otras técnicas estéticas cuyos resultados tienen que “retocarse” a los pocos meses.

SENCILLO Y EFECTIVO

Es importante apuntar que las personas que quieran someterse al Molding Mask deben hacerse antes un chequeo médico previo que permita conocer su estado de salud general como medida de precaución. Superado éste se le ingresa en la clínica donde permanecerá 10 días y de donde saldrá para reincorporarse a su vida normal; eso sí, con un rostro completamente transformado.
“El primer día–nos explica el doctor- se efectúa una terapia de regeneración intensa de la piel del rostro que consiste en la exfoliación y rehidratación de la piel aplicando las fórmulas que están compuestas esencialmente por productos naturales como todas las que empleamos en los distintos procesos del tratamiento. En cuanto a la primera fase dura aproximadamente noventa minutos y se realiza en el quirófano con la persona ligeramente sedada porque las seis primeras son las horas más incómodas del tratamiento. Después se coloca una primera doble máscara compuesta por esparadrapos de seda y otras sustancias que se mantienen en el rostro durante dos días. Esos esparadrapos son  impermeables para impedir la transpiración, el agua se concentre y los 14 productos fitoterapéuticos aplicados en esta fase penetren hasta la dermis papilar. Pasadas 32 horas se levanta esa máscara -en una pieza-, se limpia la piel y se aplica una mascarilla elaborada con polvos astringentes y cicatrizantes que consiguen una rápida reepitelización epidérmica provocando un efecto lifting”.
En los siete días siguientes al paciente se le aplica a diario la mascarilla y al llegar al noveno se le coloca una nueva pero elaborada esta vez con aceites minerales, óxido de zinc y otros aditivos, se cubre con algodón y se espera alrededor de ocho horas. “Con ello –explica el Dr. Ramón Roigé- culmina el proceso de rejuvenecimiento de la piel. Cuando se retira esta última mascarilla se aprecia ya un cutis radiante y terso aunque algo rosado, color que presentará durante aproximadamente una semana”. Y así, diez días después de ingresar en la clínica con un rostro avejentado y marcado por las arrugas, las manchas, la flacidez, etc., la persona puede reintegrarse a su vida normal… pero con la cara que tenía antes de que se iniciara el proceso de envejecimiento.
“Sólo se le pide al paciente–apuntilla nuestro entrevistado- que durante los siguientes cuatro meses se aplique las cremas preparadas especialmente en Molding Clinicpara los cuidados posteriores. Cuando abandona la clínica el paciente puede seguir con sus actividades cotidianas e, incluso, deportivas aun siendo al aire libre siempre que no olvide utilizar las cremas postratamiento y, muy especialmente, el protector solar. A partir del quinto mes se puede empezar a tomar el sol sin las cremas –excepto la fotoprotectora 10 – durante 30 minutos diarios la primera semana, 45 minutos la segunda y una hora la tercera para ir activando la melanina de la piel. A partir del sexto mes podrá ya tomar el sol libremente sin necesidad de ponerse las cremas. Y eso es todo. No hay más cuidados posteriores”. 

A CUALQUIER EDAD 

Otra de las características que hacen único el Molding Mask es que su fórmula es adaptable a necesidades muy específicas. Por ejemplo, resulta un método útil para tratar las cicatrices post-acné y las manchas o cloasmas de personas de entre 18 y 25 años. Pero también es efectivo para mejorar la calidad de la piel de personas de entre 30 y 40 que presenten una dermis poco tersa -incluso flácida- y con pequeñas arrugas. Para las personas de entre 45 y 60 que presentan manchas, arrugas y flacidez o simplemente quieren mejorar su aspecto también existe una formulación específica. Lo mismo ocurre con las personas que se sitúan en el tramo de edad que comprende los 55 y 65 años. En este caso suelen presentar cuperosis (antiestéticas venitas que se ven sobre los pómulos o la nariz), deshidratación, arrugas con exceso de piel y flacidez que responden de forma excelente a este tratamiento. Y también se elabora una fórmula concreta para las personas de más de 65 años que suelen presentar deficiencias más acusadas, falta severa de hidratación, disminución de elastina y colágeno, manchas, etc.
Cabe agregar que se obtienen mejores resultados en el caso de las mujeres ya que la aparición de pelo en la cara –bigote y barba- dificulta algo el tratamiento en los varones.  

ANTES Y DESPUÉS

La verdad es que contemplar las fotografías que aporta el doctor Roigé evidencia hasta qué punto es cierto que “una imagen vale más que mil palabras”. Los resultados son ciertamente espectaculares. Y lo son en los miles de fotos que guarda de rostros con un “antes” envejecido y arrugado y un “después” resplandeciente, terso y joven.
En cuanto al coste del tratamiento hay que decir que ronda los 12.000 euros, incluida la estancia en una habitación de lujo y la manutención durante los diez días que el paciente permanece en la clínica.

 

L. J.

 


 

¿Cuáles son las ventajas del Molding Mask?

-Produce un rejuvenecimiento real de la piel.
-Exfolia la parte córnea de la epidermis dañada por los agentes atmosféricos y la edad.
-Hidrata la piel en profundidad. (dermis – sustancia fundamental).
-Regenera la dermis produciendo un aumento de colágeno y elastina. La piel con arrugas es así revitalizada por completo (la cirugía elimina la arruga pero no modifica la sustancia fundamental de la piel).
-Carece de riesgos pues no requiere ni cirugía ni anestesia y los productos que se emplean son básicamente naturales.
-Pueden someterse a él personas de todas las edades que presenten manchas, cicatrices de acné, arrugas, flacidez, etc.
-El único cuidado posterior es evitar la exposición directa al sol durante cuatro meses sin protector.
-Los resultados perduran durante años. 

 


 

Indicaciones

El Moldink Mask se ha mostrado especialmente eficaz para eliminar:

-Arrugas superficiales.
-Arrugas profundas.
-Párpados caídos.
-Flacidez facial.
-Piel rugosa.
-Cicatrices de acné.
-Manchas.
-Pecas.

Este reportaje aparece en
83
Mayo 2006
Ver número