Notable eficacia del muérdago en cáncer

ntermedia_104_02

Sumarios:

Los druidas consideraban el muérdago una planta mágica… y puede que tuvieran razón. El National Cancer Institute estadounidense, por ejemplo, admite que se trata de una planta de gran interés en el tratamiento del cáncer ya que no sólo provoca la muerte por apoptosis de las células cancerosas sino que estimula el sistema inmune. Una facultad que se achaca a dos de sus componentes: las vixcotoxinas y las lectinas. Y eso explica que en algunos países europeos se use ya -bien como monoterapia, bien como coadyuvante- para tratar el cáncer y/o para disminuir los efectos secundarios de la Quimioterapia. Más de 30 estudios clínicos avalan sus propiedades.

Sumarios:

El muérdago fue la planta mágica de los druidas pero había sido ya utilizada con fines medicinales por los griegos. Y según sus defensores sirve para tratar la epilepsia, la infertilidad, los síntomas de la menopausia, la tensión nerviosa, el asma, la hipertensión, el dolor de cabeza, la dermatitis… y el cáncer.

La eficacia del muérdago se reconoce hasta en la web del National Cancer Institute estadounidense. En ella se afirma que “tiene interés como posible agente contra el cáncer debido a que extractos derivados de la misma han demostrado que elimina las células cancerosas in vitro y estimula el sistema inmune de las células tanto in vitro como in vivo”.

El muérdago es el producto oncológico más utilizado en Alemania, incluidos los fármacos quimioterápicos. Y es perfectamente compatible con cualquier otro tratamiento convencional porque a las dosis adecuadas carece de efectos secundarios.

Existen numerosos estudios sobre la eficacia del muérdago pero a pesar de que se ha constatado una mejoría de la supervivencia y la calidad de vida de los enfermos los oncólogos españoles siguen sin usarlo.

Ángel Borruel Omenat, miembro de la Asociación Española de Médicos Naturistas, lleva 17 años utilizando en España el muérdago para tratar el cáncer con buenos resultados.

Este reportaje aparece en
104
104
Abril 2008
Ver número