Ponen en duda que la prueba del PSA prostático sirva para algo

ntermedia_117_02

Sumarios:

Un estudio del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos concluyó en 2009 que la prueba del PSA permite diagnosticar cánceres de próstata antes y en mayor número pero eso no sirve para reducir el número de muertes. Claro que la idea de que detectar un tumor cuanto antes permite mejorar la incidencia y supervivencia de los enfermos está muy extendida pero no es cierta cuando no se sabe qué hacer para afrontar el problema. Es más, según John E. Niederhuber -director de ese instituto- ese trabajo demuestra que muchos hombres sufren hoy graves efectos secundarios –como impotencia e incontinencia- tras ser tratados por dar positivo y en realidad no tenían cáncer o, teniéndolo, iban a pasar muchos años antes de que éste pudiera provocarles problemas ya que el de próstata avanza muy lentamente.

Sumarios:

Como el cáncer de próstata es un misterio para los oncólogos –que no saben ni qué lo causa ni cómo curarlo- los esfuerzos se han centrado en desarrollar métodos de diagnóstico y en fomentar la idea de que detectar un tumor cuanto antes permite mejorar la supervivencia cuando tal cosa no es cierta ya que cuando no se sabe qué hacer para afrontar el problema conocerlo pronto sirve más bien de poco.

Un reciente estudio del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos concluye que la prueba del PSA permite diagnosticar  cánceres de próstata antes y en mayor número pero ello no sirve para reducir el número de muertes.

La idea de que detectar un tumor cuanto antes permite mejorar la incidencia y supervivencia de los enfermos está muy extendida pero no es cierta cuando no se sabe qué hacer para afrontar el problema.

John E. Niederhuber -director del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos- reconoce que muchos hombres sufren hoy graves efectos secundarios –como impotencia e incontinencia- tras ser tratados por dar positivo y en realidad no tenían cáncer o, teniéndolo, iban a pasar muchos años antes de que éste pudiera provocarles problemas ya que el de próstata avanza muy lentamente.

Se califica de “falso positivo” el caso de la persona cuya concentración de PSA en  sangre es elevada pero se constata que no padece cáncer. Lo malo es que los “falsos positivos” llevan a  menudo a procedimientos médicos invasivos que representan riesgos innecesarios.

Mientras para algunos urólogos los estudios PLCO y ERSPC demuestran que la prueba del PSA es útil para otros lo que han hecho es demostrar definitivamente que no se justifican.

Este reportaje aparece en
117
117
Junio 2009
Ver número