Pulsos magnéticos iónicos inducidos contra el cáncer

ntermedia_072_02

Sumarios:

¿Tiene el cáncer su origen en un nivel extremamente bajo de energía en el interior de la célula siendo ello lo que provoca un funcionamiento metabólico erróneo, la posibilidad de muerte celular y, como respuesta, la multiplicación desenfrenada para sobrevivir? Tal es al menos lo que sostiene el investigador Panos T. Pappas .miembro del Consejo Asesor de nuestra revista- y los casos tratados con el Papimi -un aparato capaz de producir pulsos magnéticos iónicos del que ya hemos hablado- parecen darle la razón. El Papimi aumenta la potencia transmembrana de las células hacia un estado saludable de -70 milivoltios en el que las células cancerígenas consideran “innecesario” dividirse para sobrevivir al tiempo que mejoran el funcionamiento del sistema inmune.

Sumarios:

El Papimi detiene la proliferación celular al proporcionar energía eléctrica y magnética al organismo y reforzar el sistema inmune así como las funciones hepática, pulmonar y renal y mejorar la circulación sanguínea y linfática

El Papimi ejerce una fuerte acción antiinflamatoria, mejora la nutrición sanguínea y aumenta la oxigenación de los tejidos contribuyendo con ello a la recuperación del peso perdido, señal inequívoca de recuperación de la salud.

Es cierto que faltan estudios a gran escala con el Papimi pero no lo es menos que son numerosos los pacientes a los que la oncología oficial había desahuciado y que tras ser tratados con él han mejorado notablemente e, incluso, se han curado.

El modelo sobre el cáncer de Pappas explica su relación con la falta de trasmutación del sodio en potasio y los radicales libres, por qué gastamos más energía de la que ingerimos  a través de la comida o por qué bastan pocas cantidades de antioxidantes para evitar la oxidación del organismo, entra otras cuestiones”.

Este reportaje aparece en
72
72
Mayo 2005
Ver número