Quantum Milta: singular dispositivo útil en numerosas patologías

Desde el pasado mes de diciembre el QUANTUM MILTA, un aparato de manejo sencillo que aúna la acción sinérgica de un campo magnético constante, una luz roja visible pulsada, una emisión de luz infrarroja no coherente y una luz láser infrarroja coherente monocromática pulsada y concentrada, se distribuye ya en España como dispositivo médico. Se trata de un aparato que permite tratar tanto la superficie corporal como acceder a órganos internos y que es útil en numerosas patologías aunque su eficacia más notable se haya constatado en la cicatrización de heridas y úlceras, en la regeneración de tejidos quemados y en casos de inflamación. Completamos con este texto la información ofrecida en su día en el nº 90 de la revista.

Cuando Maitane llegó a la consulta de la terapeuta en San Sebastián con solo diez días de vida apenas se la podía tumbar en la camilla porque tenía el cuerpo en carne viva ya que carecía prácticamente de piel en algunas zonas (foto 1); como en el codo donde se le podían apreciar sus diminutos huesitos. Su sufrimiento era enorme. Padecía epidermolisis bullosa, una extraña patología genética que provoca la aparición de ampollas en la piel ante el más mínimo roce. Médicamente se considera una enfermedad hereditaria no contagiosa e incurable que puede afectar tanto a la piel como a las membranas mucosas: boca, esófago y zona perineal. La verdad es que las heridas de Maitane parecían quemaduras severas (foto 2) y su reaparición era continua. Lamentablemente se trata además de un proceso patológico que suele ir acompañado de frecuentes complicaciones como infecciones, desnutrición crónica y anemia. Y es que la piel de estos niños es tan delicada como las alas de una mariposa y de ahí que se les llame “niños mariposa” o “niños de cristal”. De hecho el sufrimiento de la niña con las curas de los primeros días fue tal que los padres decidieron buscar alguna opción alternativa que al menos permitiera realizarlas sin provocarle tanto dolor. Pero nadie les ofreció alternativa alguna ni esperanza de que algún día las heridas cicatrizaran. Se trata de un problema que no tiene cura ante el que lo único que puede hacerse es aplicar apósitos en las heridas para tratar de evitar posibles infecciones con el consiguiente sufrimiento para la niña cada vez que hay que cambiarlos.

Un día, sin embargo, llegaron de la mano de un pariente a la consulta de un terapeuta que atendía en un ambiente sosegado donde todo ayudaba -desde la temperatura y la música del ambiente al tono de voz y el cariño de quienes les atendieron- porque les explicaron que existía un dispositivo médico de origen ruso conocido como Quantum MILTA que, entre otras cosas, se utiliza para tratar tejidos ulcerados, pies diabéticos y casos de difícil cicatrización. Un aparato quepresentaba para Maitane la gran ventaja de que se puede utilizar sin contacto físico -basta con que sus terminales bañen con luz roja la zona a tratar- y que si bien es aún poco conocido en España lleva décadas siendo utilizado con éxito en Rusia por sus demostradas propiedades antiinflamatorias, analgésicas y regeneradoras.

Pues bien, tras apenas 12 sesiones los padres de Maitane tuvieron la satisfacción de observar cómo día a día -casi minuto a minuto- la piel de su hija ¡se regeneraba! Y aun siendo conscientes de que las heridas externas son una cosa y otra bien diferente la enfermedad -que hoy por hoy carece de solución- tenían claro que habían encontrado al menos un método con el que ayudar a su hija sin causarle más sufrimientos. Y así, poco a poco, el Quantum MILTA consiguió que una piel nueva y rosácea recubriera toda la zona de los glúteos (foto 3) y el codo se rellenara de carne -cubierta por una fina capa de piel- al igual que el abdomen y las axilas. La regeneración de los deditos fue impresionante. Antes del tratamiento -como puede observarse en las fotos que acompañan este artículo- parecían completamente gangrenados, necrosados (fotos 4 y 5); después del tratamiento sus padres se deleitaban acariciándolos (fotos 6 y 7).

Lamentablemente la historia de Maitane -como la de otros niños con su extraña enfermedad- no terminó bien pues su organismo se fue deteriorando y acabó falleciendo. Sin embargo gracias al tratamiento recibido pudo disfrutar durante algún tiempo de las caricias de sus padres sin padecer los tremendos dolores causados anteriormente por las heridas de su cuerpo. Y por esta razón, para que se conozcan las posibilidades regeneradoras del MILTA y su capacidad para ayudar en casos extremos sin esperanza, sus padres nos autorizarían a contar su historia.

Obviamente a quienes desconocen las posibilidades del Quantum MILTA puede extrañarles los resultados obtenidos con Maitane pero hay estudios realizados en Rusia que constatan sus posibilidades regeneradoras. Es el caso del trabajo Magnetic-infrared laser therapy in multimodality management of children with burns (La magneto-infrarrojo-laserterapia en el tratamiento multimodal de niños con quemaduras) de los doctores Y. Y. Gatkin, Y. K. Balandina y E. A. Gaidashev, miembros del Instituto de Pediatría y Cirugía Pediátrica de Moscú en el que se explican los resultados del uso del MILTA en 182 niñoscon quemadurasagudas graves. “El usodeesta terapia se justifica–se explica en ese trabajo- por su efectobioestimulante, antioxidante, analgésico, calmante, antiinflamatorio y antiedematoso”.

Argumento de suficiente peso como para esperar que ahora que ha obtenido la calificación de dispositivo médicoen Españase incorpore lo antes posible a nuestros hospitales, muy especialmente a las unidades de quemados. Se podrán contrastar asílos excelentes resultados ya obtenidos en Rusia y otros países además de en el nuestro donde si bien su uso ha sido muy restringido los resultados no pueden por ello ser considerados meros casos “anecdóticos” sino más bien impresionantes. Por eso más de 26.000 clínicas de 37 naciones lo utilizan ya.

A fin de cuentas el caso de Maitane no fue el único –aunque sí el más conmovedor -que pasó por el centro donde la niña fue atendida. Tampoco cabe obviar el de un hombre de 62 años con diabetes no insulinodependiente y fumador de un paquete diario al que un mes antes de comenzar el tratamiento le habían amputado el dedo meñique del pie izquierdo pero cuya cicatriz no cerraba y que, para mayor complicación, tenía un segundo dedo con una úlcera que le llegaba ya hasta el hueso y le habían dado dos semanas para que se recuperara o habría también que amputárselo. Porque con solo 9 sesiones con el Quantum MILTA cicatrizaron las heridas y se pudo librar de la amputación.

“El efecto regeneradory reparador –señala Carlos Cifuentes, presidente de la Confederación Españolade Terapias Naturales del País Vasco (COFENAT)- que podemos apreciar con el Quantum MILTA en procesos superficiales, en los que evidentemente se emplean las frecuencias más adecuadas para trabajar a ese nivel, se puede trasladar también a nivel interno a órganos como el hígado, el páncreas o las membranas mucosas usando aquellas frecuencias del aparato que nos permiten trabajar y extender ese efecto reparador-regenerador hasta 13 cm por debajo de la superficie corporal”.

LA TERAPIA MAGNETO-INFRARROJO-LÁSER  

La terapia Magneto-Infrarrojo-Láser del MILTA es el resultado de investigaciones efectuadas en la década de los noventa del pasado siglo XX por un grupo de científicos y médicos rusos especializados en Medicina Aeroespacial decididos a buscar soluciones para afrontar las numerosas patologías de los cosmonautas -osteoarticulares, respiratorias, digestivas, circulatorias, disfunciones del sistema nervioso, hipotonía muscular, etc.- que no podían tratar con las terapias clásicas o conocidas mientras estaban en el espacio. De sus aspectos técnicos ya hablamos ampliamente en el ejemplar nº 90 de la revista (lea en nuestra web –www.dsalud.com- el artículo que con el título Singular aparato terapéutico producto de la tecnología aeroespacial rusa: el MILTA publicamos en él) por lo que vamos a limitarnos a recordar en esta ocasión los datos básicos.

Se trata de un dispositivo de pequeño tamaño con dos sondas unidas a brazos articulados que permiten al terapeuta su colocación sobre la zona a tratarque aúna en un único aparato cuatro agentes físico-energéticos interactuando de forma sinérgica: un campo magnético constante, una luz roja visible pulsada, una emisión de luz infrarroja no coherente y una luz láser infrarroja coherente monocromática pulsada y concentrada. Y queactúa a nivel externo pero también interno ya que sus ondas penetran hasta 13 cm.

Una terapia plurienergética pues -cada una de las terapias es eficaz por separado- que ha demostrado en numerosos estudios científicos poseer acción antiinflamatoria, cicatrizante, antimicrobiana e inmunoestimulante que actúa tanto directamente en la zona tratada como por vía refleja.
De ahí que la lista de usos aprobada en la Unión Europea para el QUANTUM MILTA sea tan larga que no vamos a reproducirla pero sí vamos a hacer un resumen y señalar que está indicada en las patologías…

…dermatológicas: cicatrices, heridas, quemaduras, soriasis, úlceras diabéticas, etc.
…articulares, osteoarticulares, tendinosas y de ligamentos.
… traumatológicas.
…otorrinolaringológicas: rinitis, faringitis, otitis, sinusitis, etc.
…digestivas: gengivitis, parodontosis, pancreatitis, úlceras, etc.
…respiratorias: bronquitis, asma, faringitis, neumonía, etc.
…circulatorias: hipertensión, trastornos del ritmo cardíaco, trastornos circulatorios, etc.
…urogenitales: trastornos del ciclo menstrual, miomas, quistes, prostatitis, etc.

De forma eficaz. Hay evidencia suficiente de ello en numerosos trabajos efectuados hace ya décadas en la antigua Unión Soviética. En uno de ellos por ejemplo, titulado Justificación de la terapia MILTA en la artritis reumatoide y realizado por I. E. Korochina– miembro de la Academia Estatalde Medicina de Oremburgo- se afirma en las conclusiones: “La terapia con láser infrarrojo-magnético de la artritis reumatoide es eficaz y patogénicamente importante”. En Eficacia de la terapia láser en pacientes con asma bronquial de N. S. Ostronosova, miembro del Instituto Médico de la Universidad del Estado en Cheboksary -capital de la República de Chuvashia-, se asevera asimismo: “Este estudio sugiere la inclusión de la terapia con láser ya que en el manejo de los pacientes con asma bronquial ayuda a la normalización de los niveles de bioaminas en las células sanguíneas periféricas”. Y en el ámbito de la atención a los niños destaca el trabajo La terapia cuántica como opción médica. Seguimiento en niños de preescolar de P. V. Vavilova, N. K. Perevoshchikov y A. Grabovshchiner, miembros de la Academia Estatalde Medicina de la ciudad siberiana de Kemerovo y de la Asociación de Medicina Cuántica de Moscú, que señala: “La terapia cuántica tuvo un efecto prolongado sobre la inmunidad local y redujo significativamente la recurrencia de infecciones respiratorias en los niños. El uso racional de la terapia cuántica y su eficacia prominente en niños con infecciones respiratorias frecuentes y adenoiditis crónicas permiten evitar la adenoidectomía en muchos casos”.Y también actúa en casos de hipertensión arterial según explican V. S. Trusovy V. Barikov en el trabajo La terapia con láser infrarrojo-magnético de la hipertensión arterial: validación clínica en el que se afirma: “El tratamiento MILTA ofrece un método patogénico y eficazde la prevención de la hipertensión arterial”.

Es más, existen hasta estudios que hablan de beneficios en casos de retraso mental. M. B. Kurbatov y sus colegas del Instituto de Pediatría y Cirugía Pediátrica de Moscú abordaron esa posibilidad en Tratamiento con láser de pacientes con retraso mental hereditario constatando que su uso lograba una mejora significativa de la eficacia del desarrollo mental en niños con fenilcetonuria y síndromes hereditarios asociados con el retraso mental. “La respuesta a la terapia –se asegura en ese estudio– fue mayor en niños con anormalidades mentales medias y pudo constatarse en mejoras funcionales y mentales, concentración de la atención, mejora de la motilidad y la gramática. Pudo apreciarse también una marcada mejoría de las habilidades verbales. Los pacientes tratados mostraron una mejoría del control de la conducta (mejor ajuste social, auto-cuidado, habilidades y elementos de ejecución de la tarea)”.

Obviamente son sólo algunos de los ejemplos que añadir a los ya citados en nuestro anterior artículo sobre las posibilidades terapéuticas comprobadas del MILTA. Lo que está claro una vez más es que sólo la ignorancia premeditada puede llevar a negar las posibilidades terapéuticas de este dispositivo médico al que respalda numerosa documentación científica al alcance de cualquiera que quiera estudiarla a fondo. No hace falta pues esperar a que haya miles de casos tratados en nuestro país para animarse a utilizar un dispositivo -económico además- que pueden enseñar a utilizar quienes ya llevan muchos años usándolo.

RESULTADOS SORPRENDENTES 

Y es que por fortuna aunque el Quantum MILTA no se ha incorporado ya masivamente en nuestras clínicas y hospitales son cada vez más los profesionales que han decidido llevarlo a sus consultas privadas. De ahí que para conocer más a fondo los resultados obtenidos con él en España propusiéramos a dos de ellos –Javier Barrón, Vicedecano del Ilustre Colegio de Fisioterapeutas de Cantabria y Julio Alonso, director del Centro de Medicina Natural Itaka de Madrid- que nos hablaran de sus experiencias. Dos perspectivas diferentes sobre un mismo dispositivo.

Javier Barrón es un profesional con varias décadas de experiencia en terapias físicas en el Sistema Nacional de Salud que si bien está jubilado continúa con su práctica profesional a nivel privado en la clínica que lleva su nombre en la localidad cántabra de Camargo y que además de vicedecano del Colegio de Fisioterapeutas de Cantabria es presidente de la Sociedad Científicade la Convergencia Europea de Biorresonancia y Medicina Cuántica y colaborador del Instituto de Investigación de Enfermedades Raras del Instituto Carlos III -adscrito al Ministerio de Sanidad español- donde, entre otras actividades, ha sido ponente de un documento conjunto con médicos, investigadores y sociedades científicas sobre la Enfermedad de Arnold Chiari–conocida malformación craneocervical- en el que por primera vez se recoge como opción terapéutica la Osteopatía Craneal. Y fue precisamente su interés por las terapias físicas y su pasión por investigar todo lo que pueda beneficiar a los enfermos lo que le hizo mostrarse abierto al MILTA. Hombre metódico nos repetiría en cualquier caso a lo largo de la charla que no ha tratado suficientes casos como para valorar su eficacia con estadísticas pero que a su juicio el Quantum MILTA es un dispositivo de grandes posibilidades.

-Lo que sí puedo adelantarle –nos diría- es que tras tratar a pacientes con malformaciones de Arnold Chiari, patologías venosas o hernias discales todo indica que se trata de una herramienta terapéutica de primera magnitud además de sencilla de usar. En la patología osteoarticular funciona de maravilla. Los resultados que hemos tenido hasta ahora son estupendos. Y en la patología vascular venosa, las úlceras por decúbito y las úlceras por presión los indicios son positivos y esperanzadores. Ahora estamos estudiando cuáles son los mecanismos que activa. Lo que más nos ha llamado la atención por el momento es la estimulación que provoca en los fibroblastos que constituyen el colágeno.

-¿Y sobre su eficacia qué puede decirnos?

-Nos han sorprendido tanto los buenos resultados como la rapidez con la que en algunos casos los hemos obtenido. No quiero echar las campanas al vuelo porque lógicamente ahora tenemos que esperar a ver si las mejorías logradas se mantienen. Debo reconocer que mi casuística es actualmente limitada y para que el aparato pueda obtener respaldo científico habrá que acumular muchos más casos.

-¿En qué tipo de patologías está utilizando el Quantum MILTA?

-En todo tipo de patologías. Lo que nos viene a la consulta. Lo que sí hemos observado ya, entre otras cosas, es que cuando hay estímulo del colágeno muchas patologías de tipo sistémico remiten. Le pongo un ejemplo: un día acudió a nosotros una mujer de 83 años con la indicación quirúrgica de hacerle una prótesis de rodilla. Pues bien, en menos de tres semanas conseguimos que remitiera el dolor. Además nos encontramos con la sorpresa de que -con gran satisfacción por su parte ya que la coquetería nunca se pierde- ella misma notaba su piel más tersa, menos flácida que al comienzo del tratamiento. Era una clara consecuencia de la acción sobre el colágeno. Y hay otros casos. Por ejemplo, a una mujer a la que hace 22 años le quitaron una mama y los ganglios axilares que vino a nuestro centro con un hombro congelado derivado de una periartritis escapulohumeral -y a la que al mismo tiempo aprovechamos para tratar el otro brazo, el de la operación- en el que tenía una movilidad prácticamente nula con un perímetro externo de unos 45 cm ésta se le redujo a solo 10 en tres semanas. Hoy ha recuperado buena parte de la movilidad y casi se puede peinar con él. Estamos pues ante una herramienta muy buena con la que hay que seguir trabajando para llegar a un número de pacientes lo suficientemente alto en determinadas patologías como para que los resultados sean estadísticamente significativos.

-¿Y ha detectado algún tipo de efecto secundario negativo?

-Hasta ahora no. La verdad es que es un proceso que no está alejado de lo que ocurre en la naturaleza, con la capacidad de absorción de luz de las células cromatóforas. El aparato reproduce fielmente los procesos de fotosíntesis que se dan en ella a nivel celular, sobre todo en la matriz extracelular. También hemos observado y medido con el Quantum-SCIO cómo valores inmunológicos que estaban por debajo de la media han subido considerablemente hasta aproximarse a ella e incluso superarla.

Es más, aunque no es directamente nuestro campo terapéutico le puedo decir que trabajando con el Quantum MILTA hemos visto remisiones considerables en patologías autoinmunes; por ejemplo, en lupus. Y alguna remisión tumoral perfectamente documentada.

-Tras tantos años de ejercicio en el Sistema Nacional de Salud y ya jubilado debe ser usted poco proclive a creerse sin más cualquier cosa… ¿Cómo se ha animado a probar con dispositivos como el QuantumMILTAo el Quantum-SCIO?

-Siempre he tendido a separarme de la rigidez de la Medicina convencional. Al menos desde que en un congreso, allá por los años 70, un médico indio nos invitó a subir a un escenario a cinco colegas, lo hicimos, hizo un “no se qué” con las manos ¡y nos tiró a todos al suelo! Desde entonces no rechazo nada. Perdí el escepticismo y estudié las mal llamadas medicinas alternativas, calificativo que me parece discriminatorio porque solo hay una “medicina”: la que cura. Y el MILTA funciona. Como funciona el Quantum-SCIO. Y la Osteopatía. Y las terapias fasciales. Y…

Todo ello al margen de la medicación y de la industria farmacéutica. Por tanto sé bien que ni la Administración ni un gran laboratorio van a poner un euro para que avance la investigación de este dispositivo. ¿Cómo les va a interesar que a alguien que viene con una hernia discal de tipo inmune se le trate con el MILTA, se ordene su campo magnético, se le ponga el colágeno en orden y se acabe con un proceso crónico, constante e inflamatorio en dos tres sesiones poniendo así fin a su padecimiento después quizás de años entrando y saliendo de la Unidad del Dolor? ¡Se les acaba el negocio!

-¿Y qué dicen sus compañeros cuando les habla de Medicina Cuántica?

-He trabajado 40 años en el servicio cántabro de salud pero actualmente estoy jubilado y sólo me dedico a la sanidad privada pero muchos de nuestros pacientes son médicos y otros profesionales sanitarios, algún oncólogo incluido. Y lo que te dice la mayoría es que no les expliques cómo funciona el aparato o la terapia que les aplicas: lo único que quieren es que les trates. Así son las cosas. Lo singular es que muchos de los pacientes que estamos tratando también nos los han enviado sus médicos de cabecera; los casos más difíciles. Recuerdo por ejemplo una neuralgia del trigémino de doce años de evolución con tres años dependiente de la Unidad del Dolor que en apenas dos o tres semanas de tratamiento quedó asintomático. Y lo primero que quiso hacer fue ¡comerse un bocadillo de rabas! -calamares fritos- porque hacía doce años que no podía masticar para hacerlo.

En suma, no podemos hacer afirmaciones categóricas porque no tenemos aún un número suficiente de casos relevantes pero a mi juicio todo apunta a que el Quantum MILTA es una herramienta de primera magnitud que va a dar mucho que hablar.

MENOS SESIONES, IGUALES O MEJORES RESULTADOS 

Nuestro segundo interlocutor, Julio Alonso-director del Centro de Medicina Natural Itaka en Madrid además de miembro de nuestro Consejo Asesor-, es uno de los pioneros en el uso del MILTA en España. De hecho la mayor parte de los aparatos con los que cuenta en su centro los trajo de Rusia y no es raro ver a alguno de sus pacientes conectado a uno, dos, tres y hasta a cuatro dispositivos funcionando a la vez con sus ocho emisores de luz roja alojados en la misma zona o en áreas distintas del cuerpo del paciente según lo que se quiera tratar. Alonso utiliza de hecho el dispositivo ruso en combinación con otras terapias naturales pero principalmente bajo los principios bioenergéticos de la Terapia Neural que en su aplicación tradicional consiste en inyectar anestésicos en zonas del organismo que están energéticamente bloqueadas, en espinas irritativas o en campos interferentes. Y es que el anestésico inyectado a nivel local no actúa sólo como tal ni en realidad se usa con ese fin sino con un criterio de tipo bioenergético de polarización a nivel celular en el lugar donde se inyecta… aunque la molestia o el síntoma estén lejos de ese punto. Por eso la luz del láser sustituye al pinchazo tradicional. Es la reorganización de la polaridad celular la que genera un desplazamiento energético que tiene acciones locales y acciones a distancia. Con lo que es posible la curación de un dolor crónico en el hombro mediante la inyección de un anestésico local… ¡en la pierna! O la resolución de una patología en el riñón a través del tratamiento neurofocal… ¡de una muela! “Y con estas mismas ideas se puede manejar el MILTA –nos explicaría Julio Alonso-. El Quantum MILTA triplica o cuadruplica los efectos del láser, del campo magnético o de la terapia con fotones por separado. Pasan los fotones, pasa el láser, pasa la luz roja pulsante… todo a través de un túnel magnético que le da coherencia, le da mayor profundidad, le permite penetrar muchísimo más en el tejido y modificar de manera importante los patrones energéticos de las células. Lo que se consigue con ello en realidad es reequilibrar la célula”.

-Díganos, ¿a su juicio qué es lo más destacado de la terapia con el Quantum MILTA?

-La individualización del tratamiento y la posibilidad de buscar con él campos interferentes. Recordemos que se llama campo interferente al tejido crónicamente alterado en permanente despolarización que produce por vía neuronal afecciones y enfermedades a distancia. Un diente o una muela pueden producir dolor en zonas muy alejadas de la boca. Y una cicatriz, una vacuna, una toxina, una patología que se haya sufrido hace años… Por tanto a veces hay que buscar el problema que provoca el dolor que uno siente en un sitio en otro muy alejado. Hoy se sabe que toda patología deja una impronta que queda grabada en nuestro sistema neurovegetativo. Y puede que yo no recuerde que una vez tuve una infección intestinal de pequeño pero si el terapeuta sospecha que pudo haber sido así por los síntomas basta luego llevar la luz del MILTA a la zona intestinal para resolver el problema que eso está provocando en otro sitio; una ciática por ejemplo.

-¿Es una terapia larga?

-No necesariamente. Si siguiéramos los protocolos elaborados por los rusos tendríamos que hacer casi siempre entre 12 y 15 sesiones relativamente seguidas; a diario o día sí, día no. Pero si practicamos el enfoque neuralterápico basta utilizar el Quantum MILTA una o dos veces por semana y en una o dos sesiones resolver el problema; otras veces se tarda más.

-¿Vale realmente para cualquier patología?

-Sí, se pueden conseguir buenos resultados en cualquier tipo de patología aunque es en las del aparato locomotor donde el beneficio es más claro. Y en las patologías vasculares. En ocasiones impresiona la eficacia y rapidez con que se obtiene el beneficio terapéutico. Una o dos sesiones de MILTA practicadas con un criterio neuralterápico individualizado produce un resultado superior a 20 o 30 sesiones de fisioterapia.

-¿Qué quiere decir exactamente con “criterio neuralterápico individualizado”?

-Es que nosotros trabajamos mucho a través del pulso, de la señal vascular autónoma, para encontrar las frecuencias, las zonas que más necesitan tratamiento y eso agiliza mucho el procedimiento y evita muchas sesiones. En cuanto al testeo, a comprobar si responde o no la zona irradiada con el láser, el proceso es rápido y ésa es una ventaja inmensa. Por otra parte con el MILTA podemos llegar a sitios muy profundos a los que no llega un láser normal. Es un dispositivo impresionante que permite una neuralterapia no invasiva, sin pinchazos, y sólo por eso tiene ya un gran futuro.

Otra gran ventaja es que permite hacer Neuralterapia en niños sin pincharles; bastando uno o dos minutos por cada punto afectado. Mire, podemos tratarles la cicatriz del ombligo -que es la primera cicatriz que todos tenemos-, una otitis de repetición, un posible asma, alergias, problemas intestinales…; incluso en bebés. De forma rápida y con resultados duraderos.

-¿Entonces tiene a su juicio futuro el QuantumMILTA?

-Debiera tenerlo porque sus posibilidades terapéuticas son inmensas.

 Francisco San Martín

Recuadro:


¿Cómo funciona el Quantum MILTA?

El MILTA consta de una unidad central a la que están conectadas dos sondas a través de las cuales se aplican emisiones infrarrojas de características diferentes que atraviesan un túnel magnético. Ondas y partículas que proceden de cuatro fuentes diferentes:

-Un campo magnético constante.
-Una emisión de luz roja visible pulsada.
-Una emisión de luz infrarroja coherente monocromática pulsada y concentrada (láser). Y,
-Una emisión infrarroja no coherente.

Cabe agregar que la aplicación por separado en distintas terapias clínicas de cada una de estas fuentes cuenta a día de hoy con el suficiente aval científico como para convertirlas en mecanismos terapéuticos que nadie discute. Por resumir señalaremos como principales efectos en cada caso los siguientes.

-Campo magnético constante (túnel). De polaridad positiva y de 40 a 60 miliTeslas (entre 300 y 500 gauss). Está constatado que un campo magnético constante inducido puede:

-Mejorar el potencial energético celular.
-Estimular los órganos y el sistema endocrino.
-Activar la producción y circulación de la sangre.
-Mejorar la acción de los emuntorios (eliminación de toxinas).
-Ejercer una acción antiinflamatoria y analgésica.
-Emisión de luz roja visible pulsada. Disminuye la intensidad de los procesos inflamatorios -sobre todo en las zonas con tejido conjuntivo- además de proporcionar una acción cromo-terapéutica y un ligero efecto térmico.
-Emisión de luz láser infrarroja coherente monocromática pulsada y concentrada. Penetra profundamente en los tejidos -hasta 13 cms.- ejerciendo un potente estímulo sobre la circulación sanguínea y sobre el metabolismo de la membrana además de activar los factores neurotransmisores. Sus principales efectos clínicos son:

-La activación de la síntesis de las proteínas (DNA, ADN).
-La mejoría de la microcirculación.
-Su innegable efecto antioxidante.
-La estimulación de los factores inmunitarios.
-Su acción antiinflamatoria, antiinfecciosa y analgésica.
-La estimulación de los puntos biológicamente activos (puntos de acupuntura y no reflejos).

-Emisión de luz infrarroja no coherente. Posee una capacidad de penetración menos profunda en los tejidos que la del láser pero un espectro más amplio influyendo sobre el tono nervioso de manera potente. Básicamente…
…ejerce una acción térmica ligera sobre los tejidos superficiales.

…mejora la tonicidad neurovegetativa.
…actúa sobre los intercambios circulatorios.
…activa la regeneración de los tejidos orgánicos.
…disminuye la sensibilidad cutánea (analgesia superficial).
…activa la penetración del rayo láser coherente.

Lo que convierte al QUANTUM MILTA e un dispositivo singular es la sinergia de todas esas acciones. A través del túnel magnético el QUANTUM MILTA pulsa las emisiones de 9 diodos que emiten la luz roja y la luz infrarroja no coherente a la periferia de la zona tratada y la luz láser al centro. En suma, cuando las emisiones luminosas pasan a través del campo magnético aumentan sus posibilidades terapéuticas de tal manera que la suma de los cuatro parámetros es muy superior a la suma de cada uno de ellos por separado.

 

Este reportaje aparece en
138
Mayo 2011
Ver número