Raymond Hilu: “El cáncer puede vencerse con la alimentación”

ntermedia_094_02

Sumarios:

Que se puede tratar y curar el cáncer sólo con la alimentación –aunque a veces convenga complementar el tratamiento con otras terapias- es un hecho constatado. Lo demostró, entre otros investigadores, la Dra. Johanna Budwig con un éxito innegable: de los 2.200 pacientes que trató más del 90% superaron el cáncer. ¿El secreto? Una alimentación adecuada que incluía requesón y aceite de lino o linaza, un producto al que el oxígeno se adhiere fácilmente lo que -según la prestigiosa doctora alemana, siete veces nominada al Premio Nobel de Medicina- provoca la apoptosis de las células cancerosas. Nos lo contaría el doctor Raymond Hilu, discípulo directo de la doctora.

Sumarios:

Para la Dra. Budwig las células sanas se transforman en cancerosas porque el exceso de grasas saturadas y tóxicos que ingerimos impermeabilizan la membrana celular e impiden el adecuado intercambio de nutrientes, la expulsión de residuos y la entrada de oxígeno a las células además de cambiar su polaridad así como por la insuficiente cantidad de ácidos grasos esenciales -sobre todo omega 3- que ingerimos y que son imprescindibles para la absorción de oxígeno.

La Dra. Budwig aseguraría que todo enfermo de cáncer puede superarlo aumentando la ingesta de frutas, verduras frescas y ácidos grasos omega 3, suprimiendo algunos alimentos, no ingiriendo fritos, tomando a diario el sol unos minutos, descansando lo suficiente y haciendo algo de ejercicio además de buscar la paz mental y emocional.

La Dra. Johanna Budwig asegura que si hay déficit de ácidos grasos esenciales poliinsaturados el organismo no puede obtener suficiente oxígeno para las células y entonces éstas se cancerizan.

Según la Dra. Budwig en casos de cáncer muy avanzados se obtienen resultados rápidos con un enema de medio litro de aceite de lino pues el intestino lo absorbe todo en unos minutos. Y que en los casos de tumores cerebrales es excelente ingerirlo mezclado con champán porque así los ácidos grasos poliinsaturados llegan rápidamente a la cabeza.

Este reportaje aparece en
94
94
Mayo 2007
Ver número