Remedios naturales para el síndrome premenstrual y la menopausia

Es obvio que existen diferencias -en todos los ámbitos de manifestación- entre un hombre y una mujer. Y aunque en lo social y profesional se busque la igualdad no es posible encontrar esto en los aspectos propiamente dichos de expresión, tanto física como psíquica. Las diferencias anatómicas son evidentes y esas precisamente son las que van a demandar cuidados específicos para mantener su equilibrio. Como ya hemos comentado en otra ocasiones, cuerpo y mente constituyen una unidad y los desequilibrios concretos que se manifiestan en el físico tienen su contraparte afectada en lo psíquico y viceversa.

Desde los doce años –aproximadamente- hasta los cincuenta y tantos, la mujer experimenta una serie de cambios en su cuerpo-mente que inciden de forma contundente en su manifestación diaria. Desde la aparición de la primera menstruación hasta la menopausia la mujer vive cambios cíclicos en su cuerpo y estados específicamente femeninos como el embarazo, la lactancia, la maternidad, etc., que si no se encajan adecuadamente y se equilibran en todos sus aspectos pueden perturbarla física y psíquicamente.

En este artículo vamos, pues, a aconsejar una serie de remedios tradicionales naturales que potencien el equilibrio en esas etapas tan comunes de la mujer. Y quiero recordar que en Naturopatía se trata individualmente a cada persona por lo que en la revista abordaremos los temas mencionados de forma generalizada.

EL SÍNDROME PREMENSTRUAL

Con la aparición de la menstruación pueden emerger también algunos síntomas que cada mes experimentan las mujeres, de forma aislada o en combinación, desde la ovulación al inicio de su periodo.

Pueden enumerarse hasta 150 síntomas que se atribuyen a los cambios hormonales que se producen durante la ovulación si bien la importancia de los mismos dependerá en gran medida del equilibrio hormonal y de las deficiencias nutricionales. En todo caso, los síntomas más comunes pueden dividirse en físicos y psíquicos:

Físicos: dolores de cabeza, sensibilización de los pechos, hinchazón abdominal, retención de líquidos, estreñimiento/diarrea y cansancio.

Psíquicos: ansiedad, miedo, irritabilidad, tristeza, apatía, alteración del sueño, descenso o aumento de excitación sexual y falta de concentración.

Remedios naturales para los síntomas del síndrome premenstrual:

A veces basta regular la dieta o incrementar el aporte de micronutrientes para eliminar gran número de los síntomas. En todo caso, y de manera general, puede recomendarse un aporte extra de magnesio, vitaminas del grupo B –B6 y B12y aceite de borraja. Existen en comercios especializados complejos vitamínicos naturales con los elementos mencionados anteriormente y algunos más que ayudarán a regular el organismo en estos casos.

Flores de Bach: 

Como ya hemos explicado en otras ocasiones, las esencias florales se administran en función del estado psicológico de la persona. Según éstos, en el síndrome premenstrual podemos utilizar las siguientes:

Mustard: para la tristeza que aparece sin aparente causa.

Holly: para la agresividad y el carácter hiriente.

Scleranthus: para los cambios bruscos de humor y las alteraciones en la regla.

Centaury, Olive, Hornbeam, Oak: para el cansancio. Y utilizaremos una u otra de acuerdo a los siguientes puntos:

-Centaury: cansancio y falta de voluntad.

-Olive: cansancio mental y físico.

-Hornbeam: cansancio mental, tedio que desaparece ante actividades gratificantes.

-Oak: cansancio por exceso de trabajo (para las personalidades que disfrutan con él).

Agrimony y Crab Apple son dos esencias que también pueden ayudar en estos casos pero que no se recomiendan desde este artículo por ser eminentemente reactivas y siempre deben tomarse bajo la tutela de un profesional. No obstante, las indicamos en este caso para dejar constancia de su gran efectividad en los desequilibrios que aparecen en el síndrome premenstrual.

Fitoterapia:

* Para los trastornos del sueño que pueden aparecer en estos casos y como calmante general del sistema nervioso recomendamos dos plantas: valeriana y pasiflora. Puede tomar dos cápsulas 3 veces al día. También puede tomar un baño relajante antes de dormir. Para ello, disponga un recipiente con dos litros de agua y cuando hierva vierta en ella dos puñados de la planta seca y déjela reposar 20 minutos. Luego cuele el líquido y añádalo al agua de la bañera. Tome un baño antes de dormir dos veces en semana.

* Para las reglas dolorosas tome  milenrama. Puede utilizar el extracto y tomar de 15 a 20 gotas 3 veces al día diluidas en un vaso de agua. En todo caso, sepa que algunas personas son alérgicas a esta planta.

* Para las menstruaciones irregulares es buena la salvia. También podrá utilizar la planta seca o en extracto de la misma forma que se explica en las anteriores. 

LA MENOPAUSIA

Con el final de la menstruación aparece en la mujer un nuevo ciclo donde se experimentan grandes cambios en todos los órdenes. Desde un punto de vista psicológico, con el fin del periodo fértil y la posibilidad de tener más niños puede aparecer la idea de la vejez y algunas mujeres manifiestan trastornos emocionales por esta causa. Sin embargo, el hecho de liberarse de la menstruación y de las preocupaciones que podían generarse de un posible embarazo hace que otras mujeres enfrenten este periodo con felicidad. Por otra parte, además del factor psicológico suelen aparecer síntomas físicos concretos y estados degenerativos que pueden aliviarse si se introducen elementos naturales para potenciar el equilibrio.

Los principales síntomas de la menopausia son, entre otros: sofocos, dolor en las articulaciones, desórdenes degenerativos óseos, problemas urinarios, sequedad vaginal, sudores nocturnos e insomnio.

Remedios naturales para los síntomas de la menopausia

Comenzaremos -como en el apartado anterior- explicando la importancia que tiene la dieta; y, por ende, los micronutrientes. De ahí que, en general, quepa recomendar la ingesta de vitaminas C, D, E, K, el grupo B y minerales como el magnesio, el calcio y el potasio.

Aunque todas ellas las encontramos en los alimentos que ingerimos diariamente, pueden tomarse complementos dietéticos que encontraremos en comercios especializados. Existen compuestos específicos elaborados para este periodo con un diseño equilibrado en sus componentes.

Asimismo, sepa que tomar el sol -con prudencia pero diariamente- le permitirá sintetizar la vitamina D y potenciar la absorción de la vitamina K -esenciales para la absorción del calcio- estimulando de manera natural la glándula pituitaria, responsable del buen funcionamiento de las demás glándulas endocrinas.

Flores de Bach:

Mimulus: para el miedo a la vejez y a la muerte

Mustard: para la tristeza que aparece sin aparente causa.

Holly: para la agresividad y el carácter hiriente.

Scleranthus: para los cambios bruscos de humor.

Centaury, Olive, Hornbeam, Oak: para el cansancio (vea el apartado del síndrome premenstrual sobre estas esencias florales).

Gentian: para el estado depresivo por la pérdida de la juventud y la fertilidad.

Gorse: para la desesperanza por el fin de la etapa anterior.

Wild Rose: para la apatía y la pérdida de las ganas de vivir.

Fitoterapia:

Existen en el mercado preparados de plantas con mezclas específicas para equilibrar el organismo en este periodo y eliminar así los síntomas. En todo caso, recomendamos individualmente las siguientes:

* La valeriana y la pasiflora para los trastornos del sueño que pueden aparecer en estos casos y como calmante general del sistema nervioso. Tome dos cápsulas 3 veces al día. También puede tomar un baño relajante antes de dormir (ver cómo prepararlo en el apartado del síndrome premenstrual).

* Espino blanco: como regulador cardiaco y para contrarrestar las palpitaciones y taquicardias que a veces aparecen en este periodo.

* Eleuterococo: como estimulante natural en casos de fatiga, astenia, desgana, etc.

* Ciprés, sauce y salvia: por su alto contenido en estrógenos la acción de estas plantas hará disminuir los sofocos durante este periodo.

Luis Jiménez

Este reportaje aparece en
20
Septiembre 2000
Ver número