Renoven/Bio-Bac: ideal para subir las defensas ante cualquier patología

ntermedia_111_01

Sumarios:

Luc Montagnier declaró tras saber que le habían dado el Nobel de Medicina que actualmente trabaja en descubrir terapias complementarias que permitan que el propio sistema inmune de los enfermos de Sida controle la infección. Bueno, pues ése es el caso de Renoven –actual nombre del Bio-Bac– ya que si bien es más conocido por su eficacia en cáncer se trata de un potente reforzador inmunitario. Lo demuestran los ensayos clínicos realizados hace años –entre ellos los estudios fase II y III efectuados en 1997 en el KISS-Curatorium for Immunodeficiency de Munich (Alemania) demostrando que aumenta el número de linfocitos CD4 y CD8- y lo corroboran los que se hicieron en 2008 en la empresa de biotecnología Ebiotec.

Sumarios:

El Renoven -inocuo a cualquier dosis porque no produce ni alteraciones cromosómicas ni alergia y no es mutagénico- estimula la producción de sinoviocitos y es condroprotector, antitumoral, antimetastásico y un potente inmunoestimulante.

Valter Lombardi, director del Departamento de Biotecnología de Ebiotec, lleva un año contrastando la eficacia del FR-91/Bio-Bac/Renoven para subir las defensas del sistema inmune.

Los nuevos estudios de investigación que se han efectuado durante un año en Ebiotec con el FR-91/Bio-Bac/Renoven corroboran los resultados de los que ya se hicieron años atrás en otros laboratorios.

Un ensayo con enfermos de Sida -multidisciplinar, aleatorio y a doble ciego- con tres grupos de 30 pacientes demostró que el FR-91/Bio-Bac/Renoven produce un incremento significativo de linfocitos CD4 y CD8 sin provocar efecto secundario alguno. El resultado se calificó de “estadísticamente significativo y proyectable a toda la población de enfermos de Sida”.

El Renoven –nombre actual del Bio-Bac– es útil en el tratamiento de cualquier patología que requiera potenciar el sistema inmune: desde una simple gripe a déficits inmunitarios, enfermedades autoinmunes, hipersensibilidad, infecciones virales, restauración inmunitaria después de un trasplante de médula ósea y/o de órganos…

El FR-91/Bio-Bac/Renoven tiene ensayos hechos para demostrar su eficacia en cáncer, Sida, hepatitis B y C, artrosis y osteoartritis.

El descubrimiento de Fernando Chacón permite extraer la sangre a un enfermo de cáncer, saber qué enzimas le están afectando y elaborar una vacuna específica para él pero como es difícil preparar tantas de forma personalizada decidió elaborar un producto con las enzimas de mayor actividad: es el antiguo Bio-Bac, hoy rebautizado como Renoven.

El Renoven es inocuo –es decir, no tiene efectos secundarios negativos- a diferencia de los productos usados actualmente en quimioterapia por los oncólogos que son tan tóxicos como inútiles además de infinitamente más caros.

Este reportaje aparece en
111
111
Diciembre 2008
Ver número