Restringir el uso de la glucosa es una de las claves para la curación del cáncer

ntermedia_188_03

Sumarios:

Las células cancerosas necesitan para poderse dividir y multiplicar gran cantidad de glucosa y en impedir tal situación puede estar la clave de la curación del cáncer. Pues bien, un equipo del Grupo de División Celular y Cáncer del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) coordinado por Marcos Malumbres ha demostrado que puede bloquearse la glicólisis de las mismas -el mecanismo molecular que permite extraer la energía de la glucosa– con un inhibidor -el 3PO- que actúa sobre una proteína específica: la PFKFB3. Y ha constatado que es eficaz en células de cáncer de mama. El trabajo explicándolo en detalle acaba de publicarse recientemente en Nature Cell Biology. Se trata de un hallazgo importante y hemos tenido oportunidad de hablar con él de ello.

Sumarios:

Las células cancerosas necesitan para poderse dividir y multiplicar gran cantidad de glucosa y en impedir que la obtengan puede estar la clave de la curación del cáncer.

El equipo del CNIO que dirige Marcos Malumbres ha demostrado que puede bloquearse la glicólisis de las células cancerosas -el mecanismo molecular que permite extraer la energía de la glucosa– con un inhibidor -el 3PO- que actúa sobre una proteína específica: la PFKFB3.

El Grupo de División Celular y Cáncer del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) ha demostrado que bloquear la glicólisis dificulta a las células cancerosas su multiplicación y expansión.

“La cantidad de glucosa que necesita una célula cancerosa es mucho mayor que la que necesita una célula sana -afirma Marcos Malumbres- y eso fue lo que nos hizo pensar en la estrategia terapéutica en la que trabajamos”.

Marcos Malumbres propone parar con taxol la mitosis de las células tumorales justo en el momento en que más necesitadas están de glucosa e inhibir con la molécula 3PO la proteína PFKFB3 a fin de dejarlas sin moléculas de adenosín trifostato o ATP y que en pocos minutos mueran.

“Nuestra investigación -explica Marcos Malumbres- se ha centrado de forma prioritaria en entender el funcionamiento del proceso de división de las células cancerosas”.

“Cuando uno trabaja en áreas como las de la energía y el metabolismo, como es nuestro caso, no está implícito que el tratamiento final sugerido sea un fármaco y no un complemento nutricional. Eso no depende de nosotros. Quienes deciden la mejor manera de aprovechar nuestros estudios básicos son otros”, explica Marcos Malumbres.

Este reportaje aparece en
188
188
Diciembre 2015
Ver número