Supera una esclerosis múltiple calificada de incurable con métodos naturales

A los 31 años le diagnosticaron una esclerosis múltiple calificada de incurable tras constatar que tenía más de 30 lesiones en el cerebro y otras tantas en la médula espinal y que no había nada que hacer, que debía resignarse y que en pocos meses no podría ya ni caminar. Aturdido por la noticia hizo sin embargo lo contrario de lo que hace el 99% de los enfermos a los que se da una noticia semejante: rebelarse, no aceptar la condena médica, informarse por su cuenta, aprender en fuentes no convencionales que sí podía afrontar su situación y decidirse a tomar las riendas de su vida con todas las consecuencias. Apenas tres meses después la mejoría era espectacular. Y el 31 de enero de 2017, poco más de dos años y medio después, la neuróloga le daba una espléndida noticia: la última resonancia indica que no hay nuevas lesiones; lo que explica su excelente estado de salud actual.

Este reportaje aparece en
202
Marzo 2017
Ver número