Tratamiento del cáncer con ozono

ntermedia_115_02

Sumarios:

Convencido de que el ozono de uso médico puede ser eficaz en casos de cáncer el doctor Juan Carlos Pérez Olmedo se lo administró por vía intraperitoneal a cinco enfermos -uno aquejado de cáncer de pulmón, otro de laringe, un tercero de vejiga, un carcinoma de ovario y un adenocarcinoma de colon– en el hospital vigués Sanatorio Concheiro con la tranquilidad de saber que se trata de una sustancia inocua que se usa hoy en el tratamiento de muchas otras patologías: artrosis, diabetes, alzheimer…

Sumarios:

El ozono permite destruir toxinas, virus, bacterias, hongos, moho y hasta las células cancerosas. Y carece de efectos secundarios negativos. Por tanto es incomprensible que no se utilice terapéuticamente  antes de optar por muchos de los agresivos tratamientos médicos actuales.

Convencido de que el ozono de uso médico puede ser eficaz en casos de cáncer el Dr. Juan Carlos Pérez Olmedo se lo ha administrado recientemente por vía intraperitoneal a varios enfermos en el hospital vigués Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

Cada vez más médicos y terapeutas están haciendo uso del ozono para tratar tumores cancerígenos aplicándolo preferentemente por vía rectal, sanguínea o intraperitoneal.

El Premio Nobel de Medicina Otto Warburg constató hace décadas que toda célula se canceriza en menos de 48 horas si el nivel de oxígeno del lugar en el que se encuentra baja un 40%.

Los enfermos de cáncer sufren una oxidación muy importante, no sólo producto de su enfermedad sino de la quimioterapia y radioterapia ya que ambas terapias basan su efecto terapéutico en facilitar la producción de radicales libres capaces de matar las células tumorales.

El ozono destruye las células cancerosas sin afectar a las sanas porque estimula en ellas la producción de tres enzimas antioxidantes que forman la principal defensa del organismo ante los radicales libres: la superóxido dismutasa, la catalasa y la glutatión peroxidasa.

“En la Facultad de Medicina nos enseñaron –recuerda el Dr. Pérez Olmedo- que el mejor medicamento es aquel que no hace daño, que no tiene efectos secundarios ni contraindicaciones, que se puede administrar fácilmente y que es económico. Ése sería el medicamento ideal. Y tal es el caso del ozono que además está clasificado como medicamento. Pero claro, como no se puede envasar y vender en una farmacia no interesa”.

“Como terapia complementaria aplicado por las vías clásicas -la sanguínea y la rectal- el ozono es importantísimo, diría que fundamental para cualquier paciente que vaya a someterse o se esté sometiendo a Quimioterapia o Radioterapia”, afirma el Dr. Juan Carlos Pérez Olmedo.

“El ozono intraperitoneal –asegura el Dr. Juan Carlos Pérez Olmedo- es una terapia nueva basada en trabajos científicos de rigor publicados en revistas importantes con un mecanismo de acción adicional como es la activación de la prostacilcina. Y también está exenta de contraindicaciones y efectos secundarios. Merece por tanto la pena probarla en los enfermos con cáncer”.

Este reportaje aparece en
115
115
Abril 2009
Ver número